sábado, 7 de diciembre de 2013

puntos sobresalientes 1 de pedro y 2 de pedro.

Para el repaso oral: de la Escuela del Ministerio Teocrático de Noviembre y Diciembre de 2013
6ª Pregunta.-
¿Quiénes eran "los muertos" a los que se los declararon las buenas nuevas? (1 Ped. 4:6.) [2 de
diciembre, w08 15/11 pág. 21, párr. 8.]
w08 15/11 pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
1 Pedro 4:6. ¿Quiénes eran "los muertos" a los que se les declararon las buenas nuevas? Eran los
que antes de escuchar las buenas nuevas "estaban muertos en sus ofensas y pecados", es decir, muertos
espiritualmente (Efe. 2:1). Cuando aceptaron las buenas nuevas, empezaron a vivir en sentido espiritual.
1ª PEDRO.- Capítulo 1
w01 15/3 pág. 17 párr. 14 Pongamos la mente en el espíritu y vivamos
14. ¿Por qué puede decirse que el espíritu de Dios nos impulsa a ser limpios?
14 Los siervos de Jehová maduros aplican en su vida este consejo de Pablo: "No apaguen el fuego del
espíritu" (1 Tesalonicenses 5:19). El espíritu de Dios es "el espíritu de la santidad", de modo que es limpio, puro y
sagrado (Romanos 1:4). Por consiguiente, cuando actúa en nosotros, nos impulsa a ser santos, o limpios.
Contribuye a que mantengamos un estilo de vida limpio que gire en torno a la obediencia a Dios (1 Pedro 1:2).
Toda práctica inmunda constituye una falta de respeto a ese espíritu, y sus consecuencias pueden ser
desastrosas. ¿Por qué razón?
w05 1/6 pág. 10 párr. 4 Jehová salvaguarda a los que confían en él
4. ¿Qué seguridad se les da a los cristianos ungidos y a las "otras ovejas"?
4 No cabe duda de que Jehová tiene ahora el mismo deseo de guardar a sus siervos y el mismo poder para
hacerlo que en los días de David y de Jesús (Santiago 1:17). Los hermanos ungidos de Jesús que aún quedan
en la Tierra, un grupo relativamente pequeño, pueden confiar en la siguiente promesa de Jehová: "Una herencia
incorruptible e incontaminada e inmarcesible [...] [está] reservada en los cielos para ustedes, que están
resguardados por el poder de Dios mediante la fe para una salvación que está lista para ser revelada en el último
período" (1 Pedro 1:4, 5). Asimismo las "otras ovejas", que tienen la esperanza terrenal, pueden fiarse de Dios y
de su promesa hecha mediante el salmista: "Oh, amen a Jehová, todos ustedes que le son leales. A los fieles
Jehová los está salvaguardando" (Juan 10:16; Salmo 31:23).
w12 15/4 págs. 28-29 párr. 7 Jehová nos resguarda para la salvación
7. ¿Cómo sabemos que Jehová nos ayudará a serle fieles?
7 Una vez que Jehová nos ayuda a dar los primeros pasos con él, no nos suelta de la mano. Sabe que, igual
que no entramos en la verdad por nuestros propios medios, tampoco podremos seguir en la verdad por nosotros
mismos. Dirigiéndose a cristianos ungidos, el apóstol Pedro señaló: "Ustedes [...] están resguardados por el
poder de Dios mediante la fe para una salvación que está lista para ser revelada en el último período" (1 Ped.
1:4, 5). Estas palabras son aplicables en sentido general a todos los cristianos, y deberían interesarnos a cada
uno de nosotros en la actualidad. ¿Por qué? Porque todos necesitamos el respaldo de Dios para serle fieles.
w01 15/8 pág. 25 párr. 3 No desistamos de hacer lo que es excelente
3. a) ¿Por qué debe esperar tribulaciones hoy el pueblo de Jehová? b) ¿A qué nos anima Gálatas 6:9?
3 El pueblo de Jehová de nuestros días también espera tribulaciones (1 Pedro 1:6, 7). Después de todo,
Revelación 12:17 nos advierte que Satanás está 'haciendo guerra' contra el resto ungido. Como las "otras ovejas"
tienen una relación íntima con los ungidos, también son blanco de la ira de Satanás (Juan 10:16). Además de la
oposición con que los cristianos se encuentran en el ministerio público, es posible que sufran presiones en su
vida personal. "No desistamos de hacer lo que es excelente, porque al debido tiempo segaremos si no nos
cansamos", es el consejo de Pablo (Gálatas 6:9). En efecto, debemos ponernos en contra de Satanás, firmes en
la fe, aunque él trata de aniquilarla (1 Pedro 5:8, 9). ¿En qué resultará nuestro fiel proceder? Santiago 1:2, 3
contesta: "Considérenlo todo gozo, mis hermanos, cuando se encuentren en diversas pruebas, puesto que
ustedes saben que esta cualidad probada de su fe obra aguante".
w05 15/4 pág. 14 párrs. 19-20 Confiemos en la palabra de Jehová
19, 20. ¿Cómo puede beneficiarnos la tribulación?
19 La fe en Dios y en su palabra nos ayuda a hacer su voluntad y soportar la aflicción (Salmo 119:65-72).
Aunque los presuntuosos lo habían "embadurnado de falsedad", el salmista cantó: "Bueno es para mí el que se
me haya afligido" (Salmo 119:66, 69, 71). ¿Cómo podría ser bueno para cualquier siervo de Jehová sufrir
tribulación?
20 Cuando pasamos calamidades, sin duda le rogamos a Jehová de corazón que nos sustente, lo que nos
acerca más a él. Quizás dediquemos más tiempo a estudiar su Palabra escrita y nos esforcemos más por
aplicarla en la vida diaria. Todo ello nos produce mayor felicidad. Pero ¿y si el sufrimiento saca a la luz defectos,
como la impaciencia y el orgullo? Podemos vencerlos y vestirnos más cabalmente de "la nueva personalidad"
mediante la oración sincera y la ayuda de la Palabra de Dios y del espíritu santo (Colosenses 3:9-14). Además,
nuestra fe se fortalece cuando soportamos adversidades (1 Pedro 1:6, 7). Pablo sacó provecho de sus
tribulaciones, pues llegó a confiar más en Jehová (2 Corintios 1:8-10). ¿Permitimos que el sufrimiento produzca
ese buen efecto en nosotros?
w09 15/5 págs. 11-12 párr. 13 "El gran día de Jehová está cerca": avancemos hacia la madurez
13. ¿Cómo demostraremos que hemos aprendido a obedecer?
13 ¿Y qué puede decirse de nosotros? ¿Estamos decididos a obedecer a Jehová aunque pasemos por graves
dificultades? (Léase 1 Pedro 1:6, 7.) Los consejos divinos son muy claros, sea que estén relacionados con la
moralidad, la honestidad, la manera de expresarnos, la lectura y el estudio de la Biblia, la asistencia a las
reuniones o la predicación (Jos. 1:8; Mat. 28:19, 20; Efe. 4:25, 28, 29; 5:3-5; Heb. 10:24, 25). ¿Obedeceremos a
Dios en todos estos campos a pesar de las adversidades? Si lo hacemos, demostraremos que estamos
progresando hacia la madurez.
w07 1/6 pág. 29 párrs. 14-15 Los mayores: una bendición para los jóvenes
14, 15. ¿Cómo pueden los mayores de hoy imitar a Samuel en sus oraciones?
14 Todo esto pone de relieve un modo importantísimo en que los mayores pueden ejercer una influencia
positiva en otros siervos de Jehová. Prescindiendo de las limitaciones que les impongan la mala salud y otras
circunstancias, las personas de edad avanzada pueden orar por otros. Si usted es una de ellas, ¿se da cuenta de
lo mucho que sus oraciones benefician a la congregación? Debido a su fe en la sangre derramada de Cristo,
usted disfruta de una buena posición ante Jehová. Además, gracias a su historial de aguante, su fe ha
aumentado en calidad al haber sido "probada" (Santiago 1:3; 1 Pedro 1:7). Nunca lo olvide: "El ruego del hombre
justo, cuando está en acción, tiene mucho vigor" (Santiago 5:16).
15 Sus oraciones a favor de la obra del Reino de Jehová son necesarias. Algunos de nuestros hermanos están
en prisión debido a su neutralidad. Otros han sufrido los embates de desastres naturales, guerras y disturbios
civiles. Y hay miembros de nuestras propias congregaciones que afrontan tentaciones u oposición (Mateo
10:35, 36). Los hermanos que encabezan la predicación y los que supervisan las congregaciones también
necesitan que usted ore por ellos constantemente (Efesios 6:18, 19; Colosenses 4:2, 3). ¡Qué bueno es que
incluya a sus hermanos en sus oraciones, como lo hizo Epafras! (Colosenses 4:12.)
w08 15/11 pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
1 Pedro 1:7. Para que nuestra fe sea de calidad, hay que ponerla a prueba. Esa clase de fe es la que
conserva "viva el alma" (Heb. 10:39). Nunca retrocedamos ante las pruebas de fe.
w01 1/1 págs. 12-13 párr. 18 Edificados por el amor
18. a) ¿Cómo cultivamos amor a Jesús? b) ¿De qué modo demostramos que amamos a Jesús?
18 Cuando las personas que tienen la condición correcta de corazón leen la vida de Jesús en los Evangelios y
meditan sobre las numerosas bendiciones que han recibido gracias a Su fiel derrotero, crece en su interior un
profundo amor a él. Nosotros hoy somos como aquellos a quienes Pedro dijo: "Aunque ustedes nunca [...] vieron
[a Jesús], lo aman" (1 Pedro 1:8). Se manifiesta nuestro amor cuando ponemos fe en él e imitamos su vida de
abnegación (1 Corintios 11:1; 1 Tesalonicenses 1:6; 1 Pedro 2:21-25). El 19 de abril de 2000 se recordó a un
total de 14.872.086 personas que asistieron a la Conmemoración anual de la muerte de Jesús —una cifra
sobresaliente— las razones que tenemos para amarle. Cómo nos fortalece saber que tanta gente está interesada
en la salvación mediante Su sacrificio. Verdaderamente, el amor nos edifica, tanto el que Jehová y Jesús nos
tienen como el que nosotros sentimos por ellos.
w06 1/12 pág. 24 párr. 16 Amemos al Dios que nos ama
16. ¿Cómo contribuye la meditación sobre el ministerio de Jesús a que crezca nuestro amor por Jehová?
16 Para seguir cultivando el amor por Jehová, es fundamental meditar sobre la vida y ministerio de Jesús,
quien reflejó a tal grado la personalidad de su Padre, que pudo decir: "El que me ha visto a mí ha visto al Padre
también" (Juan 14:9). Así, al pensar en la compasión de Jesús cuando resucitó al hijo único de una viuda, nos
embarga la emoción, ¿no es cierto? (Lucas 7:11-15.) Y al recordar que él —siendo como era el propio Hijo de
Dios y el hombre más grande de todos los tiempos— tuvo la humildad de lavarles los pies a sus discípulos,
¿verdad que quedamos admirados? (Juan 13:3-5.) Igualmente, al examinar el hecho de que el hombre más
importante y sabio de la historia estaba dispuesto a atender a todo el mundo, sin excluir a los niños, nos sentimos
conmovidos (Marcos 10:13, 14). Cuando reflexionamos con aprecio en estas cosas, llegamos a ser como los
cristianos acerca de los cuales escribió Pedro: "Aunque [a Jesús] ustedes nunca lo vieron, lo aman" (1 Pedro
1:8). Y al ir creciendo el amor por él, también crece el amor por Jehová.
w06 1/5 pág. 28 párr. 4 Sirvamos lealmente al Rey, Cristo
4. ¿Qué logró el Rey nombrado, Jesús, durante su ministerio terrestre?
4 Nuestra lealtad a Cristo se basa en el aprecio que sentimos por sus obras y sobresalientes cualidades
(1 Pedro 1:8). Durante su vida en la Tierra, Jesús, en su papel de Rey nombrado, demostró en pequeña
proporción lo que haría a escala mundial en calidad de Rey entronizado, al tiempo señalado por Dios. No solo
alimentó a hambrientos, sino que curó a enfermos, ciegos, minusválidos, sordos y mudos, y hasta resucitó a
muertos (Mateo 15:30, 31; Lucas 7:11-16; Juan 6:5-13). Conocer lo que Jesús hizo en la Tierra también nos
permite familiarizarnos con las cualidades del futuro Gobernante de este planeta, la más notable de las cuales es
el amor abnegado (Marcos 1:40-45). A este respecto, se informa que Napoleón Bonaparte dijo: "Alejandro,
César, Carlomagno y yo fundamos imperios, pero ¿sobre qué cimentamos las creaciones de nuestro genio?
Sobre la fuerza. Solo Jesucristo fundó su reino sobre el amor, y hoy día millones de hombres morirían por él".
w02 15/6 pág. 13 párr. 9 Sigamos el modelo real
9. ¿Qué buen ejemplo dieron los apóstoles y los profetas de la antigüedad?
9 El caso de los discípulos de Jesús, entre ellos los apóstoles, era muy diferente. Estos estudiaban "los santos
escritos, que pueden hacer[nos] sabio[s] para la salvación" (2 Timoteo 3:15). En eso se parecían a los profetas
de la antigüedad, quienes hicieron "una indagación diligente y una búsqueda cuidadosa". Aquellos profetas
no consideraron esa búsqueda como un arranque de celo por el estudio que durara solo unos cuantos meses o
un año. El apóstol Pedro dice que "siguieron investigando", particularmente acerca del Cristo y de las glorias
relacionadas con la salvación de la humanidad. En su primera carta, Pedro cita treinta y cuatro veces de diez
libros distintos de la Biblia (1 Pedro 1:10, 11).
w08 15/11 pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
1 Pedro 1:10-12. Los ángeles deseaban entender las profundas verdades espirituales sobre la congregación
cristiana ungida, acerca de las cuales habían escrito los profetas de la antigüedad. Sin embargo, estas verdades
no se comprendieron hasta que Jehová formó la congregación cristiana (Efe. 3:10). Sigamos el ejemplo de los
ángeles e investiguemos "las cosas profundas de Dios" (1 Cor. 2:10).
w09 15/8 pág. 5 párr. 12 La vida eterna en la Tierra: una esperanza que Dios nos ha dado
12. ¿Qué esperanza para la humanidad encierran las palabras de Elihú?
12 Muchos profetas de Dios no comprendieron del todo el significado de lo que escribieron. Probablemente a
Elihú le ocurrió lo mismo con lo que dijo sobre el rescate (Dan. 12:8; 1 Ped. 1:10-12). Aun así, sus palabras
permitieron entender que algún día Dios aceptaría un rescate y libraría al hombre de la vejez y la muerte.
En efecto, sus palabras encierran la maravillosa esperanza de la vida eterna. Además, el libro de Job muestra
que habrá una resurrección (Job 14:14, 15).
w10 15/3 pág. 16 párr. 7 Andemos por espíritu y vivamos fieles a nuestra dedicación
7. Si queremos cultivar el fruto del espíritu, ¿por qué es tan importante que dediquemos tiempo al estudio
y la meditación?
7 Para conseguir una buena cosecha, también es esencial el agua. Y lo mismo ocurre con el cultivo del fruto
del espíritu: resultan imprescindibles las aguas de la verdad bíblica que hoy obtenemos a través de la
congregación cristiana (Isa. 55:1). Seguramente hemos explicado en muchas ocasiones que las Santas
Escrituras son obra del espíritu, y que podemos entenderlas bien gracias a las oportunas ayudas del esclavo fiel
y discreto (Mat. 24:45-47; 2 Tim. 3:16). La conclusión es evidente: si queremos que el espíritu influya en
nosotros, tenemos que leer la Palabra de Dios y meditar en lo que aprendemos. De este modo imitaremos a los
fieles profetas que "hicieron una indagación diligente y una búsqueda cuidadosa" en la información que hasta
entonces se había revelado. También seguiremos el ejemplo de los propios ángeles, quienes se han interesado
profundamente en las verdades espirituales relacionadas con la Descendencia prometida y con la
congregación de cristianos ungidos (léase 1 Pedro 1:10-12).
w10 15/12 págs. 11-12 párr. 2 "Ahora es el tiempo especialmente acepto"
2. ¿Cómo sabemos que Jesús comprendía bien en qué punto de la historia se encontraba?
2 Durante su vida en la Tierra, Jesús sabía perfectamente en qué punto de la historia se encontraba, así como
la labor que debía realizar. Supo definir bien sus prioridades, pues comprendía que había llegado el tan esperado
momento de que se cumplieran muchas profecías mesiánicas (1 Ped. 1:11; Rev. 19:10). Entre otras cosas, tenía
que demostrar que él era el Mesías prometido, dar amplio testimonio del Reino y reunir a sus futuros compañeros
de gobierno. Además, debía poner los fundamentos de la congregación cristiana, la cual se encargaría de
predicar y hacer discípulos hasta la parte más lejana de la Tierra (Mar. 1:15).
w09 15/5 pág. 24 párr. 15 Los ángeles: "espíritus para servicio público"
15. ¿Cómo demuestran los ángeles que tienen una paciencia ejemplar?
15 Los ángeles también son un ejemplo de paciencia. Ellos están muy deseosos de conocer los secretos
sagrados de Dios. Como dice la Biblia, "en estas mismas cosas los ángeles desean mirar con cuidado" (1 Ped.
1:12). No obstante, algunos de esos secretos todavía no se les han revelado. ¿Y cómo reaccionan? Esperan
pacientemente a que Dios decida cuándo es el momento de dar "a conocer mediante la congregación" su
"diversificada sabiduría" (Efe. 3:10, 11).
w03 15/12 pág. 22 párr. 13 Demuestre estar listo para el día de Jehová
13. ¿Cómo nos ayuda el ministerio cristiano a permanecer despiertos espiritualmente?
13 Otro factor que nos permite permanecer despiertos es la participación de toda alma en el ministerio
cristiano. ¿Qué mejor modo de tener siempre presentes las señales de los tiempos y su significado que hablar de
ellas al prójimo? Además, nuestro propio sentido de urgencia se intensifica cuando quienes estudian la Biblia con
nosotros progresan y actúan en armonía con lo que aprenden. "Fortifiquen su mente para actividad, mantengan
completamente su juicio", nos exhorta el apóstol Pedro (1 Pedro 1:13). Y un excelente remedio contra el letargo
espiritual es "siempre ten[er] mucho que hacer en la obra del Señor" (1 Corintios 15:58).
w06 1/3 pág. 22 párrs. 1-2 "Mantengan completamente su juicio"
1, 2. a) ¿Qué lección nos enseña lo que le ocurrió a Lot en Sodoma? b) ¿Cuál es el significado de la
expresión "mantengan su juicio"?
CUANDO Abrahán dio a escoger a Lot una porción de tierra, este dirigió la vista a una región bien regada que
era "como el jardín de Jehová". Pensando seguramente que era el sitio ideal para establecer a su familia, Lot
"escogió para sí todo el Distrito del Jordán" y asentó su campamento cerca de la ciudad de Sodoma.
No obstante, las apariencias lo engañaron, pues "los hombres de Sodoma eran malos, y eran pecadores en
extremo contra Jehová" (Génesis 13:7-13). Al final, Lot y su familia sufrieron terribles pérdidas, y él y sus hijas
acabaron viviendo en una cueva (Génesis 19:17, 23-26, 30). Lo que en un principio parecía tan bueno resultó ser
todo lo contrario.
2 Lo que le ocurrió a Lot nos sirve de lección a los siervos de Dios. A la hora de tomar una decisión debemos
prever los posibles peligros y no dejarnos engañar por las primeras impresiones. Por esta razón, la Palabra de
Dios nos da este oportuno consejo: "Mantengan completamente su juicio" (1 Pedro 1:13). El término griego que
aquí se traduce "mantengan su juicio" significa literalmente "sean sobrios". Según el biblista Richard Lenski, esta
sobriedad es "una disposición de ánimo calmada y estable que sopesa y calcula bien los asuntos, permitiéndonos
tomar la decisión acertada". Veamos algunas situaciones en las que es necesario actuar con tal sobriedad.
w11 15/11 pág. 14 párrs. 17-18 Para tener vida y paz, andemos en conformidad con el espíritu
17, 18. ¿Cómo podemos tener la mente puesta en las cosas del espíritu, y cuál será el resultado de
hacerlo?
17 Por otra parte, "tener la mente puesta en el espíritu significa vida y paz": vida eterna en el futuro, así como
paz interior y paz con Dios ahora. ¿Cómo podemos seguir teniendo "la mente puesta en el espíritu"?
Acostumbrándonos a reflexionar en las cosas del espíritu y permitiendo que se desarrollen en nosotros
inclinaciones y actitudes espirituales. Al hacerlo, nuestra mente estará "sujeta a la ley de Dios" y "en armonía"
con su punto de vista. Cuando nos enfrentemos a una tentación, no tendremos dudas sobre qué camino seguir.
Tomaremos la decisión correcta, la que esté de acuerdo con el espíritu.
18 Por lo tanto, es fundamental que tengamos la mente puesta en las cosas del espíritu. Lo haremos
"fortifi[cando la] mente para actividad", es decir, edificando nuestra vida alrededor de un programa espiritual que
incluya la oración regular, la lectura y el estudio de la Biblia, la asistencia a las reuniones y el ministerio cristiano
(1 Ped. 1:13). En vez de permitir que las cosas de la carne nos distraigan, concentrémonos en las cosas del
espíritu. De esa forma seguiremos andando en conformidad con él. Y eso nos traerá bendiciones, pues tener la
mente puesta en las cosas del espíritu significa vida y paz (Gál. 6:7, 8).
w06 15/11 pág. 27 párr. 6 Aceptemos siempre la disciplina de Jehová
6. ¿Cuál es el propósito de la expulsión?
6 Entonces, ¿cuál es el propósito de la expulsión? En primer lugar, se mantiene el santo nombre de Jehová sin
mancha y se protege la buena reputación de su pueblo (1 Pedro 1:14-16). Por otro lado, al expulsar al pecador
que no se arrepiente, se obedecen las normas divinas y se mantiene la pureza espiritual de la congregación.
Además, esta acción correctiva puede lograr que la persona recapacite y recobre el juicio.
w10 15/7 pág. 19 párr. 16 Participemos plenamente en la gran cosecha espiritual
16. ¿Cómo podemos conservar la pureza espiritual y moral?
16 Como vemos, quien desee colaborar con Dios en la cosecha deberá abandonar primero las prácticas que
sean sucias moral y espiritualmente. Y si quiere conservar ese honroso servicio, tendrá que mantener una actitud
ejemplar, respetando las altas normas morales y espirituales de Jehová (léase 1 Pedro 1:14-16). Al igual que la
higiene física exige atención constante, la pureza cristiana exige someterse de continuo a la influencia limpiadora
de la palabra de verdad. Y esto lo conseguimos leyendo la Biblia, asistiendo a las reuniones cristianas y
esforzándonos por aplicar los mandamientos divinos. Así estamos listos para resistir las tendencias al pecado y
la influencia contaminante de este mundo (Sal. 119:9; Sant. 1:21-25). ¡Cuánto nos tranquiliza saber que, con la
ayuda de la palabra de verdad, podemos ser "lavados" incluso de pecados graves! (1 Cor. 6:9-11.)
w01 1/2 pág. 14 párr. 3 ¿Cumplimos con nuestra dedicación?
3. ¿Cómo debe influir la dedicación en nuestra conducta?
3 De este relato se desprende que la dedicación es algo importante. Implica presentarse voluntario para servir
a Dios, y exige una conducta limpia. Por tanto, comprendemos por qué razón citó el apóstol Pedro estas palabras
de Jehová: "Tienen que ser santos, porque yo soy santo" (1 Pedro 1:15, 16). Los cristianos dedicados tenemos
la enorme responsabilidad de cumplir con nuestra dedicación y de ser fieles hasta el fin. Pues bien, ¿qué
conlleva la dedicación cristiana? (Levítico 19:2; Mateo 24:13.)
w05 15/5 pág. 24 párr. 18 Conozcamos los caminos de Jehová
18. ¿Qué aprendemos de las limitaciones que Jehová puso a Israel respecto a las prácticas de la gente de
otras naciones?
18 Sin embargo, el interés bondadoso por las personas de otras naciones no debía eclipsar el amor de Israel
por Jehová y por sus normas morales. Así pues, se enseñó a los israelitas a no adoptar prácticas de las naciones
vecinas, como sus costumbres religiosas y estilos de vida inmorales (Éxodo 34:11-16; Deuteronomio 7:1-4). Eso
también es aplicable en nuestro caso. Debemos ser un pueblo santo, tal como nuestro Dios, Jehová, es santo
(1 Pedro 1:15, 16).
w04 15/2 pág. 11 párrs. 6-7 Mantengámonos castos salvaguardando el corazón
6, 7. a) ¿En qué consiste la santidad, y por qué es importante para los siervos de Jehová? b) ¿Por qué
podemos estar seguros de que los seres humanos imperfectos podemos reflejar la santidad de
Jehová?
6 El corazón no nos inclinará hacia la castidad de un modo natural, sino que debemos dirigirlo en esa
dirección. Una forma de hacerlo es reflexionar en el auténtico valor de la castidad. Es una virtud muy relacionada
con la santidad, la cual, a su vez, significa pureza, separación del pecado. La santidad es una cualidad preciosa
que forma parte de la naturaleza misma de Jehová Dios. Cientos de versículos bíblicos la atribuyen al Creador.
De hecho, las Escrituras enseñan que "la santidad pertenece a Jehová" (Éxodo 28:36). Pero ¿qué tiene que ver
esta excelsa cualidad con nosotros, que somos seres humanos imperfectos?
7 Jehová nos manda en su Palabra: "Tienen que ser santos, porque yo soy santo" (1 Pedro 1:16). En efecto,
podemos imitar la santidad de Dios; podemos ser puros ante él, mantenernos castos. De forma que cuando nos
abstenemos de cometer actos impuros y deshonrosos, procuramos alcanzar un privilegio preciado y
emocionante: el de reflejar una hermosa característica del Dios Altísimo (Efesios 5:1). No supongamos que eso
está fuera de nuestras posibilidades, pues Jehová es un Amo sabio y razonable, que nunca nos pide más de lo
que podemos dar (Salmo 103:13, 14; Santiago 3:17). Claro, conservar la pureza moral y espiritual requiere
esfuerzo. Sin embargo, el apóstol Pablo indicó que "la sinceridad y castidad [...] se deben al Cristo" (2 Corintios
11:3). ¿Acaso no les debemos a Cristo y a su Padre todo esfuerzo por mantener la castidad? Al fin y al cabo,
ellos nos han mostrado más amor del que jamás podremos darles a cambio (Juan 3:16; 15:13). Tenemos el
privilegio de expresar nuestra gratitud llevando vidas que manifiesten moralidad y pureza. Ver la castidad de esta
manera nos permitirá valorarla y salvaguardar el corazón.
w06 15/11 pág. 24 párr. 18 Mantengámonos en el amor de Dios
18. ¿Cómo influirá el temor a Jehová en nuestra conducta?
18 Resolvámonos también a "rendir a Dios servicio sagrado [...] con temor piadoso y reverencia" (Hebreos
12:28). Un temor reverencial a Jehová nos impulsará a rechazar cualquier mal camino. Además, nos ayudará a
vivir en armonía con el consejo que Pedro dio a otros cristianos ungidos: "Si ustedes invocan al Padre que juzga
imparcialmente según la obra de cada cual, compórtense con temor durante el tiempo de su residencia forastera"
(1 Pedro 1:17).
w03 15/2 pág. 15 párrs. 16-17 ¿Por qué debemos observar la Cena del Señor?
16, 17. ¿Qué clase de vino es apropiado para la observancia de la Conmemoración, y por qué?
16 Solo el vino tinto constituye un símbolo apropiado de lo que representa el contenido de la copa, a saber, la
sangre derramada de Jesús. Él mismo dijo: "Esto significa mi 'sangre del pacto', que ha de ser derramada a favor
de muchos". Y el apóstol Pedro escribió: "Ustedes [los cristianos ungidos] saben que no fue con cosas
corruptibles, con plata u oro, con lo que fueron librados de su forma de conducta infructuosa recibida por tradición
de sus antepasados. Más bien, fue con sangre preciosa, como la de un cordero sin tacha e inmaculado, sí, la de
Cristo" (1 Pedro 1:18, 19).
17 No cabe duda de que fue vino de uvas negras o tintas lo que Jesús empleó al instituir la Conmemoración.
Sin embargo, algunos vinos tintos de la actualidad son inaceptables porque están fortalecidos con otras bebidas
alcohólicas, generalmente brandy, o porque se les han agregado hierbas y especias. La sangre de Jesús era de
por sí adecuada, no necesitaba que se le añadiera nada. Por lo tanto, vinos como el oporto, el jerez o el vermú
no son apropiados. La copa de la Conmemoración debe contener vino tinto sin edulcorantes ni sustancias
fortalecedoras. Puede ser uno de fabricación casera hecho con uvas negras sin endulzar o un vino del tipo del
borgoña o del clarete.
w12 15/1 págs. 17-18 párrs. 6-7 Lecciones que aprendemos de "la armazón [...] de la verdad"
6, 7. a) ¿Qué requisito debían tener en cuenta los israelitas al seleccionar sus ofrendas, y a qué
señalaba? b) ¿Qué preguntas deberíamos hacernos?
6 Cuando los israelitas sacrificaban a Jehová un animal, era imprescindible que este se encontrara totalmente
sano: sin deformidades, ceguera, heridas ni enfermedades (Lev. 22:20-22). Igualmente, cuando le presentaban
frutos o granos, debían ser las "primicias", o primeros frutos, y "lo óptimo", sí, lo mejor de la cosecha (Núm.
18:12, 29). Él no iba a aceptarles ofrendas de segunda categoría. ¿A qué señalaba el requisito de entregarle
únicamente animales sin defectos? Al hecho de que el sacrificio de Jesús sería perfecto, sin tacha alguna, y que
al proporcionar este medio para redimir a la humanidad, Jehová estaría dando lo mejor y lo que más quería
(1 Ped. 1:18, 19).
7 Sin duda, el adorador que agradecía de corazón la bondad divina seleccionaba para Jehová lo mejor que
tenía a su alcance. Cierto, cada uno decidía si la dádiva sería de mayor o menor calidad. Pero nadie debía
olvidar que si presentaba algo defectuoso daba a entender que veía la ofrenda como un mero trámite e incluso
una carga, por lo cual no complacería a Dios (léase Malaquías 1:6-8, 13). Teniendo en cuenta este hecho,
hacemos bien en preguntarnos: "¿Con qué espíritu le sirvo a Jehová? ¿Me convendría evaluar la calidad de mi
adoración y mis motivos al realizarla?".
w05 15/3 págs. 16-17 párrs. 4-5 "Comprados por precio"
4. ¿Cómo llegamos a ser esclavos de Dios y de Cristo?
4 Se puede definir un esclavo como la persona que pertenece legalmente a otra y está siempre bajo las
órdenes y deseos de su propietario. Nosotros llegamos a ser propiedad de Jehová cuando nos dedicamos a él y
nos bautizamos. El apóstol Pablo recalca tocante a los cristianos: "No se pertenecen a sí mismos, porque fueron
comprados por precio" (1 Corintios 6:19, 20). El precio, por supuesto, es el sacrificio redentor de Jesucristo, en
virtud del cual Jehová nos acepta como siervos suyos, tanto si somos cristianos ungidos como si abrigamos la
esperanza terrenal (Efesios 1:7; 2:13; Revelación [Apocalipsis] 5:9). Por lo tanto, desde el momento de nuestro
bautismo, "pertenecemos a Jehová" (Romanos 14:8). En vista de que hemos sido comprados con la sangre
preciosa de Jesucristo, también somos sus esclavos y estamos obligados a guardar sus mandamientos (1 Pedro
1:18, 19).
5 El esclavo ha de obedecer a su amo. Nuestra servidumbre es voluntaria porque resulta del amor que le
tenemos a nuestro Amo. En Primera de Juan 5:3 leemos: "Esto es lo que el amor de Dios significa: que
observemos sus mandamientos; y, sin embargo, sus mandamientos no son gravosos". Una forma de demostrarle
nuestro amor y sumisión es mediante nuestra obediencia, que se manifiesta en todo lo que hacemos. "Sea que
estén comiendo, o bebiendo, o haciendo cualquier otra cosa —dijo Pablo—, hagan todas las cosas para la gloria
de Dios." (1 Corintios 10:31.) Incluso en aspectos pequeños de la vida hemos de evidenciar que servimos "a
Jehová como esclavos" (Romanos 12:11).
w06 1/11 pág. 23 párr. 5 ¿Nos adherimos al criterio de Jehová sobre las cosas sagradas?
5. ¿Qué misión sagrada cumplió Jesús en la Tierra? ¿Por qué es preciosa su sangre?
5 Jesús tenía una misión sagrada que cumplir en la Tierra. Cuando se bautizó, en el año 29, fue ungido para
oficiar de Sumo Sacerdote en el gran templo espiritual de Jehová (Lucas 3:21, 22; Hebreos 7:26; 8:1, 2).
Además, era preciso que ofreciera su vida en sacrificio, pues su sangre proporcionaría el rescate que daría a los
pecadores la oportunidad de salvarse (Mateo 20:28; Hebreos 9:14). Esa es la razón por la cual consideramos su
sangre sagrada, o "preciosa" (1 Pedro 1:19).
w06 1/6 págs. 23-24 párr. 10 Jehová anuncia "desde el principio el final"
10. ¿Predeterminó Jehová desde un principio que Adán y Eva pecaran? Explique su respuesta.
10 Hablando del papel de Jesús en el propósito divino, el apóstol Pedro escribió que Jesús "fue preconocido
antes de la fundación del mundo, pero fue manifestado al fin de los tiempos por causa de ustedes" (1 Pedro
1:20). ¿Predeterminó Jehová desde un principio que Adán y Eva pecaran y que la humanidad necesitara el
sacrificio redentor de Jesucristo? No. La palabra "fundación" corresponde a un término griego que significa
literalmente "lanzamiento hacia abajo de simiente". ¿Hubo algún "lanzamiento hacia abajo de simiente", es decir,
engendraron hijos Adán y Eva antes de pecar? No, pues no fue sino hasta después de su desobediencia que
tuvieron familia (Génesis 4:1). Por lo tanto, después de que Adán y Eva se rebelaron pero antes de que
engendraran hijos, Jehová predeterminó la venida de la "descendencia". Con la muerte y resurrección de Jesús,
Dios proporcionó amorosamente el rescate, mediante el cual se eliminarán tanto el pecado heredado como las
obras del Diablo (Mateo 20:28; Hebreos 2:14; 1 Juan 3:8).
w01 15/10 págs. 17-18 párrs. 3-4 Preparemos el corazón para que agrade a Jehová
3, 4. ¿En qué sentido se utiliza principalmente la palabra corazón en la Biblia? Dé ejemplos.
3 La palabra corazón se usa unas mil veces en las Santas Escrituras, la mayoría de ellas en sentido figurado.
Por ejemplo, Jehová le dijo al profeta Moisés: "Habla a los hijos de Israel, para que recojan una contribución para
mí: De todo hombre cuyo corazón lo incite, ustedes han de recoger la contribución mía". Y los que dieron
contribuciones "vinieron, todo aquel cuyo corazón lo impelió" (Éxodo 25:2; 35:21). Es obvio que un aspecto del
corazón figurativo es la motivación: la fuerza interna que nos impulsa a actuar. Este corazón también refleja las
emociones y los sentimientos, así como los deseos y los afectos. Puede consumirse de ira o inundarse de temor,
estar desgarrado por el dolor o rebosante de alegría (Salmo 27:3; 39:3; Juan 16:22; Romanos 9:2). Puede ser
orgulloso o humilde, amoroso o malicioso (Proverbios 16:5; Mateo 11:29; 1 Pedro 1:22).
4 Por tanto, corazón a menudo se relaciona con la motivación y las emociones, mientras que mente tiene que
ver en concreto con el intelecto. Este es el sentido de tales términos cuando aparecen en el mismo contexto
bíblico (Mateo 22:37; Filipenses 4:7). Sin embargo, el corazón y la mente no se excluyen entre sí. Moisés, por
ejemplo, pidió al pueblo de Israel: "Tienes que hacer volver a tu corazón [o, según la nota, "tienes que recordar a
tu mente"], que Jehová es el Dios verdadero" (Deuteronomio 4:39). Jesús preguntó lo siguiente a los escribas
que conspiraban contra él: "¿Por qué piensan cosas inicuas en sus corazones?" (Mateo 9:4). Igualmente afines al
corazón son las facultades del entendimiento, el conocimiento y la razón (1 Reyes 3:12; Proverbios 15:14;
Marcos 2:6), lo que indica que el corazón figurativo también abarca el intelecto, es decir, la capacidad humana de
comprender, conocer y razonar.
w01 15/9 pág. 18 párr. 12 La bendición de Jehová nos enriquece
12. ¿Cómo demostraron amor Tabita y otros cristianos del siglo primero?
12 Otro bendito regalo de Jehová es el amor cristiano, una dádiva que con buena razón valoramos. Está regido
por principios, pero en él hay tanto afecto, que une a los creyentes incluso más que los lazos carnales (Juan
15:12, 13; 1 Pedro 1:22). Veamos como ejemplo el caso de Tabita, una buena cristiana del siglo primero.
"Abundaba en buenos hechos y en dádivas de misericordia", sobre todo para el beneficio de las viudas de la
congregación (Hechos 9:36). Aquellas mujeres tal vez tenían parientes carnales, pero Tabita deseaba hacer lo
que estaba en su mano para asistirlas y animarlas (1 Juan 3:18). ¡Qué magnífico ejemplo dio! El amor fraternal
motivó a Prisca y Áquila a 'arriesgar su propio cuello' por Pablo. También incitó a Epafras, Lucas, Onesíforo y
otros cristianos a ayudar al apóstol mientras estaba preso en Roma (Romanos 16:3, 4; 2 Timoteo 1:16; 4:11;
Filemón 23, 24). En efecto, hoy los cristianos de esa clase se "tienen amor entre sí", una dádiva y una bendición
de parte de Dios que los identifica como los verdaderos discípulos de Jesús (Juan 13:34, 35).
w01 1/1 págs. 17-22 párr. 17 ¿Hasta dónde llega nuestro amor?
17. ¿Qué indica que quizá no siempre sea fácil tratar con amor a los demás?
17 Cuando nace un niño, sus padres se encariñan de inmediato con él. Tratar con amor a los adultos
no siempre es tan instintivo. Probablemente sea esta la razón por la que la Biblia nos dice en repetidas ocasiones
que nos amemos unos a otros, pues eso es algo que debemos cultivar (1 Pedro 1:22; 4:8; 1 Juan 3:11). Jesús
sabía que se iba a probar nuestro amor cuando dijo que deberíamos perdonar a nuestro hermano "hasta setenta
y siete veces" (Mateo 18:21, 22). Pablo también nos instó a 'continuar soportándonos unos a otros' (Colosenses
3:12, 13). No es de extrañar que se nos diga que 'sigamos tras el amor' (1 Corintios 14:1). ¿Cómo podemos
hacerlo?
w04 1/10 pág. 15 párr. 4 "Ténganse tierno cariño unos a otros"
4. ¿Qué significa la expresión "tierno cariño"?
4 La palabra griega que Pablo empleó para "tierno cariño" se compone de dos partes. La primera denota
amistad, y la segunda, cariño natural. Como explica cierto biblista, el término indica que los cristianos "deben
distinguirse por la devoción propia de una familia caracterizada por el amor, la unidad y el apoyo mutuo". ¿Es eso
lo que usted siente por sus hermanos en la fe? En la congregación cristiana debe respirarse un ambiente cordial,
como de familia (Gálatas 6:10). Las Escrituras Mesiánicas traducen Romanos 12:10 del siguiente modo:
"Quiéranse como hermanos, con un sincero cariño mutuo". Y la Nueva Biblia Española dice: "Como buenos
hermanos, sean cariñosos unos con otros". En efecto, los cristianos no se aman simplemente porque eso sea lo
razonable ni porque sea su deber. La Biblia exhorta: "Con el cariño fraternal sin hipocresía [...], ámense unos a
otros intensamente desde el corazón" (1 Pedro 1:22).
w08 15/3 págs. 27-28 párr. 12 ¿Vemos a los demás como los ve Jehová?
12. ¿Qué actitud debemos tener hacia todos los hermanos, y por qué a veces nos resulta difícil?
12 Debido a esta situación, puede que tengamos que esforzarnos aún más para tener la debida actitud hacia
todos los hermanos de nuestra congregación. No olvidemos que el apóstol Pedro nos exhorta a mostrarnos
"cariño fraternal sin hipocresía" y "[amarnos] unos a otros intensamente desde el corazón" (1 Ped. 1:22). Pero la
realidad es que nos puede resultar difícil manifestar amor y cariño sincero en un ambiente multinacional, pues
quizás la cultura de algunos hermanos sea muy diferente de la nuestra, lo mismo que su origen étnico y su nivel
educativo y económico. ¿Le cuesta trabajo entender por qué algunos de ellos piensan o reaccionan de cierta
forma? Posiblemente a ellos les pase lo mismo con usted. Sea como sea, a todos se nos manda lo siguiente:
"Tengan amor a toda la asociación de hermanos" (1 Ped. 2:17).
w03 15/2 pág. 21 párr. 17 ¿Qué significa para usted la Cena del Señor?
17. ¿De qué y de quién depende la unción por espíritu?
17 Si un hermano en la fe pregunta sobre la llamada celestial, un anciano u otro cristiano maduro puede tratar
el asunto con él; no obstante, este es un campo en el que nadie puede decidir por otro. Quien de verdad tiene
dicho llamamiento no necesita que los demás se lo confirmen. A los ungidos "se les ha dado un nuevo
nacimiento, no de semilla corruptible, sino de semilla reproductiva incorruptible, mediante la palabra del Dios vivo
y duradero" (1 Pedro 1:23). Mediante su espíritu y Palabra, Dios implanta la "semilla" que convierte a la persona
en "una nueva creación", con la esperanza celestial (2 Corintios 5:17). Y es Jehová quien hace la elección.
