domingo, 19 de enero de 2014

funciones del superintendente de servicio.

SUPERINTENDENTE DE SERVICIO Es un hermano, designado por el Cuerpo de Ancianos en la visita del Superintendente de Circuito. Debe mostrar vivo interés por toda la actividad y eficiencia de los publicadores de la Congregación en el ministerio del campo. Ser un Evan-gelizador y un Maestro. Entusiasta y motivador para que los demás a participen de lleno en la obra. Es hábil en los diver-sos aspectos de la misma y sabe enseñar a otros y está pendiente de hacerlo.
RESPONSABILIDADES 1) Anima a no perder de vista la importancia de la obra de predicar y hacer discípulos. 2) Se asegura de que haya buena organización y dirección mediante los Grupos para el Servicio del Campo. 3) Se interesa en que cada uno reciba la ayuda personal necesaria para mejorar la eficacia como ministro. FUNCIONES CONCRETAS
Tiene un profundo interés en todo lo que tiene que ver con el progreso de la Obra Evangelizadora en el Territorio asignado de la Congregación; por consiguiente, su ayuda es fundamental para que se pueda cumplir con la obligación de predicar las Buenas Nuevas. Como Evangelizador Celoso, lleva la delantera en la organización de todos los asuntos relacionados con el servicio del campo, y como Maestro Eficiente, ayuda a los publicadores individualmente a ser más hábiles en el ministerio.
Supervisa directamente el trabajo de los Siervos Ministeriales que están encargados de los Departamentos de Publicaciones, Revistas y Territorios. Y la asignación de Territorios Personales. Es su deber asegurarse de que haya en existencia suficientes Publicaciones y Formularios de Servicio actualizados para el uso todos los meses. Una vez al año extrae del archivo de territorios las direccio-nes de los hogares donde se ha pedido que no se les predique, y asigna a hermanos capacitados para que los visiten.
Se encarga de supervisar las diferentes formas de predicación, como en los negocios, en las calles, por teléfono y lugares públicos. Cuida y programa en colaboración con el Cuerpo de Ancianos, las reuniones para el servicio del campo a horas y lugares convenientes sea durante el día o al atardecer. Que haya planes prácticos para la predicación durante la semana, incluso los días festivos y cam-pañas especiales. Durante los fines de semana, el responsable del grupo es el Superintendente de Grupo o su auxiliar. Ellos deben acompañar a su propio grupo y conseguir suficiente territorio para esos días siguiendo las indicaciones del Superintendente de Servicio. Ahora bien, entre semana el Superintendente de Servicio puede asignar a distintos Ancianos o Siervos Ministeriales para que se encarguen de los grupos y decidir qué territorios se atenderán.
Muestra verdadero interés en la actividad de los Estudios Bíblicos. Busca la manera de dar ayuda espiritual a los que se hacen irregulares o inactivos en el ministerio y pone sobre aviso a los Superin-tendentes de Grupo sobre cualquier publicador que sea irregular en el servicio del campo. Se preocupa mucho por los Precursores. Y los ayuda a ser eficientes en la labor de Estudios Bíblicos y a diri-gir a los estudiantes a la organización.
Como miembro del Comité de Servicio de la Congregación, propone cualquier cambio que sea necesario en los Grupos para el Servicio del Campo.
Junto con el Secretario repasa la actividad de todos los Precursores Regulares a principios de marzo para ver quién tiene retraso en las horas estipuladas y quién necesita atención personal. Consulta y le servirá de mucha ayuda el Suplemento de Nuestro Ministerio del Reino de agosto 1986, los párrafos 12 a 20. Los Ancianos se encargarán de que se ayude a los que tengan dificultades para alcan-zar las horas requeridas.
Tanto él como el Secretario llevan la delantera en la coordinación de los esfuerzos mediante un Programa para ayudar a los Inactivos. El Comité de Servicio de Congregación planificará las visitas de pastoreo. Si se decide que cierto hermano necesita la ayuda mediante un estudio bíblico, el Superintendente de Servicio consultará con otros miembros del Comité de Servicio a fin de determinar quién es la persona más adecuada para conducirlo y se encargará de que el hermano reciba la ayuda. Quizás quien dirigió originalmente el estudio a la persona o alguien a quien ella conoce y respeta esté en condiciones de ayudarla. Puede pedirse a una hermana capacitada y madura que asista a una hermana inactiva. Por lo general, no es necesario que otro publicador acompañe al conductor asigna-do. Este puede contar el tiempo, las revisitas y el estudio. Dado que el estudiante es una persona bautizada, por lo general no hace falta prolongar mucho tiempo el estudio. El Superintendente de Ser-vicio determinaría a quién se debe asignar para que lo conduzca. Quizás el (o la) publicador(a) que estudió originalmente con la persona o alguien a quien ella conozca y respete pudiera ayudar. Si se trata de una familia entera, entonces pueden hacerse arreglos para que un Anciano o Siervo Ministerial capacitado preste la ayuda. Una hermana inactiva pudiera recibir ayuda de una hermana experi-mentada. Un joven inactivo tal vez responda mejor si un Siervo Ministerial joven o un Precursor Capacitado conduce el estudio. El Superintendente de Servicio quizás recomiende que se consideren ciertos temas o que se estudie por completo cierta publicación. El propósito es que se dé la ayuda necesaria. Puede valerse de cualquiera que mejor pudiera lograr eso.
