domingo, 20 de marzo de 2016

¿Recibe Satanás el nombre de Lucifer en la Biblia?

¿Recibe Satanás el nombre de Lucifer en la Biblia?

El nombre Lucifer aparece una vez en las Escrituras, y solo en algunas
versiones de la Biblia. Por ejemplo, la Biblia Americana San Jerónimo
traduce así Isaías 14:12: "¿Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, que
nacías por la mañana?".

La palabra hebrea que se vierte "Lucifer" significa "resplandeciente".
La Septuaginta usa el término griego que significa "el que trae el
alba", de ahí que algunas traducciones empleen expresiones como "lucero
del alba" o "lucero de la mañana". Por otro lado, la Vulgata latina, de
Jerónimo, utiliza "Lucifer" (portador de luz) y por ello, este vocablo
aparece en varias versiones de la Biblia.

¿Quién es Lucifer? La expresión "resplandeciente", o "Lucifer", se
halla en el "dicho proverbial contra el rey de Babilonia" que Isaías
proféticamente ordenó que declararan los israelitas. Por consiguiente,
forma parte de un dicho dirigido ante todo a la dinastía de reyes
babilonios. El hecho de que el calificativo "resplandeciente" se dé a
un hombre y no a un espíritu se pone de manifiesto con mayor claridad
con la frase: "Al Seol se te hará bajar". El Seol es la sepultura común
de la humanidad, no un lugar donde habite el Diablo. Además, quienes
ven a Lucifer en este estado preguntan: "¿Es este el hombre que estuvo
agitando la tierra?". Queda claro, pues, que el nombre "Lucifer"
corresponde a un ser humano, no a un espíritu (Isaías 14:4, 15, 16).

¿Por qué se califica a la dinastía babilónica de manera tan
sobresaliente? No debemos pasar por alto que al rey de Babilonia se le
llamaría en tono burlón el "resplandeciente" solo después de su caída
(Isaías 14:3). La altivez de los reyes babilonios los hizo elevarse por
encima de quienes los rodeaban. Fue tan grande la arrogancia de la
dinastía, que se la representa alardeando con estas palabras: "A los
cielos subiré. Por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y
me sentaré sobre la montaña de reunión, en las partes más remotas del
norte [...]; me haré parecer al Altísimo" (Isaías 14:13, 14).

"Las estrellas de Dios" son los reyes del linaje de David (Números
24:17). A partir de él, estas "estrellas" gobernaron desde el monte
Sión. Una vez que Salomón construyó el templo en Jerusalén, el nombre
Sión pasó a designar a la entera ciudad. Bajo el pacto de la Ley, todo
varón israelita estaba obligado a viajar a Sión tres veces al año, por
lo que se convirtió en "la montaña de reunión". Con su determinación de
subyugar a los reyes de Judá y luego desarraigarlos de aquella montaña,
el rey babilonio Nabucodonosor manifiesta su intención de elevarse por
encima de tales "estrellas". En vez de atribuir el mérito de la
victoria sobre ellas a Jehová, se coloca con arrogancia a la altura de
este. De modo que cuando la dinastía babilónica cae, se la llama en
tono burlón el "resplandeciente".

El orgullo de los gobernantes babilonios fue reflejo de la actitud del
"dios de este sistema de cosas", Satanás el Diablo (2 Corintios 4:4).
Él también está sediento de poder y anhela ensalzarse por encima de
Jehová Dios. No obstante, Lucifer no es un nombre bíblico para Satanás.

La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a
la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido. ISAIAS
40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@itelcel.com

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.