domingo, 12 de junio de 2016

Sabiduría de Salomón,capitulo 1

JUICIO DEFINITIVO1
La justicia es inmortal2
1Amen la justicia, ustedes, los que gobiernan la tierra;
tengan rectos pensamientos sobre el Señor
y búsquenlo con sencillez de corazón.
2Lo encuentran los que no exigen pruebas
y se revela a los que no desconfían.
3Los razonamientos retorcidos alejan de Dios,
y su poder, cuando es puesto a prueba, confunde a los necios.
4La Sabiduría no entra en un alma perversa
ni vive en un cuerpo entregado al pecado.
5El santo espíritu que nos instruye huye del engaño,
se aparta de los razonamientos sin sentido
y se aleja cuando está presente la injusticia.
6La Sabiduría es un espíritu amigo de los hombres
que no deja sin castigo las palabras del blasfemo;
Dios es testigo de sus sentimientos, vigila puntualmente su corazón
y escucha lo que dice su lengua.
7Porque el Espíritu del Señor llena la tierra
y el que todo lo contiene conoce cada voz.
8Por eso quien dice cosas malas no quedará oculto,
no podrá evitar la acusación de la justicia.
9Los planes del impío serán investigados,
el informe de sus palabras llegará hasta el Señor
y quedarán probados sus delitos,
10porque un oído celoso lo escucha todo
y no le pasan inadvertidos cuchicheos ni protestas.
11Cuídense, por tanto, de murmuraciones inútiles
y absténganse de hablar mal;
porque aun la palabra más secreta tiene sus consecuencias;
y la boca mentirosa lleva a la muerte.
12No busquen la muerte con una vida extraviada
ni se atraigan la perdición con las obras de sus manos;
13Dios no hizo la muerte ni goza destruyendo a los vivientes.
14Todo lo creó para que existiera;
1 1,1–10,21 Juicio definitivo. El sabio y el necio son los dos polos sobre los que gravitan los temas desarrollados en
esta primera sección. El primero es quien se reconoce formando parte de la creación de Dios; el segundo, por el
contrario, confía exclusivamente en sus fuerzas y sólo busca su propio bien. Para el libro de la Sabiduría, el juicio de Dios
caerá implacablemente sobre los malvados en forma de castigo.
Dos mil años después, este mensaje puede ser comprendido por los creyentes de forma nueva: conocen a Dios
quienes se saben en sus manos, formando parte del plan que Él estableció desde antiguo para todos los hombres y las
mujeres de la tierra. 2 1,1-16 La justicia es inmortal. El título «la justicia es inmortal» (15), resume el contenido de este capítulo y es al
mismo tiempo la enseñanza de toda la obra. Para el libro de la Sabiduría hay una relación directa entre Dios, la justicia y
la sabiduría, y en este primer capítulo se expone del siguiente modo:
Punto de partida (1). El libro se dirige a los gobernantes, ámbito común de los discursos sapienciales de la antigüedad
(Sal 2,10; Prov 31,1s), y posiblemente también porque fue atribuido a Salomón. En realidad se ofrece a los judíos
amenazados por el ambiente pagano –criticados, tal vez, por la aparente despreocupación de Dios–, a los que se exhorta
a la práctica de la justicia como conjunto de actitudes agradables a Dios.
Desarrollo (2-12). Con la imagen de la sabiduría personificada (cfr. Prov 8,22-31) y asumiendo la función de los
maestros (cfr. Prov 1–9) se describe el comportamiento recto (2-5) y el conocimiento que Dios tiene de todas las cosas
(6-10), y se ofrecen un par de consejos para el creyente-justo-sabio (11s). Detrás está el problema típicamente sapiencial
de las suertes cambiadas de los fieles y los malvados.
Conclusión (13-16). La solución definitiva se presenta al identificar la justicia con la vida y la inmortalidad (Prov
8,31.36; Hch 2,2-4), y la injusticia con la muerte y la separación definitiva de Dios (Ap 6,8; 20,14). Los impíos son la
heredad de la muerte, como Israel es la de Dios (Dt 32,9; Sal 16,5; 73,26). La justicia, ya sea desde el punto de vista
individual o colectivo, grita desde todos los lugares y desde todos los tiempos, y su voz se silencia con toda suerte de
recursos. La sabiduría verdadera se hace eco de ello y pone a Dios por testigo mientras existan quienes sufran y quienes
trabajen por ella.
1
las criaturas del mundo son saludables:
no hay en ellas veneno de muerte ni el Abismo impera en la tierra.
15Porque la justicia es inmortal.
16Los impíos llaman a la muerte con obras y palabras,
creyéndola su amiga, se perdieron por ella;
y han hecho con ella un pacto, porque son dignos de formar parte de ella.
--
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, cuidando de obrar conforme a toda la Ley que mi siervo Moisés te mandó:-.Josue 1:7

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.