domingo, 8 de marzo de 2015

PRIMERO DE SAMUEL Lecciones para nosotros.

-- PRIMERO DE SAMUEL
Lecciones para nosotros

• 1 Sam. 1:11, 12, 21-23; 2:19. La importancia que Ana daba a la oración, su humildad, su gratitud por la bondad de Jehová y su constante cariño maternal hacen de ella un ejemplo para las mujeres temerosas de Dios.

• 1 Sam. 1:8. Elqaná puso un magnífico ejemplo en cuanto a fortalecer a otros con palabras (Job 16:5). Primero, sin erigirse en juez, le preguntó a Ana: "¿Por qué [...] se siente mal tu corazón?". Esas palabras la animaron a expresar sus sentimientos. Entonces, él le confirmó su cariño, preguntándole: "¿No soy yo mejor para ti que diez hijos?".

• 1 Sam. 2:26; 3:5-8, 15, 19. Llegamos a ser "más agradables" a Dios y a los hombres si cumplimos diligentemente con la obra que Dios nos ha asignado, aprovechamos la educación espiritual que recibimos y somos corteses y respetuosos.

• 1 Sam. 4:3, 4, 10. Ni siquiera un objeto tan santo como el arca del pacto sirvió de amuleto. Debemos "[guardarnos] de los ídolos" (1 Juan 5:21).

• 1 Sam. 9:21; 10:22, 27. La modestia y la humildad que tenía Saúl al principio de su reinado evitaron que actuara con imprudencia cuando unos "hombres que no servían para nada" no aceptaron su autoridad real. ¡Cuánto nos protege esa actitud de las acciones irracionales!

• 1 Sam. 12:20, 21. Nunca permitamos que "las cosas irreales", como la idolatría o la confianza en los hombres y en la fuerza militar de las naciones, nos desvíen de servir a Jehová.

• 1 Sam. 12:24. Un factor importante para seguir mostrando temor reverencial a Jehová y servirle de todo corazón es "ve[r] cuán grandes cosas ha hecho" por su pueblo tanto en el pasado como en el presente.

• 1 Sam. 13:10-14; 15:22-25, 30. Tengamos cuidado de no caer en alguna forma de conducta insolente, sea que se evidencie en la desobediencia o en una actitud arrogante (Proverbios 11:2).

• 1 Sam. 16:6, 7. En vez de quedar impresionados por la apariencia externa de los demás o juzgarlos apresuradamente, procuremos verlos como Jehová los ve.

• 1 Sam. 17:47-50. Podemos enfrentarnos con valor a la oposición o la persecución instigada por enemigos semejantes a Goliat porque "a Jehová pertenece la batalla".

• 1 Sam. 18:1, 3; 20:41, 42. Podemos encontrar amigos verdaderos entre los que aman a Jehová.

• 1 Sam. 21:12, 13. Jehová espera que utilicemos nuestras facultades mentales y aptitudes para hacer frente a las situaciones difíciles de la vida. Nos ha proporcionado su Palabra inspirada, que nos da sagacidad, conocimiento y capacidad de pensar (Proverbios 1:4). También contamos con la ayuda de ancianos cristianos nombrados.

• 1 Sam. 24:6; 26:11. David da un excelente ejemplo al mostrar verdadero respeto al ungido de Jehová.

• 1 Sam. 25:23-33. La sensatez de Abigail es digna de imitar.

• 1 Sam. 28:8-19. Con el objetivo de engañar o perjudicar a la gente, los espíritus inicuos pueden fingir ser cierta persona que ha muerto. Tenemos que abstenernos de toda forma de espiritismo (Deuteronomio 18:10-12).

• 1 Sam. 30:23, 24. Esta decisión, basada en Números 31:27, muestra que Jehová valora a los que desempeñan un papel de apoyo en la congregación. Por eso, cualquier cosa que estemos haciendo, "trabaje[mos] en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres" (Colosenses 3:23).

