viernes, 3 de enero de 2014

puntos sobresalientes revelacion15 a 22

Para el repaso oral: de la Escuela del Ministerio Teocrático de Noviembre y Diciembre de 2013
10ª Pregunta.-
¿Por qué podemos estar seguros de que las bendiciones del Reino predichas en la Biblia se harán
realidad, y que efecto debería tener en nosotros esa esperanza? (Rev. 21:5,6.) [30 de diciembre, re
pág. 303, párr. 9.]
re cap. 42 págs. 303-304 párr. 9 Un nuevo cielo y una nueva tierra
9. ¿Por qué podemos estar absolutamente seguros de que se realizarán estas bendiciones futuras?
9 Es como si Jehová mismo estuviera firmando para la humanidad fiel una garantía, o un título de propiedad,
en cuanto a estas bendiciones futuras. ¿Quién se atrevería a dudar de tal Garante? De hecho, estas promesas
de Jehová son tan seguras que él habla como si ya se hubieran cumplido: “¡Han acontecido!”. ¿Acaso no es
Jehová “el Alfa y la Omega [...], Aquel que es y que era y que viene, el Todopoderoso”? (Revelación 1:8.) ¡Claro
que lo es! Él mismo declara: “Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios”. (Isaías 44:6.) Por
eso, puede inspirar profecías y cumplirlas con todo detalle. ¡Cuán fortalecedor para la fe! ¡Por eso él promete:
“¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas”! En vez de poner en tela de juicio la realización de estas maravillas,
de seguro deberíamos preguntarnos: ‘¿Qué tengo que hacer personalmente para heredar esas bendiciones?’.
Capitulo 15.
w01 1/12 pág. 15 párr. 5 Desarrollemos el corazón para temer a Jehová
5. ¿Por qué debemos temer a Jehová, y quiénes dan un buen ejemplo al respecto?
5 La admiración y reverencia generan un miedo sano y respetuoso ante el poder de Dios como Creador y su
autoridad como legítimo Soberano del universo. En una visión del apóstol Juan, “los que salen victoriosos de la
bestia salvaje y de su imagen” —los seguidores ungidos de Cristo en su posición celestial— proclaman: “Grandes
y maravillosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la
eternidad. ¿Quién no te temerá verdaderamente, Jehová, y glorificará tu nombre [...]?” (Revelación 15:2-4). El
temor de Dios, que nace de una profunda reverencia ante su majestad, impulsa a quienes reinan con Cristo en el
cielo a honrar a Jehová, la autoridad suprema. Cuando reflexionamos en todos sus logros y en la justicia con que
él rige el universo, ¿no tenemos sobradas razones para temerle? (Salmo 2:11; Jeremías 10:7.)
w03 1/7 pág. 10 párr. 5 “¡Miren! Este es nuestro Dios”
5. ¿Por qué es apropiado que Jehová sea el único que reciba la designación “el Todopoderoso”, y de qué
maneras emplea su imponente poder?
5 Jehová es “sublime en poder” (Job 37:23). Jeremías 10:6 dice: “De ninguna manera hay alguien semejante a
ti, oh Jehová. Tú eres grande, y tu nombre es grande en poderío”. A diferencia de toda criatura, el poder de Dios
es ilimitado. Por este motivo, es el único que recibe la designación “el Todopoderoso” (Revelación [Apocalipsis]
15:3). Él emplea su imponente poder para crear, destruir, proteger y restaurar. Veamos tan solo dos ejemplos: su
poder creador y su poder protector.
w07 1/3 pág. 29 párr. 19 Seamos felices temiendo a Jehová
19. ¿Qué están resueltos a hacer los miembros de la “gran muchedumbre”?
19 ¿Por qué se colmará de tantas bendiciones a la “gran muchedumbre” de siervos de Dios? Por su resolución
de seguir temiendo a Jehová, sirviéndole con profunda admiración y obediencia reverencial. No nos cabe duda
de que el temor de Jehová hace placentera la vida presente y nos ayuda a “[asirnos] firmemente de la vida que
realmente lo es”: la vida eterna en el nuevo mundo de Dios (1 Timoteo 6:12, 18, 19; Revelación 15:3, 4).
w01 1/12 pág. 23 párr. 19 Temamos a Jehová y guardemos sus mandamientos
19. ¿Qué tipos de temor desaparecerán, y cuál permanecerá para siempre?
19 Se acerca el día en que todos los que vivan en la Tierra adorarán a Jehová y nadie tendrá miedo al hombre,
ni tampoco al hambre, la enfermedad, el delito o la guerra (Isaías 11:9). Pero el temor de Dios permanecerá por
siempre, pues sus siervos fieles, tanto en el cielo como en la Tierra, seguirán tributándole el respeto, obediencia
y honra que merece (Revelación 15:4). Entretanto, tomemos todos muy en serio el consejo divinamente
inspirado de Salomón: “No envidie tu corazón a los pecadores; antes bien, esté en el temor de Jehová todo el
día. Porque en tal caso existirá un futuro, y tu propia esperanza no será cortada” (Proverbios 23:17, 18).
w08 15/8 pág. 7 párrs. 19-20 Jehová no dejará a los que le son leales
19, 20. a) ¿Por qué podemos estar seguros de que Jehová nunca nos abandonará? b) ¿Qué preguntas
responderemos en el siguiente artículo?
19 Jehová es un Dios leal (Rev. 15:4; 16:5). En efecto, es “leal en todas sus obras” (Sal. 145:17). Y la Biblia
nos garantiza: “Él guardará el mismísimo camino de los que le son leales” (Pro. 2:8). Los siervos leales de
Jehová pueden estar seguros de que recibirán su guía y apoyo cuando estén bajo opresión, cuando se vean
expuestos a influencias apóstatas y cuando estén cumpliendo alguna comisión difícil.
20 Pero cada uno de nosotros debe preguntarse: “¿Qué me ayudará a mantenerme leal a Jehová ante
cualquier prueba o tentación?”. En otras palabras: “¿Cómo puedo fortalecer mi lealtad a Dios?”.
Capitulo 16.
w12 15/6 págs. 17-18 párrs. 15-16 Jehová revela “las cosas que tienen que suceder dentro de poco”
15, 16. ¿A quién representa la “ramera”, y qué les ha ocurrido a sus “aguas”?
15 Según cuenta Juan, a lomos de una monstruosa bestia de color rojo escarlata —la imagen de la bestia
salvaje— va una “ramera”. Esta prostituta simbólica lleva el nombre “Babilonia la Grande” y domina a la bestia
(Rev. 17:1-6). ¿A quién representa la ramera? A todas las religiones falsas, entre las que destacan las iglesias de
la cristiandad. Las organizaciones religiosas le han dado su bendición a la imagen de la bestia y han tratado de
influir en ella.
16 Pero durante el día del Señor, Babilonia la Grande ha visto que sus “aguas” —es decir, la gente que la
apoya— se han ido secando de forma alarmante (Rev. 16:12; 17:15). Cuando la imagen de la bestia apareció,
las iglesias de la cristiandad —una parte muy influyente de Babilonia la Grande— dominaban el mundo
occidental. Hoy día, sin embargo, las iglesias y sus ministros han perdido el respeto y el apoyo de las masas.
De hecho, muchos ciudadanos opinan que la religión no es más que una fuente de conflictos. En esa zona del
mundo, cada vez más intelectuales reclaman que la sociedad se libere de cualquier influencia religiosa.
w04 1/2 págs. 20-21 párr. 11 “La escena de este mundo está cambiando”
11. a) ¿Qué métodos emplea Satanás para extraviar “a toda la tierra habitada”? b) ¿A qué esfuerzo
especial de Satanás señaló el apóstol Pablo?
11 Al tanto de que su fin se acerca, desde 1914 Satanás ha redoblado sus esfuerzos para extraviar “a toda la
tierra habitada”. Este maestro del engaño actúa entre bastidores poniendo en el escenario a dirigentes y
personajes influyentes del mundo para que representen su papel (2 Timoteo 3:13; 1 Juan 5:19). Uno de sus
objetivos es llevar a la humanidad a pensar que su modo de gobernar puede traer verdadera paz. Su propaganda
ha tenido mucho éxito, pues la gente sigue siendo optimista a pesar de las crecientes pruebas de que las
condiciones van de mal en peor. El apóstol Pablo predijo que justo antes de la destrucción de este sistema de
cosas se producirá una notable manifestación de propaganda satánica. “Cuando los hombres estén diciendo:
‘¡Paz y seguridad!’ —escribió—, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente, como el
dolor de angustia a la mujer encinta.” (1 Tesalonicenses 5:3; Revelación 16:13.)
w09 15/2 págs. 3-4 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Revelación 16:13-16. Las “expresiones inspiradas inmundas” no son otra cosa que propaganda demoníaca.
Su propósito es que los reyes de la Tierra no respondan favorablemente al derramamiento de los siete tazones
de la cólera de Dios, sino que se dejen manipular y se enfrenten a Jehová (Mat. 24:42, 44).
w01 1/6 pág. 22 párr. 18 Adelante hasta la victoria final
18. ¿Qué dificultad aguarda aún al pueblo de Jehová, pero qué resultado están seguros de que habrá?
18 La religión verdadera se ha enfrentado a fuerte oposición desde su mismo principio. Dentro de poco será
objeto de un ataque total por parte de Gog, que es Satanás en el estado de degradación en que se halla desde
que se le echó de los cielos. No obstante, la religión verdadera sobrevivirá (Ezequiel 38:14-16). “Los reyes de
toda la tierra habitada”, guiados por Satanás, “combatirán contra el Cordero, pero, porque es Señor de señores y
Rey de reyes, el Cordero los vencerá” (Revelación 16:14; 17:14). En efecto, nuestro Rey avanza hacia la victoria
final y no tardando mucho ‘completará su victoria’. Es un extraordinario privilegio avanzar junto con él, sabiendo
que en breve nadie volverá a contradecir a los adoradores de Jehová cuando digan: “Dios está por nosotros”
(Romanos 8:31; Filipenses 1:27, 28).
w00 1/12 pág. 19 párrs. 20-21 ¿Amamos en sumo grado los recordatorios de Jehová?
20, 21. ¿Qué podremos hacer gracias a los recordatorios y al espíritu de Dios?
20 Si continuamos estudiando las Escrituras, aplicando lo que aprendemos y aprovechando a plenitud los
medios espirituales que nos brinda Jehová, llegaremos a amar en sumo grado sus recordatorios. Si los
obedecemos, nos ayudarán a vestirnos de “la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios
en verdadera justicia y lealtad” (Efesios 4:20-24). Gracias a ellos y a Su santo espíritu demostraremos amor,
gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, apacibilidad y autodominio, cualidades muy diferentes de las
del mundo que domina Satanás (Gálatas 5:22, 23; 1 Juan 5:19). Por consiguiente, agradezcamos que Jehová
nos traiga a la memoria sus requisitos, sea mediante el estudio individual de la Biblia, los ancianos nombrados o
las reuniones y asambleas.
21 La observancia de los recordatorios de Jehová nos permite regocijarnos aunque suframos por causa de la
justicia (Lucas 6:22, 23). Acudimos a Dios para que nos salve de las situaciones más amenazadoras, algo de
suma importancia en este momento en que se va reuniendo a las naciones para “la guerra del gran día de Dios el
Todopoderoso” en Har–Magedón (Revelación 16:14-16).
w00 15/10 págs. 15-16 párr. 2 Lo que el Reino de Dios hará
2. ¿Qué marcará el cambio del dominio humano por la gobernación del Reino?
2 El período que Jesús denominó la “gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del
mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder”, marcará este cambio (Mateo 24:21). La Biblia no indica su
duración, pero las calamidades que en ella tendrán lugar serán peores que cualquier otro desastre que el mundo
haya conocido. A su inicio sucederá algo que conmocionará a la mayoría de los habitantes del planeta: la
destrucción de toda religión falsa. Sin embargo, a los testigos de Jehová no les sorprenderá este acontecimiento,
pues llevan mucho tiempo esperándolo (Revelación 17:1, 15-17; 18:1-24). Al final de la gran tribulación vendrá el
Armagedón, en el que el Reino de Dios aplastará a todo este sistema satánico (Daniel 2:44; Revelación
16:14, 16).
w00 1/4 pág. 17 párr. 18 Prestemos atención a la palabra profética de Dios
18. ¿Qué está a punto de hacer el Lucero de Jehová?
18 Es una gran bendición saber que en 1914, Jesucristo, el Lucero, se levantó en todo el universo y empezó a
cumplir la visión de la transfiguración. El Lucero de Jehová está ahora presente, listo para llevar a cabo el
propósito de Dios en cumplimiento adicional de la transfiguración: “la guerra del gran día de Dios el
Todopoderoso” (Revelación 16:14, 16). Cuando este viejo sistema de cosas sea barrido, Jehová cumplirá su
promesa de traer “nuevos cielos y una nueva tierra” en los que podremos alabarlo para siempre como el Señor
Soberano del universo y el Dios de la profecía verdadera (2 Pedro 3:13). Hasta que venga ese grandioso día,
sigamos andando en la luz divina prestando atención a la palabra profética de Dios.
w02 15/9 pág. 12 párr. 8 “Prestemos más de la acostumbrada atención”
8. ¿Por qué hemos de ‘prestar más de la acostumbrada atención’ a las verdades de la Palabra de Dios?
8 Al igual que los cristianos del siglo primero, hemos de ‘prestar más de la acostumbrada atención’ a las
verdades de la Palabra de Dios. ¿Por qué razón? Porque nosotros también nos encaramos a una destrucción
inminente, pero no de una sola nación, sino de un completo sistema de cosas (Revelación [Apocalipsis] 11:18;
16:14, 16). Es verdad que no sabemos con exactitud el día y la hora en que Jehová intervendrá (Mateo 24:36).
No obstante, somos testigos oculares del cumplimiento de las profecías bíblicas que indican claramente que
vivimos en “los últimos días” (2 Timoteo 3:1-5). Por consiguiente, debemos estar en guardia contra todo lo que
pudiera distraernos. Tenemos que prestar atención a la Palabra de Dios y mantener un agudo sentido de la
urgencia. Solo así “logr[aremos] escapar de todas estas cosas que están destinadas a suceder” (Lucas 21:36).
w05 15/12 pág. 30 ¿Recuerda usted?
Dado que la palabra Armagedón proviene de la expresión “Montaña de Meguidó”, ¿se peleará la batalla
de Armagedón en una montaña del Oriente Medio?
No. No existe una montaña de Meguidó, sino solo un montículo que se eleva por encima de la llanura adyacente
a la antigua Meguidó, en Israel. Este lugar no puede contener a todos “los reyes de la tierra y a sus ejércitos”.
La gran guerra de Dios abarcará la Tierra entera y pondrá fin a todas las guerras (Revelación [Apocalipsis]
16:14, 16; 19:19; Salmo 46:8, 9).—1/12, páginas 4-7.
w05 15/9 pág. 19 párrs. 13-14 Andemos por fe, no por vista
13, 14. a) ¿Qué sucesos tendrán lugar en el futuro cercano? b) ¿Por qué debemos seguir atentos al
cumplimiento de las profecías bíblicas?
13 Algo parecido está por suceder en nuestros días. Elementos de la Organización de las Naciones Unidas
participarán en la ejecución de la sentencia divina. Tal como el objetivo de los ejércitos romanos del siglo primero
era mantener la pax romana (época de paz y prosperidad del Imperio romano), el de las Naciones Unidas es
garantizar el mantenimiento de la paz. Aunque los ejércitos romanos intentaron que el mundo de entonces
gozara de una relativa seguridad, se convirtieron en los desoladores de Jerusalén. Del mismo modo, las
profecías bíblicas indican que potencias militarizadas de las Naciones Unidas verán a la religión como un
elemento perturbador y tomarán medidas para destruir a la Jerusalén moderna —la cristiandad—, así como al
resto de Babilonia la Grande (Revelación 17:12-17). En efecto, todo el imperio mundial de la religión falsa está a
punto de ser destruido.
14 La desolación de la religión falsa señalará el comienzo de la gran tribulación. En la fase final de esta, los
elementos del malvado sistema de cosas actual que aún subsistan serán destruidos (Mateo 24:29, 30;
Revelación 16:14, 16). Si andamos por fe, seguiremos atentos al cumplimiento de las profecías bíblicas. No nos
dejaremos embaucar pensando que una institución de origen humano, como las Naciones Unidas, sea el
instrumento que Dios empleará para traer verdadera paz y seguridad. Por lo tanto, ¿no deberíamos demostrar
por nuestra forma de vivir que estamos convencidos de que “el gran día de Jehová está cerca”? (Sofonías 1:14.)
w07 1/2 pág. 31 Preguntas de los lectores
Qué es “la guerra [...] de Dios el Todopoderoso” en Armagedón, y qué logrará? (Revelación [Apocalipsis]
16:14, 16.)
En pocas palabras, la guerra de Armagedón es la futura batalla mundial en la que Jesucristo, el Rey
nombrado por Jehová, destruirá a los enemigos de Dios. La Biblia señala que estos enemigos —“los reyes de
toda la tierra habitada”— son movilizados por “expresiones inspiradas por demonios” para reunirlos “a la guerra
del gran día de Dios el Todopoderoso [...] en el lugar que en hebreo se llama Har–Magedón” (Revelación
16:14, 16).
El lugar donde se reúnen los combatientes no es literal. El nombre “Har–Magedón”, que se vierte “Armagedón”
en algunas traducciones de la Biblia, significa “Montaña de Meguidó” (Revelación 16:16, nota). Nunca ha
existido una montaña que lleve ese nombre. Además, es imposible reunir literalmente a “los reyes de la tierra y a
sus ejércitos” en una sola ubicación (Revelación 19:19). En realidad, la expresión “el lugar” se refiere a una
condición o situación a la que se lleva a los gobernantes políticos de la Tierra y a sus apoyadores, una condición
de oposición a Jehová y a “los ejércitos que est[án] en el cielo” bajo el mando militar del “Rey de reyes y Señor
de señores”, Jesucristo (Revelación 19:14, 16).
Un dato significativo es que el término “Har–Magedón” se relaciona con la antigua ciudad israelita de Meguidó.
Gracias a su ubicación estratégica al este del monte Carmelo, Meguidó dominaba las principales rutas
comerciales y militares de su día. También fue escenario de muchas batallas decisivas. Por ejemplo, fue “junto a
las aguas de Meguidó” donde el juez israelita Barac venció al poderoso ejército cananeo comandado por el
general Sísara (Jueces 4:12-24; 5:19, 20). Fue en sus inmediaciones también donde el juez Gedeón derrotó a los
madianitas (Jueces 7:1-22). Al relacionar Meguidó con la venidera guerra, la Biblia nos garantiza que Dios,
mediante su Hijo, obtendrá una victoria total sobre todas las fuerzas enemigas.
¿Qué logrará la guerra de Armagedón? Eliminará toda la corrupción y la maldad de la Tierra y abrirá el camino
para la era más gloriosa de la historia humana (Revelación 21:1-4). Bajo la supervisión amorosa del Reino de
Dios, la Tierra será transformada en un paraíso en el que las personas justas vivirán para siempre (Salmo 37:29).
w10 15/7 pág. 3 párr. 4 ¿Qué revelará el día de Jehová?
4. ¿Qué es “la tierra”, y cómo será destruida?
4 “La tierra” se refiere al mundo formado por los seres humanos alejados de Dios. Tal como hoy, en tiempos
de Noé existió un mundo malvado, el cual fue eliminado en el Diluvio por decreto de Dios. “Por la misma palabra
los cielos y la tierra que existen ahora están guardados para fuego y están en reserva para el día del juicio y de la
destrucción de los hombres impíos.” (2 Ped. 3:7.) Mientras que en el Diluvio se aniquiló a los malvados de una
sola vez, en la futura destrucción se hará por etapas, durante el período conocido como “la gran tribulación” (Rev.
7:14). En la primera etapa, Dios impulsará a los políticos del mundo a eliminar a su odiada enemiga, “Babilonia la
Grande”, es decir, todas las religiones que han cometido prostitución espiritual (Rev. 17:5, 16; 18:8). En la etapa
final —la guerra de Armagedón—, Jehová mismo acabará con el resto del mundo de Satanás (Rev. 16:14, 16;
19:19-21).
w11 1/4 pág. 16 ¿Qué propósito tiene Dios para la Tierra?
¿Qué hará Dios para restaurar la paz en la Tierra?
Para que la humanidad pueda vivir en paz, Jehová tiene que eliminar a la gente mala. Esto sucederá en la
guerra de Armagedón, cuando sus ángeles destruyan a todos sus enemigos. Satanás será entonces encerrado
por mil años, y las personas que aman a Dios disfrutarán de un nuevo mundo. (Lea Revelación [Apocalipsis]
16:14, 16; 20:1-3; 21:3, 4.)
w05 15/2 pág. 18 párr. 4 Protejamos nuestra identidad cristiana
4. ¿Cómo hizo hincapié Jesús en la necesidad de proteger la identidad cristiana?
4 Ahora bien, como siervos dedicados de Jehová, comprendemos que perder la identidad cristiana constituiría
una tragedia para cualquiera de nosotros, ya seamos jóvenes o mayores. Un buen sentido de identidad solo
puede basarse en las normas de Jehová y en lo que él espera de nosotros, pues, en suma, fuimos creados a su
imagen (Génesis 1:26; Miqueas 6:8). En la Biblia se utiliza la ropa, algo que está a la vista, como ejemplo de
nuestra clara identidad cristiana. Tocante a nuestros tiempos, Jesús advirtió: “¡Mira! Vengo como ladrón. Feliz es
el que se mantiene despierto y guarda sus prendas de vestir exteriores, para que no ande desnudo y la gente
mire su vergüenza” (Revelación 16:15). No queremos despojarnos de nuestras cualidades cristianas y normas
de conducta ni permitir que nos moldee el mundo de Satanás. Si así sucediera, perderíamos estas “prendas de
vestir exteriores”, lo que sería muy lamentable y vergonzoso.
w12 15/2 pág. 7 párr. 17 Imitemos la actitud vigilante de Jesús
17. ¿Qué lo mueve a usted a imitar la actitud vigilante de Jesús?
17 No cabe duda: Jesús nos dio el mejor ejemplo posible de vigilancia, un ejemplo que es provechoso y que
puede hasta salvarnos la vida. Recordemos que Satanás quiere dormirnos espiritualmente, pues en ese estado
tendremos una fe débil, nuestro deseo de adorar a Jehová irá languideciendo y nuestra lealtad a él se verá
comprometida (1 Tes. 5:6). No le demos ese gusto. Mantengámonos vigilantes como Jesús: vigilantes en la
oración, en el ministerio y en la adversidad. Así disfrutaremos de una vida rica, plena y feliz aun en las horas
agonizantes de este mundo. Tendremos asimismo la seguridad de que cuando el Amo venga a destruir este
sistema de cosas, nos encontrará alerta y activos, efectuando la voluntad de su Padre. ¡Qué contento se pondrá
Jehová cuando nos premie por nuestra fidelidad! (Rev. 16:15.)
w00 1/2 págs. 17-18 párr. 17 Jehová no tardará
17. ¿Hasta qué grado llenará la Tierra el conocimiento de Jehová después de que se ejecute la sentencia
contra las naciones violentas?
17 ¿Qué sucederá después de que se ejecute la sentencia de Jehová contra esas naciones violentas?
Habacuc 2:14 suministra la respuesta: “La tierra se llenará de conocer la gloria de Jehová como las aguas
mismas cubren el mar”. ¡Qué maravillosa perspectiva! En el Armagedón, la soberanía de Jehová se vindicará
para siempre (Revelación 16:16). Él nos asegura que ‘glorificará el mismo lugar de sus pies’, esta Tierra en la
cual vivimos (Isaías 60:13). Se educará a toda la humanidad para vivir según el camino de Dios, de modo que el
conocimiento de los gloriosos propósitos de Jehová será como los océanos que llenan las cuencas de los mares.
09 15/2 págs. 3-4 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Revelación 16:17. ¿Qué es “el aire” sobre el que se derrama el séptimo tazón? “El aire” representa la
manera de pensar satánica, “el espíritu [o actitud] que ahora opera en los hijos de la desobediencia”. El entero
mundo de Satanás respira este aire envenenado (Efe. 2:2).
w08 15/7 pág. 7 párrs. 16-17 ¿Por qué es importante predicar de casa en casa hoy día?
16, 17. a) ¿Qué se logrará antes de que termine “la gran tribulación”? b) ¿Qué preguntas se contestarán
en el siguiente artículo?
16 Nuestro mensaje bien podría llegar a ser como “un gran grito de guerra”. El libro de Revelación habla de
impactantes mensajes de juicio y los compara a “un granizo grande, con cada piedra como del peso de un
talento”. Revelación 16:21 indica que la plaga será “excepcionalmente grande”. No sabemos todavía qué papel
desempeñará la predicación de casa en casa en la proclamación de estos impresionantes mensajes de juicio
divino. Lo que sí sabemos es que antes de que termine “la gran tribulación”, el nombre de Jehová se habrá dado
a conocer como nunca antes en la Tierra (Rev. 7:14; Eze. 38:23).
17 Mientras esperamos la llegada de estos sucesos trascendentales, sigamos proclamando con celo las
buenas nuevas del Reino. Ahora bien, hemos visto que para cumplir esta comisión debemos predicar de casa en
casa. ¿Qué desafíos encierra esta faceta del ministerio? ¿Cómo podemos vencerlos? El siguiente artículo
contestará estas preguntas.
w09 15/2 págs. 3-4 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Revelación 16:21. Justo antes de que este mundo llegue a su fin, es probable que la proclamación del
mensaje de juicio contra el malvado mundo de Satanás i w ncluya extraordinarias expresiones de condena, que
al parecer están representadas por piedras de granizo. Con todo, la mayor parte de la humanidad seguirá
blasfemando contra Dios.
