domingo, 1 de mayo de 2016

texto diario del.-1 al 6 de mayo 2016

Mayo
Domingo 1 de mayo
Que el Dios que da esperanza los llene de todo gozo y paz (Rom. 15:13).
La esperanza de vivir para siempre nos ayuda a aguantar las pruebas de fe. Los ungidos que mueran fieles recibirán "la corona de la vida" en los cielos (Rev. 2:10). Y los demás siervos leales de Jehová disfrutarán de vida eterna en la Tierra hecha un paraíso (Luc. 23:43). Esas expectativas nos llenan de gozo, paz y amor por Dios, de quien recibimos "toda dádiva buena y todo don perfecto" (Sant. 1:17). Es muy doloroso perder a un ser querido. Pero gracias a la esperanza de la resurrección, no sufrimos tanto como los que no tienen esperanza (1 Tes. 4:13). Jehová desea intensamente devolverles la vida a las personas, sobre todo a sus siervos fieles, como el justo Job (Job 14:15). Imagínese la alegría que sentiremos cuando resuciten los muertos y presenciemos el feliz reencuentro de familiares y amigos íntimos. ¡Nuestro corazón rebosará de amor por nuestro Padre celestial! ¡Qué bueno es Jehová por darnos esa esperanza tan maravillosa! w14 15/6 1:11, 12

Lunes 2 de mayo
Están subvirtiendo la fe de algunos (2 Tim. 2:18).
Timoteo y otros cristianos fieles estaban muy preocupados por la conducta de los apóstatas. Tal vez algunos no comprendieran por qué se permitía que esos individuos siguieran en la congregación. Quizás se preguntaran si Jehová realmente notaba la diferencia entre su lealtad incondicional y la hipocresía de aquellos apóstatas (Hech. 20:29, 30). La carta de Pablo de seguro fortaleció la fe de Timoteo, pues le recordó que Jehová había destruido por su hipocresía a Coré y a sus seguidores. Había dejado claro que los rechazaba. En cambio, había demostrado que al fiel Aarón lo aprobaba. En realidad, el apóstol estaba diciendo que aunque en la congregación hubiera cristianos falsos, Jehová reconocería a los que de verdad le pertenecían, como hizo en tiempos de Moisés (Núm. 26:10). Jehová nunca cambia; es totalmente confiable. Él odia la injusticia, y a su debido tiempo les ajusta las cuentas a los pecadores que no se arrepienten. w14 15/7 1:3, 10-12

Martes 3 de mayo
Sara obedecía a Abrahán, llamándolo "señor" (1 Ped. 3:6).
Es difícil imaginar a Sara, la respetuosa esposa de Abrahán, quejándose por tener que dejar las comodidades de Ur y vivir en tiendas en tierras lejanas. Recordemos también a Rebeca, que fue un regalo de Jehová y una excelente esposa para Isaac. No nos extraña leer que "él se enamoró de ella y [...] halló consuelo después de la pérdida de su madre" (Gén. 24:67). ¡Y qué contentos estamos hoy de tener entre nosotros mujeres fieles que son como Sara y Rebeca! Durante sus años de esclavitud en Egipto, el pueblo de Israel aumentó muchísimo, y el faraón ordenó matar a todos los varones hebreos que nacieran. Sin embargo, las parteras hebreas Sifrá y Puá fueron valientes y desobedecieron la orden. Por su temor reverente a Jehová, se negaron a cometer aquel horrible crimen, y él las recompensó dándoles una familia propia (Éx. 1:15-21). w14 15/8 1:10, 11

Miércoles 4 de mayo
Tenemos que entrar en el reino de Dios a través de muchas tribulaciones (Hech. 14:22).
¿Le sorprende que tengamos que pasar por "muchas tribulaciones" antes de alcanzar el premio de la vida eterna? Probablemente no. Sea que haya conocido la verdad hace poco o hace muchos años, usted sabe que las tribulaciones, o dificultades, son parte de la vida en este mundo de Satanás (Rev. 12:12). Además de lo que es "común a los hombres" —problemas que afectan a todos los seres humanos imperfectos—, los cristianos afrontamos otra prueba más (1 Cor. 10:13). ¿Cuál es? La intensa persecución que sufrimos por obedecer fielmente las leyes de Dios. Jesús dijo a sus discípulos: "El esclavo no es mayor que su amo. Si ellos me han perseguido a mí, a ustedes también los perseguirán" (Juan 15:20). ¿Quién está detrás de la persecución? Satanás. La Biblia lo describe como un "león rugiente" que intenta "devorar" a los siervos de Dios (1 Ped. 5:8). Como tal, usa cualquier medio a su alcance para que dejemos de ser leales. w14 15/9 2:1, 2

Jueves 5 de mayo
Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella (Gén. 3:15).
La mujer que produce la descendencia es "la Jerusalén de arriba", la parte celestial de la organización de Dios, compuesta por las criaturas espirituales fieles (Gál. 4:26, 31). Como garantizó el pacto con Abrahán, la descendencia de la mujer traería bendiciones a la humanidad (Gén. 12:1-3). El pacto con Abrahán sienta la base legal para el Reino de los cielos. Abre el camino para que lo hereden el Rey y quienes gobernarán con él (Heb. 6:13-18). Continuará existiendo hasta que el Reino mesiánico destruya a los enemigos de Dios y todas las familias de la Tierra hayan sido bendecidas (1 Cor. 15:23-26). Sin embargo, Génesis 17:7 dice que es "un pacto hasta tiempo indefinido", es decir, para siempre. ¿Por qué? Porque todos los que entonces vivan en la Tierra se beneficiarán eternamente. Como vemos, el pacto con Abrahán demuestra que Jehová está decidido a cumplir su propósito de que seres humanos justos "llenen la tierra" (Gén. 1:28). w14 15/10 1:6, 11, 12

Viernes 6 de mayo
David vio de antemano y habló respecto a la resurrección del Cristo, que ni fue abandonado en el Hades ni su carne vio corrupción (Hech. 2:31).
La Palabra de Dios había predicho que Jesús resucitaría. Por ejemplo, David habló de alguien, a quien llamó "leal", que no sería dejado "en el Seol", en la tumba (Sal. 16:10). ¿A quién se refería? En el Pentecostés del año 33 de nuestra era, el apóstol Pedro dejó claro que se refería a Jesús (Hech. 2:23-27). Una razón para creer en la resurrección es que muchas personas vieron a Jesús resucitado. Durante los cuarenta días que siguieron a su resurrección, se apareció a sus discípulos en el jardín donde estaba su tumba, en el camino a Emaús y en otros lugares (Luc. 24:13-15). En ocasiones habló con una sola persona —por ejemplo, con Pedro— y en otras se dirigió a varias. De hecho, ¡una vez se apareció a más de quinientas! Desde luego, nadie puede dudar de lo que vieron tantos testigos. w14 15/11 1:11, 12

--
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.