miércoles, 20 de noviembre de 2013

Referencias del texto diario

Referencias del texto diario

(Josué 1:7-9) "Sólo sé animoso y muy fuerte para que cuides de hacer conforme a toda la ley que Moisés mi siervo te mandó. No te desvíes de ella a la derecha ni a la izquierda, para que actúes sabiamente adondequiera que vayas. 8 Este libro de la ley no debe apartarse de tu boca, y día y noche tienes que leer en él en voz baja, a fin de que cuides de hacer conforme a todo lo que está escrito en él; porque entonces tendrás éxito en tu camino y entonces actuarás sabiamente. 9 ¿No te he dado orden yo? Sé animoso y fuerte. No sufras sobresalto ni te aterrorices, porque Jehová tu Dios está contigo adondequiera que vayas".
(Judas 14, 15) Sí, también profetizó respecto de ellos Enoc, el séptimo [en línea] desde Adán, cuando dijo: "¡Miren! Jehová vino con sus santas miríadas, 15 para ejecutar juicio contra todos, y para probar la culpabilidad de todos los impíos respecto a todos sus hechos impíos que hicieron impíamente, y respecto de todas las cosas ofensivas que pecadores impíos hablaron contra él".
w12 15/2 2:1-3 Seamos animosos y muy fuertes
LA PERSONA animosa y valiente no tiene miedo; no es tímida ni cobarde. Al pensar en esta cualidad, es probable que nos venga a la mente alguien enérgico, intrépido, incluso heroico. No obstante, a veces el valor ha de manifestarse de modos más sutiles, sobre todo en situaciones cotidianas que ponen a prueba nuestra lealtad.

2 Algunos personajes de la Biblia demostraron gran coraje en medio de circunstancias extremas. Otros lo hicieron en situaciones más ordinarias, como las que enfrentamos la mayoría de los siervos de Jehová. ¿Qué aprendemos de su ejemplo? ¿De dónde podemos sacar valor?

TESTIGOS VALEROSOS EN UN MUNDO CORRUPTO

3 Hacía falta valor para ser testigo de Jehová entre la gente depravada que vivía antes del Diluvio. Ese fue el caso de Enoc, "el séptimo en línea desde Adán", quien proclamó audazmente la siguiente profecía: "¡Miren! Jehová vino con sus santas miríadas, para ejecutar juicio contra todos, y para probar la culpabilidad de todos los impíos respecto a todos sus hechos impíos que hicieron impíamente, y respecto de todas las cosas ofensivas que pecadores impíos hablaron contra él" (Jud. 14, 15). Tan seguro era el cumplimiento de esta profecía que Enoc la pronunció como si ya se hubiera realizado. Y eso fue lo que sucedió: la humanidad alejada de Dios pereció en el diluvio universal.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.