Capítulo 17.
w12 15/9 págs. 3-4 párr. 3 ¿Cómo llegará el fin de este mundo?
3. a) ¿Qué suceso todavía futuro se menciona en 1 Tesalonicenses 5:2, 3? b) ¿Qué papel desempeñarán
los líderes políticos, y quiénes tal vez se les unan?
3 En una de sus cartas a los Tesalonicenses, Pablo mencionó el primero de estos sucesos (léase
1 Tesalonicenses 5:2, 3). El apóstol hace referencia al “día de Jehová”, que en este pasaje es el período que
comenzará con la destrucción de la religión falsa y culminará en la guerra de Armagedón. Justo antes de que ese
“día de Jehová” comience, los líderes mundiales estarán exclamando: “¡Paz y seguridad!”, lo cual puede referirse
a un único suceso o a una serie de ellos. Las naciones tal vez crean que están cerca de solucionar algunos de
sus mayores problemas. ¿Y qué hay de los líderes religiosos? Como son parte del mundo, es posible que unan
su voz a la de los políticos (Rev. 17:1, 2). En tal caso, estarán imitando a los profetas falsos de la antigua Judá, a
quienes Jehová acusó de decir: “¡Hay paz! ¡Hay paz!”, cuando no había paz (Jer. 6:14; 23:16, 17).
w00 1/2 pág. 22 párr. 12 Gozosos en el Dios de nuestra salvación
12. ¿Qué hará Dios a sus enemigos, pero quiénes se salvarán?
12 El profeta agrega lo siguiente respecto a la destrucción que Jehová traerá sobre Sus enemigos. En Habacuc
3:12 leemos: “Con denunciación fuiste marchando por la tierra. En cólera fuiste trillando las naciones”.
No obstante, Jehová no destruirá al azar. Algunos seres humanos se salvarán. “Saliste para la salvación de tu
pueblo, para salvar a tu ungido”, dice Habacuc 3:13. En efecto, Jehová salvará a sus siervos fieles ungidos.
Entonces Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión falsa, será destruida por completo. En la
actualidad, sin embargo, las naciones se empeñan en eliminar la adoración pura. Dentro de poco las fuerzas de
Gog de Magog atacarán a los siervos de Jehová (Ezequiel 38:1–39:13; Revelación 17:1-5, 16-18). ¿Tendrá éxito
tal ataque satánico? No. En una manifestación de su cólera, Jehová entonces trillará a sus enemigos,
triturándolos bajo los pies como el grano de la era. Pero salvará a las personas que lo adoran con espíritu y con
verdad (Juan 4:24).
w12 15/6 págs. 17-18 párrs. 15-16 Jehová revela “las cosas que tienen que suceder dentro de poco”
15, 16. ¿A quién representa la “ramera”, y qué les ha ocurrido a sus “aguas”?
15 Según cuenta Juan, a lomos de una monstruosa bestia de color rojo escarlata —la imagen de la bestia
salvaje— va una “ramera”. Esta prostituta simbólica lleva el nombre “Babilonia la Grande” y domina a la bestia
(Rev. 17:1-6). ¿A quién representa la ramera? A todas las religiones falsas, entre las que destacan las iglesias
de la cristiandad. Las organizaciones religiosas le han dado su bendición a la imagen de la bestia y han tratado
de influir en ella.
16 Pero durante el día del Señor, Babilonia la Grande ha visto que sus “aguas” —es decir, la gente que la
apoya— se han ido secando de forma alarmante (Rev. 16:12; 17:15). Cuando la imagen de la bestia apareció, las
iglesias de la cristiandad —una parte muy influyente de Babilonia la Grande— dominaban el mundo occidental.
Hoy día, sin embargo, las iglesias y sus ministros han perdido el respeto y el apoyo de las masas. De hecho,
muchos ciudadanos opinan que la religión no es más que una fuente de conflictos. En esa zona del mundo, cada
vez más intelectuales reclaman que la sociedad se libere de cualquier influencia religiosa.
w00 15/10 págs. 15-16 párr. 2 Lo que el Reino de Dios hará
2. ¿Qué marcará el cambio del dominio humano por la gobernación del Reino?
2 El período que Jesús denominó la “gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del
mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder”, marcará este cambio (Mateo 24:21). La Biblia no indica su
duración, pero las calamidades que en ella tendrán lugar serán peores que cualquier otro desastre que el mundo
haya conocido. A su inicio sucederá algo que conmocionará a la mayoría de los habitantes del planeta: la
destrucción de toda religión falsa. Sin embargo, a los testigos de Jehová no les sorprenderá este acontecimiento,
pues llevan mucho tiempo esperándolo (Revelación 17:1, 15-17; 18:1-24). Al final de la gran tribulación vendrá el
Armagedón, en el que el Reino de Dios aplastará a todo este sistema satánico (Daniel 2:44; Revelación
16:14, 16).
w06 15/11 págs. 28-29 párrs. 15-16 Aceptemos siempre la disciplina de Jehová
15, 16. ¿Cómo imitan los ancianos cristianos el ejemplo de Jehová expuesto en Ezequiel 34:15, 16?
15 A este respecto, podemos aprender mucho de nuestro amoroso Pastor, Jehová. Él nos puso el mejor
ejemplo al liberar a los judíos del cautiverio babilónico en el 537 antes de nuestra era y al Israel espiritual de
“Babilonia la Grande” en 1919 (Revelación 17:3-5; Gálatas 6:16). Así cumplió lo que había prometido: “Yo
mismo apacentaré a mis ovejas, y yo mismo haré que se recuesten [...]. A la perdida buscaré, y a la dispersada
traeré de vuelta, y a la quebrada vendaré y a la doliente fortaleceré” (Ezequiel 34:15, 16).
16 Jehová alimentó a sus “ovejas”, las recostó en un lugar seguro y buscó a las que estaban perdidas.
Imitando su ejemplo, los pastores cristianos se aseguran de que el rebaño de Dios esté bien alimentado y
protegido. También se preocupan de buscar a las ovejas que se alejan de la congregación. Tal como Dios ‘vendó
a la quebrada’, estos superintendentes “vendan” a las ovejas que han sido heridas, ya sea por las palabras de
otras personas o por sus propias acciones. Y al igual que Jehová ‘fortaleció a la doliente’, los ancianos ayudan a
los que están enfermos en sentido espiritual, quizás a causa de los errores que ellos mismos han cometido.
w09 15/2 págs. 4-5 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Lecciones para nosotros:
17:3, 5, 7, 16. “La sabiduría de arriba” nos permite entender “el misterio de la mujer y de la bestia salvaje [de
color escarlata] que la lleva” (Sant. 3:17). Esta bestia salvaje simbólica comenzó siendo la Sociedad de Naciones
y después revivió como la Organización de las Naciones Unidas. En vista de que a nosotros se nos ha revelado
este antiguo misterio, ¿no deberíamos predicar con entusiasmo las buenas nuevas del Reino de Dios y
proclamar el día de juicio de Jehová?
w12 15/9 pág. 5 párr. 6 ¿Cómo llegará el fin de este mundo?
6. ¿Quién destruirá a la religión falsa?
6 ¿Quién atacará a la ramera? La Palabra de Dios indica que será una “bestia salvaje” con “diez cuernos”.
Un estudio del libro de Revelación muestra que dicha bestia es la ONU, mientras que los “diez cuernos” son
todas las potencias políticas actuales que apoyan a la “bestia salvaje de color escarlata” (Rev. 17:3, 5, 11, 12).
Su ataque será devastador. Los países de la ONU saquearán a la ramera, expondrán su verdadera naturaleza, la
devorarán y “la quemarán por completo”. Su destrucción será definitiva (léase Revelación 17:16).
w05 15/12 pág. 29 párr. 17 Ahora es el momento de actuar con decisión
17. El juicio divino contra Jezabel debe fortalecer nuestra fe en ¿qué suceso futuro?
17 Un final espantoso como el de Jezabel le aguarda a la ramera simbólica llamada “Babilonia la Grande”. Esta
representa a las religiones falsas del mundo del Diablo, todas las cuales tuvieron su origen en la antigua ciudad
de Babilonia. Cuando la religión falsa llegue a su fin, entonces Jehová Dios dirigirá su atención a todos los seres
humanos que componen la parte no religiosa del mundo de Satanás. Su destrucción preparará el camino para un
nuevo mundo de justicia (Revelación 17:3-6; 19:19-21; 21:1-4).
w00 1/1 pág. 6 párr. 4 Sirvamos con el atalaya
4. ¿Cómo llegó a existir Babilonia la Grande?
4 Hace unos cuatro mil años, después del Diluvio del día de Noé, Satanás levantó a Nemrod, un “poderoso
cazador en oposición a Jehová” (Génesis 10:9, 10). La mayor ciudad de Nemrod, Babilonia (Babel), se convirtió
en un centro de religión demoníaca. Cuando Jehová confundió el lenguaje de los constructores de la torre de
Babel, la gente se dispersó por toda la Tierra, llevando con ella su religión falsa. De modo que Babilonia se
convirtió en la cuna de un imperio mundial de religión falsa, llamado Babilonia la Grande en el libro de
Revelación, que también predice el final de ese antiguo sistema religioso (Revelación 17:5; 18:21).
w04 15/2 pág. 16 párrs. 6-7 Protejámonos del engaño
6, 7. a) ¿Qué afirmación puede que hagan los apóstatas? b) ¿Cómo revelan claramente las Escrituras lo
que pretenden los apóstatas?
6 Satanás lleva mucho tiempo usando a los apóstatas para embaucar a los siervos de Dios (Mateo 13:36-39).
Por más que tales individuos afirmen adorar a Jehová y creer en la Biblia, rechazan la parte visible de la
organización de Dios. Algunos hasta vuelven a defender doctrinas que deshonran al Creador y que enseña
“Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa (Revelación 17:5; 2 Pedro 2:19-22). Bajo inspiración
divina, los escritores de la Biblia denunciaron en términos muy vigorosos los motivos y métodos de los apóstatas.
7 ¿Qué es lo que estos pretenden? La mayoría no se conforma con renegar de la fe que una vez quizá
creyeron verdadera, sino que a menudo desean llevarse consigo a otros. En lugar de marcharse y buscar
seguidores fuera de la congregación, muchos apóstatas tratan de “arrastrar a los discípulos [es decir, los de
Cristo] tras de sí” (Hechos 20:29, 30). El apóstol Pablo dio esta apremiante advertencia respecto a los falsos
maestros: “Cuidado: quizás haya alguien que se los lleve como presa suya” (Colosenses 2:8). ¿No resumen
estas palabras lo que muchos apóstatas intentan hacer? Tal como un secuestrador que aleja de su familia a su
desprevenida víctima, así procuran ellos atrapar a miembros confiados de la congregación y llevárselos del
rebaño.
w09 15/2 pág. 24 párr. 2 “Van siguiendo al Cordero”
2. a) ¿Quién es “el esclavo fiel y discreto” y “el mayordomo fiel”? b) ¿Qué magnífica reputación se ha
labrado el esclavo?
2 ¿Qué puede decirse de los cristianos ungidos de nuestros tiempos? En su profecía sobre “la señal de [su]
presencia y de la conclusión del sistema de cosas”, Jesús llamó al conjunto de sus seguidores ungidos en la
Tierra “el esclavo fiel y discreto” y “el mayordomo fiel” (Mat. 24:3, 45; Luc. 12:42). A nivel colectivo, este esclavo
se ha labrado la magnífica reputación de “[seguir] al Cordero no importa adónde vaya” (léase Revelación 14:4, 5).
Sus miembros se han mantenido vírgenes en sentido espiritual al no contaminarse con las doctrinas y prácticas
de “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa (Rev. 17:5). “No se [halla] en su boca falsedad”
religiosa alguna, y permanecen sin tacha del mundo de Satanás (Juan 15:19). Y en el futuro, los ungidos que
quedan en la Tierra seguirán al Cordero hasta el cielo mismo (Juan 13:36).
w00 15/4 pág. 30 ¿Recuerda usted?
¿Cuáles son algunas líneas argumentales que prueban que vivimos en los últimos días?
Vemos los efectos de que se haya echado del cielo a Satanás (Revelación [Apocalipsis] 12:9). Vivimos en el
tiempo del último “rey” mencionado en Revelación 17:9-11. El número de los verdaderos cristianos ungidos está
disminuyendo, y parece ser que algunos aún vivirán en la Tierra cuando empiece la gran tribulación.—15/1,
páginas 12, 13.
w00 15/1 págs. 12-13 párr. 15 “Manténganse alerta”
15. ¿Cómo prueba Revelación 17:9-11 que vivimos en el tiempo del fin?
15 Tercero, vivimos en el tiempo del octavo y último “rey” mencionado en la profecía de Revelación 17:9-11. El
apóstol Juan menciona en este capítulo a siete reyes, que representan a siete potencias mundiales: Egipto,
Asiria, Babilonia, Medopersia, Grecia, Roma y la potencia mundial binaria angloamericana. También ve a “un
octavo rey” que “proviene de los siete”. Este octavo rey, el último que ve, representa en la actualidad a las
Naciones Unidas. Juan dice que este octavo rey “se va a la destrucción”, y después de este no se hace mención
de ningún otro rey terrestre.
w11 15/3 pág. 32 párrs. 16-17 Mantengámonos despiertos tal como Jeremías
16, 17. ¿Cómo destacan Revelación 17:10 y Habacuc 2:3 la urgencia de los tiempos?
16 Algo que nos ayuda a ver con más claridad la urgencia de los días en que vivimos es la profecía de
Revelación 17:10. En ella se habla del séptimo rey, es decir, de una potencia mundial doble formada por Gran
Bretaña y Estados Unidos, que ya ha venido a la existencia. Además, se señala que “tiene que permanecer un
corto tiempo”. A estas alturas, ese “corto tiempo” tiene que estar a punto de terminar. El profeta Habacuc nos
asegura que “la visión [acerca del fin de este mundo] es todavía para el tiempo señalado”. Y luego añade:
“Manténte en expectación de ella; porque sin falta se realizará. No llegará tarde” (Hab. 2:3).
17 Preguntémonos: “¿Refleja mi forma de vivir que comprendo la urgencia de los tiempos y que estoy
convencido de que el fin es inminente? ¿O muestro con mis decisiones y prioridades que he retrasado el fin en
mi mente o que ni siquiera estoy seguro de que llegará?”.
w02 1/5 pág. 20 párr. 4 ¿Quién sobrevivirá al día de Jehová?
4. ¿Qué habrá sucedido cuando finalice el día de Jehová?
4 Al final de ese día de Jehová, el mundo de Satanás y sus apoyadores habrán sido aniquilados. Lo primero en
desaparecer será la religión falsa, y luego, la sentencia de Jehová se ejecutará contra el sistema político y el
económico del Diablo (Revelación 17:12-14; 19:17, 18). Ezequiel profetiza: “En las calles arrojarán su plata
misma, y su propio oro llegará a ser una cosa aborrecible. Ni la plata ni el oro de ellos podrá librarlos en el día del
furor de Jehová” (Ezequiel 7:19). Sofonías 1:14 dice tocante a ese día: “El gran día de Jehová está cerca. Está
cerca, y hay un apresurarse muchísimo de él”. En vista de lo que informa la Biblia sobre el día de Jehová,
deberíamos estar resueltos a obrar en conformidad con los justos requisitos divinos.
w05 15/2 pág. 12 párr. 2 Orgullosos de ser cristianos
2. a) ¿Por qué no nos sorprende el indiferentismo religioso? b) ¿Qué peligro presenta la apatía espiritual
para los cristianos?
2 La tendencia al indiferentismo no es algo que sorprenda a los estudiantes de la Biblia (Lucas 18:8). Es más,
en materia de religión, cabe esperar tal desinterés, pues las religiones falsas han engañado y decepcionado a la
humanidad por siglos (Revelación [Apocalipsis] 17:15, 16). Ahora bien, este dominante espíritu de
despreocupación y falta de entusiasmo presenta un peligro para los cristianos verdaderos. No podemos permitir
que nos invada la apatía espiritual y perdamos el celo por nuestro servicio a Dios y las verdades bíblicas. Jesús
previno a los cristianos de Laodicea contra la tibieza espiritual así: “No eres ni frío ni caliente. Quisiera que fueras
frío o, si no, caliente [...;] eres tibio” (Revelación 3:15-18).
w10 15/9 pág. 28 párr. 13 Nuestro Líder sigue hoy muy activo
13. ¿Cómo manifestará Cristo su presencia durante la primera etapa de la “gran tribulación”?
13 Para la mayoría de las personas ha pasado inadvertida la “presencia” de Cristo, que comenzó en 1914
(2 Ped. 3:3, 4). Pero Jesús la pondrá de manifiesto dentro de poco. ¿Cómo? Al ejecutar los juicios divinos contra
los diversos elementos de este mundo malvado. Una clara “manifestación de su presencia” será la aniquilación
del “hombre del desafuero”, es decir, el clero de la cristiandad (léase 2 Tesalonicenses 2:3, 8). De este modo,
demostrará que está actuando como el Juez designado por Jehová (léase 2 Timoteo 4:1). La destrucción de
Babilonia la Grande comenzará por la cristiandad, la parte más reprensible, y luego seguirá con las demás
religiones falsas de este imperio mundial. Jehová pondrá en los corazones de los políticos el deseo de eliminar a
la prostituta simbólica (Rev. 17:15-18). Esta será la primera etapa de la “gran tribulación” (Mat. 24:21).
w11 15/3 pág. 24 párrs. 1-2 Demostremos que estamos listos
1, 2. a) ¿Qué suceso predicho en la Biblia puede compararse al ataque de un tigre? b) ¿Qué debemos
hacer para no acabar destruidos en el futuro?
POR años, un famoso domador realizó su espectáculo con tigres de Bengala sin ningún incidente. “Para mí —
dijo en cierta ocasión—, el premio más valioso del mundo es poder establecer una relación de confianza con un
animal.” No obstante, el 3 de octubre de 2003, uno de sus animales, un tigre blanco de unos 170 kilos (380
libras), lo atacó sin razón aparente, demostrando que no existía tanta confianza como parecía. Aquella agresión
fue totalmente inesperada y tomó desprevenido al domador.
2 El anterior suceso sirve muy bien para ilustrar el futuro ataque de “la bestia salvaje”, algo para lo que
tenemos que estar preparados (léase Revelación 17:15-18). La Biblia predice que, por extraño que parezca, la
bestia salvaje de color escarlata y “los diez cuernos” —o sea, las Naciones Unidas y todos los gobiernos
actuales— se volverán contra otro sector del mundo de Satanás y lo harán pedazos. ¿De cuál se trata? Del
conjunto de religiones falsas de este mundo, simbolizadas por una prostituta conocida como Babilonia la Grande.
No conocemos ni el día ni la hora en que tendrá lugar ese violento ataque (Mat. 24:36). Lo que sí sabemos es
que será completamente inesperado y que falta poco tiempo (Mat. 24:44; 1 Cor. 7:29). Después de que ocurra
este suceso, Cristo vendrá a eliminar a los malvados y a librar a sus fieles seguidores. Por eso es tan importante
que estemos listos espiritualmente (Luc. 21:28). Algo que nos ayudará a lograrlo es analizar la vida de algunos
siervos de Dios que se mantuvieron alerta y gracias a ello presenciaron el cumplimiento de las promesas divinas.
¿Tomaremos en serio las lecciones que nos dejaron?
w12 15/4 pág. 32 ¿Recuerda usted?
¿Qué acontecimientos conducirán directamente al Armagedón?
Las naciones emitirán una declaración significativa de “¡Paz y seguridad!” (1 Tes. 5:3). Los gobiernos se
volverán contra la religión falsa (Rev. 17:15-18). Habrá un ataque contra los siervos de Jehová. Entonces vendrá
el fin (1/2, página 9).
w06 15/3 págs. 28-29 párr. 9 Mantengámonos alejados de la adoración falsa
9. ¿Cómo expresa el libro de Revelación el odio que Jehová siente hacia la religión falsa?
9 Jehová detesta a la religión falsa, y su odio se hace patente en lo que le sucederá a Babilonia la Grande.
Revelación 17:16 relata: “Los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, estos odiarán a la ramera y harán que
quede devastada y desnuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo con fuego”. Primero, una
enorme bestia la destroza y se come la carne de su cuerpo, y luego sus restos son consumidos por el fuego. Eso
mismo le harán dentro de poco los gobiernos del mundo a la religión falsa. Dios se encargará de que así sea
(Revelación 17:17). Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión falsa, está condenada a la destrucción.
“Nunca volverá a ser hallada.” (Revelación 18:21.)
w09 15/2 págs. 4-5 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
17:16; 18:9, 10. ¿Por qué lamentan “los reyes de la tierra” la destrucción de Babilonia la Grande si
ellos mismos la destruyeron? Su lamento se debe a puro egoísmo. Parece que después de destruir a Babilonia
la Grande, se dan cuenta de lo útil que les había sido. Ella les había ayudado a cubrir su despotismo con un
manto de piedad, a reclutar jóvenes para sus guerras y a mantener a la gente subyugada.
w12 15/9 pág. 5 párr. 7 ¿Cómo llegará el fin de este mundo?
7. ¿Cómo dará comienzo el ataque de la “bestia salvaje”?
7 Las profecías bíblicas también predicen cómo dará comienzo el ataque. De algún modo, Jehová pondrá en el
corazón de los gobernantes el deseo de “llevar a cabo Su pensamiento” de aniquilar a la ramera (Rev. 17:17).
Las religiones siguen siendo una fuente de conflictos bélicos en todo el mundo, de ahí que las naciones quizá
piensen que les conviene acabar con ellas. De hecho, los líderes políticos creerán que están actuando por su
propia iniciativa. Pero la realidad es que será Dios quien los esté usando para destruir a todas las religiones
falsas. En un sorprendente giro de los acontecimientos, una parte del sistema de Satanás se volverá contra otra,
y el Diablo no podrá hacer nada por impedirlo (Mat. 12:25, 26).
w01 1/3 pág. 14 párr. 15 Júbilo para los que andan en la luz
15. ¿Qué “gran ciudad” existe hoy, y qué le sucederá?
15 ¿Cuenta con un equivalente moderno la ciudad que menciona Isaías? Sí. El libro de Revelación habla de “la
gran ciudad que tiene un reino sobre los reyes de la tierra” (Revelación 17:18). Se trata de “Babilonia la Grande”,
el imperio mundial de la religión falsa (Revelación 17:5). Hoy día, la parte principal de Babilonia la Grande es la
cristiandad, cuyos clérigos son los primeros en oponerse a la predicación del Reino del pueblo de Jehová (Mateo
24:14). Al igual que la antigua Babilonia, pronto Babilonia la Grande sufrirá destrucción y no volverá a existir.
Capitulo 18.
w00 1/4 pág. 22 párr. 16 Los que pelean contra Dios no prevalecerán
16. ¿Cómo expresaríamos con nuestras propias palabras la seguridad que Jehová da a su pueblo?
16 El consejo de Gamaliel fue muy sensato. Todos agradecemos que se nos defienda, y reconocemos que ha
habido jueces imparciales que han fallado en favor de la libertad religiosa. También sabemos que nuestra
adhesión a la Palabra de Dios desagrada al clero de la cristiandad y a otros líderes de Babilonia la Grande, el
imperio mundial de la religión falsa (Revelación 18:1-3). Aunque estos y quienes se dejan influir por ellos luchen
contra nosotros, tenemos esta garantía: “‘Sea cual sea el arma que se forme contra ti, no tendrá éxito, y sea cual
sea la lengua que se levante contra ti en el juicio, la condenarás. Esta es la posesión hereditaria de los siervos de
Jehová, y su justicia proviene de mí’, es la expresión de Jehová” (Isaías 54:17).
w01 1/2 pág. 12 párr. 15 ¿Vivimos la verdad?
15. ¿Por qué razón podría hacérsele difícil a alguien estimar su herencia espiritual?
15 “Conocerán la verdad, y la verdad los libertará”, dijo Jesús (Juan 8:32). La mayoría de los Testigos han
tenido que abandonar su modo de vida anterior y los amigos que tenían en su religión, por lo que es posible que
entiendan mucho mejor la libertad que trae la verdad. En cambio, a algunos jóvenes criados por padres que son
cristianos quizá les resulte difícil estimar su herencia espiritual. Nunca han formado parte de la religión falsa ni de
este mundo, centrado en la búsqueda del placer, las drogas y la inmoralidad. Como consecuencia, cabe la
posibilidad de que no perciban la marcada diferencia que hay entre nuestro paraíso espiritual y el mundo
corrompido de Satanás. Hasta puede que cedan a la tentación de probar el veneno del mundo para ver qué se
han perdido (1 Juan 2:15-17; Revelación 18:1-5).
w00 15/10 págs. 15-16 párr. 2 Lo que el Reino de Dios hará
2. ¿Qué marcará el cambio del dominio humano por la gobernación del Reino?
