jueves, 27 de febrero de 2014

TEXTO DIARIO Viernes 28 de febrero Sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años (Gén. 6:3). Jehová no esperó a que el arca quedara terminada para decidir cuándo caerían las aguas. No dejó abierta la fecha por si la construcción se retrasaba. Más bien, mucho antes de mandarle a Noé que construyera el arca, Dios ya había fijado el momento en que empezaría el Diluvio. ¿Cómo lo sabemos? Por las palabras de Jehová que leemos en el texto de hoy. ¿Estaba indicando con estas palabras el promedio de vida del ser humano? No. Más bien, lo que estaba dictaminando era cuándo intervendría para borrar la maldad de toda la Tierra. Dado que el Diluvio tuvo lugar en el año 2370 antes de nuestra era, es lógico concluir que Dios hizo esta declaración en el 2490. Para entonces, Noé ya tenía 480 años de edad (Gén. 7:6). Y dos décadas más tarde, en el 2470, nació el primero de sus tres hijos (Gén. 5:32). Faltaban unos cien años para que llegara el Diluvio. w12 15/4 4:4, 5 (Génesis 6:3) de eso dijo Jehová: “Ciertamente no obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años”. (Génesis 7:6) Noé tenía seiscientos años de edad cuando ocurrió el diluvio de aguas sobre la tierra. (Génesis 5:32) Noé llegó a tener quinientos años de edad. Después Noé llegó a ser padre de Sem, Cam y Jafet.4 Pensemos en primer lugar en el Diluvio. En este caso, el horario era de suma importancia para el cumplimiento de la voluntad divina. Antes de que se produjera la gran inundación, tenía que llevarse a cabo la colosal tarea de construir el arca y guardar en su interior a los animales. Jehová no esperó a que esta quedara terminada para decidir cuándo caerían las aguas. No dejó abierta la fecha por si la construcción se retrasaba. Más bien, el libro de Génesis muestra que mucho antes de mandarle a Noé que construyera el arca, Dios ya había fijado el momento en que empezaría el Diluvio. ¿Cómo lo sabemos? 5 La Biblia señala que Jehová dictó en los cielos la sentencia que hallamos en Génesis 6:3: “No obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años”. ¿Estaba indicando con estas palabras el promedio de vida del ser humano? No. Más bien, lo que estaba dictaminando era cuándo intervendría para borrar la maldad de toda la Tierra. Dado que el Diluvio tuvo lugar en el año 2370 antes de nuestra era, es lógico concluir que Dios hizo esta declaración en el 2490. Para entonces, Noé ya tenía 480 años de edad (Gén. 7:6). Y dos décadas más tarde, en el 2470, nació el primero de sus tres hijos (Gén. 5:32). Faltaban unos cien años para que llegara el Diluvio, y Jehová aún no le había revelado a Noé que desempeñaría una función esencial en la supervivencia del género humano. ¿Cuánto esperó antes de decírselo? Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

TEXTO DIARIO

Viernes 28 de febrero

Sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años (Gén. 6:3).

Jehová no esperó a que el arca quedara terminada para decidir cuándo caerían las aguas. No dejó abierta la fecha por si la construcción se retrasaba. Más bien, mucho antes de mandarle a Noé que construyera el arca, Dios ya había fijado el momento en que empezaría el Diluvio. ¿Cómo lo sabemos? Por las palabras de Jehová que leemos en el texto de hoy. ¿Estaba indicando con estas palabras el promedio de vida del ser humano? No. Más bien, lo que estaba dictaminando era cuándo intervendría para borrar la maldad de toda la Tierra. Dado que el Diluvio tuvo lugar en el año 2370 antes de nuestra era, es lógico concluir que Dios hizo esta declaración en el 2490. Para entonces, Noé ya tenía 480 años de edad (Gén. 7:6). Y dos décadas más tarde, en el 2470, nació el primero de sus tres hijos (Gén. 5:32). Faltaban unos cien años para que llegara el Diluvio. w12 15/4 4:4, 5

(Génesis 6:3) de eso dijo Jehová: "Ciertamente no obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años".
(Génesis 7:6) Noé tenía seiscientos años de edad cuando ocurrió el diluvio de aguas sobre la tierra.
(Génesis 5:32) Noé llegó a tener quinientos años de edad. Después Noé llegó a ser padre de Sem, Cam y Jafet.4 Pensemos en primer lugar en el Diluvio. En este caso, el horario era de suma importancia para el cumplimiento de la voluntad divina. Antes de que se produjera la gran inundación, tenía que llevarse a cabo la colosal tarea de construir el arca y guardar en su interior a los animales. Jehová no esperó a que esta quedara terminada para decidir cuándo caerían las aguas. No dejó abierta la fecha por si la construcción se retrasaba. Más bien, el libro de Génesis muestra que mucho antes de mandarle a Noé que construyera el arca, Dios ya había fijado el momento en que empezaría el Diluvio. ¿Cómo lo sabemos?

5 La Biblia señala que Jehová dictó en los cielos la sentencia que hallamos en Génesis 6:3: "No obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años". ¿Estaba indicando con estas palabras el promedio de vida del ser humano? No. Más bien, lo que estaba dictaminando era cuándo intervendría para borrar la maldad de toda la Tierra. Dado que el Diluvio tuvo lugar en el año 2370 antes de nuestra era, es lógico concluir que Dios hizo esta declaración en el 2490. Para entonces, Noé ya tenía 480 años de edad (Gén. 7:6). Y dos décadas más tarde, en el 2470, nació el primero de sus tres hijos (Gén. 5:32). Faltaban unos cien años para que llegara el Diluvio, y Jehová aún no le había revelado a Noé que desempeñaría una función esencial en la supervivencia del género humano. ¿Cuánto esperó antes de decírselo?

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.