domingo, 6 de mayo de 2018

7-13 de mayo MARCOS 7, 8.-NUESTRA VIDA CRISTIANA

7-13 de mayo

MARCOS 7, 8

  • Canción 13 y oración
  • Palabras de introducción (3 mins. o menos)

TESOROS DE LA BIBLIA

  • Tome su madero de tormento y sígame de continuo” (10 mins.)
    • Mr 8:34. Para seguir a Cristo, debemos repudiarnos a nosotros mismos (nwtstynota de estudio para Mr 8:34: “repúdiese a sí mismo”w92 1/8 pág. 17 párr. 14).
    • 14, 15. ¿Por qué debe el participante en la carrera de la vida ejercer autodominio de continuo?
      14 “Si alguien quiere venir en pos de mí —dijo Jesucristo a un grupo de discípulos y otras personas—, repúdiese a sí mismo (o, “que se niegue a sí mismo”, La Nueva Biblia, Latinoamérica) y tome su madero de tormento y sígame de continuo.” (Marcos 8:34.) Cuando aceptamos esta invitación, debemos estar preparados para cumplir con ella “de continuo”, no porque haya ningún mérito especial en la abnegación, sino porque una indiscreción momentánea, un error de buen juicio, puede malograr todo lo que se ha conseguido, incluso poner en peligro nuestro bienestar eterno. El progreso espiritual por lo general se logra lentamente, ¡pero con cuánta rapidez puede perderse si no estamos siempre en guardia!
    • Mr 8:35-37. Reflexionar en estas dos preguntas de Jesús nos ayudará a escoger bien nuestras prioridades (w08 15/10 págs. 25, 26 párrs. 3, 4).
    • 3. a) ¿Qué preguntas hizo Jesús? b) Cuando Jesús planteó la segunda pregunta, ¿qué es posible que recordaran quienes lo estaban escuchando?
      En esa misma ocasión, Jesús hizo dos preguntas que dan mucho en que pensar: “¿De qué provecho le es al hombre ganar todo el mundo y pagarlo con perder su alma?” y “¿Qué, realmente, daría el hombre en cambio por su alma?” (Mar. 8:36, 37). Muchos dirían que la respuesta a la primera pregunta de Jesús es que no sirve de nada ganar todo el mundo y perder el alma —es decir, la vida— en el intento, pues los bienes materiales solo son útiles si uno está vivo para disfrutarlos. Cuando Jesús hizo la segunda pregunta, “¿Qué, realmente, daría el hombre en cambio por su alma?”, quienes lo estaban escuchando tal vez recordaron lo que aseguró Satanás en los días de Job: “Todo lo que el hombre tiene lo dará en el interés de su alma” (Job 2:4). Muchas personas que no adoran a Jehová concordarían con la afirmación de Satanás, porque harían lo que fuera con tal de seguir vivos, incluso pasar por alto principios morales. Pero no es así como vemos las cosas los cristianos.
      4. ¿Por qué tienen mucho significado para los cristianos las preguntas de Jesús?
      Sabemos que Jesús no vino a la Tierra para darnos salud, dinero y una larga vida en este mundo. Vino para ofrecernos la oportunidad de vivir para siempre en un nuevo mundo, algo de mucho más valor para nosotros (Juan 3:16). Así, cuando el cristiano lee la primera pregunta de Jesús, seguramente la entiende de la siguiente manera: “¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo y pagarlo con perder la posibilidad de vivir para siempre?”. La respuesta es evidente: no le sirve de nada (1 Juan 2:15-17). La segunda pregunta de Jesús la podríamos plantear así: “¿Qué sacrificios estoy dispuesto a hacer para vivir en el nuevo mundo?”. La respuesta se hace patente por nuestra forma de vivir y demuestra si nuestra esperanza es sólida o no (compárese con Juan 12:25).
    • Mr 8:38. Para seguir a Cristo, debemos ser valientes (jy pág. 143 párr. 4).
    • En efecto, para recibir la aprobación de Jesús, sus discípulos tienen que ser valientes y estar dispuestos a hacer sacrificios. Jesús dice: “Si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en medio de esta generación infiel y pecadora, el Hijo del Hombre también se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles” (Marcos 8:38). Como él mismo explica, cuando venga, “pagará a cada uno según lo que haya hecho” (Mateo 16:27).
  • TESOROS DE LA BIBLIA | MARCOS 7, 8

    “Tome su madero de tormento y sígame de continuo”