2 El período que Jesús denominó la “gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del
mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder”, marcará este cambio (Mateo 24:21). La Biblia no indica su
duración, pero las calamidades que en ella tendrán lugar serán peores que cualquier otro desastre que el mundo
haya conocido. A su inicio sucederá algo que conmocionará a la mayoría de los habitantes del planeta: la
destrucción de toda religión falsa. Sin embargo, a los testigos de Jehová no les sorprenderá este acontecimiento,
pues llevan mucho tiempo esperándolo (Revelación 17:1, 15-17; 18:1-24). Al final de la gran tribulación vendrá el
Armagedón, en el que el Reino de Dios aplastará a todo este sistema satánico (Daniel 2:44; Revelación
16:14, 16).
w04 15/11 pág. 19 párr. 20 Los malvados no escaparán al castigo de Jehová
20. ¿Qué garantía nos ofrece el análisis de los mensajes de juicio que proclamó Amós?
20 El análisis de los mensajes divinos de juicio que proclamó Amós nos ofrece la garantía de que Jehová
pondrá fin a la maldad actual. ¿Por qué? Primero, porque estos ejemplos de lo que Jehová hizo con los inicuos
en el pasado muestran lo que hará en nuestros días. Y segundo, porque la ejecución de la sentencia divina
contra el apóstata reino de Israel indica claramente que Dios causará la destrucción de la cristiandad, la parte
más reprensible de “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa (Revelación 18:2).
w05 15/12 pág. 25 párr. 4 Ahora es el momento de actuar con decisión
4. ¿Qué predijeron Jesús y sus apóstoles que sucedería entre los cristianos, y cómo se han cumplido sus
palabras?
4 Hoy día se da una situación muy parecida en la cristiandad. Aunque sus miembros afirman ser cristianos,
sus fiestas, su comportamiento y sus doctrinas están en desacuerdo con las enseñanzas de la Biblia. Al igual que
Jezabel, el clero encabeza la persecución contra los testigos de Jehová. Posee también un largo historial de
apoyo a las guerras, lo que lo hace responsable de la muerte de millones de sus adeptos. Dicho apoyo religioso a
los gobiernos terrenales se califica en la Biblia de fornicación espiritual (Revelación 18:2, 3). Para colmo, la
cristiandad se ha vuelto cada vez más tolerante con la fornicación literal, incluso entre la clase clerical. Jesucristo
y sus apóstoles predijeron esta gran apostasía (Mateo 13:36-43; Hechos 20:29, 30; 2 Pedro 2:1, 2). ¿Qué
sucederá finalmente con los más de mil millones de fieles de la cristiandad? ¿Y qué responsabilidad tenemos los
siervos verdaderos de Jehová hacia estas y otras personas que han sido engañadas por la religión falsa?
Obtenemos una clara respuesta a estas preguntas al examinar los emocionantes sucesos que desembocaron en
el ‘exterminio de Baal en Israel’ (2 Reyes 10:28).
w11 15/6 págs. 22-23 párrs. 14-15 “Pastoreen el rebaño de Dios bajo su custodia”
14, 15. ¿Por qué deben los ancianos evitar a toda costa el “amor a [la] ganancia falta de honradez”, y
cómo pueden imitar el ejemplo de Pablo?
14 Pedro también señaló que los ancianos no deben pastorear el rebaño “por amor a [la] ganancia falta de
honradez, sino con empeño”. Aunque sus tareas les consumen bastante tiempo, no esperan dinero a cambio.
No obstante, el apóstol consideró necesario advertirles que no desarrollen “amor a [la] ganancia falta de
honradez”. El peligro de ver su labor pastoral como un medio para hacer dinero es muy real, y así lo demuestra el
hecho de que los líderes religiosos de “Babilonia la Grande” vivan rodeados de lujo mientras muchos de sus
fieles malviven en la miseria (Rev. 18:2, 3). Los ancianos han de evitar ese espíritu a toda costa.
15 A este respecto, hacen bien en imitar a Pablo. Dada su posición como apóstol, podía haberse convertido en
“una carga costosa” para los tesalonicenses. Sin embargo, “noche y día [estuvo] trabajando” con tal de no comer
“alimento de nadie gratis” (2 Tes. 3:8). En la actualidad, muchos ancianos —entre ellos, los superintendentes
viajantes— también son un excelente ejemplo. Aunque aceptan la hospitalidad de sus hermanos, no imponen
“una carga costosa” a nadie (1 Tes. 2:9).
w00 1/6 pág. 11 párr. 5 Mantengamos radiante nuestra “esperanza de la salvación”
5. ¿Qué significa en última instancia la salvación?
5 Dios reveló mediante Jesús todo lo que implica la salvación, a saber, liberación de la autoridad del pecado,
de la esclavitud a la religión falsa, del mundo controlado por Satanás, del temor al hombre e incluso del miedo a
la muerte (Juan 17:16; Romanos 8:2; Colosenses 1:13; Revelación [Apocalipsis] 18:2, 4). En última instancia,
la salvación divina no solo significa la liberación de la opresión y de la angustia para los siervos fieles de Dios,
sino también la oportunidad de vivir para siempre (Juan 6:40; 17:3). Jesús enseñó que para un “rebaño pequeño”
la salvación significa la resurrección con el fin de vivir en el cielo y participar en el gobierno del Reino con Cristo
(Lucas 12:32). Para el resto de la humanidad, la salvación supone conseguir una vida perfecta y una relación con
Dios como la que Adán y Eva tuvieron en el jardín de Edén antes de pecar (Hechos 3:21; Efesios 1:10). La vida
eterna en estas condiciones paradisíacas era el propósito original de Dios para la humanidad (Génesis 1:28;
Marcos 10:30). ¿Pero cómo será posible la restauración de tales condiciones?
w03 15/7 pág. 18 párr. 11 ¿Cómo debemos ver al prójimo a medida que se acerca el día de Jehová?
11. ¿Qué es probable que pensara Abrahán acerca de quienes viven hoy?
11 Hoy se avecina otra destrucción, la que acabará con el actual sistema de cosas perverso en el gran día de
Jehová (Lucas 17:26-30; Gálatas 1:4; 2 Pedro 3:10). ¿Qué pensaría Abrahán acerca de la gente de este mundo
que pronto será destruido? Con toda probabilidad estaría preocupado por quienes aún no han oído las “buenas
nuevas del reino” (Mateo 24:14). Recordemos que repetidamente rogó a Dios por los justos que pudiera haber en
Sodoma. ¿Sentimos nosotros el mismo interés por las personas que rechazarían los caminos del mundo de
Satanás si se les diera la oportunidad de arrepentirse y servir a Jehová? (1 Juan 5:19; Revelación 18:2-4.)
w03 1/1 pág. 17 párr. 21 Ahora más que nunca, quedémonos despiertos
21. ¿Por qué es vital, ahora más que nunca, que nos quedemos despiertos?
21 La catástrofe de Pompeya y Herculano y los acontecimientos que rodearon la destrucción de Jerusalén, así
como los ejemplos de Lot y del Diluvio de los días de Noé, ilustran la importancia de tomar en serio las
advertencias. Los siervos de Jehová reconocemos la señal del tiempo del fin y nos hemos separado de la religión
falsa (Mateo 24:3; Revelación 18:4). Es preciso que, como los cristianos del siglo primero, ‘tengamos muy
presente la presencia del día de Jehová’ (2 Pedro 3:12). Sí, ¡ahora más que nunca, debemos quedarnos
despiertos!
w06 15/3 pág. 29 párr. 10 Mantengámonos alejados de la adoración falsa
10. ¿Cómo debemos ver a la religión falsa?
10 ¿Cómo deben ver los verdaderos siervos de Dios a Babilonia la Grande? La Biblia ordena sin rodeos:
“Sálganse de ella, pueblo mío, si no quieren participar con ella en sus pecados, y si no quieren recibir parte de
sus plagas” (Revelación 18:4). Los que desean salvarse deben abandonar la religión falsa antes de que sea
demasiado tarde. Cuando Jesucristo estuvo en la Tierra, predijo que en los últimos días muchos se limitarán a
decir que son sus seguidores (Mateo 24:3-5). A estos, él dirá: “¡Nunca los conocí! Apártense de mí, obradores del
desafuero” (Mateo 7:23). En efecto, el entronizado rey Jesucristo no tiene nada que ver con la religión falsa.
w05 1/10 pág. 24 párr. 17 “Manténganse alerta”: la hora de juicio ha llegado
17. ¿Qué implica salirse de Babilonia la Grande?
17 Pero el juicio divino contra Babilonia la Grande no termina ahí. Su destrucción definitiva está cerca
(Revelación 18:21). Con razón insta la Biblia a la gente de todas partes: “Sálganse de ella [...] si no quieren
participar con ella en sus pecados” (Revelación 18:4, 5). ¿Qué implica salirse de Babilonia la Grande? No se
trata solo de cortar todo vínculo con la religión falsa. La influencia babilónica está presente, entre otras muchas
cosas, en multitud de celebraciones y costumbres populares, en la actitud permisiva del mundo con respecto al
sexo y en el auge del espiritismo en el entretenimiento. Para mantenernos alerta es esencial que nuestros actos y
deseos evidencien que realmente estamos separados de Babilonia la Grande en todo sentido.
w12 15/9 pág. 4 párr. 5 ¿Cómo llegará el fin de este mundo?
5. a) ¿Cómo comenzará la “gran tribulación”? b) ¿Qué “reina” calculará mal sus posibilidades de
sobrevivir?
5 ¿Cuál será el siguiente suceso futuro? Pablo predijo: “Cuando los hombres estén diciendo: ‘¡Paz y
seguridad!’, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente”. La primera fase de esta
“destrucción repentina” es el ataque a “la ramera”, es decir, “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la
religión falsa (Rev. 17:5, 6, 15). Esta ofensiva contra todas las religiones falsas, incluidas las de la cristiandad,
marcará el comienzo de la “gran tribulación” (Mat. 24:21; 2 Tes. 2:8). A muchos los tomará por sorpresa. ¿Por
qué? Porque hasta ese momento, la ramera vivirá confiada, viéndose a sí misma como una “reina” y diciendo:
“Nunca veré lamento”. Pero de repente descubrirá que había calculado mal sus posibilidades de sobrevivir.
Caerá rápidamente, como “en un solo día” (Rev. 18:7, 8).
w09 1/1 pág. 23 ¿Habrán llegado los primeros cristianos al Lejano Oriente? El origen de las mercancías
Jesús habló de “un comerciante viajero que buscaba perlas excelentes” (Mateo 13:45). En la Biblia también se
menciona a “comerciantes viajeros” que poseían piedras preciosas, seda, maderas olorosas, marfil, canela,
incienso y especias de la India (Revelación [Apocalipsis] 18:11-13). Pues bien, ¿cómo conseguían sus
productos? Gracias a las rutas comerciales que llegaban al este de Palestina. Tal es el caso de algunas maderas
perfumadas, como el sándalo, que procedían de la India. También se podían encontrar perlas de gran valor en el
golfo Pérsico, en el mar Rojo y, según el autor del Periplus Maris Erythraei, en los alrededores de Muziris y en
Ceilán. Es probable que las perlas del océano Índico fueran las mejores y las más costosas.
w06 15/3 págs. 28-29 párr. 9 Mantengámonos alejados de la adoración falsa
9. ¿Cómo expresa el libro de Revelación el odio que Jehová siente hacia la religión falsa?
9 Jehová detesta a la religión falsa, y su odio se hace patente en lo que le sucederá a Babilonia la Grande.
Revelación 17:16 relata: “Los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, estos odiarán a la ramera y harán que
quede devastada y desnuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo con fuego”. Primero, una
enorme bestia la destroza y se come la carne de su cuerpo, y luego sus restos son consumidos por el fuego. Eso
mismo le harán dentro de poco los gobiernos del mundo a la religión falsa. Dios se encargará de que así sea
(Revelación 17:17). Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión falsa, está condenada a la destrucción.
“Nunca volverá a ser hallada.” (Revelación 18:21.)
Capitulo 19.
w04 1/1 págs. 8-9 párr. 3 Declaren todos la gloria de Jehová
3. ¿Por qué atribuimos gloria a Dios los seres humanos?
3 Las palabras no bastan. Los israelitas contemporáneos de Isaías honraban a Dios con los labios, pero la
mayoría no eran sinceros. Por medio del profeta, Jehová dijo: “Este pueblo se ha acercado con su boca, y me ha
glorificado meramente con sus labios, y ha alejado de mí su corazón mismo” (Isaías 29:13). Cualquier alabanza
procedente de tales individuos era vana, pues solo tiene valor la que brota de un corazón lleno de amor por
Jehová y del sincero reconocimiento de su incomparable gloria. Solo Jehová es el Creador, el Todopoderoso, el
Justo por excelencia, la personificación misma del amor. Él es la fuente misma de nuestra salvación y el legítimo
Soberano al que debe someterse todo ser vivo en los cielos y en la Tierra (Revelación [Apocalipsis] 4:11; 19:1).
Si de veras creemos estas cosas, glorifiquémoslo con todo el corazón.
w05 15/1 pág. 19 párr. 16 Visiones del Reino de Dios que se hacen realidad
16. ¿Por qué es significativo el hecho de que cada vez haya más hostilidad hacia Babilonia la Grande?
16 Tal como el humo y la ceniza que arroja un volcán inactivo pueden augurar una erupción inminente, la
creciente hostilidad hacia la religión en muchas partes de la Tierra es un indicio de que los días de la religión
falsa están contados. Dentro de poco, Jehová hará que las facciones políticas de este mundo se unan para
desenmascarar y devastar a la ramera espiritual Babilonia la Grande (Revelación 17:15-17; 18:21). ¿Deben
temer los cristianos verdaderos ese suceso y los demás aspectos de la “gran tribulación” que tendrán lugar a
continuación? (Mateo 24:21.) De ningún modo. Al contrario, tendrán motivos para alegrarse cuando Dios actúe
contra los malvados (Revelación 18:20; 19:1, 2). Pensemos en la Jerusalén del siglo primero y en los cristianos
que vivían allí.
w07 15/12 pág. 16 párr. 3 “Estén firmes y vean la salvación de Jehová”
3. ¿Qué ocurrirá primero cuando estalle la gran tribulación?
3 El sellado final de los ungidos, “los esclavos de nuestro Dios”, está a punto de completarse, de modo que los
cuatro ángeles están listos para soltar esos vientos destructivos. Cuando lo hagan, ¿qué ocurrirá primero?
Un ángel responde: “Con lanzamiento veloz será arrojada abajo Babilonia la gran ciudad, y nunca volverá a ser
hallada” (Revelación 18:21). ¡Qué alegría habrá en los cielos cuando eso ocurra, cuando se destruya al imperio
mundial de la religión falsa! (Revelación 19:1, 2.)
w05 15/12 pág. 29 párr. 19 Ahora es el momento de actuar con decisión
19. ¿Qué maravillosas perspectivas aguardan a la “gran muchedumbre” de siervos leales de Jehová?
19 El culto a Baal fue extirpado de Israel. Igual de seguro será el súbito y espantoso fin que les sobrevendrá a
las religiones falsas de este mundo. ¿De qué lado estará usted durante ese gran día de juicio? Actúe con
decisión ahora, y es posible que tenga el privilegio de contarse entre la “gran muchedumbre” que sobrevivirá a “la
gran tribulación”. Entonces podrá mirar atrás jubiloso y alabará a Dios por haber ejecutado la sentencia contra “la
gran ramera que corrompió la tierra con su fornicación”. Junto con otros siervos verdaderos de Dios, se unirá al
canto que entona un impresionante coro de voces celestiales: “Alaben a Jah, porque Jehová nuestro Dios, el
Todopoderoso, ha empezado a reinar” (Revelación 7:9, 10, 14; 19:1, 2, 6).
w04 1/2 pág. 12 párr. 18 “Señor, enséñanos a orar”
18. ¿Qué debe hacerse antes de que la voluntad de Dios se efectúe plenamente en la Tierra?
18 La voluntad de Jehová para la Tierra nunca podrá cumplirse plenamente mientras la habiten hombres y
mujeres que desafíen Su soberanía. Por ello, Dios empleará poderosas fuerzas espirituales bajo el mando de
Cristo para “causar la ruina de los que están arruinando la tierra”. Será eliminado para siempre todo el sistema de
cosas perverso de Satanás, con su religión falsa, sus políticos corruptos, su sistema comercial avariento y sin
escrúpulos, y sus ejércitos destructores (Revelación 11:18; 18:21; 19:1, 2, 11-18). La soberanía de Jehová
quedará vindicada, y su nombre, santificado. Todo esto pedimos cuando oramos: “Padre nuestro que estás en
los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la
tierra” (Mateo 6:9, 10).
w02 1/6 págs. 13-14 párr. 3 Deleitémonos en la justicia de Jehová
3. ¿Quién es el más indicado para establecer una norma aceptable y beneficiosa para todos, y por qué?
3 Para encontrar una norma aceptable y beneficiosa para todos, tendríamos que recurrir a alguien que
no estuviera limitado por ninguna barrera cultural, racial y política, ni por las flaquezas y la falta de previsión
humanas. Indudablemente, el único que satisface tales requisitos es el Creador todopoderoso, Jehová Dios,
quien afirma: “Como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que los caminos de
ustedes, y mis pensamientos que los pensamientos de ustedes” (Isaías 55:9). Además, la Biblia describe a
Jehová como un “Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él” (Deuteronomio 32:4). Por toda
la Biblia hallamos la expresión “Jehová es justo” (Éxodo 9:27; 2 Crónicas 12:6; Salmo 11:7; 129:4;
Lamentaciones 1:18; Revelación [Apocalipsis] 19:2, nota). Así pues, debemos acudir a Jehová en busca de la
norma suprema porque él es fiel, justo y recto.
w08 1/8 pág. 20 ¿Debe aparecer el nombre Jehová en el Nuevo Testamento?
En las Escrituras Griegas, el nombre divino aparece en forma abreviada. En Revelación (Apocalipsis)
19:1, 3, 4, 6 se encuentra la palabra aleluya, la cual procede del hebreo haleluyáh y significa “¡Alaben a Jah!”.
Por lo tanto, esta expresión contiene el nombre divino, pues “Jah” es una forma abreviada de Jehová.
Es interesante notar que la versión católica La Sagrada Escritura traduce así el primero de estos versículos: “Oí
como un gran clamor [...] que decía: ‘¡Aleluya! Alabad a Yahvé [...]’”.
w09 15/2 págs. 25-26 párrs. 6-7 “Van siguiendo al Cordero”
6, 7. ¿Hasta qué punto confía Jehová en el esclavo fiel?
6 A fin de comprender hasta qué punto confía Jehová en el esclavo fiel, pensemos en lo que ha prometido a
quienes componen este grupo. El apóstol Pablo escribió: “Sonará la trompeta, y los muertos serán levantados
incorruptibles, y nosotros seremos cambiados. Porque esto que es corruptible tiene que vestirse de incorrupción,
y esto que es mortal tiene que vestirse de inmortalidad” (1 Cor. 15:52, 53). Tras servir a Dios fielmente y morir en
cuerpos humanos corruptibles, los seguidores ungidos de Cristo son resucitados como seres espirituales. Pero
se les da algo más que vida eterna: se les da inmortalidad, es decir, una vida perdurable e indestructible.
También reciben incorruptibilidad, pues se les dan cuerpos que no pueden corromperse y que, al parecer, son
independientes de fuentes exteriores de energía. Revelación 4:4 los representa sentados en tronos con coronas
de oro sobre la cabeza, indicando así que les espera la gloria de ser reyes. Pero eso no es todo.
7 Revelación 19:7, 8 declara: “Han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Sí, a ella se
le ha concedido estar vestida de lino fino, brillante y limpio, porque el lino fino representa los actos justos de los
santos”. Jehová ha elegido a los cristianos ungidos para que sean la futura novia de su Hijo. Como hemos visto,
les ha concedido inmortalidad, incorruptibilidad, el privilegio de ser reyes y el honor de componer la novia del
Cordero. Estos imponentes dones demuestran a las claras que Dios confía en los ungidos, quienes “van
siguiendo al Cordero no importa adónde vaya”.
w03 15/5 pág. 14 párr. 23 Cristo habla a las congregaciones
23. ¿Qué significan la “piedrecita blanca” y el “nombre nuevo”?
23 En los tribunales romanos, una piedrecita negra significaba condenación, y si era blanca, absolución. El que
Jesús entregue “una piedrecita blanca” a los cristianos ungidos vencedores indica que los declara inocentes,
puros y limpios. Los romanos también usaban piedrecitas como boletos de entrada en acontecimientos
importantes, de modo que la “piedrecita blanca” quizá denote que al ungido se le permite ocupar un lugar en los
cielos para las bodas del Cordero (Revelación 19:7-9). Al parecer, el “nombre nuevo” representa el privilegio de
estar unidos con Jesús como coherederos en el Reino celestial. Todas estas verdades son sumamente
animadoras para los ungidos, así como para sus compañeros en el servicio de Jehová, que anhelan vivir en un
paraíso terrestre.
w00 1/4 pág. 16 párr. 15 Prestemos atención a la palabra profética de Dios
15. ¿Qué nos sucederá si descuidamos la salvación que Dios ha hecho posible mediante su Hijo?
15 La luz espiritual ha venido al mundo por medio de Jesucristo, de modo que es vital escucharlo. Pablo
escribió: “Dios, que hace mucho habló en muchas ocasiones y de muchas maneras a nuestros antepasados por
medio de los profetas, al fin de estos días nos ha hablado por medio de un Hijo, a quien nombró heredero de
todas las cosas” (Hebreos 1:1, 2). ¿Qué sucederá si rechazamos la salvación que Dios ha hecho posible por
medio de su Hijo? Pablo sigue diciendo: “Si la palabra hablada mediante ángeles resultó firme, y toda
transgresión y acto de desobediencia recibió retribución en conformidad con la justicia, ¿cómo escaparemos
nosotros si hemos descuidado una salvación de tal grandeza, puesto que empezó a ser hablada mediante
nuestro Señor y nos fue verificada por los que le oyeron, mientras Dios tomó parte en dar testimonio tanto con
señales como con portentos presagiosos y con diversas obras poderosas y con distribuciones de espíritu santo
según su voluntad?” (Hebreos 2:2-4). En efecto, la figura de Jesús es fundamental en la proclamación de la
palabra profética (Revelación 19:10).
w02 1/11 pág. 15 párr. 4 Cristianos neutrales en los últimos días
4. ¿De qué maneras demostramos que pertenecemos a Jehová?
4 Juan señaló que los cristianos, a diferencia del mundo, “nos originamos de Dios”. Todo el que se dedica a
Jehová le pertenece a él. El apóstol Pablo dijo a este respecto: “Tanto si vivimos, vivimos para Jehová, como si
morimos, morimos para Jehová. Por consiguiente, tanto si vivimos como si morimos, pertenecemos a Jehová”
(Romanos 14:8; Salmo 116:15). Dado que pertenecemos a Jehová, le damos devoción exclusiva (Éxodo 20:4-6).
De modo que no dedicamos nuestra vida a ninguna causa seglar. Aunque respetamos los emblemas nacionales,
no los adoramos ni con hechos ni con nuestra actitud. Y, desde luego, tampoco adoramos a estrellas del deporte
ni a otros ídolos modernos. Por supuesto, respetamos el derecho que los demás tienen de hacer lo que quieran,
pero nosotros adoramos únicamente al Creador (Mateo 4:10; Revelación 19:10). Este es otro factor que nos
separa del mundo.
w09 15/7 pág. 5 párr. 11 Busquemos los tesoros “cuidadosamente ocultados” en Cristo
11. ¿Qué relación hay entre Jesús y las profecías de la Biblia?
11 “El dar testimonio de Jesús es lo que inspira el profetizar.” (Rev. 19:10.) Estas palabras muestran que Jesús
es la figura central de las muchas profecías que hay en la Biblia. La única manera de entender dichas profecías
—desde la primera declaración profética de Jehová, en Génesis 3:15, hasta las gloriosas visiones del libro de
Revelación— es tomando en cuenta el papel que Jesús desempeña como Rey del Reino mesiánico. Esta es la
razón por la que las personas que no aceptan a Jesús como el Mesías prometido encuentran desconcertantes
muchas profecías de las Escrituras Hebreas. Y también por eso, quienes no reconocen las Escrituras Hebreas,
que contienen numerosas profecías mesiánicas, ven a Jesús tan solo como un gran hombre, no como el Mesías.
Si el pueblo de Dios ha podido descifrar las profecías que faltan por cumplirse, es gracias a que comprende con
claridad quién es Jesús (2 Cor. 1:20).
w10 15/12 págs. 11-12 párr. 2 “Ahora es el tiempo especialmente acepto”
2. ¿Cómo sabemos que Jesús comprendía bien en qué punto de la historia se encontraba?
2 Durante su vida en la Tierra, Jesús sabía perfectamente en qué punto de la historia se encontraba, así como
la labor que debía realizar. Supo definir bien sus prioridades, pues comprendía que había llegado el tan esperado
momento de que se cumplieran muchas profecías mesiánicas (1 Ped. 1:11; Rev. 19:10). Entre otras cosas, tenía
que demostrar que él era el Mesías prometido, dar amplio testimonio del Reino y reunir a sus futuros compañeros
de gobierno. Además, debía poner los fundamentos de la congregación cristiana, la cual se encargaría de
predicar y hacer discípulos hasta la parte más lejana de la Tierra (Mar. 1:15).
w08 15/12 págs. 12-13 párr. 6 El singular papel de Jesús en el propósito divino
6. ¿Por qué es apropiado llamar a Jesús “la Palabra”?
6 (Léase Juan 1:14.) ¿Por qué se le da a Jesús el título de “la Palabra” o el Logos? Por la función que ha
desempeñado desde que fueron creados los demás seres inteligentes. Jehová usó a su Hijo para dar información
e instrucciones a los demás hijos espirituales, así como para transmitir su mensaje a los seres humanos.