La unción "no depende del que desea ni del que corre, sino de Dios" (Romanos 9:16). Entonces, ¿cómo puede
alguien estar seguro de que tiene el llamamiento celestial?
w07 1/8 pág. 24 párr. 15 "Guárdense de toda suerte de codicia"
15. ¿Por qué muchas personas cifran su confianza en los bienes materiales?
15 Las palabras de Jesús muestran lo fácil que es desarrollar un punto de vista distorsionado de la vida. Todos
los seres humanos —ricos y pobres— somos imperfectos, y todos acabamos igual. El profeta Moisés lo expresó
como sigue: "En sí mismos los días de nuestros años son setenta años; y si debido a poderío especial son
ochenta años, sin embargo su insistencia está en penoso afán y cosas perjudiciales; porque tiene que pasar
rápidamente, y volamos" (Salmo 90:10; Job 14:1, 2; 1 Pedro 1:24). Por esa razón, las personas que no han
cultivado una buena relación con Dios suelen adoptar la mentalidad que mencionó el apóstol Pablo, a saber,
"comamos y bebamos, porque mañana hemos de morir" (1 Corintios 15:32). Hay otros que, al observar que la
vida es fugaz e incierta, buscan en los bienes materiales la sensación de seguridad y estabilidad que les falta. Tal
vez piensen que pueden dar cierto grado de protección a su vida reuniendo muchas cosas materiales, tangibles.
Por eso, trabajan sin descanso a fin de acumular riquezas, creyendo equivocadamente que así se sentirán
seguros y felices (Salmo 49:6, 11, 12).
w09 15/9 pág. 26 párr. 4 ¿Valoramos lo que Jehová ha hecho para liberarnos?
4. ¿Cómo ve la gente la duración de la vida, pero cómo la ve Jehová?
4 Hoy día, pocas personas hablarían del pecado y la muerte en términos tan fatalistas. Es cierto que se
conmocionan cuando fallece alguien relativamente joven, pero ven la muerte como algo natural si sucede en la
vejez. No se dan cuenta de cuál es el punto de vista del Creador al respecto. En realidad, la duración de nuestra
vida es infinitamente menor que la que él se proponía. De hecho, desde su perspectiva, ningún ser humano ha
vivido más de un día (2 Ped. 3:8). Por eso, la Palabra de Dios dice que nuestra vida es tan breve como la de una
flor, como un suspiro o una exhalación (Sal. 39:5; 1 Ped. 1:24). ¿Por qué debemos tener esto presente? Porque
cuanto mejor entendamos la gravedad de nuestra "enfermedad" (el pecado), más valoraremos la "cura": todo lo
que Jehová ha hecho para liberarnos.
Capítulo 2
w06 15/9 pág. 21 párr. 7 Demuestre amor y respeto controlando su lengua
7. ¿Qué quiso decir Pedro cuando animó a los cristianos a 'desechar toda difamación solapada'?
7 Sea cual sea la causa, dirigir palabras ásperas al cónyuge puede revelar falta de amor y respeto por él. Así
pues, Pedro tenía buenas razones para animar a los cristianos a 'desechar toda difamación solapada' (1 Pedro
2:1). El término griego traducido "difamación solapada" significa "palabra insultante". Transmite la idea de
"disparar palabras al prójimo". ¡Qué buena descripción de los efectos de una lengua sin freno!
w04 15/7 pág. 12 párr. 11 ¿Nos deleitamos en "la ley de Jehová"?
11. ¿Por qué debemos leer la Biblia "día y noche"?
11 "El esclavo fiel y discreto" nos ha animado a leer la Biblia a diario (Mateo 24:45). El intenso deseo de
familiarizarnos mejor con el mensaje de Dios a la humanidad debería impulsarnos a leerla "día y noche", sí, hasta
cuando no podamos conciliar el sueño por algún motivo. "Como criaturas recién nacidas —exhortó Pedro—,
desarrollen el anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la palabra, para que mediante ella crezcan a la
salvación." (1 Pedro 2:1, 2.) ¿Nos deleita leer la Palabra de Dios de día y meditar en ella y en el propósito divino
de noche? El salmista nos puso el modelo (Salmo 63:6).
w05 15/4 pág. 12 párr. 8 Confiemos en la palabra de Jehová
8. ¿Qué actitud y conocimiento necesitamos para entender y obedecer la ley de Dios?
8 Para ser fieles a Jehová es fundamental sentir cariño por su palabra (Salmo 119:17-24). Como el salmista
inspirado, hay que tener el ardiente deseo de comprender "las cosas maravillosas" de la ley de Dios, "ansiar [sus]
decisiones judiciales todo el tiempo" y deleitarse con sus "recordatorios" (Salmo 119:18, 20, 24). Aunque
llevemos poco tiempo dedicados a Jehová, ¿sentimos "anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la
palabra"? (1 Pedro 2:1, 2.) Debemos asimilar las enseñanzas bíblicas elementales para entender y obedecer
mejor la ley de Dios.
w00 1/7 pág. 12 párr. 17 Declaremos con entusiasmo las buenas nuevas
17. ¿Cómo podemos 'desarrollar el anhelo' por el conocimiento bíblico, y de qué modo beneficiará ese
conocimiento nuestro ministerio?
17 Una manera es adquiriendo más conocimiento exacto. El apóstol Pedro nos anima con estas palabras:
"Como criaturas recién nacidas, desarrollen el anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la palabra, para
que mediante ella crezcan a la salvación" (1 Pedro 2:2). Los niños saludables anhelan la leche por instinto, pero
los cristianos quizá tengan que 'desarrollar el anhelo' por el conocimiento bíblico. Pueden hacerlo cultivando
buenos hábitos de estudio y lectura (Proverbios 2:1-6). Necesitamos esfuerzo y autodisciplina si deseamos ser
maestros hábiles de la Palabra de Dios, pero el esfuerzo trae recompensas. El placer que se obtiene de examinar
la Palabra de Dios nos hará fulgurar con Su espíritu, deseosos de hablar con otras personas de lo que
aprendemos.
w00 1/5 pág. 15 párr. 9 Escuchemos lo que el espíritu dice
9. ¿Cómo podemos cultivar y profundizar nuestro deseo de conocer mejor a Jehová?
9 Es cierto que a algunos de nosotros no nos gusta leer, mientras que otros son ávidos lectores. Sin embargo,
sin importar cuál sea nuestra inclinación individual, podemos cultivar y profundizar el deseo de conocer mejor a
Jehová. El apóstol Pedro explicó que debemos anhelar el conocimiento bíblico, y reconoció que ese deseo
posiblemente tuviera que cultivarse. Escribió: "Como criaturas recién nacidas, desarrollen el anhelo por la leche
no adulterada que pertenece a la palabra, para que mediante ella crezcan a la salvación" (1 Pedro 2:2). La
autodisciplina es fundamental para 'desarrollar el anhelo' por el estudio bíblico. Tal como un nuevo alimento
puede empezar a gustarnos después de probarlo varias veces, nuestra actitud hacia la lectura y el estudio puede
mejorar si nos disciplinamos y seguimos un programa regular.
w02 1/5 pág. 16 párr. 9 Jehová odia la traición
9. ¿Quiénes han suministrado fielmente la verdad en nuestros días?
9 De manera similar, durante más de un siglo, los hermanos ungidos de Cristo, que abrigan la esperanza
celestial, han desempeñado "un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios" (1 Pedro
2:5). Han sido los primeros en llevar las verdades bíblicas a otras personas. Al aprender las verdades que ellos
han enseñado, ¿no hemos visto por experiencia que la ley misma de la verdad ha resultado estar en su boca?
Han ayudado a muchos a volverse de su error religioso, de modo que hoy millones de personas de todo el
mundo han aprendido la verdad bíblica y abrigan la esperanza de la vida eterna. Estas, a su vez, tienen el
privilegio de enseñar la ley de la verdad a millones más (Juan 10:16; Revelación 7:9).
w07 1/1 pág. 23 párr. 13 "Serán ustedes completamente dichosos"
13. ¿Cómo prefiguraron las ceremonias del Día de Expiación la función que desempeña Jesús?
13 Según lo prefigurado por estas ceremonias, el gran Sumo Sacerdote, Jesús, utiliza el mérito de su sangre
vital para el perdón de los pecados. En primer lugar, el valor de su sangre se aplica a la "casa espiritual" de los
144.000 cristianos ungidos, por lo que pueden ser declarados justos y gozar de una posición limpia delante de
Jehová (1 Pedro 2:5; 1 Corintios 6:11). Así se abre el camino para que reciban su herencia celestial. Esto fue lo
que representó el sacrificio del toro. En segundo lugar, el valor de la sangre de Jesús se aplica a favor de
millones de personas que también ponen fe en él, como se indicó por el sacrificio del cabrito. Estas personas
serán bendecidas con vida eterna aquí en la Tierra, la herencia que Adán y Eva perdieron (Salmo 37:10, 11).
Sobre la base de su sangre, Jesús se lleva los pecados del género humano, tal como el cabrito vivo se llevaba
figuradamente los pecados de Israel al desierto (Isaías 53:4, 5).
w00 15/11 págs. 11-12 párrs. 9-10 Los cristianos somos felices al prestar servicio
9, 10. ¿Cuáles son algunos aspectos del servicio público de los cristianos?
9 Ningún ser humano efectúa un servicio público tan excelso como el de Jesús. No obstante, cuando los
cristianos ungidos reciben su recompensa en el cielo, ocupan un puesto junto a él y colaboran en su servicio
público como reyes y sacerdotes celestiales (Revelación 20:6; 22:1-5). Sin embargo, los cristianos también
prestan servicio público en la Tierra, lo cual les causa mucho gozo. Por ejemplo, cuando escaseaban los
alimentos en Palestina, el apóstol Pablo llevó consigo los donativos que habían hecho los hermanos de Europa
para paliar los apuros de los cristianos judíos que vivían en Judea. Tales medidas constituían un servicio público
(Romanos 15:27; 2 Corintios 9:12). En la actualidad, los cristianos se complacen en realizar un servicio similar, al
ayudar con prontitud a los hermanos afligidos por catástrofes naturales u otras desgracias (Proverbios 14:21).
10 Pablo hizo mención de otro servicio público cuando escribió: "Aun si yo estoy siendo derramado como
libación sobre el sacrificio y servicio público a los cuales los ha conducido la fe, me alegro y me regocijo con
todos ustedes" (Filipenses 2:17). Sus arduas labores a favor de los filipenses constituían un servicio público
desempeñado con amor y diligencia. Hoy también existe un servicio público semejante, realizado especialmente
por los cristianos ungidos, quienes forman "el esclavo fiel y discreto", que brinda a su debido tiempo el alimento
espiritual (Mateo 24:45-47). Son además, como colectividad, "un sacerdocio santo" encargado de "ofrecer
sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo" y declarar "en público las excelencias de aquel que
los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa" (1 Pedro 2:5, 9). Como Pablo, se regocijan por tener tales
privilegios, aunque impliquen 'derramarse' en el cumplimiento de sus deberes. Y sus compañeros de las "otras
ovejas" se les unen y los apoyan en la obra de anunciar a la humanidad quién es Jehová y cuáles son sus
propósitos (Juan 10:16; Mateo 24:14). ¡Qué grandioso servicio es este y cuánto alborozo les produce! (Salmo
107:21, 22.)
w06 1/11 pág. 24 párrs. 10-11 ¿Nos adherimos al criterio de Jehová sobre las cosas sagradas?
10, 11. ¿Por qué decimos que la congregación de los cristianos ungidos es sagrada? ¿Cómo influye este
hecho en la actitud de las "otras ovejas"?
10 La congregación de los cristianos ungidos es sagrada a los ojos de Jehová (1 Corintios 1:2). De hecho, el
conjunto de cristianos ungidos que viven en la Tierra en un determinado momento constituye simbólicamente un
templo santo, que no debe confundirse con el gran templo espiritual de Jehová. Hablando de aquel templo santo,
donde Jehová mora mediante su espíritu, el apóstol Pablo escribió: "En unión con [Cristo Jesús], el edificio
entero, unido armoniosamente, va creciendo para ser un templo santo para Jehová. En unión con él, ustedes,
también, están siendo edificados juntamente para ser lugar donde habite Dios por espíritu" (Efesios 2:21, 22;
1 Pedro 2:5, 9).
11 Pablo incluso preguntó a los cristianos ungidos: "¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el
espíritu de Dios mora en ustedes? [...] El templo de Dios es santo, el cual son ustedes" (1 Corintios 3:16, 17). Por
medio de su espíritu, Jehová 'reside' y 'anda' entre los ungidos (2 Corintios 6:16). Él guía continuamente a su
"esclavo fiel" (Mateo 24:45-47). Por ello, las "otras ovejas" consideran un gran honor colaborar con el conjunto de
cristianos que forman este templo (Juan 10:16; Mateo 25:37-40).
w08 15/8 pág. 4 párr. 9 Jehová no dejará a los que le son leales
9. a) ¿Qué medidas ha tomado Jehová para liberar a su pueblo? b) ¿Por qué podemos estar seguros de
que Jesús siempre será leal a Dios?
9 No obstante, podemos estar seguros de esta verdad fundamental: Jehová nunca abandonará a quienes le
sean leales. Solo pensemos en las medidas que ya ha tomado para reemplazar a los políticos corruptos de este
mundo: el Reino mesiánico de Dios ha sido establecido y Jesucristo ha estado gobernando en el cielo por casi
cien años. Jesús pronto liberará a quienes temen el nombre de Dios (léase Revelación 11:15-18). Él ya ha
demostrado su lealtad a Jehová hasta la muerte. A diferencia de Salomón, nunca defraudará a sus súbditos
(Heb. 7:26; 1 Ped. 2:6).
w11 15/5 págs. 24-25 párr. 16 ¡Qué profunda es la sabiduría de Dios!
16. ¿Cómo explicó Pedro la formación de la nueva nación espiritual?
16 En una carta dirigida a los israelitas espirituales, entre los cuales había cristianos gentiles, el apóstol Pedro
les dio esta explicación: "Para ustedes, por lo tanto, [Jesucristo] es precioso, porque son creyentes; pero para los
que no creen: 'la mismísima piedra que los edificadores rechazaron ha llegado a ser la cabeza del ángulo', y 'una
piedra de tropiezo y masa rocosa de ofensa'. [...] Pero ustedes son 'una raza escogida, un sacerdocio real, una
nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias' de aquel que los
llamó de la oscuridad a su luz maravillosa. Porque en un tiempo ustedes no eran pueblo, pero ahora son pueblo
de Dios; eran aquellos a quienes no se había mostrado misericordia, pero ahora son aquellos a quienes se ha
mostrado misericordia" (1 Ped. 2:7-10).
w01 15/9 pág. 20 párrs. 17-18 La bendición de Jehová nos enriquece
17, 18. a) ¿Qué regalo relacionado con el servicio ha hecho Jehová a su pueblo? b) ¿Cómo nos ayuda
Dios a efectuar nuestro ministerio?
17 El mayor honor que puede concederse a un ser humano es servir a Jehová, el Altísimo (Isaías 43:10;
2 Corintios 4:7; 1 Pedro 2:9). Aun así, el privilegio de participar en el ministerio público está al alcance de todos
los que tienen un deseo sincero de servir a Dios, tanto jóvenes como mayores, hombres como mujeres.
¿Aprovechamos esta valiosa dádiva? Puede que algunos no prediquen porque se sientan incapaces; pero
recordemos que Jehová da espíritu santo a los que le sirven y suple cualquier posible carencia (Jeremías 1:6-8;
20:11).
18 Jehová ha encomendado la predicación del Reino a sus siervos humildes, no a individuos que tienden a ser
orgullosos y a confiar en sus aptitudes (1 Corintios 1:20, 26-29). Los humildes y modestos reconocen sus
limitaciones y dependen de la ayuda de Dios en el ministerio del campo. También agradecen la ayuda espiritual
que les da mediante "el mayordomo fiel" (Lucas 12:42-44; Proverbios 22:4).
w05 1/8 pág. 28 párr. 8 Jehová es "remunerador de los que le buscan solícitamente"
8. ¿Por qué se puede aplicar por extensión a la gran muchedumbre Malaquías 3:17?
8 La profecía de Malaquías tiene un cumplimiento actual en los cristianos ungidos por espíritu, quienes
componen una nación espiritual de 144.000 miembros. Dicha nación es para Jehová "una propiedad especial",
"un pueblo para posesión especial" (1 Pedro 2:9). La misma profecía también es animadora para los miembros
de la "gran muchedumbre", que se hallan "de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas
ropas blancas" (Revelación 7:4, 9). Junto con los ungidos, estos forman un solo rebaño bajo un único Pastor,
Jesucristo (Juan 10:16).
w05 1/7 pág. 17 párr. 6 Proclamemos las "buenas nuevas de algo mejor"
6. ¿De qué maneras nos impulsa el amor a Dios a predicar?
6 Además, el amor a Jehová nos impulsa a predicar porque deseamos desmentir las falsedades que Satanás
lanza contra él (2 Corintios 4:4). Satanás ha cuestionado la justicia de la gobernación de Dios (Génesis 3:1-5).
Como testigos de Jehová, ansiamos contribuir a que se desenmascaren las calumnias satánicas y se santifique
el nombre de Dios ante la humanidad (Isaías 43:10-12). También participamos en el ministerio porque hemos
llegado a conocer las cualidades y el modo de actuar de Jehová. Nos sentimos cerca de él y tenemos un intenso
deseo de hablar sobre nuestro Dios a otras personas. La verdad es que la bondad de Jehová y sus justos
caminos nos deleitan tanto que no podemos dejar de hablar de él (Salmo 145:7-12). Nos sentimos impelidos a
alabarlo y anunciar sus "excelencias" a cuantos quieran escuchar (1 Pedro 2:9; Isaías 43:21).
w06 1/7 pág. 30 párr. 18 Joven, escoge servir a Jehová
18. ¿Qué preguntas deben hacerse los jóvenes?
18 Desde el año 1513 antes de nuestra era hasta el Pentecostés del 33 de nuestra era, Jehová tuvo en la
Tierra un pueblo organizado. Él los había escogido para que lo adoraran y fueran sus testigos (Isaías 43:12). Los
jóvenes israelitas nacieron en esa nación. Ahora bien, desde aquel día de Pentecostés, Jehová ha tenido una
nueva "nación" en la Tierra, el Israel espiritual, "un pueblo para su nombre" (1 Pedro 2:9, 10; Hechos 15:14;
Gálatas 6:16). El apóstol Pablo señala que Cristo ha limpiado para sí "un pueblo peculiarmente suyo, celoso de
obras excelentes" (Tito 2:14). Tú, joven, eres libre para determinar por ti mismo dónde hallar a ese pueblo.
¿Quiénes componen hoy "la nación justa que mantiene conducta fiel"? ¿Quiénes viven en armonía con los
principios bíblicos, se comportan como fieles testigos que alaban a Jehová y proclaman que el Reino de Dios es
la única esperanza para la humanidad? (Isaías 26:2-4.) Echa un vistazo a las iglesias de la cristiandad y a otras
religiones, y compara su conducta con lo que exige la Biblia de los verdaderos siervos de Dios.
w00 1/6 pág. 16 párr. 6 'Salvémonos nosotros y a los que nos escuchan'
6. ¿Qué efecto tuvo en el modo de vivir de los cristianos del siglo primero su punto de vista sobre la
salvación?
6 Los cristianos del siglo primero también se consideraron "forasteros" en este mundo (1 Pedro 2:11). Aun
después de haber sobrevivido a la destrucción de Jerusalén del año 70 E.C., los verdaderos cristianos no dejaron
de predicar ni se entregaron a una vida materialista. Sabían que a todos los que permanecieran fieles les
esperaba una grandiosa salvación. De hecho, el apóstol Juan escribió en la tardía fecha de 98 E.C.: "El mundo
va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre" (1 Juan
2:17, 28).
w01 15/3 pág. 15 párr. 3 Pongamos la mente en el espíritu y vivamos
3. ¿Qué necesitamos para liberarnos de los deseos e inclinaciones impropios?
3 El espíritu santo de Jehová, su fuerza activa, puede desarraigar eficazmente los inmundos "deseos carnales"
y acabar con la nociva dominación que ejerce la carne pecaminosa (1 Pedro 2:11). Si queremos liberarnos de la
esclavitud de las tendencias impropias, es fundamental que contemos con la ayuda del espíritu de Dios, pues
Pablo escribió: "El tener la mente puesta en la carne significa muerte, pero el tener la mente puesta en el espíritu
significa vida y paz" (Romanos 8:6). ¿Qué implica poner la mente en el espíritu?
w06 1/3 págs. 17-18 párr. 4 Diversión sana que reconforta
4. a) ¿Por qué es difícil encontrar diversiones sanas? b) ¿Qué consejo que aparece en Efesios 5:15, 16
tenemos que seguir?
4 No es fácil mantenerse libre de las prácticas corruptas del mundo, pues el Diablo se ha encargado de que
sean muy atrayentes y estén en todas partes. Se hace especialmente difícil buscar diversión apropiada, pues
casi todo lo que el mundo ofrece está concebido para despertar "los deseos carnales" (1 Pedro 2:11). Además, la
diversión malsana no se encuentra solo en sitios públicos, sino que también penetra en la intimidad del hogar
mediante la letra impresa, la televisión, Internet y los videos. De ahí que la Palabra de Dios nos dé este oportuno
consejo: "Vigilen cuidadosamente que su manera de andar no sea como imprudentes, sino como sabios,
comprándose todo el tiempo oportuno que queda, porque los días son inicuos" (Efesios 5:15, 16). Solo si
seguimos fielmente este consejo, evitaremos que la diversión malsana nos entrampe y absorba hasta el punto de
estropear nuestra relación con Jehová, llevándonos a la destrucción (Santiago 1:14, 15).
w11 15/11 pág. 20 párr. 15 "Residentes temporales" en este mundo malvado
15. ¿Qué palabras del apóstol Juan determinan nuestra actitud y conducta en el mundo actual?
15 Una de las razones fundamentales por las que los cristianos nos consideramos "forasteros y residentes
temporales" es que estamos convencidos de que este mundo tiene los días contados (1 Ped. 2:11; 2 Ped. 3:7).
Este conocimiento determina nuestros deseos, aspiraciones y decisiones. El apóstol Juan aconsejó a sus
hermanos que no amaran al mundo ni las cosas que ofrece porque "el mundo va pasando, y también su deseo,
pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre" (1 Juan 2:15-17).
w00 15/12 pág. 21 párrs. 8-9 Estemos de pie completos y con firme convicción
8, 9. a) ¿En qué sentido pedía Epafras que los colosenses 'estuvieran de pie' completos? b) ¿Qué
implicaba respecto al futuro 'estar de pie completos'?
8 Epafras oraba para que los colosenses 'estuvieran de pie completos'. Está claro que le pedía a Dios que en
la medida en que ellos hubieran llegado a ser cristianos completos, maduros y plenamente desarrollados,
'estuvieran de pie' así, es decir, no dejaran de serlo.
9 No podemos dar por sentado que todo el que se hace cristiano seguirá siéndolo, ni siquiera el que es
maduro. Jesús dijo que un hijo angélico de Dios "no permaneció firme en la verdad" (Juan 8:44). Y Pablo recordó
a los corintios el fracaso de algunos hermanos que en el pasado habían servido a Jehová durante un tiempo.
Advirtió a los ungidos por espíritu: "El que piensa que está en pie, cuídese de no caer" (1 Corintios 10:12). Este
hecho da más fuerza a la petición de que los colosenses 'al fin estuvieran de pie completos'. Una vez que se
hicieran completos, plenamente desarrollados, tendrían que persistir, no retraerse, cansarse ni irse a la deriva
(Hebreos 2:1; 3:12; 6:6; 10:39; 12:25). De ese modo estarían "completos" en el día de su inspección y aprobación
final (2 Corintios 5:10; 1 Pedro 2:12).
w00 1/11 pág. 9 párr. 8 Veamos la pureza moral como Dios la ve
8. ¿De qué modos puede nuestra castidad promover la adoración pura?
8 La castidad también es un medio muy eficaz para corregir algunos conceptos erróneos sobre la religión
verdadera y atraer a la gente al Dios que adoramos. El apóstol Pedro lo expresó así: "Mantengan excelente su
conducta entre las naciones, para que, en la cosa de que hablan contra ustedes como de malhechores, ellos,
como resultado de las obras excelentes de ustedes, de las cuales son testigos oculares, glorifiquen a Dios en el
día para la inspección por él" (1 Pedro 2:12). Ahora bien, incluso si las personas que no sirven a Jehová
no comprenden ni alaban nuestra conducta casta, de algo podemos estar seguros: nuestro Padre celestial
no solo la ve y la aprueba, sino que se regocija por el empeño con que procuramos seguir su dirección
(Proverbios 27:11; Hebreos 4:13).
w01 1/11 pág. 17 párr. 16 'Vistámonos de gran paciencia'
16. ¿Cuál puede ser el resultado de que tengamos "gran paciencia para con todos"?
16 La gran paciencia de Jehová con la humanidad nos obliga moralmente a tener "gran paciencia para con
todos" (1 Tesalonicenses 5:14). Esto significa ser pacientes con los familiares no Testigos, los vecinos, los
compañeros de trabajo y los condiscípulos. Los Testigos que han soportado, a veces por muchos años, los
comentarios sarcásticos o la oposición directa de parte de las personas con las que trabajaban o iban a la
escuela, han vencido muchos prejuicios (Colosenses 4:5, 6). "Mantengan excelente su conducta entre las
naciones —escribió el apóstol Pedro—, para que, en la cosa de que hablan contra ustedes como de
malhechores, ellos, como resultado de las obras excelentes de ustedes, de las cuales son testigos oculares,
glorifiquen a Dios en el día para la inspección por él." (1 Pedro 2:12.)
w01 1/9 págs. 9-10 párrs. 7-8 "Busque la paz y siga tras ella"
7, 8. ¿Cómo y por qué son pacíficos los cristianos con quienes no tienen sus mismas creencias?
7 ¿Cómo es posible ser pacíficos con quienes no tienen nuestras mismas creencias y quizá hasta se oponen a
ellas? En primer lugar, no dándonos aires de superioridad. Por ejemplo, no seríamos precisamente pacíficos si
nos refiriéramos a ciertas personas en términos despectivos. Jehová ha revelado su sentencia contra
determinadas organizaciones y clases de personas, pero nosotros no tenemos ningún derecho a hablar de nadie
como si ya estuviera condenado. En realidad, no juzgamos a los demás, ni siquiera a los opositores. Después de
decir a Tito que aconsejara a los cristianos de Creta sobre su relación con las autoridades humanas, Pablo le
indicó que les recordara "que no habl[aran] perjudicialmente de nadie, que no [fueran] belicosos, que [fueran]
razonables, y despl[egaran] toda apacibilidad para con todos los hombres" (Tito 3:1, 2).
8 Ser pacíficos con quienes no comparten nuestras creencias contribuye en gran medida a que les
recomendemos la verdad. Huelga decir que no cultivamos amistades que 'echen a perder los hábitos útiles'
(1 Corintios 15:33). No obstante, podemos ser corteses, y hemos de tratar a todo el mundo con dignidad y
bondad. "Mantengan excelente su conducta entre las naciones —escribió Pedro—, para que, en la cosa de que
hablan contra ustedes como de malhechores, ellos, como resultado de las obras excelentes de ustedes, de las
cuales son testigos oculares, glorifiquen a Dios en el día para la inspección por él." (1 Pedro 2:12.)
w03 15/11 pág. 8 párrs. 1-2 'Manejemos la Palabra de Dios correctamente'
1, 2. a) ¿Por qué necesitan herramientas los trabajadores? b) ¿En qué obra están ocupados los
cristianos, y cómo demuestran que buscan primero el Reino?
LOS trabajadores necesitan herramientas para efectuar su labor. Sin embargo, no se trata de tener cualquier
herramienta: debe ser la precisa; además, hay que usarla del modo adecuado. Por ejemplo, si al construir un
cobertizo deseáramos unir dos tablas, no sería suficiente disponer de un martillo y unos clavos: tendríamos que
saber cómo introducir los clavos en la madera sin que se doblaran, y si no supiéramos utilizar el martillo, nos
resultaría difícil y hasta frustrante. Pero cuando las herramientas se manejan correctamente, los resultados son
satisfactorios.
2 Como cristianos, tenemos un trabajo que hacer, una labor de primordial importancia. Jesucristo exhortó a
sus discípulos a 'buscar primero el reino' (Mateo 6:33). ¿Cómo lo logramos? Un modo es siendo celosos en la
obra de predicar el Reino y hacer discípulos; otro es basando firmemente nuestro ministerio en la Palabra de
Dios, y un tercer medio es nuestra buena conducta (Mateo 24:14; 28:19, 20; Hechos 8:25; 1 Pedro 2:12). Para
cumplir nuestra comisión cristiana con felicidad y eficacia, hemos de tener las herramientas adecuadas y saber
cómo manejarlas. A este respecto, el apóstol Pablo puso un ejemplo sobresaliente como obrero cristiano, y a sus
hermanos en la fe los estimuló a imitarlo (1 Corintios 11:1; 15:10). Así pues, ¿qué podemos aprender de Pablo,
nuestro compañero de trabajo?
w04 15/8 pág. 15 párr. 15 Odiados sin causa
15. ¿Qué nos ayudará a no amargarnos ni guardar resentimiento cuando suframos?
15 ¿Qué nos ayudará a no amargarnos ni guardar resentimiento hacia quienes nos odian sin causa? Recuerde
que nuestros principales adversarios son Satanás y los demonios (Efesios 6:12). Aunque hay seres humanos que
nos persiguen intencional y deliberadamente, muchos de los que se oponen al pueblo de Dios lo hacen por
ignorancia o manipulados por otros (Daniel 6:4-16; 1 Timoteo 1:12, 13). Jehová desea dar a "hombres de toda
clase" la oportunidad de que "se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad" (1 Timoteo 2:4).
De hecho, algunos que en un tiempo se opusieron a la verdad son ahora nuestros hermanos cristianos por haber
observado nuestra conducta intachable (1 Pedro 2:12). Además, podemos aprender una lección del ejemplo de
José, hijo de Jacob. Aunque sufrió mucho por culpa de sus medio hermanos, no les guardó rencor. ¿Por qué no?
Porque vio la mano de Jehová en lo sucedido, cómo Él dirigía los acontecimientos para llevar a cabo Su
propósito (Génesis 45:4-8). De igual modo, Jehová puede hacer que cualquier sufrimiento injusto que estemos
pasando sirva para dar gloria a su nombre (1 Pedro 4:16).
w07 15/2 pág. 20 párr. 10 Esposas, respeten profundamente a sus esposos
10. ¿Qué ejemplo de sujeción puso Jesús?
10 Jesús era muy consciente del valor de la debida sujeción. Por eso hizo que el apóstol Pedro pagara en
cierta ocasión los impuestos de ambos a las autoridades, e incluso le suministró el dinero para hacerlo. Tiempo
después, Pedro escribió: "Por causa del Señor sujétense a toda creación humana" (1 Pedro 2:13; Mateo 17:24-
27). Y con respecto a la mayor muestra de sujeción de Jesús, la Biblia señala: "Se despojó a sí mismo y tomó la
forma de un esclavo y llegó a estar en la semejanza de los hombres. Más que eso, al hallarse a manera de
hombre, se humilló y se hizo obediente hasta la muerte" (Filipenses 2:5-8).
w00 15/6 pág. 12 párrs. 3-4 Honremos a quienes se ha dado autoridad sobre nosotros
3, 4. ¿Por qué deben respetar los cristianos a los que ocupan puestos de autoridad?
3 Como cristianos tenemos una "razón apremiante" para respetar a las autoridades seglares. El apóstol Pablo
aconsejó a los cristianos que estuvieran "en sujeción a las autoridades superiores, porque no hay autoridad a
no ser por Dios; las autoridades que existen están colocadas por Dios en sus posiciones relativas" (Romanos
13:1, 2, 5; 1 Pedro 2:13-15). Pablo también indicó una razón importante por la que obedecer a la autoridad en la
familia: "Esposas, estén en sujeción a sus esposos, como es decoroso en el Señor. Hijos, sean obedientes a sus
padres en todo, porque esto es muy agradable en el Señor" (Colosenses 3:18, 20). Los ancianos de la
congregación merecen nuestra honra porque "el espíritu santo los ha nombrado superintendentes, para pastorear
la congregación de Dios" (Hechos 20:28). De modo que honramos a las autoridades humanas por respeto a
Jehová. Naturalmente, honrar la autoridad de Jehová siempre ocupa un lugar prioritario en nuestra vida (Hechos
5:29).
4 Teniendo presente la autoridad suprema de Jehová, analicemos algunos ejemplos de personas que
no respetaron a quienes ocupaban puestos de autoridad y de otras que sí lo hicieron.
w02 1/11 págs. 13-14 párr. 18 "Mantengan excelente su conducta entre las naciones"
18. ¿En qué campos no abusamos de nuestra libertad los cristianos?
18 A continuación, Pedro da esta advertencia: "Sean como personas libres, y, sin embargo, tengan su libertad,
no como disfraz para la maldad, sino como esclavos de Dios" (1 Pedro 2:16; Gálatas 5:13). El conocimiento que
hoy tenemos de la verdad bíblica nos libera de las enseñanzas religiosas falsas (Juan 8:32). Además, poseemos
libre albedrío y capacidad de elección; con todo, no abusamos de nuestra libertad. Al escoger las compañías, el
modo de vestir y arreglarnos, las diversiones e incluso la comida y la bebida, recordamos que los cristianos
verdaderos son esclavos de Dios, que no se agradan a sí mismos. En vez de dejarnos dominar por nuestros
deseos carnales o por las modas y tendencias del mundo, optamos por servir a Jehová (Gálatas 5:24; 2 Timoteo
2:22; Tito 2:11, 12).
w12 15/7 pág. 13 párr. 7 Sirvamos al Dios de la libertad
7. ¿Qué lecciones nos enseña el relato de Absalón? (Véase la ilustración de la página 14.)
7 ¿Cómo es que se dejaron embaucar tan fácilmente aquellos israelitas? Tal vez deseaban lo que Absalón les
prometía, o quizá fue que se dejaron deslumbrar por su imponente presencia. Sea como fuere, una cosa es
indiscutible: no eran leales a Jehová ni al rey que él designó. Hoy día, Satanás continúa valiéndose de personas
que son como Absalón para tratar de ganarse el corazón de los siervos de Jehová. Algunos dicen: "Las normas
de Dios son demasiado estrictas", o: "¡Los que no sirven a Jehová sí que se divierten!". ¿Permanecemos íntegros
ante tales ideas? ¿Vemos claramente que se trata de sucias mentiras? ¿Estamos convencidos de que "la ley
perfecta" de Jehová, la ley del Cristo, es la única que nos hace realmente libres? (Sant. 1:25.) Demostremos que
valoramos esta ley y no caigamos en la tentación de abusar de nuestra libertad cristiana (léase 1 Pedro 2:16).
w01 15/8 pág. 29 párr. 16 No desistamos de hacer lo que es excelente
16. ¿Qué haremos cuando los problemas nos parezcan insoportables?
16 Cuando los problemas nos parezcan insoportables, recordemos que Jehová nos ama igual que amó a
Abrahán y que desea que salgamos adelante victoriosos (Filipenses 1:6). Pongamos toda nuestra confianza en
Jehová, seguros de que "no dejará que sea[mos] tentados más allá de lo que [podamos] soportar, sino que junto
con la tentación también dispondrá la salida para que [podamos] aguantarla" (1 Corintios 10:13). Adoptemos la
costumbre de leer todos los días la Palabra de Dios (Salmo 1:2). Perseveremos en la oración y pidamos a
Jehová que nos ayude a aguantar (Filipenses 4:6). Él dará "espíritu santo a los que le piden" (Lucas 11:13).
Aprovechemos todas las ayudas que Jehová nos suministra para nuestro sustento espiritual, como las
publicaciones bíblicas. Procuremos también el apoyo de la hermandad (1 Pedro 2:17). Asistamos fielmente a las
reuniones cristianas, pues en ellas recibiremos el estímulo que nos hace falta para aguantar (Hebreos 10:24, 25).
Regocijémonos convencidos de que el aguante resulta en tener una condición aprobada ante Dios y de que
nuestra fidelidad alegra su corazón (Proverbios 27:11; Romanos 5:3-5).
w01 15/1 pág. 17 párr. 2 Mantengámonos al paso de la organización de Jehová
2. ¿Qué puede decirse sobre la situación religiosa existente hoy?
2 En vista de toda la división y confusión religiosa que existe hoy en día, ¿es posible que todos estos millones
de personas vivan en armonía con la voluntad de Dios? No, "porque Dios no es Dios de desorden, sino de paz"
(1 Corintios 14:33). Por otro lado, ¿qué decir de la hermandad internacional de los siervos de Jehová? (1 Pedro
2:17.) Un examen cuidadoso demuestra que "el Dios de la paz [...] los equip[a] con toda cosa buena para hacer
su voluntad" (Hebreos 13:20, 21).
w06 1/4 págs. 24-25 párrs. 14-15 'Vayan y hagan discípulos, bautizándolos'
14, 15. a) ¿Qué papel desempeña la organización de Jehová en nuestro crecimiento espiritual? b) ¿De
qué ayudas disponemos para mantener nuestra espiritualidad?
14 La segunda pregunta también les recuerda a los candidatos el deber que tienen de cooperar con la
organización que el espíritu de Jehová dirige. No estamos solos en nuestro servicio a Dios y precisamos la
ayuda, el apoyo y el ánimo de "toda la asociación de hermanos" (1 Pedro 2:17; 1 Corintios 12:12, 13).
La organización de Dios desempeña un papel decisivo en nuestro crecimiento espiritual. Esta suministra un
caudal de publicaciones bíblicas para que aumentemos en conocimiento exacto, actuemos sabiamente ante las
dificultades y desarrollemos una relación estrecha con Dios. Como una madre que vela por que su hijo esté bien
alimentado y atendido, "el esclavo fiel y discreto" proporciona para nuestro adelantamiento una abundancia de
alimento espiritual al tiempo oportuno (Mateo 24:45-47; 1 Tesalonicenses 2:7, 8).
15 Las reuniones semanales nos imparten la enseñanza y el ánimo que necesitamos para seguir siendo fieles
testigos de Jehová (Hebreos 10:24, 25). La Escuela del Ministerio Teocrático nos enseña a hablar en público,
mientras que la Reunión de Servicio nos capacita para presentar el mensaje con eficacia. Tanto en las reuniones
como a través del estudio personal de las publicaciones bíblicas, vemos prueba de que el espíritu de Jehová
dirige a su organización. Dios se vale de estas ayudas constantes para prevenirnos contra los peligros,
facultarnos para ser ministros eficaces y mantenernos despiertos en sentido espiritual (Salmo 19:7, 8, 11;
1 Tesalonicenses 5:6, 11; 1 Timoteo 4:13).
w08 15/10 pág. 25 párrs. 16-17 ¿Trata usted a los demás con profundo respeto?
16, 17. a) ¿Por qué es importante respetar a las personas a quienes predicamos e incluso a nuestros
opositores? b) ¿Cómo honramos "a hombres de toda clase"?
16 Como es lógico, no respetamos únicamente a los que son miembros de la congregación. Pablo escribió a
los cristianos de su día: "Mientras tengamos tiempo favorable para ello, obremos lo que es bueno para con todos"
(Gál. 6:10). Claro, no es fácil seguir este principio si tenemos un compañero de trabajo o de estudios que nos
trata mal. En ese caso, recordemos estas palabras: "No te muestres acalorado a causa de los malhechores" (Sal.
37:1). Este consejo también nos ayudará a tratar con respeto a quienes se oponen a nuestra obra. Y cuando
participamos en el ministerio, debemos esforzarnos por ser humildes y hablar a todos con "genio apacible y
profundo respeto" (1 Ped. 3:15). Hasta por nuestro aspecto podemos demostrar que respetamos a las personas a
las que vamos a predicar.
17 Así pues, sea que estemos con nuestros hermanos o con personas que no pertenecen a la congregación,
sigamos este consejo: "Honren a hombres de toda clase, tengan amor a toda la asociación de hermanos, estén
en temor de Dios, den honra al rey" (1 Ped. 2:17).
w08 15/8 pág. 15 párr. 16 Honremos a Jehová actuando con dignidad
16. ¿Qué aprendemos de la forma en que Jesús trataba a la gente?
16 Al igual que su Padre, Jesús trató con dignidad a la gente. ¿Cómo podemos los cristianos imitar a Jesús?
Reconociendo, por ejemplo, que todo ser humano merece consideración y respeto, sea cual sea su edad,
posición social o estado de salud (1 Ped. 2:17). Particularmente quienes poseen cierta autoridad, como los
esposos, los padres y los superintendentes, deben tratar con dignidad a quienes están a su cuidado a fin de
no herir su amor propio. La Biblia muestra que este es un requisito para todos los cristianos al decir: "En amor
fraternal ténganse tierno cariño unos a otros. En cuanto a mostrarse honra unos a otros, lleven la delantera"
(Rom. 12:10).
w08 15/3 págs. 27-28 párr. 12 ¿Vemos a los demás como los ve Jehová?
12. ¿Qué actitud debemos tener hacia todos los hermanos, y por qué a veces nos resulta difícil?
12 Debido a esta situación, puede que tengamos que esforzarnos aún más para tener la debida actitud hacia
todos los hermanos de nuestra congregación. No olvidemos que el apóstol Pedro nos exhorta a mostrarnos
"cariño fraternal sin hipocresía" y "[amarnos] unos a otros intensamente desde el corazón" (1 Ped. 1:22). Pero la
realidad es que nos puede resultar difícil manifestar amor y cariño sincero en un ambiente multinacional, pues
quizás la cultura de algunos hermanos sea muy diferente de la nuestra, lo mismo que su origen étnico y su nivel
educativo y económico. ¿Le cuesta trabajo entender por qué algunos de ellos piensan o reaccionan de cierta
forma? Posiblemente a ellos les pase lo mismo con usted. Sea como sea, a todos se nos manda lo siguiente:
"Tengan amor a toda la asociación de hermanos" (1 Ped. 2:17).
w01 1/5 pág. 17 párr. 14 Conservemos el gozo en el servicio de Jehová
14. Ilustre cómo pudiera un cristiano adoptar una actitud positiva ante una situación difícil y cuáles
podrían ser los resultados.