    8:34
    Jesús nos pidió que le siguiéramos de continuo. Por lo tanto, no debemos rendirnos. ¿Cómo podemos ser constantes al realizar estas actividades?
    • Al orar
    • Al estudiar
    • Al efectuar nuestro ministerio
    • Al asistir a las reuniones
    • Al comentar en las reuniones
  • Busquemos perlas escondidas (8 mins.)
    • Mr 7:5-8. ¿Por qué los fariseos daban tanta importancia a lavarse las manos? (w16.08 pág. 30 párrs. 1-4).
    • Esta era una de las muchas cuestiones por las que los enemigos de Jesús los criticaban a él y a sus discípulos. La Ley mosaica contenía normas sobre la pureza ceremonial. Tenían que ver con cosas como la menstruación y las emisiones de semen, la lepra o qué hacer con los cadáveres humanos o animales. También daba instrucciones sobre cómo eliminar las impurezas: haciendo sacrificios, lavando lo que era impuro o salpicándolo con agua (capítulos 11 a 15 de Levíticoy capítulo 19 de Números).
      Los rabinos o maestros judíos daban muchas explicaciones sobre cada uno de los detalles de estas leyes. La obra Historia del pueblo judío en tiempos de Jesús dice: “Cada uno de ellos [los tipos de impureza] es sometido a una investigación acerca de las circunstancias en las que puede ser contraída la impureza en cuestión, cómo y en qué medida puede ser transmitida a otros, los utensilios y objetos susceptibles de quedar impuros y, finalmente, los medios y ritos exigidos para la purificación”.
      Los enemigos de Jesús le preguntaron: “¿Por qué no proceden tus discípulos conforme a la tradición de los hombres de otros tiempos, sino que toman su comida con manos contaminadas?” (Mar. 7:5). No es que les preocupara la higiene. Los rabinos exigían que se derramara agua sobre las manos antes de comer como parte de un rito. La obra antes citada dice: “Se discute también qué recipientes han de usarse para derramar el agua, qué clase de agua es la adecuada, quién ha de derramarla y qué proporción de las manos ha de quedar cubierta por el agua”.
      La reacción de Jesús ante estas normas humanas fue sencilla. Les dijo lo siguiente a aquellos líderes religiosos judíos del siglo primero: “Aptamente profetizó Isaías acerca de ustedes, hipócritas, como está escrito: ‘Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está muy alejado de mí [Jehová]. En vano me siguen adorando, porque enseñan como doctrinas mandatos de hombres’. Soltando el mandamiento de Dios, ustedes tienen firmemente asida la tradición de los hombres” (Mar. 7:6-8).
    • Mr 7:32-35. ¿Cómo podemos imitar la manera como Jesús trató al hombre sordo? (w00 15/2 págs. 17, 18 párrs. 9-11).
    •  El hombre era sordo y casi no podía hablar. Es posible que Jesús se fijara en el nerviosismo o la vergüenza particulares de ese hombre, e hizo algo poco usual. Se lo llevó a un lugar privado, lejos de la muchedumbre. Allí le comunicó por gestos lo que iba a hacer. “Puso sus dedos en los oídos del hombre y, después de escupir, le tocó la lengua.” (Marcos 7:33.) Luego, Jesús miró al cielo y suspiró profundamente. Estas acciones dieron a entender al hombre que lo que se iba a hacer por él se debía al poder de Dios. Finalmente, Jesús dijo: “Sé abierto” (Marcos 7:34). En ese momento, el hombre recuperó el oído y pudo hablar con normalidad.
      10, 11. ¿Cómo podemos demostrar consideración por los sentimientos ajenos en la congregación y en la familia?
      10 Jesús fue muy considerado con los demás. Era sensible a los sentimientos ajenos, lo cual lo motivó a actuar de manera acorde con esos sentimientos. Como cristianos, hacemos bien en cultivar y demostrar la mente de Cristo a este respecto. La Biblia nos exhorta: “Todos ustedes sean de un mismo ánimo y parecer, compartiendo sentimientos como compañeros, teniendo cariño fraternal, siendo tiernamente compasivos, de mente humilde” (1 Pedro 3:8). Estorealmente requiere que hablemos y actuemos de tal modo que se tengan en cuenta los sentimientos ajenos.
      11 En la congregación podemos demostrar consideración por los sentimientos de los demás tratándolos con dignidad y como nos gustaría que se nos tratara a nosotros (Mateo 7:12). Eso supone tener cuidado con lo que decimos y cómo lo decimos (Colosenses 4:6). Recordemos que ‘las palabras irreflexivas pueden ser como estocadas de una espada’ (Proverbios 12:18). ¿Y qué decir de la familia? El esposo y la esposa que verdaderamente se aman son sensibles a los sentimientos de su pareja (Efesios 5:33). Evitan las palabras duras, la crítica constante y el sarcasmo mordaz, pues no es fácil curar sentimientos heridos. Los hijos también tienen sentimientos, y los padres amorosos los tienen en cuenta. Cuando se necesita corrección, tales padres la dan respetando la dignidad de sus hijos y no haciéndoles pasar vergüenza innecesaria* (Colosenses 3:21). Cuando demostramos consideración por los demás, evidenciamos que tenemos la mente de Cristo.
    • ¿Qué le ha enseñado sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?
    • ¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?
  • Lectura de la Biblia (4 mins. o menos): Mr 7:1-15.

