miércoles, 22 de enero de 2014

puntos sobresalientes genesis 11 a 16

Para el repaso oral: de la Escuela del Ministerio Teocrático de Enero y Febrero de 2014
Capítulo 11:
w91 1/4 págs. 20-21 párr. 3 Un lenguaje puro para todas las naciones
3. a) ¿Con qué don maravilloso fue dotado Adán? b) ¿Qué lenguaje hablaba Adán?
3 El que podamos comunicarnos por el habla es un don divino que distingue de toda la creación animal al
género humano. A Adán, el primer hombre, se le creó con una mente con la cual podía pensar inteligentemente.
Se le dotó de cuerdas vocales, lengua y labios que le hacían posible hablar, además de un vocabulario básico y
una aptitud para formar nuevas palabras. Cuando Jehová le hablaba, Adán podía entender y, a su vez, expresar
sus propios pensamientos en palabras. (Génesis 1:28-30; 2:16, 17, 19-23.) Parece que el lenguaje que Adán
recibió fue el que después llegó a conocerse como hebreo. Por lo que se ve, al menos por los primeros
1.757 años de la existencia humana toda la humanidad siguió hablando aquel único lenguaje. (Génesis 11:1.)
w11 15/9 pág. 27 párrs. 9-10 ¿Me conoce Jehová?
9, 10. a) ¿Cómo intentan algunos hacer realidad sus deseos? b) ¿Qué confianza tiene usted en las
promesas de Jehová?
9 Si queremos que Jehová nos conozca como siervos aprobados, sería insensato tratar de satisfacer esos
deseos yendo en contra de su voluntad. Algunos caen en este error al elegir tratamientos médicos contrarios a
los principios bíblicos. Otros lo hacen al aceptar empleos que no les dejan tiempo para su familia o les hacen
perder reuniones de la congregación. Y hay quienes cometen esa equivocación al cultivar relaciones románticas
con quienes no comparten su fe. ¿De verdad aprecian su relación con Jehová los cristianos que actúan de estas
maneras? Pensemos en el caso de Abrahán. Si se hubiera cansado de esperar a que se cumplieran las
promesas divinas y hubiera decidido mejorar su situación por su cuenta, tal vez volviendo a tener un domicilio fijo
y haciéndose famoso entre la gente, ¿qué habría pensado Jehová? (Compárese con Génesis 11:4.) ¿Le habría
seguido concediendo su favor?
10 ¿Cuáles son los deseos que a usted le gustaría ver hechos realidad? ¿Tiene la fe necesaria para seguir
esperando en Jehová, quien promete satisfacer todos sus legítimos anhelos? (Sal. 145:16.) No olvidemos que,
como en el caso de Abrahán, el cumplimiento de algunas promesas divinas pudiera tardar más de lo que nos
gustaría. Pero si seguimos esforzándonos por imitar la fe de Abrahán, Dios nunca se olvidará de nosotros y,
tarde o temprano, recibiremos grandes bendiciones (Heb. 11:6).
w08 15/8 pág. 21 párr. 2 ¿Habla usted el “lenguaje puro” con fluidez?
2. ¿Por qué dejó la humanidad de hablar el mismo idioma?
2 Durante los primeros diecisiete siglos de existencia humana, se hablaba una sola lengua, “un solo conjunto
de palabras” (Gén. 11:1). Pero las cosas cambiaron cuando estalló la rebelión de los días de Nemrod.
Desobedeciendo las órdenes de Jehová, un grupo de personas se reunió en lo que más tarde se conocería como
Babel con la firme intención de quedarse a vivir allí. Emprendieron la construcción de una enorme torre, pero
no para darle gloria a Dios, sino para hacerse “un nombre célebre”. Por eso, Jehová los confundió haciendo que
hablaran idiomas distintos y así los obligó a diseminarse por toda la Tierra (léase Génesis 11:4-8).
w91 1/12 pág. 10 párr. 5 Libertados de la religión falsa
5. a) ¿Qué trató de establecer el Diablo después del Diluvio, y cómo? b) ¿Cómo frustró Jehová los planes
del Diablo, y qué resultado tuvo aquello?
5 Parece que poco después del Diluvio el Diablo utilizó a Nemrod, hombre muy conocido por su “oposición a
Jehová”, en un esfuerzo por unir a toda la humanidad en una forma de adoración que de nuevo estaría en
oposición a Jehová. (Génesis 10:8, 9; 11:2-4.) Habría sido una religión falsa unida, adoración del Diablo
unificada, que tendría como centro la ciudad y la torre que sus adoradores construyeran. Jehová frustró aquellos
planes al confundir el “un solo lenguaje” que toda la humanidad hablaba entonces. (Génesis 11:5-9.) Por eso la
ciudad llegó a conocerse como Babel, más tarde Babilonia, nombres que significan “Confusión”. Aquella
confusión lingüística hizo que la humanidad se dispersara por toda la Tierra
w12 1/7 pág. 11 ¿Lo sabía?
Por qué se usaba betún como argamasa en tiempos bíblicos?
▪ Según la Biblia, a los constructores de la torre de Babel “el ladrillo les sirvió de piedra, pero el betún les sirvió de
argamasa” (Génesis 11:3).
El betún es una sustancia natural derivada del petróleo. Es muy común en Mesopotamia, donde aflora de la
tierra y se espesa de forma natural. En tiempos bíblicos era muy conocido por sus propiedades adherentes.
En palabras de cierta obra de consulta, era “ideal para edificios hechos a base de ladrillos cocidos”.
En la revista Archaeology apareció un artículo sobre una reciente visita a los restos del zigurat (pirámide
escalonada) de la antigua ciudad de Ur (Mesopotamia). El autor cuenta: “Entre los ladrillos quemados todavía se
ve el mortero de betún, uno de los primeros usos de los grandes yacimientos petroleros del sur de Irak. Hubo un
tiempo en que esta pegajosa sustancia negra, que tanta inestabilidad política y violencia provoca hoy en la
región, unía literalmente a esta civilización. Muchas construcciones han perdurado miles de años gracias a que el
betún empleado como argamasa y como pavimento ha impermeabilizado los frágiles ladrillos de arcilla sumerios”
w91 1/4 pág. 21 párr. 4 Un lenguaje puro para todas las naciones
4. ¿Cómo afectó al lenguaje humano lo que ocurrió en los días de Nemrod?
4 Entonces, en los días de Nemrod, para derrotar los esfuerzos de unos inicuos, Jehová confundió el lenguaje
de todos aquellos que se habían prestado para participar en la construcción de la torre de Babel. (Génesis 11:3-
9.) Parece que Jehová primero les borró de la memoria el lenguaje que tenían en común y entonces implantó en
ellos nuevos lenguajes. Esto no solo quiso decir vocabularios nuevos, sino también gramáticas nuevas y formas
de pensar nuevas. De los idiomas o lenguajes a que Jehová dio origen en Babel se fueron desarrollando otros,
hasta que hoy, según varias academias lingüísticas, por toda la Tierra se hablan unas tres mil lenguas.
w99 1/4 págs. 11-12 párr. 13 ¿Qué cree la gente sobre la vida después de la muerte?
13. ¿Cómo se extendió por toda la Tierra la enseñanza del alma inmortal, y con qué resultado?
13 La Biblia también indica que Dios frustró los planes de los constructores de la Torre de Babel confundiendo
su lenguaje. Como ya no podían comunicarse entre ellos, abandonaron el proyecto y fueron esparcidos “desde
allí sobre toda la superficie de la tierra” (Génesis 11:5-9). Debe tenerse presente que aunque el lenguaje de los
que iban a construir la torre fue alterado, su modo de pensar y conceptos no lo fueron. Por ello, llevaron consigo
sus ideas religiosas allá donde fijaron su residencia. De ese modo, las enseñanzas religiosas babilónicas —entre
ellas la inmortalidad del alma— se esparcieron sobre la faz de la Tierra y se convirtieron en el fundamento de las
principales religiones del mundo. Así se fundó un imperio mundial de religión falsa, al que la Biblia llama
apropiadamente “Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra”
(Revelación [Apocalipsis] 17:5).
w99 15/6 págs. 15-16 párrs. 7-8 El Creador puede dar más sentido a nuestra vida
7, 8. ¿Por qué no bastan por sí mismas las investigaciones de la ciencia?
7 Entendemos por qué alguien como el profesor de Física Freeman Dyson escribió: “No soy el único que se
plantea las mismas preguntas que Job. ¿Por qué sufrimos? ¿Por qué es tan injusto el mundo? ¿Cuál es el
sentido del dolor y la tragedia?” (Job 3:20, 21; 10:2, 18; 21:7). Como se ha dicho, mucha gente recurre a la
ciencia en vez de a Dios. Los biólogos, oceanógrafos y otros investigadores siguen incrementando el
conocimiento humano del planeta y de la vida que hay en él. Por otro lado, los astrónomos y físicos profundizan
su comprensión del sistema solar, las estrellas e incluso galaxias distantes (compárese con Génesis 11:6). ¿A
qué conclusiones razonables apuntan esos hechos?
8 Algunos científicos hablan de la “mente” de Dios o de su “escritura” que se revela en el universo. Pero
¿pasan por alto esos comentarios el hecho más importante? La revista Science observó: “Cuando los
investigadores dicen que la cosmología revela la ‘mente’ o la ‘escritura’ de Dios, adscriben a la divinidad lo que a
fin de cuentas es el aspecto menos importante del universo: su estructura física”. De hecho, el físico y premio
Nobel Steven Weinberg escribió: “Cuanto más comprensible parece el universo, tanto más sin sentido parece
también”.
w08 15/6 pág. 9 párr. 10 ¿De qué cosas debemos huir los cristianos?
10. ¿Qué cosas repugnantes ha hecho Babilonia la Grande?
10 Hoy en día, miles de millones de personas pertenecen a una multitud de religiones cuyas prácticas se
originaron en la antigua Babilonia (Gén. 11:6-9). En su conjunto, a estas religiones se les llama “Babilonia la
Grande, la madre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra” (Rev. 17:5). A lo largo de la historia, la
religión falsa ha apoyado a los líderes políticos de este mundo. Entre las cosas repugnantes de las cuales es
responsable, están las numerosas guerras en las que cientos de millones de personas han perdido la vida (Rev.
18:24). A esto hay que agregar el abuso de menores y otros actos de inmoralidad sexual cometidos por clérigos y
tolerados por las autoridades eclesiásticas. ¿Verdad que no nos extraña que Jehová vaya a eliminar pronto a la
religión falsa? (Rev. 18:8.)
w08 15/8 págs. 21-22 párr. 3 ¿Habla usted el “lenguaje puro” con fluidez?
3. ¿Qué sucedió cuando Jehová cambió el idioma de los rebeldes en Babel?
