sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Qué papel desempeñan los ángeles en el propósito de Dios? (it-1 págs. 138-140)

ÁNGEL

Tanto el término hebreo mal•'ákj como el griego ág•gue•los significan
literalmente "mensajero", y aparecen unas cuatrocientas veces en la
Biblia. Cuando el mensajero referido es un espíritu, la palabra se
traduce "ángel", mientras que si es obvio que se trata de una criatura
humana, se vierte "mensajero". (Gé 16:7; 32:3; Snt 2:25; Rev 22:8;
véase MENSAJERO.) No obstante, en Revelación, libro lleno de
simbolismos, algunas de las referencias a ángeles puede que apliquen a
criaturas humanas. (Rev 2:1, 8, 12, 18; 3:1, 7, 14.)

Algunas veces a los ángeles se les llama espíritus, por ser invisibles
y poderosos. Por ejemplo: "Salió un espíritu y se paró delante de
Jehová"; "¿No son todos ellos espíritus para servicio público?". (1Re
22:21; Heb 1:14.) Dado que tienen cuerpos espirituales invisibles,
residen "en los cielos". (Mr 12:25; 1Co 15:44, 50.) También se les
llama "hijos del Dios verdadero", "estrellas de la mañana" y "santas
miríadas" (o "los santos"). (Job 1:6; 2:1; 38:7; Dt 33:2.)

Los ángeles ni se casan ni se reproducen según su género, sino que
Jehová los creó individualmente a través de su Hijo primogénito, "el
principio de la creación por Dios". (Mt 22:30; Rev 3:14.) "Por medio de
él [este Hijo primogénito, la Palabra] todas las otras cosas fueron
creadas en los cielos [...], las cosas invisibles [...]. También, él es
antes de todas las otras cosas y por medio de él se hizo que todas las
otras cosas existieran." (Col 1:15-17; Jn 1:1-3.) Se creó a los ángeles
mucho antes que al hombre, ya que al 'fundar la tierra', "las estrellas
de la mañana gozosamente clamaron a una, y todos los hijos de Dios
empezaron a gritar en aplauso". (Job 38:4-7.)

En cuanto a la cantidad de huestes angelicales que hay en el cielo,
Daniel dice que vio "mil millares que seguían ministrándole [a Dios], y
diez mil veces diez mil que seguían de pie directamente delante de él".
(Da 7:10; Heb 12:22; Jud 14.)

Orden y posición. Como en el caso de la creación visible, también en la
región invisible hay orden y posición entre los ángeles. El ángel
principal, tanto en poder como en autoridad, es Miguel, el arcángel.
(Da 10:13, 21; 12:1; Jud 9; Rev 12:7; véanse ARCÁNGEL; MIGUEL núm. 1.)
Debido a su preeminencia y por ser "el gran príncipe que está plantado
a favor de los hijos de tu pueblo [de Dios]", se cree que es el ángel
que condujo a Israel por el desierto. (Éx 23:20-23.) Los serafines
disfrutan de una posición muy elevada entre los ángeles debido a sus
privilegios y honra. (Isa 6:2, 6; véase SERAFINES.) Sin embargo, las
Escrituras mencionan con más frecuencia (unas noventa veces) a los
querubines, y lo que se dice sobre sus obligaciones y responsabilidades
pone de manifiesto que también ostentan una posición especial entre los
ángeles. (Gé 3:24; Eze 10:1-22; véase QUERUBÍN.) Luego está la gran
cantidad de mensajeros angélicos que sirven como medio de comunicación
entre Dios y el hombre, si bien, no se limitan sencillamente a
transmitir mensajes, sino que, como agentes y comisarios del Dios
Altísimo, son responsables de ejecutar el propósito divino, sea este
proteger y liberar al pueblo de Dios o destruir a los inicuos. (Gé
19:1-26.)