El hecho de que Jesús es la Palabra, o Vocero de Dios, queda claro en lo que les dijo a un grupo de judíos: “Lo
que yo enseño no es mío, sino que pertenece al que me ha enviado. Si alguien desea hacer la voluntad de Él,
conocerá respecto a la enseñanza si es de Dios o si hablo por mí mismo” (Juan 7:16, 17). Jesús siguió llevando
el título de “La Palabra de Dios” aun después de haber regresado a la gloria celestial (Rev. 19:11, 13, 16).
w09 15/5 pág. 25 párrs. 19-20 Los ángeles: “espíritus para servicio público”
19, 20. ¿Qué papel desempeñan los ángeles en los sucesos que tienen lugar durante “la conclusión del
sistema de cosas”?
19 Hablando de nuestros días, Jesús dijo que “en la conclusión del sistema de cosas” los ángeles separarían
“a los inicuos de entre los justos” (Mat. 13:37-43, 49). Los ángeles participan en la obra final de reunir y sellar a
los ungidos (léase Mateo 24:31; Rev. 7:1-3). Además, los ángeles acompañarán a Jesús cuando separe a “las
ovejas de las cabras” (Mat. 25:31-33, 46).
20 “Al tiempo de la revelación del Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles”, serán destruidos
todos “los que no conocen a Dios” y “los que no obedecen las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús”
(2 Tes. 1:6-10). En una visión, Juan contempló ese mismo suceso: vio a Jesús y sus ejércitos celestiales en
caballos blancos, listos para librar una guerra justa (Rev. 19:11-14).
w00 15/10 pág. 11 párrs. 4-5 El Reino de Dios: el nuevo gobierno de la Tierra
4, 5. a) ¿Por qué es Jesús el más idóneo para ser Rey del Reino? b) ¿Qué comisión recibirá Jesús dentro
de poco?
4 El Primer Mandatario del Reino celestial, a las órdenes directas de Jehová, es el más idóneo: Cristo Jesús.
Antes de venir a la Tierra ya existía en el cielo; era la primera de las creaciones de Dios y su “obrero maestro”
(Proverbios 8:22-31). “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación; porque por medio de
él todas las otras cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra.” (Colosenses 1:15, 16.) Cuando Dios lo
envió a la Tierra, Jesús obedeció en todo momento Su voluntad. Aguantó la más difícil de las pruebas y murió fiel
a su Padre (Juan 4:34; 15:10).
5 Dios recompensó a Jesús por su lealtad hasta la muerte. Lo resucitó y le otorgó el derecho a ser Rey del
Reino celestial (Hechos 2:32-36). Como tal, Cristo Jesús recibirá de su Padre la grandiosa comisión de
capitanear a miríadas de poderosas criaturas espirituales que erradicarán de nuestro planeta la gobernación
humana y todo tipo de maldad (Proverbios 2:21, 22; 2 Tesalonicenses 1:6-9; Revelación [Apocalipsis] 19:11-
21; 20:1-3). El Reino de Dios en las manos de Cristo será entonces la nueva autoridad gobernante, el único
gobierno sobre toda la Tierra (Revelación 11:15).
w00 1/2 págs. 22-23 párrs. 14-16 Gozosos en el Dios de nuestra salvación
14-16. ¿Qué les sucederá al pueblo de Jehová y a sus enemigos según Habacuc 3:14, 15?
14 En Armagedón se suscitará una gran confusión entre los que tratan de destruir al “ungido” de Jehová.
Dirigiéndose a Dios, el profeta dice en Habacuc 3:14, 15: “Con sus propias varas traspasaste la cabeza de sus
guerreros cuando se movieron tempestuosamente para esparcirme. Su júbilo exaltado era como el de los que
están empeñados en devorar a un afligido en un escondrijo. A través del mar pisaste con tus caballos, a través
del montón de vastas aguas”.
15 Cuando Habacuc dice “guerreros [...] se movieron tempestuosamente para esparcirme”, habla por los
siervos ungidos de Jehová. Las naciones, como salteadores de caminos que esperan al acecho, se abalanzarán
sobre los adoradores de Jehová con la intención de destruirlos. Estos enemigos de Dios y de su pueblo tendrán
un “júbilo exaltado”, confiados en su éxito. Los fieles cristianos les parecerán débiles, como “un afligido”. Pero
cuando las fuerzas contrarias a Jehová lancen su ataque, él hará que utilicen sus armas contra sí mismas.
Blandirán dichas armas, o “varas”, contra sus propios guerreros.
16 Ahora bien, eso no es todo. Jehová empleará fuerzas espirituales sobrehumanas para destruir por completo
a sus enemigos. Con los “caballos” de sus ejércitos celestiales bajo el mando de Jesucristo, avanzará
victoriosamente por el “mar” y el “montón de vastas aguas” de la humanidad enemiga (Revelación 19:11-21). De
este modo se eliminará de la Tierra a los inicuos. ¡Qué demostración más impactante de la justicia y el poder
divinos!
w09 15/2 págs. 4-5 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Revelación 19:12. ¿Qué significa que nadie conozca el nombre de Jesús, aparte de él mismo?
Al parecer, este nombre (que no se especifica) se refiere a la posición de Jesús y a los privilegios de que disfruta
durante el día del Señor, como los que se mencionan en Isaías 9:6. El hecho de que nadie más conozca ese
nombre significa que sus privilegios son únicos y que nadie más entiende lo que implica ocupar un cargo tan
elevado como el suyo. Sin embargo, Jesús comparte algunos de esos privilegios con los miembros de la clase de
su novia y escribe “ese nuevo nombre” suyo sobre ellos (Rev. 3:12).
w12 15/4 pág. 4 párrs. 4-5 El Hijo está dispuesto a revelarnos al Padre
4, 5. ¿Por qué era Jesús quien mejor podía revelar cómo es su Padre?
4 Jesús estaba especialmente capacitado para revelar al Padre. ¿Por qué? Porque fue la primera forma de
vida creada; antes de vivir como hombre en la Tierra había sido un ser celestial, el “Hijo unigénito de Dios” (Juan
1:14; 3:18). ¡Qué posición tan singular! Cuando aún no existía ninguna otra criatura, el Hijo ya estaba disfrutando
del cariño y la atención de su Padre y conociendo su forma de ser y actuar. Sin duda, Padre e Hijo se
comunicaron abiertamente durante millones y millones de años y llegaron a quererse mucho (Juan 5:20; 14:31).
¡Es obvio que el Hijo conocía a la perfección la personalidad de su Padre! (Léase Colosenses 1:15-17.)
5 El Padre designó al Hijo como su portavoz, quien por eso se llama “La Palabra de Dios” (Rev. 19:13). Por
consiguiente, Jesús era quien mejor podía revelar, o enseñar, cómo es el Padre. Con razón Juan, en su
Evangelio, nos dice que “la Palabra” ocupaba “la posición del seno para con el Padre” (Juan 1:1, 18). Esta
expresión alude a la antigua costumbre de que el invitado a una cena comiera reclinado delante de otro en un
mismo diván. Al estar tan cerca, podía echar la cabeza sobre el seno de la otra persona para conversar en
privado. De igual modo, la gran proximidad existente entre el Hijo y el Padre les permitía mantener profundas
conversaciones.
w09 15/2 págs. 4-5 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Revelación 19:14. ¿Quiénes cabalgan con Jesús en Armagedón? Los ejércitos de los cielos que
acompañan a Jesús a pelear la guerra de Dios están formados por ángeles y por los ungidos que han vencido y
han recibido su recompensa celestial (Mat. 25:31, 32; Rev. 2:26, 27).
w02 1/4 pág. 12 párr. 10 ¿Por qué bautizarse?
10. ¿Qué significa bautizarse ‘en el nombre del Hijo’?
10 Bautizarse ‘en el nombre del Hijo’ significa admitir el puesto y la autoridad de Jesús como el Hijo unigénito
de Dios (1 Juan 4:9). Los que reúnen las condiciones para bautizarse aceptan que Jesús es aquel mediante el
cual Jehová ha suministrado un “rescate en cambio por muchos” (Mateo 20:28; 1 Timoteo 2:5, 6). Asimismo, han
de reconocer que Dios ha ensalzado a su Hijo a “un puesto superior” (Filipenses 2:8-11; Revelación
[Apocalipsis] 19:16).
w02 1/5 pág. 20 párr. 4 ¿Quién sobrevivirá al día de Jehová?
4. ¿Qué habrá sucedido cuando finalice el día de Jehová?
4 Al final de ese día de Jehová, el mundo de Satanás y sus apoyadores habrán sido aniquilados. Lo primero en
desaparecer será la religión falsa, y luego, la sentencia de Jehová se ejecutará contra el sistema político y el
económico del Diablo (Revelación 17:12-14; 19:17, 18). Ezequiel profetiza: “En las calles arrojarán su plata
misma, y su propio oro llegará a ser una cosa aborrecible. Ni la plata ni el oro de ellos podrá librarlos en el día del
furor de Jehová” (Ezequiel 7:19). Sofonías 1:14 dice tocante a ese día: “El gran día de Jehová está cerca. Está
cerca, y hay un apresurarse muchísimo de él”. En vista de lo que informa la Biblia sobre el día de Jehová,
deberíamos estar resueltos a obrar en conformidad con los justos requisitos divinos.
w05 15/12 pág. 30 ¿Recuerda usted?
Dado que la palabra Armagedón proviene de la expresión “Montaña de Meguidó”, ¿se peleará la batalla
de Armagedón en una montaña del Oriente Medio?
No. No existe una montaña de Meguidó, sino solo un montículo que se eleva por encima de la llanura adyacente
a la antigua Meguidó, en Israel. Este lugar no puede contener a todos “los reyes de la tierra y a sus ejércitos”.
La gran guerra de Dios abarcará la Tierra entera y pondrá fin a todas las guerras (Revelación [Apocalipsis]
16:14, 16; 19:19; Salmo 46:8, 9).—1/12, páginas 4-7.
w07 15/12 pág. 16 párr. 4 “Estén firmes y vean la salvación de Jehová”
4. ¿Qué acontecimientos tienen que suceder todavía?
4 Todas las naciones de la Tierra se habrán aliado contra los siervos de Jehová. ¿Conseguirán acabar con
estos fieles cristianos? Pudiera parecer que sí. Sin embargo, los ejércitos celestiales al mando de Cristo Jesús se
encargarán de destruir a esos enemigos (Revelación 19:19-21). Y, por último, se arrojará al Diablo y sus ángeles
a un abismo simbólico donde no harán más daño. Ya no podrán engañar a la humanidad, pues permanecerán
atados por mil años. ¡Qué inmenso alivio significará eso para la gran muchedumbre de sobrevivientes!
(Revelación 7:9, 10, 14; 20:1-3.)
Capitulo 20.
w04 15/9 págs. 12-13 párrs. 13-14 “Sigan adquiriendo poder en el Señor”
13, 14. ¿Qué postura debemos mantener frente a la oposición de Satanás?
13 Pablo instó a sus hermanos en la fe a “estar firmes contra las maquinaciones del Diablo” (Efesios 6:11).
Claro está, nosotros no podemos destruir al Diablo y sus demonios. Dios ha encomendado esa misión a
Jesucristo (Revelación 20:1, 2). Pero hasta que Satanás sea eliminado, hemos de “estar firmes” para
no sucumbir a sus ataques.
14 El apóstol Pedro también subrayó la necesidad de permanecer firmes ante Satanás. “Mantengan su juicio,
sean vigilantes —escribió—. Su adversario, el Diablo, anda en derredor como león rugiente, procurando devorar
a alguien. Pero pónganse en contra de él, sólidos en la fe, sabiendo que las mismas cosas en cuanto a
sufrimientos van realizándose en toda la asociación de sus hermanos en el mundo.” (1 Pedro 5:8, 9.) De hecho,
el apoyo de nuestros hermanos espirituales es esencial para mantenernos firmes cuando el Diablo ataca como
un león rugiente.
w00 15/10 págs. 16-18 párrs. 7-8 Lo que el Reino de Dios hará
7, 8. ¿Cómo limpiará Dios la Tierra?
7 Tal como hizo con Canaán, pronto Dios limpiará toda la Tierra y se la dará a quienes hagan su voluntad. “Los
rectos son los que residirán en la tierra, y los exentos de culpa son los que quedarán en ella. En cuanto a los
inicuos, serán cortados de la mismísima tierra.” (Proverbios 2:21, 22.) Y el salmista afirma: “Solo un poco más de
tiempo, y el inicuo ya no será [...]. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su
deleite exquisito en la abundancia de paz” (Salmo 37:10, 11). Asimismo se hará que Satanás desaparezca de la
escena, a fin de que “no extrav[íe] más a las naciones hasta que se termin[e]n los mil años” (Revelación 20:1-3).
En efecto, “el mundo va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para
siempre” (1 Juan 2:17).
8 Jesús resumió con estas palabras la grandiosa esperanza de quienes desean vivir para siempre sobre este
planeta: “Felices son los de genio apacible, puesto que ellos heredarán la tierra” (Mateo 5:5). Es probable que
aludiera a la predicción del Salmo 37:29: “Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre
ella”. Sabía que el propósito divino era que las personas justas vivieran eternamente en un paraíso terrestre,
pues Jehová había dicho: “Yo mismo he hecho la tierra, a la humanidad y las bestias que están sobre la
superficie de la tierra por mi gran poder [...]; y la he dado a quien ha resultado recto a mis ojos darla” (Jeremías
27:5).
w00 15/10 pág. 11 párrs. 4-5 El Reino de Dios: el nuevo gobierno de la Tierra
4, 5. a) ¿Por qué es Jesús el más idóneo para ser Rey del Reino? b) ¿Qué comisión recibirá Jesús dentro
de poco?
4 El Primer Mandatario del Reino celestial, a las órdenes directas de Jehová, es el más idóneo: Cristo Jesús.
Antes de venir a la Tierra ya existía en el cielo; era la primera de las creaciones de Dios y su “obrero maestro”
(Proverbios 8:22-31). “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación; porque por medio de
él todas las otras cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra.” (Colosenses 1:15, 16.) Cuando Dios lo
envió a la Tierra, Jesús obedeció en todo momento Su voluntad. Aguantó la más difícil de las pruebas y murió fiel
a su Padre (Juan 4:34; 15:10).
5 Dios recompensó a Jesús por su lealtad hasta la muerte. Lo resucitó y le otorgó el derecho a ser Rey del
Reino celestial (Hechos 2:32-36). Como tal, Cristo Jesús recibirá de su Padre la grandiosa comisión de
capitanear a miríadas de poderosas criaturas espirituales que erradicarán de nuestro planeta la gobernación
humana y todo tipo de maldad (Proverbios 2:21, 22; 2 Tesalonicenses 1:6-9; Revelación [Apocalipsis] 19:11-21;
20:1-3). El Reino de Dios en las manos de Cristo será entonces la nueva autoridad gobernante, el único gobierno
sobre toda la Tierra (Revelación 11:15).
w00 15/1 pág. 12 párr. 14 “Manténganse alerta”
14. ¿Cómo se están cumpliendo hoy las palabras de Revelación 12:9 con respecto al Diablo, y qué le
sucederá pronto?
14 Segundo, vemos los efectos de que se haya echado del cielo a Satanás y sus demonios, en cumplimiento
de Revelación [Apocalipsis] 12:9. En ese texto leemos: “Hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente
original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a
la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él”. Este hecho ha resultado en un gran ay para la Tierra. En
realidad, la humanidad ha experimentado muchos ayes, particularmente desde 1914. Pero la profecía de
Revelación añade que cuando se echa al Diablo a la Tierra, este sabe que “tiene un corto espacio de tiempo”
(Revelación 12:12). Durante ese período, Satanás guerrea contra los seguidores ungidos de Cristo (Revelación
12:17). No hay duda de que hemos visto los efectos de esta lucha en nuestro tiempo. Sin embargo, pronto se
confinará a Satanás en el abismo para que no pueda ‘extraviar más a las naciones’ (Revelación 20:1-3).
w12 15/9 pág. 7 párr. 15 ¿Cómo llegará el fin de este mundo?
15. ¿Qué les sucederá a Satanás y a los demonios después del Armagedón?
15 En primer lugar, Satanás tendrá que presenciar de principio a fin cómo desaparece toda su organización en
la Tierra. Luego, él mismo recibirá su merecido. El apóstol Juan nos dice lo que ocurrirá (léase Revelación 20:1-
3). Jesucristo —el ángel que tiene “la llave del abismo”— prenderá a Satanás y sus demonios, los arrojará al
abismo y los mantendrá allí por mil años (Luc. 8:30, 31; 1 Juan 3:8). Esta será la etapa inicial del aplastamiento
de la cabeza de la serpiente (Gén. 3:15).
w04 15/12 pág. 30 ¿Recuerda usted?
¿Dónde estarán los demonios durante el Milenio?
Parece lógico concluir que, durante el Reinado Milenario de Cristo, serán abismados junto con Satanás
(Revelación 20:1-3). El que se magulle la cabeza de la serpiente, según se predice en Génesis 3:15, se cumple
en parte cuando se abisma a esta durante el Milenio. Su descendencia está compuesta de ángeles perversos, o
demonios. El hecho de que los espíritus malvados hayan demostrado temor al abismo indica que son
conscientes de su venidero encierro (Lucas 8:31).—15/11, páginas 30, 31.
w04 15/11 págs. 30-31 Preguntas de los lectores
¿Dónde estarán los demonios durante el Reinado Milenario de Cristo?
La Biblia no contesta esta pregunta de forma explícita. Sin embargo, podemos llegar a una conclusión lógica
respecto a dónde estarán los demonios durante el Reinado Milenario de Cristo.
El apóstol Juan nos da un anticipo de lo que sucederá al principio y al final de ese Milenio, al decir: “Vi a un
ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la
serpiente original, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años. Y lo arrojó al abismo, y lo cerró y lo selló
sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas
cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo” (Revelación [Apocalipsis] 20:1-3). Estos versículos solo
dicen que Satanás será abismado y que luego será desatado por un poco de tiempo. Aunque no se menciona a
los demonios, parece razonable concluir que cuando el ángel que tiene la llave del abismo, el glorificado
Jesucristo, prenda y abisme al Diablo, hará lo mismo con los demonios (Revelación 9:11).
Tras ser entronizado en el cielo en 1914, Jesucristo tomó una medida que tuvo un profundo efecto en Satanás
y en los demonios. Revelación 12:7-9 dice: “Estalló guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con el
dragón, y el dragón y sus ángeles [los demonios] combatieron, pero este no prevaleció, ni se halló ya lugar para
ellos en el cielo. De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado
Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles
fueron arrojados abajo con él”. Desde entonces, Satanás y sus demonios han sido confinados a la vecindad de la
Tierra. Es lógico suponer que cuando Jesucristo restrinja aún más la actividad del Diablo a fin de librar a la Tierra
de su malvada influencia, hará lo mismo con los demonios.
………………………………………………………………………………………………………………………….
Ahora bien, ¿será posible que Revelación 20:1-3 no mencione a los demonios porque serán destruidos en
Armagedón junto con la parte visible de la descendencia de Satanás? Según lo que dice la Biblia, esto no es
probable. Respecto al destino final de Satanás, señala: “El Diablo que los estaba extraviando fue arrojado al lago
de fuego y azufre, donde ya estaban tanto la bestia salvaje como el falso profeta; y serán atormentados día y
noche para siempre jamás” (Revelación 20:10). La bestia salvaje y el falso profeta son entidades políticas y
forman parte de la organización visible de Satanás (Revelación 13:1, 2, 11-14; 16:13, 14). Estas serán destruidas
en Armagedón, cuando el Reino de Dios aplaste y ponga fin a todos los reinos del mundo (Daniel 2:44). La Biblia
habla de un “fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41). Satanás y sus demonios serán
echados en el mismo “lago de fuego y azufre” que la bestia salvaje y el falso profeta en el sentido de que también
serán destruidos para siempre. Si la parte invisible y más poderosa de la descendencia de Satanás hubiera de
ser destruida en Armagedón, de seguro se habría dicho que los demonios ya estaban en ese lago simbólico junto
con la bestia salvaje y el falso profeta. El que no se los mencione en Revelación 20:10 indica que los demonios
no serán destruidos en Armagedón.
Dado que no se dice en concreto que los demonios sean arrojados en el abismo, tampoco se dice
específicamente que salgan de allí. Sin embargo, su destino es el mismo que el del Diablo. Después de que se
les suelte con Satanás y cooperen con él durante la prueba final de la humanidad al terminar los mil años,
también serán arrojados en el lago de fuego y así experimentarán la destrucción eterna (Revelación 20:7-9).
Por eso, aunque Revelación 20:1-3 solo dice que Satanás será prendido y arrojado en el abismo de
inactividad, podemos concluir lógicamente que sus ángeles también serán atados y abismados. No se permitirá
que ni el Diablo ni sus fuerzas demoníacas interfieran en el propósito de Dios de transformar la Tierra en un
paraíso y devolver a la humanidad la perfección durante el Reinado Milenario de Cristo.
w09 15/12 pág. 23 párrs. 16-17 Dios nos salva mediante el Mesías
16, 17. ¿Qué labores desempeña el Mesías desde su ascensión al cielo?
16 Durante todos los siglos que han pasado desde su resurrección, Jesús ha estado reinando sobre la
congregación cristiana y supervisando fielmente sus labores (Col. 1:13). Pero llegó el tiempo señalado para que
asumiera, además, sus funciones de Rey del Reino de Dios. Tanto las profecías bíblicas como los sucesos
mundiales confirman que fue en 1914 cuando comenzaron su presencia y “la conclusión del sistema de cosas”
(Mat. 24:3; Rev. 11:15). Poco después, Jesús y sus santos ángeles echaron del cielo a Satanás y sus demonios
(Rev. 12:7-10).
17 La obra de predicación y enseñanza que Jesús comenzó en el año 29 está llegando a su punto culminante.
Pronto él juzgará a la humanidad entera. A los mansos que lo hayan aceptado como el medio para la salvación
los invitará a heredar “el reino preparado para [ellos] desde la fundación del mundo” (Mat. 25:31-34, 41).
En cambio, a quienes lo hayan rechazado los destruirá cuando utilice a sus ejércitos celestiales para acabar con
la maldad. Entonces, Jesús atará a Satanás y lo arrojará junto con sus demonios “al abismo” (Rev. 19:11-14;
20:1-3).
w00 15/10 pág. 15 párr. 20 El Reino de Dios: el nuevo gobierno de la Tierra
20. ¿Cómo cumplirá el Reino el propósito de Dios?
20 La voluntad de Jehová se cumplirá sin falta en la Tierra (Isaías 14:24, 27; 55:11). Por medio de su Reino en
manos de Jesucristo, Dios vindicará (justificará o acreditará) por completo su derecho a ser nuestro Soberano. El
Reino acabará con la gobernación humana y demoníaca sobre este planeta, y solo él regirá desde los cielos
durante mil años (Romanos 16:20; Revelación 20:1-6). Ahora bien, ¿cómo se demostrará en ese tiempo la
superioridad de la gobernación de Jehová? ¿Y qué función tendrá el Reino una vez transcurridos los mil años?
Examinaremos estas preguntas en el siguiente artículo.
w00 15/3 págs. 13-14 párrs. 14-16 ‘Oh Dios, envía tu luz’
14-16. ¿Cómo influyó en nuestro modo de entender los capítulos 40 a 48 de Ezequiel una mejor
comprensión del templo espiritual?
14 En 1971 (en español en 1973) se publicó una explicación de la profecía de Ezequiel en el libro “Las
naciones sabrán que yo soy Jehová” ¿cómo? Uno de sus capítulos contenía un comentario breve sobre la visión
del templo de Ezequiel (Ezequiel, capítulos 40-48). En aquel momento la explicación se centró en cómo se
cumpliría la visión del templo de Ezequiel en el nuevo mundo (2 Pedro 3:13).
15 Sin embargo, dos artículos publicados en La Atalaya del 1 de junio de 1973 influyeron en nuestro modo de
entender la visión de Ezequiel. En estos se analizaba el gran templo espiritual de Dios que el apóstol Pablo
describió en el capítulo 10 de Hebreos. La Atalaya explicó que el compartimiento Santo y el patio interior del
templo espiritual tenían que ver con la condición de los ungidos mientras estaban en la Tierra. Cuando se
repasaron años después los capítulos 40 a 48 de Ezequiel, se entendió que tal como el templo espiritual está en
funcionamiento hoy, también debe estarlo el templo de la visión de Ezequiel. ¿En qué sentido?
16 En la visión de Ezequiel se muestra a los sacerdotes en los patios del templo sirviendo a las tribus
no sacerdotales. Estos sacerdotes representan claramente al “sacerdocio real”, los siervos ungidos de Jehová
(1 Pedro 2:9). Sin embargo, no oficiarán en el patio terrestre del templo durante todo el Reinado de Mil Años de
Cristo (Revelación 20:4). Durante la mayor parte de ese período, si no todo, los ungidos servirán a Dios en “el
cielo mismo”, el Santísimo del templo espiritual (Hebreos 9:24). Como se ve a los sacerdotes yendo y viniendo en
los patios del templo de Ezequiel, esa visión debe estar cumpliéndose hoy, mientras algunos de los ungidos
todavía están en la Tierra. Por ello, en el número del 1 de marzo de 1999 de esta revista se expuso una
explicación modificada sobre el particular. Así, hasta el mismo fin del siglo veinte, se ha arrojado luz espiritual
sobre la profecía de Ezequiel.
w10 15/8 pág. 29 párr. 5 ¿Quién puede librar a los que claman por ayuda?