3 Cada uno de los miles de idiomas que se hablan hoy día en todo el mundo (más de seis mil ochocientos
según ciertos cálculos) refleja un patrón de pensamiento distinto. Por eso se podría concluir que cuando Jehová
confundió a aquellos rebeldes, primero les borró de la memoria su idioma y luego no solo introdujo en su mente
vocabularios nuevos, sino que también cambió su forma de pensar, con lo que surgieron gramáticas nuevas. Con
razón se llamó Babel o “Confusión” al lugar donde se ubicaba aquella torre (Gén. 11:9, nota). Cabe señalar que
solo la Biblia explica de manera satisfactoria cuál es el origen de los muchos idiomas que conocemos hoy.
w03 15/5 pág. 4 ¿Qué importancia tiene para nosotros el diario de Noé?
Una fecha eje es el 539 a.E.C., año en que el rey persa Ciro tomó Babilonia. Entre los documentos históricos
que marcan el tiempo de su mandato figuran los de Diodoro, Africano, Eusebio, Tolomeo, así como las tablillas
de Babilonia. Gracias a un decreto real, un grupo de judíos partió de Babilonia y llegó a su tierra en 537 a.E.C.,
poniendo así punto final a los setenta años de la desolación de Judá, que según las Escrituras habían
comenzado en 607 a.E.C. Si calculamos la duración de la época de los jueces y los reinados de los reyes de
Israel, podemos establecer que el éxodo de los israelitas de Egipto tuvo lugar en 1513 a.E.C. La cronología
bíblica nos lleva otros cuatrocientos treinta años atrás hasta 1943 a.E.C., año en que se validó el pacto con
Abrahán. A continuación, debemos tener en cuenta el nacimiento y el tiempo que vivieron Taré, Nacor, Serug,
Reú, Péleg, Éber y Selah, además de Arpaksad, que nació “dos años después del diluvio” (Génesis 11:10-32).
Siguiendo estos cálculos llegamos a 2370 a.E.C., año en que comenzó el Diluvio.
w01 15/8 pág. 14 párr. 3 Abrahán, un ejemplo de fe
3. ¿Qué nos dice la Biblia sobre los antecedentes de Abrán?
3 La Biblia menciona por primera vez a Abrán (más tarde conocido como Abrahán) en Génesis 11:26, donde
dice: “Taré siguió viviendo setenta años, después de lo cual llegó a ser padre de Abrán, Nacor y Harán”. Era
descendiente de Sem, un hombre que temía a Dios (Génesis 11:10-24). Según Génesis 11:31, vivía con su
familia en la próspera ciudad de “Ur de los caldeos”, ubicada al este del río Éufrates. Así que no se crió entre
nómadas que moraban en tiendas, sino en una urbe donde tenía acceso a muchos lujos. En los bazares de Ur se
podían comprar artículos importados, y a ambos lados de las calles de la ciudad había amplias casas encaladas
de catorce habitaciones y con agua corriente.
Capítulo 12:
w07 1/6 pág. 27 párrs. 5-6 Los mayores: una bendición para los jóvenes
5, 6. a) Cuando Abrahán tenía 75 años, ¿qué le mandó hacer Jehová? b) ¿Cómo respondió Abrahán al
mandato divino?
5 La influencia que los mayores pueden tener en la fe de su familia se hace evidente en la vida de los
patriarcas posteriores a Noé. Abrahán contaba unos 75 años cuando Dios le dijo: “Vete de tu país y de tus
parientes y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré; y haré de ti una nación grande y te bendeciré”
(Génesis 12:1, 2).
6 Imagínese que a usted le mandaran dejar su casa, sus amigos, su país y la seguridad que le proporcionan
sus numerosos parientes para ir a vivir a una tierra que no conoce. A Abrahán se le mandó hacer precisamente
eso. ¿Y qué hizo? “Se fue tal como le había hablado Jehová”, y durante el resto de su vida moró en tiendas de
campaña como extranjero y nómada en la tierra de Canaán (Génesis 12:4; Hebreos 11:8, 9). Aunque Jehová le
había prometido que llegaría a ser “una nación grande”, Abrahán murió mucho antes de que su descendencia se
hiciera numerosa. Sara, su esposa, no le dio más que un hijo, Isaac, y este nació cuando Abrahán ya llevaba
veinticinco años recorriendo la tierra de la promesa (Génesis 21:2, 5). Aun así, Abrahán no se cansó ni regresó a
Ur, la ciudad de la que había salido. ¡Qué ejemplo de fe y aguante!
w92 15/4 pág. 7 párr. 4 Sea ciudadano o extranjero, ¡Dios lo recibe con gusto!
4. ¿Cómo se desarrolló el problema de la nacionalidad, pero qué pasos dio Jehová Dios?
4 Después del Diluvio la familia inmediata de Noé componía toda la humanidad, y todos eran adoradores
verdaderos. Pero esa unidad cambió pronto. Dentro de poco tiempo algunas personas pasaron por alto la
voluntad de Dios y empezaron a construir una torre. Esto llevó a que la humanidad se dividiera en grupos
lingüísticos que se esparcieron y luego se convirtieron en pueblos y naciones. (Génesis 11:1-9.) No obstante, la
adoración verdadera continuó en la línea de descendientes que llevó a Abrahán. Dios bendijo al fiel Abrahán y
prometió que su prole llegaría a ser una nación grande. (Génesis 12:1-3.) Esa nación fue el Israel de la
antigüedad.
w99 1/1 pág. 7 párr. 6 ¿Es nuestra fe como la de Abrahán?
6 ¿Por qué hizo Jehová que Abrahán se mudara a Canaán? La razón tenía que ver con sus propósitos para
aquel hombre fiel. Jehová había dicho a Abrahán: “Vete de tu país y de tus parientes y de la casa de tu padre al
país que yo te mostraré; y haré de ti una nación grande y te bendeciré y de veras haré grande tu nombre; y
resulta ser tú una bendición. Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal sobre ti lo
maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo” (Génesis 12:1-3). Abrahán
sería padre de una gran nación que gozaría de la protección de Jehová y que tomaría posesión de la tierra de
Canaán. Esta era una promesa maravillosa. Pero Abrahán tenía que hacer cambios radicales en su vida para
heredar aquella tierra.
w01 15/8 pág. 15 párr. 5 Abrahán, un ejemplo de fe
5. ¿Qué ordenó Dios a Abrán mientras este se encontraba en Ur, y qué le prometió?
5 La fe de Abrán iba a ser puesta a prueba. Dios se le apareció y le dio esta orden: “Vete de tu país y de tus
parientes y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré; y haré de ti una nación grande y te bendeciré y de
veras haré grande tu nombre; y resulta ser tú una bendición. Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al
que invoque mal sobre ti lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo”
(Génesis 12:1-3; Hechos 7:2, 3).
w04 15/1 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Génesis 12:1-3. ¿Cuándo entró en vigor el pacto abrahámico, y por cuánto tiempo? El pacto que hizo
Jehová con Abrán de que “se bendecir[ían] por medio de [él] todas las familias del suelo” entró en vigor, al
parecer, cuando Abrán cruzó el Éufrates de camino a Canaán el 14 de Nisán del año 1943 a.E.C., esto es,
cuatrocientos treinta años antes de que se liberara a Israel de Egipto (Éxodo 12:2, 6, 7, 40, 41). El pacto
abrahámico es “un pacto hasta tiempo indefinido”. Sus términos exigen que se extienda hasta que se haya
consumado la destrucción de todos los enemigos de Dios y la bendición de las familias de la Tierra (Génesis
17:7; 1 Corintios 15:23-26).
w07 15/2 pág. 21 párr. 16 Esposas, respeten profundamente a sus esposos
16. ¿En qué aspectos fue Sara un magnífico ejemplo para las esposas cristianas?
16 El apóstol Pedro escribió: “Así [...] se adornaban en otros tiempos las mujeres santas que esperaban en
Dios, sujetándose a sus propios esposos” (1 Pedro 3:5). Estas mujeres comprendían que si prestaban atención a
los consejos de Jehová y los ponían en práctica, tendrían una familia feliz y la recompensa de la vida eterna.
Pedro mencionó a Sara, la hermosa esposa de Abrahán, y destacó que “obedecía [a su esposo], llamándolo
‘señor’”. Abrahán fue un fiel siervo de Dios que recibió la asignación divina de mudarse a una tierra distante. Sara
lo apoyó en todo momento, aun cuando esto implicara renunciar a algunas comodidades y poner en peligro su
propia vida (Génesis 12:1, 10-13). Por eso, el apóstol puso a Sara como ejemplo y encomió su valentía al decir:
“Ustedes han llegado a ser hijas de ella, con tal que sigan haciendo el bien y no teman a ninguna causa de terror”
(1 Pedro 3:6).
w94 15/3 pág. 17 párr. 9 Confíe en que Jehová cumplirá su propósito
9. ¿Cómo mostró Abrahán que confiaba en Jehová?
9 A través de la historia, ha habido muchas personas que han estado dispuestas a morir por el propósito de
Dios para la Tierra, porque estaban convencidas de que lo cumpliría. A pesar de que su conocimiento tal vez era
limitado, confiaban en Dios y centraron su vida en hacer Su voluntad. Uno de ellos fue Abrahán, que vivió unos
dos mil años antes de que Jesús viniera a la Tierra, mucho antes de que empezara a escribirse la Biblia. Confió
en que Jehová cumpliría sus promesas. Es probable que a Abrahán le enseñara acerca del Creador su fiel
antepasado Sem, quien había sido instruido por Noé. Por eso, cuando Dios dijo a Abrahán que saliera de la
próspera ciudad de Ur de los caldeos y fuera a la desconocida y peligrosa tierra de Canaán, el patriarca sabía
que podía confiar en Jehová y, por consiguiente, obedeció. (Hebreos 11:8.) Con el tiempo Jehová le dijo: “Haré
de ti una nación grande”. (Génesis 12:2.)
w00 1/9 págs. 19-20 párr. 5 ¿Qué significa para nosotros nuestra valiosa herencia?
5. ¿Cómo demostró Abrahán que valoraba su relación con Jehová?
5 En el cumplimiento de su propósito para con la Tierra, Jehová trató de manera especial con Abrahán. Dijo a
ese hombre fiel que se marchara de su país y se mudara a la tierra que él mismo le mostraría. Abrahán obedeció
de buena gana. Cuando llegó, Jehová le dijo que serían sus descendientes quienes heredarían la tierra, no él
mismo (Génesis 12:1, 2, 7). ¿Cómo reaccionó Abrahán? Estuvo dispuesto a servir a Jehová donde y como él
indicara para que sus descendientes pudieran recibir la herencia. Sirvió a Jehová durante cien años en una tierra
que no era suya, hasta su muerte (Génesis 12:4; 25:8-10). ¿Lo hubiéramos hecho nosotros? Jehová dijo que
Abrahán era su “amigo” (Isaías 41:8).
w98 1/2 pág. 14 párr. 7 El nuevo pacto reporta mayores bendiciones
7. ¿Qué naciones se bendijeron por medio de Jesús, la Descendencia de Abrahán?
