viernes, 29 de junio de 2018

“Siga pidiendo con fe, sin dudar nada” (SANT. 1:6).

¿Por qué no fue capaz Caín de tomar una buena decisión, y cuáles fueron los resultados?
CAÍN debía tomar una decisión: controlar las emociones propias de la imperfección o dejar que estas lo controlaran a él. Su decisión, fuera cual fuera, tendría consecuencias para el resto de su vida. Sabemos que tomó una mala decisión, que le costó la vida a su fiel hermano, Abel. Además, esa decisión perjudicó su relación con el Creador (Gén. 4:3-16).
2. ¿Cuánta importancia tiene que sepamos tomar buenas decisiones?
Nosotros también tenemos que tomar decisiones. No todas serán de vida o muerte, pero muchas nos afectarán profundamente. Por eso, si sabemos tomar buenas decisiones, viviremos relativamente tranquilos y en paz; de lo contrario, reinarán en nuestra vida el caos, los conflictos y las decepciones (Prov. 14:8).
3. a) ¿En qué debemos tener fe para tomar decisiones acertadas? b) ¿Qué preguntas vamos a responder?
¿Qué nos ayudará a tomar decisiones acertadas? Desde luego, necesitamos fe en Dios, con la completa seguridad de que quiere y puede ayudarnos a ser sabios. También necesitamos fe en su Palabra y en su manera de actuar. Tenemos que confiar en sus consejos (lea Santiago 1:5-8). Mientras más estrecha sea nuestra amistad con él y más amemos su Palabra, más confiaremos en su forma de ver las cosas. En consecuencia, adquiriremos la costumbre de consultar la Biblia antes de decidir algo. Ahora bien, ¿qué nos ayudará a tomar mejores decisiones? Y, una vez que adoptemos una decisión, ¿debemos aferrarnos a ella a toda costa?

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.