SEAMOS MEJORES MAESTROS

  • Video de la primera conversación (4 mins.): Ponga el video y analícelo con el auditorio.
  • Primera revisita (3 mins. o menos): Use la sección “Ideas para conversar”.
  • Curso bíblico (6 mins. o menos): bhs págs. 165, 166 párrs. 6, 7.
  • 6. ¿Por qué se escogió el 25 de diciembre para celebrar el nacimiento de Jesús?
    La Navidad es una de las fiestas más populares del mundo, y la mayoría de la gente piensa que es la celebración del nacimiento de Jesús. Pero en realidad la Navidad está relacionada con la religión falsa. Una enciclopedia explica que los paganos de Roma celebraban el nacimiento del Sol el 25 de diciembre. Los líderes religiosos querían que más paganos se hicieran cristianos. Así que decidieron celebrar el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre aunque él no nació ese día (Lucas 2:8-12). Los discípulos de Jesús no celebraban la Navidad. Según el libro Los orígenes sagrados de las cosas profundas, durante los 200 años que siguieron a la muerte de Jesús, “nadie sabía, y a pocos les importaba, cuándo había nacido exactamente Jesús”. De hecho, la Navidad empezó a celebrarse más de 300 años después de la muerte de Jesús.
    7. ¿Por qué no celebran la Navidad los verdaderos cristianos?
    Mucha gente conoce el origen pagano de la Navidad y sus tradiciones, como celebrar comidas familiares y dar regalos. De hecho, durante un tiempo se prohibió celebrar la Navidad en Inglaterra y en algunos lugares de Norteamérica por el origen pagano de esta fiesta. Todo el que la celebraba recibía un castigo. Pero más tarde la gente empezó a celebrar de nuevo la Navidad. ¿Por qué no celebran la Navidad los verdaderos cristianos? Porque quieren agradar a Dios en todo lo que hacen.

NUESTRA VIDA CRISTIANA

  • Canción 51
  • Necesidades de la congregación (5 mins.)
  • Ayude a sus hijos a seguir los pasos de Cristo” (10 mins.): Análisis con el auditorio. No se deben leer las páginas del libro Organizados durante la asignación.
  • NUESTRA VIDA CRISTIANA

    Ayude a sus hijos a seguir los pasos de Cristo

    La mayor alegría que pueden tener unos padres cristianos es ver que sus hijos se repudian a sí mismos, toman su propio madero de tormento y siguen con constancia a Jesús (Mr 8:34; 3Jn 4). ¿Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos a seguir los pasos de Cristo, a dedicar su vida a Jehová y a bautizarse? ¿Qué detalles demuestran que un hijo está preparado para dar un paso tan importante como el bautismo?
    Lea la sección “Unas palabras para los padres”, del libroOrganizados para hacer la voluntad de Jehová, páginas 165 y 166. Y luego analice las siguientes preguntas:
    1. ¿Qué es un discípulo?
    2. ¿Qué deben enseñar los padres a sus hijos?
    3. Tomando en cuenta los siguientes textos bíblicos, ¿cómo podría demostrar un niño, en función de su edad, que está preparado para bautizarse?
      • Col 3:20
      • Lu 2:46
      • Sl 122:1
      • Mt 4:4
      • Mt 6:33
      • 1Co 15:33
  • Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): jy cap. 19 párrs. 10-16 y recuadro “¿Quiénes eran los samaritanos?”.
  • MUCHOS SAMARITANOS SE HACEN CREYENTES