7 Al poco tiempo, la bendición se extendió a los samaritanos y luego a los gentiles (Hechos 8:14-17; 10:34-48).
Entre los años 50 y 52 E.C., Pablo escribió a los cristianos de Galacia (Asia Menor): “La Escritura, viendo por
anticipado que Dios declararía justa a gente de las naciones debido a fe, declaró las buenas nuevas de
antemano a Abrahán, a saber: ‘Por medio de ti todas las naciones serán bendecidas’. Por consiguiente, los que
se adhieren a la fe están siendo bendecidos junto con el Abrahán que tuvo fe” (Gálatas 3:8, 9; Génesis 12:3).
Aunque muchos cristianos de Galacia eran “gente de las naciones”, se les bendijo mediante Jesús debido a su
fe. ¿De qué manera?
w01 15/8 págs. 18-19 párrs. 15-16 Abrahán, un ejemplo de fe
15, 16. a) ¿Por qué necesitó valor Abrán para levantar un altar a Jehová? b) ¿Cómo demuestran hoy los
cristianos la misma intrepidez que Abrán?
15 Génesis 12:5, 6 nos dice: “Por fin llegaron a la tierra de Canaán. Y Abrán siguió a través de la tierra hasta
la ubicación de Siquem, cerca de los árboles grandes de Moré”. Siquem estaba a 50 kilómetros al norte de
Jerusalén, en un valle fértil al que se ha llamado el “paraíso de tierra santa”. No obstante, “en aquel tiempo el
cananeo estaba en la tierra”. A causa de la perversidad moral de los cananeos, el patriarca tuvo que tomar
medidas para proteger a su familia de aquella influencia corruptora (Éxodo 34:11-16).
16 “Jehová ahora se apareció a Abrán” por segunda vez y le dijo: “A tu descendencia voy a dar esta tierra”.
¡Qué emocionante! Como es natural, exigió fe de parte de Abrán alegrarse por algo de lo que disfrutaría su
descendencia futura; pero aun así respondió edificando “allí un altar a Jehová, que se le había aparecido”
(Génesis 12:7). Un biblista comenta: “Levantar un altar en aquella tierra era en realidad una forma de tomar
posesión de ella basándose en un derecho obtenido por el ejercicio de su fe”. Además, su construcción ponía de
manifiesto mucho valor. Es muy probable que hiciera este altar con piedras naturales, sin labrar, como más tarde
se especificó en el pacto de la Ley (Éxodo 20:24, 25). Debía de ser totalmente distinto de los que utilizaban los
cananeos. Así, Abrán demostró en público sin temor que era adorador del Dios verdadero, Jehová, y se expuso a
ser objeto de hostilidad y a posible peligro físico. ¿Y nosotros? ¿Ocultamos algunos, en particular los jóvenes, a
los vecinos o condiscípulos que adoramos a Jehová? Que el valeroso ejemplo del patriarca fomente en todos
nosotros el orgullo de ser siervos del Altísimo.
w98 1/2 pág. 11 párrs. 13-14 Jehová, Dios de pactos
13, 14. a) ¿Por qué puede decirse que los prosélitos no eran participantes del pacto de la Ley? b) ¿Cómo
llegaron a estar los prosélitos bajo el pacto de la Ley?
13 ¿Cómo se veía a estos prosélitos? Jehová celebró su pacto solo con Israel; los que componían la “vasta
compañía mixta” estuvieron presentes, pero no se les nombró como participantes del pacto (Éxodo 12:38; 19:3,
7, 8). No se tomó en cuenta a sus primogénitos cuando se calculó el precio de rescate de los primogénitos de
Israel (Números 3:44-51). Décadas más tarde, cuando se dividió la tierra de Canaán entre las tribus israelitas,
no se apartó ninguna parte para los creyentes no israelitas (Génesis 12:7; Josué 13:1-14). ¿Por qué? Porque el
pacto de la Ley no se celebró con los prosélitos. Aun así, los prosélitos varones se circuncidaban según
prescribía la Ley. Observaban sus disposiciones y se beneficiaban de sus provisiones. Tanto los prosélitos como
los israelitas estaban bajo el pacto de la Ley (Éxodo 12:48, 49; Números 15:14-16; Romanos 3:19).
14 Por ejemplo, si un prosélito mataba a alguien por accidente, podía huir a una ciudad de refugio, al igual que
los israelitas (Números 35:15, 22-25; Josué 20:9). En el Día de Expiación se ofrecía un sacrificio “a favor de la
entera congregación de Israel”. Como parte de la congregación, los prosélitos participaban de la fiesta y se
beneficiaban del sacrificio (Levítico 16:7-10, 15, 17, 29; Deuteronomio 23:7, 8). Los prosélitos estaban tan
vinculados a los israelitas bajo la Ley que, en Pentecostés de 33 E.C., cuando se usó la primera ‘llave del reino’ a
favor de los judíos, aquellos también se beneficiaron. Por ello, “Nicolás, prosélito de Antioquía”, se hizo cristiano y
fue uno de los “siete varones acreditados” a quienes se nombró para atender las necesidades de la congregación
de Jerusalén (Mateo 16:19; Hechos 2:5-10; 6:3-6; 8:26-39).
w01 15/8 pág. 19 párr. 18 Abrahán, un ejemplo de fe
18. ¿Qué relación mantuvo Abrán con los habitantes de Canaán?
18 Abrán no permaneció mucho tiempo en ninguno de aquellos territorios. “Levantó el campamento, y fue
entonces de campamento en campamento hacia el Négueb”, la región semiárida que estaba al sur de las
montañas de Judá (Génesis 12:9). Al no dejar de ir de un lado a otro y ganarse la fama de ser adorador de
Jehová en todos los lugares nuevos a los que llegaba, él y su casa “declararon públicamente que eran extraños y
residentes temporales en la tierra” (Hebreos 11:13). En todo momento rehuyeron el contacto estrecho con sus
vecinos paganos. Del mismo modo, los cristianos no debemos ser “parte del mundo” (Juan 17:16). Somos
amables y corteses con nuestros vecinos y compañeros de trabajo, pero tenemos cuidado de no comportarnos
de una manera que refleje el espíritu del mundo alejado de Dios (Efesios 2:2, 3).
w97 1/10 págs. 28-29 ¿Le está envenenando el espíritu del mundo?
”Como consecuencia, me obsesioné cada vez más con mi aspecto, hasta el grado de que los valores
espirituales comenzaron a ocupar un lugar secundario en mi vida. Era como si mi felicidad dependiera de mi
cintura. Han pasado varios años, y ahora que he madurado como mujer y como cristiana, lo veo de un modo
distinto. Aunque cuido mi apariencia, me doy cuenta de que lo que más importa es la belleza espiritual, y eso es
lo que más me satisface. Una vez que lo entendí, pude poner los intereses del Reino en su debido lugar.”
Sara fue una mujer fiel de la antigüedad que tuvo esta manera equilibrada de ver los asuntos. Aunque la Biblia
hace referencia a su belleza física cuando tenía más de 60 años de edad, enfoca la atención principalmente en
sus buenas cualidades: la persona secreta del corazón. (Génesis 12:11; 1 Pedro 3:4-6.) Manifestó un espíritu
discreto y apacible, y obedeció con sumisión a su esposo. A Sara no le preocupaba indebidamente cómo la veían
los demás. Aunque era de clase acomodada, estuvo dispuesta a vivir en tiendas por más de sesenta años.
Apoyó a su esposo mansa y altruistamente; fue una mujer de fe. Eso fue lo que la hizo hermosa de verdad.
(Proverbios 31:30; Hebreos 11:11.)
A los cristianos nos interesa mejorar nuestra belleza espiritual, una belleza que aumentará y permanecerá si
se cultiva regularmente. (Colosenses 1:9, 10.) Podemos cuidar nuestra apariencia espiritual de dos maneras
principales.
Nos hacemos más hermosos a la vista de Jehová si participamos en el ministerio que salva vidas. (Isaías
52:7; 2 Corintios 3:18–4:2.) Además, nuestra belleza se profundiza cuando aprendemos a manifestar las
cualidades cristianas. Abundan las oportunidades de mejorar nuestra belleza espiritual: “Ténganse tierno cariño
unos a otros. En cuanto a mostrarse honra unos a otros, lleven la delantera. [...] Fulguren con el espíritu. [...]
Sigan la senda de la hospitalidad. [...] Regocíjense con los que se regocijan; lloren con los que lloran. [...]
No devuelvan mal por mal a nadie [...], sean pacíficos con todos los hombres”. (Romanos 12:10-18.) Si
cultivamos esas actitudes, nos granjearemos el cariño tanto de Dios como de nuestros semejantes, y la
desagradable apariencia de nuestras tendencias pecaminosas heredadas se minimizará. (Gálatas 5:22, 23;
2 Pedro 1:5-8.)
w05 1/2 pág. 26 párr. 15 Jehová siempre hace lo que es justo ***
15. ¿Por qué se puede decir que Lot posiblemente actuara con fe?
15 “Aun así —tal vez pregunten algunos—, ¿por qué Lot ofreció sus hijas a la muchedumbre?” En vez de dar
por sentado que sus motivos eran malos, consideremos mejor algunas posibilidades. En primer lugar, muy bien
puede ser que Lot obrara con fe. ¿Por qué? No hay duda de que Lot estaba al tanto de cómo Jehová había
protegido a Sara, la esposa de Abrahán, su tío. Recordemos que, debido a la belleza de Sara, Abrahán le había
pedido que lo presentara como su hermano, para que no lo mataran a fin de tomarla. Más tarde llevaron a Sara a
la casa del Faraón, pero Jehová intervino y evitó que el Faraón la violara (Génesis 12:11-20). Es posible que Lot
tuviera fe en que sus hijas podrían recibir esa misma protección. De hecho, lo cierto es que Jehová efectivamente
intervino mediante sus ángeles, y a las jóvenes no les pasó nada.
w01 15/8 pág. 21 párr. 5 Tengamos fe como la de Abrahán
5. ¿Por qué estaba dispuesta Sarai a hacer lo que Abrán le pidió?
