domingo, 14 de septiembre de 2014

ADÁN.-Hombre Terrestre; Humanidad; proviene de una raíz que significa: “rojo”).

-- ADÁN

(Hombre Terrestre; Humanidad; proviene de una raíz que significa: "rojo").

La palabra hebrea que se traduce "hombre", "humanidad" u "hombre terrestre", aparece más de 560 veces en las Escrituras, y se aplica tanto a individuos como a la humanidad en general, además de usarse como nombre propio.

[…]

Resultados del pecado. A Eva la engañó cabalmente Satanás el Diablo, pero ese no fue el caso de su esposo. "Adán no fue engañado", dice el apóstol Pablo. (1Ti 2:14.) Con pleno conocimiento de causa, escogió desobedecer deliberadamente, y luego intentó ocultarse como un delincuente. Cuando se le llamó a juicio, en vez de mostrar pesar o remordimiento, o pedir perdón, intentó justificarse y pasar la responsabilidad a otros, e incluso llegó a culpar a Jehová por su propio pecado deliberado: "La mujer que me diste para que estuviera conmigo, ella me dio fruto del árbol y así es que comí". (Gé 3:7-12.) De modo que Adán fue expulsado de Edén a una tierra agreste y maldita que produciría espinos y cardos, y donde se ganaría su subsistencia con dificultad al segar los frutos amargos de su pecado. Fuera del jardín, en espera de su muerte, Adán llegó a ser padre de hijos e hijas. Solo se conoce el nombre de tres de ellos: Caín, Abel y Set. Puesto que Adán tuvo a sus hijos después de pecar, les pasó a todos ellos la herencia del pecado y la muerte. (Gé 3:23; 4:1, 2, 25.)

Este fue el trágico comienzo que Adán le dio a la raza humana. El paraíso, la felicidad y la vida eterna se perdieron, y en su lugar empezaron, como resultado de la desobediencia, el pecado, el sufrimiento y la muerte. "Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado." "La muerte reinó desde Adán." (Ro 5:12, 14.) No obstante, Jehová, por su sabiduría y amor, proveyó un "segundo hombre", el "último Adán", que es el Señor Jesucristo. Gracias a este "Hijo de Dios" obediente, se abrió el camino por el que los descendientes del desobediente "primer hombre, Adán", podrían recobrar el paraíso y la vida eterna. En el caso de los que componen la iglesia o congregación de Cristo, podrían obtener la vida celestial. "Porque así como en Adán todos están muriendo, así también en el Cristo todos serán vivificados." (Jn 3:16, 18; Ro 6:23; 1Co. 15:22, 45, 47.)

Después de su expulsión de Edén, el pecador Adán vivió lo suficiente para ver el asesinato de uno de sus hijos, el destierro de su hijo asesino, el abuso de la institución matrimonial y la profanación del nombre sagrado de Jehová. Fue testigo, igualmente, de la edificación de una ciudad, de la invención de instrumentos musicales y de la forja de herramientas de hierro y cobre. Observó el ejemplo de Enoc, "el séptimo en línea desde Adán", hombre que "siguió andando con el Dios verdadero", y fue condenado por dicho ejemplo. Incluso vivió para ver al padre de Noé, Lamec, de la novena generación. Finalmente, después de novecientos treinta años, la mayor parte de los cuales se consumieron en el lento proceso de la muerte, volvió al suelo del que había sido tomado en el año 3096 a. E.C., tal como Jehová había dicho. (Gé 4:8-26; 5:5-24; Jud 14; véase LAMEC núm. 2.)

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.