lunes, 9 de julio de 2018

Martes 10 de julio Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre consuelen sus corazones y los hagan firmes (2 Tes. 2:16, 17).

Martes 10 de julio

Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre consuelen sus corazones y los hagan firmes (2 Tes. 2:16, 17).
Otra importante bendición de la que disfrutamos gracias a la bondad inmerecida de Dios es que nos consuela cuando nos sentimos afligidos (Sal. 51:17). Pablo les dirigió las palabras del texto de hoy a los cristianos de Tesalónica, que estaban siendo perseguidos. Cuánto nos consuela saber que Jehová nos ama y cuida con cariño por su bondad inmerecida. Como somos pecadores, no tendríamos ninguna esperanza si no contáramos con la ayuda de Dios (Sal. 49:7, 8). Pero Jehová nos da una esperanza extraordinaria. Jesús les hizo esta promesa a sus discípulos: “Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que contempla al Hijo y ejerce fe en él tenga vida eterna” (Juan 6:40). Sin duda, tener la oportunidad de vivir para siempre es un regalo, una maravillosa muestra de la bondad inmerecida de Dios. Agradecido por ello, Pablo dijo: “La bondad inmerecida de Dios que trae salvación a toda clase de hombres se ha manifestado” (Tito 2:11). w16.07 3:14, 15

(2 Tesalonicenses 2:16, 17)  Además, que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, que nos amó y dio consuelo eterno y buena esperanza por medio de bondad inmerecida, 17 consuelen sus corazones y los hagan firmes en todo buen hecho y buena palabra.
(Salmo 51:17)  Los sacrificios para Dios son un espíritu quebrantado;un corazón quebrantado y aplastado, oh Dios, no lo despreciarás.
(Salmo 49:7, 8)  ni uno de ellos puede de manera alguna redimir siquiera a un hermano,ni dar a Dios un rescate por él 8 (y el precio de redención del alma de ellos es tan preciosoque ha cesado hasta tiempo indefinido);
(Juan 6:40)  Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que contempla al Hijo y ejerce fe en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.
(Tito 2:11)  Porque la bondad inmerecida de Dios que trae salvación a toda clase de hombres se ha manifestado,


14. ¿Qué otro beneficio recibimos gracias a la bondad inmerecida de Jehová?
14 Hallamos consuelo. Otra importante bendición de la que disfrutamos gracias a la bondad inmerecida de Dios es que nos consuela cuando nos sentimos afligidos (Sal. 51:17). Pablo les dirigió estas palabras a los cristianos de Tesalónica, que estaban siendo perseguidos: “Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, que nos amó y dio consuelo eterno y buena esperanza por medio de bondad inmerecida, consuelen sus corazones y los hagan firmes”, es decir, que fortalezcan a los cristianos (2 Tes. 2:16, 17). Cuánto nos consuela saber que Jehová nos ama y cuida con cariño por su bondad inmerecida.
15. ¿Qué esperanza podemos tener gracias a la bondad inmerecida de Dios?
15 Tenemos la esperanza de vivir para siempre. Como somos pecadores, no tendríamos ninguna esperanza si no contáramos con la ayuda de Dios(lea Salmo 49:7, 8). Pero Jehová nos da una esperanza extraordinaria. Jesús les hizo esta promesa a sus discípulos: “Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que contempla al Hijo y ejerce fe en él tenga vida eterna” (Juan 6:40). Sin duda, tener la oportunidad de vivir para siempre es un regalo, una maravillosa muestra de la bondad inmerecida de Dios. Agradecido por ello, Pablo dijo: “La bondad inmerecida de Dios que trae salvación a toda clase de hombres se ha manifestado” (Tito 2:11).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.