5 ¿Cómo respondió Sarai a la solicitud de Abrán? El apóstol Pedro dice que las mujeres como ella “esperaban
en Dios”. De modo que ella entendía las cuestiones espirituales relacionadas con el caso. Además, amaba y
respetaba a Abrán. Por todo ello, ‘se sujetó a su esposo’ y ocultó su estado civil (1 Pedro 3:5). Huelga decir que
al actuar así se exponía a riesgos. “Tan pronto como Abrán entró en Egipto, los egipcios llegaron a ver a la mujer,
que ella era muy hermosa. Y también los príncipes de Faraón llegaron a verla y empezaron a alabársela a
Faraón, de modo que la mujer fue llevada a casa de Faraón.” (Génesis 12:14, 15.)
w01 15/8 pág. 21 párrs. 6-7 Tengamos fe como la de Abrahán ***
6, 7. ¿En qué angustiosa situación se vieron Abrán y Sarai, y cómo libró Jehová a Sarai?
6 Aquello debió de angustiar muchísimo a Abrán y Sarai. Parecía que ella estaba en peligro de sufrir una
violación. Además, Faraón, que no conocía el verdadero estado civil de Sarai, prodigó al patriarca toda clase de
regalos, por lo que este “llegó a tener ovejas y ganado vacuno y asnos y siervos y siervas y asnas y camellos”
(Génesis 12:16). ¡Cómo debió despreciar Abrán aquellos obsequios! No obstante, por crítica que pareciera la
situación, Jehová no lo había abandonado.
7 “Entonces Jehová tocó a Faraón y a su casa con grandes plagas por causa de Sarai, esposa de Abrán.”
(Génesis 12:17.) A Faraón se le reveló por algún medio no especificado la verdadera causa de aquellas “plagas”,
y esta fue su reacción inmediata: “Por lo tanto Faraón llamó a Abrán y dijo: ‘¿Qué es esto que me has hecho?
¿Por qué no me informaste que era tu esposa? ¿Por qué dijiste: “Es mi hermana”, de modo que yo estuve a
punto de tomarla por esposa? Y ahora, aquí está tu esposa. ¡Tómala y vete!’. Y Faraón dio mandatos respecto de
él a unos hombres, y estos se fueron acompañándolo en despedida a él y a su esposa y todo cuanto tenía”
(Génesis 12:18-20; Salmo 105:14, 15).
Capítulo 13:
w01 15/8 pág. 21 párr. 9 Tengamos fe como la de Abrahán
9. ¿Qué indica el hecho de que Abrán fuera de un lado a otro de Canaán?
9 Una vez que obviamente había terminado la hambruna en Canaán, “Abrán subió de Egipto —él y su esposa
y todo cuanto tenía, y Lot con él— al Négueb [la región semidesértica que hay al sur de las montañas de Judá].
Y Abrán tenía gran cantidad de manadas y plata y oro” (Génesis 13:1, 2). Por consiguiente, los residentes del
país debieron de considerarlo un hombre poderoso e influyente, un gran principal (Génesis 23:6). Abrán
no quería echar raíces en Canaán ni involucrarse en la política de la región, de modo que “siguió adelante de
campamento en campamento desde el Négueb hasta Betel, al lugar donde primero había estado su tienda entre
Betel y Hai”. Como siempre había hecho, dio prioridad a la adoración a Jehová en todo lugar donde estuvo
(Génesis 13:3, 4).
w00 15/8 pág. 12 párr. 2 Sacrificios que agradaron a Dios
2. ¿Qué relato encontramos en la Biblia sobre las primeras ofrendas que se hicieron a Dios?
2 La primera mención bíblica de ofrendas hechas a Dios se encuentra en el relato de Caín y Abel, donde
leemos: “Al cabo de algún tiempo aconteció que Caín procedió a traer algunos frutos del suelo como ofrenda a
Jehová. Pero en cuanto a Abel, él también trajo algunos primogénitos de su rebaño, aun sus trozos grasos”
(Génesis 4:3, 4). Posteriormente, Noé se sintió impulsado “a ofrecer ofrendas quemadas sobre el altar” a Jehová
cuando sobrevivió al gran Diluvio que puso fin a la generación inicua de su tiempo (Génesis 8:20). Abrahán,
siervo fiel y amigo de Dios, ‘edificó un altar e invocó el nombre de Jehová’ en varias ocasiones, motivado por las
bendiciones y promesas divinas (Génesis 12:8; 13:3, 4, 18). Luego se enfrentó a la mayor prueba de su fe
cuando Jehová le dijo que ofreciera a su hijo Isaac como holocausto (Génesis 22:1-14). Veremos que estos
relatos, aunque breves, arrojan mucha luz sobre el tema de los sacrificios.
w01 15/8 págs. 26-27 párr. 6 No desistamos de hacer lo que es excelente
6. ¿Qué puede someter a tensión las relaciones entre los cristianos de la actualidad?
6 La mayoría de las pruebas a las que hoy hacemos frente tienen que ver con las inquietudes normales de la
vida. Abrahán mismo tuvo que soportar las tensiones entre sus manaderos y los de su sobrino Lot (Génesis
13:5-7). De modo similar, las diferencias de personalidad y los celos mezquinos pueden someter a tensión las
relaciones entre los hermanos y hasta poner en peligro la paz de la congregación. “Donde hay celos y espíritu de
contradicción, allí hay desorden y toda cosa vil.” (Santiago 3:16.) ¡Qué importante es que no desistamos, sino
que antepongamos la paz al orgullo personal, como hizo Abrahán, y busquemos el interés de los demás!
(1 Corintios 13:5; Santiago 3:17.)
w01 15/8 pág. 22 párr. 10 Tengamos fe como la de Abrahán
10. ¿Qué problema surgió entre los manaderos de Abrán y los de Lot, y por qué era importante que se
zanjara enseguida?
10 “Ahora bien, Lot, que iba junto con Abrán, también era dueño de ovejas y ganado vacuno y tiendas. Así que
la tierra no permitía que moraran todos juntos, porque se habían hecho muchos sus bienes y ellos no podían
morar todos juntos. Y se suscitó una riña entre los manaderos del ganado de Abrán y los manaderos del ganado
de Lot; y en aquel tiempo el cananeo y el perizita moraban en el país.” (Génesis 13:5-7.) En aquellas tierras
no había agua ni pastos suficientes para los rebaños de Abrán y Lot, por lo que surgieron tensiones y
resentimientos entre los manaderos. Aquellas peleas eran impropias de los siervos del Dios verdadero. Si se
permitía que continuaran, cabía la posibilidad de que se produjera una ruptura permanente. ¿Cómo manejaría
Abrán la situación? Él había adoptado a Lot tras la muerte del padre de este y quizá lo había criado como si fuera
su propio hijo. Dado que Abrán era el que tenía más edad, ¿no estaba en su derecho de quedarse con lo mejor?
w91 15/7 págs. 18-19 párr. 3 Siga siempre tras la bondad amorosa ***
3. ¿Cómo dio el ejemplo Abrahán en cuanto a mostrar bondad, y qué estímulo da Pablo al respecto?
3 El patriarca Abrahán (Abrán) —“amigo de Jehová” y “padre de todos los que tienen fe”— dio un ejemplo
excelente en cuanto a mostrar bondad. (Santiago 2:23; Romanos 4:11.) Él y su familia, incluso su sobrino Lot,
salieron de la ciudad caldea de Ur y entraron en Canaán por mandato de Dios. Aunque Abrahán era el mayor de
los dos y el cabeza de la familia, fue bondadoso y generoso al dejar que Lot escogiera las mejores dehesas o
pastos, mientras que él mismo tomó las que restaron. (Génesis 13:5-18.) Una bondad como esa pudiera
movernos a dejar que otros adquirieran ventajas a costa nuestra. Tal bondad generosa armoniza con este
consejo del apóstol Pablo: “Que cada uno siga buscando, no su propia ventaja, sino la de la otra persona”. Pablo
mismo ‘agradaba a toda la gente en todas las cosas, no buscando su propia ventaja, sino la de los muchos, para
que se salvaran’. (1 Corintios 10:24, 33.)
w03 15/1 pág. 19 párr. 16 ¿Es fuerte su fe?
16. ¿Qué magnífico ejemplo dio Abrahán al preservar la paz con Lot?
16 Tal como la fe nos permite llevar a cabo labores difíciles en el servicio a Dios, así también promueve la paz
y la armonía. El envejecido Abrahán dejó que su sobrino Lot, más joven que él, escogiera los mejores pastos
cuando ambos tuvieron que separarse a causa de las peleas entre sus manaderos (Génesis 13:7-12). Abrahán
seguramente oró con fe para que Dios lo ayudara a solucionar el problema. En vez de anteponer sus propios
intereses, resolvió la cuestión de forma pacífica. Si alguna vez nos vemos en una disputa con un hermano
cristiano, oremos con fe y ‘busquemos la paz’, teniendo presente el ejemplo de consideración amorosa que dio
Abrahán (1 Pedro 3:10-12).
w04 15/1 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 13:8, 9. Tenemos en Abrahán un magnífico ejemplo a la hora de zanjar diferencias. Nunca debemos
sacrificar las buenas relaciones con los demás por motivos económicos, preferencias personales u orgullo.
w01 15/8 pág. 22 párrs. 11-12 Tengamos fe como la de Abrahán
11, 12. ¿Qué generosa oferta hizo Abrán a su sobrino, y por qué fue una decisión imprudente la que
adoptó Lot?
11 Pese a ello, “dijo Abrán a Lot: ‘Por favor, que no continúe riña alguna entre yo y tú y entre mis manaderos y
tus manaderos, porque somos hermanos. ¿No está a tu disposición todo el país? Por favor, sepárate de mí. Si tú
vas a la izquierda, entonces yo ciertamente iré a la derecha; pero si tú vas a la derecha, entonces yo ciertamente
iré a la izquierda’”. Cerca de Betel se encuentra lo que se ha llamado “una de las mejores vistas panorámicas de
Palestina”. Tal vez fue allí donde “Lot alzó los ojos y vio todo el Distrito del Jordán, que todo él era una región
bien regada, antes de que Jehová arruinara a Sodoma y Gomorra, como el jardín de Jehová, como la tierra de
Egipto hasta Zóar” (Génesis 13:8-10).
12 La Biblia dice que Lot era “justo”, pero por algún motivo no respetó a Abrán en este asunto, y parece que
ni siquiera le pidió consejo (2 Pedro 2:7). “Lot escogió para sí todo el Distrito del Jordán, y Lot mudó su
campamento al este. Así que se separaron el uno del otro. Abrán moró en la tierra de Canaán, pero Lot moró
entre las ciudades del Distrito. Por fin asentó su tienda cerca de Sodoma.” (Génesis 13:11, 12.) Sodoma era una
ciudad próspera que ofrecía muchas ventajas materiales (Ezequiel 16:49, 50). Vista desde esa óptica, la elección
de Lot tal vez pareciera sabia; sin embargo, no lo era en sentido espiritual. ¿Por qué no? Porque, como dice
Génesis 13:13, “los hombres de Sodoma eran malos, y eran pecadores en extremo contra Jehová”. Esta
decisión causaría con el tiempo mucho dolor a la familia de Lot.
w93 15/10 pág. 20 párr. 10 Amor (agape): lo que no es y lo que
10. ¿En qué sentido no busca sus propios intereses el amor?