14 Es posible que las presiones que nosotros afrontemos en este momento difieran algo de las que hemos
mencionado. De todas formas, independientemente de cuáles sean nuestras dificultades, todas son difíciles de
aguantar. Por ejemplo, quizá nuestro patrono sea mucho más crítico con nuestro trabajo que con el de los
empleados de otras religiones. Tal vez no tengamos posibilidades de buscar otro empleo. ¿Cómo conservar el
gozo? Recordemos a Adolf y sus compañeros, cuya experiencia en prisión les enseñó a cultivar cualidades
fundamentales. Si tratamos sinceramente de satisfacer a nuestro jefe, aunque sea 'difícil de complacer',
cultivaremos cualidades cristianas como el aguante y la gran paciencia (1 Pedro 2:18). Además, es posible que
nos convirtamos en trabajadores más valiosos, lo cual incrementará las oportunidades de que algún día
consigamos un empleo más satisfactorio. Analicemos a continuación algunas otras maneras de conservar el
gozo en el servicio de Jehová.
w06 1/1 pág. 21 párr. 6 ¿Cuánta confianza tiene usted en Dios?
6. a) ¿Qué deber tenían los primeros cristianos? b) ¿En quién cifran los cristianos toda su confianza?
6 Evidentemente, Jesús no estaba animando a sus oyentes a que dejaran de trabajar y esperaran que de
algún modo Dios se encargara de sus familias. Hasta las aves han de buscar el alimento para sí y para sus crías.
Los primeros cristianos, pues, tenían que trabajar si querían comer; además, tenían obligaciones familiares que
cumplir. Y los siervos y los esclavos debían trabajar con diligencia para sus señores (2 Tesalonicenses 3:10-12;
1 Timoteo 5:8; 1 Pedro 2:18). El apóstol Pablo muchas veces se ganó la vida haciendo tiendas de campaña
(Hechos 18:1-4; 1 Tesalonicenses 2:9). Pero lejos de buscar seguridad en el trabajo, aquellos cristianos
confiaban en Jehová, lo que les daba una paz interior desconocida para otros. El salmista dijo: "Los que confían
en Jehová son como el monte Sión, al que no se le puede hacer tambalear, sino que mora aun hasta tiempo
indefinido" (Salmo 125:1).
w03 1/10 pág. 17 párr. 12 El aguante en las pruebas alaba a Jehová
12. ¿Por qué es preferible aguantar el sufrimiento en vez de tomar represalias?
12 ¿Es práctica esta aparente pasividad? ¿No nos convierte en presa fácil de quienes se empeñan en
eliminarnos? ¿No sería preferible defendernos? Desde una óptica humana, así podría parecer. No obstante, los
siervos de Jehová sabemos que seguir las instrucciones divinas es siempre lo mejor. Recordamos estas palabras
de Pedro: "Si, cuando están haciendo lo bueno y sufren, lo aguantan, esto es algo que agrada a Dios" (1 Pedro
2:20). Tenemos plena confianza en que Jehová está muy al tanto de la situación y no la tolerará indefinidamente.
¿Por qué estamos tan seguros de ello? Pues bien, él dirigió estas palabras a su pueblo cautivo en Babilonia: "El
que los toca a ustedes está tocando el globo de mi ojo" (Zacarías 2:8). ¿Por cuánto tiempo permitiría alguien que
le tocaran el ojo? Jehová intervendrá en su debido momento. De eso no cabe la más mínima duda
(2 Tesalonicenses 1:5-8).
w03 1/3 pág. 12 párrs. 16-17 'Seamos animosos y fuertes'
16, 17. ¿Cómo podemos hoy día cultivar una actitud valerosa?
16 El cristiano manifiesta su valor manteniéndose firme en la verdad y la justicia. Hacerlo pese a sentir cierto
temor tiene aún más mérito. Es más, todos los cristianos podemos ser animosos si deseamos de corazón hacer
la voluntad de Dios, estamos decididos a ser fieles, confiamos en Jehová de continuo y tenemos siempre
presente que Él ya ha vigorizado a un sinnúmero de personas como nosotros. Además, percibir que nuestra
valerosa postura complace y honra a Dios nos infunde mayor determinación, si cabe, para no ceder. Estamos
dispuestos a soportar burla u otros tratos peores porque lo amamos profundamente (1 Juan 2:5; 4:18).
17 Nunca olvidemos que cuando sufrimos por nuestra fe, no es por haber hecho algo malo (1 Pedro 3:17).
Sufrimos por sostener la soberanía de Jehová, por hacer el bien y por no ser parte del mundo. De ahí que el
apóstol Pedro dijera: "Si, cuando están haciendo lo bueno y sufren, lo aguantan, esto es algo que agrada a Dios",
y añadiera: "Los que están sufriendo en armonía con la voluntad de Dios sigan encomendando sus almas a un
fiel Creador mientras están haciendo el bien" (1 Pedro 2:20; 4:19). En efecto, nuestra fe complace y honra a
nuestro afectuoso Dios, Jehová, lo que supone una gran motivación para ser valerosos.
w00 15/9 pág. 20 párr. 21 "La hora ha llegado"
21. ¿Cómo podemos imitar a Jesús?
21 ¿Cómo podemos 'seguir los pasos de Jesús con sumo cuidado y atención'? (1 Pedro 2:21.) Esforzándonos
vigorosamente, como él lo hizo, en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos, y hablando la Palabra de Dios
con valor y denuedo (Mateo 24:14; 28:19, 20; Hechos 4:29-31; Filipenses 1:14). Nunca perdamos de vista dónde
estamos en la corriente del tiempo ni dejemos de incitarnos unos a otros al amor y a las obras excelentes
(Marcos 13:28-33; Hebreos 10:24, 25). Que la voluntad de Jehová Dios y la conciencia de que estamos viviendo
en "el tiempo del fin" rijan todo lo que hagamos en la vida (Daniel 12:4).
w08 15/11 pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
1 Pedro 2:21. Al igual que Jesús, nuestro Modelo, debemos estar dispuestos a sufrir hasta la muerte a fin de
apoyar la soberanía de Jehová.
w08 15/6 pág. 13 párr. 9 Virtudes que debemos perseguir
9. ¿Cómo podemos demostrar devoción piadosa?
9 Como nosotros somos pecadores, no podemos demostrar devoción piadosa a la perfección. Pero sí
podemos demostrarla a mayor grado cada día. Para ello, hemos de imitar cuidadosamente el modelo que Jesús
fijó (1 Ped. 2:21). De este modo evitaremos ser como los hipócritas que solo tienen "una forma [o "apariencia",
según Reina-Valera] de devoción piadosa, pero [resultan] falsos a su poder" (2 Tim. 3:5). Claro, lo anterior
no significa que la devoción piadosa no deba reflejarse en la apariencia. Todo lo contrario. Por ejemplo, cuando
vamos a escoger qué ropa ponernos —sea para ocasiones especiales, como el día de nuestra boda, o para
actividades cotidianas, como ir de compras—, debemos recordar que nuestra apariencia siempre debe ser la de
personas que "profesan reverenciar a Dios" (1 Tim. 2:9, 10). En efecto, para demostrar devoción piadosa,
debemos tener presentes las justas normas divinas en todo momento.
w01 1/11 pág. 14 párrs. 4-5 'Vistámonos de gran paciencia'
4, 5. ¿Qué maravilloso ejemplo de gran paciencia dio Jesús?
4 Cristo Jesús dio un magnífico ejemplo de gran paciencia, superado solo por el de Jehová. Cuando estuvo
bajo mucha presión, se contuvo de una forma asombrosa. Sobre él se había profetizado: "Estuvo en severa
estrechez, y él fue dejando que se le afligiera; no obstante, no abría la boca. Se le fue llevando justamente como
una oveja a la degollación; y, como una oveja que delante de sus esquiladores ha enmudecido, él igualmente
no abría la boca" (Isaías 53:7).
5 Jesús demostró paciencia extraordinaria durante todo su ministerio terrestre. Soportó las traicioneras
preguntas de sus enemigos y los insultos de los opositores (Mateo 22:15-46; 1 Pedro 2:23). Fue paciente con
sus discípulos aun cuando estos discutían constantemente sobre quién era el mayor (Marcos 9:33-37; 10:35-45;
Lucas 22:24-27). ¡Y qué admirable dominio demostró la noche en que iba a ser traicionado, cuando Pedro y Juan
se durmieron después de haberles pedido que 'se mantuvieran alerta'! (Mateo 26:36-41.)
w01 1/9 págs. 14-15 párr. 4 ¿Cómo controla la paz del Cristo en nuestros corazones?
4. a) ¿Cómo llegó a conocer Jesús la injusticia? b) ¿Cuál ha sido la reacción de los cristianos al hecho de
ser víctimas de la injusticia?
4 El rey Salomón hizo esta observación: "El hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo" (Eclesiastés
8:9). Jesús sabía que estas palabras eran ciertas. Mientras estuvo en los cielos, vio las flagrantes injusticias que
cometían los seres humanos unos contra otros. Ya en la Tierra, sufrió en su carne el mayor de los atropellos
cuando lo acusaron de blasfemia a él, que no tenía pecado, y le dieron muerte como si fuera un delincuente
(Mateo 26:63-66; Marcos 15:27). Hoy siguen proliferando los actos injustos, y los cristianos verdaderos los han
padecido sobremanera, pues son "objeto de odio de parte de todas las naciones" (Mateo 24:9). Pues bien, a
pesar de sus horribles experiencias en los campos de la muerte nazis y en los gulag soviéticos, a pesar de ser
víctimas de las violentas agresiones de las turbas, de acusaciones falsas y de ataques mentirosos, se han
mantenido firmes gracias a la paz del Cristo. Han imitado a Jesús, sobre quien leemos: "Cuando lo estaban
injuriando, no se puso a injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió
encomendándose al que juzga con justicia" (1 Pedro 2:23).
w07 15/2 pág. 20 párr. 12 Esposas, respeten profundamente a sus esposos
12. ¿Qué beneficios produjo la actitud sumisa de Jesús?
12 Tal vez haya quien crea que mantener una actitud sumisa frente a las burlas y los insultos es una muestra
de debilidad. Sin embargo, Jesús no lo veía así. "Cuando lo estaban injuriando —escribió Pedro—, no se puso a
injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar." (1 Pedro 2:23.) Al ver los sufrimientos de
Jesús, algunas personas pusieron fe en él, al menos hasta cierto grado. Ese fue el caso del ladrón colgado en el
madero junto a él y del oficial del ejército que presenció su ejecución (Mateo 27:38-44, 54; Marcos 15:39; Lucas
23:39-43). De igual modo, Pedro indicó que algunos esposos no creyentes —incluso los maltratadores—
llegarían a ser cristianos debido a la conducta sumisa de sus esposas. Sin duda, todos conocemos casos que
prueban esto.
w10 15/5 pág. 14 párr. 10 ¿Por qué debe la mujer respetar el principio de autoridad?
10. ¿Cómo reaccionó Jesús ante quienes lo trataron mal y le dijeron cosas desagradables?
10 Jesús nos dejó un extraordinario ejemplo. Veamos cómo reaccionó ante quienes lo trataron mal y le dijeron
cosas desagradables. En 1 Pedro 2:23 leemos: "Cuando lo estaban injuriando, no se puso a injuriar en cambio.
Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió encomendándose al que juzga con justicia".
La Biblia nos anima a todos los cristianos a imitarlo y a no dejarnos provocar. Nos invita a ser "tiernamente
compasivos [y] de mente humilde", y a no pagar "daño por daño ni injuria por injuria" (1 Ped. 3:8, 9).
w05 1/11 pág. 16 párrs. 1-3 Jehová es nuestro Pastor
1-3. ¿Por qué no causa extrañeza que David comparara a Jehová con un pastor?
SI LE pidieran que explicara la forma en que Jehová cuida de su pueblo, ¿qué diría? ¿Qué comparación
utilizaría para ilustrar el tierno cuidado que él dispensa a sus siervos fieles? Hace más de tres mil años, el rey
David compuso un hermoso salmo en el que describió a Jehová valiéndose de un símil extraído de su oficio de
juventud.
2 De joven, David había sido pastor de ovejas; por tanto, conocía lo que entrañaba su cuidado. Sabía muy bien
que si se las deja solas, las ovejas se pierden con facilidad y son presa de los ladrones o las fieras (1 Samuel
17:34-36). Sin un pastor que las atienda, son incapaces de hallar lugares donde pastar. En su vejez, David debió
de revivir las muchas horas felices que pasó conduciendo, protegiendo y alimentando a los rebaños.
3 No causa extrañeza, pues, que David pensara en la profesión de pastor al describir por inspiración divina los
cuidados que Jehová da a su pueblo. El Salmo 23, que es una de sus composiciones, comienza con las
palabras: "Jehová es mi Pastor. Nada me faltará". Analizaremos, ante todo, por qué es apropiada tal afirmación;
luego, valiéndonos del mismo salmo, veremos de qué maneras cuida Jehová de su pueblo como el pastor de sus
ovejas (1 Pedro 2:25).
w07 1/4 pág. 30 párr. 16 Seamos humildes y sometámonos a nuestros amorosos pastores
16. ¿Por qué no justifica que nos rebelemos el hecho de que un anciano no siga las instrucciones?
16 A veces, un anciano quizás no siga las instrucciones del esclavo fiel y su Cuerpo Gobernante. Si no cambia
de actitud, tendrá que rendir cuenta a Jehová, el "pastor y superintendente de [nuestras] almas" (1 Pedro 2:25).
Ahora bien, el hecho de que un anciano cometa equivocaciones o sea negligente no justifica que adoptemos una
actitud de insubordinación. Jehová nunca bendice ni la desobediencia ni la rebelión (Números 12:1, 2, 9-11).
Capítulo 3
w04 1/4 págs. 16-17 párr. 9 Confiemos en el espíritu de Dios frente a los cambios de la vida
9. ¿Por qué no debemos tomar represalias si sufrimos oposición o persecución?
9 Al igual que David, puede que nosotros nos hallemos en circunstancias difíciles. Quizá suframos la oposición
de compañeros de escuela, compañeros de trabajo, familiares u otras personas que no comparten nuestra fe.
Si así es, no tomemos represalias, sino esperemos en Jehová y pidámosle la ayuda de su espíritu santo.
Es probable que nuestra buena conducta impresione a los opositores y se hagan creyentes (1 Pedro 3:1). Pero,
en cualquier caso, podemos estar seguros de que Jehová ve la situación e intervendrá cuando lo estime
oportuno. Como escribió el apóstol Pablo: "No se venguen, amados, sino cédanle lugar a la ira; porque está
escrito: 'Mía es la venganza; yo pagaré, dice Jehová'" (Romanos 12:19).
w00 15/6 pág. 14 párr. 12 Honremos a quienes se ha dado autoridad sobre nosotros
12. ¿Por qué es importante tener "profundo respeto" al esposo incrédulo?
12 ¿Cómo podemos respetar la autoridad que Dios ha conferido en la familia? Después de comentar el
ejemplo que dio Jesús de sufrir el mal, el apóstol Pedro dijo: "De igual manera, ustedes, esposas, estén en
sujeción a sus propios esposos, a fin de que, si algunos no son obedientes a la palabra, sean ganados sin una
palabra por la conducta de sus esposas, por haber sido ellos testigos oculares de su conducta casta junto con
profundo respeto" (1 Pedro 3:1, 2; Efesios 5:22-24). En este pasaje Pedro enfatiza la importancia de que la
esposa se sujete a su esposo con "profundo respeto", aunque algunos maridos hagan poco por merecer ese
respeto. La actitud respetuosa de la esposa puede ganar el corazón de su esposo incrédulo.
w08 1/11 pág. 13 ¿Es cierto que los testigos de Jehová destruyen los matrimonios?
¿Se anima a la mujer testigo de Jehová a desatender a su esposo si este no tiene las mismas creencias?
No. "Ustedes, esposas —escribió el apóstol Pedro—, estén en sujeción a sus propios esposos, a fin de que, si
algunos no son obedientes a la palabra, sean ganados sin una palabra por la conducta de sus esposas, por
haber sido ellos testigos oculares de su conducta casta junto con profundo respeto." (1 Pedro 3:1, 2.)
w12 15/5 pág. 10 párr. 9 Luche por salvar su matrimonio
9. ¿Cómo han visto recompensados sus pacientes esfuerzos algunos cristianos casados?
9 Muchos matrimonios que parecían condenados al fracaso han podido solucionar sus problemas. A menudo,
los cristianos que no se apresuran a separarse de su cónyuge ven recompensados sus esfuerzos. Eso puede
suceder en un hogar dividido en sentido religioso. El apóstol Pedro escribió: "Ustedes, esposas, estén en
sujeción a sus propios esposos, a fin de que, si algunos no son obedientes a la palabra, sean ganados sin una
palabra por la conducta de sus esposas, por haber sido ellos testigos oculares de su conducta casta junto con
profundo respeto" (1 Ped. 3:1, 2). En efecto, por la conducta excelente de su cónyuge, el no creyente puede
abrazar la fe verdadera. Un matrimonio que supera sus problemas y sigue adelante le trae honra a Dios y puede
ser una fuente de gran felicidad para el esposo, la esposa y los hijos que pueda haber.
w03 1/4 pág. 22 párr. 5 Despleguemos "toda apacibilidad para con todos los hombres"
5. ¿Cómo ayuda la apacibilidad en las casas divididas en materia de religión?
5 La apacibilidad reviste especial importancia en las casas divididas en materia de religión. Cuando dicha
cualidad va acompañada de muestras de bondad, contribuye a ganar para Jehová a quienes no tienen una
actitud favorable. De ahí que Pedro aconseje a las cristianas casadas: "Estén en sujeción a sus propios esposos,
a fin de que, si algunos no son obedientes a la palabra, sean ganados sin una palabra por la conducta de sus
esposas, por haber sido ellos testigos oculares de su conducta casta junto con profundo respeto. Y que su
adorno no sea el de trenzados externos del cabello ni el de ponerse ornamentos de oro ni el uso de prendas de
vestir exteriores, sino que sea la persona secreta del corazón en la vestidura incorruptible del espíritu quieto y
apacible, que es de gran valor a los ojos de Dios" (1 Pedro 3:1-4).
w01 15/10 pág. 18 párr. 5 Preparemos el corazón para que agrade a Jehová
5. ¿Qué representa el corazón figurativo?
5 Según una obra de consulta, el corazón figurativo constituye "la parte central en general, el interior, y, por lo
tanto, el hombre interior tal como se manifiesta en todas sus diversas actividades, en sus deseos, afectos,
emociones, pasiones, propósitos, pensamientos, percepciones, imaginaciones, sabiduría, conocimiento, aptitud,
creencias y razonamientos, memoria y consciencia". Representa lo que somos en nuestro fuero interno, "la
persona secreta del corazón" (1 Pedro 3:4). Eso es lo que ve y examina Jehová. De ahí que David pidiera a
Dios: "Crea en mí hasta un corazón puro, oh Dios, y pon en mí un espíritu nuevo, uno que sea constante" (Salmo
51:10). ¿Cómo conseguir un corazón puro?
w07 1/5 págs. 22-23 párr. 15 No separemos lo que Dios ha unido
15. ¿Qué consejos para las esposas hallamos en la Biblia?
15 La esposa cristiana "debe tenerle profundo respeto a su esposo", como también recalcó Pablo. Ha de
manifestar un "espíritu quieto y apacible", sin desafiar a su marido ni adoptar una actitud independiente
ni arrogante (1 Pedro 3:4). Asimismo, debe trabajar con empeño por el bienestar de la familia y honrar a su
cabeza (Tito 2:4, 5). Procurará hablar bien de su esposo y no hacer nada que lo rebaje a los ojos de otras
personas. Y, además, se esforzará por lograr que las decisiones que él tome tengan buenos resultados
(Proverbios 14:1).
w12 15/10 pág. 12 párrs. 2-3 ¿Qué clase de espíritu manifiesta usted?
2, 3. a) En algunos casos, ¿a qué se refirió Pablo al usar la palabra espíritu? b) ¿Qué preguntas podemos
hacernos?
2 En este contexto, ese "espíritu" es la actitud, o modo de pensar, que nos impulsa a decir o hacer las cosas
de cierta manera. Por ejemplo, una persona puede ser amable, considerada, cariñosa, generosa o comprensiva.
La Biblia alaba a quien refleja un "espíritu quieto y apacible" y a quien es "sereno de espíritu" (1 Ped. 3:4; Prov.
17:27). Por otro lado, hay quienes son sarcásticos, materialistas, susceptibles, individualistas o, peor aún,
inmorales, desobedientes o rebeldes.
3 Por tanto, al usar expresiones como "el Señor esté con el espíritu que manifiestas", Pablo estaba animando a
sus hermanos a adoptar una actitud acorde con la voluntad de Dios y la personalidad cristiana (2 Tim. 4:22; léase
Colosenses 3:9-12). Hoy día, cada uno de nosotros hace bien en preguntarse: "¿Qué actitud me caracteriza?
¿En qué puedo mejorarla para que agrade a Dios? ¿Puedo hacer una mayor aportación al buen espíritu de la
congregación?". En un campo de girasoles, cada flor contribuye a la fascinante belleza del conjunto. ¿Es usted
una de las "flores" que contribuyen a la belleza de su congregación? Sin duda, todos debemos esforzarnos por
serlo. Así pues, veamos cómo cultivar un espíritu que agrade a Dios.
w01 15/8 pág. 21 párr. 5 Tengamos fe como la de Abrahán
5. ¿Por qué estaba dispuesta Sarai a hacer lo que Abrán le pidió?
5 ¿Cómo respondió Sarai a la solicitud de Abrán? El apóstol Pedro dice que las mujeres como ella
"esperaban en Dios". De modo que ella entendía las cuestiones espirituales relacionadas con el caso.
Además, amaba y respetaba a Abrán. Por todo ello, 'se sujetó a su esposo' y ocultó su estado civil
(1 Pedro 3:5). Huelga decir que al actuar así se exponía a riesgos. "Tan pronto como Abrán entró en
Egipto, los egipcios llegaron a ver a la mujer, que ella era muy hermosa. Y también los príncipes de
Faraón llegaron a verla y empezaron a alabársela a Faraón, de modo que la mujer fue llevada a casa
de Faraón." (Génesis 12:14, 15.)
w00 15/6 pág. 15 párr. 13 Honremos a quienes se ha dado autoridad sobre nosotros
13. ¿Cómo pueden las esposas honrar a sus esposos?
13 En el contexto Pedro dirige la atención al ejemplo de Sara, cuyo esposo, Abrahán, fue un modelo de fe
sobresaliente (Romanos 4:16, 17; Gálatas 3:6-9; 1 Pedro 3:6). ¿Deberían las esposas que tienen esposos
creyentes honrarles menos que si fueran incrédulos? ¿Qué debe hacer cuando no está de acuerdo con su
esposo en algún asunto? Jesús dio un consejo que es aplicable en sentido general a este caso: "Si alguien bajo
autoridad te obliga a una milla de servicio, ve con él dos millas" (Mateo 5:41). ¿Honra usted a su esposo
atendiendo a sus deseos? Si eso parece demasiado difícil, exprésele sus sentimientos. No dé por sentado que él
ya los conoce. Pero cuando le comunique sus deseos, hágalo de manera respetuosa, como la Biblia aconseja:
"Que su habla siempre sea con gracia, sazonada con sal, para que sepan cómo deben dar una respuesta a cada
uno" (Colosenses 4:6).
w00 15/6 págs. 19-20 párrs. 8-9 "Todos ustedes son hermanos"
8, 9. ¿Cómo puede el esposo imitar a Jehová y a Jesucristo al honrar a su esposa?
8 Los esposos y los padres hacen bien en imitar a Jehová y Jesucristo al ejercer la autoridad que se les ha
concedido. Pedro aconsejó: "Ustedes, esposos, continúen morando con [sus esposas] de igual manera, de
acuerdo con conocimiento, asignándoles honra como a un vaso más débil, el femenino" (1 Pedro 3:7). Imagínese
manipulando un delicado vaso de porcelana, obviamente más frágil que uno de madera. ¿No lo haría con el
mayor cuidado? El esposo puede hacer lo mismo si imita a Jehová y escucha las opiniones de su esposa al
tomar decisiones sobre asuntos familiares. Recordemos que Jehová dedicó tiempo a razonar con Abrahán.
Como el esposo es imperfecto, puede que no perciba todo lo implicado en un determinado asunto. Por tanto, ¿no
sería prudente que honrara a su esposa teniendo en cuenta sinceramente su opinión?
9 En los países en los que no se cuestiona la autoridad masculina, el esposo debe entender que su esposa
quizá tenga que superar una enorme barrera para expresarle sus sentimientos más íntimos. Imite, por tanto, la
manera en que Jesucristo trató a sus discípulos, parte de la futura clase de la novia, cuando estuvo en la Tierra.
Él los valoró y tomó en consideración sus limitaciones físicas y espirituales aun antes de que ellos expresaran
sus necesidades (Marcos 6:31; Juan 16:12, 13; Efesios 5:28-30). Además, tómese tiempo para ver lo que su
esposa está haciendo por usted y su familia, y agradézcaselo de palabra y con hechos. Tanto Jehová como
Jesucristo valoraron, encomiaron y bendijeron a los merecedores (1 Reyes 3:10-14; Job 42:12-15; Marcos 12:41-
44; Juan 12:3-8). Una cristiana oriental dijo cuando su esposo se hizo testigo de Jehová: "Mi marido solía andar
tres o cuatro pasos por delante de mí, y dejaba que yo cargara con todo. Ahora él lleva las bolsas y agradece lo
que hago en casa". Una palabra de agradecimiento sincero puede hacer que la esposa se sienta en verdad
valorada (Proverbios 31:28).
w02 1/5 págs. 18-19 párr. 19 Jehová odia la traición
19. ¿Cómo pueden recibir el espíritu de Dios los esposos y las esposas?
19 Malaquías señala un aspecto positivo al decir que algunos hombres no trataban traidoramente a sus
esposas. Tenían 'lo que quedaba del espíritu santo de Dios' (versículo 15). Felizmente, hoy en la organización de
Dios abundan hombres de esa clase, que 'asignan honra a su esposa' (1 Pedro 3:7). No la maltratan ni física
ni verbalmente, ni insisten en realizar actos sexuales degradantes; tampoco la deshonran flirteando con otras
mujeres o viendo pornografía. La organización de Jehová también tiene la dicha de contar con una gran cantidad
de esposas cristianas leales a Dios y sus leyes. Tales hombres y mujeres saben qué es lo que Dios odia, y
piensan y actúan en consecuencia. Continuemos imitando su ejemplo, 'obedeciendo a Dios como gobernante', y
recibiremos su espíritu santo (Hechos 5:29).
w06 15/11 pág. 22 párr. 6 Mantengámonos en el amor de Dios
6. ¿Qué puede pasar si pecamos deliberadamente?
6 Para resistir la tentación de pecar, también debemos orar de continuo a nuestro amoroso Padre celestial y
pedirle ayuda (Mateo 6:13; Romanos 12:12). Si seguimos los consejos divinos, nuestras oraciones no se verán
estorbadas (1 Pedro 3:7). Pero si pecamos deliberadamente, las consecuencias pueden ser desastrosas, ya que
Jehová no permite que las oraciones de las personas rebeldes lleguen hasta él. Es como si les bloqueara el paso
con una masa de nubes (Lamentaciones 3:42-44). Así pues, seamos humildes y pidamos ayuda a Dios para
no hacer nada que estorbe nuestras oraciones (2 Corintios 13:7).
w07 15/2 pág. 14 párrs. 7-8 Esposos, reconozcan que Cristo es su Cabeza
7, 8. a) ¿Qué implica morar con la esposa de acuerdo con conocimiento? b) ¿Por qué merecen honra las
esposas?
7 Según indica la Biblia, los esposos deben morar con sus esposas "de acuerdo con conocimiento,
asignándoles honra como a un vaso más débil, el femenino" (1 Pedro 3:7). Por consiguiente, el esposo que tiene
la aprobación de Dios es el que honra a su esposa. No la domina con dureza, como predijo la Biblia que harían
muchos hombres (Génesis 3:16). Antes bien, la considera una posesión valiosa contra la que nunca emplearía la
fuerza bruta. Siempre tiene en cuenta sus sentimientos y la trata con respeto y dignidad.
8 Ahora bien, ¿por qué deben ustedes, los esposos, honrar a sus esposas? La Biblia responde: "Puesto que
ustedes también son herederos con ellas del favor inmerecido de la vida, a fin de que sus oraciones no sean
estorbadas" (1 Pedro 3:7). Los esposos deben comprender que Jehová no considera que la adoración del
hombre sea en ningún sentido superior a la de la mujer. Las mujeres que cuentan con el favor de Dios recibirán
igual recompensa que los hombres: la vida eterna. Muchas incluso podrán vivir en los cielos, donde "no hay
ni varón ni hembra" (Gálatas 3:28). Por tanto, los esposos deben recordar que lo que hace valiosa a una persona
a los ojos de Jehová es su fidelidad, y no el hecho de ser hombre o mujer, esposo o esposa, niño o adulto
(1 Corintios 4:2).
w00 15/6 pág. 22 párr. 18 "Todos ustedes son hermanos"
18. ¿Cómo pueden los ancianos imitar a Jehová cuando reajustan a los que necesitan ayuda?
18 Algunos cristianos necesitan que se les reajuste (Gálatas 6:1). De todos modos, son valiosos a los ojos de
Jehová y merecen que se les trate con dignidad. "Cuando quien me da consejo me trata con respeto, me siento
libre de acercarme a él", dijo un Testigo. La mayoría de las personas responden al consejo cuando se las trata
con dignidad. Es posible que tome más tiempo, pero si se escucha a los que han dado un paso en falso será más
fácil que acepten el consejo que necesitan. Recordemos cómo razonó Jehová repetidas veces con los israelitas
porque sentía compasión por ellos (2 Crónicas 36:15; Tito 3:2). El consejo que se da con empatía y compasión
tocará el corazón de aquellos que necesitan ayuda (Proverbios 17:17; Filipenses 2:2, 3; 1 Pedro 3:8).
w00 15/6 págs. 16-17 párrs. 18-19 Honremos a quienes se ha dado autoridad sobre nosotros
18, 19. ¿Qué podemos hacer si creemos que un anciano se ha equivocado?
18 Debido a la imperfección humana es posible que surjan dificultades o problemas. Tal vez los ancianos
cometan errores que perturben a algunos hermanos. La actuación precipitada ante tales circunstancias
no cambiará la situación. Solo puede agravar el problema. Los que tienen discernimiento espiritual esperan que
Jehová enderece los asuntos y administre la disciplina necesaria a su propio modo y a su debido tiempo
(2 Timoteo 3:16; Hebreos 12:7-11).
19 ¿Qué hacer si nos angustia algún asunto? En vez de hablar con otros miembros de la congregación, ¿por
qué no pedir ayuda respetuosamente a los ancianos? Sin criticar a nadie, explíqueles cómo se ha visto afectado.
Confíese a ellos de manera respetuosa y 'comparta sus sentimientos como compañeros' (1 Pedro 3:8).
No recurra al sarcasmo, sino confíe en su madurez cristiana. Valore el estímulo bíblico que puedan ofrecerle. Y si
parece que se necesitan otras medidas correctivas, confíe en que Jehová guiará a los ancianos a hacer lo que es
debido (Gálatas 6:10; 2 Tesalonicenses 3:13).
w00 15/2 págs. 17-18 párrs. 10-11 ¿Tenemos "la mente de Cristo"?
10, 11. ¿Cómo podemos demostrar consideración por los sentimientos ajenos en la congregación y en la
familia?
10 Jesús fue muy considerado con los demás. Era sensible a los sentimientos ajenos, lo cual lo motivó a actuar
de manera acorde con esos sentimientos. Como cristianos, hacemos bien en cultivar y demostrar la mente de
Cristo a este respecto. La Biblia nos exhorta: "Todos ustedes sean de un mismo ánimo y parecer, compartiendo
sentimientos como compañeros, teniendo cariño fraternal, siendo tiernamente compasivos, de mente humilde"
(1 Pedro 3:8). Esto realmente requiere que hablemos y actuemos de tal modo que se tengan en cuenta los
sentimientos ajenos.
11 En la congregación podemos demostrar consideración por los sentimientos de los demás tratándolos con
dignidad y como nos gustaría que se nos tratara a nosotros (Mateo 7:12). Eso supone tener cuidado con lo que
decimos y cómo lo decimos (Colosenses 4:6). Recordemos que 'las palabras irreflexivas pueden ser como
estocadas de una espada' (Proverbios 12:18). ¿Y qué decir de la familia? El esposo y la esposa que
verdaderamente se aman son sensibles a los sentimientos de su pareja (Efesios 5:33). Evitan las palabras duras,
la crítica constante y el sarcasmo mordaz, pues no es fácil curar sentimientos heridos. Los hijos también tienen
sentimientos, y los padres amorosos los tienen en cuenta. Cuando se necesita corrección, tales padres la dan
respetando la dignidad de sus hijos y no haciéndoles pasar vergüenza innecesaria (Colosenses 3:21). Cuando
demostramos consideración por los demás, evidenciamos que tenemos la mente de Cristo.
w02 15/8 pág. 29 ¿Recuerda usted?
¿Qué es la empatía, y por qué deben cultivarla los cristianos?
Es la capacidad de ponerse uno mismo en el lugar del otro, sentir su dolor en nuestro corazón. A los cristianos se
les aconseja que sigan "compartiendo sentimientos como compañeros, teniendo cariño fraternal [y] siendo [...]
compasivos" (1 Pedro 3:8). Jehová nos dio el modelo de empatía que seguir (Salmo 103:14; Zacarías 2:8).
Agudizamos la sensibilidad al respecto escuchando, observando y usando la imaginación.—15/4, páginas 24-26.
w02 15/8 pág. 19 párr. 14 "Sígame de continuo"
14. a) ¿Cómo podríamos evaluar si somos comprensivos con la gente? b) ¿De qué modos prácticos
podemos ser comprensivos e interesarnos personalmente en los demás?
14 Al igual que Jesús, por tanto, procuramos ser comprensivos con la gente. Pudiéramos preguntarnos: "¿Me
compadezco de las personas que son víctimas de las astutas mentiras de los elementos religiosos, políticos y
comerciales de este mundo? Si se muestran indiferentes al mensaje que les llevamos, ¿trato de comprender por
qué reaccionan así? ¿Reconozco que tal vez yo mismo u otros que ahora sirven fielmente a Jehová sentimos
una vez lo mismo que ellas? ¿He adaptado mis presentaciones en consecuencia? ¿O descarto a esas personas
dándolas por perdidas?" (Revelación 12:9). Cuando la gente percibe que somos sinceros y comprensivos, se
siente más inclinada a aceptar nuestro mensaje (1 Pedro 3:8). La comprensión también debe impulsarnos a
interesarnos más por aquellos a quienes hallamos en el ministerio. Pudiéramos prestar atención a sus preguntas
y preocupaciones y, cuando regresemos, mostrarles que hemos estado pensando en los comentarios que
hicieron en la visita anterior. Y si en ese momento tienen alguna necesidad apremiante, quizá nuestras
circunstancias nos permitan brindarles ayuda práctica.
w02 15/2 pág. 20 párrs. 10-11 Cómo sobrellevar "una espina en la carne"
10, 11. ¿Cómo pueden animar los siervos de Dios a quienes sufren pruebas severas?
10 Todos los siervos de Jehová forman parte de su familia cristiana unida. En efecto, somos "miembros que
pertenecemos individualmente unos a otros" y estamos "obligados a amarnos unos a otros" (Romanos 12:5;
1 Juan 4:11). ¿Cómo cumplimos con esta obligación? Según 1 Pedro 3:8, "compartiendo sentimientos como
compañeros, teniendo cariño fraternal, [y] siendo tiernamente compasivos" con los que están relacionados con
nosotros en la fe. Todos debemos mostrar consideración especial a aquellos que soportan una espina en la
carne particularmente dolorosa, sean jóvenes o mayores. ¿De qué manera?
11 Hemos de procurar tener muy presentes sus sufrimientos. Si somos insensibles, fríos o indiferentes,
pudiéramos intensificar su dolor sin darnos cuenta. Estar al tanto de las pruebas por las que pasan debería
motivarnos a ser cuidadosos con lo que decimos y cómo lo decimos, y con nuestra manera de actuar. Si somos
positivos y les damos ánimos, contribuiremos a aliviar un poco su intensa aflicción. De ese modo, quizá
resultemos ser un socorro fortalecedor para ellos (Colosenses 4:11).
w08 15/5 pág. 4 párr. 9 ¿Cómo deberíamos tratar al prójimo?
9. ¿Qué haremos si somos pacíficos?
9 Jesús se refirió a otra cualidad que produce felicidad cuando dijo: "Felices son los pacíficos, puesto que a
ellos se les llamará 'hijos de Dios'" (Mat. 5:9). La palabra griega que aquí se traduce "pacíficos" significa
literalmente "pacificadores", es decir, personas que promueven la paz. Si tenemos esta cualidad, no haremos
nada que "[separe] a los que se han familiarizado entre sí", como difundir calumnias, y tampoco toleraremos que
otros lo hagan (Pro. 16:28). Promoveremos la paz de palabra y obra, tanto dentro como fuera de la congregación
(Heb. 12:14). Pero, sobre todo, nos esforzaremos al máximo por estar en paz con Jehová (léase 1 Pedro 3:10-
12).
w04 1/11 pág. 12 párr. 15 Los felices siervos de Jehová
15. ¿Cómo podemos ser de corazón puro y pacíficos?
15 Jesús expuso las felicidades sexta y séptima así: "Felices son los de corazón puro, puesto que ellos verán a
Dios. Felices son los pacíficos, puesto que a ellos se les llamará 'hijos de Dios'" (Mateo 5:8, 9). El corazón ha de
ser puro no solo en sentido moral, sino también espiritual; además, debe ser completo para con Jehová
(1 Crónicas 28:9; Salmo 86:11). El vocablo original que se vierte "pacíficos" significa literalmente "pacificadores".
Los pacíficos viven en paz con sus hermanos cristianos y, en cuanto depende de ellos, con todos sus semejantes
(Romanos 12:17-21). 'Buscan la paz y siguen tras ella.' (1 Pedro 3:11.)
w08 15/3 pág. 11 párr. 17 Cómo tener un matrimonio feliz
17. ¿Qué ayudará a los cónyuges incluso si parecen incompatibles?
17 ¿Y si un cristiano cree que no tomó la mejor decisión al escoger a su cónyuge? Tal vez sienta que en su
relación ya no existe el cariño que ve en otras parejas. Aun así, le será útil recordar el punto de vista de Dios
sobre el vínculo matrimonial. Bajo inspiración, Pablo aconsejó a los cristianos: "Que el matrimonio sea honorable
entre todos, y el lecho conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros"
(Heb. 13:4). Y no debemos olvidar estas palabras: "Una cuerda triple no puede ser rota en dos pronto" (Ecl. 4:12).
Si el esposo y la esposa piensan primero en la santificación del nombre de Dios, permanecerán unidos a él y
también entre sí. Los dos deben esforzarse por tener un matrimonio feliz, pues así honrarán a Jehová, el
Fundador de esta institución (1 Ped. 3:11).
w02 15/10 pág. 14 párrs. 4-5 Jehová se interesa por nosotros
4, 5. a) A diferencia de Satanás, ¿qué busca Jehová en la Tierra? b) ¿Qué es necesario que hagamos para
gozar del favor de Jehová?
4 El Diablo deambula por la Tierra procurando acusar y devorar a alguien (Job 1:7, 9; 1 Pedro 5:8). Jehová, en
cambio, busca formas de ayudar a quienes necesitan Su fortaleza. El profeta Hananí le dijo al rey Asá: "En
cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo
corazón es completo para con él" (2 Crónicas 16:9). ¡Qué diferencia entre el odioso escrutinio de Satanás y el
interés amoroso de Jehová!
5 Jehová no nos espía para descubrir toda falta y error que cometamos. El salmista escribió: "Si errores fuera
lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová, ¿quién podría estar de pie?" (Salmo 130:3). La respuesta implícita es: nadie
(Eclesiastés 7:20). Si nos acercamos a Jehová con un corazón completo, sus ojos estarán sobre nosotros, pero
no para condenarnos, sino para observar nuestro esfuerzo y contestar nuestras peticiones de ayuda y perdón.
El apóstol Pedro señaló: "Los ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos están hacia su ruego; pero el
rostro de Jehová está contra los que hacen cosas malas" (1 Pedro 3:12).
w11 15/8 pág. 32 ¿Recuerda usted?
¿Con qué tres ayudas contamos para resistir la tentación de imitar la deshonestidad del mundo?
Son las siguientes: 1) cultivar un sano temor de Dios (1 Ped. 3:12); 2) educar la conciencia con la Biblia, y
3) estar satisfechos con lo que tenemos (15/4, páginas 6 y 7).
w01 1/2 pág. 13 párr. 18 ¿Vivimos la verdad?
18. ¿Cómo puede sernos de gran beneficio en la vida decir a las claras que somos cristianos?
18 Cuando decimos a las claras que somos cristianos, fortalecemos nuestras defensas contra los insidiosos
ataques de Satanás. Si los compañeros de trabajo van a celebrar un cumpleaños o una fiesta navideña, o van a
jugar juntos a la lotería, normalmente dirán: "Déjale. Es testigo de Jehová". Por la misma razón, tal vez se sientan
menos inclinados a contar chistes subidos de tono delante de nosotros. Así que dar a conocer nuestra postura
cristiana es de gran beneficio en la vida, como señaló el apóstol Pedro: "En verdad, ¿quién es el hombre que les
hará daño a ustedes si se hacen celosos por lo que es bueno? Pero hasta si sufrieran por causa de la justicia,
son felices" (1 Pedro 3:13, 14).
w00 1/12 pág. 10 párrs. 3-4 Jehová reanima al cansado
3, 4. a) ¿Cuáles son algunos factores que pueden agotarnos? b) ¿Qué pregunta debemos analizar?
3 Mientras que el poder de Dios es infinito, el ser humano se agota. Sin importar adónde miremos, vemos
gente que se levanta cansada, acude al trabajo o a la escuela cansada, regresa cansada y se acuesta, no ya
cansada, sino exhausta. Hay quienes desearían marcharse a algún lugar para obtener un poco del reposo que
tanto necesitan. Los siervos de Jehová también nos fatigamos, pues nuestra devoción piadosa exige muchos
esfuerzos (Marcos 6:30, 31; Lucas 13:24; 1 Timoteo 4:8). Además, hay muchos otros factores que nos restan
vitalidad.
