domingo, 10 de junio de 2018

Texto Diario domingo, 10 de junio de 2018 Acerquémonos, por lo tanto, con franqueza de expresión al trono de la bondad inmerecida (Heb. 4:16)

Texto Diario domingo, 10 de junio de 2018

Acerquémonos, por lo tanto, con franqueza de expresión al trono de la bondad inmerecida (Heb. 4:16).
Debido a su bondad inmerecida, Jehová nos concede el privilegio de dirigirnos a él en oración. Él nos ha concedido este honor mediante su Hijo, “por medio de quien tenemos esta franqueza de expresión y un acceso con confianza mediante nuestra fe en él” (Efes. 3:12). Tener la libertad de dirigirnos a Jehová en oración es una muestra extraordinaria de su bondad inmerecida. Pablo nos animó a dirigirnos libremente a Jehová en oración “para que obtengamos misericordia y hallemos bondad inmerecida para ayuda al tiempo apropiado” (Heb. 4:16b). En cualquier momento que nos sintamos ahogados por los problemas, supliquémosle a Jehová que nos ayude. Aunque no lo merecemos, él es misericordioso y escucha nuestros ruegos. Con frecuencia, la ayuda viene a través de otros hermanos. Por eso, “podemos tener buen ánimo y decir: ‘Jehová es mi ayudante; no tendré miedo. ¿Qué puede hacerme el hombre?’” (Heb. 13:6). w16.07 3:12, 13

(Hebreos 4:16)  Acerquémonos, por lo tanto, con franqueza de expresión al trono de la bondad inmerecida, para que obtengamos misericordia y hallemos bondad inmerecida para ayuda al tiempo apropiado.
(Efesios 3:12)  por medio de quien tenemos esta franqueza de expresión y un acceso con confianza mediante nuestra fe en él.
(Hebreos 4:16)  Acerquémonos, por lo tanto, con franqueza de expresión al trono de la bondad inmerecida, para que obtengamos misericordia y hallemos bondad inmerecida para ayuda al tiempo apropiado.
(Hebreos 13:6)  De modo que podemos tener buen ánimo y decir: “Jehová es mi ayudante; no tendré miedo. ¿Qué puede hacerme el hombre?”.


El regalo de la oración (Vea el párrafo 12).
12. ¿Qué relación hay entre la bondad inmerecida de Dios y la oración?
12 Podemos acercarnos al trono de Dios en oración. Debido a su bondad inmerecida, Jehová nos concede el privilegio de dirigirnos a él en oración. De hecho, Pablo llama al trono de Dios “trono de la bondad inmerecida” y nos invita a acercarnos a él “con franqueza de expresión” (Heb. 4:16a). Jehová nos ha concedido este honor mediante su Hijo, “por medio de quien tenemos esta franqueza de expresión y un acceso con confianza mediante nuestra fe en él” (Efes. 3:12). Tener la libertad de dirigirnos a Jehová en oración es una muestra extraordinaria de su bondad inmerecida.
Ayuda en el momento oportuno (Vea el párrafo 13).
13. ¿Cómo nos ayuda la bondad inmerecida “al tiempo apropiado”?
13 Recibimos ayuda en el momento apropiado. Pablo nos animó a dirigirnos libremente a Jehová en oración “para que obtengamos misericordia y hallemos bondad inmerecida para ayuda al tiempo apropiado” (Heb. 4:16b). En cualquier momento que nos sintamos ahogados por los problemas, supliquémosle a Jehová que nos ayude. Aunque no lo merecemos, él es misericordioso y escucha nuestros ruegos. Con frecuencia, la ayuda viene a través de otros hermanos. Por eso, “podemos tener buen ánimo y decir: ‘Jehová es mi ayudante; no tendré miedo. ¿Qué puede hacerme el hombre?’” (Heb. 13:6).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.