miércoles, 11 de abril de 2018

Jueves 12 de abril Aprendan una lección de los lirios del campo (Mat. 6:28).

Jueves 12 de abril

Aprendan una lección de los lirios del campo (Mat. 6:28).
Jesús llama nuestra atención a la maravillosa creación de Dios. Podemos aprender mucho de la apariencia de “los lirios del campo”. Quizás Jesús estaba pensando en flores como el gladiolo, el jacinto, el iris y el tulipán, todas ellas diferentes, pero todas hermosas. No tienen que fabricar hilo para hacer su propia ropa, pero ¡qué bellas son! En realidad, ni siquiera Salomón en toda su gloria se vistió como una de ellas. Prestemos mucha atención al punto que Jesús quería destacar: “Si Dios viste así a la vegetación del campo, [...] ¿no los vestirá a ustedes con mucha más razón, hombres de poca fe?” (Mat. 6:29, 30). ¡Claro que sí! En cierta manera, a los discípulos de Jesús les faltaba fe (Mat. 8:26; 14:31; 16:8; 17:20). Tenían que fortalecerla y confiar en Jehová. ¿Y nosotros? ¿Tenemos una fe fuerte? ¿Confiamos en que Jehová desea y puede darnos lo que necesitamos?w16.07 1:15, 16

(Mateo 6:28)  También, en cuanto al asunto de ropa, ¿por qué se inquietan? Aprendan una lección de los lirios del campo, cómo crecen; no se afanan, ni hilan;
(Mateo 6:29, 30)  pero les digo que ni siquiera Salomón en toda su gloria se vistió como uno de estos. 30 Pues bien, si Dios viste así a la vegetación del campo, que hoy está aquí y mañana se echa al horno, ¿no los vestirá a ustedes con mucha más razón, hombres de poca fe?
(Mateo 8:26)  Pero él les dijo: “¿Por qué se acobardan, hombres de poca fe?”. Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y el mar, y sobrevino una gran calma.
(Mateo 14:31)  Inmediatamente Jesús, extendiendo la mano, lo asió, y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿por qué cediste a la duda?”.
(Mateo 16:8)  Sabiéndolo, Jesús dijo: “¿Por qué razonan así entre ustedes, porque no tienen panes, hombres de poca fe?
(Mateo 17:20)  Él les dijo: “Por su poca fe. Porque en verdad les digo: Si tienen fe del tamaño de un grano de mostaza, dirán a esta montaña: ‘Transfiérete de aquí allá’, y se transferirá, y nada les será imposible”.


15, 16. a) ¿Qué nos enseña la manera en que Jehová cuida de los lirios del campo? (Vea la foto del principio). b) ¿Qué debemos preguntarnos, y por qué lo cree?
15 (Lea Mateo 6:28-30). A todos nos gusta llevar ropa bonita, especialmente cuando vamos a predicar, a las reuniones y a las asambleas. Ahora bien, ¿debemos inquietarnos por la ropa? Veamos lo que dijo Jesús. De nuevo, él llama nuestra atención a la maravillosa creación de Dios. En este caso, podemos aprender de la apariencia de “los lirios del campo”. Quizás Jesús estaba pensando en flores como el gladiolo, el jacinto, el iris y el tulipán, todas ellas diferentes, pero todas hermosas. No tienen que fabricar hilo para hacer su propia ropa, pero ¡qué bellas son! En realidad, ni siquiera Salomón en toda su gloria se vistió como una de ellas.
16 Prestemos mucha atención al punto que Jesús quería destacar: “Si Dios viste así a la vegetación del campo, [...] ¿no los vestirá a ustedes con mucha más razón, hombres de poca fe?”. ¡Claro que sí! En cierta manera, a los discípulos de Jesús les faltaba fe (Mat. 8:26; 14:31; 16:8; 17:20). Tenían que fortalecerla y confiar en Jehová. ¿Y nosotros? ¿Tenemos una fe fuerte? ¿Confiamos en que Jehová desea y puede darnos lo que necesitamos?

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.