4 El que seamos cristianos no nos exime de los problemas que afectan a la humanidad en general (Job 14:1).
Las enfermedades, los problemas económicos u otras dificultades de la vida pueden desalentarnos y, por
consiguiente, debilitarnos. A esto hay que añadir las pruebas que padecen quienes son perseguidos por causa
de la justicia (2 Timoteo 3:12; 1 Pedro 3:14). Es posible que las presiones cotidianas del mundo y la oposición a
nuestra obra de predicar el Reino dejen a algunos tan extenuados que piensen en ir a paso más lento en el
servicio de Jehová. Además, por todo medio a su alcance, Satanás el Diablo intenta quebrantar la integridad que
debemos a Dios. Así pues, ¿dónde obtendremos las fuerzas necesarias para no rendirnos y abandonar la lucha?
w04 1/11 pág. 14 párr. 4 Perseguidos, pero felices
4. ¿Por qué razones se persigue a los cristianos?
4 En la actualidad, los testigos de Jehová han sido perseguidos por no dejar de predicar "estas buenas nuevas
del reino" (Mateo 24:14). Cuando se prohíben sus reuniones, prefieren sufrir antes que desobedecer el mandato
bíblico de congregarse (Hebreos 10:24, 25). Su neutralidad cristiana y su negativa al mal uso de la sangre
también han provocado hostigamiento (Juan 17:14; Hechos 15:28, 29). No obstante, esta postura en defensa de
la justicia proporciona al pueblo de Dios gran paz interior y felicidad (1 Pedro 3:14).
w11 1/8 pág. 5 ¿Qué se les debe enseñar?
¿Cómo debemos tratar a quienes son distintos a nosotros?
▪ Lo que enseña la Biblia: "Siempre [estén] listos para presentar una defensa ante todo el que les exija razón de
la esperanza que hay en ustedes, pero haciéndolo junto con genio apacible y profundo respeto" (1 Pedro 3:15).
Lección: Debemos exponer nuestras creencias religiosas con convicción, pero sin ser agresivos. Asimismo hay
que respetar a quienes no creen lo mismo que nosotros.
w09 15/8 págs. 19-20 párrs. 8-9 "Manténganse en el amor de Dios"
8, 9. a) ¿Qué limitaciones tiene la conciencia? b) ¿Qué podemos hacer para que nuestra conciencia sea
un instrumento realmente útil?
8 Pero al igual que la brújula, la conciencia tiene limitaciones. Si el explorador colocara un imán cerca de la
brújula, la aguja dejaría de señalar al norte. De igual modo, si nosotros nos dejáramos controlar por los deseos
egoístas del corazón, estos distorsionarían el funcionamiento de nuestra conciencia. No hay que olvidar que "el
corazón es más traicionero que cualquier otra cosa, y es desesperado" (Jer. 17:9; Pro. 4:23). Por otro lado, de
poco le serviría la brújula al explorador si no contara con un mapa confiable. De la misma manera, si
no recurriéramos a la infalible orientación de la Biblia, de poco nos serviría tener una conciencia (Sal. 119:105).
Lamentablemente, mucha gente se deja dominar por su corazón y apenas se preocupa por las normas expuestas
en la Palabra de Dios (léase Efesios 4:17-19). Eso explica por qué tantas personas llegan a cometer auténticas
atrocidades a pesar de tener la facultad de la conciencia (1 Tim. 4:2).
9 Nosotros no queremos ser así. Por eso, dejamos que la Palabra de Dios eduque nuestra conciencia para
que esta sea un instrumento realmente útil. Y en vez de permitir que nuestros deseos apaguen la voz de la
conciencia, la escuchamos con atención. Al mismo tiempo, tratamos de respetar la conciencia de nuestros
amados hermanos en la fe. Por eso nos esforzamos por no hacerlos tropezar y tenemos presente que su
conciencia puede ser más sensible o restrictiva que la nuestra (1 Cor. 8:12; 2 Cor. 4:2; 1 Ped. 3:16).
w10 15/6 pág. 19 párr. 15 Venzamos el mal controlando la ira
15. ¿Cómo debemos responder a los ataques de nuestros enemigos?
15 Desde fuera, los enemigos lanzan feroces ataques contra el pacífico pueblo de Jehová. Algunos nos
agreden físicamente, y otros nos calumnian en la prensa y los tribunales. Es tal como Jesús advirtió que
sucedería (Mat. 5:11, 12). Ahora bien, ¿cómo debemos responder? "No [devolviendo] mal por mal", ni de palabra
ni de obra (Rom. 12:17; léase 1 Pedro 3:16).
w00 15/8 págs. 18-19 párrs. 5-6 Sacrificios de alabanza que agradan a Jehová
5, 6. ¿Qué manera mejor de acercarnos a Dios tenemos los cristianos?
5 Hablando acerca de este papel especial que Jesús desempeñó, Pablo dice: "Al que no conoció pecado,
[Dios] lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros llegáramos a ser justicia de Dios por medio de él"
(2 Corintios 5:21). La expresión "lo hizo pecado" también puede traducirse por 'lo hizo como una ofrenda por el
pecado'. El apóstol Juan dice: "Él es un sacrificio propiciatorio por nuestros pecados, pero no solo por los
nuestros, sino también por los de todo el mundo" (1 Juan 2:2). De modo que si los israelitas dispusieron de los
sacrificios como un medio temporal de acercarse a Dios, los cristianos disponemos de otro muy superior: el
sacrificio de Jesucristo (Juan 14:6; 1 Pedro 3:18). Si tenemos fe en el sacrificio redentor que Dios ha
suministrado y somos obedientes, nosotros también podemos recibir el perdón de nuestros pecados y disfrutar
de Su favor y bendición (Juan 3:17, 18). ¿No nos consuela esta realidad? Pero ¿cómo demostrar que tenemos fe
en el sacrificio redentor?
6 Después de explicar que los cristianos disponen de un medio superior para acercarse a Dios, el apóstol
Pablo expone en Hebreos 10:22-25 tres maneras de demostrar que tenemos fe en esa amorosa provisión de
Dios y que la valoramos. Aunque Pablo dirigió principalmente su exhortación a los que tienen el "camino de
entrada al lugar santo", es decir, a los cristianos ungidos que han recibido el llamamiento celestial, no cabe duda
de que toda la humanidad debe prestar atención a estas palabras inspiradas de Pablo a fin de beneficiarse del
sacrificio propiciatorio de Jesús (Hebreos 10:19).
w02 1/4 pág. 17 párr. 8 Sigamos sirviendo a Jehová con corazón constante
8. ¿Cómo es posible tener una conducta piadosa de día en día?
8 ¿Nos acordamos del alivio que sentimos cuando conocimos la verdad, nos arrepentimos y luego percibimos
que Dios nos había perdonado sobre la base de nuestra fe en el sacrificio redentor de Jesús? (Salmo 32:1-5;
Romanos 5:8; 1 Pedro 3:18.) Seguramente no queremos volver a llevar una vida de pecado (2 Pedro 2:20-22).
La oración constante a Jehová será uno de los factores que nos ayudarán a tener una conducta piadosa de día
en día, vivir a la altura de nuestra dedicación y continuar sirviendo fielmente a Dios (2 Pedro 3:11, 12).
w11 15/6 pág. 13 párr. 11 Dios nos recomienda su amor
11. ¿Cuál es la correspondencia en la que se basa el rescate?
11 En otro pasaje, Pablo lo llama un "rescate correspondiente" (1 Tim. 2:6). La cuestión es: ¿a qué
corresponde? Al pecar, Adán trajo la imperfección y la muerte a sus descendientes, o sea, a miles de millones de
personas. Es cierto que, como Jesús era perfecto, pudiera haber procreado miles de millones de seres humanos
perfectos. Y basándonos en ello, en el pasado afirmamos que la combinación de la vida de Jesús y la de sus
potenciales descendientes perfectos constituía un sacrificio que correspondía, o equivalía, a la vida de Adán y la
de sus descendientes imperfectos. Pero ¿habla la Biblia en algún lugar de descendientes potenciales de Cristo
que formen parte del rescate? No. Romanos 5:15-19 señala que fue la muerte de "un solo hombre" la que trajo la
liberación. Como vemos, es la vida perfecta de Jesús la que corresponde a la de Adán. La atención debe
centrarse exclusivamente en Jesucristo. Lo único que permitió que hombres de toda clase recibieran la dádiva
gratuita de ser declarados justos y obtener la vida fue el "solo acto de justificación" de Jesús, es decir, su total
obediencia y fidelidad a Jehová hasta la muerte (2 Cor. 5:14, 15; 1 Ped. 3:18). Ahora bien, ¿cómo nos absuelve
Dios gracias al rescate?
w01 1/11 págs. 9-10 párr. 7 Jehová, el Dios de la gran paciencia
7. ¿Cómo manifestó Jehová gran paciencia antes del Diluvio, y por qué estuvo justificada la destrucción
de la generación antediluviana?
7 La gran paciencia de Jehová se observó en los tiempos de Noé. Más de un siglo antes del Diluvio, "Dios vio
la tierra y, ¡mire!, estaba arruinada, porque toda carne había arruinado su camino sobre la tierra" (Génesis 6:12).
Sin embargo, Jehová fue paciente con la humanidad durante un período limitado. "Ciertamente no obrará mi
espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán
que llegar a ser ciento veinte años", dijo (Génesis 6:3). Aquellos ciento veinte años dieron tiempo al fiel Noé para
tener familia y, una vez enterado del decreto divino, construir un arca y advertir a sus contemporáneos de que iba
a haber un Diluvio. "La paciencia de Dios estaba esperando en los días de Noé —escribió el apóstol Pedro—,
mientras se construía el arca, en la cual unas pocas personas, es decir, ocho almas, fueron llevadas a salvo a
través del agua." (1 Pedro 3:20.) Es cierto que, aparte de su familia inmediata, nadie 'hizo caso' de la predicación
de Noé (Mateo 24:38, 39). No obstante, al hacer que él construyera el arca y fuera "predicador de justicia"
durante posiblemente varias décadas, Jehová dio a la gente de esa época oportunidad más que suficiente de que
se arrepintieran de su modo de vida violento y se dedicaran a servirle a Él (2 Pedro 2:5; Hebreos 11:7). La
posterior destrucción de aquella generación perversa estuvo totalmente justificada.
w10 15/11 págs. 14-15 párr. 13 Joven, ¿qué harás con tu vida?
13. ¿Por qué debes bautizarte?
13 Una buena razón para bautizarse es que Jesús encargó esta comisión a sus seguidores: "Hagan
discípulos [...], bautizándolos". De hecho, él mismo dio el ejemplo al ser sumergido en agua (léanse Mateo
28:19, 20 y Marcos 1:9). Otra razón es que se trata de un paso esencial para salvarse. Después de mencionar
que Noé construyó un arca en la que él y su familia sobrevivieron al Diluvio, el apóstol Pedro señaló: "Lo que
corresponde a esto ahora también los está salvando a ustedes, a saber, el bautismo [...], mediante la
resurrección de Jesucristo" (1 Ped. 3:20, 21). Pero no debes ver el bautismo como un seguro contra todo riesgo,
sino como un paso que das porque amas a Jehová y deseas servirle con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas
(Mar. 12:29, 30).
w08 15/11 pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Respuestas a preguntas bíblicas:
3:20-22. ¿Qué papel desempeña el bautismo en nuestra salvación? Aunque el bautismo es indispensable
para la salvación, lo que en realidad nos salva es "la resurrección de Jesucristo". Por lo tanto, los que se bauticen
deben tener fe en que la salvación solo es posible porque el Hijo de Dios entregó su vida como sacrificio y fue
resucitado. También deben creer que "está a la diestra de Dios" y que tiene autoridad sobre vivos y muertos.
El bautismo motivado por esta clase de fe fue prefigurado por el hecho de que ocho personas "fueron llevadas a
salvo a través del agua".
w02 1/4 pág. 12 párr. 12 ¿Por qué bautizarse?
12. ¿Qué relación tiene el bautismo cristiano con el arrepentimiento?
12 Salvo en el caso de Jesús, quien no tenía pecado, el bautismo es un símbolo aprobado por Dios que se
relaciona con el arrepentimiento. Cuando nos arrepentimos, sentimos profundo pesar, o contrición, por haber
hecho o dejado de hacer algo. Los judíos del siglo primero que deseaban agradar a Dios tenían que arrepentirse
de sus pecados contra Cristo (Hechos 3:11-19). Algunos creyentes gentiles de Corinto se habían arrepentido de
la fornicación, la idolatría, el robo y otros pecados graves. Gracias a ello, se les había 'lavado' en la sangre de
Jesús; se les había 'santificado', es decir, apartado, para el servicio de Dios, y se les había 'declarado justos' en
el nombre de Cristo y con el espíritu de Dios (1 Corintios 6:9-11). El arrepentimiento es fundamental para
conseguir una buena conciencia y el alivio que Dios da del remordimiento por el pecado (1 Pedro 3:21).
w06 15/11 pág. 24 párr. 16 Mantengámonos en el amor de Dios
16. ¿Por qué es tan importante tener una conciencia limpia?
16 Nuestra salvación depende de que tengamos una conciencia limpia (1 Pedro 3:21). Como hemos puesto fe
en la sangre derramada de Jesús, nuestra conciencia ha quedado limpia de obras muertas, lo que nos permite
rendir "servicio sagrado al Dios vivo" (Hebreos 9:13, 14). Si pecáramos deliberadamente, tendríamos
contaminada la conciencia y ya no seríamos personas limpias, aptas para servir a Dios (Tito 1:15). Pero con la
ayuda de Jehová, podremos mantener una buena conciencia.
w10 15/1 pág. 5 párr. 12 ¿Por qué hay que dedicarse a Jehová?
12. a) ¿Cómo pueden los seres humanos imperfectos formar parte de la familia de Dios? b) ¿Qué pasos
deben darse antes del bautismo?
12 Aun así, cada uno de nosotros puede pedirle a Jehová que lo acepte en la familia de siervos suyos. Pero
¿cómo podemos gozar de su favor si somos pecadores? Porque, como indicó Pablo, "cuando éramos enemigos,
fuimos reconciliados con Dios mediante la muerte de su Hijo" (Rom. 5:10). Ahora bien, para que él nos reciba,
tenemos que solicitarle una buena conciencia, y la forma de hacerlo es bautizándonos (1 Ped. 3:21).
No obstante, hay otros pasos que debemos dar antes. Primero debemos conocer bien a Jehová y aprender a
confiar en él; luego hemos de arrepentirnos y cambiar el curso de nuestra vida (Juan 17:3; Hech. 3:19; Heb.
11:6). ¿Qué debemos hacer después?
w11 15/2 págs. 25-26 párr. 9 Amemos la justicia de todo corazón
9. ¿Qué beneficios conseguimos al mantener una buena conciencia?
9 El día que nos bautizamos presentamos ante Jehová nuestra "solicitud [...] para una buena conciencia"
(1 Ped. 3:21). Gracias a la fe en el rescate, la sangre de Jesús cubre nuestros pecados, lo que nos permite
reconciliarnos con Dios. No obstante, para seguir en el camino de la salvación necesitamos mantener limpia la
conciencia. Cuando esta nos avisa o nos muestra que algo está mal, deberíamos estar agradecidos. ¿Por qué?
Porque eso demuestra que no está encallecida, sino que funciona como debe y sigue sensible a los rectos
principios de Jehová (1 Tim. 4:2). Pero la conciencia también nos ayuda de otro modo a cultivar amor por la
justicia.
w12 1/4 pág. 16 ¿Por qué se bautizan los cristianos?
¿Qué representa el bautismo cristiano?
El bautismo es una solicitud que hacemos a Dios para tener una buena relación con él. Por tanto, los
cristianos no deben bautizarse cuando son niños muy pequeños, sino cuando tienen suficiente edad para
conocer a Dios y hacerse discípulos de Jesús (Hechos 8:12; 1 Pedro 3:21). Y para ser discípulos de Jesús,
deben estudiar y practicar lo que él mandó. (Lea Mateo 28:19, 20.)
En tiempos de los apóstoles, muchas personas decidieron conocer más a Dios y Jesús tan pronto como
tuvieron la oportunidad. Eso es lo que hizo cierto hombre que, en cuanto entendió que podía salvarse gracias a la
muerte de Jesús, actuó en consecuencia y se hizo su discípulo. Hoy día, mucha gente sincera ha decidido hacer
lo mismo. (Lea Hechos 8:26-31, 35-38.)
w09 15/5 pág. 23 párr. 11 Los ángeles: "espíritus para servicio público"
11. a) ¿Cómo ayudaron a Jesús los ángeles? b) ¿Qué demostró Jesús al mantenerse fiel a Dios?
11 Veamos cómo usó Jehová a los ángeles en el caso de Jesús. Los ángeles anunciaron el nacimiento y la
resurrección de Jesús, y le prestaron ayuda cuando vino a la Tierra. Por ejemplo, uno de ellos lo fortaleció poco
antes de su arresto. Sin embargo, no impidieron que fuera detenido y asesinado (Mat. 28:5, 6; Luc. 2:8-11;
22:43). ¿Por qué? Porque de acuerdo con el propósito de Jehová, Jesús tenía que sacrificar su vida; así
demostró que un hombre perfecto puede mantenerse íntegro aunque se le pruebe hasta el límite. Por eso Jehová
lo resucitó y le concedió vida inmortal en el cielo, le dio "toda autoridad" e hizo que los ángeles se sujetaran a él
(Mat. 28:18; Hech. 2:32; 1 Ped. 3:22). De esta manera quedó claro que Jesús era la parte principal de la
"descendencia" de la "mujer" de Dios (Gén. 3:15; Gál. 3:16).
w10 15/9 pág. 22 párr. 7 "Solamente tienen un Líder, [...] el Cristo"
7. ¿Qué medios utiliza Jesús para supervisar la congregación cristiana?
7 Después de resucitar y poco antes de volver junto al Padre, Jesús les dijo a sus discípulos: "Toda autoridad
me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra" (Mat. 28:18). Recibió de parte de Dios el encargo de transmitir el
espíritu santo a sus seguidores para afianzarlos en la verdad (Juan 15:26). Y lo hizo derramándolo sobre ellos en
el Pentecostés del año 33, lo que marcó el comienzo de la congregación cristiana (Hech. 2:33). Además, Jehová
nombró a su Hijo Cabeza de la congregación (léanse Efesios 1:22 y Colosenses 1:13, 18). Desde entonces,
Jesús la dirige desde el cielo valiéndose del espíritu santo y de los ángeles, quienes "fueron sujetados a él"
(1 Ped. 3:22).
Capítulo 4
w01 1/2 pág. 19 párr. 18 ¿Cumplimos con nuestra dedicación? ***
18. ¿Cuál debe ser nuestra resolución?
18 Si comprendemos la seriedad de nuestra dedicación a Jehová Dios, ¿a qué debemos estar resueltos?
Nuestra firme determinación ha de ser tener una buena conciencia en cuanto a la conducta y el ministerio. Esta
fue la exhortación de Pedro: "Tengan una buena conciencia, para que en el particular de que se hable contra
ustedes queden avergonzados los que están hablando con menosprecio de su buena conducta en lo relacionado
con Cristo" (1 Pedro 3:16). Es posible que suframos y se nos maltrate a causa de la conducta cristiana, pero lo
mismo le ocurrió a Cristo por su fe y lealtad a Dios. "Por lo tanto —dijo Pedro—, puesto que Cristo sufrió en la
carne, ustedes también ármense de la misma disposición mental; porque la persona que ha sufrido en la carne
ha desistido de los pecados." (1 Pedro 4:1.)
w04 15/9 págs. 15-16 párr. 3 "Pónganse la armadura completa que proviene de Dios"
3. ¿Por qué debemos obedecer las instrucciones de Jesucristo y seguir su ejemplo?
3 Además del equipo y del adiestramiento, la eficacia del ejército romano dependía de que los
soldados cumplieran las órdenes de su comandante. Del mismo modo, los cristianos deben obedecer a
Jesucristo, pues la Biblia indica que Jehová lo ha dado como "comandante a los grupos nacionales"
(Isaías 55:4). Él es también "cabeza de la congregación" (Efesios 5:23). Jesús nos da instrucciones
para nuestro guerrear piadoso y es un ejemplo perfecto de cómo llevar la armadura espiritual (1 Pedro
2:21). Puesto que esta se relaciona estrechamente con el hecho de tener una personalidad semejante a
la de Cristo, las Escrituras nos aconsejan que nos 'armemos' con su misma disposición mental
(1 Pedro 4:1). Por lo tanto, según vayamos examinando las piezas de la armadura, recurriremos al
ejemplo de Jesús para mostrar su importancia y efectividad.
w06 15/8 pág. 27 párr. 8 "Ustedes han oído del aguante de Job"
8. a) ¿Cómo nos perjudican los sentimientos negativos? b) ¿Qué actitud tuvo Jesús?
8 Por otro lado, los sentimientos negativos pueden perjudicarnos en sentido espiritual. Quizá nos preguntemos:
"¿Por qué permite Jehová que ocurra esto?". O bien: "¿Cómo es posible que un hermano me trate tan mal?".
Tales sentimientos pueden hacer que pasemos por alto las principales cuestiones implicadas y nos
concentremos solo en nuestras propias circunstancias. De hecho, parece que la frustración que a Job le
causaron sus tres imprudentes compañeros lo hizo sufrir tanto como la enfermedad en sí (Job 16:20; 19:2). Del
mismo modo, el apóstol Pablo señaló que la ira prolongada puede "dej[ar] lugar para el Diablo", es decir, darle
una oportunidad a Satanás (Efesios 4:26, 27). En vez de desahogar nuestra frustración e ira con los demás o dar
demasiada importancia a lo injusto de la situación, los cristianos debemos imitar a Jesús y "encomend[arnos] al
que juzga con justicia", Jehová Dios (1 Pedro 2:21-23). Así pues, tener la "disposición mental" de Jesús es una
de las mejores defensas contra los ataques de Satanás (1 Pedro 4:1).
w01 15/7 pág. 28 Preguntas de los lectores
En 1 Pedro 4:3 se menciona que, en un tiempo, ciertos cristianos habían participado en "idolatrías
ilegales". ¿No es ilegal toda clase de idolatría, siendo que Dios la condena y prohíbe?
En efecto, para Dios, cualquier tipo de idolatría es ilegal, y quienes procuran su favor no deben practicarla
(1 Corintios 5:11; Revelación [Apocalipsis] 21:8).
Sin embargo, parece ser que el apóstol Pedro se refería a la idolatría desde otro punto de vista. Por un lado,
en muchas naciones de la antigüedad, la idolatría constituía una práctica común sin restricciones legales por
parte de las autoridades. Es decir, la ley del país no la prohibía, y, en algunos casos, hasta formaba parte de la
política de la nación o el gobierno. En ese sentido, algunos cristianos habían participado en 'idolatrías sin
restricción legal' antes de aceptar la verdad (New World Translation, edición de 1950 en inglés). Por ejemplo, el
rey babilonio Nabucodonosor erigió una imagen idolátrica de oro, pero Sadrac, Mesac y Abednego, siervos de
Jehová, se negaron a adorarla (Daniel 3:1-12).
Desde otro ángulo, numerosos ritos idolátricos contenían actos totalmente contrarios a la ley natural, o sentido
moral, que emana de la conciencia heredada (Romanos 2:14, 15). El apóstol Pablo escribió sobre prácticas
degradadas que eran 'contrarias a la naturaleza' y 'obscenas', las cuales solían darse en los ritos religiosos
(Romanos 1:26, 27). Los hombres y las mujeres que participaban en idolatría ilegal no se sometían a la
restricción legal que impone la condición humana. Sin lugar a dudas, era del todo apropiado que quienes
abrazaran el cristianismo abandonaran tales prácticas corruptas.
Además de lo antedicho, Jehová Dios condenaba esas idolatrías comunes entre los no judíos. Por
consiguiente, eran ilegales (Colosenses 3:5-7).
[Nota]
La expresión griega que aparece en 1 Pedro 4:3 significa literalmente "idolatrías ilegales". Otras Biblias
españolas la han vertido "idolatrías ilícitas", "vedadas idolatrías" y "criminales idolatrías".
w04 1/12 pág. 23 párrs. 21-22 Una actitud equilibrada ante las bebidas alcohólicas
21, 22. ¿Qué obstáculo puede impedirnos alcanzar la línea de meta en la carrera por la vida, y cómo
podemos sortearlo?
21 Comparando la vida del cristiano a una carrera y a una competencia, el apóstol Pablo dijo: "¿No saben
ustedes que los corredores en una carrera todos corren, pero solo uno recibe el premio? Corran de tal modo que
lo alcancen. Además, todo hombre que toma parte en una competencia ejerce autodominio en todas las cosas.
Pues bien, ellos, por supuesto, lo hacen para obtener una corona corruptible, pero nosotros una incorruptible. Por
lo tanto, la manera como estoy corriendo no es incierta; la manera como estoy dirigiendo mis golpes es como
para no estar hiriendo el aire; antes bien, aporreo mi cuerpo y lo conduzco como a esclavo, para que, después de
haber predicado a otros, yo mismo no llegue a ser desaprobado de algún modo" (1 Corintios 9:24-27).
22 Solo los ganadores reciben el premio. En la carrera por la vida, el abuso del alcohol puede impedirnos
alcanzar la línea de meta. Por eso, tenemos que demostrar autodominio. Para que corramos con la certeza de
alcanzar el triunfo, es preciso evitar los "excesos con [el] vino" (1 Pedro 4:3). Debemos manifestar autodominio
en todas las cosas. En cuanto a la bebida, hacemos bien en "repudiar la impiedad y los deseos mundanos y [...]
vivir con buen juicio y justicia y devoción piadosa" (Tito 2:12).
w06 15/10 págs. 24-25 párr. 5 Demuestre su fe por su modo de vivir
5. ¿Por qué debe el anfitrión pensar detenidamente en si servirá bebidas alcohólicas o pondrá música?
5 Muchos anfitriones se han enfrentado a la cuestión de si servir o no bebidas alcohólicas. En realidad, estas
no son necesarias para que la reunión sea edificante. Recordemos lo que hizo Jesús para alimentar a un grupo
considerable de personas que acudió a él: multiplicó unos pocos panes y pescados. El relato no dice que les
diera vino milagrosamente, aunque sabemos que él podía haberlo hecho (Mateo 14:14-21). Si usted decide
ofrecer bebidas alcohólicas en una reunión social, sea moderado en cuanto a la cantidad y asegúrese de que
haya opciones atrayentes para los que prefieran no tomar alcohol (1 Timoteo 3:2, 3, 8; 5:23; 1 Pedro 4:3).
Y desde luego, nunca haga que nadie se sienta presionado a beber; no olvide que, en muchas ocasiones, el
alcohol "muerde justamente como una serpiente" (Proverbios 23:29-32). ¿Y con respecto a oír música y cantar?
Si va a haber algún tipo de música, sin duda tendrá que seleccionar bien las canciones, teniendo en cuenta tanto
el ritmo como la letra (Colosenses 3:8; Santiago 1:21). Muchos cristianos han comprobado que poner las
Melodías del Reino o hasta entonarlas juntos contribuye a crear un ambiente agradable (Efesios 5:19, 20).
Y, claro está, controle constantemente el volumen para que la música no impida disfrutar de la conversación
ni moleste a los vecinos (Mateo 7:12).
w00 1/11 págs. 12-13 párr. 2 Podemos preservar nuestra pureza moral
2. ¿Qué presiones externas dificultan mantener la castidad?
2 ¿Por qué es difícil mantenerse casto? Una razón son las presiones externas. El mundo del espectáculo
presenta la conducta sexual ilícita como algo sensual, placentero y propio de adultos, a la vez que casi nunca
refleja sus malas consecuencias (Efesios 4:17-19). La mayoría de las relaciones íntimas que se representan
tienen como protagonistas a parejas no casadas. En el cine y la televisión suele enmarcarse el sexo en el
contexto de una relación informal, libre de compromisos. Por lo general, el cariño y el respeto mutuo quedan
fuera del cuadro. Mucha gente ha estado expuesta a tales mensajes desde la niñez. Además, quienes no se
amoldan a la permisividad moral imperante sufren una fuerte presión de grupo que incluye burlas y hasta insultos
(1 Pedro 4:4).
w08 15/5 pág. 19 párr. 12 Sirve a Jehová ahora que eres joven
12. ¿Por qué no deberías desanimarte si sufres persecución?
12 Es posible que la gente no se limite a hacerte preguntas sobre tus creencias y tu decisión de servir a Dios.
Ten presente que quien controla este mundo es Satanás el Diablo, el enemigo de Dios (léase 1 Juan 5:19).
No sería realista esperar que todas las personas aprueben lo que haces o te encomien. De hecho, hasta puede
que te enfrentes a oposición. Hay quienes quizás 'hablen injuriosamente de ti' una y otra vez (1 Ped. 4:4). Pero
recuerda que no eres el único. Jesucristo también sufrió persecución. Y lo mismo le sucedió al apóstol Pedro,
quien escribió: "Amados, no estén perplejos a causa del incendio [el sufrimiento] entre ustedes, que les está
sucediendo para prueba, como si algo extraño les sobreviniera. Al contrario, sigan regocijándose por cuanto son
partícipes de los sufrimientos del Cristo" (1 Ped. 4:12, 13).
w10 15/3 págs. 17-18 párrs. 14-15 Andemos por espíritu y vivamos fieles a nuestra dedicación
14, 15. a) ¿Cómo es posible que una persona imperfecta viva a la altura de su dedicación? b) ¿Cómo
podemos encontrar los mejores amigos que existen?
14 Dado que Dios nos ha concedido un ministerio, tenemos que cumplirlo (Rom. 10:14). Quizás no nos
sintamos preparados, pero Dios nos capacita para la labor, seamos o no cristianos ungidos (léase 2 Corintios
3:5). Si hacemos todo lo que está a nuestro alcance y nos apoyamos en el espíritu, lograremos vivir a la altura de
nuestra dedicación.
15 Siendo imperfectos como somos, no nos resulta fácil cumplir con los deberes de nuestra dedicación a
Jehová, el Dios perfecto. Algunos de nuestros anteriores compañeros tal vez se molesten al ver los cambios que
hemos hecho y "[hablen] injuriosamente" de nosotros (1 Ped. 4:4). Pero no olvidemos que ahora tenemos nuevos
amigos, los más importantes de los cuales son Jehová y Jesucristo (léase Santiago 2:21-23). Y es fundamental
que estrechemos nuestros lazos con los cristianos de nuestra congregación, quienes forman parte de "la
asociación [mundial] de hermanos" (1 Ped. 2:17; Pro. 17:17). Mediante su espíritu, Jehová nos ayudará a
encontrar amistades sanas y edificantes.
w08 15/11 pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Respuestas a preguntas bíblicas:
4:6. ¿Quiénes eran "los muertos" a los que se les declararon las buenas nuevas? Eran los que antes de
escuchar las buenas nuevas "estaban muertos en sus ofensas y pecados", es decir, muertos espiritualmente
(Efe. 2:1). Cuando aceptaron las buenas nuevas, empezaron a vivir en sentido espiritual.
w00 15/1 págs. 11-12 párr. 11 "Manténganse alerta"
11. ¿Cómo puede ayudarnos la oración a mantenernos alerta?
11 ¿Qué ayudaría a los seguidores de Jesús a mantenerse alerta durante el aparente retraso? En el jardín de
Getsemaní, poco antes de su detención, Jesús dijo a tres de sus apóstoles: "Manténganse alerta y oren de
continuo, para que no entren en tentación" (Mateo 26:41). Años más tarde, Pedro, que había estado presente en
aquella ocasión, dio un consejo similar a otros cristianos cuando escribió: "El fin de todas las cosas se ha
acercado. Sean de juicio sano, por lo tanto, y sean vigilantes en cuanto a oraciones" (1 Pedro 4:7). Está claro
que la oración fervorosa debe formar parte de nuestra vida cristiana. De hecho, tenemos que rogar
continuamente a Jehová que nos ayude a mantenernos alerta (Romanos 12:12; 1 Tesalonicenses 5:17).
w01 15/8 pág. 28 párr. 13 No desistamos de hacer lo que es excelente
13. a) ¿En qué sentido son los cristianos de la actualidad como "residentes temporales"? b) ¿Por qué
traerá Jehová el fin del sistema de cosas actual?
13 Si Abrahán centró su vida en unas promesas cuyo cumplimiento estaba "lejos", cuánto más deberíamos
hacerlo nosotros, siendo que las profecías se harán realidad dentro de muy poco. Igual que Abrahán, debemos
considerarnos "residentes temporales" en el sistema de Satanás y no llevar una vida de autocomplacencia. Como
es lógico, preferiríamos que "el fin de todas las cosas", en vez de estar cerca, llegara de inmediato (1 Pedro 4:7).
Quizá tengamos una dolencia grave o estemos muy agobiados debido a las presiones económicas. No obstante,
debemos recordar que Jehová no trae el fin solo para rescatarnos de circunstancias difíciles, sino para santificar
su nombre (Ezequiel 36:23; Mateo 6:9, 10). El fin no llegará necesariamente cuando nos venga bien a nosotros;
vendrá cuando mejor convenga a los propósitos de Jehová.
w03 15/12 pág. 14 párr. 3 Estar alerta se hace más urgente
3. ¿Qué efecto deben tener en nosotros "las señales de los tiempos"?
3 ¿Qué opina usted del continuo deterioro de la sociedad humana? Muchos son indiferentes, y hasta
insensibles, a los angustiosos sucesos de nuestros días. Los hombres influyentes e intelectuales del mundo
no disciernen el significado de "las señales de los tiempos", y tampoco los guías religiosos han dado la debida
orientación al respecto (Mateo 16:1-3). Sin embargo, Jesús advirtió a sus discípulos: "Manténganse alerta, pues,
porque no saben en qué día viene su Señor" (Mateo 24:42). Sus palabras no nos animan solo a estar alerta, sino
a 'mantenernos alerta', es decir, a permanecer despiertos y vigilantes. No debemos limitarnos a reconocer que
vivimos en los últimos días o en tiempos difíciles, sino que tenemos que estar firmemente convencidos de que "el
fin de todas las cosas se ha acercado" (1 Pedro 4:7). Solo así nos mantendremos alerta con sentido de urgencia.
De modo que la cuestión que hemos de plantearnos es esta: "¿Qué contribuirá a fortalecer nuestra convicción de
que el fin está cerca?".
w09 15/3 págs. 15-16 párr. 3 "Sean vigilantes"
3. ¿Por qué tendrían que mantenerse vigilantes los cristianos?
3 El apóstol Pedro escribió: "El fin de todas las cosas se ha acercado. Sean de juicio sano, por lo tanto, y sean
vigilantes en cuanto a oraciones" (1 Ped. 4:7). Los seguidores de Jesús tendrían que estar alerta a los sucesos
mundiales que indicarían que él habría comenzado a reinar. Y según se fuera acercando el fin de este mundo
perverso, más necesario sería que se mantuvieran vigilantes. Jesús dijo a sus discípulos: "Manténganse alerta,
porque no saben cuándo viene el amo de la casa [a ejecutar la sentencia contra el mundo de Satanás]" (Mar.
13:35, 36).
w12 15/4 pág. 17 párr. 16 Sigamos sirviendo a Jehová con un corazón completo
16. ¿Qué nos ayudará a protegernos de los métodos astutos de Satanás?
16 Entonces, ¿qué nos ayudará a protegernos de los astutos métodos de Satanás y a seguir sirviendo a
Jehová con un corazón completo? (2 Cor. 2:11.) La oración es esencial. El apóstol Pablo instó a sus hermanos
en la fe a "estar firmes contra las maquinaciones del Diablo". Y justo después les dio esta exhortación: "Con toda
forma de oración y ruego, [ocúpense] en orar en toda ocasión" (Efe. 6:11, 18; 1 Ped. 4:7).
w00 1/8 pág. 19 párrs. 18-19 "La sabiduría está con los modestos"
18, 19. ¿Cómo podemos imitar la modestia de Jesús en a) el modo de vernos a nosotros mismos y b) el
modo de tratar a los demás?
18 Si el hombre más grande de todos los tiempos fue modesto, cuánto más deberíamos serlo nosotros. Al ser
humano imperfecto normalmente le cuesta admitir que su autoridad no es absoluta. Sin embargo, los cristianos
se esfuerzan por ser modestos como Jesús lo fue. No son demasiado orgullosos para delegar responsabilidad en
quienes pueden desempeñarla; tampoco son altivos ni reacios a aceptar la guía de los que están autorizados a
darla. Con una actitud de cooperación permiten que todas las cosas se hagan "decentemente y por arreglo" en la
congregación (1 Corintios 14:40).
19 La modestia también nos ayudará a ser razonables en lo que esperamos de otras personas y a tener en
cuenta sus necesidades (Filipenses 4:5). Es posible que poseamos ciertas aptitudes y virtudes que quizá otros
no tengan. De todos modos, si somos modestos, no esperaremos que los demás siempre actúen como a
nosotros nos gustaría que lo hicieran. Sabiendo que cada persona tiene sus propias limitaciones, seremos
modestos e indulgentes con las debilidades ajenas. Pedro escribió: "Ante todo, tengan amor intenso unos para
con otros, porque el amor cubre una multitud de pecados" (1 Pedro 4:8).
w02 15/11 pág. 12 párr. 13 Los cristianos nos necesitamos unos a otros
13 Otra persona que también se interesó por los demás fue Lidia. Esta piadosa mujer de Tiatira residía en
Filipos cuando Pablo predicó allí alrededor del año 50 E.C. Es probable que fuera una prosélita judía y que en la
ciudad solo hubiera unos cuantos judíos, quienes quizá ni disponían de sinagoga. Ella y otras mujeres devotas
estaban congregadas junto a un río para adorar a Dios cuando el apóstol les predicó las buenas nuevas. El relato
lee así: "Jehová le abrió el corazón ampliamente [a Lidia] para que prestara atención a las cosas que Pablo
estaba hablando. Ahora bien, cuando fueron bautizadas ella y su casa, ella dijo con súplica: 'Si ustedes me han
juzgado fiel a Jehová, entren en mi casa y quédense'. Y sencillamente nos obligó a aceptar" (Hechos 16:12-15).
Como deseaba ayudar a los demás, convenció a Pablo y sus acompañantes para que se hospedaran con ella.
¡Cuánto agradecemos que los amables y afectuosos cristianos de la actualidad manifiesten la misma
hospitalidad! (Romanos 12:13; 1 Pedro 4:9.)
w04 1/3 pág. 10 párrs. 10-11 Un "esclavo" que es fiel y es discreto
10, 11. ¿Qué indica que no todos los componentes de la clase del esclavo tendrían que hacer lo mismo?
10 "El Israel de Dios" es la clase del esclavo fiel y discreto, a la cual se ha encomendado una tarea. Sin
embargo, cada uno de sus miembros también tiene responsabilidades personales. Las palabras de Jesús que
leemos en Marcos 13:34 lo indican muy claramente: "Es como un hombre que, al viajar al extranjero, dejó su
casa y dio la autoridad a sus esclavos, a cada uno su trabajo, y mandó al portero que se mantuviera alerta".
De modo que todo componente de la clase del esclavo ha recibido una asignación, la de incrementar los bienes
terrestres de Cristo, y cada uno la lleva a cabo según sus aptitudes y oportunidades (Mateo 25:14, 15).
11 Además, el apóstol Pedro dijo a los cristianos ungidos de su día: "En proporción al don que cada uno haya
recibido, úsenlo al ministrarse unos a otros como excelentes mayordomos de la bondad inmerecida de Dios
expresada de diversas maneras" (1 Pedro 4:10). Por lo tanto, los ungidos tienen la obligación de servirse
mutuamente empleando los dones que Dios les ha otorgado. Las palabras de Pedro también indican que
no todos los cristianos tendrían las mismas capacidades, responsabilidades o privilegios. Sin embargo, todos los
componentes de la clase del esclavo podrían hacer alguna aportación al crecimiento de la nación espiritual. ¿De
qué manera?
w10 15/1 págs. 10-11 párr. 14 Pertenecemos a Jehová gracias a su bondad inmerecida
14. ¿Cómo conseguimos la protección de Dios?
14 ¿Qué debemos hacer para mantenernos dentro del "lugar secreto del Altísimo"? Adoptar siempre medidas
de protección, tal como hacemos en la vida diaria a fin de evitar accidentes, asaltos o infecciones. Para prevenir
los peligros espirituales, tenemos que seguir la guía que nos proporciona Jehová a través de las publicaciones,
las reuniones y las asambleas cristianas. También hemos de pedir consejo a los ancianos y aprender de los
demás hermanos y sus muchas cualidades. ¡Cuánto nos ayuda la congregación a actuar con sabiduría! (Pro.
13:20; léase 1 Pedro 4:10.)
w12 15/12 pág. 10 párr. 7 Somos mayordomos de confianza
7. ¿Por qué puede afirmarse que, en cierto sentido, todos los cristianos somos mayordomos?
7 ¿Y qué hay de los numerosos cristianos leales que no son superintendentes? Dirigiéndose a los cristianos en
general, el apóstol Pedro escribió: "En proporción al don que cada uno haya recibido, úsenlo al ministrarse unos
a otros como excelentes mayordomos de la bondad inmerecida de Dios expresada de diversas maneras" (1 Ped.
1:1; 4:10). En su bondad inmerecida, Dios nos ha otorgado a todos dones y capacidades que podemos emplear
en favor de nuestros hermanos en la fe. Por consiguiente, todos los que servimos a Dios somos mayordomos, y
esa función conlleva dignidad, confianza y responsabilidad.
w05 15/7 pág. 30 párrs. 18-19 ¿Somos fieles en todas las cosas?
18, 19. ¿Cuáles son las recompensas de la fidelidad?
18 A los cristianos verdaderos se nos llama "excelentes mayordomos de la bondad inmerecida de Dios
expresada de diversas maneras", y para cumplir esa función "depend[emos] de la fuerza que Dios suministra"
(1 Pedro 4:10, 11). Como mayordomos, se nos ha confiado una propiedad ajena: las manifestaciones de la
bondad inmerecida de Dios, entre ellas el ministerio. Ahora bien, para ser mayordomos excelentes, confiamos en
las fuerzas que Dios nos otorga, "el poder que es más allá de lo normal" (2 Corintios 4:7). ¡Qué magnífica
preparación para ayudarnos a enfrentar cualquier prueba que el futuro pueda depararnos!