5. ¿Qué revela el Salmo 72, y qué nos enseña lo que hizo Jesús en la Tierra?
5 Para comprender mejor las bendiciones que traerá el reinado de Jesús, el Salomón Mayor, veamos algunos
detalles del Salmo 72 (léase Salmo 72:1-4). Esa canción revela cómo ve Jehová el gobierno de su Hijo, el
“Príncipe de Paz” (Isa. 9:6, 7). Bajo la dirección de Dios, Cristo “[juzgará] a los afligidos del pueblo” y “[salvará] a
los hijos del pobre”. Su dominio se caracterizará por la paz y la justicia. De hecho, lo que él hizo cuando estuvo
en la Tierra nos permite formarnos una idea de todo lo que logrará el Reino de Mil Años (Rev. 20:4).
w10 15/3 pág. 25 párrs. 6-7 Un solo rebaño, un solo pastor
6, 7. ¿Quiénes forman “las doce tribus de Israel” mencionadas en Mateo 19:28 y Lucas 22:30?
6 Durante el Milenio, los 144.000 desempeñarán en el cielo las funciones de reyes, sacerdotes y jueces (Rev.
20:4). Ahora bien, ¿a quiénes juzgarán y gobernarán? En Mateo 19:28 y Lucas 22:30 vemos que es a “las doce
tribus de Israel”. En este caso, ¿a quiénes representa este grupo? Evidentemente, a todas las personas que
tienen la esperanza de vivir en la Tierra gracias a su fe en el sacrificio de Jesús, y no a la clase de reyes y
sacerdotes (recordemos que la tribu sacerdotal de Leví no se incluía entre las doce tribus). Aunque las personas
simbolizadas en este contexto por “las doce tribus” no son sacerdotes, se benefician espiritualmente de los
servicios sacerdotales de los 144.000. Y también forman parte del pueblo de Dios y gozan del amor y la
aprobación de Jehová. Con toda razón, se les asemeja al Israel de la antigüedad.
7 Lo anterior concuerda con una visión que tuvo el apóstol Juan en la que, antes de la gran tribulación, los
144.000 reciben el sello permanente. ¿Qué contempló acto seguido? Una “gran muchedumbre” procedente “de
todas las naciones” (Rev. 7:9). Esta innumerable multitud sobrevive a la gran tribulación y entra en el Reino
Milenario de Cristo. Pero no serán los únicos súbditos, pues se les unirán miles de millones de resucitados (Juan
5:28, 29; Rev. 20:13). Todos los súbditos terrestres forman “las doce tribus de Israel” que serán juzgadas por
Jesús y los 144.000 que reinarán con él (Hech. 17:31; 24:15; Rev. 20:12).
w06 15/2 pág. 22 párrs. 6-7 Se reúnen las cosas en los cielos y las cosas en la Tierra
6, 7. ¿Qué pacto especial hizo Jesús con sus hermanos engendrados por espíritu, y qué significado tiene
para ellos?
6 La noche en que Jesús instituyó la Conmemoración de su muerte, dijo a sus fieles apóstoles: “Ustedes son
los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; y yo hago un pacto con ustedes, así como mi
Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten
sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel” (Lucas 22:28-30). Jesús se refirió aquí a un pacto especial
con sus 144.000 hermanos engendrados por espíritu, que serían ‘fieles hasta la misma muerte’ y saldrían
‘vencedores’ (Revelación 2:10; 3:21).
7 Los miembros de este grupo limitado renuncian a toda esperanza de vivir para siempre en la Tierra como
personas de carne y hueso a fin de reinar con Cristo en el cielo, donde se sentarán en tronos para juzgar a la
humanidad (Revelación 20:4, 6). Examinemos ahora otras citas bíblicas que son aplicables únicamente a estos
cristianos ungidos y que muestran por qué las “otras ovejas” no participan de los emblemas de la
Conmemoración (Juan 10:16).
w12 1/9 pág. 16 ¿Qué pasará durante el Día del Juicio?
. ¿Cómo se hará justicia durante el Día del Juicio?
El primer hombre, Adán, se rebeló contra Jehová Dios. Por su culpa, todos sus descendientes pecan, sufren y
mueren (Romanos 5:12). A fin de corregir esa injusticia, Jesús resucitará a los miles de millones de personas que
han muerto. El libro bíblico de Revelación, o Apocalipsis, señala que eso ocurrirá durante el reinado de mil años
de Jesucristo. (Lea Revelación 20:4, 11, 12.)
Quienes resuciten serán juzgados, pero no según lo que hicieron antes de morir, sino según lo que hagan tras
revelarse la información de los rollos mencionados en el capítulo 20 de Revelación (Romanos 6:7). El apóstol
Pablo habló tanto “de justos como de injustos” para referirse a aquellos que volverán a la vida y tendrán la
oportunidad de aprender acerca de Dios. (Lea Hechos 24:15.)
w07 1/1 págs. 24-25 párrs. 17-18 “Serán ustedes completamente dichosos”
17, 18. a) ¿Qué indica que otros cristianos aparte de los ungidos se beneficiarán del sacrificio de Jesús?
b) ¿Quiénes se benefician hoy de la fiesta de las Cabañas antitípica, y cuándo alcanzará esta feliz
fiesta su momento culminante?
17 Es interesante notar que durante esta antigua fiesta se ofrecían 70 toros (Números 29:12-34). El número 70
representa a las 70 familias que descendieron de Noé, de las que procede toda la humanidad (Génesis 10:1-29).
Por lo tanto, el sacrificio de Jesús beneficiará a los fieles de toda la humanidad. En conformidad con este hecho,
la recolección se ha extendido en nuestros días para abarcar a personas de todas las naciones que manifiestan
fe en Jesús y abrigan la esperanza de vivir en una Tierra paradisíaca.
18 El apóstol Juan contempló en visión esta recolección moderna. Primero oyó el anuncio sobre el sellado de
los últimos miembros de los 144.000. Luego vio “una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar”, de
pie ante Jehová y Jesús, con “ramas de palmera en sus manos”. Estos “salen de la gran tribulación” y entran en
el nuevo mundo. También son simples residentes temporales en este viejo mundo, y anhelan confiados el día en
que se realicen las siguientes palabras: “El Cordero [...] los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida”.
Será entonces cuando “Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos” (Revelación 7:1-10, 14-17). La fiesta de
las Cabañas antitípica (es decir, la prefigurada por la fiesta original) alcanzará su momento culminante después
que finalice el Reinado de Mil Años de Cristo, cuando tanto a la gran muchedumbre como a los resucitados fieles
se les conceda la vida eterna (Revelación 20:5).
w00 15/11 págs. 11-12 párrs. 9-10 Los cristianos somos felices al prestar servicio
9, 10. ¿Cuáles son algunos aspectos del servicio público de los cristianos?
9 Ningún ser humano efectúa un servicio público tan excelso como el de Jesús. No obstante, cuando los
cristianos ungidos reciben su recompensa en el cielo, ocupan un puesto junto a él y colaboran en su servicio
público como reyes y sacerdotes celestiales (Revelación 20:6; 22:1-5). Sin embargo, los cristianos también
prestan servicio público en la Tierra, lo cual les causa mucho gozo. Por ejemplo, cuando escaseaban los
alimentos en Palestina, el apóstol Pablo llevó consigo los donativos que habían hecho los hermanos de Europa
para paliar los apuros de los cristianos judíos que vivían en Judea. Tales medidas constituían un servicio público
(Romanos 15:27; 2 Corintios 9:12). En la actualidad, los cristianos se complacen en realizar un servicio similar, al
ayudar con prontitud a los hermanos afligidos por catástrofes naturales u otras desgracias (Proverbios 14:21).
10 Pablo hizo mención de otro servicio público cuando escribió: “Aun si yo estoy siendo derramado como
libación sobre el sacrificio y servicio público a los cuales los ha conducido la fe, me alegro y me regocijo con
todos ustedes” (Filipenses 2:17). Sus arduas labores a favor de los filipenses constituían un servicio público
desempeñado con amor y diligencia. Hoy también existe un servicio público semejante, realizado especialmente
por los cristianos ungidos, quienes forman “el esclavo fiel y discreto”, que brinda a su debido tiempo el alimento
espiritual (Mateo 24:45-47). Son además, como colectividad, “un sacerdocio santo” encargado de “ofrecer
sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo” y declarar “en público las excelencias de aquel que
los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa” (1 Pedro 2:5, 9). Como Pablo, se regocijan por tener tales
privilegios, aunque impliquen ‘derramarse’ en el cumplimiento de sus deberes. Y sus compañeros de las “otras
ovejas” se les unen y los apoyan en la obra de anunciar a la humanidad quién es Jehová y cuáles son sus
propósitos (Juan 10:16; Mateo 24:14). ¡Qué grandioso servicio es este y cuánto alborozo les produce! (Salmo
107:21, 22.)
w00 15/10 págs. 11-12 párrs. 8-9 El Reino de Dios: el nuevo gobierno de la Tierra
8, 9. a) ¿De dónde se toma a los cogobernantes de Cristo? b) ¿Qué confianza nos inspira el gobierno de
Cristo y sus cogobernantes?
8 En el Reino celestial de Dios habrá otros gobernantes con Cristo Jesús. Revelación 14:1-4 predijo que
serían 144.000, “comprados de entre la humanidad” y resucitados en los cielos. Esta cifra se compone de
hombres y mujeres que sirvieron con humildad a Dios y al prójimo, en vez de esperar que se les sirviera. “Serán
sacerdotes de Dios y del Cristo, y reinarán con él por los mil años.” (Revelación 20:6.) Su número es mucho
menor que el de la “gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y
pueblos y lenguas”, la cual sobrevivirá al fin de este sistema. Sus miembros también rinden a Dios “servicio
sagrado día y noche”, pero no reciben la llamada celestial (Revelación 7:9, 15). En su condición de súbditos del
Reino celestial de Dios constituyen el núcleo de la nueva tierra (Salmo 37:29; Juan 10:16).
9 Jehová seleccionó para que gobernaran con Cristo en el cielo a personas fieles que sabían por experiencia
lo que es la vida y todos los problemas que conlleva. Prácticamente no hay situación en la que la gente se haya
encontrado que estos reyes y sacerdotes no hayan vivido también. Por consiguiente, su vida en la Tierra los hace
más aptos para regir a los seres humanos. El propio Jesús “aprendió la obediencia por las cosas que sufrió”
(Hebreos 5:8). El apóstol Pablo dijo de él: “No tenemos como sumo sacerdote a uno que no pueda condolerse de
nuestras debilidades, sino a uno que ha sido probado en todo sentido igual que nosotros, pero sin pecado”
(Hebreos 4:15). Es alentador saber que en el justo nuevo mundo de Dios, quienes gobiernen serán reyes y
sacerdotes amorosos y comprensivos.
w12 15/10 pág. 31 párrs. 17-18 Que su sí signifique sí
17, 18. ¿Qué glorioso futuro les aguarda a quienes procuran que su sí signifique sí?
17 A los siervos de Jehová que se esfuerzan por que su sí signifique sí les aguarda un futuro glorioso. Los
144.000 ungidos recibirán vida inmortal en los cielos, donde estarán con Jesús en su Reino y “reinarán con él por
los mil años” (Rev. 20:6). Además, incontables millones de personas más se beneficiarán del gobierno de Cristo
en un paraíso terrestre, donde él los ayudará a alcanzar la perfección física y mental (Rev. 21:3-5).
18 Si nos mantenemos fieles en la prueba que afrontaremos al final del Reinado de Mil Años de Jesús, nunca
más tendremos motivos para dudar de la palabra de nadie (Rev. 20:7-10). Todo sí significará sí y todo
no significará no. Quienes vivan en ese entonces imitarán a la perfección a nuestro amoroso Padre celestial,
Jehová, “el Dios de la verdad” (Sal. 31:5).
w09 15/2 págs. 4-5 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Revelación 20:11-15. ¿De quiénes son los nombres escritos en “el rollo [o “el libro”] de la vida”? Son
los nombres de todas las personas que tienen la perspectiva de recibir vida eterna: los cristianos ungidos, los
miembros de la gran muchedumbre y los fieles siervos de Dios que vuelvan a la vida cuando ocurra la
“resurrección [de los] justos” (Hech. 24:15; Rev. 2:10; 7:9). ¿Y qué hay de las personas que vuelvan a la vida
durante la “resurrección [de los] injustos”? Sus nombres solo se escribirán en “el rollo de la vida” si obedecen “las
cosas escritas en los rollos” de instrucciones que se abrirán durante el Milenio. Sin embargo, ninguno de esos
nombres se escribe de manera permanente desde el principio. Los de los ungidos quedan registrados
definitivamente una vez que mueren fieles (Rev. 3:5). Y los de las personas que vivirán en la Tierra, una vez que
hayan pasado la prueba final que tendrá lugar al acabar el Milenio (Rev. 20:7, 8).
w12 15/3 pág. 23 párr. 12 Regocijémonos en nuestra esperanza
12. ¿Qué espléndidos beneficios traerá a la humanidad la “revelación de los hijos de Dios”?
12 Durante el Reinado de Mil Años de Cristo, la “creación” humana experimentará un alivio extraordinario.
En ese período se producirá la “revelación de los hijos de Dios” en otro sentido: en su función de sacerdotes junto
con Cristo, aplicarán a la humanidad los beneficios del sacrificio redentor de Jesús. Bajo el Reino celestial, los
seres humanos obedientes irán dejando atrás los efectos del pecado y la muerte. Poco a poco serán liberados
“de la esclavitud a la corrupción”. Si durante los mil años se mantienen fieles a Jehová y superan la prueba final,
verán sus nombres escritos de forma permanente en “el rollo de la vida” y obtendrán “la gloriosa libertad de los
hijos de Dios” (Rev. 20:7, 8, 11, 12). ¡Qué esperanza tan grandiosa!
w04 1/11 pág. 13 párrs. 16-17 Los felices siervos de Jehová
16, 17. a) ¿Por qué se llama a los ungidos “hijos de Dios”, y cómo ‘ven a Dios’? b) ¿Cómo ‘ven a Dios’ las
“otras ovejas”? c) ¿Cómo y cuándo llegarán a ser las “otras ovejas” “hijos de Dios” en el sentido
pleno de la expresión?
16 La promesa que se hace a los pacíficos que son de corazón puro es que “se les llamará ‘hijos de Dios’” y
“verán a Dios”. Los cristianos ungidos son engendrados por espíritu y adoptados por Jehová como “hijos”
mientras aún viven en la Tierra (Romanos 8:14-17). Cuando resucitan para estar con Cristo en el cielo, sirven en
presencia de Dios y realmente lo ven (1 Juan 3:1, 2; Revelación 4:9-11).
17 Las pacíficas “otras ovejas” sirven a Jehová bajo el Pastor Excelente, Cristo Jesús, quien llega a ser su
“Padre Eterno” (Juan 10:14, 16; Isaías 9:6). Los que superen la prueba final después del Reinado Milenario de
Cristo serán adoptados por Jehová como hijos terrestres y “tendrá[n] la gloriosa libertad de los hijos de Dios”
(Romanos 8:21; Revelación 20:7, 9). En tanto llega ese momento, llaman Padre a Jehová, puesto que se
dedican a él y lo reconocen como Aquel que les da la vida (Isaías 64:8). Como Job y Moisés, pueden ‘ver a Dios’
con los ojos de la fe (Job 42:5; Hebreos 11:27). Con “los ojos de su corazón” y un conocimiento exacto de Dios,
perciben las maravillosas cualidades de Jehová y se esfuerzan por imitarlo haciendo Su voluntad (Efesios 1:18;
Romanos 1:19, 20; 3 Juan 11).
w05 1/5 pág. 20 párrs. 13-14 ¿Qué significa abrigar la esperanza de la resurrección?
13, 14. ¿Con qué propósito se libera a Satanás en la prueba final, y qué posibilidades se nos presentan a
cada uno de nosotros?
13 Satanás de nuevo tratará de descarriar a la humanidad cuando se le libere del abismo para la prueba final.
Según Revelación 20:7-9, las naciones que hayan sido extraviadas, es decir, los grupos de personas que hayan
caído presa de la perniciosa influencia del Diablo, serán sentenciadas a destrucción: “descend[erá] fuego del
cielo, y los devor[ará]”. Aquellos de los resucitados que se cuenten entre estas naciones también serán
destruidos, lo que significará que su resurrección habrá sido de juicio condenatorio. Por el contrario, los que
hayan permanecido íntegros recibirán el don de la vida eterna: su resurrección habrá sido “una resurrección de
vida” (Juan 5:29).
14 ¿Cómo nos reconforta aun ahora la esperanza de la resurrección? Es más, ¿qué hemos de hacer para
estar seguros de recibir sus beneficios en el futuro?
w00 15/10 pág. 19 párr. 14 Lo que el Reino de Dios hará
14. ¿Qué ocurrirá con los rebeldes cuando terminen los mil años?
14 Cuando terminen los mil años, Jehová permitirá a los seres humanos perfectos emplear su libre albedrío
para decidir a quién desean servir. La Biblia indica que “Satanás será soltado de su prisión”. De nuevo procurará
extraviar a la gente, y algunos optarán por independizarse de Dios. A fin de impedir que “la angustia [...] se
levant[e] una segunda vez”, Jehová aniquilará a Satanás, a sus demonios y a cuantos se rebelen contra Su
soberanía. Nadie podrá decir que los seres humanos que en ese entonces sufran destrucción eterna no tuvieron
una oportunidad, o que su mal proceder se debió a la imperfección. Eran perfectos como Adán y Eva, quienes
por voluntad propia se rebelaron contra la justa autoridad de Jehová (Revelación 20:7-10; Nahúm 1:9).
w09 15/4 pág. 32 párrs. 19-20 Valoremos el papel de Jesús, el David y el Salomón Mayor
19, 20. ¿Qué motivos tenemos para estar alegres?
19 Pero el futuro que nos espera es aún mejor. Bajo el reinado de Jesús, los seres humanos obedientes
disfrutarán de paz absoluta. Poco a poco irán librándose de “la esclavitud a la corrupción” hasta alcanzar la
perfección (Rom. 8:21). Después de pasar la última prueba al final del Reinado Milenario, “los mansos mismos
poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz” (Sal. 37:11; Rev.
20:7-10). No hay duda alguna: el reinado de Jesucristo superará al de Salomón de una manera que no podemos
siquiera imaginar.
20 Bajo el gobierno de Cristo seremos felices, tal como lo fue el pueblo de Israel bajo la guía de Moisés, David
y Salomón (1 Rey. 8:66). Sin duda alguna, nos sentimos sumamente agradecidos a Jehová por habernos dado a
su Hijo unigénito: el Moisés, el David y el Salomón Mayor.
w01 15/11 pág. 20 párr. 22 Jehová es nuestro refugio ***
22. ¿Quiénes ‘verán la salvación por Jehová’?
22 Seamos cristianos ungidos o sus compañeros dedicados, confiamos en que Dios nos salve. Durante el “día
de Jehová, grande e inspirador de temor”, él salvará a los que le sirven con lealtad (Joel 2:30-32). Quienes
compongamos la “gran muchedumbre” de sobrevivientes que entrará en el nuevo mundo de Dios y
permanezcamos fieles durante la prueba final ‘seremos satisfechos con largura de días’, vida sin fin. Además,
Jehová resucitará a multitud de personas (Revelación 7:9; 20:7-15). Él se complacerá en gran manera en
‘hacernos ver la salvación’ mediante Jesucristo (Salmo 3:8). Con perspectivas tan extraordinarias ante nosotros,
sigamos procurando la ayuda de Dios a fin de contar nuestros días para su gloria. Y continuemos demostrando
de palabra y obra que él es nuestro refugio.
w02 15/12 pág. 30 ¿Recuerda usted?
¿Da a entender Revelación (Apocalipsis) 20:8 que Satanás extraviará a una enorme cantidad de personas
en la prueba final?
Este versículo dice que los extraviados serán “como la arena del mar”. En la Biblia, esta expresión suele referirse
a un número desconocido, que no tiene necesariamente que ser enorme. La descendencia de Abrahán, que
llegaría a ser “como los granos de arena que hay en la orilla del mar”, constó de 144.000 personas, aparte de
Jesús (Génesis 22:17; Revelación 14:1-4).—1/12, página 29.
w02 1/12 pág. 29 Preguntas de los lectores
¿Debemos concluir, por lo que dice Revelación [Apocalipsis] 20:8, que Satanás extraviará a una gran
cantidad de personas durante la prueba final?
Revelación 20:8 se refiere al ataque final de Satanás contra las personas que vivan en la Tierra al final de la
gobernación de mil años del Reino mesiánico. Aludiendo a Satanás, el versículo dice: “Saldrá a extraviar a
aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra.
El número de estos es como la arena del mar”.
A pesar de los adelantos en los métodos e instrumentos científicos, la cantidad de “arena del mar” sigue
siendo una cifra desconocida. Por eso puede decirse que dicha expresión representa un número desconocido e
indeterminado. Pero ¿da a entender que es una cantidad inmensa, abrumadora y astronómica, o simplemente
una cantidad desconocida, pero considerable?
La expresión “como la arena del mar” se emplea en la Biblia de diversas maneras. Por ejemplo, en Génesis
41:49 leemos: “José continuó amontonando grano en grandísima cantidad, como la arena del mar, hasta que por
fin cesaron de contarlo, porque era sin número”. Aquí se recalca que el grano era incontable. De igual modo,
Jehová declaró: “Tal como no puede contarse el ejército de los cielos, ni medirse la arena del mar, así
multiplicaré la descendencia de David mi siervo”. Tan cierto como que las estrellas del cielo y la arena del mar
son incontables, así de seguro es que Jehová cumplirá su promesa a David (Jeremías 33:22).
A menudo, la expresión “la arena del mar” se refiere a algo que es grande e impresionante en cantidad o
tamaño. Los israelitas que se hallaban en Guilgal estaban muy preocupados por el ejército filisteo que se
encontraba en Micmash, pues era “como los granos de arena que están a la orilla del mar por multitud”
(1 Samuel 13:5, 6; Jueces 7:12). Y “Dios continuó dando a Salomón sabiduría y entendimiento en medida
sumamente grande, y una anchura de corazón, como la arena que está sobre la orilla del mar” (1 Reyes 4:29).
Aunque en ambos casos la cantidad era considerable, tenía un límite.
“La arena del mar” también puede referirse a un número desconocido, sin dar a entender que sea inmenso.
Jehová dijo a Abrahán: “Yo de seguro te bendeciré y de seguro multiplicaré tu descendencia como las estrellas
de los cielos y como los granos de arena que hay en la orilla del mar” (Génesis 22:17). Cuando Jehová repitió
esta promesa a Jacob, nieto de Abrahán, utilizó la expresión “las partículas de polvo de la tierra”, a la cual Jacob
luego aludió como “los granos de arena del mar” (Génesis 28:14; 32:12). Como bien sabemos ahora, la
“descendencia” de Abrahán, aparte de Jesucristo, se compone de 144.000 personas, a quienes Jesús llamó el
“rebaño pequeño” (Lucas 12:32; Gálatas 3:16, 29; Revelación 7:4; 14:1, 3).
¿Qué aprendemos de estos ejemplos? Que la expresión “como la arena del mar” no siempre significa una
cantidad infinita y astronómica; tampoco se emplea siempre para describir algo de tamaño inmenso o sumamente
grande. Con frecuencia representa un número desconocido, pero bastante grande. Por lo tanto, es razonable
creer que la multitud rebelde que apoyará a Satanás en su ataque final contra el pueblo de Dios no será enorme
o inmensa, sino de proporciones considerables, lo suficientemente grande como para representar una amenaza.
No obstante, el número todavía se desconoce.
w07 15/3 pág. 27 párr. 6 Los demonios: cómo oponernos a ellos
6. ¿Cómo engañan los demonios a la gente?
6 Desde que los ángeles malignos perdieron “su posición original”, han sido los secuaces demoníacos de
Satanás y han colaborado con él en sus malvados fines. A partir de entonces, los demonios ya no han tenido la
facultad de materializar cuerpos humanos. Sin embargo, sí pueden inducir a hombres y mujeres a cometer toda
clase de perversiones sexuales. Y también engañan a la gente de manera más directa mediante el espiritismo,
haciendo que recurran a la hechicería, el vudú o los médiums, entre otras cosas (Deuteronomio 18:10-13;
2 Crónicas 33:6). El destino de los demonios es el mismo que el del Diablo: serán aniquilados para siempre
(Mateo 25:41; Revelación 20:10). Pero mientras tanto, tenemos que oponernos firmemente a ellos. Por eso nos
conviene analizar cuánto poder tiene Satanás y cómo resistir sus ataques y los de sus demonios.
w09 15/12 págs. 23-24 párrs. 18-19 Dios nos salva mediante el Mesías
18, 19. ¿Qué logrará el Mesías, y cómo beneficiará su labor a la humanidad obediente?
18 Durante su Reinado Milenario, Jesús hará honor a los títulos que ha recibido, tales como “Maravilloso
Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Isa. 9:6, 7). Bajo su mandato, llegarán a ser perfectos
todos los seres humanos, entre ellos los resucitados (Juan 5:26-29). El Mesías guiará a las personas obedientes
a “fuentes de aguas de vida”, lo cual les permitirá disfrutar de una relación pacífica con Jehová (léase Revelación
7:16, 17). En cambio, dará un golpe de muerte en la cabeza a la “serpiente” cuando, después de una prueba
final, Satanás y sus demonios sean arrojados al “lago de fuego y azufre” junto con los rebeldes (Rev. 20:10).
