sábado, 7 de febrero de 2015

Capítulo 20.-Sabio de corazón”, pero humilde

--

Capítulo 20

"Sabio de corazón", pero humilde

EL PADRE quiere grabar en el corazón del pequeño una importantísima lección. Pero ¿cómo debe hacerlo? ¿Quedándose de pie, intimidante, delante de él y hablándole con severidad, o bajándose a su nivel y utilizando un tono atrayente y dulce? Si es sabio y humilde, elegirá sin duda esta última opción.

2 Pues bien, ¿qué clase de Padre es Jehová? ¿Altivo, o humilde? ¿Severo, o benigno? Ciertamente, su conocimiento y sabiduría son infinitos. No obstante, tal vez hayamos notado que el saber y la inteligencia no siempre van de la mano con la humildad, y de hecho la Biblia dice que "el conocimiento hincha" (1 Corintios 3:19; 8:1). Sin embargo, Dios es "sabio de corazón" y también humilde (Job 9:4). Claro, no es que sea de condición inferior o le falte grandeza, sino que carece de arrogancia. ¿Por qué razón?

3 Como es santo, no tiene altanería, defecto que contamina a quien lo posee (Marcos 7:20-22). Observemos, además, las palabras que dirigió Jeremías a Jehová: "Sin falta se acordará tu alma y se inclinará sobre mí" (Lamentaciones 3:20).° Imagínese: el Soberano Universal accedía a 'inclinarse', a bajarse al nivel del profeta, que era imperfecto, y favorecerlo con su atención (Salmo 113:7). Efectivamente, Dios es humilde. Ahora bien, ¿qué encierra su humildad?, ¿qué relación guarda con la sabiduría? y ¿qué importancia tiene para nosotros?

Cómo demuestra humildad Jehová

4 La humildad es una cualidad interior, la virtud de la persona que no es orgullosa o arrogante, y que lo manifiesta con su apacibilidad, paciencia y espíritu razonable (Gálatas 5:22, 23). Sin embargo, estas características piadosas no deben confundirse con debilidad ni cobardía, y no son incompatibles con el hecho de que Jehová sienta justa indignación y use el poder destructivo. Más bien, con su humildad y apacibilidad él demuestra una fortaleza inmensa, un perfecto autodominio (Isaías 42:14). Pero ¿qué relación hay entre sabiduría y humildad? Un diccionario bíblico señala que este atributo "se define en último término [...] por la abnegación, y es una de las principales raíces de toda sabiduría". Por consiguiente, la auténtica sabiduría no existe sin humildad. Ahora, ¿cómo nos beneficia que Dios manifieste tal cualidad?

5 El rey David cantó a Jehová: "Me darás tu escudo de salvación, y tu propia mano derecha me sustentará, y tu propia humildad me hará grande" (Salmo 18:35). El Ser Supremo se rebajaba a tratar con aquella persona imperfecta y brindarle a diario fuerzas y protección. El salmista comprendía que la disposición de Dios a humillarse así era la única razón por la que él llegaría a alcanzar la salvación e incluso cierta grandeza como rey. En efecto, ¿quién de nosotros tendría esperanzas de salvarse si no fuera porque el Creador se humilla dignándose a tratarnos como Padre dulce y amoroso?

6 Cabe señalar una distinción entre humildad y modestia. Esta última es una hermosa virtud que deben cultivar los seres humanos fieles y que, como la humildad, está vinculada a la sabiduría; de ahí que Proverbios 11:2 afirme: "La sabiduría está con los modestos". Ahora bien, la Biblia nunca dice que Jehová tenga modestia. ¿Por qué? Porque esta cualidad se refiere en las Escrituras a la debida conciencia de las propias limitaciones, y el Todopoderoso no tiene más limitaciones que las que se impone por voluntad propia, las que exigen sus justos principios (Marcos 10:27; Tito 1:2). Además, es el Altísimo, de modo que no está sujeto a nadie. Por consiguiente, esta noción de modestia no le es aplicable.

7 Pero Jehová sí demuestra humildad y apacibilidad, y enseña a sus siervos que esta última virtud es parte esencial de la verdadera sabiduría. Por esta razón, su Palabra habla de la "apacibilidad que pertenece a la sabiduría" (Santiago 3:13).° Repasemos el ejemplo que nos da él al respecto.

Jehová es humilde al delegar y al escuchar

8 Jehová da una alentadora prueba de humildad al estar dispuesto a delegar y a escuchar, algo sorprendente en quien no necesita asistentes ni consejeros (Isaías 40:13, 14; Romanos 11:34, 35). Con todo, la Biblia muestra vez tras vez que él condesciende de estas maneras.

