miércoles, 15 de enero de 2014

TEXTO DIARIO Jueves 16 de enero Toda autoridad me ha sido dada (Mat. 28:18)

Jueves 16 de enero

Toda autoridad me ha sido dada (Mat. 28:18).

Antes de pecar, Adán y Eva formaban parte de la familia universal de Dios y vivían en paz y armonía con ella. Ellos podían adorar a Jehová, comunicarse personalmente con él y recibir su bendición. Esa relación se vio truncada cuando los seres humanos se dejaron influir por Satanás y se rebelaron contra la soberanía de Jehová. No obstante, el Reino mesiánico está tomando medidas desde el año 1914 para recuperar la unidad y la armonía (Efes. 1:9, 10). Durante el Reinado de Mil Años se harán realidad magníficas "cosas [...] que no se ven" todavía (2 Cor. 4:18). A continuación vendrá "el fin", es decir, la conclusión del Reinado de Mil Años de Cristo (1 Cor. 15:24). ¿Qué sucederá después? Aunque a Jesús se le ha concedido "toda autoridad [...] en el cielo y sobre la tierra", él no tiene la menor intención de usurpar el puesto de Jehová, pues no es ambicioso. Más bien, humildemente le "entrega el reino a su Dios y Padre", empleando su autoridad y privilegiada posición "para la gloria de Dios" (Filip. 2:9-11). w12 15/9 2:17, 18

(Mateo 28:18) Y Jesús se acercó y les habló, diciendo: "Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra.
(Efesios 1:9, 10) por cuanto nos dio a conocer el secreto sagrado de su voluntad. Es según su beneplácito que él se propuso en sí mismo 10 para una administración al límite cabal de los tiempos señalados, a saber: reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra. [Sí,] en él,
(2 Corintios 4:18) mientras tenemos los ojos fijos, no en las cosas que se ven, sino en las que no se ven. Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.
(1 Corintios 15:24) En seguida, el fin, cuando él entrega el reino a su Dios y Padre, cuando haya reducido a nada todo gobierno y toda autoridad y poder.
(Filipenses 2:9-11) Por esta misma razón, también, Dios lo ensalzó a un puesto superior y bondadosamente le dio el nombre que está por encima de todo [otro] nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los [que están] en el cielo y de los [que están] sobre la tierra y de los [que están] debajo del suelo, 11 y reconozca abiertamente toda lengua que Jesucristo es Señor para la gloria de Dios el Padre.
w12 15/9 2:17, 18 Mil años de paz... ¡y muchos más!
17 Pablo describió con acierto ese momento culminante al decir que Dios será "todas las cosas para con todos". ¿Qué significan esas palabras? Antes de pecar, Adán y Eva formaban parte de la familia universal de Dios y vivían en paz y armonía con ella. Jehová, el Soberano Universal, gobernaba directamente toda su creación, tanto a los ángeles como a los seres humanos. Ellos podían adorarle y comunicarse personalmente con él, y Jehová los bendecía. En efecto, él era "todas las cosas para con todos".

18 Esa relación se vio truncada cuando los seres humanos se dejaron influir por Satanás y se rebelaron contra la soberanía de Jehová. No obstante, el Reino mesiánico está tomando medidas desde el año 1914 para recuperar la unidad y la armonía (Efes. 1:9, 10). Durante el Reinado de Mil Años se harán realidad magníficas "cosas [...] que no se ven" todavía. A continuación vendrá "el fin", es decir, la conclusión del Reinado de Mil Años de Cristo. ¿Qué sucederá después? Aunque a Jesús se le ha concedido "toda autoridad [...] en el cielo y sobre la tierra", él no tiene la menor intención de usurpar el puesto de Jehová, pues no es ambicioso. Más bien, humildemente le "entrega el reino a su Dios y Padre", empleando su autoridad y privilegiada posición "para la gloria de Dios" (Mat. 28:18; Filip. 2:9-11).

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.