Regresar

PRIMERO DE SAMUEL

Respuestas a preguntas bíblicas

• 1 Sam. 2:10. ¿Por qué pidió Ana en oración que Jehová "[diera] fuerza a su rey" cuando no había ningún rey humano en Israel? La Ley mosaica predijo que los israelitas tendrían un rey humano (Deuteronomio 17:14-18). En su lecho de muerte, Jacob profetizó: "El cetro [símbolo de autoridad real] no se apartará de Judá" (Génesis 49:10). Además, respecto a Sara —la antepasada de los israelitas—, Jehová dijo: "Reyes de pueblos provendrán de ella" (Génesis 17:16). De modo que Ana estaba orando respecto a un rey futuro.

• 1 Sam. 3:3. ¿Dormía Samuel realmente en el Santísimo? No. Samuel era un levita de la familia no sacerdotal de los qohatitas (1 Crónicas 6:33-38). Por lo tanto, no se le permitía "entrar para ver las cosas santas" (Números 4:17-20). La única parte del santuario a la que Samuel tenía acceso era el patio del tabernáculo. Allí es donde probablemente dormía. Parece ser que Elí también dormía en alguna sección del patio. La expresión "donde estaba el arca de Dios" debe referirse al recinto del tabernáculo.

• 1 Sam. 7:7-9, 17. ¿Por qué ofreció Samuel una ofrenda quemada en Mizpá y erigió un altar en Ramá, en vista de que los sacrificios debían ofrecerse con regularidad únicamente en un lugar que Jehová escogiera? (Deuteronomio 12:4-7, 13, 14; Josué 22:19.) Una vez que se retiró el Arca sagrada del tabernáculo de Siló, dejó de ser evidente la presencia de Jehová. Por eso, en calidad de representante de Dios, Samuel ofreció una ofrenda quemada en Mizpá y también levantó un altar en Ramá. Al parecer, tales acciones contaban con la aprobación de Jehová.

• 1 Sam. 9:9. ¿Qué tiene de significativo la frase "al profeta de hoy se le llamaba vidente en tiempos pasados"? Estas palabras pudieran indicar que a medida que los profetas fueron adquiriendo más relevancia en los días de Samuel y durante el período de los reyes de Israel, la palabra vidente fue reemplazada por el término profeta. A Samuel se le considera el primer profeta (Hechos 3:24).

• 1 Sam. 14:24-32, 44, 45. ¿Perdió Jonatán el favor de Dios por comer miel en violación del juramento de Saúl? No parece que ese acto le acarreara la desaprobación divina. En primer lugar, él no estaba al tanto de lo que había dicho su padre. Además, sea que el juramento haya estado motivado por un falso celo o por un punto de vista erróneo sobre el poder real, ocasionó problemas al pueblo. ¿Cómo es posible que tal juramento contara con la aprobación divina? Aunque Jonatán estaba dispuesto a aceptar las consecuencias por haberlo violado, se le perdonó la vida.

• 1 Sam. 15:6. ¿Por qué mostró Saúl consideración especial a los quenitas? Los quenitas eran hijos del suegro de Moisés. Ayudaron a los israelitas después de que estos partieron del monte Sinaí (Números 10:29-32). En la tierra de Canaán, los quenitas también moraron por algún tiempo con los hijos de Judá (Jueces 1:16). Aunque posteriormente residieron entre los amalequitas y varios pueblos más, mantuvieron buenas relaciones con Israel. Con razón, pues, Saúl les perdonó la vida a los quenitas.

• 1 Sam. 16:14. ¿Qué espíritu malo aterrorizó a Saúl? El espíritu malo que privó a Saúl de su paz interior era la inclinación mala de su mente y corazón, su impulso interno de hacer lo malo. Cuando Jehová le quitó su espíritu santo, Saúl perdió su protección, y llegó a estar dominado por un mal espíritu que provenía de él mismo. Puesto que Dios permitió que ese espíritu reemplazara al espíritu santo, al espíritu malo se le llama "un espíritu malo de parte de Jehová".

• 1 Sam. 17:55-58. En vista de lo que dice 1 Samuel 16:17-23, ¿por qué preguntó Saúl de quién era hijo David? A Saúl no le interesaba saber únicamente el nombre del padre de David. Es muy probable que quisiera saber qué clase de hombre había engendrado a un muchacho que acababa de efectuar la asombrosa hazaña de derribar a un gigante.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.