9 Tomemos por caso un gran acontecimiento que vivió Abrahán. En cierta ocasión recibió a tres visitantes, que en realidad eran ángeles. A uno de ellos lo llamó "Jehová" porque representaba al Ser Supremo y actuaba en Su nombre, de manera que era como si sus palabras y conducta fueran las de Jehová mismo. Valiéndose de este medio, el Altísimo le dijo a Abrahán que había oído un fuerte "clamor de queja acerca de Sodoma y Gomorra", y le hizo este anuncio: "Estoy completamente resuelto a bajar para ver si obran del todo conforme al clamor que acerca de ello ha llegado a mí, y, si no, podré llegar a saberlo" (Génesis 18:3, 20, 21). Claro, no era que el Todopoderoso fuese a "bajar" en persona, sino que volvería a enviar a sus representantes angélicos (Génesis 19:1). Pero ¿por qué? ¿Acaso no podía el Dios que todo lo ve 'llegar a saber' por sí solo el verdadero estado de la región? Sin la menor duda, pero la humildad lo llevó a comisionar a estas criaturas celestiales para que investigaran la situación y visitaran en Sodoma a Lot y los suyos.

10 Además, Jehová escucha. En tiempos de Acab pidió a los ángeles que recomendaran cómo ocasionar la ruina de aquel rey impío. Aunque Dios no necesitaba tal ayuda, aceptó la sugerencia de un ángel y le encargó que se asegurara de llevarla a cabo (1 Reyes 22:19-22). ¡Qué humildad!

11 Jehová accede a escuchar hasta a personas imperfectas que desean contarle sus preocupaciones. Así, cuando le comunicó a Abrahán que iba a destruir Sodoma y Gomorra, aquel hombre fiel se quedó atónito y dijo: "Es inconcebible de ti. ¿El Juez de toda la tierra no va a hacer lo que es recto?". Además, le preguntó si perdonaría a dichas ciudades en caso de que hubiera 50 justos en ellas. Aunque Dios repuso que sí, el patriarca siguió inquiriendo sobre lo que ocurriría de ser menor la cifra: primero 45, luego 40..., y, pese a las garantías divinas, insistió hasta que llegó a tan solo 10. Es posible que aún no entendiera bien lo misericordioso que es el Creador. Sea como fuere, Jehová demostró paciencia y humildad con él, su amigo y siervo, al permitirle expresar tales inquietudes (Génesis 18:23-33).

12 ¿Cuántas personas inteligentes y cultas consentirían en escuchar con paciencia a alguien de talento muy inferior al suyo?° Pues así de humilde es nuestro Dios. Durante aquella conversación, Abrahán llegó a ver asimismo que el Altísimo es "tardo para la cólera" (Éxodo 34:6). Tal vez se diera cuenta de que no tenía ningún derecho a cuestionar la actuación divina, ya que en dos ocasiones hizo esta súplica: "Que Jehová, por favor, no se enardezca de cólera" (Génesis 18:30, 32). Por supuesto, Jehová, que posee la "apacibilidad que pertenece a la sabiduría", no se enfureció.

Jehová es razonable

13 La humildad de Jehová se manifiesta también en otra hermosa virtud: la razonabilidad, que lamentablemente escasea entre las personas imperfectas. Él, sin embargo, no solo se digna a escuchar a sus criaturas inteligentes, sino a ceder siempre que por ello no entre en pugna con sus justos principios. En el uso bíblico, el adjetivo razonable significa literalmente "que cede". Esta virtud es también una característica propia de la sabiduría divina, como dice Santiago 3:17: "La sabiduría de arriba es [...] razonable". ¿En qué sentido es aplicable este calificativo al sapientísimo Jehová? Para empezar, es adaptable. Recordemos la lección que encierra su propio nombre: Dios hace que él mismo llegue a ser cuanto sea preciso para cumplir sus propósitos (Éxodo 3:14). ¿No vemos en ello una clara muestra de espíritu adaptable y razonable?

14 Hay un pasaje bíblico muy interesante que nos permite hacernos una ligera idea de la adaptabilidad de Dios. Se trata de la visión que tuvo el profeta Ezequiel de Su organización celestial de criaturas espirituales. En ella contempló un carruaje de imponente tamaño, el "vehículo" que Jehová mismo guía en todo momento. Llama la atención cómo se movía: sus gigantescas ruedas tenían cuatro lados y estaban llenas de ojos, gracias a lo cual lo veían todo, y cambiaban de dirección en el acto, sin detenerse ni dar la vuelta. Enorme como era, no se desplazaba con la pesadez de una torpe máquina, sino a la velocidad del relámpago, virando incluso en ángulo recto (Ezequiel 1:1, 14-28). En efecto, la organización divina es como el Soberano omnipotente que la dirige: tan adaptable que se ajusta de continuo a las cambiantes situaciones y necesidades que afronta.

