martes, 24 de julio de 2018

Texto Diario martes, 24 de julio de 2018 Donde está el espíritu de Jehová, hay libertad (2 Cor. 3:17)

Texto Diario martes, 24 de julio de 2018

Donde está el espíritu de Jehová, hay libertad (2 Cor. 3:17).
Cuando Jesús vino a la Tierra, usó su libertad de elección para rechazar las tentaciones de ese gran adversario (Mat. 4:10). La noche antes de morir, reafirmó que estaba decidido a hacer la voluntad de Dios. En una intensa oración, le dijo: “Padre, si deseas, remueve de mí esta copa. Sin embargo, que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya” (Luc. 22:42). Seguramente deseamos ser como Jesús y usar nuestra libertad de elección para honrar a Jehová y hacer su voluntad. Pero ¿es esto posible? Sí, es posible, porque, igual que él, hemos sido hechos a la imagen y semejanza de Dios (Gén. 1:26). Sin embargo, tenemos limitaciones. No disfrutamos de la libertad absoluta que tiene Jehová. Su Palabra indica que nos ha puesto límites que debemos respetar para nuestro bien. Por ejemplo, dice que la esposa debe estar en sujeción al esposo y que los hijos deben obedecer a los padres (Efes. 5:22; 6:1). w17.01 2:4, 5

(2 Corintios 3:17)  Ahora bien, Jehová es el Espíritu; y donde está el espíritu de Jehová, hay libertad.
(Mateo 4:10)  Entonces Jesús le dijo: “¡Vete, Satanás! Porque está escrito: ‘Es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado’”.
(Lucas 22:42)  diciendo: “Padre, si deseas, remueve de mí esta copa. Sin embargo, que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya”.
(Génesis 1:26)  Y Dios pasó a decir: “Hagamos [al] hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza, y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”.
(Efesios 5:22)  Que las esposas estén en sujeción a sus esposos como al Señor,
(Efesios 6:1) Hijos, sean obedientes a sus padres en unión con [el] Señor, porque esto es justo:


4, 5. a) ¿Quién fue el primero en recibir libre albedrío, y cómo usó este regalo de Dios? b) ¿Qué pregunta debemos responder?
Desde el principio de la creación, Jehová decidió demostrar su amor a las criaturas inteligentes dándoles libre albedrío. El primero que recibió este regalo fue su Hijo primogénito, “la imagen del Dios invisible” (Col. 1:15). Ya antes de venir a la Tierra, Jesús decidió ser leal a su Padre y no unirse a la rebelión de Satanás. Tiempo después, cuando vino a la Tierra, usó su libertad de elección para rechazar las tentaciones de ese gran adversario (Mat. 4:10). La noche antes de morir, reafirmó que estaba decidido a hacer la voluntad de Dios. En una intensa oración, le dijo: “Padre, si deseas, remueve de mí esta copa. Sin embargo, que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya” (Luc. 22:42). Seguramente deseamos ser como Jesús y usar nuestra libertad de elección para honrar a Jehová y hacer su voluntad. Pero ¿es esto posible?
Sí, es posible, porque, igual que él, hemos sido hechos a la imagen y semejanza de Dios (Gén. 1:26). Sin embargo, tenemos limitaciones. No disfrutamos de la libertad absoluta que tiene Jehová. Su Palabra indica que nos ha puesto límites que debemos respetar para nuestro bien. Por ejemplo, dice que la esposa debe estar en sujeción al esposo y que los hijos deben obedecer a los padres (Efes. 5:22; 6:1). ¿Cómo afectan estos límites la manera como usamos nuestra libertad de elección? Nuestra vida eterna depende de la respuesta a esta pregunta

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.