19 El salmista cantó: "Oh, amen a Jehová, todos ustedes que le son leales. A los fieles Jehová los está
salvaguardando" (Salmo 31:23). Resolvámonos a mostrar fidelidad en todo, con plena confianza en que Jehová
es el "Salvador de hombres de toda clase, especialmente de los fieles" (1 Timoteo 4:10).
w00 1/12 págs. 13-14 párr. 21 Jehová reanima al cansado
21. ¿Qué comentarios de los apóstoles Pedro y Pablo indican que necesitamos la fortaleza divina?
21 Nuestra naturaleza humana es frágil, pero si le pedimos ayuda a Jehová, nos infundirá energías para hacer
su voluntad. El apóstol Pedro, consciente de que necesitamos la ayuda divina, escribió: "Si alguno ministra, que
ministre como dependiendo de la fuerza que Dios suministra" (1 Pedro 4:11). Y Pablo indicó que confiaba en el
vigor que Dios imparte cuando dijo: "Me complazco en debilidades, en insultos, en necesidades, en
persecuciones y dificultades, por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy poderoso" (2 Corintios 12:10).
Hagamos nuestra su convicción y glorifiquemos al Señor Soberano Jehová, quien da poder al cansado (Isaías
12:2).
w00 1/3 pág. 15 párr. 7 'Hallemos a Jehová y su fuerza'
7. ¿Qué cualidad fundamental cultivamos cuando hacemos las cosas con la fuerza de Dios y no la
nuestra?
7 Además, hacer las cosas con "la fuerza que Dios suministra" nos ayuda a mantenernos humildes (1 Pedro
4:11). Los hombres que buscan poder para sí mismos se hacen presuntuosos. El rey asirio Esar-hadón fue uno
de ellos. Este monarca declaró con jactancia: "Soy poderoso, soy poderoso, soy un héroe, soy gigantesco, soy
colosal". Por el contrario, Jehová "escogió las cosas débiles del mundo, para avergonzar las cosas fuertes". Por
lo tanto, si un verdadero cristiano se jacta, se jacta en Jehová, puesto que sabe que sus logros no se deben a
sus propias fuerzas. Si nos 'humillamos bajo la poderosa mano de Dios', recibiremos un verdadero
ensalzamiento (1 Corintios 1:26-31; 1 Pedro 5:6).
w07 1/10 pág. 22 párr. 7 Vivamos de acuerdo con el propósito de Dios
7. ¿Por qué tenemos que ser equilibrados para hacer la voluntad de Dios?
7 Jehová merece que hagamos todo lo posible por servirle. Para cumplir con su propósito, no debemos
escatimar esfuerzos ni ser perezosos (Hebreos 6:11, 12). Aun así, Jehová no quiere que nos agotemos, ya sea
en sentido físico, mental o emocional. Cuando reconocemos modestamente que no somos capaces de efectuar
la voluntad de Dios por nuestras propias fuerzas, demostramos que somos equilibrados y, sobre todo, damos
gloria a Jehová (1 Pedro 4:11). Es cierto que Jehová promete darnos las fuerzas necesarias para hacer su
voluntad, pero no debemos extralimitarnos tratando de hacer cosas que él no nos pide (2 Corintios 4:7). Para
seguir sirviendo a Dios sin agotarnos, tenemos que administrar bien nuestras energías.
w02 1/11 pág. 19 párrs. 18-19 Cristianos neutrales en los últimos días
18, 19. ¿Qué excelente proceder han seguido muchos hermanos nuestros, y cómo podemos imitar su
ejemplo?
18 En la actualidad, la mayoría de los gobiernos reconocen la postura neutral de los testigos de Jehová, lo cual
agradecemos. Sin embargo, los Testigos han sufrido mucha oposición en algunos países. A lo largo del siglo XX
y hasta este mismo momento, algunos hermanos nuestros han luchado vigorosamente, han peleado, en sentido
espiritual, "la excelente pelea de la fe" (1 Timoteo 6:12).
19 ¿Cómo podemos mantenernos firmes al igual que ellos? En primer lugar, recordemos que va a haber
oposición. Toparnos con ella no debería conmocionarnos, ni siquiera sorprendernos. Pablo advirtió a Timoteo:
"Todos los que desean vivir con devoción piadosa en asociación con Cristo Jesús también serán perseguidos"
(2 Timoteo 3:12; 1 Pedro 4:12). En un mundo dominado por la influencia de Satanás, ¿cómo no vamos a
encontrar oposición? (Revelación 12:17.) Mientras seamos fieles, siempre habrá quienes 'estén perplejos y sigan
hablando injuriosamente de nosotros' (1 Pedro 4:4).
w01 1/5 pág. 15 párr. 8 Conservemos el gozo en el servicio de Jehová
8. ¿Qué ayuda a los cristianos a estar felices cuando sufren persecución?
8 Jesús anima a sus seguidores a mantener un espíritu positivo al enfrentarse a diversas pruebas. "Felices son
ustedes cuando los vituperen y los persigan y mentirosamente digan toda suerte de cosa inicua contra ustedes
por mi causa", dice (Mateo 5:11). ¿Qué razones tenemos para estar felices en esas circunstancias? El que
seamos capaces de aguantar la oposición es una prueba de que contamos con el espíritu de Jehová. El apóstol
Pedro dijo a sus hermanos en la fe de aquel día: "Si a ustedes los están vituperando por el nombre de Cristo, son
felices, porque el espíritu de gloria, sí, el espíritu de Dios, descansa sobre ustedes" (1 Pedro 4:13, 14). Mediante
su espíritu, Jehová también nos ayudará a nosotros a aguantar y, como consecuencia, a conservar el gozo.
w07 15/12 pág. 25 párrs. 16-17 Ningún arma que se alce contra nosotros servirá de nada
16, 17. a) ¿Cuál es "la posesión hereditaria de los siervos de Jehová"? b) ¿Qué prueba el hecho de que
aguantemos los ataques de Satanás?
16 Satanás no tiene ningún arma que pueda debilitar la fe o apagar el celo que nos caracterizan. Nuestra paz
espiritual, que proviene de conocer el poder salvador de Dios, es "la posesión hereditaria de los siervos de
Jehová" (Isaías 54:17). Nadie puede arrebatarnos la paz y prosperidad espiritual que disfrutamos (Salmo 118:6).
Satanás seguirá avivando las llamas de la oposición y tratará de causarnos dificultades. Pero al aguantar con
lealtad a pesar de las calumnias, demostramos que tenemos el espíritu de Dios (1 Pedro 4:14). Por todo el
mundo se están declarando las buenas nuevas del Reino ya establecido. Es verdad que sobre nosotros, los
siervos de Jehová, se están lanzando muchas "piedras" de oposición. Sin embargo, con la fuerza que Dios nos
da, resistimos todos los ataques (Zacarías 9:15). ¡Nadie podrá acallar al resto ungido y sus leales compañeros!
17 Anhelamos el día en que nos libraremos por completo de los ataques del Diablo. Mientras tanto, nos
consuela enormemente la garantía que nos da Jehová: "Sea cual sea el arma que se forme contra ti, no tendrá
éxito, y sea cual sea la lengua que se levante contra ti en el juicio, la condenarás".
w00 15/12 pág. 16 párr. 13 Ayudemos al prójimo a andar de una manera digna de Jehová
13. ¿Qué tipo de situaciones es adecuado que incluyamos en las oraciones personales?
13 Si bien es verdad que no debemos entremeternos en la vida privada de nadie, es apropiado que en las
oraciones manifestemos verdadero interés por aquellos a quienes conocemos y queremos (1 Timoteo 5:13;
1 Pedro 4:15). Es posible que un hermano haya perdido su empleo. Tal vez no esté en nuestra mano darle otro,
pero sí podemos citarlo por nombre en las oraciones personales y referirnos específicamente a su problema
(Salmo 37:25; Proverbios 10:3). ¿Conocemos a una hermana que se haya hecho mayor y no tenga ni esposo
ni hijos por haber mantenido su resolución de casarse "solo en el Señor"? (1 Corintios 7:39.) ¿Por qué no pedir a
Jehová, cuando oramos en privado, que la bendiga y la ayude a continuar leal en su servicio? Veamos otro
ejemplo: puede ser que dos ancianos aconsejen a un hermano que ha errado. ¿No convendría que lo
mencionaran por nombre de vez en cuando en sus oraciones?
w01 15/10 pág. 23 párr. 6 Salvaguardemos el corazón
6. ¿Qué es posible que reflejen de nuestro corazón los temas de los que nos gusta hablar?
6 ¿Cómo saber lo que almacenamos en el corazón? Jesús dijo: "El hombre bueno, del buen tesoro de su
corazón produce lo bueno; pero el hombre inicuo produce lo que es inicuo de su tesoro inicuo; porque de la
abundancia del corazón habla su boca" (Lucas 6:45). Nuestras conversaciones son un buen indicativo de lo que
tenemos en el corazón. ¿Giran con frecuencia en torno a cosas materiales y logros seglares, o se centran más
bien en asuntos espirituales y objetivos teocráticos? En vez de publicar los errores ajenos, ¿tendemos a cubrirlos
con amor? (Proverbios 10:11, 12.) ¿Solemos hablar mucho de la gente y de su vida, pero poco de asuntos
morales y espirituales? ¿No será que nos interesa demasiado la vida de los demás? (1 Pedro 4:15.)
w04 15/8 pág. 15 párr. 15 Odiados sin causa
15. ¿Qué nos ayudará a no amargarnos ni guardar resentimiento cuando suframos?
15 ¿Qué nos ayudará a no amargarnos ni guardar resentimiento hacia quienes nos odian sin causa? Recuerde
que nuestros principales adversarios son Satanás y los demonios (Efesios 6:12). Aunque hay seres humanos que
nos persiguen intencional y deliberadamente, muchos de los que se oponen al pueblo de Dios lo hacen por
ignorancia o manipulados por otros (Daniel 6:4-16; 1 Timoteo 1:12, 13). Jehová desea dar a "hombres de toda
clase" la oportunidad de que "se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad" (1 Timoteo 2:4).
De hecho, algunos que en un tiempo se opusieron a la verdad son ahora nuestros hermanos cristianos por haber
observado nuestra conducta intachable (1 Pedro 2:12). Además, podemos aprender una lección del ejemplo de
José, hijo de Jacob. Aunque sufrió mucho por culpa de sus medio hermanos, no les guardó rencor. ¿Por qué no?
Porque vio la mano de Jehová en lo sucedido, cómo Él dirigía los acontecimientos para llevar a cabo Su
propósito (Génesis 45:4-8). De igual modo, Jehová puede hacer que cualquier sufrimiento injusto que estemos
pasando sirva para dar gloria a su nombre (1 Pedro 4:16).
w03 1/3 pág. 12 párrs. 16-17 'Seamos animosos y fuertes'
16, 17. ¿Cómo podemos hoy día cultivar una actitud valerosa?
16 El cristiano manifiesta su valor manteniéndose firme en la verdad y la justicia. Hacerlo pese a sentir cierto
temor tiene aún más mérito. Es más, todos los cristianos podemos ser animosos si deseamos de corazón hacer
la voluntad de Dios, estamos decididos a ser fieles, confiamos en Jehová de continuo y tenemos siempre
presente que Él ya ha vigorizado a un sinnúmero de personas como nosotros. Además, percibir que nuestra
valerosa postura complace y honra a Dios nos infunde mayor determinación, si cabe, para no ceder. Estamos
dispuestos a soportar burla u otros tratos peores porque lo amamos profundamente (1 Juan 2:5; 4:18).
17 Nunca olvidemos que cuando sufrimos por nuestra fe, no es por haber hecho algo malo (1 Pedro 3:17).
Sufrimos por sostener la soberanía de Jehová, por hacer el bien y por no ser parte del mundo. De ahí que el
apóstol Pedro dijera: "Si, cuando están haciendo lo bueno y sufren, lo aguantan, esto es algo que agrada a Dios",
y añadiera: "Los que están sufriendo en armonía con la voluntad de Dios sigan encomendando sus almas a un
fiel Creador mientras están haciendo el bien" (1 Pedro 2:20; 4:19). En efecto, nuestra fe complace y honra a
nuestro afectuoso Dios, Jehová, lo que supone una gran motivación para ser valerosos.
Capítulo 5
w01 15/6 págs. 20-21 párr. 12 Continuemos constantes como si viéramos a Quien es invisible
12. ¿Cuál debe ser nuestra actitud para con los que llevan la delantera en la congregación?
12 Es verdad que la congregación cristiana está compuesta de seres humanos imperfectos. Quienes sirven de
ancianos cometen errores que en ocasiones quizá nos afecten. Pese a todo, Jehová los utiliza como pastores de
su rebaño (1 Pedro 5:1, 2). Las personas espirituales reconocen que este es uno de los medios que él emplea
para dirigir a su pueblo. Por lo tanto, los cristianos evitamos el espíritu de queja y crítica, y respetamos el orden
teocrático de Dios. Al obedecer a los que llevan la delantera, demostramos que vemos a Aquel que es invisible
(Hebreos 13:17).
w03 1/2 págs. 15-16 párr. 14 'Tengan amor entre sí'
14. ¿Qué miembros de la congregación deben socorrer a los débiles?
14 Los ancianos cristianos, en particular, tienen la responsabilidad de 'fortalecer las manos débiles, hacer
firmes las rodillas vacilantes y decir a los que están ansiosos de corazón: "Sean fuertes. No tengan miedo"'
(Isaías 35:3, 4; 1 Pedro 5:1, 2). Fijémonos, sin embargo, en que la exhortación de Pablo en cuanto a 'hablar
confortadoramente a las almas abatidas' y 'dar apoyo a los débiles' no se dirigió exclusivamente a los ancianos,
sino a toda "la congregación de los tesalonicenses" (1 Tesalonicenses 1:1; 5:14). Por tanto, socorrer a los débiles
es tarea de todos los cristianos. Del mismo modo que el pastor de la ilustración, todos ellos deben sentirse
impulsados a 'ir en busca de la perdida'. Por supuesto, hacerlo en cooperación con los ancianos producirá los
mejores resultados. ¿Podría usted dar algunos pasos para fortalecer a alguien de su congregación que se haya
debilitado?
w10 15/5 págs. 10-11 párrs. 12-13 Varones, ¿reconocen la autoridad de Cristo?
12, 13. ¿Cómo deben tratar los ancianos el rebaño que custodian?
12 Los superintendentes de las congregaciones tienen la obligación de reflejar las cualidades de Cristo. Solo
así lograrán cumplir con la exhortación que les dirige Pedro: "Pastoreen el rebaño de Dios bajo su custodia,
no como obligados, sino de buena gana; tampoco por amor a ganancia falta de honradez, sino con empeño;
tampoco como enseñoreándose de los que son la herencia de Dios, sino haciéndose ejemplos del rebaño"
(1 Ped. 5:1-3). Los ancianos no pueden ser unos dictadores que anden imponiendo opiniones arbitrarias. Más
bien, como Cristo, procuran ser cariñosos, considerados, humildes y bondadosos con las ovejas que Jehová ha
puesto a su cuidado.
13 Quienes presiden la congregación deben recordar siempre que son imperfectos (Rom. 3:23). Por eso es
esencial que se esfuercen aún más por conocer bien a Cristo y ser amorosos como él. Es preciso que mediten
sobre el trato que nos dan Jehová y Jesús y que luego actúen del mismo modo. Y no han de olvidar este consejo
de Pedro: "Todos ustedes cíñanse con humildad mental los unos para con los otros, porque Dios se opone a los
altivos, pero da bondad inmerecida a los humildes" (1 Ped. 5:5).
w00 1/12 pág. 12 párr. 14 Jehová reanima al cansado
14. ¿Cómo nos benefician las labores de los ancianos cristianos?
14 Además, nos asisten y alientan espiritualmente los ancianos cristianos (1 Pedro 5:2, 3). Como los
superintendentes viajantes de la actualidad, Pablo brindó ánimo y ayuda a las congregaciones que atendió. De
hecho, anhelaba estar con sus hermanos para mantener un edificante intercambio de estímulo (Hechos 14:19-22;
Romanos 1:11, 12). Agradezcamos siempre el hecho de contar en nuestra congregación con la ayuda de los
ancianos y de otros superintendentes cristianos, pues contribuyen de forma significativa a nuestro vigor espiritual.
w00 15/6 pág. 21 párr. 15 "Todos ustedes son hermanos"
15. ¿Qué pueden hacer los ancianos para dignificar a los miembros de la congregación?
15 Los miembros de la congregación prosperan cuando los ancianos les dan un buen ejemplo (1 Pedro 5:2, 3).
Pese a su horario ocupado, los ancianos amorosos toman la iniciativa y hablan con los jóvenes, los cabezas de
familia, las madres solas, las esposas y los mayores, sea que estos se enfrenten a problemas o no. También
escuchan a los miembros de la congregación y los encomian por lo que pueden hacer. El anciano observador
que agradece el trabajo que efectúan los hermanos imita a Jehová, quien valora a sus criaturas terrestres.
w04 1/7 pág. 16 párr. 9 'Enséñenles a observar todas las cosas que yo les he mandado'
9. ¿Cómo aprende el nuevo discípulo lo que significa obedecer el mandamiento de amar?
9 Tal vez un estudiante de la Biblia observe a una madre sola que hace todo lo posible por asistir al Salón del
Reino con sus niños pequeños. Quizás vea a una persona deprimida que pese a su lucha con la enfermedad
nunca falta a las reuniones, a una viuda mayor que lleva consigo a otras ancianas a las reuniones de
congregación, o a un adolescente que colabora en la limpieza del Salón del Reino. Es posible que se fije en un
superintendente que es ejemplar en la predicación, aunque en la congregación tenga muchas responsabilidades.
O quizás conozca a un Testigo minusválido que, incluso confinado en casa, es una fuente de ánimo para cuantos
lo visitan. Puede que observe a un matrimonio haciendo grandes cambios en su vida para atender a sus padres
ya ancianos. Al ver a estos cristianos cariñosos, serviciales y dignos de confianza, el nuevo discípulo aprende
con casos reales lo que significa obedecer el mandamiento de Cristo de amar a Dios y al prójimo, especialmente
a los hermanos en la fe (Proverbios 24:32; Juan 13:35; Gálatas 6:10; 1 Timoteo 5:4, 8; 1 Pedro 5:2, 3). Así, todos
los integrantes de la congregación cristiana pueden y deben ser maestros y guías (Mateo 5:16).
w11 15/11 págs. 29-30 párr. 8 Hay que ayudarlos a aceptar responsabilidades
8. ¿Qué ejemplo dan los ancianos a los hombres más jóvenes y a otros hermanos?
8 Los ancianos sacrificados, humildes y cariñosos ponen el modelo que necesitan los hombres más jóvenes
(1 Ped. 5:2, 3). Y dado que son ejemplares en su confianza en Dios, arte de enseñar, vida cristiana y destreza en
el ministerio, tienen la satisfacción de saber que otros hermanos pueden imitar su fe (Heb. 13:7).
w02 1/8 pág. 14 párr. 21 Sumisión leal a la autoridad divina
21. ¿De qué deben ser conscientes los ancianos, y por qué?
21 Claro está, los ancianos no son perfectos. Tomando en cuenta sus propias limitaciones, no intentan
enseñorearse del rebaño, el cual es "la herencia de Dios". Más bien, se consideran 'colaboradores para el gozo
de sus hermanos' (1 Pedro 5:3; 2 Corintios 1:24). Los ancianos humildes y trabajadores aman a Jehová y saben
que cuanto más lo imiten, de mayor beneficio serán para la congregación. Con esto presente, en todo momento
se esmeran por cultivar cualidades piadosas como el amor, la compasión y la paciencia.
w00 1/8 pág. 14 párr. 3 "La sabiduría está con los modestos"
3. ¿De qué manera está la sabiduría "con los modestos"?
3 Por ello la Biblia dice: "La sabiduría está con los modestos" (Proverbios 11:2). Una persona modesta es
sabia porque sigue un proceder que Dios aprueba, y evita la actitud presuntuosa que resulta en deshonra
(Proverbios 8:13; 1 Pedro 5:5). La vida de muchos siervos de Dios confirma la sabiduría de actuar con modestia.
Repasemos los tres ejemplos que se citan en el primer párrafo.
w00 1/8 pág. 11 párr. 9 La presunción conduce a la deshonra
9. a) ¿Qué actitud con respecto a las responsabilidades de la congregación debemos evitar? b) ¿Cuál es
el punto de vista apropiado sobre nuestro lugar en la organización de Dios?
9 Por supuesto, no está mal que un cristiano se esfuerce por alcanzar ciertas responsabilidades en la
congregación. Pablo incluso animó a ello (1 Timoteo 3:1). Sin embargo, nunca debemos ver los privilegios de
servicio como medallas personales, como una manera de ascender en el escalafón. Recordemos que Jesús dijo:
"Antes bien, el que quiera llegar a ser grande entre ustedes tiene que ser ministro de ustedes, y el que quiera ser
el primero entre ustedes tiene que ser esclavo de ustedes" (Mateo 20:26, 27). Está claro que sería impropio
envidiar a quienes tienen más responsabilidades, como si Dios nos valorara según nuestro "rango" en su
organización. Jesús dijo: "Todos ustedes son hermanos" (Mateo 23:8). En efecto, seamos publicadores o
precursores, recién bautizados o cristianos íntegros por muchos años, cuantos servimos a Jehová de toda alma
tenemos un lugar valioso en su organización (Lucas 10:27; 12:6, 7; Gálatas 3:28; Hebreos 6:10). Es una
verdadera bendición trabajar hombro a hombro con millones de personas que se esfuerzan por seguir el consejo
bíblico: "Cíñanse con humildad mental los unos para con los otros" (1 Pedro 5:5).
w09 15/10 págs. 4-5 párr. 8 "Fulguren con el espíritu"
8. ¿Cómo podemos evitar hacernos "discretos a [nuestros] propios ojos"?
8 Sería absurdo presumir de nuestros logros, pues en realidad es "Dios [el] que lo hace crecer" (1 Cor. 3:7).
Pablo señaló que Jehová le ha dado a cada miembro de la congregación "una medida de fe". Así que, en vez de
sentirnos superiores a los demás, debemos reconocer los logros que ellos obtienen gracias a esa medida de fe.
Pablo añadió: "Estén dispuestos para con otros del mismo modo como lo están para consigo mismos". Y en otra
de sus cartas nos aconseja que no hagamos "nada movidos por espíritu de contradicción ni por egotismo", sino
que consideremos "con humildad mental que los demás son superiores a [nosotros]" (Fili. 2:3). Claro, se requiere
verdadera humildad y un esfuerzo consciente a fin de reconocer que hay algo en lo que cada uno de nuestros
hermanos es superior a nosotros. Pero esa humildad evitará que nos hagamos "discretos a [nuestros] propios
ojos". Es posible que quienes tienen responsabilidades especiales en la organización reciban más atención que
los demás, pero todos debemos sentirnos muy contentos al llevar a cabo "cosas humildes", tareas que suelen
pasar desapercibidas a la gente (1 Ped. 5:5).
w00 1/3 pág. 15 párr. 7 'Hallemos a Jehová y su fuerza'
7. ¿Qué cualidad fundamental cultivamos cuando hacemos las cosas con la fuerza de Dios y no la
nuestra?
7 Además, hacer las cosas con "la fuerza que Dios suministra" nos ayuda a mantenernos humildes (1 Pedro
4:11). Los hombres que buscan poder para sí mismos se hacen presuntuosos. El rey asirio Esar-hadón fue uno
de ellos. Este monarca declaró con jactancia: "Soy poderoso, soy poderoso, soy un héroe, soy gigantesco, soy
colosal". Por el contrario, Jehová "escogió las cosas débiles del mundo, para avergonzar las cosas fuertes". Por
lo tanto, si un verdadero cristiano se jacta, se jacta en Jehová, puesto que sabe que sus logros no se deben a
sus propias fuerzas. Si nos 'humillamos bajo la poderosa mano de Dios', recibiremos un verdadero
ensalzamiento (1 Corintios 1:26-31; 1 Pedro 5:6).
w05 1/1 pág. 8 párr. 6 Sigamos el modelo que puso Jesús
6. ¿En qué aspectos de la vida del cristiano debe manifestarse humildad?
6 Ahora bien, los superintendentes no son los únicos que deben manifestar humildad. Pedro dirigió las
siguientes palabras a los hombres jóvenes, que tal vez se sientan orgullosos de su mayor fortaleza y agilidad
mental: "Cíñanse con humildad mental los unos para con los otros, porque Dios se opone a los altivos, pero da
bondad inmerecida a los humildes" (1 Pedro 5:5). Así pues, todos debemos imitar la humildad de Cristo. Dicha
cualidad es necesaria para predicar las buenas nuevas —sobre todo al afrontar indiferencia u hostilidad—, para
aceptar consejos o para simplificar la vida con objeto de aumentar nuestra participación en el ministerio. Además,
se requiere humildad, así como una fe valerosa, para soportar mala publicidad, ataques legales o persecución
violenta (1 Pedro 5:6).
w00 1/12 pág. 15 párr. 5 ¿Amamos en sumo grado los recordatorios de Jehová?
5. ¿Cómo llegaremos a amar en sumo grado los recordatorios de Jehová?
5 ¿Cuánto afecto debemos tener a lo que Jehová nos trae a la memoria? "Mi alma ha guardado tus
recordatorios, y los amo en sumo grado", cantó el salmista (Salmo 119:167). Les tendremos tal cariño si los
aceptamos como consejos de un Padre que nos quiere mucho (1 Pedro 5:6, 7). Para nosotros son
indispensables, y los querremos aún más si examinamos cómo nos benefician
w03 15/9 pág. 18 párr. 12 ¿Por qué debemos orar incesantemente?
12. ¿Cómo ilustra la oración el interés de Jehová en cada uno de nosotros?
12 Otra razón para acercarnos a Jehová mediante la oración es que él, a su vez, se acerca a nosotros
(Santiago 4:8). Cuando nos sinceramos con Jehová en oración, notamos que él se interesa en nuestras
necesidades y nos cuida tiernamente. Experimentamos su amor de un modo muy personal. Jehová no ha
delegado en nadie la responsabilidad de escuchar todas y cada una de las oraciones que sus siervos le dirigen a
él como su Padre celestial (Salmo 66:19, 20; Lucas 11:2). Además, nos invita a 'echar sobre él toda nuestra
inquietud, porque él se interesa por nosotros' (1 Pedro 5:6, 7).
w04 1/2 págs. 8-9 párrs. 3-4 "Señor, enséñanos a orar"
3, 4. ¿Qué denota el hecho de que nos dirijamos a Jehová llamándolo "Padre nuestro"?
3 Jesús mostró desde el principio que nuestras oraciones deben ser reflejo de una relación estrecha, pero
respetuosa, con Jehová. Especialmente para beneficio de los discípulos congregados junto a él en la ladera de la
montaña, Jesús enseñó a dirigirse a Jehová como el "Padre nuestro que [está] en los cielos" (Mateo 6:9). Según
cierto biblista, sea que Jesús hablara en una forma popular de hebreo, o en arameo, el término que empleó para
"Padre" se parece a las tiernas expresiones de un bebé, "una voz que imita el balbuceo del niño". Llamar a
Jehová "Padre nuestro" denota una relación de afecto y confianza.
4 Al decir "Padre nuestro", también nos declaramos parte de una gran familia de hombres y mujeres que
reconoce que Jehová es el Dador de la vida (Isaías 64:8; Hechos 17:24, 28). A los cristianos engendrados por
espíritu se les adopta como "hijos de Dios", así que pueden clamar: "¡Abba, Padre!" (Romanos 8:14, 15). Millones
de personas se han convertido en sus fieles compañeros dedicando su vida a Jehová y simbolizándolo mediante
el bautismo en agua. Todas estas "otras ovejas" también pueden dirigirse a Jehová en el nombre de Jesús y
llamarlo "Padre nuestro" (Juan 10:16; 14:6). Continuamente podemos acudir en oración a nuestro Padre celestial
para alabarlo, agradecerle todas sus expresiones de bondad y echar nuestras cargas sobre él con plena
confianza en que nos cuidará (Filipenses 4:6, 7; 1 Pedro 5:6, 7).
w05 15/4 pág. 20 párr. 22 Dejemos que la palabra de Dios ilumine nuestro camino
22. a) Si obedecemos a Dios, ¿qué privilegio obtendremos? b) ¿Cómo deberíamos considerar a los que
se han apartado de la congregación cristiana?
22 Si obedecemos siempre a Jehová, gozaremos del privilegio de seguir alabándolo (Salmo 119:169-176).
Al vivir conforme a las disposiciones reglamentarias de Dios, no solo disfrutamos de seguridad espiritual, sino
que nuestros "labios ha[rán] salir burbujeando alabanza" a Jehová (Salmo 119:169-171, 174). Este es el mayor
privilegio que podemos alcanzar en estos últimos días. El salmista quería seguir vivo y alabar a Jehová, pero de
alguna manera que no se dice, había "andado errante como una oveja perdida" (Salmo 119:175, 176). Algunos
de los que se han apartado de la congregación cristiana quizás sigan amando a Dios y quieran alabarlo. Por lo
tanto, hagamos todo lo que esté en nuestra mano para ayudarlos a recuperar la seguridad espiritual que
perdieron y a experimentar el gozo de alabar a Jehová junto con su pueblo (Hebreos 13:15; 1 Pedro 5:6, 7).
w08 15/11 pág. 21 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
1 Pedro 5:6, 7. Si le expresamos a Jehová nuestras inquietudes, él nos ayudará a dar prioridad a la adoración
verdadera y a no preocuparnos demasiado por el futuro (Mat. 6:33, 34).
w10 15/11 pág. 16 párr. 17 Joven, ¿qué harás con tu vida?
17. ¿Qué te ayudará a soportar las pruebas de fe después de bautizarte?
17 Seguramente, después de bautizarte estarás muy entusiasmado con tu servicio a Dios. Pero enseguida
vendrán situaciones que pondrán a prueba tu fe y tu aguante (2 Tim. 3:12). No pienses que tienes que enfrentarte
a ellas solo. Pide consejo a tus padres. Busca la ayuda de hermanos maduros. Hazte amigo de quienes puedan
ayudarte a ser fiel. Nunca olvides que Jehová te ama y te dará fuerzas para que puedas resistir lo que venga
(1 Ped. 5:6, 7).
w10 15/5 págs. 27-28 párrs. 17-18 Varones, siembren con miras al espíritu y háganse disponibles para
servir
17, 18. a) ¿Qué debe hacer un hermano que haya perdido su posición de servicio? b) ¿Qué actitud debe
adoptar el hermano que fue en su día anciano o siervo ministerial?
17 Es posible que usted haya sido en algún momento siervo ministerial o anciano, pero dejara de desempeñar
esas funciones. Claro, no hay duda de que sigue amando a Jehová, y puede estar seguro de que él también lo
quiere (1 Ped. 5:6, 7). Por otro lado, quizás haya recibido el consejo de hacer ciertos cambios. Si es así, debe
estar dispuesto a admitir sus errores y corregirlos con la ayuda de Dios. No se deje llevar por la amargura. Sea
sabio y muestre una actitud positiva. Un hermano explica lo que hizo cuando, tras años de servicio, dejó de ser
superintendente: "Me propuse seguir asistiendo a las reuniones, predicando las buenas nuevas y leyendo la
Biblia al mismo grado que cuando era anciano, y lo conseguí. Aprendí a ser paciente, pues aunque creía que
volvería a ser nombrado en un año o dos, en realidad tardé casi siete. Algo que me ayudó mucho durante todo
ese tiempo fueron las exhortaciones a no rendirme y seguir esforzándome".
18 Si usted se encuentra en esa situación, no se desaliente. Piense en cómo está bendiciendo Jehová su
ministerio y su hogar. Edifique espiritualmente a su familia, visite a los enfermos y anime a los débiles. Sobre
todo, no descuide su privilegio de proclamar las buenas nuevas y alabar a Jehová como Testigo suyo (Sal.
145:1, 2; Isa. 43:10-12).
w11 15/11 pág. 27 párrs. 15-16 Ayudemos a los varones a progresar espiritualmente
15, 16. ¿Cómo podemos ayudar a los estudiantes de la Biblia a superar los sentimientos de ineptitud?
15 Una buena forma de aliviar los sentimientos de ineptitud de los estudiantes es animándolos a centrarse en
Jehová, y no en sí mismos. Esa es la actitud que recomendó Pedro: "Humíllense [...] bajo la poderosa mano de
Dios, para que él los ensalce al tiempo debido; a la vez que echan sobre él toda su inquietud" (1 Ped. 5:6, 7).
Para que consigan este objetivo, tenemos que enseñarles a cultivar la espiritualidad. La persona espiritual valora
las cosas de Dios, ama la Biblia y manifiesta "el fruto del espíritu" en su vida (Gál. 5:22, 23). Recurre con
frecuencia a la oración (Fili. 4:6, 7). Y le pide a Jehová valor y fortaleza para afrontar los problemas y cumplir sus
responsabilidades (léase 2 Timoteo 1:7, 8).
16 Algunos estudiantes tienen que mejorar sus habilidades de leer, conversar o hablar en público. Otros no se
sienten dignos de servir a Dios por las malas acciones que cometieron antes de conocer a Jehová. En cualquiera
de estas dos situaciones, nuestra ayuda afectuosa y paciente puede ser justo lo que necesitan. Bien dijo Jesús:
"Las personas [que están] en salud no necesitan médico, pero los enfermizos sí" (Mat. 9:12).
w00 1/12 pág. 10 párr. 6 Jehová reanima al cansado
6. ¿Qué garantías dan las Escrituras de que Jehová es nuestra Fuente de fortaleza?
6 Como nuestro Padre celestial es "vigoroso en poder", no tiene dificultad para vivificarnos. De hecho, leemos
que "está dando poder al cansado; y hace que abunde en plena potencia el que se halla sin energía dinámica.
Los muchachos se cansan y también se fatigan, y los jóvenes mismos sin falta tropiezan, pero los que estén
esperando en Jehová recobrarán el poder. Se remontarán con alas como águilas. Correrán, y no se fatigarán;
andarán, y no se cansarán" (Isaías 40:29-31). Al aumentar las presiones, es posible que nos sintamos a veces
como un corredor extenuado, incapaz de dar un paso más. Pero la meta de la vida está ante nosotros, y
no debemos desfallecer (2 Crónicas 29:11). Nuestro Adversario, el Diablo, ronda "como león rugiente" y desea
detenernos (1 Pedro 5:8). Recordemos que "Jehová es [nuestra] fuerza y [nuestro] escudo", y que ha dispuesto
muchos medios para "[dar] poder al cansado" (Salmo 28:7).
w01 15/11 págs. 19-20 párr. 18 Jehová es nuestro refugio
18. ¿A quién es posible que nos recuerde "la culebra grande", y qué hemos de hacer si nos ataca?
18 En la Septuaginta griega, a "la culebra grande" se la llama "dragón", lo cual tal vez nos recuerde al "gran
dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás" (Revelación 12:7-9; Génesis 3:15). Él es como
un reptil monstruoso capaz de aplastar y engullir a su presa (Jeremías 51:34). Cuando Satanás trate de
envolvernos con sus anillos, aplastarnos con las presiones del mundo y tragarnos, soltémonos y hollemos a esta
"culebra grande" (1 Pedro 5:8). El resto ungido debe actuar de este modo si desea participar en el cumplimiento
de Romanos 16:20.
w02 15/12 pág. 15 párrs. 8-9 'Él se acercará a nosotros'
8, 9. a) ¿Qué dijo David acerca de otra bendición de que disfrutan quienes están cerca de Jehová?
b) ¿Por qué necesitan la protección divina los auténticos cristianos?
8 Quienes están cerca de Jehová disfrutan de otra bendición: la protección divina. El salmista David, que había
sufrido muchas desgracias, escribió: "Jehová está cerca de todos los que lo invocan, de todos los que lo invocan
en apego a la verdad. Ejecutará el deseo de los que le temen, y oirá su clamor por ayuda, y los salvará. Jehová
está guardando a todos los que lo aman" (Salmo 145:18-20). En efecto, Jehová está cerca de quienes lo aman y,
por tanto, no tarda en responder a su clamor por ayuda.
9 ¿Por qué necesitamos la protección divina? Además de padecer los efectos de vivir en estos "tiempos
críticos, difíciles de manejar", los auténticos cristianos somos el blanco especial del enemigo acérrimo de Jehová,
Satanás el Diablo (2 Timoteo 3:1). Este astuto adversario procura "devorar[nos]" (1 Pedro 5:8). Satanás nos
persigue, nos presiona y nos pone tentaciones. Busca asimismo inclinaciones de nuestra mente y corazón de las
cuales sacar partido; su objetivo es debilitar nuestra fe y acabar con nosotros en sentido espiritual (Revelación
[Apocalipsis] 12:12, 17). Dado que peleamos contra un enemigo tan poderoso, ¿no es reconfortante saber que
"Jehová está guardando a todos los que lo aman"?
w02 1/12 págs. 21-22 párr. 14 El estudio personal nos prepara para ser maestros
14. ¿Por qué tenemos que prestar constante atención a nosotros mismos?
14 Por consiguiente, todos nosotros, sea que haga años que estudiamos la Biblia o no, debemos seguir el
consejo que Pablo dio a Timoteo, quien para entonces era un superintendente responsable y maduro: "Presta
constante atención a ti mismo y a tu enseñanza. Persiste en estas cosas, pues haciendo esto te salvarás a ti
mismo y también a los que te escuchan" (1 Timoteo 4:15, 16). ¿Por qué hemos de hacer caso de las palabras de
Pablo? Recordemos que el apóstol también señaló que tenemos una lucha contra "las maquinaciones
["artimañas", nota] del Diablo" y "contra las fuerzas espirituales inicuas en los lugares celestiales". Y el apóstol
Pedro advirtió que el Diablo está "procurando devorar a alguien", y ese "alguien" pudiera ser cualquiera de
nosotros. Nuestra autocomplacencia y despreocupación tal vez ofrezcan justo la oportunidad que está buscando
Satanás (Efesios 6:11, 12; 1 Pedro 5:8).
w02 15/7 págs. 11-12 párr. 11 Añadamos devoción piadosa a nuestro aguante
11. ¿Cuáles son algunas manifestaciones de nuestra devoción piadosa?
11 Nuestro profundo amor a Dios nos moverá a demostrar la intensidad de nuestra devoción piadosa, en
consonancia con el consejo de Pablo: "Haz lo sumo posible para presentarte aprobado a Dios, trabajador que
no tiene de qué avergonzarse, que maneja la palabra de la verdad correctamente" (2 Timoteo 2:15). Para ello
debemos tener buenos hábitos de lectura de la Biblia, asistencia a las reuniones y participación en el ministerio
del campo. También cultivaremos la intimidad con Jehová 'orando incesantemente' (1 Tesalonicenses 5:17).
Todas estas son manifestaciones significativas de nuestra devoción piadosa. Si descuidáramos cualquiera de
ellas, podríamos enfermar espiritualmente y quedar a merced de los ardides de Satanás (1 Pedro 5:8).
w00 15/12 pág. 15 párrs. 7-8 Ayudemos al prójimo a andar de una manera digna de Jehová
7, 8. ¿Qué solemos incluir en las oraciones privadas y ante la congregación?
7 Sabemos que Jehová es el "Oidor de la oración", por lo que podemos confiar en su buena disposición para
escuchar las plegarias que le dirigimos en conformidad con su voluntad (Salmo 65:2; 86:6; Proverbios 15:8, 29;
1 Juan 5:14). Ahora bien, ¿cómo son las oraciones que ofrecemos por los demás?
8 Es posible que muchas veces nos acordemos al orar de 'toda la asociación de nuestros hermanos en el
mundo' (1 Pedro 5:9). También puede ser que hablemos a Jehová sobre los cristianos y demás personas que
viven en una región azotada por un desastre o una tragedia. Cuando los discípulos del siglo primero oyeron del
hambre que había en Judea, debieron de ofrecer multitud de oraciones a favor de sus hermanos incluso antes de
enviar fondos de socorro (Hechos 11:27-30). Dado que en las reuniones cristianas de la actualidad hay muchos
que tienen que entender lo que se dice para poder decir "amén", las súplicas que allí se hacen suelen ser a favor
de toda la hermandad o de un grupo grande de hermanos (1 Corintios 14:16).
w00 1/6 pág. 18 párr. 17 'Salvémonos nosotros y a los que nos escuchan'
17. ¿Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos a permanecer en el camino de la salvación?
17 Entre aquellos que queremos salvar, naturalmente, están nuestros familiares. Muchos hijos de padres
cristianos son sinceros y están "sólidos en la fe". Otros, sin embargo, quizá no tengan la verdad arraigada
profundamente en el corazón (1 Pedro 5:9; Efesios 3:17; Colosenses 2:7). Muchos de estos jóvenes abandonan
el camino cristiano cuando se hacen mayores. Si somos padres, ¿cómo podemos minimizar ese riesgo? En
primer lugar, procurando crear un ambiente familiar saludable. Una buena vida de familia coloca la base para
cultivar un punto de vista sano sobre la autoridad, reconocer los valores apropiados y disfrutar de buenas
relaciones interpersonales (Hebreos 12:9). Así, los lazos familiares estrechos fomentan la amistad del joven con
Jehová (Salmo 22:10). Las familias fuertes hacen cosas juntos, aunque los padres tengan que sacrificar tiempo
que pudieran utilizar para fines personales. De ese modo, por el ejemplo, pueden enseñar a sus hijos a tomar
decisiones correctas en la vida. Padres, lo que los hijos necesitan más de ustedes no son las ventajas materiales,
sino a ustedes mismos, su tiempo, energía y amor. ¿Están dando a sus hijos estas cosas?
w01 1/9 pág. 18 párr. 16 ¿Cómo controla la paz del Cristo en nuestros corazones?
16. ¿En qué sentido no estamos solos mientras tratamos de aguantar?
