viernes, 6 de abril de 2018

LA GENÉTICA: EL DESARROLLO DEL EMBRIÓN HUMANO

El rey David, un escritor de la Biblia, le dijo a Dios: “Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas” (Salmo 139:16). En lenguaje poético, David explicó que el embrión se desarrolla según las instrucciones escritas con antelación en un “libro” o en un plano. ¿No le parece sorprendente que esto se escribiera hace unos tres mil años?
De hecho, no fue sino hasta mediados del siglo diecinueve cuando el botánico austríaco Gregor Mendel descubrió los principios básicos de la genética. Y en abril de 2003, por fin se logró completar la secuencia del genoma humano, que contiene toda la información genética necesaria para crear un ser humano. Los científicos han comparado el código genético a un diccionario lleno de palabras formadas con las letras de un alfabeto. Estas palabras forman a su vez las instrucciones que hacen que las partes del embrión —el cerebro, el corazón, los pulmones y las extremidades— se desarrollen siguiendo un orden preciso y un horario perfecto. Qué apropiado es que los científicos llamen al genoma “el libro de la vida”. ¿Cómo pudo el rey David escribir una afirmación tan exacta? Él mismo reconoció con modestia: “El espíritu de Jehová* fue lo que habló por mí, y su palabra estuvo sobre mi lengua” (2 Samuel 23:2).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.