viernes, 22 de junio de 2018

Jehová recompensa a quienes lo buscan con todo el corazón

La esperanza que nos da la Biblia tiene el poder de reducir la ansiedad. Las promesas de Dios son como un bálsamo que calma nuestro corazón angustiado. ¡Cuánto nos consuela saber que Jehová nos sustentará si arrojamos sobre él nuestra carga! (Sal. 55:22). Podemos confiar en que hará “más que sobreabundantemente en exceso de todas las cosas que pedimos o concebimos” (Efes. 3:20). Fijémonos en que no dice abundantemente ni sobreabundantemente, sino “más que sobreabundantemente”.
9. ¿Por qué podemos confiar en que Jehová nos bendecirá?
Para recibir la recompensa, necesitamos ejercer completa fe en Jehová y obedecer sus mandamientos. Moisés le dijo a Israel: “Jehová sin falta te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da como herencia para tomar posesión de ella, solo que sin falta escuches la voz de Jehová tu Dios para tener cuidado de poner por obra todo este mandamiento que te estoy mandando hoy. Porque Jehová tu Dios verdaderamente te bendecirá tal como te ha prometido” (Deut. 15:4-6). ¿Confiamos plenamente en que Dios nos bendecirá si continuamos sirviéndole con fidelidad? Sin duda, tenemos buenas razones para ello.

RECOMPENSAS AHORA Y PARA SIEMPRE

15. ¿Qué premios anhela recibir usted? (Vea el dibujo del principio).
15 A los cristianos ungidos los sustenta la esperanza de recibir “la corona de la justicia, que el Señor, el justo juez” les dará “como galardón en aquel día” (2 Tim. 4:7, 8). Pero si Dios nos ha dado una esperanza diferente, tampoco salimos perdiendo. Millones de las “otras ovejas” de Jesús están deseando recibir el premio de la vida eterna en el Paraíso en la Tierra. Entonces, “hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz” (Juan 10:16; Sal. 37:11).
16. ¿Qué consuelo encontramos en 1 Juan 3:19, 20?
16 A veces, podríamos sentir que no estamos haciendo suficiente en el servicio a Dios o preguntarnos si él estará contento con lo que hacemos. Tal vez hasta dudemos que merezcamos algún tipo de recompensa. Pero no olvidemos jamás que “Dios es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas” (lea 1 Juan 3:19, 20). Él premia todo lo que hacemos en su servicio motivados por fe y amor, no importa lo insignificante que nos parezca nuestro sacrificio (Mar. 12:41-44).
17. ¿Qué recompensas tenemos ahora?
17 Jehová está bendiciendo a su pueblo incluso en estos oscuros últimos días del malvado sistema de Satanás. Dios hace que sus siervos experimenten una prosperidad sin precedentes en el paraíso espiritual en el que viven (Is. 54:13). Como prometió Jesús, su Padre nos recompensa ahora al dejarnos formar parte de una cariñosa familia internacional de hermanos espirituales (Mar. 10:29, 30). Además, los que buscan a Dios con todo el corazón reciben bendiciones sin igual: paz interior, satisfacción y felicidad (Filip. 4:4-7).
18, 19. ¿Cómo ven los siervos de Jehová las recompensas que reciben?
18 En todo el mundo, los siervos de Jehová pueden hablar de las maravillosas bendiciones que reciben de él. Por ejemplo, Bianca, de Alemania, dice: “No tengo palabras para darle las gracias a Jehová por todo lo que me ha ayudado con mis problemas y por estar a mi lado todos los días. El mundo es caótico y sombrío. Sin embargo, me siento segura en los brazos de Jehová cuando colaboro con él. Por cada sacrificio que hago para servirle, él me da cien bendiciones”.
19 Paula, de Canadá, tiene 70 años y sufre muchas limitaciones porque tiene espina bífida. Cuenta: “Una movilidad reducida no implica necesariamente hacer menos en el ministerio. Por ejemplo, predico por teléfono y de manera informal. Para animarme, tengo un cuaderno donde apunto textos bíblicos e ideas de nuestras publicaciones, que repaso de vez en cuando. Lo llamo ‘Mi cuaderno de supervivencia’. El desánimo no dura mucho si nos centramos en las promesas de Jehová. Él siempre está listo para ayudarnos, sin importar las circunstancias”. Nuestra situación quizás sea muy distinta de la de Bianca o Paula. Pero probablemente podemos recordar cómo nos ha recompensado Jehová a nosotros y a nuestros conocidos. Sin duda, nos beneficia mucho meditar en cómo nos premia ahora y en cómo lo hará en el futuro.
20. ¿De qué podemos estar seguros si seguimos sirviendo a Jehová de toda alma?
20 No olvidemos nunca que Dios recompensará generosamente nuestras oraciones sinceras. Podemos estar seguros de que, después de hacer la voluntad de Dios, recibiremos el cumplimiento de su promesa (Heb. 10:35, 36). Por lo tanto, sigamos fortaleciendo nuestra fe y sirviendo de toda alma a Jehová. Podemos hacerlo, seguros de que él nos recompensará (lea Colosenses 3:23, 24).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.