16 Pablo escribió que debemos dejar que la paz del Cristo controle en nuestros corazones porque fuimos
"llamados a ella en un solo cuerpo". A los cristianos ungidos a los que el apóstol dirigió su carta se les había
llamado para ser parte del cuerpo de Cristo, igual que al resto ungido de la actualidad. Sus compañeros de las
"otras ovejas" están unidos a ellos como "un solo rebaño" bajo "un solo pastor", Jesucristo (Juan 10:16). Un
"rebaño" mundial compuesto de millones de personas deja que la paz del Cristo controle en sus corazones.
Saber que no estamos solos nos ayuda a aguantar. "Pónganse en contra de [Satanás] —escribió Pedro—,
sólidos en la fe, sabiendo que las mismas cosas en cuanto a sufrimientos van realizándose en toda la asociación
de sus hermanos en el mundo." (1 Pedro 5:9.)
w01 15/3 pág. 12 párr. 7 Venzamos las debilidades humanas
7. ¿Por qué consuela saber que otros hermanos han resistido la tentación?
7 Obtenemos mucho consuelo de estas palabras de Pablo: "Ninguna tentación los ha tomado a ustedes salvo
lo que es común a los hombres" (1 Corintios 10:13). Y el apóstol Pedro escribió: "Pónganse en contra [del
Diablo], sólidos en la fe, sabiendo que las mismas cosas en cuanto a sufrimientos van realizándose en toda la
asociación de sus hermanos en el mundo" (1 Pedro 5:9). En efecto, si otros hermanos han resistido tentaciones
similares con la ayuda de Dios, nosotros también lo lograremos. Vivimos en un mundo depravado, por lo que
todos los cristianos verdaderos debemos esperar que se nos tiente tarde o temprano. Por consiguiente, ¿cómo
podemos asegurarnos de vencer la debilidad humana y la tentación del pecado?
w06 15/7 págs. 26-27 párrs. 8-9 Jehová libra a los afligidos
8, 9. ¿Por qué no debemos condenarnos a nosotros mismos?
8 Pero supongamos que uno haya cometido un pecado grave en el pasado. Sin duda, oró a Jehová al
respecto, tal vez con bastante frecuencia, y recibió la ayuda espiritual de los ancianos cristianos (Santiago
5:14, 15). Como estaba arrepentido, siguió formando parte de la congregación. O supongamos que haya
abandonado la organización de Dios por un tiempo, después de lo cual se arrepintió y recuperó su buena
posición ante Dios. En cualquiera de los dos casos, el pasado pudiera venirle a la memoria y atormentarlo. Si tal
ha sido su experiencia, recuerde que Jehová perdona "en gran manera" al que se arrepiente de verdad (Isaías
55:7). Además, él no quiere que usted sienta que está condenado para siempre. Es el Diablo quien desea que se
sienta así (2 Corintios 2:7, 10, 11). El Diablo será destruido porque eso es lo que se merece, y a él le gustaría
que usted se sintiera merecedor del mismo castigo (Revelación [Apocalipsis] 20:10). No permita que esta trampa
diabólica destruya su fe (Efesios 6:11). Más bien, "pónga[se] en contra de él" en este asunto tal como lo hace en
otros (1 Pedro 5:9).
9 En Revelación 12:10 se llama a Satanás "el acusador de nuestros hermanos", los cristianos ungidos. Él "los
acusa día y noche" delante de Dios. Reflexionar sobre este versículo le dejará ver que a Satanás, el falso
acusador, le haría feliz que usted se culpara y se condenara a sí mismo, cosa que Jehová no hace (1 Juan 3:19-
22). ¿Para qué seguir mortificándose con las faltas hasta llegar al punto de querer darse por vencido? No permita
que Satanás destruya su relación con Dios. Nunca se deje cegar por él, de modo que no vea que Jehová es
"misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa" (Éxodo 34:6).
w06 1/2 pág. 24 párr. 10 "Testimonio a todas las naciones"
10. ¿Qué esfuerzos hicieron algunos de los primeros cristianos para dar testimonio a todas las naciones?
10 En su condición de "apóstol a las naciones", Pablo recorrió miles de kilómetros por mar y tierra, y estableció
numerosas congregaciones en la provincia romana de Asia y en Grecia (Romanos 11:13). También viajó a Roma
y, posiblemente, a España. Entre tanto, el apóstol Pedro, a quien le fueron confiadas "las buenas nuevas [...] para
los circuncisos", marchó en dirección opuesta a servir en Babilonia, un importante centro del judaísmo de la
época (Gálatas 2:7-9; 1 Pedro 5:13). Entre las muchas otras personas que hicieron la obra figuran mujeres como
Trifena y Trifosa, así como Pérsida, de quien se dice que "realizó muchas labores en el Señor" (Romanos 16:12).
w08 15/1 pág. 13 párrs. 1-2 Los que están "correctamente dispuestos para vida eterna" responden al
mensaje
1, 2. ¿Cómo respondieron los primeros cristianos a la profecía de Jesús de que las buenas nuevas se
predicarían en toda la Tierra?
EL LIBRO bíblico de Hechos contiene el emocionante relato de cómo los primeros cristianos respondieron a la
profecía de Jesús de que las buenas nuevas del Reino se predicarían por toda la Tierra habitada (Mat. 24:14).
Predicadores entusiastas abrieron el camino, y muchos siguieron sus pasos. A raíz de la celosa labor que los
discípulos de Jesús efectuaron en Jerusalén, miles de personas, incluida "una gran muchedumbre de
sacerdotes", se unieron a la congregación cristiana del siglo primero (Hech. 2:41; 4:4; 6:7).
2 Los misioneros de aquel entonces ayudaron a muchas personas más a abrazar el cristianismo. Por ejemplo,
Felipe fue a Samaria y allí encontró muchedumbres dispuestas a escucharlo (Hech. 8:5-8). Pablo viajó largas
distancias con diversos compañeros para llevar el mensaje cristiano a Chipre, ciertas regiones de Asia Menor,
Macedonia, Grecia e Italia, y el resultado fue que multitudes de judíos y de griegos se hicieron creyentes en
varias de las ciudades donde predicó (Hech. 14:1; 16:5; 17:4). Tito cumplió con una asignación de servicio en
Creta (Tito 1:5). Pedro dio testimonio en Babilonia, y para cuando escribió su primera carta (entre los años 62 y
64), la obra cristiana ya estaba difundida por el Ponto, Galacia, Capadocia, el distrito de Asia y Bitinia (1 Ped. 1:1;
5:13). ¡Qué tiempos tan emocionantes! Aquellos cristianos del siglo primero predicaron con tanto celo que sus
enemigos dijeron que habían "trastornado la tierra habitada" (Hech. 17:6; 28:22).
w11 15/1 pág. 19 párr. 8 Cómo aprovechar al máximo la soltería
8. ¿Qué contribuyó a que Juan Marcos se fijara metas espirituales, y qué recompensas obtuvo por su
buena actitud?
8 Entre los jóvenes que supieron sacarle partido a su soltería también figura Juan Marcos. Él y su madre,
María, así como su primo Bernabé, se contaban entre los primeros miembros de la congregación de Jerusalén.
Parece que su familia era acomodada, pues tenía casa en la ciudad y al menos una sirvienta (Hech. 12:12, 13).
A pesar de ello, Marcos no era un muchacho egoísta que solo pensara en darse sus gustos. Tampoco se
conformó con establecerse, formar familia y disfrutar de las comodidades. Seguramente, sus años de amistad
con los apóstoles le infundieron el deseo de ser misionero, de modo que cuando se le presentó la oportunidad de
ser ayudante de Pablo y Bernabé en su primer viaje, no lo pensó dos veces (Hech. 13:5). Más tarde viajó con
Bernabé y años después colaboró con Pedro en Babilonia (Hech. 15:39; 1 Ped. 5:13). Aunque no sabemos por
cuánto tiempo permaneció soltero, la Biblia muestra que era muy conocido por su deseo de servir a los demás y
ampliar su ministerio.
2ª PEDRO.- Capítulo 1
w05 15/3 págs. 15-16 párr. 3 "Comprados por precio"
3. a) ¿Qué tipo de esclavitud aceptaron los cristianos del siglo primero? b) ¿Qué nos mueve a servir a
Dios?
3 La esclavitud voluntaria constituyó un modelo del tipo de servidumbre a la que se someten los verdaderos
cristianos. De hecho, los escritores bíblicos Pablo, Santiago, Pedro y Judas se presentaron como esclavos de
Dios y de Cristo (Tito 1:1; Santiago 1:1; 2 Pedro 1:1; Judas 1). A los cristianos de Tesalónica, Pablo les recordó
que se habían vuelto "de sus ídolos a Dios para servir como esclavos a un Dios vivo y verdadero"
(1 Tesalonicenses 1:9). ¿Qué movió a todos estos cristianos a hacerse esclavos voluntarios de Dios? Pues bien,
¿cuál era la razón que impulsaba al esclavo israelita a renunciar a su libertad? ¿No era el amor a su amo? La
esclavitud cristiana se basa en el amor a Dios. Cuando conocemos y amamos al Dios vivo y verdadero, nos
sentimos motivados a servirle "con todo [nuestro] corazón y con toda [nuestra] alma" (Deuteronomio 10:12, 13).
Ahora bien, ¿qué implica ser esclavos de Dios y de Cristo? ¿Cómo influye esto en nuestra vida diaria?
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
2 Pedro 1:2, 5-7. Si nos esforzamos por cultivar fe, aguante y devoción piadosa, no solo tendremos más
"conocimiento exacto de Dios y de Jesús", sino que no nos haremos "inactivos o infructíferos" (2 Ped. 1:8).
w02 15/7 pág. 10 párrs. 3-4 Añadamos devoción piadosa a nuestro aguante
3, 4. a) ¿Qué debemos hacer para transformarnos en personas adultas en sentido espiritual? b) ¿Qué
cualidades piadosas hemos de manifestar, y cuánta importancia tienen?
3 ¿Cómo podemos transformarnos en personas adultas en sentido espiritual? Mientras que el crecimiento
físico se produce de forma casi automática en circunstancias normales, el espiritual requiere un esfuerzo
concienzudo. Se inicia cuando adquirimos un conocimiento exacto de la Palabra de Dios y obramos en armonía
con lo que aprendemos (Hebreos 5:14; 2 Pedro 1:3). Esto, a su vez, nos permite manifestar cualidades
piadosas. Como sucede con los diversos aspectos del desarrollo físico, las distintas cualidades piadosas suelen
crecer juntas. El apóstol Pedro escribió: "Contribuyendo ustedes en respuesta todo esfuerzo solícito, suministren
a su fe, virtud; a su virtud, conocimiento; a su conocimiento, autodominio; a su autodominio, aguante; a su
aguante, devoción piadosa; a su devoción piadosa, cariño fraternal; a su cariño fraternal, amor" (2 Pedro 1:5-7).
4 Todos los atributos que Pedro enumera son fundamentales; ninguno de ellos puede pasarse por alto.
El apóstol agrega: "Si estas cosas existen en ustedes y rebosan, impedirán que ustedes sean inactivos o
infructíferos respecto al conocimiento exacto de nuestro Señor Jesucristo" (2 Pedro 1:8). Centrémonos en la
necesidad de añadir devoción piadosa a nuestro aguante.
w12 15/5 pág. 26 párr. 14 ¿Refleja usted la gloria de Jehová?
14. ¿Qué cualidad de Jehová debemos reflejar de un modo especial, y por qué?
14 Una forma sobresaliente de imitar a nuestro Padre celestial es manifestando amor (1 Juan 4:16-19).
De hecho, el amor mutuo que nos profesamos nos identifica como discípulos de Jesús y siervos de Jehová (Juan
13:34, 35). Y aunque nuestras debilidades a veces se interpongan, tenemos que luchar contra ellas y esforzarnos
por lograr que triunfe el amor. Si cultivamos esta y otras cualidades cristianas, nunca cometeremos actos
desconsiderados ni pecados graves (2 Ped. 1:5-7).
w02 1/10 págs. 20-21 párr. 15 Cultivemos la obediencia mientras se acerca el fin
15. ¿Por qué debemos estar en guardia contra el problema que afectó a la congregación de Éfeso, y cómo
lo haremos? (2 Pedro 1:5-8.)
15 Jesús dirigió la primera carta a la congregación de Éfeso. Después de encomiarla por su aguante, le dijo:
"No obstante, tengo esto contra ti: que has dejado el amor que tenías al principio" (Revelación 2:1-4). En la
actualidad, de igual manera, algunos cristianos que en un tiempo fueron celosos han perdido el ferviente amor
que sentían por Dios. Esto debilita su relación con él y debe atenderse con urgencia. ¿Cómo recuperarán ese
amor? Mediante el estudio regular de la Biblia, la asistencia a las reuniones, la oración y la meditación (1 Juan
5:3). Es cierto que se requiere "esfuerzo solícito", pero no cabe duda de que vale la pena (2 Pedro 1:5-8). Si un
autoexamen sincero revela que su amor se ha enfriado, corrija la situación sin demora, en obediencia a la
exhortación de Jesús: "Recuerda de qué has caído, y arrepiéntete, y haz los hechos de antes" (Revelación 2:5).
w07 15/7 pág. 25 párrs. 23-24 ¿Seguiremos "andando por espíritu"?
23, 24. ¿Qué es el autodominio, y de qué manera nos ayuda?
23 El autodominio nos permite controlar nuestros pensamientos, palabras y acciones. Jehová 'ejerció
autodominio' incluso con los babilonios que habían desolado Jerusalén (Isaías 42:14). Jesús nos dejó un
ejemplo, o "dechado", pues tuvo control de sí mismo cuando padeció sufrimientos. Y el apóstol Pedro aconsejó a
sus hermanos cristianos que añadieran "a su conocimiento, autodominio" (1 Pedro 2:21-23; 2 Pedro 1:5-8).
24 Se espera que los ancianos cristianos tengan autodominio (Tito 1:7, 8). En realidad, todos los que se guían
por el espíritu santo deben tener dicha cualidad, pues así evitarán la inmoralidad, el lenguaje vulgar y cualquier
otra cosa que pueda llevarles a perder la aprobación divina. Si permitimos que el espíritu de Dios genere
autodominio en nosotros, los demás lo notarán en nuestra forma de hablar y comportarnos.
w09 15/7 págs. 19-20 párr. 3 Imite a Jesús: predique con valor
3. ¿Qué necesitamos para perseverar en la predicación?
3 Las verdades que damos a conocer los cristianos son las mismas que enseñó Jesús, y la reacción de la
gente hoy es igual a la que tuvo la gente del siglo primero. Esto es de esperarse, pues Jesús les dijo a sus
discípulos: "El esclavo no es mayor que su amo. Si ellos me han perseguido a mí, a ustedes también los
perseguirán" (Juan 15:20). Es cierto que en la mayor parte del mundo no se nos persigue abiertamente, pero
muchas veces se nos trata con desprecio e indiferencia. Por eso necesitamos fe y valor para perseverar en
nuestra labor de predicación (léase 2 Pedro 1:5-8).
w04 1/10 pág. 15 párr. 3 "Ténganse tierno cariño unos a otros"
3. ¿Qué relación guardan los términos bíblicos para cariño y amor?
3 En las Escrituras, el tierno cariño, la empatía y la compasión guardan íntima relación con la cualidad cristiana
más noble: el amor (1 Tesalonicenses 2:8; 2 Pedro 1:7). Como las facetas de un hermoso diamante, todas estas
cualidades piadosas se equilibran y complementan para estrechar los lazos que unen a los cristianos, no solo
entre sí, sino también con su Padre celestial. De ahí que el apóstol Pablo instara a sus hermanos en la fe: "Sea
su amor sin hipocresía. [...] En amor fraternal ténganse tierno cariño unos a otros" (Romanos 12:9, 10).
w10 15/6 págs. 28-29 párrs. 17-18 Las actividades espirituales nos reaniman
17, 18. a) ¿Qué actitud debemos evitar los siervos de Dios? b) ¿Qué podría pasar si convertimos los
placeres en el centro de nuestra vida?
17 Por otro lado, los siervos de Jehová no debemos dejarnos llevar por la actitud de este mundo obsesionado
con el placer (léase Efesios 2:2-5). De lo contrario, podrían entramparnos "el deseo de la carne y el deseo de los
ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno" (1 Juan 2:16). O podríamos llegar a pensar que seremos
felices si cedemos a los deseos contrarios a la voluntad de Dios (Rom. 8:6). Por ejemplo, hay quienes han
recurrido a las drogas, al alcohol, a la pornografía, a los deportes extremos e incluso a actividades ilícitas con el
fin de estimular sus sentidos. Con sus "métodos astutos", Satanás intenta engañarnos y hacernos creer que lo
malo produce verdadera satisfacción (Efe. 6:11, Hendriksen).
18 Claro, no hay nada de malo en comer, beber o disfrutar de diversiones sanas, siempre que se haga con
moderación. Sin embargo, no podemos dejar que esas cosas se conviertan en el centro de nuestra vida.
Es imprescindible ser equilibrados y saber dominarse, sobre todo en vista de los tiempos en que vivimos. Si nos
dedicamos a alcanzar objetivos personales, podríamos agobiarnos y terminar siendo "inactivos o infructíferos
respecto al conocimiento exacto de nuestro Señor Jesucristo" (2 Ped. 1:8).
w11 15/7 págs. 17-18 párrs. 12-13 ¿Haremos caso de las claras advertencias de Jehová? ***
12, 13. a) ¿Qué tres mentiras difunde Satanás, pero cuál es la verdad? b) ¿Cómo impediremos que el
Diablo nos entrampe con sus cuentos?
12 El Diablo también fomenta otras mentiras que, si nos descuidamos, podrían engañarnos. Veamos tres de
ellas. Primera mentira: No hay nada bueno ni malo. Todo depende del cristal con que se mire. Los medios de
comunicación y el mundo del espectáculo nos bombardean constantemente con esta idea, que nos anima a dejar
de lado las normas divinas. Sin embargo, los seres humanos tenemos la imperiosa necesidad de recibir guía
moral, y el único que nos la puede dar es Jehová (Jer. 10:23). Segunda mentira: Dios nunca solucionará los
problemas de la humanidad. Esta idea lleva a la gente a vivir tan solo para el día presente. Si adoptáramos esa
actitud, podríamos terminar siendo "inactivos o infructíferos" en nuestro servicio a Dios (2 Ped. 1:8). Pero lo cierto
es que el día de Jehová se aproxima velozmente, y tenemos que mantenernos pendientes de su llegada
(Mat. 24:44). Tercera mentira: Dios no se interesa por mí. Satanás quiere que creamos que no somos dignos del
amor de Jehová, y lograr así que nos demos por vencidos. La realidad es que Dios ama y valora muchísimo a
cada uno de sus siervos (Mat. 10:29-31).
13 Tenemos que mantener los ojos bien abiertos. No olvidemos que, a primera vista, pudieran parecernos muy
lógicas las ideas y actitudes del mundo. Hoy, más que nunca, necesitamos prestar atención a los consejos y
advertencias de las Escrituras. Solo así impediremos que el maestro del engaño nos entrampe con sus "cuentos
falsos artificiosamente tramados" o, como dice La Biblia de las Américas, sus "fábulas ingeniosamente
inventadas" (2 Ped. 1:16).
w05 1/6 págs. 18-19 párr. 16 Salvados por bondad inmerecida, y no por obras solamente
16. ¿Qué es más importante incluso que las obras, pero de qué debemos cuidarnos?
16 Las buenas obras son importantes, pero los motivos que hay tras ellas lo son mucho más. Por eso,
conviene examinarlos de vez en cuando. Y como ningún ser humano conoce exactamente los motivos de los
demás, debemos cuidarnos de no juzgar a nadie. "¿Quién eres tú para juzgar al sirviente de casa ajeno?", se nos
pregunta, y la respuesta obvia es: "Para su propio amo está en pie o cae" (Romanos 14:4). Jehová, el Amo de
todos, y su Juez designado, Cristo Jesús, no nos juzgarán en virtud de nuestras obras solamente, sino también
de nuestros motivos, nuestras oportunidades, nuestro amor y nuestra devoción. Solo Jehová y Cristo Jesús
pueden determinar con exactitud si hemos cumplido con lo que, en palabras del apóstol Pablo, se manda a los
cristianos: "Haz lo sumo posible para presentarte aprobado a Dios, trabajador que no tiene de qué avergonzarse,
que maneja la palabra de la verdad correctamente" (2 Timoteo 2:15; 2 Pedro 1:10; 3:14).
w08 15/8 págs. 23-24 párr. 13 ¿Habla usted el "lenguaje puro" con fluidez?
13. ¿Por qué es tan importante la repetición?
13 La repetición es la madre de la retención, como bien sabemos. Por eso es tan importante que se nos
recuerden vez tras vez las enseñanzas y los principios de la Biblia. El apóstol Pedro dijo: "Siempre estaré
dispuesto a recordarles estas cosas, aunque las conocen y están firmemente establecidos en la verdad que está
presente en ustedes" (2 Ped. 1:12). La repetición nos ayuda a profundizar nuestra comprensión, a ampliar
nuestra perspectiva de las cosas y a reafirmar nuestra determinación de obedecer a Jehová (Sal. 119:129). Si
repasamos a menudo las normas y los principios divinos, podremos autoexaminarnos y contrarrestar la tendencia
a olvidar lo que oímos, o como dice la Biblia, a ser "un oidor olvidadizo" (Sant. 1:22-25). Si no lo hacemos, otros
asuntos podrían ocupar nuestro corazón y podríamos dejar de hablar el lenguaje puro con fluidez.
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
2 Pedro 1:12-15. Para estar "firmemente establecidos en la verdad", necesitamos que se nos recuerden
constantemente los principios bíblicos. Por eso son tan provechosos el estudio, la lectura de la Biblia y las
reuniones.
w03 15/2 págs. 21-22 párr. 18 ¿Qué significa para usted la Cena del Señor?
18. ¿Cómo da el espíritu de Dios testimonio con el espíritu de los ungidos?
18 El testimonio del espíritu de Dios convence a los cristianos ungidos de que tienen la perspectiva celestial.
"Ustedes [...] recibieron un espíritu de adopción como hijos —escribió Pablo—, espíritu por el cual clamamos:
'¡Abba, Padre!'. El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Pues, si somos
hijos, también somos herederos: herederos por cierto de Dios, pero coherederos con Cristo, con tal que suframos
juntamente para que también seamos glorificados juntamente." (Romanos 8:15-17.) Bajo la influencia del espíritu
santo, el espíritu —o actitud dominante— de los ungidos los impele a aplicarse a sí mismos lo que las Escrituras
dicen tocante a los hijos espirituales de Jehová (1 Juan 3:2). El espíritu de Dios les comunica un sentido de
filiación respecto a Él y engendra en ellos una esperanza singular (Gálatas 4:6, 7). La vida eterna en la Tierra
como seres humanos perfectos rodeados de la familia y los amigos sería algo espléndido, sí, pero esa no es la
esperanza que Dios les ha otorgado. Por medio de su espíritu, él les ha implantado una esperanza celestial tan
fuerte que están dispuestos a sacrificar todo vínculo y perspectivas terrestres (2 Corintios 5:1-5, 8; 2 Pedro
1:13, 14).
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Respuestas a preguntas bíblicas:
2 Pedro 1:16-19. ¿Quién es "el lucero"? ¿Cuándo se levanta? ¿Cómo sabemos que esto ya ha
ocurrido? "El lucero" es Jesucristo después de ser coronado rey (Rev. 22:16). En 1914, Jesús se "levantó" ante
toda la creación como Rey Mesiánico, anunciando el amanecer de un nuevo día. La transfiguración que
presenció Pedro fue una vista por anticipado de la gloria y el poder real de Jesús y puso de relieve lo confiable
que es la palabra profética de Dios (Mar. 9:1-3). Si prestamos atención a esta palabra, se iluminarán nuestros
corazones y sabremos que el Lucero se ha levantado.
w00 15/5 pág. 17 párr. 11 Tengamos fe en la palabra profética de Dios
11. ¿De qué fue un anticipo la transfiguración de Jesús, y qué impacto tuvo aquella visión en Pedro?
11 Teniendo presente este Reino, Jesús dijo a sus discípulos: "Hay algunos de los que están en pie aquí que
de ningún modo gustarán la muerte hasta que primero vean al Hijo del hombre viniendo en su reino" (Mateo
16:28). Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan y los llevó a una montaña encumbrada donde
se transfiguró delante de ellos. Cuando una nube brillante cubrió a los apóstoles, Dios declaró: "Este es mi Hijo,
el amado, a quien he aprobado, escúchenle" (Mateo 17:1-9; Marcos 9:1-9). Este suceso fue un anticipo de la
gloria del Reino de Cristo. No extraña que Pedro, refiriéndose a esta deslumbrante visión, dijera: "Por
consiguiente, tenemos la palabra profética hecha más segura" (2 Pedro 1:16-19).
w00 1/4 pág. 14 párr. 11 Prestemos atención a la palabra profética de Dios
11. a) ¿Por qué no significa 2 Pedro 1:19 que "el lucero" se levanta en el corazón humano? b) ¿Cómo
explicaríamos 2 Pedro 1:19?
11 En muchas traducciones de la Biblia podría entenderse que las palabras del apóstol Pedro recogidas en
2 Pedro 1:19 se refieren al corazón humano físico. Un corazón adulto no pesa más de 250 ó 300 gramos.
¿Cómo podría Jesucristo, que ahora es un espíritu glorioso e inmortal en el cielo, levantarse en estos pequeños
órganos humanos? (1 Timoteo 6:16.) Por supuesto, nuestro corazón figurativo está implicado en el asunto, pues
con él prestamos atención a la palabra profética de Dios. Ahora bien, si leemos con cuidado 2 Pedro 1:19
veremos que la Traducción del Nuevo Mundo coloca unas comas para aislar el inciso "hasta que amanezca el día
y el lucero se levante" de las palabras anteriores del versículo y de la expresión "en sus corazones". Este
versículo podría expresarse de la siguiente manera: "Tenemos la palabra profética hecha más segura; y ustedes
hacen bien en prestarle atención como a una lámpara que resplandece en un lugar oscuro, es decir, en sus
corazones, hasta que amanezca el día y el lucero se levante".
w05 1/9 pág. 17 párrs. 15-16 Andemos con Dios en estos tiempos turbulentos
15, 16. ¿De qué maneras seguimos los pasos de Enoc?
15 Al igual que Enoc, nosotros también deseamos complacer a Jehová en estos tiempos difíciles, por lo que
hacemos bien en copiar su ejemplo. Es necesario que adquiramos conocimiento exacto acerca de Jehová y sus
propósitos y que no lo olvidemos nunca. Pero no basta con eso. Tenemos que dejar que dicho conocimiento dirija
nuestros pasos (Salmo 119:101; 2 Pedro 1:19). Debemos guiarnos por el modo de pensar de Dios y esforzarnos
siempre para que todos nuestros pensamientos y actos sean de su agrado.
16 Aunque las Escrituras no dicen si en los días de Enoc había otras personas que servían a Jehová, es
evidente que, o estaba solo, o formaba parte de una pequeña minoría. También nosotros somos una minoría en
el mundo, pero eso no nos desanima. Jehová nos apoyará sin importar quiénes se opongan (Romanos 8:31).
Enoc anunció con valor la destrucción que vendría sobre los malvados. Del mismo modo, nosotros predicamos
con valentía las "buenas nuevas del reino" a pesar de las burlas, la oposición y la persecución (Mateo 24:14).
Enoc no vivió tanto tiempo como muchos de su época. Sin embargo, en vez de cifrar sus esperanzas en el
mundo, puso sus ojos en algo mucho más elevado (Hebreos 11:10, 35). Asimismo, nosotros tenemos la vista fija
en el cumplimiento del propósito de Jehová. Por eso no usamos el mundo a plenitud, sino que, más bien,
empleamos nuestras fuerzas y recursos principalmente para servir a Jehová (1 Corintios 7:31).
w06 15/2 pág. 30 párr. 22 Caminemos en la senda de la iluminación progresiva
22. ¿Cómo nos beneficia caminar en la luz?
22 No cabe duda de que el mundo a nuestro alrededor se halla en densas tinieblas. A medida que Jehová siga
iluminando a su pueblo, la brecha entre sus siervos y el mundo se acentuará aún más. ¿Cómo nos beneficia esta
luz? Es cierto que un bache en una carretera oscura no desaparece porque lo iluminemos con un reflector.
Tampoco la luz de la Palabra de Dios elimina los escollos. No obstante, la luz divina sí nos ayuda a evitarlos para
que sigamos caminando en la senda de la iluminación progresiva. Por lo tanto, continuemos prestando atención a
la palabra profética de Jehová "como a una lámpara que resplandece en un lugar oscuro" (2 Pedro 1:19).
w09 15/7 pág. 7 párrs. 18-19 Busquemos los tesoros "cuidadosamente ocultados" en Cristo
18, 19. a) Mencione otras joyas espirituales que están ocultas en Cristo. b) ¿Por qué debemos seguir
buscando los tesoros que están ocultos en Cristo?
18 Hemos repasado tan solo algunas de las importantísimas funciones que Jesús desempeña en el
cumplimiento del propósito de Dios de salvar a la humanidad. Pero hay muchas otras joyas espirituales ocultas
en él, y si las encontramos, recibiremos grandes recompensas. Por ejemplo, el apóstol Pedro llamó a Jesús el
"Agente Principal de la vida" y "el lucero" que "se levant[a]" (Hech. 3:15; 5:31; 2 Ped. 1:19). Además, la Biblia
dice que Jesús es "el Amén" (Rev. 3:14). ¿Sabe usted en qué consisten estas funciones? Como dijo Jesús, siga
buscando y hallará (Mat. 7:7).
19 Nadie ha tenido una vida tan significativa y tan vinculada con nuestro futuro eterno como Jesús. Los
valiosos tesoros espirituales "ocultados en él" están al alcance de quienes de verdad deseen buscarlos.
Esperamos que usted tenga la dicha de encontrarlos.
w00 15/5 pág. 11 párrs. 5-6 Prestemos atención a la palabra profética de Dios para nuestro día
5, 6. ¿Quiénes han 'discurrido' durante el tiempo del fin, y con qué resultado?
5 Daniel 12:4 dice: "En cuanto a ti, oh Daniel, haz secretas las palabras y sella el libro, hasta el tiempo del fin.
Muchos discurrirán, y el verdadero conocimiento se hará abundante". Gran parte de lo que Daniel escribió quedó
secreto y sellado, es decir, oculto a la comprensión humana, durante siglos. ¿Y hoy en día?
6 En este "tiempo del fin", muchos cristianos fieles han 'discurrido' sobre el contenido de las páginas de la
Palabra de Dios, la Biblia. ¿Con qué resultado? Jehová ha bendecido su esfuerzo y el verdadero conocimiento se
ha hecho abundante. Por ejemplo, los Testigos ungidos de Jehová se han visto favorecidos con una perspicacia
que les ha permitido comprender que Jesucristo comenzó a reinar en los cielos en 1914. En armonía con las
palabras del apóstol recogidas en 2 Pedro 1:19-21, tales ungidos y sus compañeros leales 'prestan atención a la
palabra profética' y están completamente seguros de que este es el tiempo del fin.
w02 1/4 pág. 12 párr. 11 ¿Por qué bautizarse?
11. ¿Cuál es el significado de bautizarse 'en el nombre del espíritu santo'?
11 ¿Cuál es el significado de bautizarse 'en el nombre del espíritu santo'? Indica que quien se bautiza acepta
que este espíritu es la fuerza activa de Jehová, la cual él usa de diversas maneras en armonía con su propósito
(Génesis 1:2; 2 Samuel 23:1, 2; 2 Pedro 1:21). También reconoce que el espíritu santo le ayuda a comprender
"las cosas profundas de Dios", a predicar el Reino y a manifestar el fruto del espíritu, a saber, "amor, gozo, paz,
gran paciencia, benignidad, bondad, fe, apacibilidad, autodominio" (1 Corintios 2:10; Gálatas 5:22, 23; Joel
2:28, 29).
w10 15/2 pág. 7 párr. 9 Hablemos la palabra de Dios con valentía
9. ¿Cómo puede tener la Palabra de Dios la misma influencia en nosotros que en Jeremías?
9 En su carta a los Hebreos, Pablo escribió: "La palabra de Dios es viva, y ejerce poder, y es más aguda que
toda espada de dos filos, y penetra hasta dividir entre alma y espíritu, y entre coyunturas y su tuétano, y puede
discernir pensamientos e intenciones del corazón" (Heb. 4:12). La palabra de Dios —o sea, el mensaje divino—
influye en nosotros del mismo modo que lo hizo en Jeremías. Recordemos que la Biblia no es fruto de la
sabiduría humana. Aunque es cierto que la escribieron hombres, estos actuaron por inspiración divina. Es como
leemos en 2 Pedro 1:21: "La profecía no fue traída en ningún tiempo por la voluntad del hombre, sino que
hombres hablaron de parte de Dios al ser llevados por espíritu santo". Por eso, cuando estudiamos con interés
las Escrituras, llenamos la mente con el mensaje que se transmitió mediante el espíritu santo (léase 1 Corintios
2:10). Y ese mensaje llega a ser "como un fuego ardiente" en nuestro interior que no nos deja quedarnos
callados.
Capítulo 2
w09 15/8 pág. 12 párr. 3 La vida eterna en la Tierra: resurge la esperanza
3. ¿Por qué no es de extrañar que la esperanza de la vida eterna en la Tierra haya sido ocultada?
3 Jesús predijo que los falsos profetas deformarían sus enseñanzas y engañarían a la mayoría de la gente
(Mat. 24:11). El apóstol Pedro advirtió a los cristianos: "Habrá falsos maestros entre ustedes" (2 Ped. 2:1).
Y Pablo habló de un período en que las personas "no soportar[ían] la enseñanza saludable", sino que, "de
acuerdo con sus propios deseos", buscarían maestros que "les regal[aran] los oídos", es decir, que les dijeran
solo lo que querían escuchar (2 Tim. 4:3, 4). Satanás se ha encargado de engañar a la gente y ha usado a la
cristiandad para ocultar la reconfortante verdad acerca del propósito de Dios para el hombre y la Tierra (léase
2 Corintios 4:3, 4).
w05 15/12 pág. 25 párr. 4 Ahora es el momento de actuar con decisión
4. ¿Qué predijeron Jesús y sus apóstoles que sucedería entre los cristianos, y cómo se han cumplido sus
palabras?
4 Hoy día se da una situación muy parecida en la cristiandad. Aunque sus miembros afirman ser cristianos,
sus fiestas, su comportamiento y sus doctrinas están en desacuerdo con las enseñanzas de la Biblia. Al igual que
Jezabel, el clero encabeza la persecución contra los testigos de Jehová. Posee también un largo historial de
apoyo a las guerras, lo que lo hace responsable de la muerte de millones de sus adeptos. Dicho apoyo religioso a
los gobiernos terrenales se califica en la Biblia de fornicación espiritual (Revelación 18:2, 3). Para colmo, la
cristiandad se ha vuelto cada vez más tolerante con la fornicación literal, incluso entre la clase clerical. Jesucristo
y sus apóstoles predijeron esta gran apostasía (Mateo 13:36-43; Hechos 20:29, 30; 2 Pedro 2:1, 2). ¿Qué
sucederá finalmente con los más de mil millones de fieles de la cristiandad? ¿Y qué responsabilidad tenemos los
siervos verdaderos de Jehová hacia estas y otras personas que han sido engañadas por la religión falsa?
Obtenemos una clara respuesta a estas preguntas al examinar los emocionantes sucesos que desembocaron en
el 'exterminio de Baal en Israel' (2 Reyes 10:28).
w04 1/9 pág. 15 párr. 11 Cuidémonos de "la voz de los extraños"
11. ¿Cómo denuncian las palabras de 2 Pedro 2:1, 3 el método y el objetivo de los apóstatas?
11 Pedro sigue denunciando los métodos de los apóstatas al revelar que "introducirán calladamente sectas
destructivas" (2 Pedro 2:1, 3). Al igual que el ladrón de la ilustración de Jesús sobre el aprisco "no entra [...] por
la puerta, sino que trepa por otra parte", los apóstatas se acercan a nosotros a hurtadillas (Gálatas 2:4; Judas 4).
¿Qué es lo que pretenden? Pedro añade: "Los explotarán". Así es: sin importar cuánto lo nieguen, el auténtico
objetivo de los intrusos es "hurtar y matar y destruir" (Juan 10:10). ¡Cuidado con esos extraños!
w06 15/1 pág. 23 párrs. 12-13 No dejemos lugar para el Diablo
12, 13. ¿Cómo debemos tratar a los apóstatas?
12 El espíritu que se convirtió en el Diablo estuvo una vez en la verdad, pero, como señaló Jesús, "no
permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él" (Juan 8:44). El principal apóstata ha seguido
oponiéndose sin cesar al "Dios de la verdad". Algunos cristianos del siglo primero cayeron en el "lazo del Diablo",
por lo visto convirtiéndose en sus víctimas al ser engañados y desviados de la verdad. Por tal motivo, Pablo instó
a su colaborador Timoteo para que los instruyera con apacibilidad a fin de que se recuperaran espiritualmente y
escaparan del lazo de Satanás (2 Timoteo 2:23-26). Desde luego, es mucho mejor aferrarse a la verdad y
no dejarse entrampar por las ideas apóstatas.
13 Nuestros primeros padres apostataron porque escucharon al Diablo en vez de rechazar sus mentiras.
En vista de ello, ¿deberíamos nosotros escuchar a los apóstatas, leer lo que publican o visitar sus sitios en
Internet? No si amamos a Dios y la verdad. No admitamos en nuestros hogares a los apóstatas y ni siquiera los
saludemos, pues el que lo hace "es partícipe en sus obras inicuas" (2 Juan 9-11). Jamás caigamos en las tretas
del Diablo abandonando el "camino [cristiano] de la verdad" para ir tras maestros falsos que procuran 'enseñar
con disimulo sus dañinas ideas' e intentan 'explotarnos con falsas enseñanzas' (2 Pedro 2:1-3, Versión Popular).
w11 15/7 págs. 15-16 párr. 5 ¿Haremos caso de las claras advertencias de Jehová?
5. ¿A qué trampas recurren los falsos maestros?
5 ¿Cómo actúan los falsos maestros? Con mucha astucia. La Biblia destaca que infiltrarían sus ideas
destructivas "calladamente". Al igual que los contrabandistas introducen sus mercancías a escondidas, los
apóstatas intentan meter sus opiniones en la congregación disimuladamente. Y tal como los falsificadores de
dinero tratan de que aceptemos sus billetes, estos maestros engañadores quieren hacernos creer sus "palabras
fingidas". Ciertamente, infiltran "enseñanzas engañosas" y "tuercen" los textos bíblicos para que cuadren con sus
opiniones (2 Ped. 2:1, 3, 13; 3:16). Es obvio que no buscan nuestro bien. Si los siguiéramos, lo único que
lograríamos sería alejarnos del camino que lleva a la vida eterna.
w00 1/11 pág. 13 párr. 5 Podemos preservar nuestra pureza moral
5. ¿Cuál es el motivo más poderoso que tienen los cristianos para desear mantenerse castos?
5 Sin embargo, los motivos más poderosos que impulsan al cristiano a rechazar la inmoralidad sexual se
derivan, en realidad, de su relación con Dios. Hemos aprendido que él sabe lo que más nos conviene, y el amor
que le tenemos nos ayuda a odiar lo que es malo (Salmo 97:10). Dios es la Fuente de "toda dádiva buena y todo
don perfecto" (Santiago 1:17). Nos ama. Al obedecerlo demostramos que lo amamos y le agradecemos cuanto
ha hecho por nosotros (1 Juan 5:3). Jamás desearíamos decepcionarlo y hacerlo sufrir violando sus justos
mandatos (Salmo 78:41). No quisiéramos que nuestra conducta fuera motivo para que se hablara injuriosamente
de su adoración santa y recta (Tito 2:5; 2 Pedro 2:2). Si permanecemos castos, el Ser Supremo se regocijará
(Proverbios 27:11).
w00 1/11 pág. 13 párr. 5 Podemos preservar nuestra pureza moral
5. ¿Cuál es el motivo más poderoso que tienen los cristianos para desear mantenerse castos?
5 Sin embargo, los motivos más poderosos que impulsan al cristiano a rechazar la inmoralidad sexual se
derivan, en realidad, de su relación con Dios. Hemos aprendido que él sabe lo que más nos conviene, y el amor
que le tenemos nos ayuda a odiar lo que es malo (Salmo 97:10). Dios es la Fuente de "toda dádiva buena y todo
don perfecto" (Santiago 1:17). Nos ama. Al obedecerlo demostramos que lo amamos y le agradecemos cuanto
ha hecho por nosotros (1 Juan 5:3). Jamás desearíamos decepcionarlo y hacerlo sufrir violando sus justos
mandatos (Salmo 78:41). No quisiéramos que nuestra conducta fuera motivo para que se hablara injuriosamente
de su adoración santa y recta (Tito 2:5; 2 Pedro 2:2). Si permanecemos castos, el Ser Supremo se regocijará
(Proverbios 27:11).
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
2 Pedro 2:2. Debemos tener cuidado para que nuestra conducta nunca manche el nombre de Jehová y de su
organización (Rom. 2:24).
w04 1/9 pág. 15 párr. 10 Cuidémonos de "la voz de los extraños"
10. ¿Cuál es una de las formas en que se está oyendo la voz de los extraños?
10 Razonamientos engañosos. El apóstol Pablo advierte: "No se dejen llevar por enseñanzas diversas y
extrañas" (Hebreos 13:9). ¿Qué clase de enseñanzas? Dado que podríamos 'dejarnos llevar' por ellas, es
evidente que se refiere a las que nos harían perder el equilibrio espiritual. ¿Quiénes difunden tales enseñanzas
extrañas? Pablo dijo a un grupo de ancianos cristianos: "De entre ustedes mismos se levantarán varones y
hablarán cosas aviesas para arrastrar a los discípulos tras de sí" (Hechos 20:30). Al igual que en tiempos de
Pablo, hoy día existen personas que una vez fueron parte de la congregación cristiana y que ahora intentan
extraviar a las ovejas diciendo "cosas aviesas", es decir, medias verdades y mentiras descaradas. Como expresa
el apóstol Pedro, emplean "palabras falsas", palabras que, como el dinero falso, parecen verdaderas, pero en
realidad no tienen ningún valor (2 Pedro 2:3, La Biblia de las Américas).