15 Los seres humanos han de contentarse con tratar de imitar una adaptabilidad tan perfecta. Muy a menudo, tanto ellos como sus organizaciones son más rígidos que adaptables, más irrazonables que flexibles. A modo de ilustración: un superpetrolero o un tren de mercancías impresionan por su tamaño y potencia. Pero ¿cómo responden a los cambios repentinos de circunstancias? En el caso del pesado ferrocarril, cuando está a punto de toparse con un obstáculo en la vía, no puede girar, ni tampoco frenar con facilidad, porque recorrería más de un kilómetro antes de detenerse. De igual modo, el enorme barco petrolero puede avanzar unos ocho kilómetros después de pararse los motores, y hasta si se pusieran en retroceso, aún surcaría unos tres kilómetros. Otro tanto ocurre con las instituciones humanas de carácter rígido e irrazonable. Por orgullo, muchos hombres rehúsan adaptarse a los cambios de necesidades y circunstancias. Tal rigidez causa la caída de empresas e incluso gobiernos (Proverbios 16:18). ¡Qué alegría saber que Jehová y su organización no son así!

Cómo demuestra Jehová que es razonable

16 Pensemos de nuevo en la destrucción de Sodoma y Gomorra. Lot y su familia recibieron órdenes claras del ángel de Dios: "Escapa a la región montañosa". Sin embargo, a Lot no le atraía esa perspectiva, de modo que suplicó: "¡Eso no, por favor, Jehová!". Convencido de que huir a la sierra significaría la muerte, imploró que les permitiera a él y a su familia refugiarse en la cercana ciudad de Zóar. Ahora bien, Jehová se proponía aniquilar aquel lugar. Además, tales temores eran infundados, pues sin duda el Altísimo podía mantenerlo vivo en las montañas. Con todo, accedió a sus súplicas y no destruyó aquella población. "Mira que verdaderamente te muestro consideración hasta este grado también", le dijo el ángel (Génesis 19:17-22). ¡Qué actitud tan razonable de parte del Todopoderoso!

17 Jehová también reacciona ante el arrepentimiento sincero y actúa siempre con misericordia y justicia. Recordemos qué sucedió cuando envió a Jonás a la perversa y violenta Nínive. El profeta marchó por las calles de la metrópoli anunciando un mensaje inspirado muy simple: sería destruida al cabo de cuarenta días. Pero se produjo un cambio radical. Inesperadamente, los ninivitas se arrepintieron (Jonás, capítulo 3).

18 Podemos establecer una comparación muy instructiva entre cómo reaccionó el profeta ante el giro que tomaron los acontecimientos y cómo lo hizo el Altísimo. En esta ocasión, Jehová se adaptó, haciendo que él mismo llegara a ser Perdonador de pecados en vez de "persona varonil de guerra" (Éxodo 15:3).° Jonás, por el contrario, fue inflexible y demostró un grado de misericordia muchísimo menor. No reflejó el espíritu razonable del Creador, sino que respondió como el tren de mercancías o el superpetrolero que mencionamos antes. ¡Había proclamado destrucción, y tenía que haberla! Pero Dios tuvo paciencia con aquel impaciente profeta y le enseñó una memorable lección de razonabilidad y misericordia (Jonás, capítulo 4).

19 Por último, Jehová es razonable en lo que espera de sus siervos. Como indicó el rey David, "él mismo conoce bien la formación de nosotros, y se acuerda de que somos polvo" (Salmo 103:14). Comprende mejor que nosotros mismos nuestras limitaciones e imperfecciones, y no nos pide imposibles. La Biblia contrasta a los amos humanos "buenos y razonables" con los "difíciles de complacer" (1 Pedro 2:18). Pues bien, ¿qué clase de Amo es él? Observemos lo que indica Proverbios 19:17: "El que muestra favor al de condición humilde le presta a Jehová". Es obvio que solo un amo bueno y razonable se fijaría en todos los actos caritativos que se realizan a favor de los necesitados. Lo que es más, este pasaje indica que el Creador del universo se considera en deuda con los insignificantes hacedores de tales obras de misericordia. ¡No hay humildad más profunda!

20 Jehová sigue siendo igual de dulce y razonable con sus siervos actuales. Si acudimos a él con fe, nos escucha. Aunque no nos envía mensajes directamente a través de ángeles, nunca pensemos que no contesta nuestros ruegos. Recordemos que cuando el apóstol Pablo pidió a sus hermanos cristianos que se 'ocuparan en orar' tocante a su liberación de la cárcel, añadió que el objetivo era 'que fuese restaurado a ellos más pronto' (Hebreos 13:18, 19). Por consiguiente, nuestras súplicas pueden impulsar a Dios a obrar como de otro modo no lo hubiera hecho (Santiago 5:16).

