sábado, 17 de enero de 2015

JUECES puntos.

-- JUECES
Lecciones para nosotros

• Jue. 2:10-12. Hemos de tener un programa de estudio bíblico para 'no olvidar los hechos de Jehová' (Salmo 103:2). Los padres deben grabar la verdad de la Palabra de Dios en el corazón de sus hijos (Deuteronomio 6:6-9).

• Jue. 2:14, 21, 22. Jehová permite que su pueblo desobediente sufra penalidades con un propósito: el de castigarlos, refinarlos y motivarlos a volver a él.

• Jue. 3:10. El éxito en los asuntos espirituales no depende de la sabiduría humana, sino del espíritu de Jehová (Salmo 127:1).

• Jue. 3:21. Ehúd esgrimió su espada con destreza y valor. Nosotros también debemos hacernos hábiles en el manejo de "la espada del espíritu, es decir, la palabra de Dios", lo que requiere que usemos las Escrituras con valor en el ministerio (Efesios 6:17; 2 Timoteo 2:15).

• Jue. 6:11-15; 8:1-3, 22, 23. La modestia de Gedeón nos enseña tres importantes lecciones: 1) Cuando se nos extiende un privilegio de servicio, debemos meditar en la responsabilidad que entraña, en lugar de pensar en la prominencia o el prestigio que podemos obtener. 2) Al tratar con quienes tienen una actitud belicosa, lo más sabio es manifestar modestia. 3) La modestia evita que nos obsesionemos con el prestigio.

• Jue. 6:17-22, 36-40. Nosotros también debemos ser precavidos y no creer "toda expresión inspirada". Por el contrario, hemos de probar "las expresiones inspiradas para ver si se originan de Dios" (1 Juan 4:1). A la hora de dar algún consejo, el nuevo anciano cristiano hace bien en consultar con otro más experimentado a fin de asegurarse de que lo que diga tenga una sólida base en la Palabra de Dios.

• Jue. 6:25-27. Gedeón fue discreto para no encolerizar a sus adversarios innecesariamente. Al predicar las buenas nuevas, procuremos no ofender por nuestra forma de hablar.

• Jue. 7:6. En lo que tiene que ver con el servicio a Jehová, debemos imitar a los 300 hombres de Gedeón: estar alertas y vigilantes.

• Jue. 9:8-15. ¡Qué insensato es actuar con orgullo y ambicionar puestos o poder!

• Jue. 11:35-37. Sin duda, el buen ejemplo de Jefté fue decisivo al ayudar a su hija a cultivar fe fuerte y abnegación. Hoy los padres pueden dar ese mismo ejemplo a sus hijos.

• Jue. 11:40. El encomio que se da a quienes sirven a Jehová con un espíritu dispuesto los anima mucho.

• Jue. 13:8. Al enseñar a sus hijos, los padres deben pedirle a Jehová su guía y seguirla (2 Timoteo 3:16).

• Jue. 14:16, 17; 16:16. Presionar a alguien con llantos y reproches puede perjudicar la relación con esa persona (Proverbios 19:13; 21:19).

• Jue. 19:14, 15. La negativa de los habitantes de Guibeah a brindar hospitalidad era señal de debilidad moral. A los cristianos se les exhorta a que "sigan la senda de la hospitalidad" (Romanos 12:13).

JUECES

Respuestas a preguntas bíblicas

• Jue. 1:2, 4. ¿Por qué se designa a Judá para que sea la primera tribu en tomar posesión de la tierra que le toca? Lo normal hubiera sido que le correspondiera este privilegio a la tribu de Rubén, el primogénito de Jacob. Pero en la profecía que pronunció en su lecho de muerte, Jacob predijo que, por haber perdido su derecho a la primogenitura, Rubén no iba a sobresalir. Como Simeón y Leví habían actuado con crueldad, sus hijos serían dispersados por Israel (Génesis 49:3-5, 7). Por tanto, el privilegio le correspondía al cuarto hijo de Jacob, que era Judá. La tribu de Simeón, que subió con la de Judá, recibió pequeñas porciones de tierra distribuidas por todo el enorme territorio de Judá (Josué 19:9).

• Jue. 1:6, 7. ¿Por qué se les cortaban los pulgares y los dedos gordos de los pies a los reyes derrotados? La persona que perdía esos dedos evidentemente quedaba imposibilitada para toda acción militar. ¿Cómo podría un soldado empuñar una espada o una lanza sin los pulgares? Y la pérdida de los dedos gordos de los pies le impediría mantener bien el equilibrio.

• Jue. 4:8. ¿Por qué insistió Barac en que le acompañara la profetisa Débora al campo de batalla? Al parecer, Barac se sentía incapaz de enfrentarse solo al ejército de Sísara. La presencia de la profetisa les daría a él y a sus hombres la seguridad de que contaban con la guía de Dios, y eso les infundiría confianza. Por tanto, la insistencia de Barac en que Débora lo acompañara no era indicativo de debilidad, sino de fe fuerte.

• Jue. 5:20. ¿Cómo pelearon desde el cielo las estrellas a favor de Barac? La Biblia no dice si hubo ayuda angelical, meteoritos que los sabios de Sísara interpretaron como malos augurios o predicciones astrológicas para Sísara que resultaron falsas. Como quiera que fuera, lo que está claro es que hubo algún tipo de intervención divina.

• Jue. 7:1-3; 8:10. ¿Por qué dijo Jehová que los 32.000 hombres de Gedeón eran demasiados para luchar con un ejército enemigo de 135.000? Porque era Jehová quien iba a dar la victoria a Gedeón y sus hombres, y no quería que creyeran que habían derrotado a los madianitas por su propia fuerza.

• Jue. 11:30, 31. ¿Pensaba Jefté en realizar un sacrificio humano cuando hizo su voto? Nada estaría más lejos de su pensar, pues la Ley estipulaba: "No debería hallarse en ti nadie que haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija" (Deuteronomio 18:10). Pero lo cierto es que Jefté pensaba en una persona, no en un animal, pues no era común que en las casas israelitas se guardaran animales para sacrificio. Además, ofrecer un animal no sería nada extraordinario. Jefté sabía perfectamente que podría ser su hija quien saliera de su casa para encontrarse con él. En tal caso tendría que ofrecerla "como ofrenda quemada" en el sentido de que ella se dedicaría al servicio exclusivo de Jehová en el santuario.

• Jue. 17:6; 21:25. ¿Promovía la anarquía el que 'cada uno acostumbrara hacer lo que era recto a sus propios ojos'? No necesariamente, pues Jehová dio guía a su pueblo de muchas maneras. Les dio la Ley y el sacerdocio para educarlos en sus caminos. El sumo sacerdote podía consultar a Dios sobre asuntos importantes por medio del Urim y el Tumim (Éxodo 28:30). En cada ciudad había ancianos capacitados que daban valiosos consejos. Cuando el israelita se aprovechaba de estas provisiones, obtenía guía acertada para su conciencia. En tal caso, el que hiciera "lo que era recto a sus propios ojos" tenía buenos resultados. Por otra parte, si la persona pasaba por alto la Ley y tomaba sus propias decisiones en asuntos relacionados con la conducta o la adoración a Dios, las consecuencias eran malas.

• Jue. 20:17-48. ¿Por qué permitió Jehová a los benjamitas que derrotaran dos veces a las demás tribus, si ellos merecían castigo? Al permitir que las tribus fieles sufrieran enormes pérdidas inicialmente, Jehová ponía a prueba su determinación de erradicar la maldad de Israel.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.