domingo, 29 de abril de 2018

Texto Diario domingo, 29 de abril de 2018 No serás tú quien me edifique la casa (1 Crón. 17:4)

Texto Diario domingo, 29 de abril de 2018

No serás tú quien me edifique la casa (1 Crón. 17:4).
A David le preocupaba mucho que no hubiera una casa dedicada a Jehová. Por eso, decidió construir un templo. Pero Jehová no estuvo de acuerdo, como se menciona en el texto de hoy. Aunque Jehová le aseguró a David que continuaría contando con su cariño y bendición, mandó que su hijo, Salomón, construyera el templo. ¿Cómo reaccionó David? (1 Crón. 17:1-4, 8, 11, 12; 29:1). David no se decepcionó, dándole vueltas a la idea de que no se llevaría el mérito por la construcción, ni retiró su apoyo al proyecto. Y, en efecto, al edificio se le conoció como el templo de Salomón, no de David. Quizás David se sintió frustrado al no poder cumplir su deseo, pero ofreció todo su respaldo. Organizó con entusiasmo grupos de trabajo y reunió hierro, cobre, plata, oro y madera de cedro. Además, animó a Salomón. Le dijo: “Ahora, hijo mío, que Jehová resulte estar contigo, y tienes que lograr éxito y edificar la casa de Jehová tu Dios” (1 Crón. 22:11, 14-16). w17.01 5:6, 7

(1 Crónicas 17:4)  “Ve, y tienes que decir a David mi siervo: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová: “No serás tú quien me edifique la casa en que [he de] morar.
(1 Crónicas 17:1-4) Y aconteció que tan pronto como David hubo empezado a morar en su propia casa, David procedió a decir a Natán el profeta: “Aquí estoy yo morando en una casa de cedros, pero el arca del pacto de Jehová está bajo telas de tienda”. 2 Ante eso, Natán dijo a David: “Todo lo que esté en tu corazón, hazlo, porque el Dios [verdadero] está contigo”. 3 Y aquella noche aconteció que la palabra de Dios vino a Natán, diciendo: 4 “Ve, y tienes que decir a David mi siervo: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová: “No serás tú quien me edifique la casa en que [he de] morar.
(1 Crónicas 17:8)  Y resultaré estar contigo adondequiera que en efecto andes, y cortaré a todos tus enemigos de delante de ti, y ciertamente haré para ti un nombre como el nombre de los grandes que hay sobre la tierra.
(1 Crónicas 17:11, 12)  ”’”Y tiene que suceder que cuando se [te] hayan cumplido tus días para ir [a estar] con tus antepasados, ciertamente levantaré después de ti a tu descendencia que llegará a ser uno de tus hijos, y realmente estableceré con firmeza su gobernación real. 12 Él es el que me edificará una casa, y ciertamente estableceré su trono firmemente hasta tiempo indefinido.
(1 Crónicas 29:1) David el rey ahora dijo a toda la congregación: “Salomón mi hijo, el único [a quien] Dios ha escogido, es joven y delicado, pero la obra es grande; porque el castillo no es para hombre, sino para Jehová Dios.
(1 Crónicas 22:11)  ”Ahora, hijo mío, que Jehová resulte estar contigo, y tienes que lograr éxito y edificar la casa de Jehová tu Dios, tal como él ha hablado respecto a ti.
(1 Crónicas 22:14-16)  Y aquí durante mi aflicción he preparado para la casa de Jehová cien mil talentos de oro y un millón de talentos de plata, y en cuanto al cobre y el hierro, no hay manera de pesarlos por haber llegado a estar en tan [grande] cantidad; y maderas y piedras he preparado, pero a estas harás añadiduras. 15 Y contigo hay en gran número hacedores del trabajo: canteros y trabajadores en [obras de] piedra y de madera, y todos los que son diestros en toda suerte de trabajo. 16 En cuanto al oro, la plata y el cobre y el hierro, no hay manera de numerarlos. Levántate y actúa, y que Jehová resulte estar contigo”.


6. ¿Qué quería hacer el rey David, y qué respondió Jehová?
Después de vivir como un fugitivo durante años, David se convirtió en rey y se instaló en una casa cómoda. Pero le preocupaba mucho que no hubiera una casa dedicada a Jehová. Por eso, decidió construir un templo. Le dijo al profeta Natán: “Aquí estoy yo morando en una casa de cedros, pero el arca del pacto de Jehová está bajo telas de tienda”. Natán le respondió: “Todo lo que esté en tu corazón, hazlo, porque el Dios verdadero está contigo”. Pero Jehová no estuvo de acuerdo y mandó a Natán que le dijera: “No serás tú quien me edifique la casa en que he de morar”. Aunque Jehová le aseguró a David que continuaría contando con su cariño y bendición, mandó que su hijo, Salomón, construyera el templo. ¿Cómo reaccionó David? (1 Crón. 17:1-4, 8, 11, 12; 29:1).
7. ¿Cómo reaccionó David al conocer las instrucciones de Jehová?
David no se decepcionó, dándole vueltas a la idea de que no se llevaría el mérito por la construcción, ni retiró su apoyo al proyecto. Y, en efecto, al edificio se le conoció como el templo de Salomón, no de David. Quizás David se sintió frustrado al no poder cumplir su deseo, pero ofreció todo su respaldo. Organizó con entusiasmo grupos de trabajo y reunió hierro, cobre, plata, oro y madera de cedro. Además, animó a Salomón. Le dijo: “Ahora, hijo mío, que Jehová resulte estar contigo, y tienes que lograr éxito y edificar la casa de Jehová tu Dios, tal como él ha hablado respecto a ti” (1 Crón. 22:11, 14-16).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.