No son fuerzas impersonales. Algunas personas opinan que los ángeles no
son personas concretas, sino, más bien, fuerzas impersonales enviadas
para realizar la voluntad de Dios; sin embargo, no es eso lo que enseña
la Biblia. El tener un nombre personal implica individualidad, y el que
en la Biblia se suministren dos nombres de ángeles, Miguel y Gabriel,
apoya esta conclusión. (Da 12:1; Lu 1:26.) El que no se mencionaran más
nombres fue una protección para que no se les rindiera honra y
adoración indebidamente. Jehová envió a los ángeles como agentes para
que actuaran en el nombre de Él, no en el suyo propio. Por esa razón,
cuando Jacob le preguntó su nombre a un ángel, él rehusó dárselo (Gé
32:29); cuando Josué le pidió a un ángel que se identificara, este solo
le contestó que era un "príncipe del ejército de Jehová" (Jos 5:14), y
cuando los padres de Sansón le preguntaron al ángel su nombre, tampoco
se lo reveló, sino que dijo: "¿Precisamente por qué debes preguntar
acerca de mi nombre, cuando es nombre maravilloso?". (Jue 13:17, 18.)
El apóstol Juan hasta trató de adorar a un ángel, pero se le reprendió
dos veces: "¡Ten cuidado! ¡No hagas eso! [...] Adora a Dios". (Rev
19:10; 22:8, 9.)

Como seres inteligentes, los ángeles pueden comunicarse unos con otros
(1Co 13:1), hablar diversos idiomas humanos (Nú 22:32-35; Da 4:23; Hch
10:3-7) y glorificar y alabar a Jehová. (Sl 148:2; Lu 2:13.) Los
ángeles son asexuales porque fueron creados así, no porque sean fuerzas
impersonales. Sin embargo, por lo general se les representa como
varones, y al materializarse, siempre adoptaron forma humana masculina,
ya que de Dios y de su Hijo siempre se habla también en masculino.
Cuando en los días de Noé ciertos ángeles materializados se entregaron
a los placeres del sexo, Jehová los expulsó de sus cortes celestiales.
Con ese proceder demostraron su individualidad. Al igual que la
humanidad, los ángeles son criaturas con libre albedrío, es decir, con
la facultad de hacer una elección personal entre lo correcto y lo
incorrecto. (Gé 6:2, 4; 2Pe 2:4.) El registro bíblico muestra que
hordas de ángeles escogieron voluntariamente unirse a Satanás en su
rebelión. (Rev 12:7-9; Mt 25:41.)

Facultades y privilegios. Puesto que Dios creó al hombre "un poco
inferior a los ángeles" (Heb 2:7), se entiende que estos tienen una
capacidad mental mayor que la del hombre, y que también son
sobrehumanos en poder. "Bendigan a Jehová, oh ángeles suyos, poderosos
en potencia, que llevan a cabo su palabra." Su conocimiento y poder se
manifestaron cuando dos ángeles provocaron la destrucción ardiente de
Sodoma y Gomorra y en el caso en que un solo ángel mató a 185.000
soldados del ejército asirio. (Sl 103:20; Gé 19:13, 24; 2Re 19:35.)

Los ángeles también pueden desplazarse a grandes velocidades,
velocidades muy superiores a las conocidas en el mundo físico. Por
ejemplo, una de las veces en que Daniel estuvo orando, Dios envió a un
ángel para contestar su oración, y este llegó a los pocos instantes,
aun antes de que concluyera la oración. (Da 9:20-23.)

No obstante, a pesar de su superioridad en capacidad mental y poderes
espirituales, los ángeles también tienen ciertas limitaciones. Jesús
dijo que no sabían el "día y hora" en que este sistema de cosas sería
barrido. (Mt 24:36.) Aunque se interesan profundamente en el desarrollo
de los propósitos de Jehová, hay algunas cosas que no alcanzan a
comprender. (1Pe 1:12.) Se regocijan por el arrepentimiento de un
pecador y observan el "espectáculo teatral" de los cristianos aquí en
la escena del mundo. También observan el ejemplo apropiado que ponen
las mujeres cristianas que usan una señal de autoridad sobre su cabeza.
(Lu 15:10; 1Co 4:9; 11:10; véase INMORTALIDAD [A los herederos del
Reino se les otorga inmortalidad].)

