domingo, 22 de julio de 2018

Texto Diario sábado, 21 de julio de 2018 Hemos muerto con referencia al pecado (Rom. 6:2)

Texto Diario sábado, 21 de julio de 2018

Hemos muerto con referencia al pecado (Rom. 6:2).
Aquellos cristianos aún estaban vivos en la Tierra, entonces ¿por qué se dijeron las palabras citadas arriba? Gracias al rescate, Dios perdonó los pecados de Pablo y de otros cristianos de su tiempo y los ungió con espíritu santo para que fueran sus hijos espirituales, con la esperanza de vivir en el cielo. Si permanecían fieles, vivirían y reinarían con Cristo. Pero Pablo podía decir que habían “muerto con referencia al pecado” aunque todavía estaban vivos y servían a Dios en la Tierra. Puso el ejemplo de Jesús, que murió como ser humano y fue levantado como un espíritu inmortal en el cielo. La muerte ya no tenía dominio sobre él. Algo parecido les ocurría a los ungidos: podían considerarse muertos “con referencia al pecado, pero vivos con referencia a Dios por Cristo Jesús” (Rom. 6:9, 11). No vivían igual que antes. Ya no los dominaban los deseos de hacer cosas malas. Habían muerto con respecto a su manera de vivir anterior. w16.12 1:9, 10

(Romanos 6:2)  ¡Jamás suceda eso! Ya que hemos muerto con referencia al pecado, ¿cómo habremos de seguir viviendo todavía en él?
(Romanos 6:9)  Porque sabemos que Cristo, ahora que ha sido levantado de entre los muertos, ya no muere; la muerte ya no es amo sobre él.
(Romanos 6:11)  Así mismo también ustedes: ténganse por muertos, en verdad, con referencia al pecado, pero vivos con referencia a Dios por Cristo Jesús.


9, 10. ¿Cómo fueron liberados del pecado y la muerte Pablo y otros cristianos?
Pablo dejó claro que debemos rechazar firmemente esta idea: “Dios me comprende. Pasará por alto las cosas malas que haga”. ¿Por qué no debemos pensar así? Porque, como él mismo escribió, “hemos muerto con referencia al pecado” (lea Romanos 6:1, 2). ¿Por qué dijo que los cristianos habían “muerto con referencia al pecado” si estaban vivos?
10 Gracias al rescate, Dios perdonó los pecados de Pablo y de otros cristianos de su tiempo y los ungió con espíritu santo para que fueran sus hijos espirituales, con la esperanza de vivir en el cielo. Si permanecían fieles, vivirían y reinarían con Cristo. Pero Pablo podía decir que habían “muerto con referencia al pecado” aunque todavía estaban vivos y servían a Dios en la Tierra. Puso el ejemplo de Jesús, que murió como ser humano y fue levantado como un espíritu inmortal en el cielo. La muerte ya no tenía dominio sobre él. Algo parecido les ocurría a los ungidos: podían considerarse muertos “con referencia al pecado, pero vivos con referencia a Dios por Cristo Jesús” (Rom. 6:9, 11). No vivían igual que antes. Ya no los dominaban los deseos de hacer cosas malas. Habían muerto con respecto a su manera de vivir anterior.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.