sábado, 19 de septiembre de 2015

Ehúd (núm. 2). Tema: Jehová libra a su pueblo (it-1 págs. 779, 780)

EHÚD

2. Hijo de Guerá, de la tribu de Benjamín. (Jue 3:15.) Dios escogió a
Ehúd para librar a la nación de una esclavitud de dieciocho años al rey
Eglón de Moab, esclavitud que Dios permitió debido a que los israelitas
"hicieron lo que era malo a los ojos de Jehová". (Jue 3:12-14.)

Cuando los israelitas empezaron a clamar a Jehová por auxilio, Dios
levantó un "salvador" en la persona de Ehúd. A su debido tiempo, los
israelitas enviaron tributo a Eglón por medio de Ehúd, que se había
hecho una espada de dos filos cuya "longitud era de un codo [heb.
gó•medh]". En este caso en concreto, no hay certeza en cuanto a la
equivalencia de esa medida, aunque algunos creen que era un codo corto
de unos 38 cm. Ehúd era zurdo, o, expresado literalmente, "un hombre
cerrado (impedido) de su mano derecha". Sin embargo, esto no quiere
decir que tuviese algún impedimento, ya que en hebreo se emplea la
misma fraseología para aludir a setecientos guerreros benjamitas, que
aunque difícilmente tendrían defectos físicos, eran zurdos, y es muy
probable que fuesen ambidextros. (Jue 3:15, 16, nota; 20:16; compárese
con 1Cr 12:2.) La Biblia no especifica que Ehúd fuese ambidextro,
aunque cabe esa posibilidad. De todas maneras, ya que era zurdo, se
ciñó la espada sobre su muslo derecho, bajo la ropa.

Después de presentar el tributo, Ehúd se volvió con los portadores del
mismo, pero cuando llegaron a las canteras de Guilgal, los despidió y
regresó. A continuación fue a ver a Eglón, el rey moabita, que estaba
sentado en su cámara del techo, y le dijo: "Una palabra de Dios tengo
para ti". Interesado, Eglón se levantó de su trono. En ese instante
Ehúd "metió su mano izquierda y tomó la espada de sobre su muslo
derecho", y la hundió en el grueso vientre de Eglón. Como resultado,
"el mango también siguió entrando tras la hoja, de modo que la gordura
se cerró sobre la hoja". Un hombre que usase su mano derecha quizás
habría sacado la espada de su lado izquierdo, así que no es probable
que Eglón esperase que Ehúd, usando su mano izquierda, sacase una
espada del muslo derecho. Una vez muerto el gobernante enemigo, Ehúd
cerró con llave tras él las puertas de la cámara del techo y escapó a
través del respiradero. Cuando los siervos de Eglón por fin abrieron
las puertas, descubrieron que "¡su señor estaba caído en tierra,
muerto!". (Jue 3:15-25.)

Ehúd, que había escapado a la región montañosa de Efraín, formó un
ejército de israelitas, y les dijo: "Síganme, porque Jehová ha dado a
sus enemigos, los moabitas, en mano de ustedes". Después de capturar
los vados del Jordán, los israelitas cortaron la retirada de los
moabitas a su país natal. Estos, sin duda muy desmoralizados por la
muerte de su rey, fueron derrotados y perdieron 10.000 hombres, "cada
uno robusto y cada uno hombre valiente; y ni siquiera uno escapó". Una
vez sojuzgado Moab bajo la mano de Israel y el acaudillamiento de Ehúd,
"la tierra no tuvo más disturbio por ochenta años". (Jue 3:26-30.)

A Ehúd no se le llamó específicamente "juez", sino "salvador". (Jue
3:15.) No obstante, a Otniel se le llamó "juez" y "salvador", y este
era el período de los jueces (Jue 3:9, 10), por lo que parece que a
Ehúd no solo se le debió de considerar "salvador", sino también "juez

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.