10 Seguidamente se nos dice que el amor “no busca sus propios intereses”, es decir, no lo hace cuando están
implicados nuestros intereses personales y los de otras personas. El apóstol también dice: “Nadie jamás ha
odiado a su propia carne; antes bien, la alimenta y la acaricia”. (Efesios 5:29.) Sin embargo, cuando nuestros
intereses chocan con los de otra persona y no hay ningún otro principio bíblico implicado, debemos tratar el
asunto como lo hizo Abrahán con Lot, y dar prioridad a los intereses de la otra persona. (Génesis 13:8-11.)
w09 15/11 pág. 25 párr. 3 Los ministros de Dios debemos tener buenos modales
3. ¿Qué ejemplo de bondad y cortesía tenemos en Jehová?
3 Jehová es un dechado perfecto de bondad y cortesía. A pesar de ser el Soberano del universo, trata a los
seres humanos con amor y respeto. Por ejemplo, al dirigirse tanto a Abrahán como a Moisés empleó un término
hebreo que puede traducirse con la expresión “por favor” (Gén. 13:14; Éxo. 4:6). Cuando sus siervos cometen
errores, él es “misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y apego a la
verdad” (Sal. 86:15). ¡Qué diferente de algunas personas, que pierden los estribos cuando los demás no cumplen
sus expectativas!
w01 15/8 pág. 23 párr. 14 Tengamos fe como la de Abrahán ***
14. ¿Cómo se recompensaría a Abrán por su generosidad?
14 A Abrán se le recompensaría por su generosidad, pues Dios declaró: “Ciertamente constituiré a tu
descendencia como las partículas de polvo de la tierra, de modo que, si un hombre pudiera contar las partículas
de polvo de la tierra, entonces podría ser contada tu descendencia”. Esta revelación debió de animar muchísimo
a Abrán, que por entonces seguía sin hijos. A continuación, Dios le mandó: “Levántate, ve de un sitio a otro en la
tierra por su largo y por su ancho, porque a ti te la voy a dar” (Génesis 13:16, 17). No, a Abrán no se le permitiría
afincarse en una ciudad, con las comodidades que ello significaba; tenía que mantenerse separado de los
cananeos. Del mismo modo, los cristianos de nuestros días deben permanecer separados del mundo. No se
consideran superiores a sus semejantes, pero no tienen intimidad con quienes pudieran inducirlos a comportarse
de manera contraria a las Escrituras (1 Pedro 4:3, 4).
w99 1/1 pág. 7 párr. 7 ¿Es nuestra fe como la de Abrahán?
7. ¿Qué cambios tenía que estar preparado para efectuar Abrahán a fin de heredar la promesa de Jehová?
7 Cuando Abrahán salió de Ur, dejó una ciudad próspera y probablemente también al clan familiar de su padre,
fuente importante de seguridad en aquellos tiempos patriarcales. Cuando se marchó de Harán, se separó de la
casa de su padre, incluida la familia de su hermano Nacor, y se mudó a una tierra desconocida. En Canaán
no buscó seguridad en una ciudad amurallada. ¿Por qué? Cuando Abrahán entró en la tierra, Jehová le dijo: “Ve
de un sitio a otro en la tierra por su largo y por su ancho, porque a ti te la voy a dar” (Génesis 13:17). Abrahán y
su esposa Sara, que contaban a la sazón 75 y 65 años de edad respectivamente, siguieron estas instrucciones.
“Por fe residió como forastero en la tierra de la promesa como en tierra extranjera, y moró en tiendas.” (Hebreos
11:9; Génesis 12:4.)
w06 1/4 pág. 25 párr. 17 ‘Vayan y hagan discípulos, bautizándolos’
17. ¿A qué no nos hemos dedicado?
17 No nos dedicamos a una causa o a una obra, sino al propio Jehová. Las tareas que Dios asigna a sus
siervos cambian, pero la dedicación de ellos a él sigue siendo la misma. Por ejemplo, a Abrahán le pidió que
hiciera algo muy diferente de lo que le mandó a Jeremías (Génesis 13:17, 18; Jeremías 1:6, 7). Sin embargo,
ambos efectuaron las tareas específicas que se les encomendaron porque amaban a Dios y deseaban hacer
fielmente su voluntad. Durante este tiempo del fin, los seguidores bautizados de Cristo nos esforzamos por
cumplir el mandato que él dio de predicar las buenas nuevas del Reino y hacer discípulos (Mateo 24:14;
28:19, 20). Ejecutar esta obra con toda el alma es una manera apropiada de demostrar que amamos a nuestro
Padre celestial y que en verdad estamos dedicados a él (1 Juan 5:3).
w01 15/8 pág. 23 párr. 15 Tengamos fe como la de Abrahán
15. a) ¿Qué sentido tenían quizá los viajes de Abrán? b) ¿Qué ejemplo dio Abrán a las familias cristianas
de la actualidad?
15 En tiempos bíblicos, quien iba a tomar posesión de un terreno tenía el derecho a examinarlo antes. Ir de un
lugar a otro de aquella tierra quizá le recordaba constantemente al patriarca que un día esta pertenecería a sus
descendientes. Abrán fue obediente y “continuó viviendo en tiendas. Más tarde vino y moró entre los árboles
grandes de Mamré, que están en Hebrón; y allí se puso a edificar un altar a Jehová” (Génesis 13:18). Una vez
más demostró que concedía la máxima prioridad a la devoción. ¿Son prioritarios en nuestro hogar el estudio y la
oración en familia, y la asistencia a las reuniones?
Capítulo 14:
w01 15/8 pág. 23 párr. 16 Tengamos fe como la de Abrahán
16. a) ¿Por qué poseen un tono amenazador las primeras palabras de Génesis 14:1? b) ¿Qué razón había
para la invasión de los cuatro reyes orientales?
16 “Ahora bien, aconteció en los días de Amrafel rey de Sinar, Arioc rey de Elasar, Kedorlaomer rey de Elam y
Tidal rey de Goyim, que estos hicieron guerra.” Las primeras palabras de estos versículos (“ahora bien, aconteció
en los días de...”) tienen en el hebreo original un tono amenazador y señalan “a un período de prueba que
termina en bendición” (Génesis 14:1, 2, nota). Las dificultades comenzaron con la devastadora invasión de
Canaán por parte de cuatro reyes orientales y sus ejércitos, cuyo objetivo era acabar con la rebelión de cinco
ciudades: Sodoma, Gomorra, Admá, Zeboyim y Bela. Pues bien, aplastaron toda oposición y “marcharon como
aliados a la llanura baja de Sidim, es decir, el mar Salado”, cerca de donde vivían Lot y su familia (Génesis 14:3-
7).
w01 15/8 págs. 23-24 párr. 17 Tengamos fe como la de Abrahán
17. ¿Por qué fue una prueba de fe para Abrán el que Lot cayera cautivo?
17 Pese a su feroz resistencia, los reyes cananeos sufrieron una derrota humillante. “Entonces los vencedores
tomaron todos los bienes de Sodoma y Gomorra y todo su alimento y se fueron por su camino. También tomaron
a Lot, hijo del hermano de Abrán, y sus bienes, y siguieron su camino. En aquel entonces él moraba en Sodoma.”
La noticia de estos terribles sucesos pronto le llegó a Abrán: “Después de eso, un hombre que había escapado
vino y se lo informó a Abrán el hebreo. Él residía entonces entre los árboles grandes de Mamré el amorreo, el
hermano de Escol y hermano de Aner; y ellos eran confederados de Abrán. Así llegó a oír Abrán que su hermano
había sido llevado cautivo” (Génesis 14:8-14). ¡Qué gran prueba de fe! ¿Guardaba resentimiento a su sobrino
por haber escogido la mejor parte de la tierra? Recordemos, además, que los invasores procedían de Sinar, su
lugar de nacimiento. Pelear contra ellos significaba acabar con toda posibilidad de regresar a aquella tierra algún
día. Por otra parte, ¿qué opciones de triunfo tenía Abrán ante un ejército que había derrotado a las fuerzas
aliadas de Canaán?
w01 15/8 págs. 25-26 párr. 4 No desistamos de hacer lo que es excelente
4. ¿Cómo se ha valido Satanás de los ataques frontales para intentar quebrantar la integridad del pueblo
de Dios?
4 Es indudable que la vida de Abrahán ilustra las “diversas pruebas” que pueden sufrir los cristianos hoy. Por
ejemplo, el patriarca tuvo que responder al ataque de los invasores procedentes de Sinar (Génesis 14:11-16).
No sorprende que Satanás siga usando los ataques frontales en forma de persecución. Desde el final de la II
Guerra Mundial, decenas de gobiernos han proscrito en sus países la obra de educación cristiana de los testigos
de Jehová. En el Anuario de los testigos de Jehová 2001 se narran las agresiones violentas que tuvieron que
soportar los cristianos de Angola de parte de sus enemigos. En esos lugares, nuestros hermanos han confiado
en Jehová y se han negado categóricamente a ceder. Su respuesta ha sido, no la violencia ni la rebelión, sino la
persistencia discreta en la predicación (Mateo 24:14).
w90 15/4 pág. 17 párr. 3 Prepárese para la liberación que lo llevará a un nuevo mundo
3. a) ¿Cómo se explica que Lot y su familia estuvieran viviendo en un ambiente tan corrupto como el de
Sodoma? b) ¿Cómo reaccionaba Lot a la conducta relajada de la gente de Sodoma?
3 Originalmente Lot se había trasladado a las cercanías de Sodoma por las posibilidades de prosperidad
material allí. Con el tiempo pasó a morar en la ciudad misma. (Génesis 13:8-12; 14:12; 19:1.) Pero no
concordaba con las prácticas lascivas de los hombres de la ciudad, y estos no lo consideraban uno de ellos,
evidentemente porque ni él ni su familia participaban en la vida social de aquella gente. Como dice 2 Pedro
2:7, 8: “[A] Lot [...] angustiaba sumamente la entrega de la gente desafiadora de ley a la conducta relajada [...]
porque aquel hombre justo, por lo que veía y oía mientras moraba entre ellos de día en día, atormentaba su alma
justa a causa de los hechos desaforados de ellos”. Aquellas condiciones constituían muy dura prueba para Lot,
porque, justo como era, aborrecía aquella conducta.
w01 15/8 pág. 27 párr. 7 No desistamos de hacer lo que es excelente
7. a) ¿Qué debe hacer un cristiano si otro le ha ofendido? b) ¿Qué excelente ejemplo dio Abrahán de
mantener buenas relaciones con los demás?
