lunes, 28 de diciembre de 2015

Eduque bien a sus hijos: cuando son adolescentes “Jesús siguió progresando en sabiduría y en desarrollo físico y en favor ante Dios y los hombres.” (LUC. 2:52)

Eduque bien a sus hijos: cuando son adolescentes

"Jesús siguió progresando en sabiduría y en desarrollo físico y en
favor ante Dios y los hombres." (LUC. 2:52)

CANCIONES 41 Y 89
¿CÓMO PUEDE AYUDAR EL EJEMPLO DE JESÚS A LOS PADRES...

*

... a demostrar cariño a sus hijos adolescentes?
*

... a ser humildes?
*

... a ver más allá de las apariencias?

1, 2. a) ¿De qué se preocupan muchos padres de hijos adolescentes? b)
¿Qué oportunidades se les presentan a los jóvenes cristianos?

POCAS cosas les causan más alegría a los cristianos que ver bautizarse
a sus hijos. "Fue una experiencia inolvidable. Estábamos encantados de
que nuestros hijos quisieran servir a Jehová —cuenta Berenice, madre de
cuatro hijos que se bautizaron antes de cumplir los catorce—. Pero
también sabíamos que les esperaban años muy difíciles en la
adolescencia." Si sus hijos son adolescentes o pronto lo serán, sin
duda comprenden a la perfección las palabras de Berenice.

2 Aunque un especialista en la materia reconoce que la adolescencia
puede ser muy difícil para los hijos y sus padres, aclara que "no es un
período de locuras e inmadurez; más bien, es un período en el que se
desarrollan la creatividad, las emociones y la capacidad de interactuar
con los demás". Durante la adolescencia, sus hijos pueden alcanzar
metas en la predicación, fortalecer su amistad con Jehová, dedicarse a
él y madurar. Esta puede ser una hermosa etapa de crecimiento
espiritual, como lo fue para Jesús (lea Lucas 2:52). ¿Qué se espera de
ustedes, padres, durante esos años decisivos? De nuevo, que sigan el
ejemplo de cariño, humildad y perspicacia de Jesús. Eso les será muy
útil para educar a sus hijos cuando son adolescentes.
SEAN CARIÑOSOS

3. ¿Cómo sabemos que Jesús era amigo de sus apóstoles?

3 En tiempos bíblicos, no era normal que un amo hablara de sus
sentimientos o pensamientos con sus esclavos. En cambio Jesús, además
de ser amo de sus apóstoles, era su amigo, un amigo cariñoso y fiel
(lea Juan 15:15). Pasaba tiempo con ellos, les contaba lo que sentía y
los escuchaba con atención cuando le abrían el corazón (Mar. 6:30-32).
Esta comunicación tan abierta creó profundos lazos de amistad entre
ellos y preparó a los apóstoles para encargarse de las
responsabilidades que Jehová les daría en el futuro.

4. ¿Cómo pueden hacerse amigos de sus hijos sin perder autoridad? (Vea
la ilustración del principio.)

4 "Aunque los padres no deben renunciar a su autoridad, pueden ser
amigos de sus hijos", afirma Michael, que tiene un hijo y una hija. ¿Y
no es cierto que los amigos pasan tiempo juntos? Vean si pueden
dedicarles menos tiempo al empleo o a otras actividades para
dedicárselo a sus hijos; oren sobre el tema. Los amigos también tienen
los mismos gustos. Eso significa que ustedes deben tratar de que les
gusten la música, las películas y los deportes que les gustan a sus
hijos. Los padres de Ilaria, que vive en Italia, hicieron precisamente
eso. Ella cuenta: "Mis papás se interesaron en la música que me
gustaba; de hecho, papá se convirtió en mi mejor amigo. Podía hablarle
de cualquier cosa". No piensen que si se hacen amigos de sus hijos a
fin de ayudarlos a acercarse a Dios perderán autoridad (Sal. 25:14).
Más bien, se ganarán su confianza, pues ellos notarán que ustedes los
aman, los respetan y están dispuestos a escucharlos. Como resultado, es
más probable que se acerquen a ustedes cuando algo les preocupe.