19 No cabe duda: Jesús desempeña a la perfección sus funciones como Mesías. Gracias a ello, la Tierra será
el hogar paradisíaco de la humanidad redimida, la cual gozará por siempre de perfecta salud y felicidad. Además,
el nombre de Jehová habrá quedado limpio de toda acusación y se habrá vindicado plenamente su derecho a
gobernar el universo. ¡Qué brillante futuro les espera a quienes obedezcan al Ungido de Jehová!
w10 15/1 pág. 13 párrs. 6-7 Demostremos que somos cristianos de verdad
6, 7. ¿Qué otra diferencia hay entre los verdaderos cristianos y los falsos?
6 Jesús dijo: “También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para
esto fui enviado” (Luc. 4:43). ¿Por qué eligió el Reino como tema central de su ministerio? Porque sabía que él
sería el Rey de dicho gobierno y que, con la colaboración de los ungidos resucitados, eliminaría a los causantes
del sufrimiento de la humanidad: Satanás y el pecado (Rom. 5:12; Rev. 20:10). Por eso mandó a sus discípulos a
proclamar el Reino hasta que llegara el fin (Mat. 24:14). Los miembros de la cristiandad no llevan a cabo esta
labor ni pueden hacerlo. ¿Por qué? Al menos por tres razones. La primera, porque no pueden hablar de lo que
no entienden. La segunda, porque carecen en su mayoría de la humildad y el valor necesarios para afrontar la
hostilidad y las burlas que suscita el mensaje (Mat. 24:9; 1 Ped. 2:23). Y la tercera, porque no cuentan con el
espíritu de Jehová (Juan 14:16, 17).
7 Por otro lado, los verdaderos discípulos de Cristo sí comprenden qué es el Reino de Dios y qué logrará. Por
eso le dan el primer lugar en su vida y lo anuncian por todo el mundo con la ayuda del espíritu santo (Zac. 4:6).
¿Qué puede decirse de cada uno de nosotros? ¿Participamos en el ministerio con regularidad? ¿Tratamos de
dedicarle más tiempo o de ser más eficaces? Y, dado que “la palabra de Dios es viva, y ejerce poder”, ¿nos
esforzamos por emplear mejor las Escrituras? Si así lo hacemos, estaremos imitando a Pablo, quien solía usarlas
al razonar con sus oyentes (Heb. 4:12; Hech. 17:2, 3).
w08 15/9 pág. 9 párrs. 10-11 Jehová es nuestro Libertador
10, 11. ¿Qué es incapaz de hacer el hombre ante la muerte? Pero ¿qué puede hacer Jehová?
10 Pensemos en lo siguiente: el hombre no puede escapar de las garras de la muerte, pues nadie puede
“proveer a su alma escape de la mano del Seol”, el sepulcro común de la humanidad (Sal. 89:48). ¿Y Jehová?
¿Puede él librarnos de la muerte? Una hermana que sobrevivió al terror nazi recuerda lo que le dijo su madre,
que era Testigo, para consolarla por la muerte de varios seres queridos en los campos de concentración: “Si la
muerte mantuviera a la humanidad atada a perpetuidad, sería más fuerte que Dios, ¿verdad?”. Y es imposible
que la muerte sea más fuerte que el Dios todopoderoso, la Fuente misma de la vida (Sal. 36:9). Todos los que se
hallan en el Seol, o Hades, están en su memoria, y a todos ellos sin excepción él liberará de su cautiverio (Luc.
20:37, 38; Rev. 20:11-14).
11 Pero aun hoy Jehová está actuando a favor de sus siervos fieles. Veamos tres maneras en las que
demuestra ser un verdadero Libertador para nosotros.
w03 15/1 págs. 12-13 párrs. 13-14 ¿Realmente tiene fe en las buenas nuevas?
13, 14. ¿Cómo nos ayuda la fe a soportar el pesar?
13 Con realismo, las Escrituras muestran que es natural apenarse cuando fallece un ser querido. El fiel
patriarca Abrahán lloró la pérdida de su amada esposa, Sara (Génesis 23:2). David se sintió desconsolado al
enterarse de que su hijo Absalón había perecido (2 Samuel 18:33). Incluso Jesús, que era perfecto, cedió a las
lágrimas por la muerte de su amigo Lázaro (Juan 11:35, 36). El dolor de perder a un ser querido puede ser casi
insoportable, pero la fe en las promesas de la Palabra de Dios nos ayudará a sobrellevarlo.
14 Pablo afirmó: “Tengo esperanza en cuanto a Dios [...] de que va a haber resurrección así de justos como de
injustos” (Hechos 24:15). Hemos de tener fe en que Dios levantará a la vida a multitudes de personas (Juan
5:28, 29). Entre ellas estarán Abrahán y Sara, Isaac y Rebeca, Jacob y Lea... todos los que ahora duermen en la
muerte a la espera de su resurrección en el nuevo mundo de Dios (Génesis 49:29-32). ¡Qué gozo se producirá
cuando los seres queridos despierten del sueño de la muerte para vivir aquí en la Tierra! (Revelación
[Apocalipsis] 20:11-15.) Mientras tanto, la fe no nos quitará completamente el dolor, pero nos mantendrá cerca
de Dios, quien nos ayuda a soportarlo (Salmo 121:1-3; 2 Corintios 1:3).
w09 15/3 pág. 12 párrs. 8-9 No pierda de vista el premio
8, 9. a) Durante el Milenio, ¿qué pasará con los efectos del pecado heredado? b) ¿Qué se tomará como
base para juzgar a los resucitados?
8 Quienes resuciten no serán juzgados por los pecados que cometieron antes de morir, pues si así fuera,
estarían condenados a morir de nuevo (Rom. 6:7). Durante el Milenio, se aplicarán los méritos del sacrificio de
Cristo a los súbditos leales del Reino y, poco a poco, se irán borrando los efectos del pecado heredado hasta que
la humanidad obediente alcance la perfección (Rom. 8:21). El Señor Soberano Jehová “realmente se tragará a la
muerte para siempre, y [...] limpiará las lágrimas de todo rostro” (Isa. 25:8). Además, la Palabra de Dios dice que
se abrirán ciertos rollos, lo que indica que se dará nueva información a quienes vivan en ese entonces (Rev.
20:12). Según vaya transformándose la Tierra en un paraíso, “justicia es lo que [sus] habitantes [...] aprende[rán]”
(Isa. 26:9).
9 Lo que se tomará como base para juzgar a los resucitados no será el pecado heredado, sino lo que ellos
mismos decidan hacer. Cuando Revelación 20:12 dice que “los muertos fueron juzgados de acuerdo con las
cosas escritas en los rollos según sus hechos”, se refiere a hechos posteriores a su resurrección. ¡Qué
extraordinario ejemplo de justicia, misericordia y amor de parte de Dios! Lo que es más, las experiencias
dolorosas que vivieron los resucitados en este mundo malvado “no serán recordadas, ni subirán al corazón” (Isa.
65:17). Recibirán nuevas y animadoras instrucciones, su vida estará llena de alegrías y ya no sentirán la angustia
del pasado (Rev. 21:4). Eso mismo ocurrirá con la “gran muchedumbre” que sobrevivirá al Armagedón (Rev. 7:9,
10, 14).
w05 1/5 págs. 18-19 párrs. 5-6 ¿Qué significa abrigar la esperanza de la resurrección?
5, 6. ¿Qué revela la visión que el apóstol Juan describió en Revelación 20:12, 13?
5 En una visión acerca de los acontecimientos que ocurrirían durante el Reinado Milenario de Jesucristo, el
apóstol Juan presencia cómo tiene lugar la resurrección terrestre. Informa: “Vi a los muertos, los grandes y los
pequeños [...]. Y el mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que
había en ellos” (Revelación 20:12, 13). Todos aquellos que hayan quedado en el Hades (o Seol), la sepultura
común de la humanidad, serán liberados sea cual sea su rango o posición: “grandes” o “pequeños”. Los que
perecieron en el mar también volverán a la vida. Este maravilloso acontecimiento es parte del propósito de
Jehová.
6 El reinado de mil años de Cristo comienza con el acto de prender y abismar a Satanás. Este no podrá
extraviar a ninguno de los resucitados ni de los supervivientes de la gran tribulación, pues durante este tiempo
estará sumido en un estado de inactividad (Revelación 20:1-3). Quizás mil años nos parezcan una eternidad,
pero a los ojos de Jehová son “como un día” (2 Pedro 3:8).
w05 1/5 pág. 19 párr. 7 ¿Qué significa abrigar la esperanza de la resurrección?
7. ¿Cuál será la base para juzgar a los resucitados durante el Reinado Milenario de Cristo?
7 Según las palabras de Juan, el Reinado Milenario de Cristo será una época de juicio, pues escribió: “Vi a los
muertos, los grandes y los pequeños, de pie delante del trono, y se abrieron rollos. Pero se abrió otro rollo; es el
rollo de la vida. Y los muertos fueron juzgados de acuerdo con las cosas escritas en los rollos según sus
hechos. [...] Y fueron juzgados individualmente según sus hechos” (Revelación 20:12, 13). Tengamos en cuenta
que no se juzga a los resucitados en función de lo que han hecho o han dejado de hacer antes de morir
(Romanos 6:7). Notemos que se hace mención de “rollos” que han de abrirse. De manera que serán las obras
que realice cada persona después de conocer el contenido de estos rollos las que proporcionarán la base para
decidir si su nombre quedará escrito en “el rollo de la vida” o no.
w06 15/2 pág. 25 párr. 16 Se reúnen las cosas en los cielos y las cosas en la Tierra
16. ¿Quiénes están incluidos en “las cosas en la tierra”, y cómo tendrán todos ellos la oportunidad de
llegar a ser “hijos de Dios”?
16 El sellado final de los 144.000 despejará el camino para que soplen los “vientos” de la destrucción contra el
perverso sistema de cosas terrestre de Satanás (Revelación 7:1-4). Durante el Reinado Milenario de Cristo y sus
asociados que sirven de reyes y sacerdotes, se unirá a la gran muchedumbre un número incalculable de
resucitados (Revelación 20:12, 13). Estos tendrán la oportunidad de llegar a vivir para siempre en la Tierra bajo
el dominio del Rey Mesiánico, Cristo Jesús. Cuando se cumplan los mil años, todas “las cosas en la tierra” serán
sometidas a una prueba final, y a los fieles se les adoptará como “hijos [terrestres] de Dios” (Efesios 1:10;
Romanos 8:21; Revelación 20:7, 8).
w08 15/1 pág. 28 párr. 16 Considerados dignos de ser guiados a fuentes de aguas de vida
16. De acuerdo con las profecías bíblicas, ¿qué ocurrirá durante el Día del Juicio?
16 En algún momento del Día del Juicio se abrirán rollos que, junto con la Biblia, servirán de base para juzgar a
todos los que vivan en la Tierra. De este modo se determinará si son dignos de recibir la vida eterna (léase
Revelación 20:12, 13). Durante el Día del Juicio, todos los habitantes de la Tierra tendrán suficiente tiempo para
demostrar de qué lado están en la cuestión de la soberanía universal. Cada uno tendrá que decidir si apoyará al
Reino de Dios y permitirá que el Cordero lo guíe a “fuentes de aguas de vida” o si, por el contrario, se opondrá al
Reino y se negará a someterse a él (Rev. 7:17; Isa. 65:20). Para el fin de ese día, toda persona habrá tenido la
oportunidad de tomar su propia decisión, libre de la influencia del pecado heredado y de un mundo perverso.
Nadie podrá decir que el juicio final de Jehová haya sido injusto. Solo los malvados serán destruidos para
siempre (Rev. 20:14, 15).
w12 15/7 pág. 28 párrs. 4-5 Jehová reúne a su familia
4, 5. ¿En qué consiste la segunda fase del programa de la administración mencionada en Efesios 1:10?
4 En la segunda fase se prepara a los que vivirán en el Paraíso terrestre como súbditos del Reino mesiánico
de Cristo. La parte inicial de ese grupo la compone la “gran muchedumbre” (Rev. 7:9, 13-17; 21:1-5). Y durante el
Reinado Milenario se les unirán miles de millones de resucitados (Rev. 20:12, 13). ¡Qué magnífica oportunidad
nos brindará la resurrección para demostrar aún más nuestra unidad! Al final de los mil años, “las cosas en la
tierra” serán sometidas a una prueba final, y los que permanezcan fieles serán adoptados como “hijos de Dios”
que habitarán este planeta (Rom. 8:21; Rev. 20:7, 8).
5 Hoy día están avanzando las dos fases: la celestial y la terrestre. Pero ¿cómo podemos colaborar
personalmente con la administración de Dios?
Capitulo 21.
w10 15/7 pág. 3 párr. 3 ¿Qué revelará el día de Jehová?
3. ¿Qué son “los cielos” de 2 Pedro 3:10, y cómo será su desaparición?
3 A veces, la Biblia llama “cielos” a los gobiernos, pues también ocupan una posición elevada, en su caso
sobre los ciudadanos (Isa. 14:13, 14; Rev. 21:1, 2). “Los cielos [que] pasarán” simbolizan a los gobiernos del
mundo alejado de Dios. ¿Por qué se dice que se irán con un intenso “ruido de silbido” o, según otra versión, con
“un ruido ensordecedor”? Probablemente porque su destrucción será muy rápida.
w00 15/8 pág. 30 ¿Recuerda usted?
¿Por qué podemos estar seguros de que el cumplimiento de la profecía acerca de “nuevos cielos y una
nueva tierra” de Isaías 65:17-19 implica más que el regreso de los judíos del cautiverio?
Porque los apóstoles Pedro y Juan, al escribir en el siglo primero, señalaron a un cumplimiento futuro, que
implica bendiciones que aún no se han recibido (2 Pedro 3:13; Revelación [Apocalipsis] 21:1-4).—15/4,
páginas 10-12.
w08 15/6 págs. 11-12 párr. 2 Virtudes que debemos perseguir
2. a) ¿Qué objetivo ha puesto Dios delante de algunos cristianos? b) ¿Qué oportunidad brinda Jehová al
resto de los cristianos de la actualidad?
2 Pero además de perseguir físicamente a alguien, también es posible perseguir objetivos o metas. Pablo, por
ejemplo, escribió: “Prosigo hacia [literalmente, “persigo”] la meta para el premio de la llamada hacia arriba por
Dios mediante Cristo Jesús” (Fili. 3:14). La Biblia muestra que 144.000 cristianos ungidos —entre ellos Pablo—
recibirán el premio de la vida celestial y reinarán sobre la Tierra junto con Jesús durante el Milenio. ¡Qué
maravilloso objetivo ha puesto Dios delante de estos hombres y mujeres! No obstante, la inmensa mayoría de los
cristianos de la actualidad persiguen una meta distinta: vivir para siempre con salud perfecta en un paraíso
terrestre. En su gran amor, Jehová les brinda esta oportunidad que Adán y Eva perdieron (Rev. 7:4, 9; 21:1-4).
w00 15/4 pág. 12 párrs. 19-22 Se hacen nuevas todas las cosas, como estaba predicho
19. ¿En qué marco se refiere el libro de Revelación a unos ‘nuevos cielos y una nueva tierra’ venideros?
20. ¿Qué importante cambio nos espera, según Revelación 21:1?
21, 22. ¿Qué bendiciones nos asegura Juan, y qué significa el que se limpien las lágrimas?
19 Pero vayamos un poco más allá. Hemos examinado el uso de la expresión “nuevos cielos y una nueva
tierra” en dos casos: el capítulo 65 de Isaías y el capítulo 3 de 2 Pedro. Dirijámonos ahora al capítulo 21 de
Revelación, donde se repite esta expresión en la Biblia. En esta ocasión también nos será útil conocer el marco.
Dos capítulos antes, en el 19 de Revelación, se describe una guerra con un vívido simbolismo, pero no una
guerra entre dos naciones hostiles. En un lado de este conflicto está “La Palabra de Dios”, título que, como
probablemente sepa, se refiere a Jesucristo (Juan 1:1, 14). Él está en el cielo, y esta visión lo representa
acompañado de sus ejércitos celestiales. ¿Contra quién guerrean? El capítulo menciona a “reyes”, “comandantes
militares” y gente de diferente rango, “pequeños y grandes”. Esta batalla está relacionada con el venidero día de
Jehová, cuando se destruirá la maldad (2 Tesalonicenses 1:6-10). El siguiente capítulo, Revelación 20, empieza
describiendo cómo se quita de en medio a “la serpiente original, que es el Diablo y Satanás”. Conocido el
contexto, centrémonos ahora en el capítulo 21 de Revelación.
20 El apóstol Juan empieza con las emocionantes palabras: “Vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el
cielo anterior y la tierra anterior habían pasado, y el mar ya no existe”. Según lo que hemos visto en Isaías 65 y
2 Pedro 3, podemos estar seguros de que esas palabras no indican que los cielos literales y nuestro planeta
Tierra con sus mares vayan a ser reemplazados. Como muestran esos dos capítulos, lo que desaparecerá será
la gente malvada y sus gobiernos, incluido el gobernante invisible, Satanás. De modo que lo que se promete aquí
es un nuevo sistema de cosas para las personas que viven en la Tierra.
21 Esta idea se hace innegable a medida que examinamos más a fondo la maravillosa profecía. El versículo 3
termina hablando del tiempo en el que Dios estará con la humanidad y dirigirá su benefactora atención a la gente
que haga su voluntad (Ezequiel 43:7). Juan continúa en los versículos 4 y 5: “[Jehová Dios] limpiará toda lágrima
de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han
pasado. Y Aquel que estaba sentado en el trono dijo: ‘¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas’. También dice:
‘Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas’”. ¡Qué profecía más alentadora!
22 Pause para saborear lo que la Biblia predice en este pasaje. ‘Dios limpiará toda lágrima de sus ojos.’ Esto
no puede referirse a las lágrimas naturales que lubrican nuestros sensibles ojos ni a las lágrimas de gozo. No, las
lágrimas que Dios limpiará son las causadas por el sufrimiento, el pesar, la desilusión, el dolor y la agonía.
¿Cómo podemos estar seguros? Pues bien, esta extraordinaria profecía de Dios relaciona el hecho de que se
limpien las lágrimas con el que no haya más ‘muerte, lamento, clamor ni dolor’ (Juan 11:35).
w00 1/4 pág. 15 párr. 13 Prestemos atención a la palabra profética de Dios
13. a) ¿Por qué podemos estar seguros de que el Lucero ya se ha levantado? b) ¿Por qué pueden los
cristianos aguantar las condiciones difíciles que Jesús predijo para nuestro día?
13 El Lucero ya se ha levantado. Podemos estar seguros de ello si prestamos atención a la gran profecía de
Jesús con relación a su presencia, cuyo cumplimiento constatamos en acontecimientos tales como guerras sin
precedentes, hambres, terremotos y la predicación mundial de las buenas nuevas (Mateo 24:3-14). Aunque las
difíciles condiciones que Jesús predijo también nos afectan a nosotros como cristianos, podemos aguantarlas
con paz y gozo de corazón. ¿Por qué? Porque prestamos atención a la palabra profética de Dios y tenemos fe en
lo que él promete para el futuro. Sabemos que estamos en el umbral de los mejores tiempos porque nos
hallamos muy adentrados en “el tiempo del fin” (Daniel 12:4). El mundo se encuentra en la desesperada situación
que se predijo en Isaías 60:2: “¡Mira!, la oscuridad misma cubrirá la tierra, y densas tinieblas a los grupos
nacionales”. ¿Cómo puede alguien dirigir sus pasos en medio de esta oscuridad? Prestando atención
humildemente a la palabra profética de Dios ahora, antes de que sea demasiado tarde. La gente de corazón
sincero tiene que volverse a Jehová Dios, Fuente de vida y luz (Salmo 36:9; Hechos 17:28). Solo así puede
conseguirse verdadero esclarecimiento y la esperanza de disfrutar del futuro maravilloso que Dios se ha
propuesto para la humanidad obediente (Revelación 21:1-5).
w09 15/2 pág. 5 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Lecciones para nosotros:
21:1-6. Podemos tener plena certeza de que las maravillosas promesas relacionadas con el Reino se harán
realidad. ¿Por qué? Porque la Biblia habla de ellas como si ya se hubieran cumplido. En Revelación leemos:
“¡Han acontecido!”.
w03 15/2 pág. 19 párr. 9 ¿Qué significa para usted la Cena del Señor?
9. ¿Cómo se aclaró la identidad de la “gran muchedumbre” en 1935, y qué efecto tuvo ello en algunos
que habían estado participando de los emblemas de la Conmemoración?
9 Con el tiempo, la organización de Jehová empezó a centrar la atención en otras personas aparte de los
seguidores ungidos de Cristo. A mediados de la década de 1930 tuvo lugar un notable suceso al respecto. Antes
de esa fecha, el pueblo de Dios creía que los miembros de la “gran muchedumbre” mencionada en Revelación
7:9 componían una clase espiritual secundaria que se juntaría en el cielo con los 144.000 ungidos resucitados,
como si fueran damas de honor o compañeras de la novia de Cristo (Salmo 45:14, 15; Revelación 7:4; 21:2, 9).
Pero el 31 de mayo de 1935, en un discurso pronunciado en una asamblea de los testigos de Jehová celebrada
en Washington, D.C. (EE.UU.), se explicó con las Escrituras que la “gran muchedumbre” se refiere a las “otras
ovejas” que viven durante el tiempo del fin (Juan 10:16). Después de aquella asamblea, algunos que
anteriormente habían participado de los emblemas de la Conmemoración dejaron de hacerlo, pues
comprendieron que su esperanza era terrenal y no celestial.
w00 15/11 págs. 13-14 párr. 15 Los cristianos somos felices al prestar servicio
15. ¿En dónde prestan servicio sagrado los miembros de la gran muchedumbre, y qué efecto tiene en
ellos esta bendición?
15 Por esta razón, los miembros de la gran muchedumbre aparecen “de pie delante del trono y delante del
Cordero, vestidos de largas ropas blancas”. Además, “están delante del trono de Dios; y le están rindiendo
servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos”
(Revelación 7:9, 15). En Israel, los prosélitos daban culto a Jehová en el atrio exterior del templo de Salomón. Del
mismo modo, la gran muchedumbre lo adora en el atrio exterior del templo espiritual. Sienten gran gozo al
servirle allí (Salmo 122:1). Continuarán dándole servicio sagrado, como parte de su pueblo, aun después de que
el último de sus compañeros ungidos haya recibido su herencia celestial (Revelación 21:3).
w03 15/1 págs. 13-14 párrs. 18-19 ¿Realmente tiene fe en las buenas nuevas?
18, 19. ¿Cómo nos ayuda la fe a soportar las enfermedades y a consolar a los hermanos que están
enfermos?
18 Una enfermedad grave que padezcamos nosotros o algún ser querido podría someter nuestra fe a una dura
prueba. Aunque en la Biblia no hay constancia de que cristianos como Epafrodito, Timoteo y Trófimo se curaran
milagrosamente, no cabe duda de que Jehová los ayudó a sobrellevar sus dolencias (Filipenses 2:25-30;
1 Timoteo 5:23; 2 Timoteo 4:20). Además, con respecto a “cualquiera que obra con consideración para con el de
condición humilde”, el salmista aseguró: “Jehová mismo lo sustentará sobre un diván de enfermedad; ciertamente
cambiarás toda su cama durante su enfermedad” (Salmo 41:1-3). ¿Cómo nos ayudan estas palabras a consolar
a los hermanos que están enfermos?
19 Un modo de animar espiritualmente a los enfermos es orar con ellos y por ellos. Aunque en nuestros días
no solicitamos curaciones milagrosas, sí podemos pedir a Dios que les dé entereza para soportar su
padecimiento y la fuerza espiritual necesaria para seguir aguantando en tales períodos de debilidad. Jehová los
sustentará, y su fe se reforzará al mirar hacia el futuro, al día en que “ningún residente dirá: ‘Estoy enfermo’”
(Isaías 33:24). Verdaderamente nos consuela saber que, por medio de Jesucristo resucitado y del Reino de Dios,
la humanidad obediente será liberada para siempre del pecado, la enfermedad y la muerte. Agradecemos esta
espléndida perspectiva a Jehová, ‘quien sanará todas nuestras dolencias’ (Salmo 103:1-3; Revelación 21:1-5).
w00 15/12 pág. 22 párr. 16 Estemos de pie completos y con firme convicción
16. ¿Qué esperanza llegamos a abrigar al aprender la verdad bíblica?
16 La primera vez que los testigos de Jehová nos hablaron del mensaje bíblico, quizás nos llamó la atención
una determinada verdad, como por ejemplo, el estado de los muertos o la resurrección. En el caso de muchos de
nosotros, lo primero que comprendimos fue la posibilidad basada en la Biblia de vivir en un paraíso terrestre.
Recordemos la primera ocasión en que escuchamos esa enseñanza. Se trataba de una esperanza sumamente
maravillosa: no existirán más la enfermedad ni la vejez, disfrutaremos del fruto de nuestro trabajo y viviremos en
paz con los animales (Eclesiastés 9:5, 10; Isaías 65:17-25; Juan 5:28, 29; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4).
Llegamos a abrigar una grandiosa esperanza.
w01 1/3 págs. 16-17 párrs. 22-23 Júbilo para los que andan en la luz
22, 23. a) ¿Qué “obra tejida”, o “envoltura”, se suprimirá, y cómo? b) ¿Cómo se eliminará ‘el oprobio del
pueblo de Jehová’?
