lunes, 16 de diciembre de 2013

referencias del texto.

(Hechos 16:10) Ahora bien, luego que hubo visto la visión, procuramos salir para Macedonia, pues llegamos a la conclusión de que Dios nos había mandado llamar para declararles las buenas nuevas.
(1 Corintios 16:9) porque una puerta grande que conduce a la actividad se me ha abierto, pero hay muchos opositores.
w12 15/1 2:4, Imitemos la actitud vigilante de los apóstoles de Jesús
4 En primer lugar, los apóstoles estuvieron muy pendientes de recibir instrucciones sobre dónde debían predicar. En cierta ocasión, Jesús se valió del espíritu santo —que Jehová había puesto a su disposición— para guiar al apóstol Pablo y sus compañeros durante una expedición fuera de lo común (Hech. 2:33). Repasemos lo que sucedió (léase Hechos 16:6-10).

8, 9 Imitemos la actitud vigilante de los apóstoles de Jesús
8 ¿Qué nos enseña este relato? Vemos que el espíritu de Dios entró en acción después de que Pablo salió en dirección a Asia. Luego, Jesús solo intervino después de que Pablo se encaminó a Bitinia. Por último, Cristo le indicó al apóstol que fuera a Macedonia después de que llegó a Troas. En la actualidad, la Cabeza de la congregación cristiana pudiera tratarnos a nosotros del mismo modo (Col. 1:18). Por ejemplo, tal vez queramos ser precursores o trasladarnos a algún lugar donde haya más necesidad de publicadores. Pero es posible que Jesús, valiéndose del espíritu santo, nos proporcione la guía necesaria solo después de que demos pasos concretos para lograr nuestra meta. ¿Por qué? Pongamos una comparación. El conductor solo puede dirigir a la derecha o a la izquierda un automóvil que ya esté en movimiento. De igual modo, Jesús puede dirigirnos únicamente si ya estamos en marcha, es decir, esforzándonos por ampliar nuestro ministerio.

9 Pero ¿y si nuestros esfuerzos no dan fruto enseguida? ¿Será que el espíritu no está guiándonos? No necesariamente. Recordemos que Pablo también se topó con puertas cerradas. Sin embargo, no cejó en su empeño hasta encontrar una abierta. Hoy ocurre igual. Si no nos damos por vencidos, es muy probable que se nos abra "una puerta grande que conduce a la actividad" (1 Cor. 16:9).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.