domingo, 13 de mayo de 2018

Texto Diario domingo, 13 de mayo de 2018 Pastoreen el rebaño de Dios (1 Ped. 5:2).

Texto Diario domingo, 13 de mayo de 2018

Pastoreen el rebaño de Dios (1 Ped. 5:2).
En la congregación cristiana hacen falta muchos pastores, y quienes hagan esa labor en el futuro necesitan que se les siga preparando. Pablo le dijo a Timoteo: “Las cosas que oíste de mí con el apoyo de muchos testigos, estas cosas encárgalas a hombres fieles, quienes, a su vez, estarán adecuadamente capacitados para enseñar a otros” (2 Tim. 2:1, 2). Timoteo aprendió mucho al lado del apóstol, un hombre mayor que él. Luego, usó sus métodos en la predicación y en otros aspectos del servicio sagrado (2 Tim. 3:10-12). Pablo hizo un esfuerzo consciente por capacitar al joven Timoteo. Por eso le pidió que lo acompañara (Hech. 16:1-5). Los ancianos pueden imitar su ejemplo llevando a siervos ministeriales capaces a las visitas de pastoreo cuando sea oportuno. Así, les dan la posibilidad de ver con sus propios ojos el arte de enseñar, la fe, la paciencia y el amor que se espera de los ancianos. Esta es una forma de preparar a los futuros pastores del “rebaño de Dios”.w16.08 4:16, 17

(1 Pedro 5:2)  Pastoreen el rebaño de Dios bajo su custodia, no como obligados, sino de buena gana; tampoco por amor a ganancia falta de honradez, sino con empeño;
(2 Timoteo 2:1, 2) Tú, por lo tanto, hijo mío, sigue adquiriendo poder en la bondad inmerecida que está relacionada con Cristo Jesús, 2 y las cosas que oíste de mí con el apoyo de muchos testigos, estas cosas encárgalas a hombres fieles, quienes, a su vez, estarán adecuadamente capacitados para enseñar a otros.
(2 Timoteo 3:10-12)  Pero tú has seguido con sumo cuidado y atención mi enseñanza, el derrotero de mi vida, mi propósito, mi fe, mi gran paciencia, mi amor, mi aguante, 11 mis persecuciones, mis sufrimientos, la clase de cosas que me sucedieron en Antioquía, en Iconio, en Listra, la clase de persecuciones que he soportado; y, no obstante, de todas ellas el Señor me libró. 12 De hecho, todos los que desean vivir con devoción piadosa en asociación con Cristo Jesús también serán perseguidos.
(Hechos 16:1-5) De modo que llegó a Derbe y también a Listra. Y, ¡mira!, estaba allí cierto discípulo de nombre Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego, 2 y los hermanos de Listra y de Iconio daban buenos informes acerca de él. 3 Pablo expresó el deseo de que este saliera con él, y lo tomó y lo circuncidó a causa de los judíos que había en aquellos lugares, porque todos sabían que su padre era griego. 4 Ahora bien, a medida que iban viajando por las ciudades entregaban a los de allí, para que los observaran, los decretos sobre los cuales habían tomado decisión los apóstoles y ancianos que estaban en Jerusalén. 5 Por lo tanto, en realidad, las congregaciones continuaron haciéndose firmes en la fe y aumentando en número de día en día.


16, 17. a) ¿Cómo demostró Pablo que estaba interesado en el progreso de Timoteo? b) ¿Cómo pueden los ancianos capacitar a los futuros pastores de la congregación?
16 En la congregación cristiana hacen falta muchos pastores, y quienes hagan esa labor en el futuro necesitan que se les siga preparando. Pablo dio una idea general sobre cómo capacitarlos al escribir a Timoteo lo siguiente: “Tú, [...] hijo mío, sigue adquiriendo poder en la bondad inmerecida que está relacionada con Cristo Jesús, y las cosas que oíste de mí con el apoyo de muchos testigos, estas cosas encárgalas a hombres fieles, quienes, a su vez, estarán adecuadamente capacitados para enseñar a otros” (2 Tim. 2:1, 2). Timoteo aprendió mucho al lado del apóstol, un hombre mayor que él. Luego, usó sus métodos en la predicación y en otros aspectos del servicio sagrado (2 Tim. 3:10-12).
17 Pablo hizo un esfuerzo consciente por capacitar al joven Timoteo. Por eso le pidió que lo acompañara (Hech. 16:1-5). Los ancianos pueden imitar su ejemplo llevando a siervos ministeriales capaces a las visitas de pastoreo cuando sea oportuno. Así, les dan la posibilidad de ver con sus propios ojos el arte de enseñar, la fe, la paciencia y el amor que se espera de los ancianos. Esta es una forma de preparar a los futuros pastores del “rebaño de Dios” (1 Ped. 5:2).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.