22 Escuchemos ahora una promesa aún más maravillosa. Isaías compara el pecado y la muerte a una “obra
tejida”, o una “envoltura”, y dice: “En esta montaña [Jehová] ciertamente se tragará la cara de la envoltura que
está envuelta sobre todos los pueblos, y la obra tejida que está entretejida sobre todas las naciones” (Isaías
25:7). ¡Imagínese! Ya no existirán el pecado y la muerte, que han pesado sobre la humanidad como un manto
sofocante. ¡Cuánto anhelamos el día en que se apliquen por completo a la humanidad obediente y fiel los
beneficios del sacrificio de rescate de Jesús! (Revelación 21:3, 4.)
23 El profeta inspirado señala a este tiempo maravilloso y nos da esta seguridad: “[Dios] realmente se tragará a
la muerte para siempre, y el Señor Soberano Jehová ciertamente limpiará las lágrimas de todo rostro. Y el
oprobio de su pueblo quitará de toda la tierra, porque Jehová mismo lo ha hablado” (Isaías 25:8). Nadie morirá
por causas naturales ni llorará la pérdida de un ser querido. ¡Qué cambio tan bendito! Además, en ningún lugar
de la Tierra se oirán las palabras de oprobio ni la propaganda mentirosa que Dios y sus siervos han soportado
por tanto tiempo. ¿Por qué no? Porque Jehová eliminará a la fuente de tal oprobio: el padre de la mentira,
Satanás el Diablo, junto con toda su descendencia (Juan 8:44).
w02 1/1 pág. 14 párr. 6 Las bendiciones de las buenas nuevas
6. ¿Qué buenas nuevas se predican hoy?
6 Los testigos de Jehová predican las mejores noticias posibles. Abren la Biblia y enseñan a quienes
manifiestan interés en su mensaje que Jesús sacrificó su vida para dar a la humanidad un medio de acercarse a
Dios, el perdón de los pecados y la esperanza de vida eterna (Juan 3:16; 2 Corintios 5:18, 19). Anuncian que el
Reino de Dios se estableció en los cielos en manos del Rey ungido, Jesucristo, y que pronto eliminará la maldad
de la Tierra y supervisará la restauración del Paraíso (Revelación 11:15; 21:3, 4). En cumplimiento de la profecía
de Isaías, comunican a sus vecinos que este es “el año de la buena voluntad de parte de Jehová”, durante el cual
la humanidad aún puede responder a las buenas nuevas, y les advierten asimismo que pronto vendrá “el día de
la venganza de parte de nuestro Dios”, durante el cual Jehová acabará con los pecadores impenitentes (Salmo
37:9-11).
w04 1/5 pág. 14 párr. 6 Joven, ¿estás poniendo un buen fundamento para el futuro?
6. a) ¿Qué consejo de Salomón es una guía confiable para los jóvenes? b) ¿Qué le gustaría a Jehová
hacer por los jóvenes, y cómo pueden estos beneficiarse de ello?
6 Salomón enunció un principio que te ayudará a aprovechar tu juventud al máximo: “Acuérdate, ahora, de tu
Magnífico Creador en los días de tu mocedad” (Eclesiastés 12:1). La clave del éxito es escuchar a Jehová y
hacer su voluntad. Él les dijo a los israelitas lo que deseaba para ellos: “Yo mismo bien conozco los
pensamientos que estoy pensando para con ustedes [...], pensamientos de paz, y no de calamidad, para darles
un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11). A Jehová le gustaría darte a ti también “un futuro y una esperanza”.
Si tus actos, pensamientos y decisiones reflejan que te acuerdas de él, ese futuro y esa esperanza se harán
realidad (Revelación [Apocalipsis] 7:16, 17; 21:3, 4).
w11 1/4 pág. 16 ¿Qué propósito tiene Dios para la Tierra?
¿Qué hará Dios para restaurar la paz en la Tierra?
Para que la humanidad pueda vivir en paz, Jehová tiene que eliminar a la gente mala. Esto sucederá en la
guerra de Armagedón, cuando sus ángeles destruyan a todos sus enemigos. Satanás será entonces encerrado
por mil años, y las personas que aman a Dios disfrutarán de un nuevo mundo. (Lea Revelación [Apocalipsis]
16:14, 16; 20:1-3; 21:3, 4.)
w12 1/5 pág. 17 ¿Qué futuro le espera a la religión?
¿Cuándo se llenará de felicidad toda la Tierra?
Jehová traerá alivio al mundo cuando acabe con las religiones falsas. Estas ya no engañarán a la gente
ni causarán más divisiones. La humanidad entera adorará al único Dios verdadero. ¿No le parecen buenas
noticias? (Lea Isaías 11:9; Revelación 18:20, 21 y 21:3, 4.)
w12 1/4 pág. 8 ¿Importa saber quién fue Jesús?
¿Por qué debería importarnos a nosotros? Piense en cosas tan importantes en la vida como la salud y la
familia. ¿Verdad que usted quiere estar sano y disfrutar de una vida feliz con sus seres queridos? Pues mediante
Jesús, Jehová nos ofrece a todos salud perfecta y vida sin fin en un nuevo mundo donde no habrá dolor
ni sufrimiento (Salmo 37:11, 29; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4). ¿Le atrae la perspectiva de vivir en ese
mundo? Pues tiene que hacer algo a cambio.
w04 1/11 págs. 17-18 párrs. 15-16 Perseguidos, pero felices
15, 16. a) ¿Qué razón nos dio Jesús para ‘regocijarnos y saltar de gozo’? b) ¿Qué galardón les espera en
el cielo a los cristianos ungidos, y qué recompensa recibirán sus compañeros de las “otras
ovejas”?
15 Jesús presentó otra razón para regocijarnos cuando se nos difame y persiga como a los profetas de antaño.
Casi al final de la novena felicidad dijo: “Regocíjense y salten de gozo, puesto que grande es su galardón en los
cielos” (Mateo 5:12). El apóstol Pablo escribió: “El salario que el pecado paga es muerte, pero el don que Dios da
es vida eterna por Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 6:23). En efecto, ‘el galardón grande’ es la vida, y
no es un salario que podamos ganarnos; es una dádiva gratuita. Jesús dijo que el galardón está “en los cielos”
porque proviene de Jehová.
16 Los ungidos reciben “la corona de la vida”, es decir, vida inmortal con Cristo en el cielo (Santiago 1:12, 17).
Quienes albergan la esperanza terrestre, las “otras ovejas”, anhelan obtener vida eterna en una Tierra
paradisíaca (Juan 10:16; Revelación 21:3-5). Ninguno de los dos grupos se ha ganado por sus obras el
“galardón”. Tanto los ungidos como las “otras ovejas” lo reciben gracias a “la sobrepujante bondad inmerecida”
de Jehová, la cual impelió al apóstol Pablo a decir: “A Dios vayan las gracias por su indescriptible dádiva gratuita”
(2 Corintios 9:14, 15).
w07 1/3 pág. 29 párr. 18 Seamos felices temiendo a Jehová
18. ¿En qué sentido se ha redimido ya a la “gran muchedumbre”, y qué le depara el futuro?
18 El salmo de David cierra con estas confortadoras palabras: “Jehová está redimiendo el alma de sus siervos;
y ninguno de los que se refugian en él será tenido por culpable” (Salmo 34:22). Hacia el final de su reinado de
cuarenta años, David afirmó: “[Dios] ha redimido mi alma de toda angustia” (1 Reyes 1:29). Como David, quienes
temen a Dios pronto podrán mirar atrás y regocijarse por haber sido redimidos del sentimiento de culpa que
causa el pecado y por haber sido librados de sus pruebas. La mayoría de los hermanos ungidos de Jesús ya han
recibido su recompensa celestial. A los que aún quedan en la Tierra se les une en el servicio a Dios “una gran
muchedumbre” internacional, la cual ya disfruta de una posición limpia ante Jehová por su fe en el poder
expiatorio de la sangre derramada de Jesús. Durante el venidero Reinado Milenario de Cristo, a esta
muchedumbre se le aplicará por completo los beneficios del sacrificio redentor y se le elevará a la perfección
(Revelación 7:9, 14, 17; 21:3-5).
w04 15/10 pág. 8 párrs. 2-3 ¿Estará usted en el Paraíso?
2, 3. a) ¿Por qué puede afirmarse que su esperanza en las promesas bíblicas está bien fundada? b) ¿Qué
otra razón existe para abrigar esperanza?
2 Su esperanza está bien fundada. De hecho, usted tiene sobradas razones para creer que las promesas
bíblicas sobre el Paraíso se harán realidad. Por ejemplo, confía en las palabras que Jesús dirigió al malhechor
colgado en un madero junto a él: “Estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas 23:43). También tiene fe en esta
afirmación: “Hay nuevos cielos y una nueva tierra que esperamos según su promesa, y en estos la justicia habrá
de morar”. Además, cree en la declaración de que Dios eliminará las lágrimas, la muerte, el lamento, el clamor y
el dolor. ¡Tales promesas indican que volverá a existir un paraíso terrestre! (2 Pedro 3:13; Revelación
[Apocalipsis] 21:4.)
3 Otra razón para abrigar la esperanza del Paraíso es algo de lo que los cristianos de toda la Tierra ya forman
parte. ¿A qué nos referimos? Al paraíso espiritual que Dios ha creado y en el que ha introducido a su pueblo.
La expresión “paraíso espiritual” quizá parezca abstracta o difícil de captar, pero tal paraíso fue predicho y es hoy
una realidad.
w06 15/8 pág. 31 Preguntas de los lectores
Después de la prueba final que tendrá lugar al concluir el Milenio, ¿podrán los seres humanos pecar y
morir?
Para contestar esta pregunta analizaremos dos pasajes del libro de Revelación (Apocalipsis). El primero dice:
“La muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esto significa la muerte segunda: el lago de fuego”
(Revelación 20:14). Y el segundo señala: “[Dios] limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más,
ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado” (Revelación 21:4).
¿En qué momento se cumplen estos dos versículos? “La muerte y el Hades” serán arrojados al lago de fuego
una vez que los sobrevivientes del Armagedón, los resucitados y los que hayan nacido después del Armagedón
hayan sido juzgados según “las cosas escritas en los rollos”, esto es, las detalladas estipulaciones de Jehová
para la humanidad durante el Milenio (Revelación 20:12, 13). En el capítulo 21 de Revelación se registra otra
visión del apóstol Juan, la cual se cumple durante el Reinado Milenario de Cristo Jesús. Sin embargo, esta visión
solo se cumplirá en su totalidad al concluir el Día del Juicio de mil años. Será entonces cuando Jehová residirá
con la humanidad en su sentido más pleno, sin intermediarios, pues Jesús ya habrá entregado el Reino a su
Padre. Jehová residirá espiritualmente con “sus pueblos” de manera directa y permanente. La promesa de que
“la muerte no será más” se realizará en ese momento, cuando los seres humanos hayan alcanzado la perfección
gracias a que se habrán aplicado a plenitud los beneficios del sacrificio redentor de Cristo (Revelación 21:3, 4).
Por lo tanto, la muerte a la que aluden los textos bíblicos mencionados es la muerte adánica, que el rescate de
Cristo eliminará (Romanos 5:12-21). Una vez que haya desaparecido la muerte que los seres humanos han
heredado del primer hombre, todos serán como Adán cuando fue creado. Aunque era perfecto, esto no implicaba
que no pudiera morir bajo ninguna circunstancia. Jehová le dijo que no comiera del “árbol del conocimiento de lo
bueno y lo malo”, y le advirtió: “En el día que comas de él, positivamente morirás” (Génesis 2:17). En su caso, la
muerte se debió a un pecado deliberado. Después de la prueba final que tendrá lugar al terminar el Reinado de
Mil Años, los seres humanos seguirán gozando de libre albedrío (Revelación 20:7-10). Todavía podrán decidir
por voluntad propia si quieren continuar sirviendo a Jehová o no. Así pues, no podemos descartar por completo la
posibilidad de que algún ser humano rechace a Dios, como hizo Adán.
¿Y qué ocurriría si alguien optara por rebelarse después de la prueba final, cuando ya se hayan eliminado la
muerte y el Hades? Para ese entonces, ya no existirá la muerte adánica. Tampoco el Hades, la sepultura común
de los seres humanos que reciben una resurrección. Sin embargo, Jehová puede destruir en el lago de fuego a
cualquier persona que se rebele, negándole así toda posibilidad de resurrección. Esa muerte sería la misma que
sufrieron Adán y Eva, y no la que los seres humanos heredaron de Adán.
Aun así, no hay motivos para pensar que eso sucederá. Quienes superen la prueba final diferirán de Adán en
un aspecto fundamental: ellos habrán sido totalmente probados. Puesto que Jehová sabe cómo examinar en
profundidad a las personas, podemos estar seguros de que dicha prueba será concluyente y de que cualquiera
que fuera a emplear mal su libre albedrío será eliminado en ella. En resumen, es posible que alguien que haya
pasado la prueba final se rebele contra Dios y sea destruido, pero es muy poco probable que esto ocurra.
w06 15/8 pág. 29 párr. 19 “Ustedes han oído del aguante de Job”
19. ¿Qué razones tiene usted para creer que vale la pena aguantar?
19 En su carta a los cristianos del siglo primero, Santiago habló de la felicidad que produce el aguante.
Valiéndose del ejemplo de Job, les recordó que Jehová recompensa generosamente a sus siervos fieles
(Santiago 5:11). En Job 42:12 leemos: “En cuanto a Jehová, él bendijo el fin de Job después más que su
principio”. Y así fue. Job recibió el doble de lo que había perdido y vivió una vida larga y feliz (Job 42:16, 17).
Algo parecido ocurrirá en nuestro caso: cualquier dolor, sufrimiento o aflicción que tengamos que soportar
durante el fin de este sistema de cosas desaparecerá y será olvidado en el nuevo mundo de Dios (Isaías 65:17;
Revelación 21:4). Nosotros hemos oído del aguante de Job y, por eso, estamos resueltos a imitar su ejemplo
con la ayuda de Jehová. La Biblia promete: “Feliz es el hombre que sigue aguantando la prueba, porque al llegar
a ser aprobado recibirá la corona de la vida, que Jehová prometió a los que continúan amándolo” (Santiago 1:12).
w07 15/8 pág. 31 párr. 17 Cómo nos beneficia aguantar el sufrimiento
17. ¿Qué hará Jehová por sus siervos fieles que tienen la esperanza terrenal?
17 A los cristianos que tienen la esperanza de vivir en la Tierra les ocurrirá igual que a los ungidos. Jehová
también va a compensarles con creces todas las pérdidas que sufran y todos los sacrificios que realicen por
servirle. De hecho, les concederá vida eterna en perfección en un paraíso terrestre. La Biblia asegura que, en
ese nuevo mundo, Jehová “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento
ni clamor ni dolor” (Revelación 21:4). ¡Qué promesa tan alentadora! Nada de lo que perdamos voluntaria o
involuntariamente en este mundo por servir a Jehová puede compararse con la maravillosa vida que él
concederá a sus siervos fieles que aguantan el sufrimiento.
w02 1/6 pág. 23 párr. 19 Un pueblo purificado para efectuar obras excelentes
19. ¿Qué bendiciones nos esperan si seguimos manteniendo una elevada norma de limpieza, tanto física
como moral y espiritual?
19 Como siervos del Altísimo, tomamos a pecho las palabras de Pablo: “Les suplico por las compasiones de
Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con
su facultad de raciocinio” (Romanos 12:1). Sigamos valorando el privilegio de que Jehová nos haya limpiado y
hagamos todo lo posible por mantener una elevada norma de limpieza física, moral y espiritual. De ese modo,
no solo podremos vivir con dignidad y satisfacción ahora, sino que además tendremos la perspectiva de ver cómo
habrán pasado “las cosas anteriores” —el actual sistema impío y contaminado— cuando Dios ‘haga nuevas
todas las cosas’ (Revelación 21:4, 5).
w09 15/8 pág. 9 párr. 9 La vida eterna en la Tierra: ¿una esperanza cristiana?
9. ¿De qué esperanza le habló Jesús a la samaritana?
9 Después de hablar con Nicodemo en Jerusalén, Jesús se fue al norte, a Galilea. Cuando pasaba cerca de la
ciudad samaritana de Sicar encontró a una mujer en la fuente de Jacob y le dijo: “A cualquiera que beba del agua
que yo le daré de ningún modo le dará sed jamás, sino que el agua que yo le daré se hará en él una fuente de
agua que brotará para impartir vida eterna” (Juan 4:5, 6, 14). Esta agua representa los medios que Dios ha
dispuesto para que toda la humanidad pueda recuperar la vida eterna, incluidas las personas que vivirán en la
Tierra. El libro de Revelación contiene estas palabras de Jehová: “A cualquiera que tenga sed le daré de la fuente
del agua de la vida gratis” (Rev. 21:5, 6; 22:17). De modo que Jesús no solo le estaba hablando a la samaritana
de la vida eterna que disfrutarán los herederos ungidos del Reino, sino también de la que disfrutarán los fieles
que tienen la esperanza de vivir en la Tierra.
w00 15/1 pág. 18 párr. 16 “Las cosas deseables” llenan la casa de Jehová
16. ¿Cómo empezó estudios bíblicos un hermano de Camerún con algunas de las personas que
intentaban burlarse de él?
16 En Camerún, un grupo de ocho hombres que estaban trabajando llamaron a un hermano que ofrecía
publicaciones bíblicas a los transeúntes. Querían mofarse de él, y para ello le preguntaron por qué no creía en la
Trinidad, el fuego del infierno ni la inmortalidad del alma. El hermano contestó a sus preguntas con la Biblia, y
tres de ellos aceptaron un estudio bíblico. Daniel, uno de los trabajadores, empezó a asistir a las reuniones e
incluso rompió todas sus pertenencias relacionadas con el espiritismo (Revelación 21:8). Se bautizó en menos
de un año.
w03 15/12 pág. 16 párr. 12 Estar alerta se hace más urgente
12. ¿Por qué debemos cultivar odio por lo que es malo?
12 En los días de Noé, Jehová envió el diluvio universal y puso fin a aquel mundo obsesionado con el sexo.
Pues bien, nunca perdamos de vista el hecho de que estos tiempos son en realidad como los de Noé.
La venidera “gran tribulación” limpiará la Tierra de ‘fornicadores, adúlteros, hombres que se tienen para
propósitos contranaturales y hombres que se acuestan con hombres’ (Mateo 24:21; 1 Corintios 6:9, 10;
Revelación 21:8). Por lo tanto, es urgente que cultivemos odio por lo que es malo y evitemos las circunstancias
que pudieran conducirnos a la inmoralidad (Salmo 97:10; 1 Corintios 6:18).
w04 15/6 pág. 20 párr. 7 Aceptemos la guía del Dios vivo
7. ¿Cuánta importancia tiene para los cristianos ‘abstenerse de sangre’?
7 Se ve claramente que el cuerpo gobernante consideraba la obligación de ‘abstenerse de sangre’ igual de
importante en sentido moral que la de abstenerse de la inmoralidad sexual o de la adoración de ídolos. Esto
muestra que la prohibición de la sangre es un asunto serio. Los cristianos que caen en la idolatría o la
inmoralidad sexual y no se arrepienten “no heredarán el reino de Dios”, “su porción será [...] la muerte segunda”
(1 Corintios 6:9, 10; Revelación 21:8; 22:15). Obsérvese el contraste: no seguir la guía de Dios con relación al
carácter sagrado de la sangre puede conducir a la muerte eterna; en cambio, mostrar respeto por el sacrificio de
Jesús puede llevar a la vida eterna.
w06 15/11 pág. 25 párrs. 21-22 Mantengámonos en el amor de Dios
21, 22. ¿Qué medidas podría tomar el cristiano para no pecar?
21 También debemos tomar medidas para que los malos deseos no nos conduzcan al pecado. El discípulo
Santiago escribió: “Cada uno es probado al ser provocado y cautivado por su propio deseo. Entonces el deseo,
cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el pecado, cuando se ha realizado, produce la
muerte” (Santiago 1:14, 15). Veamos algunos ejemplos de lo que se podría hacer. Alguien que en el pasado ha
tenido problemas con la bebida quizá opte por no tener bebidas alcohólicas en su hogar. O para no entablar una
relación impropia con un miembro del sexo opuesto, el cristiano tal vez tenga que trasladarse a otra área de
trabajo, o incluso cambiar de empleo (Proverbios 6:23-28).
22 Es preciso que no demos ni siquiera el primer paso que nos lleve a pecar. El flirteo y los pensamientos
inmorales quizá acaben en fornicación o adulterio. Las mentiras pequeñas pueden dar pie a otras más grandes y
a que la persona se acostumbre a mentir. Cometer pequeños robos puede corromper la conciencia de alguien
hasta el punto de no importarle robar a mayor escala. Incluso una ligera tolerancia de ideas apóstatas pudiera
conducirnos a la apostasía declarada (Proverbios 11:9; Revelación [Apocalipsis] 21:8).
w06 15/3 págs. 23-24 párr. 11 “Cada uno llevará su propia carga de responsabilidad”
11. ¿Qué es lo primero que debemos considerar al decidir sobre un empleo?
11 Si aplicamos con madurez los principios bíblicos, también tomaremos buenas decisiones relacionadas con
el empleo, el medio por el que cumplimos nuestra obligación de ‘proveer para los miembros de nuestra casa’
(1 Timoteo 5:8). Lo primero que debemos considerar es la naturaleza del trabajo, es decir, la actividad que vamos
a realizar. Los trabajos que promueven lo que la Biblia condena directamente son inadmisibles. Por eso los
cristianos verdaderos rechazamos cualquier empleo que tenga que ver con la idolatría, el robo, el uso indebido
de la sangre u otras prácticas contrarias a las Escrituras. Tampoco mentimos ni engañamos, aunque el jefe nos
ordene hacerlo (Hechos 15:29; Revelación [Apocalipsis] 21:8).
w11 15/10 pág. 9 párr. 6 ¿Son sanas nuestras diversiones?
6. ¿Qué diversiones rechazamos, y por qué?
6 La primera pregunta que debemos hacernos al elegir una determinada forma de entretenimiento es la
siguiente: “¿Qué incluye la actividad que me atrae?”. En otras palabras: ¿cuáles son sus características?
Conviene tomar en cuenta que, para el siervo de Dios, existen dos clases de diversiones: primero, las que debe
evitar a toda costa, y segundo, las que puede aceptar suponiendo que se lo permite la conciencia. ¿Cuáles son
totalmente inadmisibles? Aquellas en las que se realizan o se presentan actos que chocan de plano con los
principios o las leyes divinas (1 Juan 5:19). Aunque en este mundo malvado triunfa el entretenimiento en el que
ocupan un lugar relevante el sadismo, el demonismo, la homosexualidad, la pornografía, la violencia y otros actos
condenados en las Escrituras, los cristianos lo rechazamos rotundamente (1 Cor. 6:9, 10; léase Revelación
21:8). Sin importar dónde estemos, evitamos cualquier contacto con todo lo que exalta estas prácticas, y de esta
manera le demostramos a Jehová que somos obedientes a este mandato suyo: “Aborrezcan lo que es inicuo”
(Rom. 12:9; 1 Juan 1:5, 6).
w03 1/8 pág. 16 párr. 10 Imitemos al Dios de la verdad
10. ¿Por qué miente la gente, y qué perjuicios se acarrea por ello?
10 A muchas personas, la mentira les parece un medio adecuado de conseguir ciertas ventajas. La gente
miente para eludir el castigo, para obtener algún provecho o para recibir elogios. No obstante, quienes adquieren
el vicio de mentir jamás pueden contar con la aprobación divina (Revelación 21:8, 27; 22:15). Cuando tenemos
fama de ser veraces, la gente nos cree porque confía en nosotros. Ahora bien, si nos sorprenden diciendo
aunque sea solo una mentira, de ahí en adelante dudarán de todo lo que digamos. Una mentira echa a perder mil
verdades, reza un proverbio africano. Y otro dicho afirma: Al mentiroso nadie le creerá, ni siquiera cuando diga la
verdad.
w07 15/2 pág. 13 párrs. 3-4 Esposos, reconozcan que Cristo es su Cabeza
3, 4. a) ¿Por qué puede decirse que Jesús sabe mucho sobre el matrimonio? b) ¿Quién es la esposa
simbólica de Jesús, y cómo deben tratar los casados a sus esposas?
3 Algo que ayudará a quienes deseen ser buenos esposos es examinar las palabras de Jesús e imitar sus
acciones. Él sabe mucho sobre el tema del matrimonio, pues estuvo presente cuando Dios creó a la primera
pareja humana y bendijo su unión. Recordemos que Jehová Dios le dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen,
según nuestra semejanza” (Génesis 1:26). En efecto, Dios estaba hablando con Aquel a quien había creado
antes que a ninguna otra cosa o ser y que “lleg[ó] a estar a su lado como un obrero maestro” (Proverbios 8:22-
30). Este es “el primogénito de toda la creación”, “el principio de la creación por Dios”, quien ya existía antes de
que Jehová creara el universo material (Colosenses 1:15; Revelación [Apocalipsis] 3:14).
4 Además, a Jesús, a quien se le llama “el Cordero de Dios”, se le describe simbólicamente como un esposo.
Un ángel dijo en cierta ocasión: “Ven acá, te mostraré a la novia, la esposa del Cordero” (Juan 1:29; Revelación
21:9). ¿Quién es esa novia, o esposa? “La esposa del Cordero” está compuesta por los fieles discípulos de
Cristo ungidos por espíritu santo, los cuales reinarán con él en los cielos (Revelación 14:1, 3). Por consiguiente,
la forma en que Jesús trató a sus discípulos cuando estuvo en la Tierra ejemplifica cómo deben tratar los
casados a sus esposas.
w02 1/3 pág. 15 párr. 9 ¿Cuánto valor tiene para nosotros la verdad?