5. ¿Qué hizo Jesús para que sus discípulos pudieran ser felices?

5 Jesús sabía que servir de lleno a Jehová produce gran felicidad y
quería que sus discípulos fueran felices. Por eso los animaba tanto a
mantenerse ocupados predicando y haciendo discípulos. Además, les
aseguró que siempre estaría pendiente de ellos para ayudarlos a tener
éxito en su labor (Mat. 28:19, 20).

6, 7. ¿Por qué es una muestra de cariño insistir en que los hijos
tengan una rutina espiritual?

6 Obviamente, ustedes quieren que sus hijos se mantengan cerca de Dios,
y Dios quiere que los guíen y eduquen en sus caminos (Efes. 6:4).
Aprovechen la autoridad que les ha dado para instruirlos con
regularidad. Pongamos una ilustración: un buen padre quiere que sus
hijos vayan a la escuela porque la educación es importante, los prepara
para la vida y les enseña a aprender. De igual modo, los padres
cristianos desean que sus hijos conozcan los caminos de Jehová, ya que
eso puede darles la sabiduría que necesitan para hacerle frente a la
vida. Por eso insisten en que no se pierdan las reuniones, las
asambleas ni la Noche de Adoración en Familia (Prov. 24:14). Tal como
Jesús ayudó a sus discípulos, ustedes deben ayudar a sus hijos a tener
éxito en la predicación. ¿Cómo? Para empezar, acostúmbrelos a salir a
predicar. Además, hagan crecer en ellos el deseo de hablar de la Biblia
con la gente.

7 ¿De verdad ayuda a los hijos participar con regularidad en
actividades espirituales, como predicar, estudiar y asistir a las
reuniones? Dejemos que Erin, una hermana de Sudáfrica, nos conteste: "A
mis hermanos y a mí no nos gustaba mucho estudiar la Biblia, ir a las
reuniones ni salir a predicar. A veces hasta tratábamos de sabotear la
adoración en familia. Pero mis papás nunca se dieron por vencidos".
¿Qué resultado tuvo la firmeza de estos padres? "Aprendí a ser
perseverante —cuenta Erin—. Ahora, cuando algo me saca de mi rutina,
siento la necesidad urgente de volver a ella. Si no hubieran insistido
como lo hicieron, estoy casi segura de que no me dolería tanto perderme
las reuniones, por ejemplo".
SEAN HUMILDES

8. a) ¿Qué ejemplo de humildad dio Jesús? b) ¿Cómo ayudó a los
discípulos su ejemplo?

8 Aunque Jesús era perfecto, reconocía que tenía limitaciones y que
necesitaba la ayuda de Jehová (lea Juan 5:19). ¿Lo respetaban menos por
eso sus discípulos? Todo lo contrario. Mientras más se apoyaba en Dios,
más confiaban en él. Lo veían como un ejemplo de humildad (Hech. 3:12,
13, 16).

9. ¿Qué ventajas tienen los padres que reconocen sus errores y
limitaciones?

9 Nosotros también tenemos limitaciones y además somos imperfectos.
Padres, sean humildes y reconozcan sus errores (1 Juan 1:8). ¿A quién
respetarían más ustedes? ¿A un jefe que admite sus errores o a uno que
no? A sus hijos les pasa lo mismo: los respetarán más si se disculpan
cuando se equivoquen. Además, aprenderán a admitir sus propios errores.
"Como nosotros admitíamos nuestras equivocaciones, nuestros hijos
tenían la confianza de contarnos sus problemas —cuenta Rosemary, madre
de tres hijos adultos—. Reconocíamos que no teníamos la respuesta para
todo, y les enseñamos dónde buscar la solución a sus problemas. Cuando
necesitaban ayuda, los dirigíamos a las publicaciones bíblicas y
orábamos juntos."

