sábado, 10 de mayo de 2014

Texto Diario sabado, 10 de mayo de 2014

Texto Diario sbado, 10 de mayo de 2014

En verdad les digo: Uno de ustedes me traicionará (Mat. 26:21).

La noche en que celebró su última Pascua, Jesús les dijo a Pedro, Santiago
y Juan en el jardín de Getsemaní: "¡Miren! El que me traiciona se ha
acercado". Acto seguido, Judas apareció con sus cómplices y, "yendo
directamente a Jesús, dijo: '¡Buenos días, Rabí!', y lo besó muy
tiernamente" (Mat. 26:46-50; Luc. 22:47, 52). Por su amor al dinero, Judas
"había traicionado [...] sangre justa" y entregado a Jesús a sus enemigos.
¿Y cuánto cobró por ello? ¡Treinta míseras monedas de plata! (Mat. 27:3-5.)
Desde entonces, el nombre Judas ha sido sinónimo de "traidor", en especial
de la clase que se esconde tras el disfraz de la amistad. Judas tuvo un fin
vergonzoso porque traicionó al ungido de Jehová (Hech. 1:18-20). Es vital
que combatamos cualquier tendencia hacia la ambición ciega o la codicia,
pues podríamos perder el favor de Jehová. w12 15/4 2:6, 7
(Mateo 26:21) comían, él dijo: "En verdad les digo: Uno de ustedes me
traicionará".
(Mateo 26:46-50) vámonos. ¡Miren! El que me traiciona se ha acercado". 47
Y mientras todavía hablaba, ¡mire!, vino Judas, uno de los doce, y con él
una gran muchedumbre con espadas y garrotes, de parte de los sacerdotes
principales y de los ancianos del pueblo.
48 Ahora bien, el que lo traicionaba les había dado una señal, diciendo:
"Al que bese, ese es; deténganlo". 49 Y yendo directamente a Jesús, dijo:
"¡Buenos días, Rabí!", y lo besó muy tiernamente. 50 Pero Jesús le dijo:
"Amigo, ¿con qué propósito estás presente?". Entonces se adelantaron y
echaron mano a Jesús y lo detuvieron.
(Lucas 22:47) él todavía hablaba, ¡mira!, una muchedumbre, y el que se
llamaba Judas, uno de los doce, iba delante de ellos; y se acercó a Jesús
para besarlo.
(Lucas 22:52) Jesús dijo a los sacerdotes principales y a los capitanes
del templo y a los ancianos que habían venido allí por él: "¿Salieron con
espadas y garrotes como contra un salteador?
(Mateo 27:3-5) Judas, que lo había traicionado, viendo que [Jesús] había
sido condenado, sintió remordimiento, y devolvió las treinta piezas de
plata a los sacerdotes principales y a los ancianos, 4 diciendo: "Pequé
cuando traicioné sangre justa". Ellos dijeron: "¿Qué nos importa? ¡Tú
tienes que atender a eso!". 5 De modo que él tiró las piezas de plata en el
templo y se retiró, y se fue y se ahorcó.
(Hechos 1:18-20) mismo hombre, por tanto, compró un campo con el salario
de la injusticia, y cayendo de cabeza, reventó ruidosamente por en medio, y
todos sus intestinos quedaron derramados. 19 También llegó a ser conocido
de todos los habitantes de Jerusalén, de modo que aquel campo fue llamado
en su lenguaje Akéldama, es decir, Campo de Sangre.) 20 Porque está escrito
en el libro de los Salmos: 'Quede desolado su alojamiento, y no haya
morador en él', y: 'Su puesto de superintendencia tómelo otro'.
w12 15/4 2:6, 7
La traición: terrible marca de nuestros tiempos

6 Pensemos ahora en la traición de Judas Iscariote. En la última Pascua que
Jesús celebró con sus doce apóstoles, les anunció: "En verdad les digo: Uno
de ustedes me traicionará" (Mat. 26:21). Esa misma noche, ya en el jardín
de Getsemaní, Jesús les dijo a Pedro, Santiago y Juan: "¡Miren! El que me
traiciona se ha acercado". Acto seguido, Judas apareció con sus cómplices
y, "yendo directamente a Jesús, dijo: '¡Buenos días, Rabí!', y lo besó muy
tiernamente" (Mat. 26:46-50; Luc. 22:47, 52). Por su amor al dinero, Judas
"había traicionado [...] sangre justa" y entregado a Jesús a sus enemigos.
¿Y cuánto cobró por ello? ¡Treinta míseras monedas de plata! (Mat. 27:3-5.)
Desde entonces, el nombre Judas ha sido sinónimo de "traidor", en especial
de la clase que se esconde tras el disfraz de la amistad.

7 ¿Qué hemos aprendido de estos malos ejemplos? Absalón y Judas tuvieron un
fin vergonzoso porque traicionaron al ungido de Jehová (2 Sam. 18:9, 14-17;
Hech. 1:18-20). Y el nombre Dalila quedará para siempre vinculado a la
traición y el amor fingido (Sal. 119:158). Es vital que combatamos
cualquier tendencia hacia la ambición ciega o la codicia, pues podríamos
perder el favor de Jehová. No hay lecciones más contundentes para ayudarnos
a rechazar algo tan deplorable como la traición.
--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido. ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.