miércoles, 4 de julio de 2018

Jueves 5 de julio Hermanos, continúen regocijándose, siendo reajustados, siendo consolados, pensando de acuerdo, viviendo pacíficamente (2 Cor. 13:11).

Jueves 5 de julio

Hermanos, continúen regocijándose, siendo reajustados, siendo consolados, pensando de acuerdo, viviendo pacíficamente (2 Cor. 13:11).
Debemos esforzarnos continuamente para ser “reajustados” y manifestar la “nueva personalidad”. Pablo escribió: “Deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior y que va corrompiéndose conforme a sus deseos engañosos; pero que deben ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa su mente, y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad” (Efes. 4:22-24). En el idioma original, la expresión traducida “ser hechos nuevos” indica que vestirse de la nueva personalidad es un proceso continuo. ¿Por qué nos anima eso? Porque nos confirma que, sin importar cuánto tiempo llevemos sirviendo a Jehová, podemos seguir cultivando y refinando las cualidades cristianas que conforman la nueva personalidad. Sin duda, la Biblia puede seguir haciendo cambios en nuestra forma de ser. w16.05 4:8, 9

(2 Corintios 13:11)  Finalmente, hermanos, continúen regocijándose, siendo reajustados, siendo consolados, pensando de acuerdo, viviendo pacíficamente; y el Dios de amor y de paz estará con ustedes.
(Efesios 4:22-24)  que ustedes deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior y que va corrompiéndose conforme a sus deseos engañosos; 23 pero que deben ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa su mente, 24 y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad.


8. ¿Por qué debemos esforzarnos por corregir nuestros defectos?
Desde luego, no queremos dejar de luchar contra nuestros defectos. Para estrechar nuestra amistad con Jehová, tenemos que esforzarnos por imitarlo mejor a él y a Jesús, y por ser como ellos quieren que seamos (Sal. 15:1-5). Además, tenemos que hacer todo cuanto podamos por mantener a raya nuestras imperfecciones y, si es posible, eliminarlas. Sea que nos hayamos bautizado hace poco o que llevemos muchos años en la verdad, debemos continuar “siendo reajustados” (2 Cor. 13:11).
9. ¿Por qué sabemos que podemos seguir vistiéndonos de la nueva personalidad?
Debemos esforzarnos continuamente para ser “reajustados” y manifestar la “nueva personalidad”. Pablo escribió: “Deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior y que va corrompiéndose conforme a sus deseos engañosos; pero que deben ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa su mente, y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad” (Efes. 4:22-24). En el idioma original, la expresión traducida “ser hechos nuevos” indica que vestirse de la nueva personalidad es un proceso continuo. ¿Por qué nos anima eso? Porque nos confirma que, sin importar cuánto tiempo llevemos sirviendo a Jehová, podemos seguir cultivando y refinando las cualidades cristianas que conforman la nueva personalidad. Sin duda, la Biblia puede seguir haciendo cambios en nuestra forma de ser.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.