10. ¿Cómo demostró humildad Jesús al dar órdenes a sus discípulos?

10 Jesús tenía la autoridad de dar órdenes a sus discípulos, pero con
frecuencia les daba razones para obedecer, lo que requería humildad.
Por ejemplo, no se limitó a decirles que buscaran primero el Reino y la
justicia de Dios, sino que les dijo: "Y todas estas otras cosas les
serán añadidas". En otra ocasión, les dijo que dejaran de juzgar a los
demás. ¿Por qué razón? "Para que no sean juzgados —explicó—; porque con
el juicio con que ustedes juzgan, serán juzgados; y con la medida con
que miden, se les medirá" (Mat. 6:31–7:2).

11. ¿Por qué deben explicar sus decisiones los padres siempre que sea
posible?

11 Si un adolescente entiende las razones por las que sus padres toman
alguna decisión o establecen ciertas reglas, le será más fácil
obedecer. Por eso padres, si es posible, expliquen sus razones. Barry,
que tiene cuatro hijos, nos cuenta su experiencia: "Los adolescentes
confían más en sus padres cuando se dan cuenta de que son razonables y
de que no toman decisiones por capricho". Recuerden que sus hijos ya no
son niños; necesitan saber el porqué de las cosas. Están madurando y
desarrollando su "facultad de raciocinio", es decir, la capacidad de
razonar (Rom. 12:1). Barry continúa: "Tienen que aprender a decidir sin
dejarse llevar por las emociones" (Sal. 119:34). Por lo tanto, sean
humildes y expliquen por qué toman sus decisiones. Así, sus hijos se
sentirán respetados y aprenderán a tomar las suyas.
SEAN PERSPICACES

12. ¿Cómo mostró perspicacia Jesús al corregir a Pedro?

12 Jesús conocía las debilidades de sus discípulos. Por ejemplo, en una
ocasión, Pedro le dijo que no tenía por qué dejarse matar. Jesús sabía
que las intenciones de Pedro eran buenas, pero que su razonamiento era
equivocado. ¿Cómo los ayudó a él y a los demás discípulos? Primero,
corrigió a Pedro, luego explicó lo que les pasaría a quienes se negaran
a hacer la voluntad de Dios cuando se presentaran dificultades, y por
último dijo cuáles serían las recompensas de estar dispuesto a
sacrificarse (Mat. 16:21-27). Sin duda, el apóstol aprendió la lección
(1 Ped. 2:20, 21).

13, 14. a) ¿Cuáles podrían ser los síntomas de que la fe de sus hijos
se está debilitando? b) ¿Qué pueden hacer los padres para descubrir lo
que piensan y sienten sus hijos?

13 Pídanle a Jehová que los ayude a entender cómo y cuándo ayudar a sus
hijos (Sal. 32:8). Por ejemplo, ¿podrían detectar los síntomas si la fe
de sus hijos se estuviera debilitando? Quizás su entusiasmo haya
disminuido, se aíslen demasiado, hablen mal de otros hermanos o actúen
como si estuvieran ocultando algo. Aunque no deben precipitarse a
concluir que sus hijos llevan una doble vida o han cometido un pecado
grave, tampoco deben ignorar esos síntomas ni pensar: "Ya se les
pasará".*

Cree oportunidades para que sus hijos hagan amigos en la congregación.
(Vea el párrafo 14.)

