lunes, 30 de julio de 2018

Texto Diario lunes, 30 de julio de 2018 Si Jehová es el Dios verdadero, vayan siguiéndolo; pero si Baal lo es, vayan siguiéndolo a él (1 Rey. 18:21)

Texto Diario lunes, 30 de julio de 2018
Si Jehová es el Dios verdadero, vayan siguiéndolo; pero si Baal lo es, vayan siguiéndolo a él (1 Rey. 18:21).
Podríamos pensar que era fácil tomar la decisión correcta, porque siempre es sensato y beneficioso servir a Jehová. Ninguna persona razonable sentiría apego por Baal o deseos de servirle. Pese a todo, aquellos israelitas estaban “cojeando sobre dos opiniones diferentes”. Elías les recomendó encarecidamente que escogieran la adoración a Jehová, muy superior a todas las demás. ¿Por qué les resultaba a aquellos israelitas tan difícil elegir bien? Primero, porque básicamente habían perdido la fe en Jehová y se negaban a escucharlo. No la habían edificado sobre el conocimiento exacto y la sabiduría de Dios; tampoco confiaban en él. Si se hubieran dejado guiar por el conocimiento exacto, habrían tomado decisiones sabias (Sal. 25:12). Segundo, los extranjeros que no adoraban a Jehová influyeron en su modo de pensar y los indujeron a adorar con ellos a sus dioses. Mucho antes, Jehová les había advertido que existía el peligro de que eso sucediera (Éx. 23:2). w17.032:6, 7

(1 Reyes 18:21)  Entonces Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: “¿Hasta cuándo irán cojeando sobre dos opiniones diferentes? Si Jehová es el Dios [verdadero], vayan siguiéndolo; pero si Baal lo es, vayan siguiéndolo a él”. Y el pueblo no dijo una palabra en respuesta a él.
(Salmo 25:12)  Pues bien, ¿quién es el hombre que teme a Jehová?Él lo instruirá en el camino [que] él escoja.
(Éxodo 23:2)  No debes seguir tras la muchedumbre para fines malos; y no debes testificar en cuanto a una controversia para desviarte con la muchedumbre a fin de pervertir la justicia.


6, 7. a) ¿Qué elección tuvieron que hacer los israelitas? (Vea el dibujo del principio). b) ¿Por qué fue difícil para ellos tomar la decisión correcta?
Cuando los israelitas ya vivían en la Tierra Prometida, tuvieron que tomar una decisión sencilla, pero crucial: adorar a Jehová o servir a otros dioses (lea Josué 24:15). Aunque pudiera parecer muy fácil, se trataba de una decisión de vida o muerte. En la época de los jueces, eligieron mal en repetidas ocasiones. Dejaron a Jehová y adoraron a dioses falsos (Juec. 2:3, 11-23). Pensemos también en una ocasión posterior en la que el pueblo de Dios tuvo que escoger. El profeta Elías les explicó que solo tenían dos opciones —servir a Jehová o al dios falso Baal— y los regañó por su indecisión (1 Rey. 18:21). Podríamos pensar que era fácil tomar la decisión correcta, porque siempre es sensato y beneficioso servir a Jehová. Ninguna persona razonable sentiría apego por Baal o deseos de servirle. Pese a todo, aquellos israelitas estaban “cojeando sobre dos opiniones diferentes”. Elías les recomendó encarecidamente que escogieran la adoración a Jehová, muy superior a todas las demás.
¿Por qué les resultaba a aquellos israelitas tan difícil elegir bien? Primero, porque básicamente habían perdido la fe en Jehová y se negaban a escucharlo. No la habían edificado sobre el conocimiento exacto y la sabiduría de Dios; tampoco confiaban en él. Si se hubieran dejado guiar por el conocimiento exacto, habrían tomado decisiones sabias (Sal. 25:12). Segundo, se habían dejado influir por los extranjeros que no adoraban a Jehová y hasta les habían permitido tomar decisiones por ellos. Aquellos extranjeros influyeron en su modo de pensar y los indujeron a adorar con ellos a sus dioses. Mucho antes, Jehová les había advertido que existía el peligro de que eso sucediera (Éx. 23:2).

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.