jueves, 5 de diciembre de 2013

texto diario Viernes 6 de diciembre [Rahab] tomó a los dos hombres y los ocultó (Jos. 2:4).

Viernes 6 de diciembre

[Rahab] tomó a los dos hombres y los ocultó (Jos. 2:4).

A lo largo de los siglos ha habido incontables mujeres que se han puesto valientemente de parte de Dios. Una de ellas fue Rahab la prostituta, que vivía en Jericó. Ella puso fe en Jehová, escondió sin temor a los dos espías enviados por Josué y les dio señales equivocadas a los sicarios que el rey había enviado para capturarlos. En consecuencia, ella y su familia sobrevivieron cuando los israelitas tomaron la ciudad de Jericó (Jos. 2:1-6; 6:22, 23). El rey cananeo Jabín llevaba veinte años oprimiendo a los israelitas cuando Dios mandó a la profetisa Débora a decirle al juez Barac que fuera a la batalla. Tras ser derrotado, el comandante de las fuerzas de Jabín, Sísara, buscó refugio en la tienda de Jael, pero ella lo mató mientras él dormía. Así, en cumplimiento de las palabras proféticas de Débora a Barac, la honra por la victoria, o "la cosa de embellecimiento", fue para una mujer: Jael. Gracias al arrojo de Débora, Barac y Jael, Israel "no tuvo más disturbio por cuarenta años" (Jue. 4:1-9, 14-22; 5:20, 21, 31). Muchos hombres y mujeres devotos han actuado con una fe y un valor semejantes. w12 15/2 2:8, 9

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.