miércoles, 13 de diciembre de 2017

Texto Diario miércoles, 13 de diciembre de 2017 Manténte en expectación (Hab. 2:3).

Texto Diario miércoles, 13 de diciembre de 2017

Manténte en expectación (Hab. 2:3).
Durante mucho tiempo, los siervos de Jehová han estado pendientes del cumplimento de las profecías. Isaías, quien profetizó que Jehová traería de vuelta a los judíos a su tierra, dijo: “Felices son todos los que se mantienen en expectativa” (Is. 30:18). Miqueas, que también esperaba el cumplimiento de las profecías de Jehová, aseguró: “Por Jehová me mantendré vigilante” (Miq. 7:7). Y por siglos, los siervos de Dios vivieron esperando que se cumplieran las profecías que se habían hecho sobre el Mesías o Cristo (Luc. 3:15; 1 Ped. 1:10-12). Los siervos de Dios del día moderno también estamos vigilantes, pues esperamos el cumplimiento de las profecías relacionadas con el Reino. Mediante ese Reino, Jehová acabará con el sufrimiento, eliminará a la gente mala y liberará a su pueblo del terrible mundo de Satanás (1 Juan 5:19). Así que debemos mantener los ojos bien abiertos y reconocer que el fin está más cerca que nunca. w15 15/8 2:1, 2

(Habacuc 2:3)  Porque [la] visión es todavía para el tiempo señalado, y sigue jadeando hasta el fin, y no dirá mentira. Aun si tardara, manténte en expectación de ella; porque sin falta se realizará. No llegará tarde.
(Isaías 30:18)  Y por lo tanto Jehová se mantendrá en expectación de mostrarles favor a ustedes, y por lo tanto se levantará para mostrarles misericordia. Porque Jehová es un Dios de juicio. Felices son todos los que se mantienen en expectativa de él.
(Miqueas 7:7)  Pero en cuanto a mí, por Jehová me mantendré vigilante. Ciertamente mostraré una actitud de espera por el Dios de mi salvación. Mi Dios me oirá.
(Lucas 3:15)  Ahora bien, estando el pueblo en expectación, y todos razonando en sus corazones acerca de Juan: “¿Acaso será él el Cristo?”,
(1 Pedro 1:10-12)  Respecto a esta misma salvación, los profetas que profetizaron acerca de la bondad inmerecida que había de ser para ustedes hicieron una indagación diligente y una búsqueda cuidadosa. 11 Siguieron investigando qué época en particular, o qué suerte de [época], indicaba respecto a Cristo el espíritu que había en ellos cuando este de antemano daba testimonio acerca de los sufrimientos para Cristo y acerca de las glorias que habían de seguir a estos. 12 A ellos les fue revelado que, no para sí mismos, sino para ustedes, ministraban las cosas que ahora han sido anunciadas a ustedes mediante los que les han declarado las buenas nuevas con espíritu santo enviado desde el cielo. En estas mismas cosas los ángeles desean mirar con cuidado.
(1 Juan 5:19)  Sabemos que nosotros nos originamos de Dios, pero el mundo entero yace en el [poder del] inicuo.

¿Estamos preparados para el fin? 
1, 2. ¿Qué tienen en común los siervos de Jehová de diferentes épocas?
DURANTE mucho tiempo, los siervos de Jehová han estado pendientes del cumplimento de las profecías. Por ejemplo, Jeremías estuvo a la expectativa de la destrucción de Judá a manos de Babilonia, la cual ocurrió en el año 607 antes de nuestra era (Jer. 25:8-11). Isaías, quien profetizó que Jehová traería de vuelta a los judíos a su tierra, dijo: “Felices son todos los que se mantienen en expectativa” (Is. 30:18). Miqueas, que también esperaba el cumplimiento de las profecías de Jehová, aseguró: “Por Jehová me mantendré vigilante” (Miq. 7:7). Y por siglos, los siervos de Dios vivieron esperando que se cumplieran las profecías que se habían hecho sobre el Mesías o Cristo (Luc. 3:15; 1 Ped. 1:10-12).
Los siervos de Dios del día moderno también estamos vigilantes, pues esperamos el cumplimiento de las profecías relacionadas con el Reino. Mediante ese Reino, Jehová acabará con el sufrimiento, eliminará a la gente mala y liberará a su pueblo del terrible mundo de Satanás (1 Juan 5:19). Así que debemos mantener los ojos bien abiertos y reconocer que el fin está más cerca que nunca.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.