7 Nos resulta difícil ser pacíficos cuando pensamos que un hermano nos ha tratado injustamente. Proverbios
12:18 dice: “Existe el que habla irreflexivamente como con las estocadas de una espada”. Las palabras
irreflexivas, aunque se digan sin mala intención, pueden causarnos un profundo dolor, que se intensifica si
creemos que se nos ha calumniado o que hemos sido objeto de habladurías crueles (Salmo 6:6, 7). Sin embargo,
los cristianos no han de permitir que los sentimientos heridos los venzan. Quien se encuentre en esa situación
debe tomar la iniciativa y arreglar el problema hablando bondadosamente con quien le haya ofendido (Mateo
5:23, 24; Efesios 4:26). Debe estar dispuesto a perdonarlo (Colosenses 3:13). Si no albergamos resentimientos,
conseguiremos que cicatricen las heridas emocionales y salvaremos la relación con nuestro hermano. Abrahán
no guardó rencor a Lot, por el contrario, acudió a toda prisa en su ayuda y la de su familia (Génesis 14:12-16).
w93 15/8 pág. 21 párr. 16 Hagan que su autodominio exista y rebose
16. ¿Qué buen ejemplo puso Abrahán con relación a dominar las emociones?
16 Debemos tratar de recobrar el control de las emociones haciendo las paces o resolviendo la causa de la
queja, en vez de permitir que continúen los rencores. Recuerde la ocasión en que ya no había espacio en la tierra
para que pastaran los grandes rebaños de Abrahán junto con los de Lot, y sus manaderos se pusieron a reñir
entre sí. ¿Permitió Abrahán que sus emociones lo dominaran, o mostró autodominio? Qué loable fue que
recomendara una solución pacífica a aquel conflicto; cada uno tendría su propio territorio. Y dejó que Lot
escogiera primero. Algo que prueba que Abrahán no se amargó ni guardó rencor es que más tarde salió a
guerrear en favor de Lot. (Génesis 13:5-12; 14:13-16.)
w90 1/7 pág. 19 párr. 6 El final próximo del “libro de las Guerras de Jehová”
6. Aunque Abrahán fue un nómada pacífico en la Tierra Prometida, ¿cómo demostró que era un
combatiente que confiaba en Jehová?
6 Aunque Abrahán estuvo mudándose de un lugar a otro como un extraño en la Tierra Prometida, demostró
que podía ser combatiente, guerrero. En cierta ocasión cuatro reyes del exterior invadieron la Tierra Prometida y
se llevaron consigo a Lot, sobrino de Abrahán, y la familia de este. Abrahán, impelido por los vigorosos lazos
familiares, armó a 318 de sus siervos y, junto con refuerzos de tres de sus aliados de aquel local —Aner, Escol y
Mamré— fue tras los merodeadores. Al atacarlos por sorpresa de noche, Abrahán y su partida derrotaron a los
invasores, aunque estos eran un cuerpo armado muy superior. Hubo una “matanza de los reyes”. (Hebreos 7:1;
Génesis 14:13-17.) Abrahán rescató a Lot y su familia y recobró todo lo hurtado
w01 15/8 pág. 24 párrs. 18-19 Tengamos fe como la de Abrahán
18, 19. a) ¿Cómo logró Abrán rescatar a Lot? b) ¿A quién se atribuyó la victoria?
18 Abrán depositó de nuevo toda su confianza en Jehová. “En seguida juntó en formación militar a sus
hombres adiestrados, trescientos dieciocho esclavos nacidos en su casa, y fue en persecución de ellos hasta
Dan. Y de noche se puso a dividir sus fuerzas, él y sus esclavos, contra ellos, y así los derrotó y siguió
persiguiéndolos hasta Hobá, que está al norte de Damasco. Y procedió a recobrar todos los bienes, y recobró
también a Lot su hermano, y sus bienes, y también a las mujeres y a la gente.” (Génesis 14:14-16.)
Demostrando fe fuerte en Jehová, Abrán condujo a la victoria a sus tropas, muy inferiores en número, y rescató a
Lot y su familia. Luego se encontró con Melquisedec, el rey sacerdote de Salem. “Melquisedec rey de Salem
sacó pan y vino, y él era sacerdote del Dios Altísimo. Entonces lo bendijo y dijo: ‘¡Bendito sea Abrán del Dios
Altísimo, Productor de cielo y tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que ha entregado a tus opresores en tu
mano!’. Ante aquello, Abrán le dio el décimo de todo.” (Génesis 14:18-20.)
19 En efecto, la victoria era de Jehová. Él volvió a liberar a Abrán debido a la fe de este. El pueblo de Dios de
la actualidad no pelea en guerras carnales, pero se enfrenta a muchas pruebas y situaciones difíciles. El próximo
artículo indicará cómo nos ayuda el ejemplo de Abrán a salir airosos de esas situaciones
w98 15/10 pág. 8 párrs. 1-2 Jerusalén: “la ciudad del gran Rey”
1, 2. ¿Qué puede sorprender a algunos en cuanto a Jerusalén?
JERUSALÉN: su mismo nombre suscita fuertes sentimientos en personas de diferentes religiones. De hecho,
es difícil ignorar esta antigua ciudad, pues se la menciona a menudo en las noticias. Lamentablemente, muchas
de esas noticias evidencian que Jerusalén no es siempre un lugar de paz.
2 Este hecho puede sorprender a algunos lectores de la Biblia. En el pasado, el nombre abreviado de
Jerusalén era Salem, que significa “paz” (Génesis 14:18; Salmo 76:2; Hebreos 7:1, 2). “Entonces, ¿por qué en
las últimas décadas ha habido tan poca paz en una ciudad con tal nombre?”, quizá nos preguntemos.
w12 15/1 pág. 27 párr. 7 Reyes y sacerdotes que ayudan a toda la humanidad
7. ¿A qué se refería la expresión “un reino de sacerdotes”?
7 Los israelitas habían oído hablar de reyes y también de sacerdotes, pero solo un hombre de la antigüedad,
Melquisedec, había desempeñado ambos cargos con la aprobación de Jehová (Gén. 14:18). Ahora Jehová
ofrecía a la nación la oportunidad de producir “un reino de sacerdotes”. Tal como indicaron posteriormente los
escritos inspirados, eso significaba que habría reyes que también serían sacerdotes, o lo que es lo mismo, un
sacerdocio real (1 Ped. 2:9).
w90 15/10 pág. 12 párr. 12 Entendimiento de por qué había de venir el Mesías
12. ¿De qué manera es superior el sacerdocio de Jesús al de Aarón?
12 Aarón había sido el primero de una larga sucesión de sumos sacerdotes israelitas. Después que hubo sido
ungido con aceite santo, tuvo que esperar siete días en el tabernáculo antes de que se le facultara para servir
como sumo sacerdote. (Levítico 8:12, 33.) De manera similar, Jesús tuvo un período de espera antes de que
recibiera poder para interceder a favor de la humanidad. Eso fue desde que fue ungido Sumo Sacerdote hasta su
resurrección. A diferencia de Aarón, el Hijo inmortal de Dios no necesita sucesores, y sirve como Sacerdote y
Rey “a la manera de Melquisedec”. (Salmo 110:1-4; Génesis 14:18-20; Hebreos 6:20; 7:1-3, 11-17, 23-25.)
w90 1/7 págs. 19-20 párrs. 7-9 El final próximo del “libro de las Guerras de Jehová”
7-9. a) ¿A qué sacerdote visitó Abrahán, y qué bendición recibió? b) ¿Cómo mostró Abrahán que quería
que solo el Dios Altísimo lo hiciera rico? c) Según lo confirmó Melquisedec, ¿quién dio a Abrahán la
victoria militar?
7 Abrahán reconocía que había logrado su hazaña militar solamente mediante la ayuda de Jehová Dios, y en
su viaje triunfal de regreso tuvo la oportunidad de admitir públicamente ese hecho. Sabía que el sacerdote
aprobado de su Dios estaba en la ciudad de Salem. De modo que se dirigió hacia aquella ciudad. La última parte
del capítulo 14 de Génesis nos informa lo que sucedió entonces:
8 “Y Melquisedec rey de Salem sacó pan y vino, y él era sacerdote del Dios Altísimo. Entonces lo bendijo y
dijo: ‘¡Bendito sea Abrán del Dios Altísimo, Productor de cielo y tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que ha
entregado a tus opresores en tu mano!’. Ante aquello, Abrán le dio el décimo de todo. Después de eso el rey de
Sodoma dijo a Abrán: ‘Dame las almas, pero toma los bienes para ti’. Ante esto, Abrán dijo al rey de Sodoma: ‘De
veras alzo la mano en juramento a Jehová el Dios Altísimo, Productor de cielo y tierra, y juro que, desde un hilo
hasta una correa de sandalia, no, no tomaré nada de lo que es tuyo, para que no digas: “Yo fui quien enriqueció a
Abrán”. ¡Nada para mí! Solamente lo que ya hayan comido los jóvenes, y la parte que les corresponde a los
hombres que fueron conmigo, Aner, Escol y Mamré... que tomen ellos la parte que les corresponde’”. (Génesis
14:18-24.)
9 Como lo indican esos versículos, Melquisedec, el sacerdote real de la ciudad de Salem, confirmó la
convicción de Abrahán de que había sido el Dios Altísimo quien había peleado por él y sus fuerzas militares y les
había dado la victoria. El rey-sacerdote Melquisedec no restó importancia a la participación de Jehová en aquel
asunto.
w93 1/12 pág. 14 párr. 4 Ejemplos de humildad que debemos imitar
4. ¿Qué textos indican que Jehová es humilde?
4 Jehová Dios —el Altísimo, Soberano Universal y Rey de la eternidad— es humilde. (Génesis 14:22.) ¿Es
posible? Claro que sí. Según se recoge en Salmo 18:35, el rey David dijo: “Tú me darás tu escudo de salvación, y
tu propia mano derecha me sustentará, y tu propia humildad me hará grande”. Es patente que el rey David
reconocía que Jehová había sido humilde al haberle engrandecido. De nuevo, en Salmo 113:6 leemos tocante a
Jehová: “Está condescendiendo en tender la vista sobre cielo y tierra”. Otras versiones leen: “Se abaja para
mirar”, (Nueva Biblia Española) y “se digna mirar”. (Versión Moderna.)
Capítulo 15:
w01 15/11 pág. 17 párr. 8 Jehová es nuestro refugio
8. ¿En qué sentido es el “apego a la verdad” de Jehová un escudo grande y un baluarte?
