jueves, 2 de enero de 2014

texto diario Viernes 3 de enero Si [la esposa] de hecho se fuera, que permanezca sin casarse, o, si no, que se reconcilie con su esposo (1 Cor. 7:11).

Viernes 3 de enero

Si [la esposa] de hecho se fuera, que permanezca sin casarse, o, si no, que se reconcilie con su esposo (1 Cor. 7:11).

En algunas circunstancias, una cristiana podría decidir "irse de su esposo". Por ejemplo, hay quien se ha separado porque él la sometía a un maltrato físico extremo, porque ponía en grave peligro su espiritualidad o porque se negaba deliberadamente a mantener a la familia. La decisión de separarse o no es una cuestión personal. Sin embargo, el cónyuge bautizado debe analizar el asunto con oración y sinceridad. El cristiano casado con un no creyente debe luchar por mantener intacto su vínculo marital. No obstante, no tiene por qué sentirse culpable si, a pesar de sus esfuerzos sinceros, el no creyente decide separarse. "Si el incrédulo procede a irse, que se vaya —escribió Pablo—; el hermano o la hermana no está en servidumbre en tales circunstancias; antes bien, Dios los ha llamado a ustedes a la paz." (1 Cor. 7:15.) w12 15/5 2:13-15, 17



(1 Cor. 7:11) pero si de hecho se fuera, que permanezca sin casarse, o, si no, que se reconcilie con su esposo; y el esposo no debe dejar a su esposa.

(1 Cor. 7:15) Pero si el incrédulo procede a irse, que se vaya; el hermano o la hermana no está en servidumbre en tales circunstancias; antes bien, Dios los ha llamado a ustedes a la paz.



***w12 15/5 pág. 11 Luche por salvar su matrimonio***
13 Cuando un cristiano cuyo cónyuge no es creyente les pide ayuda, los ancianos dirigen su atención a consejos como este que escribió el apóstol Pablo: "A los casados doy instrucciones —sin embargo, no yo, sino el Señor⁠— de que la esposa no debe irse de su esposo; pero si de hecho se fuera, que permanezca sin casarse, o, si no, que se reconcilie con su esposo; y el esposo no debe dejar a su esposa [...]. Pues, esposa, ¿cómo sabes que no salvarás a tu esposo? O, esposo, ¿cómo sabes que no salvarás a tu esposa?" (1 Cor. 7:10-16). ¡Qué bendición es que un cónyuge no creyente acepte la adoración pura!

14 En algunas circunstancias, una cristiana podría decidir "irse de su esposo". Por ejemplo, hay quien se ha separado porque él la sometía a un maltrato físico extremo, porque ponía en grave peligro su espiritualidad o porque se negaba deliberadamente a mantener a la familia.

15 La decisión de separarse o no es una cuestión personal. Sin embargo, el cónyuge bautizado debe analizar el asunto con oración y sinceridad. Por ejemplo, si el motivo es la grave amenaza a la espiritualidad, ¿es el no creyente el único responsable, o ha desatendido el creyente su estudio de la Biblia, su asistencia a las reuniones y su participación en el ministerio?

***w12 15/5 págs. 11-12 Luche por salvar su matrimonio***
17 El cristiano casado con un no creyente debe luchar por mantener intacto su vínculo marital. No obstante, no tiene por qué sentirse culpable si, a pesar de sus esfuerzos sinceros, el no creyente decide separarse. "Si el incrédulo procede a irse, que se vaya —escribió Pablo⁠—; el hermano o la hermana no está en servidumbre en tales circunstancias; antes bien, Dios los ha llamado a ustedes a la paz." (1 Cor. 7:15.)

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.