sábado, 21 de diciembre de 2013

rederencia del texto diario

(Mateo 26:38) Entonces les dijo: "Mi alma está hondamente contristada, hasta la muerte. Quédense aquí y manténganse alerta conmigo".
(Mateo 24:36) "Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre.
(Mateo 24:43) "Mas sepan una cosa, que si el amo de casa hubiera sabido en qué vigilia habría de venir el ladrón, se habría quedado despierto y no habría permitido que forzaran su casa.
w12 15/2 1:3-5 Imitemos la actitud vigilante de Jesús
3 ¿Realmente tenía Jesús que permanecer vigilante? Por supuesto que sí. Por ejemplo, la última noche de su vida terrestre exhortó a sus fieles apóstoles: "Manténganse alerta conmigo". Y añadió: "Manténganse alerta y oren de continuo, para que no entren en tentación" (Mat. 26:38, 41). Aunque es cierto que Jesús siempre se mantuvo alerta, era en aquellas espantosas horas de su existencia cuando más necesitaba permanecer despierto y estar cerca de su Padre celestial. Sabía que sus discípulos debían tener la misma actitud, no solo en ese momento, sino también en el futuro. Veamos con más detalle por qué quiere él que nos mantengamos vigilantes. Luego examinaremos tres maneras de imitarlo en nuestro diario vivir.

POR QUÉ QUIERE JESÚS QUE SEAMOS VIGILANTES

4 En pocas palabras, Jesús quiere que seamos vigilantes tanto por las cosas que ignoramos acerca del futuro como por las que ya sabemos. Cuando él estuvo en la Tierra, ¿lo sabía todo sobre el porvenir? No, pues humildemente reconoció: "Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre" (Mat. 24:36). En aquel tiempo, Jesús, "el Hijo", no sabía con certeza cuándo vendría el fin de este mundo perverso. ¿Y nosotros? ¿No es cierto que también tenemos un conocimiento limitado del futuro? No sabemos, por ejemplo, cuándo enviará Jehová a su Hijo a acabar con este sistema de cosas. Si lo supiéramos, ¿haría falta que nos mantuviéramos vigilantes? Como dijo Jesús, el fin vendrá de súbito, sin avisar; por eso, tenemos que estar siempre alerta (léase Mateo 24:43).

5 Por otra parte, Jesús sabía muchas cosas maravillosas acerca del futuro, verdades que la mayoría de la gente desconocía por completo. Aunque nuestro conocimiento no se puede comparar con el suyo, gracias a él sabemos mucho sobre el Reino de Dios y lo que hará dentro de poco. Cuando observamos a la gente a nuestro alrededor, ya sea en la escuela, el trabajo o el territorio donde realizamos nuestro ministerio, ¿no vemos que la mayoría se halla en total oscuridad y no alcanza a ver estas gloriosas verdades? Pues esa es otra razón para mantenernos siempre alerta como Jesús, buscando ocasiones para comunicar lo que sabemos sobre el Reino de Dios. Cada oportunidad vale oro, y no debemos desaprovechar ninguna. Hay vidas en juego (1 Tim. 4:16).

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.