viernes, 27 de julio de 2018

Texto Diario viernes, 27 de julio de 2018 Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que nosotros consiguiéramos la vida mediante él (1 Juan 4:9).

Texto Diario viernes, 27 de julio de 2018

Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que nosotros consiguiéramos la vida mediante él (1 Juan 4:9).
Jehová pagó un precio muy alto para rescatarnos (1 Ped. 1:19). Ama tanto a la humanidad que permitió que su Hijo unigénito muriera por nosotros. En cierto sentido, Jesús ocupa el lugar de nuestro primer padre humano, Adán (1 Cor. 15:45). Al hacerlo, nos da algo más que la posibilidad de vivir para siempre; nos da la oportunidad de regresar algún día a la familia de Dios. En efecto, gracias al sacrificio de Jesús, Jehová puede aceptar sin violar sus normas de justicia que seres humanos vuelvan a formar parte de su familia. ¿Verdad que nos conmueve pensar en el tiempo en que los humanos fieles serán perfectos? Habrá completa unidad entre la parte celestial y la parte terrestre de su familia. Todos seremos hijos de Dios en el sentido pleno de la palabra (Rom. 8:21). Si estamos agradecidos por el rescate, haremos todo lo posible para que los demás sepan que pueden beneficiarse de este maravilloso regalo. w17.02 1:17, 19

(1 Juan 4:9)  Por esto el amor de Dios fue manifestado en nuestro caso, porque Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que nosotros consiguiéramos la vida mediante él.
(1 Pedro 1:19)  Más bien, fue con sangre preciosa, como la de un cordero sin tacha e inmaculado, sí, la de Cristo.
(1 Corintios 15:45)  Así también está escrito: “El primer hombre, Adán, llegó a ser alma viviente”. El último Adán llegó a ser un espíritu dador de vida.
(Romanos 8:21)  de que la creación misma también será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios.


17. ¿Qué se logra gracias el rescate?
17 Jehová pagó un precio muy alto para rescatarnos (1 Ped. 1:19). Ama tanto a la humanidad que permitió que su Hijo unigénito muriera por nosotros (1 Juan 4:9, 10). En cierto sentido, Jesús ocupa el lugar de nuestro primer padre humano, Adán (1 Cor. 15:45). Al hacerlo, nos da algo más que la posibilidad de vivir para siempre; nos da la oportunidad de regresar algún día a la familia de Dios. En efecto, gracias al sacrificio de Jesús, Jehová puede aceptar sin violar sus normas de justicia que seres humanos vuelvan a formar parte de su familia. ¿Verdad que nos conmueve pensar en el tiempo en que los humanos fieles serán perfectos? Habrá completa unidad entre la parte celestial y la parte terrestre de su familia. Todos seremos hijos de Dios en el sentido pleno de la palabra (Rom. 8:21).


19. a) ¿A qué nos debe impulsar la gratitud por el rescate? (Vea el recuadro “Sigamos buscando a los merecedores”). b) ¿Qué aspecto del rescate analizaremos en el siguiente artículo?
19 Si estamos agradecidos por el rescate, haremos todo lo posible para que los demás sepan que pueden beneficiarse de este maravilloso regalo. La gente necesita que le expliquemos que el rescate es el medio por el cual Jehová demuestra su amor y nos ofrece la oportunidad de vivir para siempre. Pero el rescate logró más que eso. El siguiente artículo analizará cómo dio respuesta el sacrificio de Jesús a las cuestiones morales que Satanás planteó en el jardín de Edén.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.