8 Confiamos en “su apego a la verdad”, o fidelidad, que es como los escudos grandes de la antigüedad, los
cuales solían tener forma rectangular y un tamaño que permitía a los soldados cubrirse todo el cuerpo (Salmo
5:12). Confiar en tal protección nos libra del temor (Génesis 15:1; Salmo 84:11). Igual que nuestra fe, el apego
de Dios a la verdad es un gran escudo protector que detiene los proyectiles encendidos de Satanás y desvía los
golpes del enemigo (Efesios 6:16). Es asimismo un baluarte, una obra de fortificación defensiva dentro de la cual
nos mantenemos firmes.
w98 15/1 págs. 10-11 párr. 10 “Andamos por fe, no por vista”
10. ¿Cómo fortaleció Jehová la fe de Abrahán?
10 La fe de Abrahán no dependió de que conociera los detalles sobre la tierra a la cual Dios lo dirigía.
No dependió de que supiera cuándo se le daría aquella tierra. Tenía fe porque sabía que Jehová era el Dios
Todopoderoso (Éxodo 6:3). Jehová le dijo que tendría descendencia, pero Abrahán a veces se preguntaba cómo
sería eso posible, ya que estaba envejeciendo (Génesis 15:3, 4). Jehová fortaleció la fe de Abrahán diciéndole
que mirara a lo alto a las estrellas y las contara si podía. “Así llegará a ser tu descendencia”, le dijo Dios. Esta
experiencia conmovió profundamente a Abrahán. Era obvio que el Creador de aquellos imponentes cuerpos
celestes podría cumplir lo que había prometido. Abrahán “puso fe en Jehová” (Génesis 15:5, 6). Abrahán
no creyó simplemente porque lo que oyó fuera de su agrado; tuvo una fe bien fundada.
w99 1/7 pág. 8 párr. 3 Padres, ¿qué ejemplo dan a sus hijos?
3. ¿Qué pueden aprender de Jehová los cabezas de familia en cuanto a enseñar con eficacia?
3 ¿Cómo debe impartirse esa educación en el seno de la familia? Jehová marca la pauta. Nos dice claramente
lo que está bien y lo que no, y nos lo repite con frecuencia (Éxodo 20:4, 5; Deuteronomio 4:23, 24; 5:8, 9;
6:14, 15; Josué 24:19, 20). Emplea preguntas que hacen pensar (Job 38:4, 8, 31). Nos despierta las emociones y
moldea el corazón por medio de ilustraciones y experiencias de la vida real (Génesis 15:5; Daniel 3:1-29).
Padres, ¿procuran imitar ese modelo cuando enseñan a sus hijos?
w03 15/9 págs. 17-18 párr. 10 ¿Por qué debemos orar incesantemente?
10. ¿Cómo contribuye la oración a fortalecer la fe?
10 La oración constante es esencial para la fe. Después de ilustrar la necesidad de “orar siempre y no desistir”,
Jesús preguntó: “Cuando llegue el Hijo del hombre, ¿verdaderamente hallará la fe sobre la tierra?” (Lucas 18:1-
8). La oración significativa y sentida fortalece la fe. El patriarca Abrahán iba envejeciendo y aún no tenía
descendencia, de modo que en una ocasión habló con Dios del asunto. En respuesta, Jehová primero le pidió
que mirara a los cielos y contara las estrellas, si es que podía contarlas. Entonces lo tranquilizó diciéndole: “Así
llegará a ser tu descendencia”. ¿Cuál fue el resultado? Abrahán “puso fe en Jehová; y él procedió a contárselo
por justicia” (Génesis 15:5, 6). Si le abrimos nuestro corazón a Jehová en oración, aceptamos lo que nos
asegura en la Biblia y le obedecemos, él nos fortalecerá la fe.
w04 15/1 págs. 27-28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 15:5, 6. Al ver que envejecía y todavía no había engendrado un hijo, Abrahán habló de ello con su
Dios, quien entonces lo confortó. En consecuencia, Abrahán “puso fe en Jehová”. Si le abrimos nuestro corazón
a Jehová en oración, aceptamos el consuelo que nos da mediante la Biblia y le obedecemos, nuestra fe se
fortalecerá.
w97 15/8 pág. 16 párrs. 15-16 ¿Vivimos para el presente, o para un futuro eterno?
15, 16. a) ¿Por qué se modifica nuestro entendimiento de la profecía? b) ¿Qué podemos aprender de los
siervos fieles de Dios que comprendieron erróneamente ciertas profecías?
15 No obstante, al producirse los acontecimientos, nuestra comprensión de la profecía se ha hecho más clara.
La historia indica que pocas veces, si acaso alguna, se han entendido por completo las profecías divinas antes
de su cumplimiento. Dios dijo a Abrahán exactamente cuánto tiempo sería la descendencia “residente forastera
en tierra ajena”: cuatrocientos años. (Génesis 15:13.) Sin embargo, Moisés se ofreció como libertador antes de
tiempo. (Hechos 7:23-30.)
16 Consideremos asimismo las profecías mesiánicas. En retrospectiva, parece completamente claro que se
había predicho la muerte y resurrección del Mesías. (Isaías 53:8-10.) No obstante, los propios discípulos de
Jesús no captaron este hecho. (Mateo 16:21-23.) No entendieron que Daniel 7:13 y 14 se cumpliría durante la
futura pa·rou·sí·a, o “presencia”, de Cristo. (Mateo 24:3.) De modo que sus cálculos estaban errados en casi dos
mil años cuando preguntaron a Jesús: “Señor, ¿estás restaurando el reino a Israel en este tiempo?”. (Hechos
1:6.) Incluso después que la congregación cristiana llegó a estar bien establecida, siguieron surgiendo ideas
equivocadas y falsas expectativas. (2 Tesalonicenses 2:1, 2.) Aunque algunos cristianos tuvieron de vez en
cuando ideas erróneas, no puede negarse que Jehová bendijo la obra de aquellos creyentes del siglo primero.
w04 15/1 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Génesis 15:13. ¿Cuándo se cumplieron los predichos cuatrocientos años de aflicción de la prole de
Abrán? Este período de aflicción comenzó en 1913 a.E.C., en el día en que su hijo Isaac fue destetado a la edad
de cinco años y su medio hermano Ismael, de 19 años, ‘se burló’ de él (Génesis 21:8-14; Gálatas 4:29). Acabó
en 1513 a.E.C., con la liberación de los israelitas del yugo egipcio
w98 15/9 pág. 12 párrs. 10-11 Los tiempos y sazones pertenecen a Jehová
10, 11. a) ¿Con cuánta antelación fijó Jehová el tiempo de la liberación de la esclavitud de los
descendientes de Abrahán? b) ¿Qué indica que los israelitas no sabían exactamente cuándo se les
liberaría?
10 Jehová fijó con más de cuatro siglos de antelación el año preciso en el que humillaría al rey de la potencia
mundial egipcia y liberaría de la esclavitud a los descendientes de Abrahán. A este, Dios le reveló su propósito y
le prometió: “Puedes saber con seguridad que tu descendencia llegará a ser residente forastera en tierra ajena, y
tendrá que servirles, y estos ciertamente la afligirán por cuatrocientos años. Pero a la nación que ellos servirán yo
la voy a juzgar, y después de aquello saldrán con muchos bienes” (Génesis 15:13, 14). Cuando Esteban resumió
ante el Sanedrín la historia de Israel, se refirió a este período de cuatrocientos años y dijo: “Justamente cuando
se iba acercando el tiempo para el cumplimiento de la promesa que Dios había declarado abiertamente a
Abrahán, el pueblo creció y se multiplicó en Egipto, hasta que se levantó sobre Egipto un rey diferente, que
no sabía acerca de José” (Hechos 7:6, 17, 18).
11 Este nuevo Faraón esclavizó a los israelitas. Moisés aún no había escrito el libro de Génesis, aunque es
probable que las promesas que Jehová le hizo a Abrahán se hubieran transmitido por vía oral o escrita. De todos
modos, la información que tenían los israelitas posiblemente no les permitía calcular la fecha exacta de su
liberación. Dios sabía cuándo iba a liberarlos, pero al parecer los israelitas oprimidos no fueron informados.
Leemos: “Durante aquellos muchos días aconteció que por fin murió el rey de Egipto, pero los hijos de Israel
continuaron suspirando a causa de la esclavitud y clamando en son de queja, y su clamor por ayuda siguió
subiendo al Dios verdadero a causa de la esclavitud. Con el tiempo Dios oyó su gemido, y se acordó Dios de su
pacto con Abrahán, Isaac y Jacob. De modo que Dios miró a los hijos de Israel y Dios se dio por avisado” (Éxodo
2:23-25).
w98 15/9 págs. 11-12 párrs. 7-8 Los tiempos y sazones pertenecen a Jehová
7, 8. a) ¿Cómo llegaron a existir las naciones y las potencias mundiales? b) ¿En qué sentido ‘decretó
Jehová los tiempos señalados y los límites fijos de la morada de los hombres’?
7 Después del Diluvio, la mayoría de los descendientes de Noé abandonaron la adoración verdadera de
Jehová. Con el objetivo de concentrarse en un solo lugar, empezaron a edificar una ciudad y una torre para la
adoración falsa. Jehová determinó que era tiempo de intervenir. Confundió su lenguaje y ‘los esparció desde
Babel sobre toda la superficie de la tierra’ (Génesis 11:4, 8, 9). Posteriormente, de los diferentes grupos
lingüísticos surgieron las naciones, algunas de las cuales absorbieron a otros pueblos y se convirtieron en
potencias regionales, e incluso mundiales (Génesis 10:32).
8 Con motivo del cumplimiento de su propósito, Dios definió en ocasiones las fronteras nacionales y el tiempo
en el que cierta nación predominaría en una región o se alzaría como potencia mundial (Génesis 15:13, 14, 18-
21; Éxodo 23:31; Deuteronomio 2:17-22; Daniel 8:5-7, 20, 21). El apóstol Pablo se refirió a este aspecto de los
tiempos y sazones de Jehová cuando dijo a los intelectuales de Atenas: “El Dios que hizo el mundo y todas las
cosas que hay en él [...] hizo de un solo hombre toda nación de hombres, para que moren sobre la entera
superficie de la tierra, y decretó los tiempos señalados y los límites fijos de la morada de los hombres” (Hechos
17:24, 26).
w90 15/6 pág. 18 párr. 12 ¡La palabra de Jehová prevalece!
12. a) ¿Qué aspectos de la buena oratoria se manifiestan en el discurso de Pablo en el Areópago?
b) ¿Qué observaciones respecto a Dios hizo Pablo, y qué resultado tuvieron?
