lunes, 13 de enero de 2014

TEXTO DIARIO Martes 14 de enero Nunca se inquieten y digan: “¿Qué hemos de comer?”, o “¿qué hemos de beber?”, o “¿qué hemos de ponernos?”. Porque todas estas son las cosas en pos de las cuales las naciones van con empeño. Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas (Mat. 6:31, 32)

TEXTO DIARIO

Martes 14 de enero

Nunca se inquieten y digan: "¿Qué hemos de comer?", o "¿qué hemos de beber?", o "¿qué hemos de ponernos?". Porque todas estas son las cosas en pos de las cuales las naciones van con empeño. Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas (Mat. 6:31, 32).

Para que el materialismo no lo asfixie, de vez en cuando deténgase a reevaluar su vida. Nunca se parezca a Esaú, quien demostró con sus hechos que despreciaba las cosas espirituales (Gén. 25:34; Heb. 12:16). Y tampoco sea como aquel rico que, en lugar de vender sus bienes, ayudar a los pobres y hacerse discípulo de Cristo, "se fue contristado, porque tenía muchas posesiones" (Mat. 19:21, 22). Las riquezas lo tenían tan atado que se perdió el inmenso privilegio de ser discípulo del hombre más importante de la historia. Si no queremos perderlo también nosotros, debemos tener mucho cuidado con el materialismo. A fin de contrarrestar cualquier preocupación indebida por las cosas materiales, siga el consejo del texto de hoy. w12 15/8 4:8, 9

(Mateo 6:31, 32) Por eso, nunca se inquieten y digan: '¿Qué hemos de comer?', o '¿qué hemos de beber?', o '¿qué hemos de ponernos?'. 32 Porque todas estas son las cosas en pos de las cuales las naciones van con empeño. Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas.
(Génesis 25:34) Y Jacob dio a Esaú pan y guisado de lentejas, y él se puso a comer y beber. Entonces se levantó y se puso en marcha. Así que Esaú despreció la primogenitura.
(Hebreos 12:16) que no haya ningún fornicador ni nadie que no aprecie cosas sagradas, como Esaú, que a cambio de una sola comida vendió regalados sus derechos de primogénito.
(Mateo 19:21, 22) Jesús le dijo: "Si quieres ser perfecto, ve, vende tus bienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y ven, sé mi seguidor". 22 Al oír el joven este dicho, se fue contristado, porque tenía muchas posesiones.
w12 15/8 4:8, 9 Mantengámonos firmes contra las trampas de Satanás
8 Para que el materialismo no lo asfixie, de vez en cuando deténgase a reevaluar su vida. Nunca se parezca a Esaú, quien demostró con sus hechos que despreciaba las cosas espirituales (Gén. 25:34; Heb. 12:16). Y tampoco sea como aquel rico que, en lugar de vender sus bienes, ayudar a los pobres y hacerse discípulo de Cristo, "se fue contristado, porque tenía muchas posesiones" (Mat. 19:21, 22). Las riquezas lo tenían tan atado que se perdió el inmenso privilegio de ser discípulo del hombre más importante de la historia. Si no queremos perderlo también nosotros, debemos tener mucho cuidado con el materialismo.

9 A fin de contrarrestar cualquier preocupación indebida por las cosas materiales, siga el siguiente consejo de Jesús: "Nunca se inquieten y digan: '¿Qué hemos de comer?', o '¿qué hemos de beber?', o '¿qué hemos de ponernos?'. Porque todas estas son las cosas en pos de las cuales las naciones van con empeño. Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas" (Mat. 6:31, 32; Luc. 21:34, 35).

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.