domingo, 8 de julio de 2018

El Diablo está adormeciendo a la gente para que no vea la importancia de las cosas espirituales

El Diablo está adormeciendo a la gente para que no vea la importancia de las cosas espirituales. Poco antes de morir, Jesús les advirtió a sus discípulos tres veces que tuvieran cuidado con “el gobernante de este mundo” (Juan 12:31; 14:30; 16:11). Jesús sabía que el Diablo mantendría a la gente en oscuridad mental para que no percibiera la urgencia que transmiten las profecías de Dios sobre el futuro (Sof. 1:14). Satanás utiliza el imperio mundial de la religión falsa para cegar a las personas. ¿Qué ha notado usted en sus conversaciones con la gente? ¿Verdad que el Diablo “ha cegado las mentes de los incrédulos” para que no se den cuenta de que el fin de este sistema está cerca y de que Cristo ya está gobernando el Reino de Dios? (2 Cor. 4:3-6). Cuando tratamos de decirles a las personas lo que le espera a este mundo, la mayoría responde con indiferencia. ¿Cuántas veces nos han dicho: “No me interesa”?
12. ¿Por qué no debemos permitir que el Diablo nos engañe?
12 No permita que la indiferencia de los demás lo desanime o lo haga dudar de que es necesario permanecer alerta. El apóstol Pablo escribió a los cristianos: “Ustedes mismos saben bastante bien que el día de Jehová viene”. ¿Cómo vendrá? “Exactamente como ladrón en la noche”, añadió Pablo (lea 1 Tesalonicenses 5:1-6). Jesús nos advirtió: “Manténganse listos, porque a una hora que menos piensen viene el Hijo del hombre” (Luc. 12:39, 40). Dentro de poco, Satanás hará creer a la gente que hay “paz y seguridad”, que todo está bien en el mundo. ¿Nos engañará a nosotros? No tiene por qué ser así. “Quedémonos despiertos y mantengamos nuestro juicio” para que el día en que Jehová ejecute su sentencia no nos “alcance como alcanzaría a ladrones”. Por eso tenemos que leer la Biblia todos los días y reflexionar en lo que Jehová nos dice.
13. a) ¿Qué efecto tiene el espíritu del mundo en las personas? b) ¿Qué podemos hacer para que no influya en nosotros?
13 El espíritu del mundo provoca sueño espiritual. Muchos están tan enredados en los asuntos cotidianos que no “tienen conciencia de su necesidad espiritual” (Mat. 5:3). Están absortos en conseguir las cosas materiales que el mundo ofrece y que despiertan “el deseo de la carne y el deseo de los ojos” (1 Juan 2:16). Además, la industria del entretenimiento presenta cada día más y más tentaciones, y ha conseguido que a mucha gente la domine el amor a los placeres (2 Tim. 3:4). Pablo les dijo a los cristianos que no hicieran “planes con anticipación para los deseos de la carne”, algo que produce sueño espiritual (Rom. 13:11-14).
14. ¿Qué advertencia encontramos en Lucas 21:34, 35?
14 Nosotros no queremos recibir la influencia del espíritu del mundo, sino la del espíritu de Dios. Por medio de este, Jehová nos ha ayudado a comprender claramente qué sucederá en el futuro próximo[1] (1 Cor. 2:12). Ahora bien, no hacen falta grandes cosas para adormecernos espiritualmente. Puede bastar con que permitamos que los asuntos cotidianos ocupen el lugar de las actividades espirituales (lea Lucas 21:34, 35). Además, algunos se burlan de nosotros porque nos mantenemos alerta. Pero no debemos escucharlos y perder el sentido de urgencia (2 Ped. 3:3-7). Más bien, tenemos que asistir siempre a las reuniones con nuestros hermanos, pues allí está el espíritu de Dios.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.