domingo, 12 de enero de 2014

ministerio del reino enero 2014

Reunión de Servicio

Cántico 69

Anuncios
Publicaciones que se ofrecerán en enero y febrero:Buenas noticias de parte de Dios y Escuche a Dios o Escuche a Dios y vivirá para siempreMarzo y abrilLa Atalaya y ¡Despertad!
Rasgos sobresalientes del ministerio
Nos alegra informar que en julio de 2013 se alcanzaron nuevos máximos en la cantidad de publicadores en la región. En Honduras, la cantidad fue de 21.659, y en Nicaragua, de 26.178. Lo anterior significa que, en comparación con el mismo mes del año pasado, el aumento de publicadores fue de 8% y 13%, respectivamente. ¡Cuánto nos emociona ver que Jehová, fiel a su promesa, está acelerando la obra “a su propio tiempo”! (Is. 60:22.)

10 min. La importancia de la repetición en el ministerio. Discurso basado en las páginas 206 y 207 del libro Benefíciese.Incluya una breve demostración que emplee al menos una de las sugerencias.

10 min. Hombres que sirven excelentemente (1 Tim. 3:13). Entreviste a dos siervos ministeriales. ¿Qué responsabilidades tienen en la congregación? ¿Qué deben hacer para cumplir con ellas? ¿Qué los impulsó a esforzarse por ser siervos ministeriales? ¿Por qué les gusta servir a la congregación y ayudar a los ancianos?

10min. “Tomen por modelo a los profetas: Miqueas. Preguntas y respuestas.
1. ¿Qué pudo haberse preguntado el profeta Miqueas mientras cumplía con su comisión, y por qué podemos decir que su predicación no fue una pérdida de tiempo?
1 Seguramente nos hemos preguntado cuándo acabará por fin este sistema malvado. Quizás el profeta Miqueas se preguntó algo parecido mientras les advertía a los reinos de Israel y Judá que Jehová los destruiría. Pero su predicación no fue una pérdida de tiempo. En el año 740 antes de nuestra era, cuando él aún vivía, Jehová cumplió su palabra y le dio a Samaria el castigo predicho (Miq. 1:6, 7). Años más tarde, en 607, Jerusalén fue destruida (Miq. 3:12). Y nosotros, ¿cómo podemos imitar a Miqueas mientras esperamos la intervención de Jehová?
2. ¿Por qué debemos esperar pacientemente el día de Jehová, y qué implica eso?
Seamos pacientes. Miqueas escribió: “En cuanto a mí, por Jehová me mantendré vigilante. Ciertamente mostraré una actitud de espera por el Dios de mi salvación” (Miq. 7:7). Eso no significa que se haya quedado esperando de brazos cruzados. Al contrario, cumplió con diligencia su labor de profeta. Igualmente, mientras esperamos el día de Jehová, mantengámonos muy ocupados realizando “actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa” (2 Ped. 3:11, 12). Recordemos que la paciencia divina les brinda a las personas la oportunidad de arrepentirse (2 Ped. 3:9). Por eso, manifestemos la misma paciencia de los profetas, tal como nos manda la Biblia (Sant. 5:10).
3. ¿Por qué no debemos dejar de pedirle a Jehová su espíritu santo?
Confiemos en que Jehová nos dará fuerzas. La misión que recibió Miqueas no era sencilla, así que acudió a Jehová para que lo fortaleciera (Miq. 3:8). Jehová sabe que nosotros también necesitamos su apoyo, y la Biblia nos anima a pedírselo en oración. Si nos cansamos, él nos da poder en abundancia para que cumplamos con nuestras responsabilidades teocráticas (Sal. 84:5, 7; Is. 40:28-31). Muchos podemos dar fe de la fortaleza que Jehová nos ha brindado a lo largo de nuestra carrera cristiana. Así pues, no dejemos de pedirle espíritu santo (Luc. 11:13).
4. ¿Qué excelente ejemplo nos dejó Miqueas?
4 Para Miqueas, hacer la voluntad de Jehová siempre fue lo más importante. Estaba decidido a mantenerse fiel pese a la corrupción moral de su época. Nuestra integridad también se pone a prueba todos los días. Por tanto, afiancemos nuestra determinación de “and[ar] en el nombre de Jehová nuestro Dios hasta tiempo indefinido, aun para siempre” (Miq. 4:5).

Cántico 35 y oración

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.