jueves, 26 de abril de 2018

Texto Diario miércoles, 25 de abril de 2018 Pruébenme, por favor, —ha dicho Jehová de los ejércitos—, a ver si no les abro las compuertas de los cielos y realmente vacío sobre ustedes una bendición hasta que no haya más carencia (Mal. 3:10).

Texto Diario miércoles, 25 de abril de 2018

Pruébenme, por favor, —ha dicho Jehová de los ejércitos—, a ver si no les abro las compuertas de los cielos y realmente vacío sobre ustedes una bendición hasta que no haya más carencia (Mal. 3:10).
Amamos a Jehová “porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Como nos quiere mucho, ha tomado la iniciativa y ha bendecido a los que le son leales. Mientras más amamos a Dios, más fuerte se hace nuestra fe, no solo en que él existe, sino en que no deja de recompensar a quienes lo aman (Heb. 11:6). Una de las características principales de la personalidad y de la forma de actuar de Jehová es que premia a sus siervos. A menos que estemos firmemente convencidos de que recompensa a los que lo buscan de todo corazón, nuestra fe estará incompleta, porque “fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan” (Heb. 11:1). En efecto, tener fe implica estar seguros de que recibiremos las bendiciones prometidas por Dios. Como muestra el texto de hoy, Jehová nos pide que nos esforcemos por obtener su bendición. Cuando aceptamos su generosa oferta, demostramos nuestra profunda gratitud. w16.12 4:1-3

(Malaquías 3:10)  Traigan todas las décimas partes al almacén, para que llegue a haber alimento en mi casa; y pruébenme, por favor, en cuanto a esto —ha dicho Jehová de los ejércitos—, a ver si no les abro las compuertas de los cielos y realmente vacío sobre ustedes una bendición hasta que no haya más carencia.”
(1 Juan 4:19)  En cuanto a nosotros, amamos, porque él nos amó primero.
(Hebreos 11:6)  Además, sin fe es imposible ser[le] de buen agrado, porque el que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente.
(Hebreos 11:1) Fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen.


1, 2. a) ¿Qué relación hay entre la fe y el amor? b) ¿Qué preguntas responderemos?
AMAMOS a Jehová “porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Como nos quiere mucho, ha tomado la iniciativa y ha bendecido a los que le son leales. Mientras más amamos a Dios, más fuerte se hace nuestra fe, no solo en que él existe, sino en que no deja de recompensar a quienes lo aman (lea Hebreos 11:6).
Una de las características principales de la personalidad y de la forma de actuar de Jehová es que premia a sus siervos. A menos que estemos firmemente convencidos de que recompensa a los que lo buscan de todo corazón, nuestra fe estará incompleta, porque “fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan” (Heb. 11:1). En efecto, tener fe implica estar seguros de que recibiremos las bendiciones prometidas por Dios. Ahora bien, ¿cómo nos beneficia esperar una recompensa? ¿Cómo ha premiado Jehová a sus siervos, tanto en el pasado como en el presente? Veamos.

JEHOVÁ PROMETE BENDECIR A SUS SIERVOS

3. ¿Qué promesa encontramos en Malaquías 3:10?
Jehová se ha comprometido a recompensar a sus siervos fieles, y nos pide que nos esforcemos por obtener su bendición. En Malaquías 3:10 leemos: “Pruébenme, por favor [...] —ha dicho Jehová de los ejércitos—, a ver si no les abro las compuertas de los cielos y realmente vacío sobre ustedes una bendición hasta que no haya más carencia”. Cuando aceptamos su generosa oferta, demostramos nuestra profunda gratitud.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.