viernes, 6 de julio de 2018

Sábado 7 de julio Escucha, oh Israel: Jehová nuestro Dios es un solo Jehová (Deut. 6:4).

Sábado 7 de julio

Escucha, oh Israel: Jehová nuestro Dios es un solo Jehová (Deut. 6:4).
Aquellas palabras eran parte del discurso de despedida de Moisés a la nación de Israel. Esto sucedió en las llanuras de Moab, en el año 1473 antes de nuestra era, cuando los israelitas estaban a punto de cruzar el río Jordán y conquistar la Tierra Prometida (Deut. 6:1). Moisés, que había sido su líder por cuarenta años, quería que se enfrentaran con valor a los desafíos que les esperaban. Tenían que confiar en Jehová, su Dios, y ser leales a él. Es razonable suponer que las últimas palabras de Moisés tuvieron un profundo efecto en los israelitas. Después de mencionar los Diez Mandamientos y otras leyes que Jehová le había dado a la nación, Moisés hizo la contundente declaración que encontramos en Deuteronomio 6:4, 5. ¿Acaso los israelitas que escucharon a Moisés no sabían que su Dios, Jehová, “es un solo Jehová”? Claro que lo sabían. Los israelitas fieles conocían y adoraban a un solo Dios, al Dios de sus antepasados, Abrahán, Isaac y Jacob. w16.06 3:2, 3

(Deuteronomio 6:4)  ”Escucha, oh Israel: Jehová nuestro Dios es un solo Jehová.
(Deuteronomio 6:1) ”Ahora bien, estos son el mandamiento, las disposiciones reglamentarias y las decisiones judiciales que Jehová su Dios ha mandado que se les enseñen, para que los pongan por obra en la tierra hacia la cual van a pasar allá para tomar posesión de ella;
(Deuteronomio 6:4, 5)  ”Escucha, oh Israel: Jehová nuestro Dios es un solo Jehová. 5 Y tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza vital.


Aquellas palabras eran parte del discurso de despedida de Moisés a la nación de Israel. Esto sucedió en las llanuras de Moab, en el año 1473 antes de nuestra era, cuando los israelitas estaban a punto de cruzar el río Jordán y conquistar la Tierra Prometida (Deut. 6:1). Moisés, que había sido su líder por cuarenta años, quería que se enfrentaran con valor a los desafíos que les esperaban. Tenían que confiar en Jehová, su Dios, y ser leales a él. Es razonable suponer que las últimas palabras de Moisés tuvieron un profundo efecto en los israelitas. Después de mencionar los Diez Mandamientos y otras leyes que Jehová le había dado a la nación, Moisés hizo la contundente declaración que encontramos en Deuteronomio 6:4, 5 (léalo).
3. ¿Qué preguntas responderemos en este artículo?
¿Acaso los israelitas que escucharon a Moisés no sabían que su Dios, Jehová, “es un solo Jehová”? Claro que lo sabían. Los israelitas fieles conocían y adoraban a un solo Dios, al Dios de sus antepasados, Abrahán, Isaac y Jacob. Entonces, ¿por qué les recordó Moisés que Jehová “es un solo Jehová”? ¿Está relacionado este hecho con el versículo 5, donde se encuentra el mandato de amar a Dios con todo el corazón, el alma y las fuerzas? ¿Qué significan para nosotros hoy las palabras de Deuteronomio 6:4, 5?

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.