14 Para descubrir lo que está sucediendo, háganles preguntas, pero con
tacto y respeto, igual que Jesús. Pongamos una ilustración: ¿Qué pasa
si alguien saca agua de un pozo pero tira de la cuerda demasiado
rápido? Pues que se derramará parte del agua. Lo mismo puede suceder si
tratan de obligar a sus hijos a expresarse. Pueden "derramar" una
valiosa oportunidad de descubrir lo que piensan y sienten (lea
Proverbios 20:5). Ilaria, a quien mencionamos antes, relata una
experiencia personal: "Cuando era adolescente, tenía un dilema: quería
estar con los hermanos de la congregación pero también con mis
compañeros de clase. Esa lucha interna me estaba afectando, y mis papás
se dieron cuenta. Una noche me dijeron que me veían triste y me
preguntaron si tenía algún problema. Me puse a llorar, les conté lo que
me estaba pasando y les pedí que me ayudaran. Me abrazaron, y dijeron
que me entendían y que podía contar con ellos". De inmediato los padres
de Ilaria pusieron manos a la obra y la ayudaron a hacer buenos amigos
en la congregación.

15. Mencione un caso que demuestre que Jesús era perspicaz y conocía
los puntos fuertes de la gente.

15 Jesús no solo conocía los puntos débiles de sus discípulos, sino
también los fuertes, como lo demuestra el caso de Natanael. Cuando este
futuro discípulo se enteró de que Jesús venía de Nazaret, dijo: "¿De
Nazaret puede salir algo bueno?" (Juan 1:46). ¿Le suena despectivo este
comentario? ¿Habría pensado que Natanael no tenía fe o que era
negativo? Jesús no lo hizo; vio más allá de las apariencias, buscó sus
cualidades y lo llamó un hombre íntegro, "en quien no hay engaño" (Juan
1:47). Él podía leer los corazones y usó esa habilidad para ver las
cualidades de las personas.

16. ¿Cómo pueden ayudar a sus hijos a desarrollar todo su potencial?

16 Ustedes no pueden leer los corazones, desde luego, pero Jehová puede
ayudarlos a ver más allá de las apariencias. Traten de ver las
cualidades de sus hijos. Nunca les digan ni les hagan creer que son
rebeldes o problemáticos. Aun si les cuesta hacer las cosas bien,
díganles que les ven mucho potencial y que están seguros de que quieren
hacer lo correcto. Felicítenlos por sus progresos y ayúdenlos a
desarrollar su capacidad dándoles poco a poco más responsabilidades.
Eso fue precisamente lo que hizo Jesús con sus discípulos, entre ellos
Natanael (también llamado Bartolomé). Más o menos un año y medio
después de conocerlo lo nombró apóstol, y Natanael cumplió fielmente la
asignación que recibió (Luc. 6:13, 14; Hech. 1:13, 14). Por lo tanto,
padres, no dejen de animar y felicitar a sus hijos. Así, en lugar de
pensar que nada de lo que hacen es suficiente, sentirán que pueden ser
útiles para Jehová.
EDUCAR BIEN A SUS HIJOS LES DARÁ MUCHAS ALEGRÍAS

17, 18. ¿Cuál puede ser el resultado de educar bien a los hijos?

17 El apóstol Pablo fue como un padre para muchos cristianos, entre
ellos los de la ciudad de Corinto. Como tal, a veces se sintió muy
preocupado y angustiado, pues tenía un amor inmenso por ellos. ¿Verdad
que muchos padres se identifican con los sentimientos del apóstol? (2
Cor. 2:4; 1 Cor. 4:15). Fíjense, por ejemplo, en lo que dice Victor,
que crió dos hijos y una hija: "La adolescencia no fue la etapa más
fácil, pero hubo muchas más cosas buenas que malas. Jehová nos ayudó a
hacernos buenos amigos de nuestros hijos".

18 No se den por vencidos nunca. Enseñen a sus hijos a permanecer cerca
de Dios y demuéstrenles siempre su amor. Deseamos de todo corazón que
los vean crecer y convertirse en siervos fieles de Dios, y que puedan
decir con gran alegría que sus hijos "siguen andando en la verdad" (3
Juan 4).








La hierba verde se ha secado,la
flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido. ISAIAS
40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@itelcel.com

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.