21 Claro, ninguna de estas manifestaciones de la humildad de Jehová -su apacibilidad, su disposición a escuchar, su paciencia y su razonabilidad- implica que renuncie a sus justos principios. Los clérigos de la cristiandad tal vez crean que demuestran esa misma cualidad cuando, a fin de regalarles los oídos a sus rebaños, desvirtúan las normas morales divinas (2 Timoteo 4:3). Pero la tendencia humana a dejarlas a un lado por conveniencia no tiene nada que ver con la razonabilidad del Altísimo, quien es santo y nunca quebrantará sus justas normas (Levítico 11:44). Por lo tanto, aceptemos la razonabilidad de Jehová como lo que es: una prueba más de su humildad. ¿No nos llena de satisfacción pensar que el Ser más sabio del universo es también un dechado de humildad? Es un placer acercarse a un Dios tan imponente y, al mismo tiempo, tan dulce, paciente y razonable.

[Notas]

Los soferim (antiguos escribas) modificaron este versículo para que indicara que Jeremías, en vez de Jehová, era el que se inclinaba. Por lo visto les pareció inapropiado atribuir al Creador una acción tan humilde. A consecuencia del cambio, muchas versiones no reflejan el verdadero sentido de este hermoso pasaje. No sucede así con The New English Bible, que transmite con exactitud lo que el profeta dice a Dios: "Acuérdate, sí, acuérdate, y bájate a mi nivel".

Otras versiones dicen "la humildad que viene de la sabiduría" y "la mansedumbre que es propia de la sabiduría".

Cabe mencionar que la Biblia contrapone la altivez a la paciencia (Eclesiastés 7:8). De ahí que esta cualidad constituya una prueba más de la humildad de Jehová (2 Pedro 3:9).

Salmo 86:5 dice: "Jehová, eres bueno y estás listo para perdonar". En la versión griega de este pasaje se tradujo la expresión "listo para perdonar" con el término e·pi·ei·kés ("razonable").

Preguntas para meditar

Éxodo 32:9-14 ¿En qué sentido fue humilde Jehová al acceder a la súplica de Moisés a favor de Israel?

Jueces 6:36-40 ¿Cómo demostró Jehová una actitud paciente y razonable al responder a las peticiones de Gedeón?

Salmo 113:1-9 ¿De qué manera revela humildad el trato que da Jehová a la humanidad?

Lucas 1:46-55 ¿Cómo ve Jehová a las personas humildes y de pocos recursos, tal como creía María? ¿Qué efecto debe tener en nosotros Su forma de verlas?

[Preguntas del estudio]

1-3. ¿Por qué tenemos la certeza de que Jehová es humilde?

4, 5. a) ¿Qué es la humildad, cómo se manifiesta, y por qué no debe confundirse nunca con debilidad o cobardía? b) ¿Cómo demostró humildad Jehová en el trato con David, y qué importancia tiene para nosotros esta cualidad divina?

6, 7. a) ¿Por qué no dice nunca la Biblia que Jehová tenga modestia? b) ¿Qué relación hay entre apacibilidad y sabiduría, y quién da el mejor ejemplo en este particular?

8-10. a) ¿Por qué es digno de mención que Jehová esté dispuesto a delegar y escuchar? b) ¿Cómo ha sido humilde el Altísimo en su relación con los ángeles?

11, 12. ¿Cómo constató Abrahán la humildad de Jehová?

13. ¿Qué significa en el uso bíblico el adjetivo razonable, y por qué es idóneo para referirse a Jehová?

14, 15. ¿Qué nos enseña el carruaje divino que vio Ezequiel acerca de la organización celestial de Jehová, y cómo se diferencia esta de las instituciones mundanas?

16. ¿Cómo demostró Jehová una actitud razonable por la forma de tratar a Lot antes de destruir Sodoma y Gomorra?

17, 18. ¿Cómo se demostró en el caso de los ninivitas que Jehová es razonable?

19. a) ¿Por qué estamos seguros de que Jehová es razonable en lo que espera de sus siervos? b) ¿Cómo muestra Proverbios 19:17 que es un Amo 'bueno y razonable', así como profundamente humilde?

20. ¿Qué certeza tenemos de que Jehová escucha nuestros ruegos y los contesta?

21. ¿A qué conclusión no deberíamos llegar en vista de la humildad de Jehová, y qué deberíamos apreciar tocante a él?

[Ilustración de la página 200]

El padre sabio trata a sus hijos con humildad y dulzura

[Ilustración de la página 208]

Jehová es razonable y entiende nuestras limitaciones

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.