12 Las palabras de Pablo en el Areópago fueron un ejemplo excelente de un discurso con introducción eficaz,
desarrollo lógico y argumento convincente... como se enseña en la Escuela del Ministerio Teocrático de los
testigos de Jehová (17:22-34). Pablo dijo que los atenienses eran más religiosos que otras personas. ¡Pues hasta
tenían un altar “A un Dios Desconocido”, quizás para evitar pasar por alto a alguna deidad! Pablo habló del
Creador que “hizo de un solo hombre toda nación de hombres” y “decretó los tiempos señalados y los límites fijos
de la morada de los hombres”, tal como cuándo desarraigar a los cananeos. (Génesis 15:13-21; Daniel 2:21;
7:12.) Es posible hallar a este Dios, “porque también somos linaje de él”, dijo Pablo, aludiendo a la creación del
hombre por Jehová y citando a los poetas griegos Arato y Cleantes. Siendo linaje de Dios, no deberíamos pensar
que el Creador, quien es perfecto, sea como algún ídolo hecho por el hombre imperfecto. Hubo un tiempo en que
Dios había pasado por alto aquella ignorancia, pero ahora decía a la humanidad que se arrepintiera, porque
había fijado un día para juzgar a la gente mediante Aquel a quien había nombrado. Puesto que Pablo había
estado ‘declarando las buenas nuevas de Jesús’, su auditorio sabía que él quería decir que Cristo sería ese Juez.
(Hechos 17:18; Juan 5:22, 30.) Lo que dijo sobre el arrepentimiento molestó a los epicúreos, y los filósofos
griegos podían aceptar comentarios acerca de la inmortalidad, pero no sobre la muerte y la resurrección. Parece
que, como muchos de hoy día que menosprecian las buenas nuevas, algunos dijeron: ‘Te oiremos en otra
ocasión’. Pero el juez Dionisio y otros se hicieron creyentes.
w91 1/3 pág. 16 párr. 4 Que “la paz de Dios” guarde su corazón
4. ¿Qué significados tiene la palabra “paz” en la Biblia?
4 La palabra “paz” en la Biblia tiene muchos significados. A continuación hay algunos, según se enumeran en
The New International Dictionary of New Testament Theology (El nuevo diccionario internacional de la teología
del Nuevo Testamento): “Por todo el A[ntiguo] T[estamento], [scha·lóhm] (paz) abarca bienestar en el sentido
más amplio de la palabra (Jue. 19:20); prosperidad (Sal. 73:3), hasta con relación a los impíos; salud corporal
(Isa. 57:18[, 19]; Sal. 38:3); contentamiento [...] (Gén. 15:15, etc.); buenas relaciones entre las naciones y entre
los hombres ([...] Jue. 4:17; 1 Cró. 12:17, 18); salvación ([...] Jer. 29:11; cf. Jer. 14:13)”. Las relaciones pacíficas
con Jehová son muy importantes, pues sin ellas cualquier otra paz es, a lo más, solo temporal y limitada.
(2 Corintios 13:11.)
w92 1/4 págs. 9-10 párr. 4 Aclamemos el nuevo mundo de libertad de Dios
4. ¿Por qué no fue una injusticia el que Dios ejecutara sus juicios contra los cananeos?
4 Cuando Dios introdujo a Israel en Canaán, los cananeos —adoradores de demonios— fueron aniquilados y
aquella tierra fue dada al pueblo de Dios. Como el Soberano Universal, Jehová tiene derecho a ejecutar sus
juicios sobre las religiones degradadas. (Génesis 15:16.) Y en cuanto a la religión cananea, el Compendio
Manual de la Biblia, por Henry H. Halley, dice: “La adoración de [...] dioses cananeos consistía en las orgías más
extravagantes; sus templos eran centros de vicio. [...] Los cananeos, pues, adoraban cometiendo excesos
inmorales en presencia de sus dioses, y luego asesinando a sus hijos primogénitos como sacrificio a estos
mismos dioses. Parece que en gran parte, la tierra de Canaán había llegado a ser una especie de Sodoma y
Gomorra en escala nacional”. El señor Halley añade: “¿Tenía derecho a seguir viviendo una civilización de
semejante inmundicia y brutalidad? [...] Los arqueólogos que cavan en las ruinas de las ciudades cananeas se
preguntan por qué Dios no las destruyó mucho antes”.
w04 15/1 págs. 27-28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 15:16. ¿Por qué se retuvo Jehová de ejecutar sentencia sobre los amorreos (o cananeos) durante
cuatro generaciones? Porque es paciente. Esperó hasta que no hubo ninguna posibilidad de mejora. Como
Jehová, nosotros también hemos de ser pacientes.
w10 1/1 pág. 14 ¿Por qué mandó Dios exterminar a los cananeos?
¿Puede ser Jehová un Dios de amor y al mismo tiempo aniquilar a una nación? A primera vista pudiera
parecer que no (1 Juan 4:8). Sin embargo, si se analiza más de cerca la situación, uno se da cuenta de lo
amoroso que fue Dios.
Hacía mucho tiempo que Dios veía que los cananeos iban por mal camino. Pero en vez de exterminarlos de
inmediato, esperó pacientemente durante cuatrocientos años hasta que su maldad hubiera ‘quedado completa’
(Génesis 15:16).
En otras palabras, Jehová los destruyó cuando alcanzaron el colmo de la maldad y no había posibilidad de
que cambiaran. Aun así, no exterminó indiscriminadamente a todos los cananeos. ¿Por qué? Porque no todos
eran incorregibles. Él les perdonó la vida a quienes estuvieron dispuestos a cambiar, como Rahab y los
gabaonitas (Josué 9:3-11, 16-27; Hebreos 11:31).
w10 1/1 pág. 13 ¿Por qué mandó Dios exterminar a los cananeos?
¿Por qué había que expulsar a los cananeos de la Tierra Prometida? Porque no les pertenecía aquel
territorio; eran lo que hoy llamaríamos ocupantes ilegales. Unos cuatrocientos años antes, Dios les había
prometido aquella tierra a su siervo Abrahán y a sus descendientes (Génesis 15:18). Y cumplió su promesa al
permitir que los descendientes de Abrahán —la nación de Israel— ocuparan la región. Quizás algunos objeten
que los cananeos tenían derechos sobre la tierra porque vivían allí antes que los israelitas. Pero ¿quién tiene la
última palabra al decidir a quién le pertenece un territorio? Está claro que Dios, pues es el Soberano del universo
(Hechos 17:26; 1 Corintios 10:26).
w00 1/9 pág. 21 párr. 9 ¿Qué significa para nosotros nuestra valiosa herencia?
9. ¿De qué liberación fueron objeto los descendientes de Jacob, o Israel, debido a su herencia espiritual?
9 Durante un tiempo de hambre, Jacob y su familia se trasladaron a Egipto. Allí se multiplicaron y se
convirtieron en un pueblo numeroso, pero también se les esclavizó. Sin embargo, Jehová no se olvidó del pacto
que había hecho con Abrahán. A su tiempo señalado, liberó a los hijos de Israel de la esclavitud y les notificó que
los llevaría a “una tierra que mana leche y miel”, la misma que había prometido a Abrahán (Éxodo 3:7, 8;
Génesis 15:18-21).
Capítulo 16:
w04 15/1 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Génesis 16:2. ¿Estuvo bien que Sarai ofreciera a su sirvienta Agar para que fuera esposa de Abrán?
Aquello era la costumbre de la época: la esposa estéril estaba obligada a dar una concubina a su marido con el
fin de producir herederos. La práctica de la poligamia surgió por primera vez entre los descendientes de Caín.
Poco a poco se convirtió en una costumbre que acabaron aceptando algunos siervos de Jehová (Génesis 4:17-
19; 16:1-3; 29:21-28). No obstante, Dios nunca cambió su norma original, a saber: la monogamia (Génesis
2:21, 22). Noé y sus hijos, a quienes se les reiteró el mandato de ‘ser fructíferos y llenar la tierra’, eran
monógamos (Génesis 7:7; 9:1; 2 Pedro 2:5). Más adelante, Jesucristo confirmó esta norma original (Mateo 19:4-
8; 1 Timoteo 3:2, 12).
w08 15/4 pág. 10 párr. 14 Busquemos la guía de Dios en todo lo que hagamos
14. ¿Por qué tuvo que actuar con humildad Agar?
14 Para seguir la guía de Dios, también se necesita humildad. Así lo demuestra el ejemplo de Agar, la sierva
de Sara. Cuando Sara vio que no podía tener hijos, le pidió a su esposo que tuviera relaciones con su sierva.
Agar quedó encinta de Abrahán y comenzó a tratar a su ama con arrogancia. En respuesta, Sara “se puso a
humillarla”, y Agar huyó. Entonces, un ángel de Jehová se le apareció y le dijo: “Vuélvete a tu ama y humíllate
bajo su mano” (Gén. 16:2, 6, 8, 9). Quizás Agar hubiera preferido que se le dieran otras instrucciones, pues para
seguir las que el ángel acababa de darle tenía que corregir su actitud. No obstante, fue humilde y siguió la guía
del ángel, gracias a lo cual su hijo, Ismael, pudo nacer en el ambiente seguro del campamento de Abrahán.
w05 15/10 pág. 24 párrs. 15-16 Evitemos desarrollar un corazón altivo
15, 16. ¿Por qué se volvió altiva Agar?
15 Tal vez haya notado que los ejemplos de altivez citados son de hombres prominentes. ¿Significa esto que la
gente común y corriente no tiende a la arrogancia? De ninguna manera. Veamos un episodio que tuvo lugar en la
familia de Abrahán. El patriarca no tenía hijo que lo sucediera, y su esposa, Sara, ya no estaba en edad fértil. Era
costumbre que un hombre en tales circunstancias tomara una segunda esposa y tuviera hijos con ella. Dios toleró
tales uniones porque aún no era el momento de restablecer la norma original del matrimonio entre sus siervos
verdaderos (Mateo 19:3-9).
16 A instancias de su mujer, Abrahán accedió a engendrar un heredero potencial a través de Agar, la sirvienta
egipcia de Sara. Como esposa secundaria del patriarca, Agar quedó embarazada; pero en lugar de mostrarse
agradecida por su honrosa posición, dejó que su corazón se tornara altivo. “Cuando ella se dio cuenta de que
estaba encinta, entonces su ama empezó a ser despreciada a los ojos de ella”, dice la Biblia. Su actitud ocasionó
tanto conflicto en la familia de Abrahán que Sara hizo que huyera. Pero el problema tenía solución. El ángel de
Dios le aconsejó a Agar: “Vuélvete a tu ama y humíllate bajo su mano” (Génesis 16:4, 9). Al parecer, ella siguió
el consejo, corrigió su actitud hacia Sara y fue la antecesora de una gran multitud.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.