Como ministros de Jehová, han disfrutado de muchos privilegios desde
tiempos inmemoriales. Hubo ángeles que ministraron a favor de Abrahán,
Jacob, Moisés, Josué, Isaías, Daniel, Zacarías, Pedro, Pablo y Juan,
por mencionar solo unos cuantos. (Gé 22:11; 31:11; Jos 5:14, 15; Isa
6:6, 7; Da 6:22; Zac 1:9; Hch 5:19, 20; 7:35; 12:7, 8; 27:23, 24; Rev
1:1.) Sus mensajes forman parte del contenido de la Biblia. En
Revelación se menciona a los ángeles muchas más veces que en cualquier
otro libro bíblico. Por ejemplo: se habla de que hay innumerables
ángeles alrededor del gran trono de Jehová; siete tocan las siete
trompetas, mientras que otros siete derraman los siete tazones de la
cólera de Dios; un ángel que vuela en medio del cielo tiene "buenas
nuevas eternas" y otro proclama que "Babilonia la Grande ha caído".
(Rev 5:11; 7:11; 8:6; 14:6, 8; 16:1.)

Respaldan la obra de Cristo y sus seguidores. Los santos ángeles de
Dios siguieron con sumo interés la vida terrestre de Jesús de principio
a fin. Anunciaron su concepción y nacimiento, y le ministraron después
de su ayuno de cuarenta días. Un ángel lo fortaleció mientras oraba en
Getsemaní en su última noche como ser humano. Cuando la muchedumbre se
le acercó para arrestarle, de haberlo querido, hubiera tenido nada
menos que doce legiones de ángeles a sus órdenes. Además, anunciaron su
resurrección y también presenciaron su ascensión al cielo. (Mt 4:11;
26:53; 28:5-7; Lu 1:30, 31; 2:10, 11; 22:43; Hch 1:10, 11.)

Desde entonces en adelante, los mensajeros espíritus de Dios han
continuado ministrando a Sus siervos en la Tierra, tal como Jesús
prometió: "No desprecien a uno de estos pequeños; porque les digo que
sus ángeles en el cielo siempre contemplan el rostro de mi Padre". (Mt
18:10.) "¿No son todos ellos espíritus para servicio público, enviados
para servir a favor de los que van a heredar la salvación?" (Heb 1:14.)
Es cierto que estos poderosos mensajeros angélicos ya no se muestran
visiblemente para intervenir a favor de los siervos terrestres de
Jehová, como lo hicieron cuando pusieron en libertad a los apóstoles de
la prisión; no obstante, a los siervos de Dios se les garantiza que el
ejército de criaturas invisibles protectoras, siempre presente, es tan
real como las fuerzas angelicales que rodearon al profeta Eliseo y a su
servidor. "Porque él dará a sus propios ángeles un mandato acerca de
ti, para que te guarden en todos tus caminos." En efecto: "El ángel de
Jehová está acampando todo en derredor de los que le temen, y los
libra". (Sl 91:11; 34:7; Hch 5:19; 2Re 6:15-17.)

También se hace mención de los ángeles que acompañan a Jesucristo
cuando él se sienta a juzgar y se efectúa la separación del "trigo" y
la "mala hierba" y la de las "ovejas" y las "cabras". De igual manera,
los ángeles se unen a Miguel en su guerra contra el dragón y sus
fuerzas demoniacas al tiempo en que es dado a luz el reino de Dios en
los cielos. Además, lucharán al lado del Rey de reyes cuando se inicie
la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso. (Mt 13:41; 25:31-33;
Rev 12:7-10; 19:14-16.)

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.