domingo, 9 de noviembre de 2014

ADOPCIÓN Acción de tomar alguien como hijo a una persona que no lo es por relación natural

-- ADOPCIÓN

Acción de tomar alguien como hijo a una persona que no lo es por relación natural. La palabra griega traducida "adopción" (hui•o•the•sí•a) es un tecnicismo legal que significa literalmente "colocación como hijo". (Compárese con Ro 8:15, nota.)

[…]

Un significado cristiano. El apóstol Pablo usa varias veces en las Escrituras Griegas Cristianas el concepto de la adopción, para referirse a la nueva condición de los que son llamados y escogidos por Dios. Por ser descendientes del imperfecto Adán, estos estaban en esclavitud al pecado y no poseían la condición inherente de hijos de Dios. No obstante, mediante Cristo Jesús reciben por compra la adopción como hijos y también llegan a ser herederos con Cristo, el Hijo unigénito de Dios. (Gál 4:1-7; Ro 8:14-17.) No obtienen esa condición de hijos por relación natural, sino por la elección de Dios y según Su voluntad. (Ef 1:5.) Si bien se les reconoce como hijos de Dios desde el momento en que Él los engendra mediante Su espíritu (1Jn 3:1; Jn 1:12, 13), la realización plena de este privilegio como Sus hijos espirituales depende de su fidelidad hasta el fin. (Ro 8:17; Rev 21:7.) Por eso, Pablo dijo de ellos: "Aguardamos con intenso anhelo la adopción como hijos, el ser puestos en libertad de nuestros cuerpos por rescate". (Ro 8:23.)

Tal estado de adopción trae como beneficio la libertad de "un espíritu de esclavitud que ocasione temor", reemplazado por la confianza propia de quienes son hijos, y el beneficio de la esperanza de una herencia celestial que les es asegurada por el testimonio que da el espíritu de Dios. Al mismo tiempo, se les recuerda a tales hijos espirituales que la posición de adopción de la que disfrutan se debe a la bondad inmerecida de Jehová y a Su selección, no a un derecho inherente. (Ro 8:15, 16; Gál 4:5-7.)

En Romanos 9:4 Pablo habla de los israelitas carnales como aquellos "a quienes pertenecen la adopción como hijos y la gloria y los pactos y la promulgación de la Ley", una alusión a la posición singular que tuvo Israel mientras fue el pueblo de Dios. De manera que en ocasiones Dios se refirió a Israel como "mi hijo". (Éx 4:22, 23; Dt 14:1, 2; Isa 43:6; Jer 31:9; Os 1:10; 11:1; compárese con Jn 8:41.) No obstante, la filiación verdadera tenía que esperar a la provisión del rescate mediante Cristo Jesús, y dependía de la aceptación de esta provisión divina y de que se pusiera fe en ella. (Jn 1:12, 13; Gál 4:4, 5; 2Co 6:16-18.)

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.