    Justo en ese momento, los discípulos llegan de Sicar con la comida que han comprado. Encuentran a Jesús junto al pozo de Jacob, donde lo dejaron, pero ahora lo ven hablando con una samaritana. Entonces, ella deja su vasija de agua allí y se va a la ciudad.
    En cuanto llega a Sicar, la mujer empieza a contarle a la gente lo que Jesús le ha dicho. Entusiasmada, les dice: “Vengan para que vean a un hombre que me dijo todo lo que yo he hecho”. Y, quizás para despertar su curiosidad, añade: “¿No será este el Cristo?” (Juan 4:29). Esta es una cuestión muy importante que ha interesado a la gente desde el tiempo de Moisés (Deuteronomio 18:18). Así que los habitantes de Sicar se dirigen adonde está Jesús para verlo con sus propios ojos.
    Mientras tanto, los discípulos le dicen a Jesús que coma de lo que han traído. Sin embargo, él les responde: “Yo tengo para comer un alimento del que ustedes no saben”. Ellos se quedan extrañados y se dicen unos a otros: “Nadie le trajo comida, ¿verdad?”. Pero Jesús les explica con bondad lo que ha querido decir, y sus palabras son muy importantes para todos sus seguidores: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y completar su obra” (Juan 4:32-34).
    La obra de la que habla Jesús no es la cosecha de cereales, que empezará en unos cuatro meses. Más bien, se refiere a una cosecha espiritual. Lo sabemos por lo que dice a continuación: “Levanten la vista y miren, los campos están blancos, listos para la cosecha. Ya el cosechador está recibiendo su paga y recogiendo fruto para vida eterna. Así, el sembrador y el cosechador pueden alegrarse juntos” (Juan 4:35, 36).
    Puede que Jesús ya se dé cuenta del efecto que ha tenido su conversación con la mujer samaritana. Muchos habitantes de Sicar empiezan a creer en él gracias a que ella les asegura: “Me dijo todo lo que yo he hecho” (Juan 4:39). Por eso, cuando llegan al pozo, le piden a Jesús que se quede para contarles más cosas. Él acepta la invitación y pasa dos días allí.
    Al escuchar a Jesús, muchos más samaritanos creen en él y le dicen a la mujer: “Ya no creemos solo por lo que tú nos contaste. Lo hemos oído nosotros mismos y sabemos que de verdad es el salvador del mundo” (Juan 4:42). Sin duda, el ejemplo que nos dejó la samaritana nos enseña cómo dar testimonio de Jesucristo. Igual que ella, podemos despertar la curiosidad de las personas para que quieran seguir aprendiendo.
    Recuerde que faltan cuatro meses para que llegue la temporada de la cosecha, seguramente la de la cebada, que en esa región es entre marzo y abril. Así que estos acontecimientos probablemente tienen lugar en noviembre o diciembre. Eso significa que, desde la Pascua del año 30, Jesús y sus discípulos han pasado unos ocho meses predicando y bautizando a la gente en Judea. Pero ahora se dirigen a su hogar, en Galilea. ¿Qué les esperará al llegar?
  • ¿QUIÉNES ERAN LOS SAMARITANOS?
    En tiempos de Jesús, se llamaba Samaria a la región situada entre Judea, al sur, y Galilea, al norte.
    Después de la muerte del rey Salomón, las 10 tribus del norte de Israel se separaron de las tribus de Judá y Benjamín. Estas 10 tribus, que llegaron a conocerse como Samaria, empezaron a adorar imágenes de becerros. Por eso, Jehová permitió que Asiria invadiera Samaria en el año 740 antes de nuestra era. Los asirios se llevaron a muchos israelitas de esa zona y la repoblaron con gente de otras partes del Imperio asirio. Estos extranjeros, que adoraban a otros dioses, se casaron con los israelitas que quedaron en Samaria. Con el tiempo, adoptaron algunas de las creencias y prácticas que establecía la Ley de Dios, tales como la circuncisión. Aun así, esta forma de adoración no era aceptable para Dios (2 Reyes 17:9-33; Isaías 9:9).
    En tiempos de Jesús, los samaritanos aceptaban los escritos de Moisés, pero no adoraban a Dios en el templo de Jerusalén. Por años usaron un templo que habían hecho en el monte Guerizim, cerca de Sicar. Aunque el templo fue destruido, siguieron adorando a Dios en esa montaña. En la época en la que Jesús realizó su ministerio, los samaritanos y los judíos no se llevaban bien (Juan 8:48).
  • Repaso de la reunión y adelanto de la próxima (3 mins.)
  • Canción 60 y oración
w18 marzoLa Atalaya (estudio) (2018)

SEMANA DEL 7 AL 13 DE MAYO DE 2018

Padres, ¿están ayudando a sus hijos a progresar y bautizarse?

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.