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Respuestas a preguntas bíblicas:
2 Pedro 2:4. ¿Qué es el "Tártaro"? ¿Cuándo fueron arrojados en él los ángeles rebeldes? El Tártaro es
una condición restringida en la que se pone a algunas criaturas espirituales, no a los seres humanos. Es un
estado mental de densa oscuridad espiritual con respecto al magnífico propósito de Dios. Quienes están en ese
estado no tienen ninguna esperanza para el futuro. Dios arrojó al Tártaro a los ángeles desobedientes del tiempo
de Noé, y estos permanecerán en esa condición degradada hasta el día en que sean destruidos.
w12 1/7 pág. 17 ¿Cómo influyen en nosotros los ángeles y los demonios?
¿Quiénes son los demonios y qué hacen?
Tal como muchos seres humanos han desobedecido a Dios, muchos ángeles decidieron rebelarse contra él
en el cielo (2 Pedro 2:4). Estos ángeles desobedientes son los demonios. Su cabecilla es Satanás, el Diablo, y
juntos extravían y engañan a la gente. (Lea Revelación 12:9.)
El Diablo se ha valido del corrupto sistema comercial, los gobiernos humanos y las religiones falsas para
apartar a las personas de Dios. Por tanto, Satanás es responsable de la injusticia, la violencia y el sufrimiento
que existen en el mundo. (Lea 1 Juan 5:19.)
w12 15/2 págs. 10-11 párr. 4 Seamos animosos y muy fuertes
4. ¿Pese a qué circunstancias anduvo Noé con Dios?
4 El Diluvio ocurrió en el año 2370 antes de la era común (a.e.c.), más de 650 años después de que
concluyera el ministerio profético de Enoc. En ese lapso de tiempo pasaron muchas cosas: nació Noé, quien con
el tiempo crió una familia y construyó un arca con sus hijos; unos ángeles rebeldes tomaron forma humana,
tuvieron relaciones sexuales con mujeres hermosas y procrearon a los nefilim, y la Tierra se llenó de violencia
debido a que abundaba la maldad (Gén. 6:1-5, 9, 11). A pesar de ello, "Noé [anduvo] con el Dios verdadero" y fue
un intrépido "predicador de justicia" (léase 2 Pedro 2:4, 5). Esa es la clase de valor que necesitamos en estos
últimos días.
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
2 Pedro 2:4-9. Por lo que ha hecho en el pasado, podemos estar seguros de que "Jehová sabe librar de la
prueba a personas de devoción piadosa, pero reservar a personas injustas para el día del juicio para que sean
cortadas de la existencia".
w00 15/1 págs. 9-10 párr. 3 "Manténganse alerta"
3. ¿En qué sentido se parece mucha gente hoy a la del tiempo de Noé?
3 La gente es hoy en muchos aspectos como la que vivía en los días de Noé. En aquel tiempo la Tierra estaba
llena de violencia, y la inclinación del corazón del hombre era "solamente mala todo el tiempo" (Génesis 6:5). La
mayoría de las personas estaban totalmente absortas en los quehaceres de la vida cotidiana. Sin embargo, antes
de traer el gran Diluvio, Jehová dio a la gente la oportunidad de arrepentirse. Encomendó a Noé la misión de
predicar; este obedeció, y fue "predicador de justicia" tal vez por cuarenta o cincuenta años, o más (2 Pedro 2:5).
Sin embargo, la gente pasó por alto el mensaje de advertencia de Noé. No estaba alerta. Por ello, cuando vino el
fin, solo Noé y su familia sobrevivieron a la ejecución de la sentencia de Jehová (Mateo 24:37-39).
w03 15/12 pág. 18 párrs. 16-17 Estar alerta se hace más urgente
16, 17. ¿Cuál es la cuarta semejanza entre los tiempos de Noé y los nuestros?
16 La cuarta semejanza entre nuestros tiempos y el mundo anterior al Diluvio puede verse en la comisión que
recibió Noé. Además de construir una enorme arca, fue un "predicador" (2 Pedro 2:5). ¿Cuál era su mensaje?
Evidentemente, contenía un llamado al arrepentimiento y una advertencia de la destrucción que se avecinaba.
Jesús dijo que los contemporáneos de Noé "no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos" (Mateo
24:38, 39).
17 De igual modo, los testigos de Jehová cumplen con diligencia su comisión de predicar, de modo que el
mensaje del Reino de Dios se está declarando a escala mundial. En casi cualquier lugar del planeta, la gente
puede escucharlo y leerlo en su propio idioma. La revista La Atalaya, que anuncia el Reino de Jehová, tiene una
tirada que supera los veinticinco millones de ejemplares, en más de ciento cuarenta idiomas. Realmente, las
buenas nuevas del Reino de Dios se están predicando "en toda la tierra habitada para testimonio a todas las
naciones". Cuando esta obra se haya realizado al grado que a Dios le satisfaga, nada podrá impedir que venga el
fin (Mateo 24:14).
w07 1/6 págs. 26-27 párr. 3 Los mayores: una bendición para los jóvenes
3. ¿Qué efecto ha tenido la fe de Noé en todos los que vivimos hoy?
3 La fe y la perseverancia de Noé produjeron beneficios que se extienden hasta este mismo día. Noé rondaba
los 600 años de edad cuando construyó el arca, introdujo en ella a los animales y predicó a sus vecinos (Génesis
7:6; 2 Pedro 2:5). Gracias a su temor reverente, sobrevivió junto con su familia al diluvio universal y llegó a ser
antepasado de todos los que hoy vivimos en la Tierra. Es verdad que en sus tiempos la expectativa de vida era
mayor. Sin embargo, Noé permaneció fiel incluso en sus últimos años, lo que resultó en grandes bendiciones.
¿A qué bendiciones nos referimos?
w08 15/5 págs. 14-15 párrs. 11-12 El Reino de Dios pronto nos liberará
11, 12. ¿Qué les garantiza Jehová a sus siervos?
11 Siempre que Jehová va a ajustar cuentas con los malvados, les garantiza a sus siervos que los liberará.
Cuando envió al profeta Jeremías a anunciar su juicio a los malhechores, le dijo: "No tengas miedo", tras lo cual
le aseguró: "Yo estoy contigo para librarte" (Jer. 1:8). Y antes de destruir a las infames ciudades de Sodoma y
Gomorra, envió a dos ángeles para que sacaran a Lot y su familia de la zona. "Entonces Jehová hizo llover
azufre y fuego" sobre aquellas ciudades (Gén. 19:15, 24, 25).
12 Aunque el juicio divino abarque todo el planeta, Jehová puede librar a quienes le obedecen. Cuando eliminó
con un diluvio al malvado mundo de la antigüedad, mantuvo "en seguridad a Noé, predicador de justicia, con
otras siete personas" (2 Ped. 2:5). El día en que Jehová destruya al malvado mundo actual, librará de nuevo a
los justos. Por eso su Palabra nos exhorta: "Busquen a Jehová, todos ustedes los mansos de la tierra [...].
Busquen justicia, busquen mansedumbre. Probablemente se les oculte en el día de la cólera de Jehová" (Sof.
2:3). Como resultado de esa destrucción a escala mundial, 'los inicuos serán cortados de la tierra'. En cambio,
'los rectos residirán en ella' (Pro. 2:21, 22).
w12 15/9 pág. 19 párr. 6 Imitemos la paciencia de Jehová y de Jesús
6. a) ¿De qué manera demostró Jehová su paciencia en los días de Noé? b) ¿Cómo está demostrando
Jehová su paciencia en nuestros días?
6 Jehová es paciente a pesar de que los malvados lo han provocado hasta el límite, como se ve por lo que
ocurrió antes del Diluvio. En aquel tiempo, la Tierra estaba llena de inmoralidad y violencia, y Jehová "se sintió
herido en el corazón" a causa de la depravación del hombre (Gén. 6:2-8). No iba a tolerar esa situación para
siempre, así que determinó traer un diluvio sobre la humanidad rebelde. Sin embargo, mientras "Dios estaba
esperando en los días de Noé", hizo preparativos para salvarlo a él y a su familia (1 Ped. 3:20). En el momento
justo le informó de su decisión y le mandó construir un arca (Gén. 6:14-22). Además, Noé fue un "predicador de
justicia" que anunció a sus semejantes la destrucción que se avecinaba (2 Ped. 2:5). Pues bien, Jesús dijo que
nuestro tiempo se parecería al de Noé. Jehová ha decretado cuándo acabará con este sistema de cosas
perverso, pero ningún ser humano sabe el "día y hora" (Mat. 24:36). Por el momento tenemos la comisión divina
de advertir a las personas y decirles cómo pueden salvarse.
w01 1/9 págs. 15-16 párr. 8 ¿Cómo controla la paz del Cristo en nuestros corazones?
8. ¿Cuáles son algunas causas de inquietud, y en qué puede resultar esta?
8 La inquietud es muy común en estos "últimos días" (2 Timoteo 3:1). Es cierto que Jesús dijo: "Dejen de
inquietarse respecto a su alma, en cuanto a qué comerán, o respecto a su cuerpo, en cuanto a qué se pondrán"
(Lucas 12:22), pero no todo el desasosiego es producto del interés por los bienes materiales. A Lot le "angustiaba
sumamente" la depravación que había en Sodoma (2 Pedro 2:7). A Pablo le agobiaba "la inquietud por todas las
congregaciones" (2 Corintios 11:28). El sufrimiento de Jesús la noche anterior a su muerte fue tal, que "su sudor
se hizo como gotas de sangre que caían al suelo" (Lucas 22:44). Evidentemente, la ansiedad no siempre es
indicio de una fe débil. Sin embargo, sin importar qué sea lo que la cause, si es intensa y prolongada, puede
privarnos de la paz. Por culpa de ella, algunos hermanos se han sentido abrumados e incapaces de seguir
cumpliendo con las obligaciones que conlleva el servicio a Jehová. "La solicitud ansiosa en el corazón de un
hombre es lo que lo agobia", dice la Biblia (Proverbios 12:25). Entonces, ¿qué podemos hacer si nos sentimos
afligidos por las inquietudes?
w03 1/1 págs. 16-17 párr. 20 Ahora más que nunca, quedémonos despiertos
20. ¿Qué aprendemos del ejemplo de Lot y su esposa?
20 Naturalmente, hasta los siervos fieles de Dios pueden perder momentáneamente el sentido de la urgencia.
Pensemos en Lot, el sobrino de Abrahán. Dos ángeles lo visitaron y le dijeron que Dios iba a destruir Sodoma y
Gomorra. Las noticias no le vinieron de sorpresa, pues le "angustiaba sumamente la entrega de la gente
desafiadora de ley a la conducta relajada" (2 Pedro 2:7). No obstante, cuando los dos ángeles fueron a
acompañarlos a él y a su familia a salir de Sodoma, él "siguió demorándose". Los ángeles casi tuvieron que
sacarlos a rastras de la ciudad. Más adelante, la esposa de Lot pasó por alto la advertencia de los ángeles de
no mirar hacia atrás, y su desobediente actitud le costó cara (Génesis 19:14-17, 26). "Acuérdense de la esposa
de Lot", advirtió Jesús (Lucas 17:32).
w04 1/6 págs. 15-16 párrs. 6-7 Dichosos los que dan gloria a Dios
6, 7. ¿En qué se asemeja la situación de los cristianos actuales a la de la tribu de Gad?
6 Al igual que la tribu de Gad, los cristianos de la actualidad soportamos las presiones y cargas del sistema de
Satanás, y como ellos, tampoco contamos con una protección milagrosa que nos ahorre la lucha (Job 1:10-12).
Muchos de nosotros tenemos que lidiar con las presiones que recibimos en la escuela, en el trabajo y a la hora
de criar a los hijos; eso sin olvidar las presiones de carácter personal. Algunos han de sobrellevar "una espina en
la carne", consistente en una incapacidad o enfermedad grave (2 Corintios 12:7-10). A otros los abruma su baja
autoestima. Y por otra parte, "los días calamitosos" de la vejez impiden que los cristianos mayores sirvan a
Jehová con el vigor de antaño (Eclesiastés 12:1).
7 Además, el apóstol Pablo nos recuerda que "tenemos una lucha [...] contra las fuerzas espirituales inicuas en
los lugares celestiales" (Efesios 6:12). Nos enfrentamos constantemente al "espíritu del mundo", es decir, el
espíritu de rebelión y corrupción moral que promueven Satanás y sus demonios (1 Corintios 2:12; Efesios 2:2, 3).
Tal como a Lot, que era un hombre temeroso de Dios, nos perturban el habla y los actos inmorales de la gente
que nos rodea (2 Pedro 2:7). Asimismo corremos el riesgo de recibir un ataque directo de Satanás, pues está
guerreando contra el resto de los ungidos, "los cuales observan los mandamientos de Dios y tienen la obra de dar
testimonio de Jesús" (Revelación 12:17). Las "otras ovejas" de Jesús también sufren la violencia de Satanás
mediante proscripciones y persecuciones (Juan 10:16).
w02 1/6 pág. 17 párr. 18 Deleitémonos en la justicia de Jehová
18. a) ¿Por qué no resulta fácil seguir tras la justicia? b) ¿Qué aprendemos del ejemplo de Lot?
18 Está claro que no resulta fácil seguir tras la justicia, pues todos somos imperfectos y nuestra inclinación
natural es hacia la injusticia (Isaías 64:6). Además, nos rodean personas a quienes les interesan poco los
caminos justos de Jehová. Nuestras circunstancias se parecen mucho a las de Lot, que vivió en la infame ciudad
de Sodoma. El apóstol Pedro explicó de la siguiente manera por qué Jehová estimó apropiado salvar a Lot de la
inminente destrucción: "Aquel hombre justo, por lo que veía y oía mientras moraba entre ellos de día en
día, atormentaba su alma justa a causa de los hechos desaforados de ellos" (2 Pedro 2:7, 8). De modo que
todos hacemos bien en preguntarnos: "¿Apruebo para mis adentros las prácticas inmorales que veo a mi
alrededor? ¿Considero los deportes y el entretenimiento violentos, tan populares hoy, solo algo de mal gusto?
¿O, como en el caso de Lot, me atormentan tales hechos injustos?".
w02 1/10 pág. 16 párrs. 19-20 Jehová bendice y protege a quienes le obedecen
19, 20. a) ¿Por qué fue de vital importancia que Israel obedeciera en el mar Rojo? b) ¿Cómo nos beneficia
hoy reflexionar con oración sobre el relato del mar Rojo?
19 Esta situación nos recuerda el éxodo de Egipto de los israelitas. Después de castigar a la nación egipcia
con diez plagas devastadoras, Jehová no condujo a su pueblo por el camino más corto a la Tierra Prometida,
sino en dirección sur hacia el mar Rojo, donde se le podía acorralar y atacar fácilmente. Desde una óptica militar,
parecía una decisión desastrosa. Si usted hubiese estado allí, ¿habría obedecido la palabra de Jehová mediante
Moisés y se habría encaminado hacia el mar Rojo con absoluta confianza, sabiendo que la Tierra Prometida
quedaba en otra dirección? (Éxodo 14:1-4.)
20 Al seguir leyendo el capítulo 14 de Éxodo, vemos la imponente manifestación de poder con que Jehová
liberó a su pueblo. ¡Cuánto nos fortalecen la fe estos relatos cuando dedicamos tiempo a estudiarlos y reflexionar
sobre ellos! (2 Pedro 2:9.) La fe fuerte, a su vez, nos da vigor para obedecer a Jehová, aunque sus mandatos
parezcan ir en contra del razonamiento humano (Proverbios 3:5, 6). Por ello, pregúntese: "¿Hago todo lo posible
para robustecer mi fe aplicándome al estudio de la Biblia, la oración y la meditación, así como relacionándome
regularmente con el pueblo de Dios?" (Hebreos 10:24, 25; 12:1-3).
w03 1/7 pág. 11 párr. 10 "¡Miren! Este es nuestro Dios"
10. ¿Qué protección nos brinda Jehová hoy, y por qué es tan importante para nosotros?
10 Jehová no se ha limitado a prometer su protección. En tiempos bíblicos realizó milagros con los que
demostró que tiene la capacidad de "librar de la prueba a personas de devoción piadosa" (2 Pedro 2:9). ¿Qué
puede decirse de la actualidad? Entendemos que él ya no se vale de su poder para librarnos de todas las
calamidades. Pero sabemos que nos brinda algo mucho más importante: su protección espiritual. En efecto,
nuestro amoroso Dios nos ampara de daños espirituales dotándonos de todo lo necesario para soportar las
pruebas y salvaguardar nuestra relación con él. Por ejemplo, Lucas 11:13 declara: "Si ustedes, aunque son
inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡con cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a
los que le piden!". Esta potentísima fuerza nos ayuda a encarar cualquier prueba o dificultad que nos sobrevenga
(2 Corintios 4:7). De este modo, Jehová actúa para preservarnos la vida, no solo unos cuantos años, sino toda la
eternidad. Con esa perspectiva, veremos cualquier tribulación que nos ocasione este sistema como
"momentánea y liviana" (2 Corintios 4:17). ¿Verdad que nos atrae un Dios que con tanto amor emplea su poder
para nuestro bien?
w08 15/3 pág. 16 párr. 18 Jehová escucha nuestras súplicas
18. ¿En qué debemos concentrarnos para aguantar fielmente?
18 La quinta ayuda es esta: nunca olvidemos la maravillosa promesa de Jehová de librar pronto a la
humanidad de todas sus angustias (Sal. 34:19; 37:9-11; 2 Ped. 2:9). Pero no solo nos librará de las dificultades
presentes, sino que nos dará la oportunidad de vivir para siempre, ya sea en los cielos con Jesucristo o en el
Paraíso terrestre.
w12 15/9 págs. 5-6 párr. 9 ¿Cómo llegará el fin de este mundo?
9. a) ¿Qué es lo que más nos preocupa a los cristianos? b) ¿Qué debemos hacer ahora para fortalecer
nuestra fe?
9 Los siervos de Dios no vivimos aterrorizados por ese futuro ataque. Lo que más nos preocupa no es nuestra
salvación, sino la santificación del nombre de Jehová y la vindicación de su soberanía. Él mismo declaró en más
de sesenta ocasiones: "Tendrán que saber que yo soy Jehová" (Ezeq. 6:7; nota). Por consiguiente, ansiamos que
se cumpla este sobresaliente aspecto de las profecías de Ezequiel y, al mismo tiempo, confiamos en que "Jehová
sabe librar de la prueba a personas de devoción piadosa" (2 Ped. 2:9). Mientras, es preciso que aprovechemos
toda oportunidad de fortalecer nuestra fe para poder ser íntegros a Jehová venga lo que venga. Entonces, ¿qué
debemos hacer? Orar, estudiar la Palabra de Dios, reflexionar en ella y difundir el mensaje del Reino. Así,
nuestra esperanza de vida eterna se mantendrá firme como un ancla (Heb. 6:19; Sal. 25:21).
w12 15/4 pág. 22 párrs. 2-3 Jehová sabe librar a su pueblo
2, 3. a) ¿A qué situación se enfrentará el pueblo de Dios durante la "gran tribulación"? b) ¿Qué nos dará
las fuerzas para soportar lo que se avecina?
2 Al ir acercándose la "gran tribulación" a su punto culminante, "Gog de la tierra de Magog" atacará al pueblo
de Dios con todos los medios a su alcance. En efecto, se valdrá de "una numerosa fuerza militar [...] como nubes
para cubrir el país" (Eze. 38:2, 14-16). En ese momento no saldrá a socorrernos ninguna de las instituciones de
este mundo. Nuestra supervivencia dependerá exclusivamente de la intervención divina. ¿Cómo reaccionaremos
al vernos cara a cara frente al exterminio?
3 Todos los siervos de Jehová deberíamos preguntarnos: "¿De verdad creo que él nos conservará vivos
durante la gran tribulación?". Recordemos estas palabras del apóstol Pedro: "Jehová sabe librar de la prueba a
personas de devoción piadosa, pero reservar a personas injustas para el día del juicio para que sean cortadas de
la existencia" (2 Ped. 2:9). Si meditamos en los actos de liberación que realizó en el pasado, podremos afrontar
el futuro con más entereza. Veamos tres ejemplos que fortalecerán nuestra confianza en que Jehová tiene el
poder para salvar a su pueblo.
w12 15/1 pág. 12 párrs. 15-16 Imitemos la actitud vigilante de los apóstoles de Jesús
15, 16. a) ¿Cómo liberó a Pedro el ángel de Jehová? (Véase la ilustración.) b) ¿Por qué nos fortalece ver la
forma en que Jehová rescató a Pedro?
15 ¿Cómo le fue a Pedro? Durante su última noche en prisión, se quedó dormido entre los dos guardias que lo
vigilaban y luego vivió sucesos asombrosos (léase Hechos 12:7-11). De repente, una luz brillante iluminó su
celda. Luego se le apareció un ángel, al que obviamente no vieron los guardias, y lo despertó con insistencia.
Entonces, ¡las cadenas que tenía en las muñecas sencillamente se le cayeron! El ángel sacó de la prisión al
apóstol pasando delante de las narices de los guardias de la entrada y atravesando la gran puerta de hierro, que
se abrió "por sí misma". Y, una vez en la calle, el mensajero divino se esfumó. ¡Pedro estaba libre!
16 Ciertamente, nuestra fe se fortalece al recordar que Jehová, con su gran poder, puede liberar a sus siervos.
Claro, hoy no esperamos que él nos libere de forma milagrosa. Pero sí tenemos confianza absoluta en que
seguirá usando su poder a favor de su pueblo (2 Cró. 16:9). Él nos brinda su poderosa fuerza activa para que
soportemos cualquier dificultad (2 Cor. 4:7; 2 Ped. 2:9). Y muy pronto, valiéndose de su amado Hijo, soltará a
millones y millones de personas de la prisión más segura del mundo: la muerte (Juan 5:28, 29). Sin duda, la fe en
las promesas de Jehová nos infunde mucho ánimo para afrontar los problemas.
w01 15/6 pág. 20 párr. 11 Continuemos constantes como si viéramos a Quien es invisible
11. Según Pedro y Judas, ¿cómo revelaron falta de espiritualidad algunos miembros de la congregación
cristiana?
11 La fe nos ayuda a ver que es Jehová quien dirige a su organización terrestre. Así evitamos ser críticos con
quienes asumen la responsabilidad en la congregación. Tanto el apóstol Pedro como Judas, medio hermano de
Jesús, advirtieron sobre ciertos individuos tan poco espirituales que injuriaban a quienes llevaban la delantera
entre los cristianos (2 Pedro 2:9-12; Judas 8). ¿Habrían hablado así delante de Jehová aquellos criticones en
caso de haberlo visto físicamente? Claro que no. Pero como Dios es invisible, tales hombres carnales no tuvieron
en cuenta que eran responsables ante él.
w00 15/6 pág. 16 párr. 16 Honremos a quienes se ha dado autoridad sobre nosotros
16. ¿Qué aprendemos de los ejemplos de los falsos maestros y los ángeles?
16 Los ancianos de las congregaciones están nombrados por espíritu santo, pero aún son imperfectos y
cometen errores (Salmo 130:3; Eclesiastés 7:20; Hechos 20:28; Santiago 3:2). Por tanto, es posible que algunos
miembros de la congregación se sientan descontentos con ellos. ¿Cómo deberíamos reaccionar cuando
pensamos que algo no se está haciendo bien en la congregación, o al menos eso parece? Observemos el
contraste entre los falsos maestros del siglo primero y los ángeles: "Osados, voluntariosos, estos [falsos
maestros] no tiemblan ante los gloriosos, sino que hablan injuriosamente, mientras que los ángeles, aunque son
mayores en fuerza y poder, no presentan contra ellos acusación en términos injuriosos, lo cual no hacen por
respeto a Jehová" (2 Pedro 2:10-13). Mientras que los falsos maestros hablaron injuriosamente de "los gloriosos"
—los ancianos a los que se había concedido autoridad en la congregación cristiana del siglo primero—, los
ángeles no hablaron en términos injuriosos de los falsos maestros que estaban dividiendo a los hermanos.
Siendo estos superiores al hombre y con un mejor sentido de la justicia, eran conscientes de lo que estaba
ocurriendo en la congregación. No obstante, "por respeto a Jehová" le dejaron el juicio a Él (Hebreos 2:6, 7;
Judas 9).
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
2 Pedro 2:10-13. Aunque "los gloriosos" (los superintendentes cristianos) tienen defectos y se equivocan,
no debemos hablar mal de ellos (Heb. 13:7, 17).
w03 1/9 pág. 10 párr. 12 Confiemos plenamente en Jehová
12 Ahora bien, ¿qué es "toda la creación" a la que se refiere este pasaje? Hay quienes dicen que se trata de
todos los seres vivos, incluyendo los animales y la vegetación. Pero ¿esperan las bestias y las plantas obtener "la
gloriosa libertad de los hijos de Dios"? La respuesta es no (2 Pedro 2:12). Por consiguiente, la expresión "toda la
creación" solo puede referirse a la humanidad. Esta es la creación que se vio afectada por el pecado y la muerte
debido a la rebelión de Edén y que vive con la apremiante necesidad de una esperanza (Romanos 5:12).
w06 15/11 pág. 22 párrs. 7-8 Mantengámonos en el amor de Dios
7, 8. ¿Cómo nos ayudan los mandamientos de Jesús a rechazar las tentaciones de caer en el pecado?
7 Mostrar amor a Jesucristo obedeciendo sus mandamientos nos permitirá rechazar cualquier tentación de
caer en el pecado. "Si observan mis mandamientos —señaló Jesús—, permanecerán en mi amor, así como yo
he observado los mandamientos del Padre y permanezco en su amor." (Juan 15:10.) ¿Cómo nos ayudan las
enseñanzas de Jesús a permanecer en el amor de Dios?
8 Cuando las aplicamos en nuestra vida, nos ayudan a mantener nuestros principios morales. Veamos un
ejemplo. Mediante la Ley, Dios mandó al pueblo de Israel: "No debes cometer adulterio" (Éxodo 20:14). Sin
embargo, Jesús explicó el principio que había detrás de ese mandato: "Todo el que sigue mirando a una mujer a
fin de tener una pasión por ella ya ha cometido adulterio con ella en su corazón" (Mateo 5:27, 28). Por su parte, el
apóstol Pedro dijo que algunos miembros de la congregación del siglo primero tenían "ojos llenos de adulterio" y
"cautiva[ba]n almas inconstantes" (2 Pedro 2:14). ¿Cómo podemos evitar ese mismo proceder inmoral?
Tenemos que amar y obedecer a Dios y a su Hijo, así como resolvernos a conservar nuestra buena relación con
ellos.
w11 15/12 pág. 16 párrs. 14-15 ¿Por qué necesitamos que nos guíe el espíritu de Dios?
14, 15. ¿Cómo conseguiremos resistir al espíritu del mundo?
14 Jehová nos proporciona todo lo necesario para combatir el espíritu del mundo. De ahí que el apóstol Pablo
aconseje: "Sigan adquiriendo poder en el Señor y en la potencia de su fuerza [...] para que puedan resistir en el
día inicuo" (Efe. 6:10, 13). A través de su espíritu, Jehová nos fortalece para que aguantemos los ataques de
Satanás (Rev. 12:9). Es cierto que el espíritu del mundo es muy fuerte y no podemos evitarlo por completo, pero
no tiene por qué corrompernos, pues el espíritu santo es más poderoso y nos ayuda.
15 Refiriéndose a quienes habían repudiado el cristianismo en el siglo primero, el apóstol Pedro dijo:
"Abandonando la senda recta, han sido extraviados" (2 Ped. 2:15). ¡Qué agradecidos debemos estar de no haber
recibido "el espíritu del mundo, sino el espíritu que proviene de Dios"! (1 Cor. 2:12.) Si dejamos que esta fuerza
influya en nosotros y aprovechamos todos los medios que nos brinda Jehová, nos mantendremos en el buen
camino y lograremos oponernos al espíritu satánico de este mundo malo (Gál. 5:16).
w03 15/5 págs. 13-14 párr. 19 Cristo habla a las congregaciones
19. ¿Qué hizo Balaam, y contra qué debe mantenerse en guardia todo cristiano?
19 Cristo también se refirió a "la enseñanza de Balaam". Ansioso de lucrarse, este falso profeta intentó lanzar
una maldición contra Israel y, cuando Dios la convirtió en bendición, se confabuló con el rey moabita Balac e
indujo a muchos israelitas a la idolatría y la inmoralidad sexual. Al igual que Finehás, que combatió las
maquinaciones de Balaam, los ancianos cristianos tienen que defender la justicia con firmeza (Números 22:1–
25:15; 2 Pedro 2:15, 16; Judas 11). En realidad, todo cristiano debe estar en guardia para no caer en la idolatría
y evitar que se infiltre la inmoralidad en la congregación (Judas 3, 4).
w12 15/7 pág. 10 párr. 14 Jehová nos hace realmente libres
14. ¿Cómo esclaviza el espíritu del mundo a quienes se dejan llevar por él?
14 Quienes se dejan engatusar por el espíritu del mundo y no se privan de satisfacer sus malos deseos tal vez
crean que son libres (léase 2 Pedro 2:18, 19). Pero la realidad es que son esclavos. Para empezar, existen
innumerables leyes y reglamentos que se han creado para mantener bajo control sus impulsos y su
comportamiento. Como dijo Pablo: "La ley no se promulga para el justo, sino para desaforados e ingobernables"
(1 Tim. 1:9, 10). Además, son esclavos del pecado, pues acatan "la voluntad de la carne", que es un amo muy
cruel (Efe. 2:1-3). En cierto sentido, son como moscas atraídas a la miel: su apetito las conduce sin remedio a
una trampa mortal (Sant. 1:14, 15).
w10 15/11 págs. 7-8 párr. 3 Joven, resiste la presión de grupo
3. ¿Por qué sería un error comportarte como tus compañeros?
3 Habrá momentos en que te sentirás tentado a comportarte como tus compañeros para evitar que te critiquen.
No caigas en ese error. Los cristianos no podemos actuar como niños a los que se puede llevar de aquí para allá
como si fueran "aventados [...] por olas" (Efe. 4:14). En efecto, los niños son muy fáciles de influenciar. Pero tú ya
vas camino de convertirte en adulto. Así que si estás convencido de que las normas de Jehová son para tu bien,
no permitas que nadie te impida seguirlas. ¡Es tu derecho! (Deu. 10:12, 13.) Actuar de otro modo es dejar que los
demás controlen tu vida. La realidad es que si cedes a la presión, te convertirás en un simple títere en manos de
tus compañeros (léase 2 Pedro 2:19).
w02 1/4 pág. 17 párr. 8 Sigamos sirviendo a Jehová con corazón constante
8. ¿Cómo es posible tener una conducta piadosa de día en día?
8 ¿Nos acordamos del alivio que sentimos cuando conocimos la verdad, nos arrepentimos y luego percibimos
que Dios nos había perdonado sobre la base de nuestra fe en el sacrificio redentor de Jesús? (Salmo 32:1-5;
Romanos 5:8; 1 Pedro 3:18.) Seguramente no queremos volver a llevar una vida de pecado (2 Pedro 2:20-22).
La oración constante a Jehová será uno de los factores que nos ayudarán a tener una conducta piadosa de día
en día, vivir a la altura de nuestra dedicación y continuar sirviendo fielmente a Dios (2 Pedro 3:11, 12).
w12 15/3 pág. 27 párr. 10 No mire "a las cosas que deja atrás"
10. ¿Qué aprendemos de lo que les sucedió a los israelitas?
10 ¿Qué nos enseña todo esto? Cuando afrontamos problemas, no debemos idealizar el pasado pensando
que la vida que llevábamos, incluso antes de conocer la verdad, era mejor. Claro, no hay nada de malo en que
meditemos en nuestros actos para aprender de ellos o que reflexionemos con cariño en los buenos recuerdos.
Pero es importante que mantengamos una perspectiva realista. Si perdiéramos el equilibrio, podríamos llegar a
sentirnos tan descontentos con nuestras circunstancias que deseáramos volver a nuestra vida anterior (léase
2 Pedro 2:20-22).
Capítulo 3
w00 1/10 pág. 22 párr. 14 Compremos tiempo para leer y estudiar
14. ¿Cómo nos beneficia estudiar a fondo la información que nos parece conocida?
14 Hay quienes piensan que ya conocen las doctrinas básicas y que no todos los artículos presentan algo
completamente nuevo. Por lo tanto, no ven necesario el estudio sistemático ni la asistencia regular a las
reuniones. Sin embargo, la Biblia muestra que necesitamos que se nos recuerden las cosas que ya hemos
aprendido (Salmo 119:95, 99; 2 Pedro 3:1; Judas 5). Tal como el buen cocinero prepara los mismos ingredientes
básicos de muchas maneras apetitosas, la clase del esclavo suministra el nutritivo alimento espiritual de muy
diversas formas. Incluso los artículos sobre temas que ya se han comentado con frecuencia, contienen detalles
de interés que no deberíamos perdernos. El hecho es que el grado de aprovechamiento del estudio depende en
buena medida del tiempo y el esfuerzo que invirtamos en él.
w01 1/12 pág. 19 párr. 3 Temamos a Jehová y guardemos sus mandamientos
3. ¿Cómo y por qué nos previene Jehová de los escollos espirituales?
3 De igual manera, Jehová se preocupa por nuestro bienestar. Es un Padre amoroso que mediante su Palabra
y su organización nos enseña para que nos beneficiemos (Isaías 48:17). El programa de educación divina nos
advierte "vez tras vez" de los escollos que afronta nuestra espiritualidad a fin de que les tengamos un miedo
saludable (2 Crónicas 36:15; 2 Pedro 3:1). En el transcurso de la historia, ¡cuántas catástrofes espirituales y
cuántos sufrimientos se habrían evitado 'si tan solo las personas hubieran desarrollado su corazón para temer a
Dios y guardar sus mandamientos'! (Deuteronomio 5:29.) Hoy, en medio de "tiempos críticos, difíciles de
manejar", ¿cómo desarrollamos el corazón para temer a Jehová y eludir las amenazas a nuestra espiritualidad?
(2 Timoteo 3:1.)
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
3:2-4, 12. Si prestamos atención a "los dichos hablados previamente por los santos profetas" y al
"mandamiento del Señor y Salvador", no olvidaremos lo cerca que está el día de Jehová.
w01 15/2 págs. 14-15 párr. 15 El día de juicio de Jehová se ha acercado
15. a) ¿Qué les iba a ocurrir a los sacerdotes apóstatas de Jerusalén? b) ¿Qué les espera a quienes
practican hoy la religión falsa?
15 Los sacerdotes apóstatas de Jerusalén mezclaban la adoración de Jehová con la religión falsa. Aunque se
sentían seguros, Jehová los buscaría como si fuera con potentes lámparas cuya luz penetraría en la oscuridad
espiritual en la que se habían refugiado. Ninguno escaparía de la proclamación y ejecución de la sentencia
divina. Aquellos apóstatas satisfechos se habían asentado, como las heces en el fondo de una cuba de vino.
No querían que los molestara ninguna declaración de intervención divina en los asuntos del hombre; pero
no escaparían de la ejecución de la sentencia de Dios contra ellos. Tampoco habrá escapatoria para los que
practican hoy la religión falsa, incluidos los miembros de la cristiandad y los apóstatas de la adoración de Jehová.
Negando que estos sean "los últimos días", dicen en su corazón: "Jehová no hará bien, y no hará mal". ¡Qué
equivocados están! (2 Timoteo 3:1-5; 2 Pedro 3:3, 4, 10.)
w06 1/2 pág. 18 párr. 6 Imitemos la paciencia de Jehová
6. ¿Qué no debemos pensar de Dios, y por qué razón?
6 Sabemos que resulta difícil esperar algo que anhelamos ardientemente (Proverbios 13:12). De ahí que
cuando alguien se demora en cumplir sus promesas, tal vez pensemos que ya no lo hará. ¡Qué grave error sería
pensar eso de Dios! Si confundimos su paciencia con la lentitud, es fácil que el paso del tiempo nos haga ceder a
la duda y el desánimo y que corramos el riesgo de adormecernos en sentido espiritual. Peor aún, podríamos ser
engañados por aquellos contra quienes Pedro nos previene unos versículos antes, a saber, los burladores,
hombres sin fe que dicen con sarcasmo: "¿Dónde está esa prometida presencia de él? Pues, desde el día en que
nuestros antepasados se durmieron en la muerte, todas las cosas continúan exactamente como desde el
principio de la creación" (2 Pedro 3:4).
w03 1/1 pág. 10 párr. 9 Ahora más que nunca, quedémonos despiertos
9. a) ¿Qué peligrosa actitud adoptarían algunos? b) ¿Por qué es especialmente peligroso un modo de
pensar escéptico?
9 Hoy día hay quienes se burlan diciendo: "¿Dónde está esa prometida presencia de él?" (2 Pedro 3:3, 4). Al
parecer, tales personas opinan que en realidad nada ha cambiado desde la creación del mundo; que todo sigue
igual que siempre. Ese modo de pensar escéptico es peligroso, pues las dudas pueden corroer nuestro sentido
de la urgencia, lo que nos encaminaría a volvernos autocomplacientes (Lucas 21:34). Además, como destaca
Pedro, los burlones olvidan el Diluvio de los días de Noé, que acabó con un sistema de cosas mundial. En aquel
entonces, todo cambió (Génesis 6:13, 17; 2 Pedro 3:5, 6).
w07 15/4 pág. 19 ¿Recuerda usted?
¿Cómo demostramos que estamos contentos de esperar en Jehová?
Estamos "esperando [...] el día de Jehová", anhelando el alivio que Él traerá cuando destruya a todos los
hombres impíos (2 Pedro 3:7, 12). Jehová está deseoso de acabar con la maldad, pero se contiene para que la
salvación de sus siervos se produzca de tal forma que glorifique Su nombre. Nosotros debemos confiar en
que Jehová sabe cuándo es el mejor momento para actuar, y, mientras tanto, seguir sirviéndole con celo (Salmo
71:14, 15).—1/3, páginas 17, 18.
w03 1/1 pág. 10 párr. 10 Ahora más que nunca, quedémonos despiertos
10. ¿Con qué palabras alienta Pedro a quienes pudieran impacientarse?
10 Pedro ayuda a sus lectores a cultivar paciencia recordándoles por qué no actúa Dios inmediatamente en
muchas ocasiones. En primer lugar, argumenta: "Un día es para con Jehová como mil años, y mil años como un
día" (2 Pedro 3:8). Dado que Jehová es eterno, está en posición de tomar en cuenta todos los detalles y elegir el
momento más oportuno para actuar. Acto seguido, el apóstol señala que Jehová desea que gente de todas
partes se arrepienta. La paciencia de Dios se traduce en salvación para muchas personas que morirían si él
actuara de forma precipitada (1 Timoteo 2:3, 4; 2 Pedro 3:9). Sin embargo, el hecho de que Dios sea
paciente no quiere decir que nunca actuará. "El día de Jehová vendrá como ladrón", afirma Pedro (2 Pedro 3:10).
w05 1/5 págs. 18-19 párrs. 5-6 ¿Qué significa abrigar la esperanza de la resurrección?
5, 6. ¿Qué revela la visión que el apóstol Juan describió en Revelación 20:12, 13?
5 En una visión acerca de los acontecimientos que ocurrirían durante el Reinado Milenario de Jesucristo, el
apóstol Juan presencia cómo tiene lugar la resurrección terrestre. Informa: "Vi a los muertos, los grandes y los
pequeños [...]. Y el mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que
había en ellos" (Revelación 20:12, 13). Todos aquellos que hayan quedado en el Hades (o Seol), la sepultura
común de la humanidad, serán liberados sea cual sea su rango o posición: "grandes" o "pequeños". Los que
perecieron en el mar también volverán a la vida. Este maravilloso acontecimiento es parte del propósito de
Jehová.
6 El reinado de mil años de Cristo comienza con el acto de prender y abismar a Satanás. Este no podrá
extraviar a ninguno de los resucitados ni de los supervivientes de la gran tribulación, pues durante este tiempo
estará sumido en un estado de inactividad (Revelación 20:1-3). Quizás mil años nos parezcan una eternidad,
pero a los ojos de Jehová son "como un día" (2 Pedro 3:8).
w09 15/9 pág. 26 párr. 4 ¿Valoramos lo que Jehová ha hecho para liberarnos?
4. ¿Cómo ve la gente la duración de la vida, pero cómo la ve Jehová?
4 Hoy día, pocas personas hablarían del pecado y la muerte en términos tan fatalistas. Es cierto que se
conmocionan cuando fallece alguien relativamente joven, pero ven la muerte como algo natural si sucede en la
vejez. No se dan cuenta de cuál es el punto de vista del Creador al respecto. En realidad, la duración de nuestra
vida es infinitamente menor que la que él se proponía. De hecho, desde su perspectiva, ningún ser humano ha
vivido más de un día (2 Ped. 3:8). Por eso, la Palabra de Dios dice que nuestra vida es tan breve como la de una
flor, como un suspiro o una exhalación (Sal. 39:5; 1 Ped. 1:24). ¿Por qué debemos tener esto presente? Porque
cuanto mejor entendamos la gravedad de nuestra "enfermedad" (el pecado), más valoraremos la "cura": todo lo
que Jehová ha hecho para liberarnos.
w00 15/6 pág. 22 párr. 19 "Todos ustedes son hermanos"
19. ¿Cómo debemos considerar a las personas que no aceptan las creencias cristianas?
