domingo, 17 de diciembre de 2017

Texto Diario domingo, 17 de diciembre de 2017 Mediante poner de manifiesto la verdad, nos recomendamos a toda conciencia humana a vista de Dios (2 Cor. 4:2).

Texto Diario domingo, 17 de diciembre de 2017

Mediante poner de manifiesto la verdad, nos recomendamos a toda conciencia humana a vista de Dios (2 Cor. 4:2).
Una conciencia educada no solo evita que hagamos cosas malas; también nos impulsa a hacer cosas buenas, como aprovechar toda oportunidad para predicar de casa en casa o en otras ocasiones. Así es como funcionaba la conciencia de Pablo. Él dijo: “Necesidad me está impuesta. Realmente, ¡ay de mí si no declarara las buenas nuevas!” (1 Cor. 9:16). Si seguimos el ejemplo de Pablo y hacemos todo lo posible en la predicación, nuestra conciencia nos dirá: “¡Bien hecho!”. Además, tendremos más oportunidades de despertar la conciencia de las personas a las que hablamos. Sin duda, nuestra conciencia puede sernos de gran ayuda, pero debemos educarla. Estudiemos con empeño la Palabra de Dios, meditemos en ella y pongamos en práctica sus consejos. Una conciencia confiable es una de las herramientas más valiosas que puede tener el cristiano. w15 15/9 2:16, 18

(2 Corintios 4:2)  antes bien, hemos renunciado a las cosas solapadas de las cuales hay que avergonzarse, y no andamos con astucia, ni adulteramos la palabra de Dios, sino que mediante poner de manifiesto la verdad, nos recomendamos a toda conciencia humana a vista de Dios.
(1 Corintios 9:16)  Ahora bien, si declaro las buenas nuevas, eso no es motivo para que me jacte, porque necesidad me está impuesta. Realmente, ¡ay de mí si no declarara las buenas nuevas!

Eduquemos nuestra conciencia 
16. ¿Por qué decimos que la conciencia nos impulsa a predicar?
16 Una conciencia educada no solo evita que hagamos cosas malas; también nos impulsa a hacer cosas buenas, como aprovechar toda oportunidad para predicar de casa en casa o en otras ocasiones. Así es como funcionaba la conciencia de Pablo. Él dijo: “Necesidad me está impuesta. Realmente, ¡ay de mí si no declarara las buenas nuevas!” (1 Cor. 9:16). Si seguimos el ejemplo de Pablo y hacemos todo lo posible en la predicación, nuestra conciencia nos dirá: “¡Bien hecho!”. Además, tendremos más oportunidades de despertar la conciencia de las personas a las que hablamos. Es como Pablo explicó: “Mediante poner de manifiesto la verdad, nos recomendamos a toda conciencia humana a vista de Dios” (2 Cor. 4:2).

Eduquemos nuestra conciencia 
18. ¿Por qué debemos educar nuestra conciencia?
18 Sigamos esforzándonos por obedecer las normas de Jehová. Nuestra conciencia nos ayudará, pero debemos educarla. Estudiemos con empeño la Palabra de Dios, meditemos en ella y pongamos en práctica sus consejos. Una conciencia confiable es una de las herramientas más valiosas que puede tener el cristiano.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.