9. ¿Quién es “el esclavo fiel y discreto”, y cómo nos cuida Jehová mediante él?
9 Jesucristo escogió a sus doce apóstoles y puso los cimientos de la congregación de cristianos ungidos, a la
que se llegó a denominar “el Israel de Dios” (Gálatas 6:16; Revelación 21:9, 14). Más adelante se la llamó “la
congregación del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad” (1 Timoteo 3:15). Jesús indicó que los miembros de
esa congregación compondrían “el esclavo fiel y discreto”, llamado también “el mayordomo fiel, el discreto”, y dijo
que este tendría el deber de dar a los cristianos “su medida de víveres a su debido tiempo” (Mateo 24:3, 45-47;
Lucas 12:42). Igual que sin comida nos morimos de inanición, sin alimento espiritual nos debilitamos y morimos
espiritualmente. Por lo tanto, la existencia del “esclavo fiel y discreto” es una prueba más de que Jehová nos
cuida. Valoremos siempre las inestimables provisiones espirituales que recibimos mediante dicho “esclavo”
(Mateo 5:3).
w11 15/9 pág. 11 párrs. 1-2 ¿Hemos hecho de Jehová nuestra herencia?
1, 2. a) ¿A quiénes se refiere la expresión “el Israel de Dios” que aparece en Gálatas 6:16? b) ¿Quiénes
son “las doce tribus de Israel” mencionadas en Mateo 19:28?
¿QUÉ nos viene a la mente cuando leemos en la Biblia la palabra Israel? Tal vez pensemos en que así se
llamaron Jacob —uno de los hijos de Isaac— y la nación formada por sus descendientes. Pero las Escrituras
también utilizan este nombre en sentido simbólico. Normalmente se refiere al “Israel de Dios”, es decir, los
144.000 cristianos que Jehová ha ungido con su espíritu para ser reyes y sacerdotes en el cielo (Gál. 6:16; Rev.
7:4; 21:12). Ahora bien, en Mateo 19:28 esta palabra se usa de un modo diferente al hablar de “las doce tribus de
Israel”. Examinemos ese pasaje.
2 Jesús dijo: “En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que
me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel”. En este versículo,
¿quiénes son “las doce tribus de Israel”? Son las personas que serán juzgadas por los discípulos ungidos de
Jesús y que podrán vivir para siempre en el Paraíso. Todas ellas se beneficiarán de la labor de los 144.000
sacerdotes.
w08 15/2 pág. 14 párrs. 12-13 Jesucristo, el más grande de los misioneros
12, 13. a) ¿Qué aprendió Jesús de la manera en que su Padre trataba a los israelitas? b) ¿Cómo puso en
práctica Jesús lo que había aprendido en el cielo?
12 La preparación de Jesús incluyó observar la manera en que Jehová actuaba cuando surgían dificultades.
Tomemos el caso de los tercos israelitas. Nehemías 9:28 dice de ellos: “En cuanto tenían descanso, volvían a
hacer lo que es malo delante de ti [Jehová], y los dejabas a la mano de sus enemigos, quienes los pisoteaban.
Entonces se volvían y clamaban a ti por socorro, y tú mismo oías desde los mismos cielos y los librabas
conforme a tu abundante misericordia, vez tras vez”. Como había trabajado con su Padre y lo había observado
de cerca, Jesús pudo mostrar la misma compasión por la gente de su territorio (Juan 5:19).
13 Jesús también puso en práctica con sus discípulos lo que había aprendido en el cielo, pues fue compasivo
con ellos. La noche anterior a su muerte, los apóstoles, a quienes tanto quería, “lo abandonaron y huyeron” (Mat.
26:56; Juan 13:1). ¡El apóstol Pedro hasta lo negó tres veces! Aun así, Jesús les dejó la puerta abierta para que
regresaran. Por eso le dijo a Pedro: “He hecho ruego a favor de ti para que tu fe no desfallezca; y tú, una vez que
hayas vuelto, fortalece a tus hermanos” (Luc. 22:32). Y efectivamente, “los apóstoles y profetas” llegaron a ser el
fundamento del Israel espiritual. Además, las piedras de fundamento del muro de la Nueva Jerusalén llevan el
nombre de los doce fieles apóstoles del Cordero, Jesucristo. Hoy día, los cristianos ungidos y sus compañeros de
las “otras ovejas” conforman una floreciente organización dedicada a predicar el Reino bajo la poderosa mano de
Dios y la dirección de su amado Hijo (Efe. 2:20; Juan 10:16; Rev. 21:14).
Capitulo 22.
w10 15/2 pág. 15 párr. 5 “El espíritu y la novia siguen diciendo: ‘¡Ven!’”
5. ¿De quién proviene la invitación a que la gente “venga” y “tome gratis el agua de la vida”? Explique su
respuesta.
5 ¿De quién proviene la invitación a que la gente “venga” y “tome gratis el agua de la vida”? En el contexto se
habla del Reino de Mil Años, durante el cual la humanidad se beneficia en grado máximo de las disposiciones de
Jehová para dar vida eterna mediante Cristo. Dichas medidas aparecen representadas como “un río de agua de
vida, claro como el cristal”. Notemos que ese río fluye “desde el trono de Dios y del Cordero” (Rev. 22:1). ¿Qué
indica esto? Que la fuente del agua vivificante es Jehová, el Dador de la vida (Sal. 36:9). Y que él nos la
proporciona a través de Jesucristo, “el Cordero” (Juan 1:29). Dios usa este río simbólico para corregir todos los
daños ocasionados por la rebelión de Adán. Por lo tanto, es patente que la invitación “¡Ven!” procede de Jehová.
w00 15/5 págs. 18-19 párr. 16 Tengamos fe en la palabra profética de Dios
16. ¿Cuáles son las perspectivas de quienes apoyan lealmente a los ungidos?
16 ¿Cuáles son las perspectivas de los que apoyan lealmente a los ungidos? Ellos también tienen fe en la
palabra profética de Dios, y tienen la esperanza de entrar en el Paraíso terrestre (Lucas 23:39-43). Allí beberán
del vivificante “río de agua de vida” y se curarán con “las hojas de los árboles” plantados en sus riberas
(Revelación 22:1, 2). Si tenemos esta maravillosa esperanza, sigamos demostrando amor profundo a Jehová y
fe en su palabra profética, de modo que se nos cuente entre los que disfruten del gozo infinito de vivir para
siempre en la Tierra paradisíaca.
w08 15/11 pág. 27 párr. 18 Veamos el cuidado de la salud como lo ve Jehová
18. a) ¿Qué debe ser lo más importante para nosotros? b) ¿Qué promete la Biblia sobre la salud?
18 De todos modos, lo más importante es cuidar nuestra salud espiritual y estrechar la inestimable relación que
tenemos con nuestro Padre celestial. Él nos ofrece “la vida de ahora y [...] la que ha de venir” en el nuevo mundo
que ha prometido (1 Tim. 4:8; Sal. 36:9). En ese nuevo mundo disfrutaremos de plena salud física y espiritual
gracias al sacrificio redentor de Jesús, que hace posible el perdón de nuestros pecados. Jesucristo, el Cordero
de Dios, nos “guiará a fuentes de aguas de vida”, y Dios limpiará toda lágrima de nuestros ojos (Rev. 7:14-17;
22:1, 2). Entonces experimentaremos el cumplimiento de esta emocionante profecía: “Ningún residente dirá:
‘Estoy enfermo’” (Isa. 33:24).
w00 15/11 págs. 11-12 párrs. 9-10 Los cristianos somos felices al prestar servicio
9, 10. ¿Cuáles son algunos aspectos del servicio público de los cristianos?
9 Ningún ser humano efectúa un servicio público tan excelso como el de Jesús. No obstante, cuando los
cristianos ungidos reciben su recompensa en el cielo, ocupan un puesto junto a él y colaboran en su servicio
público como reyes y sacerdotes celestiales (Revelación 20:6; 22:1-5). Sin embargo, los cristianos también
prestan servicio público en la Tierra, lo cual les causa mucho gozo. Por ejemplo, cuando escaseaban los
alimentos en Palestina, el apóstol Pablo llevó consigo los donativos que habían hecho los hermanos de Europa
para paliar los apuros de los cristianos judíos que vivían en Judea. Tales medidas constituían un servicio público
(Romanos 15:27; 2 Corintios 9:12). En la actualidad, los cristianos se complacen en realizar un servicio similar, al
ayudar con prontitud a los hermanos afligidos por catástrofes naturales u otras desgracias (Proverbios 14:21).
10 Pablo hizo mención de otro servicio público cuando escribió: “Aun si yo estoy siendo derramado como
libación sobre el sacrificio y servicio público a los cuales los ha conducido la fe, me alegro y me regocijo con
todos ustedes” (Filipenses 2:17). Sus arduas labores a favor de los filipenses constituían un servicio público
desempeñado con amor y diligencia. Hoy también existe un servicio público semejante, realizado especialmente
por los cristianos ungidos, quienes forman “el esclavo fiel y discreto”, que brinda a su debido tiempo el alimento
espiritual (Mateo 24:45-47). Son además, como colectividad, “un sacerdocio santo” encargado de “ofrecer
sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo” y declarar “en público las excelencias de aquel que
los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa” (1 Pedro 2:5, 9). Como Pablo, se regocijan por tener tales
privilegios, aunque impliquen ‘derramarse’ en el cumplimiento de sus deberes. Y sus compañeros de las “otras
ovejas” se les unen y los apoyan en la obra de anunciar a la humanidad quién es Jehová y cuáles son sus
propósitos (Juan 10:16; Mateo 24:14). ¡Qué grandioso servicio es este y cuánto alborozo les produce! (Salmo
107:21, 22.)
w09 15/2 pág. 5 Puntos sobresalientes del libro de Revelación (parte 2)
Lecciones para nosotros:
22:1, 17. El “río de agua de vida” representa los medios que Jehová utiliza para eliminar los efectos del
pecado y la muerte. Aun ahora hay agua disponible para las personas obedientes. Dios nos invita a beber “gratis
el agua de la vida”. Aceptemos su invitación con gratitud y llevémosla con entusiasmo a nuestros semejantes.
w02 1/3 pág. 18 párr. 20 ¿Cuánto valor tiene para nosotros la verdad?
20. ¿Qué ayuda de parte de Jehová recibimos cuando ponemos la verdad en primer lugar en la vida?
20 Pablo dio esta exhortación: “Hablando la verdad, por el amor crezcamos en todas las cosas en aquel que es
la cabeza, Cristo” (Efesios 4:15). En efecto, la verdad nos causará ahora mismo felicidad sin igual si la ponemos
en primer lugar en la vida y dejamos que Jehová dirija nuestros pasos mediante su espíritu santo. Tengamos
presente asimismo el apoyo que dan los santos ángeles a la evangelización (Revelación 14:6, 7; 22:6). ¡Qué
magnífico privilegio tenemos de contar con tal respaldo en la obra que Jehová nos ha encomendado! Nuestra
integridad resultará en que alabemos a Jehová, el Dios de la verdad, por toda la eternidad. ¿Acaso hay algo más
valioso? (Juan 17:3.)
w02 15/4 pág. 15 párrs. 9-10 Las leyes divinas son para nuestro bien
9, 10. a) ¿Por qué necesitamos dirección confiable? b) ¿Cuál es la única forma de que triunfemos en la
vida y disfrutemos de ella?
9 Todas las criaturas necesitan dirección y guía dignas de confianza. Así sucede en el caso de Jesús y los
demás ángeles, que son superiores a los hombres (Salmo 8:5; Juan 5:30; 6:38; Hebreos 2:7; Revelación
22:8, 9). Si estas criaturas perfectas pueden beneficiarse de la guía de Dios, cuánto más los seres humanos
imperfectos. La historia de la humanidad y nuestras experiencias personales han demostrado la validez de esta
observación del profeta Jeremías: “Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino.
No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23).
10 Si queremos triunfar en la vida y disfrutar de ella, debemos buscar la guía de Dios. El rey Salomón
reconoció el peligro de vivir según normas personales, sin contar con la guía divina: “Existe un camino que es
recto ante el hombre, pero los caminos de la muerte son su fin después” (Proverbios 14:12).
w09 15/5 págs. 23-24 párr. 14 Los ángeles: “espíritus para servicio público”
14. ¿Qué ejemplo de humildad nos dan los ángeles?
14 Veamos otras magníficas muestras de humildad de los ángeles. Por ejemplo, cuando a algunos de ellos les
preguntaron su nombre, no quisieron revelarlo (Gén. 32:29; Jue. 13:17, 18). Salvo en el caso de Miguel y Gabriel,
la Biblia no menciona el nombre de los millones de criaturas espirituales del cielo. De esta manera se evita que
demos a los ángeles una honra que no les corresponde (Luc. 1:26; Rev. 12:7). Cuando el apóstol Juan cayó ante
un ángel para adorarlo, este le dijo: “¡Ten cuidado! ¡No hagas eso! Yo simplemente soy coesclavo tuyo y de tus
hermanos” (Rev. 22:8, 9). Nuestra adoración y nuestras oraciones deben dirigirse únicamente a Dios (léase
Mateo 4:8-10).
w03 1/8 pág. 16 párr. 10 Imitemos al Dios de la verdad
10 A muchas personas, la mentira les parece un medio adecuado de conseguir ciertas ventajas. La gente
miente para eludir el castigo, para obtener algún provecho o para recibir elogios. No obstante, quienes adquieren
el vicio de mentir jamás pueden contar con la aprobación divina (Revelación 21:8, 27; 22:15). Cuando tenemos
fama de ser veraces, la gente nos cree porque confía en nosotros. Ahora bien, si nos sorprenden diciendo
aunque sea solo una mentira, de ahí en adelante dudarán de todo lo que digamos. Una mentira echa a perder mil
verdades, reza un proverbio africano. Y otro dicho afirma: Al mentiroso nadie le creerá, ni siquiera cuando diga la
verdad.
w06 15/6 págs. 27-28 párrs. 11-12 “Tus recordatorios son aquello con lo que estoy encariñado”
11, 12. a) ¿Cómo nos recuerdan las Escrituras la importancia de la honradez? b) ¿Qué beneficios
obtenemos de ser honrados?
11 Si alguna vez nos sentimos tentados de distorsionar la verdad para tratar de quedar bien, que el relato de
Ananías y Safira nos sirva de serio recordatorio. Quizás logremos engañar a los hombres, pero nunca a Dios
(Hebreos 4:13). Las Escrituras nos exhortan repetidas veces a ser honrados unos con otros, pues los mentirosos
no tendrán cabida en una Tierra donde la injusticia habrá desaparecido (Proverbios 14:2; Revelación
[Apocalipsis] 21:8; 22:15). Todos deberíamos tener claro por qué hemos de ser veraces: el promotor de toda
falsedad no es otro que el Diablo (Juan 8:44).
12 Llevar una vida honrada nos reportará numerosos beneficios, entre ellos una conciencia limpia y la
satisfacción de que los demás nos consideren dignos de confianza. En muchos casos, los cristianos han
conseguido un empleo o lo han mantenido gracias a su honradez. Ahora bien, el mayor beneficio es que nos
ganamos la amistad del Dios todopoderoso (Salmo 15:1, 2).
w00 1/4 pág. 14 párr. 10 Prestemos atención a la palabra profética de Dios
10. ¿Quién o qué es “el lucero” que Pedro mencionó, y por qué contestamos así?
10 Pedro escribió: “Ustedes hacen bien en prestarle atención [a la palabra profética] como a una lámpara que
resplandece en un lugar oscuro, hasta que amanezca el día y el lucero se levante”. ¿Quién o qué es “el lucero”?
La palabra “lucero” aparece solo una vez en la Biblia, y su significado es similar al de “estrella de la mañana”.
Revelación [Apocalipsis] 22:16 llama a Jesucristo “la brillante estrella de la mañana”. En ciertas temporadas del
año, tales estrellas son las últimas que salen por el horizonte oriental. Se levantan justo antes de la salida del Sol,
de modo que anuncian el amanecer de un nuevo día. Pedro usó la palabra “lucero” para referirse a Jesús
después de haber recibido el poder del Reino. Fue entonces cuando Jesús se levantó en todo el universo,
incluida nuestra Tierra. Como Lucero Mesiánico, anuncia el amanecer de un nuevo día, o era, para la humanidad
obediente.
w03 15/5 pág. 16 párrs. 5-7 ¡Escuche lo que el espíritu dice!
5-7. a) ¿Quién era “aquella mujer Jezabel”, y qué debía hacerse ante su influencia? b) ¿Cómo se
comportan las mujeres piadosas, en armonía con el mensaje de Cristo a la congregación de Tiatira?
5 La congregación de Tiatira toleraba actos idolátricos, enseñanzas falsas e inmoralidad sexual. En su seno se
hallaba “aquella mujer Jezabel”, tal vez un grupo de mujeres con las mismas inclinaciones de Jezabel, la inicua
soberana del reino de diez tribus de Israel. Algunos biblistas señalan que las supuestas profetisas de Tiatira
quizás trataran de inducir a los cristianos a adorar a los dioses y diosas de los distintos gremios y a participar en
fiestas en las que se consumían alimentos sacrificados a ídolos. No permitamos que ninguna mujer que se
proclame a sí misma profetisa manipule a nadie en la congregación cristiana.
6 A Jezabel, Cristo estaba “a punto de echarla en un lecho de enfermo, y a los que comet[ían] adulterio con
ella, en gran tribulación, a menos que se arrepi[ntieran] de los hechos de ella”. Los superintendentes no ceden
jamás a tan malvadas enseñanzas e influencias, y no es preciso que ningún cristiano caiga en la fornicación
espiritual o física ni en la idolatría para comprender que las “cosas profundas de Satanás” son totalmente
perversas. Si escuchamos la advertencia de Jesús, mantendremos “firmemente asido lo que [tenemos]”, y el
pecado no nos vencerá. Por su rechazo de las prácticas, ambiciones y metas impías, a los ungidos resucitados
se les otorga “autoridad sobre las naciones” para que, junto con Cristo, las hagan pedazos. Las congregaciones
de la actualidad ya cuentan con estrellas simbólicas, y los ungidos recibirán cuando resuciten en los cielos “la
brillante estrella de la mañana”, el Novio, Jesucristo (Revelación 22:16).
7 A la congregación de Tiatira se le advirtió que no tolerara la mala influencia de aquellas apóstatas.
El mensaje de Cristo, inspirado por el espíritu, ayuda a las mujeres piadosas de hoy a mantenerse en el lugar
que Dios les ha asignado. Ellas no tratan de ejercer autoridad sobre los hombres ni inducen a ningún hermano a
la fornicación espiritual o física (1 Timoteo 2:12). Por el contrario, con su magnífico ejemplo de buenas obras y
servicio alaban a Dios (Salmo 68:11; 1 Pedro 3:1-6). Si la congregación guarda lo que tiene —doctrinas y obras
puras, y el valiosísimo ministerio del Reino—, Cristo no la ejecutará, sino que la recompensará con muchas
bendiciones.
w01 15/5 pág. 12 párr. 16 Alabemos a Jehová por sus grandes obras
16. ¿Qué está teniendo lugar como consecuencia de la actual predicación mundial del Reino?
16 Los testigos ungidos de Jehová han encabezado con celo la predicación mundial del Reino, la cual ha
resultado en que una cantidad cada vez mayor de las “otras ovejas” estén convirtiéndose actualmente en
adoradoras de Jehová (Juan 10:16). Nos alegramos de que los mansos de la Tierra aún tengan la oportunidad de
unirse a nosotros en alabar a Dios. A los que responden a la invitación de ‘venir’ les espera la liberación a través
de la gran tribulación, con la perspectiva de elogiar a Jehová por toda la eternidad (Revelación 22:17).
w05 1/7 pág. 25 párr. 16 Buenas nuevas para gente de todas las naciones
16. ¿Cómo mostró Jesús la conexión que hay entre la predicación y el espíritu de Dios?
16 Jesús subrayó la estrecha conexión que hay entre el espíritu de Dios y la predicación al decir a sus
seguidores: “Recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes, y serán testigos de mí [...] hasta la
parte más distante de la tierra” (Hechos 1:8; Revelación 22:17). El orden de los sucesos aquí es relevante.
Primero, los discípulos recibirían el espíritu santo y luego emprenderían la tarea de predicar por todo el mundo.
Solo con la ayuda del espíritu de Dios tendrían fuerzas para perseverar en su comisión de dar “testimonio a todas
las naciones” (Mateo 24:13, 14; Isaías 61:1, 2). Resulta muy apropiado, pues, que Jesús llamara al espíritu santo
“el ayudante” (Juan 15:26). Él dijo que el espíritu de Dios enseñaría y guiaría a sus discípulos (Juan 14:16, 26;
16:13).
w06 1/7 pág. 25 párr. 17 Nacieron dentro del pueblo escogido por Dios
17. ¿Qué obra de sellar se acerca a su fin, y qué otra obra avanza rápidamente?
17 Hoy, el sellado del resto de los israelitas espirituales se acerca a su fin. Cuando se complete, los “cuatro
ángeles” que sujetan los vientos de “la gran tribulación” recibirán permiso para soltarlos. Mientras tanto avanza
rápidamente la recolección de la “gran muchedumbre”, cuya esperanza es vivir para siempre en la Tierra. Por
voluntad propia, estas “otras ovejas” ejercen fe en “la sangre del Cordero” y se bautizan en símbolo de su
dedicación a Jehová (Revelación [Apocalipsis] 7:1-4, 9-15; 22:17; Juan 10:16; Mateo 28:19, 20). Entre estas
personas figuran muchos jóvenes que han sido criados por padres cristianos. Si tú eres uno de ellos, te
interesará leer el siguiente artículo.
w00 1/1 pág. 9 párr. 15 Sirvamos con el atalaya
15. ¿Qué limpieza progresiva empezó aun antes de 1914?
15 Durante los aproximadamente cuarenta años previos al comienzo de la gobernación celestial de Cristo, en
1914, a los Estudiantes de la Biblia se les liberó de muchas de las doctrinas no bíblicas de la cristiandad, tal
como el bautismo de niños, la inmortalidad del alma humana, el purgatorio, el tormento del fuego del infierno y un
Dios trinitario. Pero se necesitó más tiempo para eliminar todas las ideas equivocadas. Por ejemplo, en la década
de los años veinte, muchos Estudiantes de la Biblia llevaban una insignia con una cruz y una corona, y
celebraban la Navidad y otras fiestas paganas. Ahora bien, para que la adoración sea pura, debe eliminarse todo
vestigio de idolatría. La Palabra de Dios, la Santa Biblia, debe ser la única base de la fe y el modo de vivir
cristianos (Isaías 8:19, 20; Romanos 15:4). Es un error añadir o quitar algo a la Palabra de Dios (Deuteronomio
4:2; Revelación 22:18, 19).
w01 1/1 pág. 10 párr. 9 Edificados por el amor
9. ¿Por qué tienen presentes los cristianos las bendiciones que Jehová ha prometido?
9 La importancia de que nos motive el amor se ve de otro modo. La Biblia promete abundantes beneficios
ahora y bendiciones inimaginables en el futuro a los que siguen tras la devoción piadosa por amor (1 Timoteo
4:8). La firme creencia en estas promesas y la convicción de que Jehová “llega a ser remunerador de los que le
buscan solícitamente” permiten a los cristianos permanecer sólidos en la fe (Hebreos 11:6). La mayoría de
nosotros anhelamos el cumplimiento de las promesas divinas y nos hacemos eco del sentimiento del apóstol
Juan: “¡Amén! Ven, Señor Jesús” (Revelación [Apocalipsis] 22:20). En efecto, meditar sobre las bendiciones
que nos aguardan si somos fieles nos fortalece para perseverar, igual que a Jesús le ayudó a aguantar “el gozo
que fue puesto delante de él” (Hebreos 12:1, 2).
w04 1/2 pág. 10 párr. 10 “Señor, enséñanos a orar”
10. ¿Por qué anhelamos que venga el Reino de Dios?
10 Anhelamos ver el día en que el Reino de Dios venga contra el sistema de cosas malvado de Satanás, pues
ello supondrá la santificación del santo nombre de Jehová y la eliminación de todos los opositores de la
soberanía divina. Oramos con fervor: “Venga tu reino”, y con el apóstol Juan decimos: “¡Amén! Ven, Señor Jesús”
(Revelación 22:20). Sí, que Jesús venga para santificar el nombre de Jehová y vindicar Su soberanía, de modo





que se hagan realidad las palabras del salmista: “Para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo
eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Salmo 83:18).
w05 15/1 pág. 20 párr. 22 Visiones del Reino de Dios que se hacen realidad
22. ¿Qué efecto ha tenido en usted estudiar la visión de la transfiguración y otras profecías relacionadas?
22 Los discípulos de Jesús recibieron la visión de la transfiguración en un momento en que necesitaban
estímulo. Hoy nos fortalece algo de mucha más importancia: el cumplimiento de aquella espectacular visión y el





de muchas profecías relacionadas. Al reflexionar en estas gloriosas realidades y su trascendencia futura,
expresemos también de todo corazón los sentimientos del apóstol Juan cuando dijo: “¡Amén! Ven, Señor Jesús”
(Revelación 22:20).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.