sábado, 16 de noviembre de 2013

Texto Diario Domingo 17 de noviembre Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada (1 Cor. 15:26)

Domingo 17 de noviembre

Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada (1 Cor. 15:26).

Podemos contar con la ayuda de Jehová para mantenernos fieles incluso en las situaciones en las que podríamos perder la vida por defender nuestra fe. Además, él nos fortalece mediante la esperanza de la resurrección. Dios resucitará a todos los muertos que se encuentran en su infalible memoria, entre los cuales figuran sus siervos leales y muchísimas otras personas (Juan 5:28, 29; Hech. 24:15). La confianza en esta promesa nos reconforta y llena de esperanza, particularmente en tiempos de persecución. Jehová nos da la alentadora seguridad de que nuestros seres queridos que descansan en el Seol volverán a vivir en la Tierra, libres de los sufrimientos que padecemos en la actualidad. Además, nos enseña que sus siervos de la "gran muchedumbre" sobrevivirán al fin de este sistema malvado, lo que les permitirá recibir a los resucitados en el nuevo mundo y enseñarles la verdad (Rev. 7:9, 10). ¡Qué inmenso privilegio! w11 15/10 3:16, 17

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.