miércoles, 18 de abril de 2018

Texto Diario miércoles, 18 de abril de 2018 Sigue venciendo el mal con el bien (Rom. 12:21).

Texto Diario miércoles, 18 de abril de 2018

Sigue venciendo el mal con el bien (Rom. 12:21).
Aunque hayamos tenido una niñez difícil o nuestras circunstancias actuales parezcan desesperadas, tenemos que seguir perseverando en la lucha. Podemos confiar en que Jehová nos bendecirá si lo hacemos (Gén. 39:21-23). Piense en una situación difícil por la que esté atravesando en estos momentos. Tal vez es víctima de una injusticia o del prejuicio, o el blanco de las burlas. O quizá alguien lo ha acusado falsamente porque le tiene envidia. En lugar de bajar los brazos y rendirse, recuerde qué ayudó a Jacob, a Raquel y a José a continuar sirviendo felices a Jehová. Dios los fortaleció y los bendijo porque siguieron valorando profundamente las cosas espirituales. No dejaron de luchar y de obrar en armonía con sus sinceras oraciones. Hoy, vivimos muy cerca del fin de este malvado sistema de cosas; así que tenemos una poderosa razón para aferrarnos a nuestra esperanza segura. ¿Está dispuesto a esforzarse para recibir la bendición de Dios? w16.09 2:8, 9

(Romanos 12:21)  No te dejes vencer por el mal, sino sigue venciendo el mal con el bien.
(Génesis 39:21-23)  Sin embargo, Jehová continuó con José y siguió extendiéndole bondad amorosa y otorgándole hallar favor a los ojos del oficial principal de la casa de encierro. 22 Así que el oficial principal de la casa de encierro entregó en la mano de José a todos los presos que estaban en la casa de encierro; y resultó que él era quien se encargaba de que se hiciera todo lo que ellos hacían allí. 23 El oficial principal de la casa de encierro no atendía a absolutamente nada de lo que estaba en su mano, porque Jehová estaba con [José], y lo que él efectuaba, Jehová hacía que tuviera éxito.


8. a) ¿Qué dificultades tuvo que aguantar José durante mucho tiempo? b) ¿Qué buen ejemplo nos dio su manera de actuar?
Seguramente, el ejemplo de perseverancia de Jacob y Raquel influyó mucho en su hijo José y lo ayudó a superar las pruebas a las que fue sometida su fe. Cuando tenía 17 años, su vida cambió por completo. Sus hermanos tenían celos de él y lo vendieron como esclavo. Tiempo después, fue encarcelado injustamente durante años en Egipto (Gén. 37:23-28; 39:7-9, 20, 21). José no se entregó al desánimo ni permitió que el rencor lo impulsara a buscar venganza. Todo lo contrario. Puso la mente y el corazón en su amistad con Jehová (Lev. 19:18; Rom. 12:17-21). Su manera de actuar debería ayudarnos. Por ejemplo, aunque hayamos tenido una niñez difícil o nuestras circunstancias actuales parezcan desesperadas, tenemos que seguir perseverando en la lucha. Podemos confiar en que Jehová nos bendecirá si lo hacemos (lea Génesis 39:21-23).
9. Igual que Jacob, Raquel y José, ¿qué debemos hacer para recibir la bendición de Jehová?
Piense en una situación difícil por la que esté atravesando en estos momentos. Tal vez es víctima de una injusticia o del prejuicio, o el blanco de las burlas. O quizá alguien lo ha acusado falsamente porque le tiene envidia. En lugar de bajar los brazos y rendirse, recuerde qué ayudó a Jacob, a Raquel y a José a continuar sirviendo felices a Jehová. Dios los fortaleció y los bendijo porque siguieron valorando profundamente las cosas espirituales. No dejaron de luchar y de obrar en armonía con sus sinceras oraciones. Hoy, vivimos muy cerca del fin de este malvado sistema de cosas; así que tenemos una poderosa razón para aferrarnos a nuestra esperanza segura. ¿Está dispuesto a esforzarse para recibir la bendición de Dios, a luchar por ella?

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.