19 Mostrar honra a los demás incluye a los que pueden llegar a ser nuestros hermanos espirituales en el
futuro. Tales personas quizá acepten con lentitud el mensaje ahora, pero tenemos que ser pacientes con ellas y
tratarlas con dignidad. Jehová "no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que todos alcancen el
arrepentimiento" (2 Pedro 3:9). ¿No deberíamos adoptar el mismo punto de vista de Jehová? Podemos allanar el
camino para dar el testimonio si siempre intentamos ser amables con la gente. Por supuesto, debemos evitar la
clase de compañerismo que pueda suponer un peligro espiritual (1 Corintios 15:33). Aun así, demostramos
"bondad humana" al no despreciar a quienes no comparten nuestras creencias (Hechos 27:3).
w00 1/3 pág. 14 párr. 2 'Hallemos a Jehová y su fuerza'
2. Explique la influencia de otras cualidades divinas en el uso que Jehová da a su poder.
2 A diferencia de muchos seres humanos, Dios siempre utiliza su poder para el bien. "En cuanto a Jehová, sus
ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo
para con él." (2 Crónicas 16:9.) Jehová controla el uso de su poder. La paciencia hace que no ejecute
inmediatamente a los inicuos para darles la oportunidad de arrepentirse. El amor lo motiva a dejar que el Sol
brille sobre todo tipo de personas, justas e injustas. La justicia hará que finalmente utilice su poder ilimitado para
reducir a la nada al que tiene el medio de causar la muerte, Satanás el Diablo (Mateo 5:44, 45; Hebreos 2:14;
2 Pedro 3:9).
w01 15/8 págs. 28-29 párr. 14 No desistamos de hacer lo que es excelente
14. ¿Cómo beneficia a los cristianos de la actualidad la paciencia de Dios?
14 Recordemos asimismo que "Jehová no es lento respecto a su promesa, como algunas personas consideran
la lentitud, pero es paciente para con ustedes porque no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que
todos alcancen el arrepentimiento" (2 Pedro 3:9). Observemos que Dios es "paciente para con ustedes", los
miembros de la congregación cristiana. Según parece, a algunos nos toma más tiempo hacer cambios de modo
que "finalmente él [nos] halle inmaculados y sin tacha y en paz" (2 Pedro 3:14). ¿No deberíamos, entonces,
agradecer a Dios que sea paciente?
w03 15/7 págs. 15-16 párrs. 1-2 ¿Cómo debemos ver al prójimo a medida que se acerca el día de Jehová?
1, 2. a) ¿Cómo ve Jehová a las personas hoy? b) ¿Qué preguntas podemos hacernos?
LOS siervos de Jehová tienen la comisión de "ha[cer] discípulos de gente de todas las naciones" (Mateo
28:19). Mientras efectuamos esta labor y aguardamos "el gran día de Jehová", es preciso que veamos a las
personas como él las ve (Sofonías 1:14). ¿Y de qué manera las ve? El apóstol Pedro señala: "Jehová no es lento
respecto a su promesa, como algunas personas consideran la lentitud, pero es paciente para con ustedes porque
no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que todos alcancen el arrepentimiento" (2 Pedro 3:9).
Dios ve en todo ser humano el potencial de alcanzar el arrepentimiento, y Su "voluntad es que hombres de toda
clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad" (1 Timoteo 2:4). De hecho, le complace
enormemente que "alguien inicuo se vuelva de su camino y realmente siga viviendo" (Ezequiel 33:11).
2 ¿Tenemos nosotros el mismo criterio? ¿Pensamos, como Jehová, que personas de toda raza y nación
pueden ser "ovejas de su apacentamiento"? (Salmo 100:3; Hechos 10:34, 35.) Veamos dos ejemplos que
resaltan la importancia de compartir el punto de vista de Dios. En ambos casos se avisó a Sus siervos de la
destrucción que se avecinaba, de modo que tales ejemplos son muy significativos para quienes aguardamos el
gran día de Jehová.
w06 1/12 pág. 27 párr. 11 ¿Qué implica amar al prójimo?
11. ¿Cuál es la mejor forma de demostrar que amamos a quienes no sirven a Jehová, y por qué?
11 A la hora de mostrar amor a quienes no sirven a Dios, lo mejor es imitar al propio Jehová. Aunque detesta la
maldad, trata con bondad a los pecadores, dándoles la oportunidad de dejar atrás su mala conducta y recibir vida
eterna (Ezequiel 18:23). Él "desea que todos alcancen el arrepentimiento" (2 Pedro 3:9). Quiere que "hombres de
toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad" (1 Timoteo 2:4). Por eso, Jesús dio a sus
discípulos la comisión de predicar, enseñar y hacer "discípulos de gente de todas las naciones" (Mateo
28:19, 20). Al colaborar en esta obra, demostramos amor a Dios y al prójimo, lo que incluye a nuestros enemigos.
w11 15/3 pág. 29 párrs. 5-6 Mantengámonos despiertos tal como Jeremías
5, 6. a) ¿Cómo está empleando hoy día Jehová a los cristianos representados por Jeremías? b) ¿De qué
hablaremos en este artículo?
5 ¿Y qué puede decirse de nuestro tiempo? En su gran amor por la humanidad, Jehová ha comisionado a los
cristianos ungidos para que actúen como un atalaya, o vigía, espiritual y anuncien el juicio que se avecina. Por
décadas, este grupo prefigurado por Jeremías ha exhortado a todos a reconocer la urgencia de nuestros días
(Jer. 6:17). La Biblia deja bien claro que Jehová, el Señor del Tiempo, no es lento. Aunque su día llegará justo en
el momento que él ha establecido, tomará por sorpresa a este mundo (Sof. 3:8; Mar. 13:33; 2 Ped. 3:9, 10).
6 Nunca olvidemos que Jehová está muy despierto y que traerá su glorioso nuevo mundo sin ninguna demora.
Los cristianos representados por Jeremías lo saben muy bien, y eso los impulsa a actuar con diligencia. Y lo
mismo sucede con sus compañeros con esperanza terrenal, quienes se mantienen alertas y conscientes de que
su mensaje es cada día más urgente. Jesús señaló que todos deben tener la oportunidad de decidir si apoyarán
al Reino de Dios o no. En este artículo veremos tres cualidades que ayudaron a Jeremías a no dormirse y a
efectuar su ministerio, y que permitirán que nosotros hagamos lo mismo.
w01 1/11 págs. 17-18 párr. 17 'Vistámonos de gran paciencia'
17. ¿Cómo podemos imitar el amor y la gran paciencia de Jehová, y por qué debemos hacerlo?
17 La gran paciencia de Jehová significará la salvación para millones de personas (2 Pedro 3:9, 15). Si somos
amorosos y pacientes como él, continuaremos predicando las buenas nuevas del Reino de Dios sin
impacientarnos y enseñando a otras personas a someterse a la gobernación del Reino de Cristo (Mateo 28:18-
20; Marcos 13:10). El que dejáramos de predicar equivaldría a querer limitar la gran paciencia de Jehová y
no reconocer su propósito, a saber, que las personas se arrepientan (Romanos 2:4).
w02 1/11 pág. 17 párr. 12 Cristianos neutrales en los últimos días
12. ¿Qué actitud de Jehová hacia la humanidad imitamos, y cómo?
12 Jehová ha dictado sentencia contra este mundo. Sin embargo, aún no ha juzgado a todos los individuos que
forman parte de él, algo que hará mediante Jesús cuando lo estime oportuno (Salmo 67:3, 4; Mateo 25:31-46;
2 Pedro 3:10). Mientras tanto, manifiesta su gran amor a la humanidad. Incluso ha dado a su Hijo unigénito para
que todos tengan la oportunidad de alcanzar vida eterna (Juan 3:16). Los cristianos imitamos el amor de Dios
hablando de lo que Él ha dispuesto para la salvación, aunque muchas veces la gente rechace nuestro mensaje.
w03 15/7 pág. 18 párr. 11 ¿Cómo debemos ver al prójimo a medida que se acerca el día de Jehová?
11. ¿Qué es probable que pensara Abrahán acerca de quienes viven hoy?
11 Hoy se avecina otra destrucción, la que acabará con el actual sistema de cosas perverso en el gran día de
Jehová (Lucas 17:26-30; Gálatas 1:4; 2 Pedro 3:10). ¿Qué pensaría Abrahán acerca de la gente de este mundo
que pronto será destruido? Con toda probabilidad estaría preocupado por quienes aún no han oído las "buenas
nuevas del reino" (Mateo 24:14). Recordemos que repetidamente rogó a Dios por los justos que pudiera haber en
Sodoma. ¿Sentimos nosotros el mismo interés por las personas que rechazarían los caminos del mundo de
Satanás si se les diera la oportunidad de arrepentirse y servir a Jehová? (1 Juan 5:19; Revelación 18:2-4.)
w12 15/3 págs. 23-24 párrs. 14-15 Regocijémonos en nuestra esperanza
14, 15. a) ¿Qué debemos hacer para mantener viva nuestra esperanza? b) ¿Qué consejo dio Pedro?
14 Para mantener viva la esperanza, debemos vivir muy pendientes de la llegada del "día de Jehová". Ese "día"
serán destruidos "los cielos" y "la tierra", es decir, los gobiernos humanos actuales y la sociedad humana
malvada junto con sus "elementos". Con razón Pedro exclamó: "¡Qué clase de personas deben ser ustedes [...],
esperando y teniendo muy presente la presencia del día de Jehová, por el cual los cielos, estando encendidos,
serán disueltos, y los elementos, estando intensamente calientes, se derretirán!" (2 Ped. 3:10-12).
15 Pedro indicó que "los cielos" y "la tierra" actuales serán sustituidos por unos "nuevos cielos [el gobierno de
Cristo] y una nueva tierra [una nueva sociedad humana]" (2 Ped. 3:13). Luego, refiriéndose a la esperanza del
nuevo mundo prometido, dio este franco consejo: "Amados, ya que están esperando estas cosas, hagan lo sumo
posible para que finalmente él los halle inmaculados y sin tacha y en paz" (2 Ped. 3:14).
w08 15/4 pág. 20 párr. 17 El matrimonio y los hijos en el tiempo del fin
17. a) ¿Por qué podemos afrontar el futuro con confianza? b) ¿Qué debería influir en lo que pensamos
sobre el matrimonio y los hijos?
17 Sin embargo, no debemos preocuparnos excesivamente por el futuro. Quienes sean padres pueden confiar
en que ellos y sus hijos pequeños serán protegidos si son fieles a Jehová (léase Isaías 26:20, 21; Sof. 2:2, 3;
1 Cor. 7:14). Mientras tanto, tengamos presente que vivimos en tiempos críticos y dejemos que ese hecho influya
en lo que pensamos sobre el matrimonio y los hijos en este tiempo del fin (2 Ped. 3:10-13). Si así lo hacemos,
todos nosotros —seamos solteros o casados, tengamos hijos o no— honraremos a Jehová y a la congregación
cristiana con nuestro modo de vivir.
w10 15/9 pág. 9 párr. 11 Busquemos con empeño la bendición de Jehová
11. En conformidad con el propósito de Dios revelado en la Biblia, ¿qué esfuerzos debemos hacer?
11 Al igual que Jacob, no sabemos con lujo de detalles cómo va a desarrollarse el propósito de Dios. Sin
embargo, al estudiar la Biblia nos hacemos un cuadro general sobre "el día de Jehová" y lo que implicará (2 Ped.
3:10, 17). Por ejemplo, desconocemos la fecha exacta, pero sí sabemos que está cerca. Además, confiamos en
la promesa bíblica de que, si nos esforzamos por dar un testimonio exhaustivo en el corto tiempo que queda,
lograremos salvarnos a nosotros y a quienes nos escuchen (1 Tim. 4:16).
w04 1/2 págs. 21-22 párrs. 15-16 "La escena de este mundo está cambiando"
15, 16. ¿Qué efecto debería tener en nuestra vida el recordatorio de que "el tiempo que queda está
reducido"?
15 ¿Cuándo ocurrirán todos estos sucesos? No sabemos el día ni la hora (Mateo 24:36). No obstante, lo que sí
sabemos es que "el tiempo que queda está reducido" (1 Corintios 7:29). Es vital, por tanto, que usemos
sabiamente el tiempo que resta. ¿De qué manera? El apóstol Pablo explica que debemos 'comprar el tiempo
oportuno' para dedicarlo a las cosas más importantes a costa de las innecesarias, así como aprovechar bien
cada día. ¿Por qué razón? "Porque los días son inicuos." Y si 'percibimos cuál es la voluntad de Jehová' para
nosotros, no malgastaremos el poco y valioso tiempo que queda (Efesios 5:15-17; 1 Pedro 4:1-4).
16 ¿Qué efecto debería tener en cada uno de nosotros saber que todo el sistema de cosas mundano
desaparecerá? El apóstol Pedro escribió para nuestro bien: "Puesto que todas estas cosas así han de ser
disueltas, ¡qué clase de personas deben ser ustedes en actos santos de conducta y hechos de devoción
piadosa[!]" (2 Pedro 3:11). ¡Sí, qué clase de personas! En armonía con el sabio consejo de Pedro, necesitamos
1) vigilar nuestra conducta para cerciorarnos de que sea santa y 2) asegurarnos de que nuestros actos celosos
en el servicio a Jehová siempre reflejen el profundo amor que sentimos por él.
w03 1/1 págs. 10-11 párr. 11 Ahora más que nunca, quedémonos despiertos
11. ¿Qué nos ayudará a permanecer despiertos en sentido espiritual, y cómo 'acelerará' esto, por decirlo
así, el día de Jehová?
11 Es de interés el paralelo que traza Pedro. Al ladrón no se le atrapa con facilidad; sin embargo, un vigilante
que se queda despierto toda la noche tiene más posibilidades de descubrirlo que otro que se duerme de vez en
cuando. ¿Cómo puede un vigilante mantenerse despierto? Para ello, es mucho mejor andar de un lado a otro que
quedarse sentado toda la noche. Así mismo, el que estemos activos en sentido espiritual nos ayudará a los
cristianos a permanecer despiertos; de ahí que Pedro nos exhorte a mantenernos ocupados en "actos santos de
conducta y hechos de devoción piadosa" (2 Pedro 3:11). Actuar así contribuirá a que sigamos "teniendo muy
presente la presencia del día de Jehová". El vocablo griego traducido "teniendo muy presente" se vierte
literalmente "acelerando" (2 Pedro 3:12, nota). Es cierto, no podemos alterar el horario de Jehová. Su día vendrá
a la hora
w09 15/3 pág. 19 párr. 15 "Sean vigilantes"
15. ¿Cómo nos concierne el hecho de que este sistema se acerca a su fin?
15 ¿Cómo nos concierne el hecho de que el fin de este sistema perverso se aproxime rápidamente? El apóstol
Pedro escribió: "Puesto que todas estas cosas así han de ser disueltas, ¡qué clase de personas deben ser
ustedes en actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa[!]" (2 Ped. 3:11). Estas palabras subrayan la
necesidad de asegurarnos de siempre cumplir los mandatos divinos y realizar obras que demuestren nuestro
amor por Dios. Una de tales obras es participar todo lo que podamos en la predicación de las buenas nuevas del
Reino antes de que llegue el fin. Además, recordemos que Pedro escribió: "El fin de todas las cosas se ha
acercado. Sean [...] vigilantes en cuanto a oraciones" (1 Ped. 4:7). Así que también debemos orar
constantemente a Jehová y pedirle que nos guíe mediante su espíritu santo y su congregación mundial. De ese
modo nos acercaremos a él y le demostraremos que lo amamos.
w02 15/7 pág. 12 párr. 12 Añadamos devoción piadosa a nuestro aguante
12. ¿Cómo podemos superar las pruebas?
12 Permanecer fuertes y activos en sentido espiritual nos ayuda asimismo a afrontar las numerosas pruebas
que nos sobrevienen. Un factor que puede hacerlas más penosas es su procedencia. La indiferencia, la oposición
y la persecución suelen ser más difíciles de soportar si proceden de miembros de la familia, parientes o vecinos.
En el empleo o la escuela se nos puede presionar de forma sutil para que violemos nuestros principios cristianos.
El desaliento, la enfermedad y la depresión quizá nos debiliten físicamente y, como resultado, se nos haga más
difícil afrontar las pruebas que atentan contra nuestra fe. Sin embargo, las superaremos todas si persistimos "en
actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa, esperando y teniendo muy presente la presencia del
día de Jehová" (2 Pedro 3:11, 12). Y en ningún momento perderemos el gozo, pues estamos seguros de que
contamos con la bendición divina (Proverbios 10:22).
w06 15/12 pág. 19 párrs. 18-19 "El gran día de Jehová está cerca"
18, 19. ¿Qué nos ayudará a seguir "teniendo muy presente la presencia del día de Jehová"?
18 ¡Con razón nos exhorta el apóstol Pedro a seguir "teniendo muy presente la presencia del día de Jehová"!
¿Cómo podemos lograrlo? Una manera es efectuando "actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa"
(2 Pedro 3:11, 12). Mantenernos ocupados en esas actividades nos ayudará a esperar con anhelo la llegada del
"día de Jehová". La palabra griega que se traduce "teniendo muy presente" significa literalmente "acelerando".
Es cierto que no podemos hacer que el tiempo que queda hasta la llegada del día de Jehová transcurra más
rápidamente. Sin embargo, mientras aguardamos, el tiempo nos pasará mucho más deprisa si estamos
ocupados en el servicio a Dios (1 Corintios 15:58).
19 Meditar en la Palabra de Dios y en los recordatorios que contiene también nos permitirá vivir con "la
anhelante expectativa del día aquel, preparados" para su llegada. En efecto, estaremos "deseando
ardientemente" que venga (2 Pedro 3:12, La Biblia al Día [edición para España]; Versión Moderna, 1910, nota).
Entre tales recordatorios se hallan numerosas profecías que predicen, no solo la llegada del día de Jehová, sino
también las abundantes bendiciones que recibirán quienes 'se mantengan en expectación de Jehová' (Sofonías
3:8).
w10 15/7 págs. 5-6 párrs. 14-15 ¿Qué revelará el día de Jehová?
14, 15. a) ¿Qué honor nos ha concedido Jehová? b) ¿Qué advertencias inspiradas debemos tomar muy
en serio?
14 Observemos que Jehová no se limita a decirnos: "Guárdense" o, en otras palabras, "manténganse en
guardia" (El libro del Pueblo de Dios). Más bien, nos concede el gran honor de tener "conocimiento de
antemano", o sea, un cuadro general de lo que sucederá en el futuro.
15 Lamentablemente, cuando en la congregación se hacen recordatorios sobre la necesidad de mantenerse
alerta, hay quienes adoptan una actitud despreocupada o incluso burlona y escéptica. Quizás digan: "Llevo
décadas oyendo el mismo aviso". Pero deberían comprender que al hacer esos comentarios no solo están
cuestionando al esclavo fiel, sino al propio Jehová y a su Hijo. En efecto, es Jehová quien nos dice a cada uno de
nosotros: "Manténte en expectación" (Hab. 2:3). Igualmente, es Jesús el que nos dice: "Manténganse alerta, [...]
porque no saben en qué día viene su Señor" (Mat. 24:42). Además, Pedro escribe: "¡Qué clase de personas
deben ser ustedes en actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa, esperando y teniendo muy
presente la presencia del día de Jehová[!]" (2 Ped. 3:11, 12). El esclavo fiel y su Cuerpo Gobernante jamás
tomarán a la ligera esas
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Lecciones para nosotros:
2 Pedro 3:11-14. Quienes estamos "esperando y teniendo muy presente la presencia del día de Jehová"
debemos 1) tener una conducta santa y mantenernos puros en sentido físico, mental, moral y espiritual;
2) abundar en obras que reflejen "devoción piadosa", como predicar el Reino y hacer discípulos; 3) luchar para
estar "inmaculados", es decir, para que el mundo no manche nuestra conducta y personalidad; 4) asegurarnos de
que nuestras intenciones siempre sean nobles y así vivir "sin tacha", y 5) estar "en paz" con Dios, con nuestros
hermanos y con las demás personas.
w01 15/8 pág. 28 párrs. 11-12 No desistamos de hacer lo que es excelente
11, 12. a) ¿Cuál es quizá la razón de que algunos miembros de la congregación pierdan el sentido de la
urgencia? b) ¿Qué buen ejemplo dio Abrahán al centrar su vida en la fe en las promesas de Dios?
11 Otra prueba quizá tenga que ver con el aparente retraso del fin del malvado sistema de cosas. Según
2 Pedro 3:12, los cristianos han de 'esperar y tener muy presente la presencia del día de Jehová'. Muchos llevan
aguardándolo años, y algunos, décadas, por lo que quizá se desanimen y pierdan el sentido de la urgencia.
12 Veamos una vez más el ejemplo de Abrahán. Centró toda su vida en su fe en las promesas de Dios, aunque
no había ninguna posibilidad de que todas se cumplieran en sus días. Es verdad que vivió lo suficiente para ver
crecer a su hijo Isaac, pero habrían de pasar siglos antes de que su descendencia pudiera compararse a "las
estrellas de los cielos" o "los granos de arena que hay en la orilla del mar" (Génesis 22:17). Pese a todo, no se
amargó ni se desanimó. Por ello, el apóstol Pablo dijo lo siguiente sobre él y otros patriarcas: "En fe murieron
todos estos, aunque no consiguieron el cumplimiento de las promesas, pero las vieron desde lejos y las
acogieron, y declararon públicamente que eran extraños y residentes temporales en la tierra" (Hebreos 11:13).
w10 15/4 pág. 27 párr. 12 ¿Seguimos plenamente a Cristo?
12. a) ¿Qué podemos hacer para que las dificultades de la vida no ahoguen nuestro celo? b) ¿Cómo le ha
beneficiado a usted mantenerse activo en el ministerio?
12 Las dificultades de la vida ponen a prueba nuestro celo y nuestra devoción. Un gran número de hermanos
atraviesa graves problemas económicos. Otros tienen limitaciones físicas que les impiden servir a Jehová al
grado que quisieran. En todo caso, siempre hay algo que podemos hacer para seguir plenamente a Cristo sin
perder el entusiasmo. Con este fin, nos será muy útil repasar los consejos y los pasajes bíblicos del recuadro
"Ayudas para seguir plenamente a Cristo" y luego reflexionar sobre cómo aplicarlos en nuestra vida. Los
beneficios serán muchos. Si nos mantenemos muy activos en el ministerio, se enriquecerá nuestra vida y
disfrutaremos de más estabilidad, paz y felicidad (1 Cor. 15:58). Además, no perderemos de vista "la presencia
del día de Jehová" (2 Ped. 3:12).
w00 15/10 pág. 18 párr. 9 Lo que el Reino de Dios hará
9. ¿Cómo será el mundo bajo el Reino de Dios?
9 Tras el Armagedón, el Reino de Dios establecerá una maravillosa "nueva tierra" en la que "la justicia habrá
de morar" (2 Pedro 3:13). Los sobrevivientes sentirán un gran alivio, pues se habrán librado de este sistema de
cosas opresivo y malvado. Saltarán de júbilo por haber entrado en el justo nuevo mundo bajo el gobierno del
Reino celestial y por la perspectiva de recibir espléndidas bendiciones y la vida eterna (Revelación 7:9-17).
w00 15/10 pág. 11 párr. 6 El Reino de Dios: el nuevo gobierno de la Tierra
6. ¿Qué clase de gobernación podemos esperar del Rey del Reino?
6 La Palabra de Dios dice del nuevo gobernante mundial: "A él fueron dados gobernación y dignidad y reino,
para que los pueblos, grupos nacionales y lenguajes todos le sirvieran aun a él" (Daniel 7:14). Dado que Jesús
imitará el amor de Dios, en su reinado abundará la paz y la felicidad (Mateo 5:5; Juan 3:16; 1 Juan 4:7-10). "El
aumento de su gobierno y de la paz no [tendrá] fin [...,] para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia."
(Isaías 9:7, La Biblia de las Américas, nota.) Imaginemos la bendición que supondrá tener un Gobernante que rija
con amor y justicia. De ahí la predicción de 2 Pedro 3:13: "Hay nuevos cielos [el Reino celestial de Dios] y una
nueva tierra [una nueva sociedad terrestre] que esperamos según su promesa, y en estos la justicia habrá de
morar".
w01 15/10 págs. 19-20 párr. 10 Preparemos el corazón para que agrade a Jehová
10. ¿Por qué es urgente que dediquemos tiempo al estudio personal y a la meditación?
10 Con la vida ocupada que todos llevamos, resulta muy difícil encontrar tiempo para el estudio y la meditación.
No obstante, los cristianos de hoy nos hallamos al umbral de una Tierra Prometida maravillosa, el justo nuevo
mundo de Dios (2 Pedro 3:13). El futuro cercano nos deparará sucesos sobrecogedores, como la destrucción de
"Babilonia la Grande" y el ataque de "Gog de la tierra de Magog" contra el pueblo de Jehová (Revelación
[Apocalipsis] 17:1, 2, 5, 15-17; Ezequiel 38:1-4, 14-16; 39:2). Lo que nos espera probablemente ponga a prueba
nuestro amor a Dios. Es urgente, por tanto, que compremos el tiempo oportuno y que apliquemos el corazón a su
Palabra (Efesios 5:15, 16).
w02 1/6 pág. 23 párr. 18 Un pueblo purificado para efectuar obras excelentes
18. ¿Cómo podemos demostrar que somos celosos de obras excelentes?
18 En primer lugar, debemos hacer un gran esfuerzo por declarar públicamente las buenas nuevas del Reino
de Dios (Mateo 24:14). De esa manera ofrecemos a la gente del mundo entero la esperanza de vivir para
siempre en una Tierra libre de todo tipo de contaminación (2 Pedro 3:13). Las obras excelentes también incluyen
la manifestación del fruto del espíritu de Dios en nuestra vida diaria, lo cual glorifica a nuestro Padre celestial
(Gálatas 5:22, 23; 1 Pedro 2:12). Y no olvidamos a las personas que no son creyentes y que quizá sufran los
estragos de desastres naturales u otras tragedias humanas. Tenemos presente el consejo de Pablo: "Realmente,
pues, mientras tengamos tiempo favorable para ello, obremos lo que es bueno para con todos, pero
especialmente para con los que están relacionados con nosotros en la fe" (Gálatas 6:10). Todo ello, ofrecido con
un corazón limpio y un motivo puro, agrada mucho a Dios (1 Timoteo 1:5).
w05 1/10 pág. 23 párrs. 11-13 "Manténganse alerta": la hora de juicio ha llegado
11-13. ¿Qué lección nos enseña lo que ocurrió a) en tiempos de Noé? b) en los días de Lot?
11 En la Biblia hallamos muchos ejemplos que nos recuerdan la importancia de mantenernos alerta. Pensemos
en lo que sucedió en tiempos de Noé. Con mucha antelación, Jehová mandó a Noé que advirtiera a la gente.
Pero excepto él y su casa, nadie prestó atención (2 Pedro 2:5). Jesús dijo al respecto: "Así como eran los días de
Noé, así será la presencia del Hijo del hombre. Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo
y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en
el arca; y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre"
(Mateo 24:37-39). ¿Qué nos enseña esto? Pues que, sin importar quiénes seamos, hemos de pensar muy
seriamente en nuestra situación si estamos permitiendo que las inquietudes del mundo —incluidos los
quehaceres normales de la vida— eclipsen las actividades espirituales, las cuales Dios nos insta a mantener en
primer lugar (Romanos 14:17).
12 Pensemos también en los días de Lot. La ciudad de Sodoma, donde él vivía con su familia, era próspera,
pero totalmente corrupta. Los ángeles que Jehová envió para destruir el lugar apremiaron a Lot y su familia para
que huyeran sin mirar atrás. A instancias de los ángeles salieron de allí, pero parece que la esposa no fue capaz
de dominar lo que sentía por su hogar. Su desobediencia al mirar atrás le costó la vida (Génesis 19:15-26). Jesús
advirtió proféticamente: "Acuérdense de la esposa de Lot". ¿Vivimos en armonía con esta advertencia? (Lucas
17:32.)
13 Los que hicieron caso de las advertencias divinas se salvaron. Así ocurrió tanto con Noé y su familia como
con Lot y sus hijas (2 Pedro 2:9). A la vez que tomamos muy en serio la lección que encierran estos ejemplos,
también nos anima recordarlos, pues transmiten un mensaje de liberación a los amantes de la justicia. El corazón
se nos conmueve con la certeza de que se cumplirá la promesa divina de establecer "nuevos cielos y una nueva
tierra", donde "la justicia habrá de morar" (2 Pedro 3:13).
w05 15/9 pág. 16 párrs. 2-3 Andemos por fe, no por vista
2, 3. a) ¿Cómo demostramos que andamos por fe? b) ¿Qué significa andar por vista?
2 Andar por fe implica tener confianza absoluta en que Dios puede dirigir nuestra vida; supone estar totalmente
convencidos de que él realmente sabe lo que más nos conviene (Salmo 119:66). A la hora de tomar decisiones y
obrar en consecuencia, tenemos en cuenta "realidades que no vemos" (Hebreos 11:1, La Biblia interconfesional).
Entre estas se incluyen los prometidos "nuevos cielos y [...] nueva tierra" (2 Pedro 3:13). En cambio, andar por
vista significa dejar que nuestra vida esté gobernada únicamente por lo que percibimos a través de los sentidos.
Tal proceder es peligroso porque puede inducirnos a desatender por completo la voluntad de Dios (Salmo 81:12;
Eclesiastés 11:9).
3 Sea que pertenezcamos al "rebaño pequeño", que tiene la llamada celestial, o a las "otras ovejas", que
esperan vivir en la Tierra, cada cual debe tomar muy a pecho la exhortación de andar por fe y no por vista (Lucas
12:32; Juan 10:16). Veamos cómo la aplicación de este consejo inspirado evitará que sucumbamos al 'disfrute
temporal del pecado', que caigamos en el lazo del materialismo y que perdamos de vista el fin del presente
sistema de cosas. También examinaremos los peligros que entraña andar por vista (Hebreos 11:25).
w00 1/9 págs. 8-9 párrs. 11-12 Reflejemos la actitud mental de Cristo
11, 12. ¿De qué maneras nos revela Jehová la debida actitud mental?
11 Estas palabras de Pablo muestran que cualquiera que piense que no necesita progresar después de
hacerse cristiano tiene una actitud equivocada. No ha adoptado la actitud mental de Cristo (Hebreos 4:11;
2 Pedro 1:10; 3:14). ¿Es desesperada la situación de tal persona? De ningún modo. Dios puede ayudarnos a
cambiar nuestra actitud si realmente lo queremos. Pablo siguió diciendo: "Si ustedes se inclinan mentalmente de
otro modo en sentido alguno, Dios les revelará la actitud mencionada" (Filipenses 3:15).
12 Ahora bien, si queremos que Jehová nos revele la actitud apropiada, tenemos que poner de nuestra parte.
El estudio de la Palabra de Dios bajo oración, con la ayuda
w01 15/10 pág. 16 párr. 20 ¿Quién nos separará del amor de Dios?
20. ¿Cuál es nuestra determinación, y en qué podemos tener confianza?
20 Muchos de nosotros hemos servido fieles a Jehová por décadas, y es probable que afrontemos aún más
pruebas antes del fin del sistema malvado de cosas. Pues bien, no permitamos que tales pruebas o aflicciones
siembren dudas en nosotros sobre el amor leal de Dios. No está de más insistir en que Jehová nos tiene cariño
(Santiago 5:11). Sigamos haciendo nuestra parte al observar con lealtad los mandamientos de Dios (Juan 15:8-
10) y aprovechemos toda oportunidad para alabar su nombre. Reafirmémonos en la decisión de seguir
acercándonos a Jehová mediante la oración y el estudio de su Palabra. Independientemente de lo que nos
depare el futuro, si hacemos lo sumo posible por complacer a Jehová, estaremos en paz y tendremos plena
confianza en su amor inquebrantable (2 Pedro 3:14).
w09 15/9 pág. 29 párr. 17 ¿Valoramos lo que Jehová ha hecho para liberarnos?
17. ¿Cómo podemos demostrar que agradecemos lo que Jehová ha hecho para liberarnos?
17 Si agradecemos lo que Jehová y su Hijo han hecho para liberarnos del pecado y la muerte, lo
demostraremos por nuestra forma de vivir (1 Juan 5:3). Lucharemos contra nuestras malas tendencias y nunca
pecaremos deliberadamente ni actuaremos con hipocresía llevando una doble vida. De lo contrario, estaríamos
dando a entender que no agradecemos ni valoramos el rescate. Más bien, queremos demostrar nuestro
agradecimiento esforzándonos por mantenernos puros a los ojos de Dios (2 Ped. 3:14). Además, hablaremos a
la gente de nuestra maravillosa esperanza de liberación para que ellos también puedan entablar una amistad con
Jehová y tener un futuro eterno (1 Tim. 4:16). ¿No diría usted que Jehová y Jesús merecen que dediquemos todo
el tiempo y energías posibles a alabarlos? (Mar. 12:28-30.) Todos soñamos con el día en que se nos libere por
completo del pecado y podamos vivir tal como Dios se lo proponía: en perfección y para siempre. ¡Y todo esto
será posible gracias a lo que Jehová ha hecho para liberarnos! (Rom. 8:21.)
w00 1/9 pág. 13 párr. 8 Mostremos una actitud de espera
8. ¿Cómo ha beneficiado a muchos la paciencia de Jehová?
8 Quizá algunos se desanimen al pensar que después de muchos años de servicio fiel tal vez no lleguen a
contemplar el "día de Jehová, grande e inspirador de temor" (Joel 2:30, 31). Sin embargo, puede servirles de
ánimo ver el aspecto positivo de esta situación. Pedro aconsejó: "Consideren la paciencia de nuestro Señor como
salvación" (2 Pedro 3:15). La paciencia de Jehová ha permitido que varios millones más de personas de buen
corazón aprendan la verdad. ¿No es eso maravilloso? Además, cuanto más tiempo ejerza su paciencia Jehová,
más tiempo tendremos para 'obrar nuestra propia salvación con temor y temblor' (Filipenses 2:12; 2 Pedro
3:11, 12).
w01 1/11 pág. 13 párr. 19 Jehová, el Dios de la gran paciencia
19. ¿De qué manera podemos aprovechar la gran paciencia de Jehová?
19 Por tanto, no nos impacientemos por cómo lleva Jehová los asuntos. Sigamos, más bien, el consejo que dio
más adelante Pedro y "considere[mos] la paciencia de nuestro Señor como salvación". ¿Salvación para quién?
Para nosotros y, por extensión, para la infinidad de personas que todavía tienen que oír las "buenas nuevas del
reino" (2 Pedro 3:15; Mateo 24:14). Esto nos ayudará a valorar la magnanimidad con que Jehová ha utilizado su
gran paciencia y nos motivará a actuar de igual modo con nuestro prójimo.
w00 15/3 pág. 17 párr. 7 Cómo nos guía Jehová
7. ¿Por qué es tan importante que los niños presten atención en las reuniones?
7 No es suficiente con solo asistir a las reuniones. Debemos escuchar atentamente lo que se dice (Proverbios
7:24). Y nuestros hijos también deben hacerlo. En la escuela se espera que los niños presten atención al maestro
aunque el tema no les guste o les parezca demasiado difícil. El maestro sabe que si se esfuerzan por atender, al
menos obtendrán algún beneficio de la lección. ¿No es razonable, por lo tanto, que los niños de edad escolar
presten atención a la instrucción que se imparte en las reuniones de la congregación, en vez de permitirles que
se duerman tan pronto como estas empiecen? Es cierto que entre las preciosas verdades de las Escrituras "hay
algunas cosas difíciles de entender" (2 Pedro 3:16). Pero no debemos subestimar la capacidad de aprendizaje
del niño. Dios no lo hace. En tiempos bíblicos mandó a sus siervos jóvenes que 'escucharan y aprendieran y
temieran a Jehová y cumplieran todas las palabras de la Ley', algunas de las cuales serían difíciles de entender
para los niños (Deuteronomio 31:12; compárese con Levítico 18:1-30). ¿Espera hoy Jehová menos de los
pequeños?
w05 15/7 págs. 23-24 párrs. 14-15 "Sigan dando prueba de lo que ustedes mismos son"
14, 15. ¿Por qué debemos poner gran empeño en estudiar las cosas profundas de la Palabra de Dios?
14 No obstante, antes de adiestrar las facultades perceptivas, tenemos que adquirir conocimiento. Para ello es
esencial el estudio personal diligente. Cuando estudiamos con regularidad, sobre todo las cosas profundas de la
Palabra de Dios, agudizamos nuestras facultades perceptivas. La revista La Atalaya ha analizado muchos
asuntos profundos a lo largo de los años. ¿Cómo reaccionamos cuando encontramos artículos que explican
verdades profundas? ¿Evitamos leerlos por el simple hecho de que contienen "algunas cosas difíciles de
entender"? (2 Pedro 3:16.) Al contrario: ponemos mayor empeño en comprender lo que dicen (Efesios 3:18).
15 ¿Y si nos cuesta trabajo estudiar? Es de vital importancia cultivar el gusto por el estudio (1 Pedro 2:2). Para
llegar a la madurez hemos de aprender a nutrirnos con alimento sólido, es decir, con las verdades profundas de
la Palabra de Dios. Si no lo hacemos, nuestras facultades perceptivas permanecerán forzosamente limitadas.
Pero dar prueba de madurez significa más que solo adquirir facultades perceptivas. También debemos aplicar en
la vida cotidiana el conocimiento que obtenemos mediante el estudio personal concienzudo.
w11 15/7 págs. 15-16 párr. 5 ¿Haremos caso de las claras advertencias de Jehová? ***
5. ¿A qué trampas recurren los falsos maestros?
5 ¿Cómo actúan los falsos maestros? Con mucha astucia. La Biblia destaca que infiltrarían sus ideas
destructivas "calladamente". Al igual que los contrabandistas introducen sus mercancías a escondidas, los
apóstatas intentan meter sus opiniones en la congregación disimuladamente. Y tal como los falsificadores de
dinero tratan de que aceptemos sus billetes, estos maestros engañadores quieren hacernos creer sus "palabras
fingidas". Ciertamente, infiltran "enseñanzas engañosas" y "tuercen" los textos bíblicos para que cuadren con sus
opiniones (2 Ped. 2:1, 3, 13; 3:16). Es obvio que no buscan nuestro bien. Si los siguiéramos, lo único que
lograríamos sería alejarnos del camino que lleva a la vida eterna.
w06 15/11 pág. 24 párr. 19 Mantengámonos en el amor de Dios
19. ¿Por qué debemos aplicar de continuo lo que aprendemos en la Palabra de Dios?
19 Asimismo, debemos aplicar de continuo lo que aprendemos en la Palabra de Dios. Esto contribuirá a que
no pequemos gravemente, pues estaremos entre "los que mediante el uso tienen sus facultades perceptivas
entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto" (Hebreos 5:14). Así pues, vigilemos nuestra
manera de hablar y comportarnos a fin de andar como sabios, "comprándo[nos] todo el tiempo oportuno que
queda" en estos días inicuos. "Siga[mos] percibiendo cuál es la voluntad de Jehová" y llevémosla a cabo (Efesios
5:15-17; 2 Pedro 3:17).
w08 15/11 pág. 22 Puntos sobresalientes de las cartas de Santiago y Pedro
Respuestas a preguntas bíblicas:
2 Pedro 3:17. ¿Qué conocimiento tenían de antemano los cristianos? Aquí Pedro se estaba refiriendo a la
presciencia, es decir, al conocimiento de los sucesos futuros que habían recibido por inspiración él y otros
escritores bíblicos. Claro, aquel conocimiento no era absoluto, de modo que los primeros cristianos no conocían
todos los detalles del futuro. Pero sí tenían una idea general de lo que podían esperar.
w12 15/9 pág. 22 párrs. 17-18 Imitemos la paciencia de Jehová y de Jesús
17, 18. a) ¿Qué oportunidad tenemos gracias a la paciencia de Jehová? b) ¿Cómo nos beneficiará en el
futuro ser pacientes ahora?
17 Sea que conozcamos a Jehová desde hace unos pocos meses o desde hace décadas, todos queremos
servirle para siempre. La paciencia nos ayudará a aguantar hasta obtener la salvación, sin importar cuánto
tiempo le quede a este sistema. En la actualidad, Jehová nos está dando la oportunidad de demostrarle que
confiamos de corazón en sus decisiones y que, si es necesario, estamos dispuestos a sufrir por su nombre
(1 Ped. 4:13, 14). Además, nos está preparando para que cultivemos la paciencia que precisamos para salvarnos
(1 Ped. 5:10).
18 Jesús ha recibido toda autoridad en el cielo y sobre la Tierra, así que lo único que puede separarnos de su
lado somos nosotros mismos (Juan 10:28, 29). No hay por qué tenerle miedo al futuro ni a la muerte. Quienes
aguanten con paciencia hasta el fin obtendrán la salvación. Por tanto, asegurémonos de que el mundo no nos
engañe ni debilite nuestra confianza en Jehová. Fortalezcamos nuestra fe y aprovechemos sabiamente la
paciencia de Dios (Mat. 24:13; léase 2 Pedro 3:17, 18).
w00 1/8 págs. 13-14 párrs. 18-19 La presunción conduce a la deshonra
18, 19. a) Explique cómo la impaciencia puede hacer que un siervo de Dios de la actualidad obre con
presunción. b) ¿Qué debemos recordar sobre el funcionamiento de la congregación cristiana?
18 El relato de la actuación presuntuosa de Saúl se ha recogido en la Palabra de Dios para nuestro beneficio
(1 Corintios 10:11). Es muy fácil que nos molesten las imperfecciones de nuestros hermanos. Quizá nos
impacientemos como Saúl y pensemos que para que las cosas se hagan bien tenemos que efectuarlas
personalmente. Pongamos por caso al hermano que se destaca por sus aptitudes de organización. Es puntual,
está al día con los procedimientos de la congregación y es buen orador y maestro. Al mismo tiempo cree que los
demás no están a la altura de sus escrupulosas normas, y que no son ni con mucho tan eficientes como él
desearía. ¿Le da esto licencia para impacientarse? ¿Debería criticar a sus hermanos, quizá dando a entender
que si no fuera por él no se lograría nada y la congregación sufriría? ¡Qué presuntuoso sería ese modo de
pensar!
19 Realmente, ¿qué mantiene unida a una congregación cristiana? ¿Las aptitudes de organización? ¿La
eficiencia? ¿El conocimiento profundo? Es cierto que todo ello contribuye a su buen funcionamiento (1 Corintios
14:40; Filipenses 3:16; 2 Pedro 3:18). Sin embargo, Jesús dijo que a sus discípulos se les identificaría, en primer
lugar, por el amor (Juan 13:35). De modo que los ancianos amorosos, aunque son ordenados, entienden que la
congregación no es una empresa que requiere dirección rígida, sino un rebaño que necesita cuidado tierno
(Isaías 32:1, 2; 40:11). Pasar por alto presuntuosamente estos principios suele producir disensiones. Sin
embargo, el orden piadoso produce la paz (1 Corintios 14:33; Gálatas 6:16).

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.