martes, 3 de abril de 2018

Texto Diario martes, 3 de abril de 2018 Al Cordero sean la honra y la gloria (Rev. 5:13

Texto Diario martes, 3 de abril de 2018

Al Cordero sean la honra y la gloria (Rev. 5:13).
¿Quién es el Cordero? Es Jesucristo, pues en Juan 1:29 se le llama “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. La Biblia indica que es muy superior a todos los hombres que son o han sido reyes. Declara que es “el Rey de los que reinan y Señor de los que gobiernan como señores, el único que tiene inmortalidad, que mora en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver” (1 Tim. 6:14-16). De hecho, no ha habido ningún otro rey que haya entregado su vida voluntariamente como rescate por nuestros pecados. Por eso, un enorme número de seres espirituales proclama: “El Cordero que fue degollado es digno de recibir el poder y riquezas y sabiduría y fuerza y honra y gloria y bendición” (Rev. 5:12). ¿Verdad que sentimos el deseo de unirnos a ellos? Honrar a Jehová y a Cristo no es opcional. Nuestra vida eterna depende de que lo hagamos (Sal. 2:11, 12; Juan 5:23). w17.03 1:3, 4
Lectura bíblica para la Conmemoración: Juan 20:2-18 (durante el día: 16 de nisán)

(Revelación 5:13)  Y a toda criatura que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, oí decir: “Al que está sentado en el trono y al Cordero sean la bendición y la honra y la gloria y la potencia para siempre jamás”.
(Juan 1:29)  Al día siguiente contempló a Jesús que venía hacia él, y dijo: “¡Mira, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!
(1 Timoteo 6:14-16)  de que observes el mandamiento de manera inmaculada e irreprensible hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo. 15 Esta [manifestación] la mostrará a los propios tiempos señalados de ella el feliz y único Potentado, [él] el Rey de los que reinan y Señor de los que gobiernan como señores, 16 el único que tiene inmortalidad, que mora en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver. A él sea honra y poderío eterno. Amén.
(Revelación 5:12)  que decían con voz fuerte: “El Cordero que fue degollado es digno de recibir el poder y riquezas y sabiduría y fuerza y honra y gloria y bendición”.
(Salmo 2:11, 12)  Sirvan a Jehová con temory estén gozosos con temblor. 12 Besen al hijo, para que Él no se enojey ustedes no perezcan [del] camino,porque su cólera se enciende fácilmente.Felices son todos los que se refugian en él.
(Juan 5:23)  para que todos honren al Hijo así como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo envió.


¿Quién es el Cordero? Es Jesucristo, pues en Juan 1:29 se le llama “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. La Biblia indica que es muy superior a todos los hombres que son o han sido reyes. Declara que es “el Rey de los que reinan y Señor de los que gobiernan como señores, el único que tiene inmortalidad, que mora en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver” (1 Tim. 6:14-16). De hecho, no ha habido ningún otro rey que haya entregado su vida voluntariamente como rescate por nuestros pecados. Por eso, un enorme número de seres espirituales proclama: “El Cordero que fue degollado es digno de recibir el poder y riquezas y sabiduría y fuerza y honra y gloria y bendición” (Rev. 5:12). ¿Verdad que sentimos el deseo de unirnos a ellos?
4. ¿Por qué no es opcional honrar a Jehová y a Cristo?
Honrar a Jehová y a Cristo no es opcional. Nuestra vida eterna depende de que lo hagamos. Lo que dijo Jesús en Juan 5:22, 23 lo deja claro: “El Padre no juzga a nadie, sino que ha encargado todo el juicio al Hijo, para que todos honren al Hijo así como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo envió” (leaSalmo 2:11, 12).

(Juan 20:2-18)  De modo que corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo, a quien le tenía cariño Jesús, y les dijo: “Han quitado al Señor de la tumba conmemorativa, y no sabemos dónde lo han puesto”. 3 Entonces Pedro y el otro discípulo salieron y se dirigieron hacia la tumba conmemorativa. 4 Sí, los dos juntos echaron a correr; pero el otro discípulo corrió delante de Pedro, más aprisa, y llegó primero a la tumba conmemorativa. 5 Y, agachándose, contempló las vendas echadas, sin embargo no entró. 6 Entonces llegó también Simón Pedro, que le seguía, y entró en la tumba conmemorativa. Y vio las vendas echadas, 7 también el paño que había estado sobre la cabeza de él, no echado con las vendas, sino aparte, arrollado en un lugar. 8 En aquel momento, pues, el otro discípulo que había llegado primero a la tumba conmemorativa también entró, y vio y creyó. 9 Porque todavía no discernían la escritura de que él tenía que levantarse de entre los muertos. 10 De modo que los discípulos se volvieron a casa. 11 María, sin embargo, se quedó de pie fuera, junto a la tumba conmemorativa, llorando. Entonces, mientras lloraba, se agachó para mirar dentro de la tumba conmemorativa 12 y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabeza y uno a los pies donde había yacido el cuerpo de Jesús. 13 Y le dijeron: “Mujer, ¿por qué lloras?”. Les dijo: “Han quitado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto”. 14 Después de decir estas cosas, ella se volvió atrás y vio a Jesús de pie, pero no discernió que era Jesús. 15 Jesús le dijo: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?”. Ella, imaginándose que era el hortelano, le dijo: “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo quitaré”. 16 Jesús le dijo: “¡María!”. Al volverse, le dijo ella en hebreo: “¡Rabboni!” (que significa: “¡Maestro!”). 17 Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: ‘Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes’”. 18 María Magdalena fue y llevó las nuevas a los discípulos: “¡He visto al Señor!”, y que él le había dicho estas cosas.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.