Es su responsabilidad elaborar un sistema adecuado junto con otros superintendentes de servicio de las congregaciones implicadas en otros idiomas, que deseen predicar en el territorio de su congre-gación para cuando hayan diferentes personas de habla extranjera, a fin de trabajar a cabalidad el territorio y dirigir a las personas que muestren interés a la congregación apropiada. Eso se debe ha-cer para evitar que los publicadores de congregaciones que hablan diferentes idiomas visiten innecesariamente a los amos de casa, quizás durante la misma mañana o tarde. No quiere “poner estorbo alguno a las buenas nuevas acerca del Cristo”.
Debe estar muy pendiente de los anuncios de Nuestro Ministerio del Reino sobre futuras ofertas de publicaciones. Junto con el Coordinador de Publicaciones, se asegurará de que haya suficientes pu-blicaciones pero deben cuidarse de no solicitar demasiadas. Si se va a presentar por primera vez en el campo una publicación o si dentro de poco se va a estudiar en la congregación, tendrán que to-mar en cuenta estos factores antes de hacer la solicitud a la Sucursal. Si la publicación se ha ofrecido antes, el informe de servicio del campo de la última campaña indicará si basta con la que hay en existencia. Por supuesto, también se deben tomar en cuenta otros factores, como cuántos van a servir de precursores auxiliares ese mes, así como el aumento de la cantidad de publicadores y de pre-cursores regulares desde la última vez que se ofreció la publicación. Se debe poder obtener antes y después de las reuniones de congregación. Las cajas en donde vienen las publicaciones deben al-macenarse en un lugar limpio y seco, y colocarse de modo que las publicaciones no se dañe. En algunos países, las cajas se devuelven aseguradas en lote de diez para reciclarlas.
Coopera con el coordinador de publicaciones y junto con el encargado de las revistas, comparan de vez en cuando la cantidad de revistas que se solicitan mensualmente con las revistas colocadas en el ministerio. Puede que algunos publicadores tengan que reducir la cantidad de revistas que piden si se les suelen acumular en casa. Las revistas no se deben desperdiciar.
Organizará junto con los demás miembros del Comité de Servicio, más reuniones para el Servicio del Campo en la temporada de la Conmemoración a fin de que todos participen en dar testimonio en grupo —incluso después del trabajo o de la escuela— y se asegurará de que todos tengan suficiente territorio y publicaciones. Las reuniones para el servicio del campo deberán colocarse en el Table-ro de Anuncios semanalmente. Fijará los lugares, días y horas para estas que convengan a la mayoría de los publicadores. Puede programar reuniones a distintas horas del día y así dar a todos la oportunidad de participar en las diversas facetas de la predicación, como el territorio de negocios, la predicación en las calles, de casa en casa, parques, las terminales de pasajeros, estaciones de tre-nes, bencineras, gasolineras y servicentros, comercios y por teléfono, y las revisitas. Además, se encargará de que haya territorio suficiente y una buena cantidad de libros, folletos, tratados y revistas.
Recibe de los Acomodadores en la Conmemoración, la información de los nombres y las direcciones de las personas que necesiten que alguien estudie la Biblia con ellos en su hogar. Quienes asistan por primera vez o a los que asisten solo de vez en cuando.
Se encarga de supervisar la predicación telefónica en la congregación. De ser necesario, el Cuerpo de Ancianos nombrará a otro Anciano o a un Siervo Ministerial Capacitado para que colabore estre-chamente con él en la organización de este aspecto del ministerio.
Cuando las circunstancias aconsejen que sea otro publicador quien estudie con el hijo no bautizado de una familia cristiana de la congregación, junto con el Coordinador del Cuerpo de Ancianos determinará si se aprueba dicha ayuda. El publicador que lo dirija podrá informarlo como cualquier otro estudio bíblico.
Normalmente visita un Grupo para el Servicio del Campo al mes para animar a los hermanos a participar más en el ministerio del campo y a hacerlo de manera más significativa. (Cuando visite su propio grupo, asiste sin falta y participa con él en el servicio del campo y su auxiliar hará los mismos preparativos). En las reuniones para el servicio del campo suministra consejo específico para ayudar a mejorar en los diversos aspectos de la predicación. Predicará con diferentes miembros durante ese fin de semana. Antes de la semana de su visita, debe examinar las tarjetas Registro de publicador de la congregación de los que asisten al Grupo. Repasa la actividad de los publicadores asignados a ese grupo, y el Superintendente de Grupo aprovecha para informarle cualesquier pro-blemas o necesidades relacionados con el servicio que no se reflejen en las tarjetas y, juntos hacen visitas de pastoreo. El Superintendente de Grupo elaborará de antemano una agenda de actividad para el Superintendente de Servicio que consiste en revisitas y estudios bíblicos, de acuerdo a las circunstancias, y acompañará a los diferentes publicadores. Mientras esté visitando el Superinten-dente de Grupo estará pendiente de las sugerencias que dé el Superintendente de Servicio para mejorar en el ministerio y se esfuerza diligentemente por ponerlas en práctica antes de la próxima visi-ta. Al terminar dejará un informe de la visita sobre los aspectos positivos y puntos en donde trabajarán los publicadores hasta la siguiente visita. Este será leído al grupo en el momento oportuno por el Superintendente de Grupo.
Debe estar pendiente si ciertos hogares todavía están aptos para los grupos del servicio de campo. Si surge alguna dificultad con estos, se reunirá con los demás miembros del Comité de Servicio y harán los ajustes necesarios.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.