viernes, 10 de agosto de 2018

No respondas cuando estés enojado(a).

 “La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor” (Proverbios 15:1). “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo” (Efesios 4:26). Edgar N. Jackson, en TheMany Faces of Grief, ofrece las cuatro “A” que nos ayudarán a controlar la ira, que hemos adaptado para que se ajusten a nuestro modelo. 1. Admítelo (a veces es difícil hacerlo) Tenemos que responsabilizarnos de nuestras emociones. 2. Analízalo imparcialmente. Pregúntate: ¿Por qué estoy tan enojado? ¿Por qué estoy sufriendo esta explosión emocional? ¿Es razonable? 3. Actúa. Y hazlo de modo sabio y saludable, de manera que el nivel de adrenalina se reduzca a su nivel normal, recurriendo a caminatas, a cortar leña, a practicar algún deporte, a ordenar los estantes, o a postergar tus sentimientos. 4. Abandónalo, al darte cuenta de que tu enojo no vale la pena si tomas en cuenta su costo en estrés, y en el daño que le causa a tu relación. No podemos cambiar lo que ya ocurrió, pero podemos decidir cómo vamos a reaccionar ante ello.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.